Frequently asked questions

#demo.question.question1#


#demo.question.question1.answer1#




#demo.question.question2#


#demo.question.question2.answer1#

  1. #demo.question.question2.answer2#
  2. #demo.question.question2.answer3#
  3. #demo.question.question2.answer4#
  4. #demo.question.question2.answer5#




#demo.question.question3#


#demo.question.question3.answer0#

  1. #demo.question.question3.answer1#
  2. #demo.question.question3.answer2#
  3. #demo.question.question3.answer3#
  4. #demo.question.question3.answer4#
  5. #demo.question.question3.answer5#




#demo.question.question4#


#demo.question.question4.answer1#





Frequently asked questions

#demo.question.question1#


#demo.question.question1.answer1#




#demo.question.question2#


#demo.question.question2.answer1#

  1. #demo.question.question2.answer2#
  2. #demo.question.question2.answer3#
  3. #demo.question.question2.answer4#
  4. #demo.question.question2.answer5#




#demo.question.question3#


#demo.question.question3.answer0#

  1. #demo.question.question3.answer1#
  2. #demo.question.question3.answer2#
  3. #demo.question.question3.answer3#
  4. #demo.question.question3.answer4#
  5. #demo.question.question3.answer5#




#demo.question.question4#


#demo.question.question4.answer1#





Frequently asked questions

Does a bidet seat need electricity? How long is the cord?


Yes, you will need to plug the bidet seat directly to a nearby grounded electrical outlet. The cord is approximately 3'6" long which comes to about 119 cm. The bidet toilet seat is compatible with any standard 120V outlet. Power for the EKO Jet Wave JWB-3600 is rated at 866W total.




Does a bidet seat need a hot water connection?


No. There is a water heater that heats the water supplied by the same water supply of your toilet tank, so there is no plumbing required. Necessary fitting will be provided. Please refer to our specification manual eko-technologies.ca/fit




How does the warranty work?


At Eko-bidet, we offer the highest quality bidet seats that will last for years to come. That's why all our products are backed by an outstanding warranty package. All our bidet seats have been rigorously tested for durability and reliability. In the unlikely event you have a problem with your bidet toilet seat, your first step is to contact us and we’ll troubleshoot the problem with you. If the problem can be fixed by sending you a spare part, like a new hose for example, we will do so. Or if we determine your remote control is not working properly, we’ll ship you a new remote. If the problem seems to be something mechanical inside your bidet seat, we’ll ask you to ship your bidet back to us. You will be responsible for one-way shipping fees, and once repaired, we will pay for shipping back to you. In effect, we split the cost of shipping. We offer 3 year limited warranty to all our Eko Jet Wave product line. If the product brakes and it was installed and used properly we will repair it for free.




Do I need to do any Plumbing work?


No. In most cases you don't need to do any plumbing work, exept connecting few hoses. All the necessary accessories will be provided.




Most common installation mistakes


1. Do not use plumbers thread sealing tape as it will damage the self-seal plastic connection and results in leakage 2. T-connector must be attached to the tank and not to the valve. 3. Make sure you have the right toilet seat fit size. For more info click here





Frequently asked questions

#demo.question.question1#


#demo.question.question1.answer1#




#demo.question.question2#


#demo.question.question2.answer1#

  1. #demo.question.question2.answer2#
  2. #demo.question.question2.answer3#
  3. #demo.question.question2.answer4#
  4. #demo.question.question2.answer5#




#demo.question.question3#


#demo.question.question3.answer0#

  1. #demo.question.question3.answer1#
  2. #demo.question.question3.answer2#
  3. #demo.question.question3.answer3#
  4. #demo.question.question3.answer4#
  5. #demo.question.question3.answer5#




#demo.question.question4#


#demo.question.question4.answer1#





Frequently asked questions

#demo.question.question1#


#demo.question.question1.answer1#




#demo.question.question2#


#demo.question.question2.answer1#

  1. #demo.question.question2.answer2#
  2. #demo.question.question2.answer3#
  3. #demo.question.question2.answer4#
  4. #demo.question.question2.answer5#




#demo.question.question3#


#demo.question.question3.answer0#

  1. #demo.question.question3.answer1#
  2. #demo.question.question3.answer2#
  3. #demo.question.question3.answer3#
  4. #demo.question.question3.answer4#
  5. #demo.question.question3.answer5#




#demo.question.question4#


#demo.question.question4.answer1#





Frequently asked questions

Does a bidet seat need electricity? How long is the cord?


Yes, you will need to plug the bidet seat directly to a nearby grounded electrical outlet. The cord is approximately 3'6" long which comes to about 119 cm. The bidet toilet seat is compatible with any standard 120V outlet. Power for the EKO Jet Wave JWB-3600 is rated at 866W total.




Does a bidet seat need a hot water connection?


No. There is a water heater that heats the water supplied by the same water supply of your toilet tank, so there is no plumbing required. Necessary fitting will be provided. Please refer to our specification manual eko-technologies.ca/fit




How does the warranty work?


At Eko-bidet, we offer the highest quality bidet seats that will last for years to come. That's why all our products are backed by an outstanding warranty package. All our bidet seats have been rigorously tested for durability and reliability. In the unlikely event you have a problem with your bidet toilet seat, your first step is to contact us and we’ll troubleshoot the problem with you. If the problem can be fixed by sending you a spare part, like a new hose for example, we will do so. Or if we determine your remote control is not working properly, we’ll ship you a new remote. If the problem seems to be something mechanical inside your bidet seat, we’ll ask you to ship your bidet back to us. You will be responsible for one-way shipping fees, and once repaired, we will pay for shipping back to you. In effect, we split the cost of shipping. We offer 3 year limited warranty to all our Eko Jet Wave product line. If the product brakes and it was installed and used properly we will repair it for free.




Do I need to do any Plumbing work?


No. In most cases you don't need to do any plumbing work, exept connecting few hoses. All the necessary accessories will be provided.




Most common installation mistakes


1. Do not use plumbers thread sealing tape as it will damage the self-seal plastic connection and results in leakage 2. T-connector must be attached to the tank and not to the valve. 3. Make sure you have the right toilet seat fit size. For more info click here





Artículos adicionales sobre Elena G. de White y el uso de fuentes literarias

La verdad sobre The White Lie


[Este documento fue preparado por el personal del Patrimonio de Elena G. de White en cooperación con el Instituto de Investigación Bíblica y la Asociación Ministerial de la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día. Publicado por primera vez en agosto de 1982. Revisión de enero de 1999.]

INTRODUCCIÓN

Hacia fines de 1980, se realizó un estudio profesional que permitió a los investigadores descubrir, entre otras cosas, las diferencias entre las actitudes y los comportamientos cristianos de los Adventistas del Séptimo Día que leen regularmente los libros de Elena G. de White y aquellos que no lo hacen.[i][1] Los resultados fueron muy reveladores. El 85 por ciento de aquellos que leen los libros de Elena G. de White indican que tienen una relación íntima con Jesucristo, mientras que sólo el 59 por ciento de los no lectores la tienen. El 82 por ciento de los lectores tenían la seguridad de que estaban “bien con Dios”, mientras que sólo el 59 por ciento de los no lectores la tenía. El estudio personal diario de la Biblia era un hábito para el 82 por ciento de aquellos que leían regularmente los escritos de Elena G. de White, mientras que sólo el 47 por ciento de aquellos que no leían a Elena G. de White estudiaban regularmente sus Biblias.

Y así sigue, categoría tras categoría. Aquellos que dedicaban tiempo a leer de los escritos de Elena G. de White se sentían mejor preparados para dar un testimonio cristiano, comprometerse en dar testimonio más a menudo, se sentían más a gusto con sus hermanos miembros de iglesia, oraban más, daban localmente más para apoyar la ganancia de almas, estaban más dispuestos a ayudar a sus vecinos con dificultades personales y tenían el culto familiar en forma más regular. Abreviando, su experiencia religiosa era más fuerte, más activa y más positiva.

Este estudio actual presenta un cuadro muy diferente del que describe Walter Rea en su reciente libro, The White Lie [La mentira White].[ii][2] En la cubierta de la contratapa de la última edición, el autor relaciona la consideración de los Adventistas del Séptimo Día por el don profético de Elena G. de White a la trágica fascinación de los habitantes de Jonestown por su líder demoníaco, Jim Jones. El libro se dispone a describir lo que llama “las profundidades de las ramificaciones de ese culto [Adventismo] de gran extensión en los pasados 140 años y los millones de almas que ha afectado”. Por cierto, el libro pretende lograr que “cada punto sea tan impresionante en su exposición como la horrenda tragedia de Jonestown donde sólo estuvieron involucrados y murieron unos pocos cientos”. Al igual que ésta, muchas de las pretenciones del autor carecen tanto de sustancia o son tan duras y sarcásticas que caen por su propio peso.

Elena G. de White no es el único objetivo de su ataque en The White Lie. Los ministros de todas las confesiones son caracterizados reiteradamente como “supervendedores” o “vendedores de lo psíquico”. El tema impregna el libro:

Todos los supervendedores venden las ventajas del nombre de sus marcas particulares. En los cultos y sectas, es la marca de sus santos y lo que se requiere para que ese santo se salve. En las formas de religión más grandes y mayormente establecidas, es el Plan del Clan, la religión materna, la fe de los padres, la luz verdadera.[iii][3] *

Se ridiculizan las creencias cristianas:

¿Quién nos etiqueta a todos nosotros con pecado? ¿Fue Dios, o esa víbora en el pasto que ingresó cuando Adán estaba descansando en su hogar? ¿O la obtuvimos de nuestros ancestros de los eones pasados? ¿O es el Diablo, al igual que Santa Claus, nuestro padre?[iv][4]

Se burla del cielo:

No muy seguido, si es que nunca, trata uno con la pura verdad, sea grande o pequeña, en la religión. Uno trata con la verdad cuando fue filtrada, aumentada, minimizada, vendada o definida por los yo-vi de todas las Elenas de la cristiandad con un montón de ayuda de las divinidades. Lo que surge de toda la espuma es que el mapa para esta vida y la venidera, si en realidad vendrá, es descrito por el clan –y así vino el Plan del Clan. El cielo llega a ser la puerta principal para aislarse, donde todos los malos según los concebimos (que en el caso de la humanidad quiere decir otro pueblo) son escupidos y sólo nosotros, los chicos buenos, ingresamos marchando. Así formamos nuestro propio gueto.[v][5]

Estima la religión un poco más que un juego de palabras:

En la mayoría de las bibliotecas, el departamento de religión está bajo el tema encabezado bajo filosofía –y eso es lo que es, la definición y redefinición de términos e ideas que han desafiado la definición por siglos.[vi][6]

Las formas con las que Dios ha tratado con su pueblo son despreciables:

Los libre pensadores se encuentran siempre [p. 2] en problemas. En el tiempo de Moisés, si alguien iniciaba un fuego por su propia cuenta para disfrutar de una taza caliente de infusión de hierbas el sábado, era apedreado y ni siquiera en el sentido del término moderno. En los días de Nehemías, si alguien preguntaba en la localidad por cambios de reunión en sábado, podía correr el riesgo de que se le rapara la barba o que se alteraran sus mechones. Incluso en los tiempos del Nuevo Testamento, si Ananías retiraba unas pocas monedas del diezmo para pagar la renta, la divinidad local le decía que cayera muerto –y él lo hacía.[vii][7]

No obstante, a pesar de los ataques cargados de emotividad del libro contra Elena G. de White, contra la Iglesia Adventista del Séptimo Día y contra las creencias cristianas en general, proporciona una oportunidad para iluminar algunos rincones interesantes de la historia Adventista del Séptimo Día. Debido a que la Iglesia Adventista del Séptimo Día está creciendo muy rápidamente, siempre hay nuevos miembros que no están muy familiarizados con la vida de Elena G. de White. Ellos apreciarán que se les dé respuestas positivas a algunas de las inquietudes que surgen de este libro. Además, debido a que este libro ha conseguido la atención de la prensa popular en los Estados Unidos, nuestros hermanos cristianos de otras denominaciones merecen una evaluación calmada y sincera del libro.

Quienes conocen a Elena G. de White por leer ampliamente sus obras, por lo general no necesitarán nada más que probar un poco de la amargura de The White Lie para darse cuenta cuán lejos está del Espíritu de Cristo, con el que sí están imbuidos los escritos de la sra. White. No obstante, también pueden beneficiarse con mayor información del trasfondo de su vida y obra.

No es nuestro propósito defender aquí a los líderes actuales de la iglesia, incluso aunque a muchos se los considera en el libro como unos malvados. En cuanto a la defensa de Elena G. de White, suponemos que sus propios escritos ofrecen la mejor defensa. Pero aprovecharemos esta ocasión para tratar temas más importantes que surgen por The White Lie, e informar los frutos de la investigación en varias áreas que tratan sobre estas cuestiones.

EL USO DE FUENTES LITERARIAS

Un vistazo a The White Lie revela muchas páginas con semejanzas entre los escritos de la sra. White y los escritos de otros. ¿Cuánto usó Elena G. de White de otras fuentes?

En 1982, cuando se publicó The White Lie, había más de 70 libros de Elena G. de White publicados, que sumaban unas 35.000 páginas.[viii][8] Aunque hay algunas repeticiones en los libros, también hay unas 50.000 páginas mecanografiadas de cartas, sermones, diarios y manuscritos en archivos en el Patrimonio White y en los ocho centros de investigación alrededor del mundo. Por lo tanto, cuando se comparó con el total del volumen de los escritos de Elena G. de White, la cantidad que ella usó de otros es todavía muy pequeña.

Sin embargo, representantes de la iglesia han declarado que la cantidad que usó resultó ser mayor que la conocida anteriormente.[ix][9] En el Patrimonio de Elena G. de White, se están realizando investigaciones sistemáticas sobre este tema, y de tanto en tanto, se descubren más paralelismos. La revista Adventista del Séptimo Día para los ministros, Ministry [Ministerio], recientemente dedicó un número especial a presentar un resumen amplio y sincero sobre el tema de Elena G. de White y el uso de fuentes.[x][10]

No obstante, la cantidad que usó no es la pregunta más importante. Un paralelismo instructivo se encuentra en la relación de los Evangelios. Más del 90 por ciento del Evangelio de Marcos es paralelo de pasajes en Mateo y Lucas. Aún así, los eruditos de la crítica bíblica contemporánea están llegando cada vez más a la conclusión que aunque Mateo, Marcos y Lucas utilizaron materiales comunes, cada uno fue un autor singular en su propio derecho.[xi][11] Por lo tanto, incluso los de la “alta crítica” tienen una propuesta más analítica al estudio de las fuentes literarias que la que tiene The White Lie.

En cierto momento de la infancia de la “crítica de las fuentes”, los críticos pensaron que los escritores de los evangelios no eran más que plagiarios con “tijeras y goma de pegar”. Ahora, los críticos eruditos se dan cuenta que los estudios literarios no están completos hasta que se desplazan más allá de la clasificación de los pasajes paralelos, a la pregunta significativa de cómo usó cada autor el material que tomó prestado para hacer su propia declaración única.

Es nuestra esperanza que el estudio del préstamo literario de Elena G. de White llegue más allá de sólo notar paralelismos literarios y discutir sobre cuánto préstamo literario era aceptable, hasta la pregunta más interesante, a saber, ¿a qué uso único la sra. White, bajo la conducción del Espíritu, puso los materiales que adaptó?

¿Hubieran estado de acuerdo las personas del siglo diecinueve con los juicios de The White Lie de que el préstamo literario de la sra. White constituyó un “completo” robo?[xii][12]

Algunos lo hubieran hecho, especialmente los críticos. Por ejemplo, en 1889, los pastores protestantes de Healdsburg, California, invitaron a D. M. Canright, un ministro adventista que recientemente había apostatado, a que fuera a Michigan e hiciera una exposición en contra de los adventistas y Elena G. de White. En esas exposiciones, Canright levantó el cargo de plagiaria contra Elena G. de White, y los pastores adventistas William Healey y J. N. Loughborough respondieron al mostrar dónde Canright había sobredimensionado su acusación. Cuando el debate concluyó, los pastores opositores publicaron un informe detonante en el periódico local, acusando a Elena G. de White de plagiaria.[xiii][13] Pero estos pastores difícilmente fueron jueces imparciales. Por siglos, la acusación de plagio ha sido el arma favorita usada en contra de los líderes religiosos –Juan Bunyan y Juan Wesley, ambos fueron acusados rotundamente.[xiv][14]

En el siglo diecinueve, se conocía el plagio y se lo condenaba, pero se practicaba ampliamente el parafraseo sin dar crédito. El humorista americano Mark Twain una vez se preguntó si había “algo en cualquier expresión humana, oral o escrita, que no incluyera plagio!”[xv][15] Edgar Allen Poe no era alguien que se estuviera quieto en este tema. Causó un alboroto considerable cuando acusó a Longfellow de plagio. Irónicamente, los eruditos modernos encuentran que Poe mismo plagió.[xvi][16] El préstamo literario es mucho más fácil definirlo y condenarlo en lo abstracto que evitarlo actualmente en la práctica.

Muy cerca de Elena G. de White estaba Urías Smith, quien condenó el plagio del poema de su hermana Annie,[xvii][17] mientras que en sus propios escritos sobre profecía usó libremente de palabras parafraseadas de George Storrs y Josiah Litch.[xviii][18] En cuanto a esto, Smith no fue un hipócrita. Él, al igual que otros escritores del siglo diecinueve, simplemente estaban en la línea límite entre el plagio y el préstamo legítimo en una forma diferente de lo que muchos lo harían hoy.

Se ha rumoreado que Elena G. de White fue amenazada con un pleito por el préstamo literario que hizo de Life and Epistles of the Apostle Paul [La vida y las epístolas del apóstol Pablo] de Conybeare and Howson. ¿Qué hay de cierto?[xix][19]

[p. 3]

A pesar de la memoria defectuosa de A. G. Daniells al respecto, la sra. White nunca fue acusada de plagio por los autores británicos Conybeare y Howson, ni fue amenazada con un pleito, ni su libro fue quitado de circulación a causa de las críticas por su uso de las fuentes. En la década de 1890, hubo una carta averiguando sobre Sketches from the Life of Paul dirigida a la Casa Publicadora Review and Herald de parte de uno de los varios distribuidores americanos de Conybeare y Howson, la compañía T. Y. Crowell de Nueva York. Se habían comprado grandes cantidades del libro de Conybeare y Howson de la compañía Crowell para regalar como premio a aquellos que compraran suscripciones de Signs of the Times [Señales de los tiempos]. W. C. White, la única fuente de información sobre esta carta, indica que fue escrita en “forma amable” y no contenía “amenaza de acusación, ni ningún pleito por plagio”.[xx][20]

Cuando la compañía Crowell fue interrogada sobre el asunto unos treinta años después, respondieron:

Publicamos Life and Epistles of the Apostle Paul de Conybeare, pero no es un libro con derechos de autor y no tendríamos bases legales para actuar contra su libro y creemos que nunca presentaremos ninguna objeción o haremos ningún reclamo como el que expresa.[xxi][21]

Al igual que muchos libros de Elena G. de White, Sketches from the Life of Paul [Reseña de la vida de Pablo] estuvo agotado por algún tiempo mientras que la sra. White trabajaba para ampliarlo en Los hechos de los apóstoles, pero aparte de las especulaciones escurridizas y la falta de memoria, no hay evidencia de que esto tenga algo que ver con presuntas críticas del uso que hiciera Elena G. de White de Conybeare y Howson.

En cuanto a la cuestión de lo legal en el préstamo literario, el abogado Vincent Ramik, quien no es Adventista del Séptimo Día, investigó el uso de las fuentes que hizo Elena G. de White de acuerdo a las leyes de derecho de autor y los casos del siglo diecinueve. Concluyó que su uso no constituyó piratería literaria incluso aunque todos los libros de los que ella usó hubieran tenido legalmente derecho de autor.[xxii][22]

Qué en cuanto a la estructura y los títulos de los capítulos de Patriarcas y profetas de Elena G. de White, ¿son similares a la historia bíblica del Antiguo Testamento de Alfred Edersheim?[xxiii][23]

Es fácil crear una falsa impresión al mirar semejanzas superficiales. El examen cuidadoso muestra que de los 73 títulos de capítulos en Patriarcas y profetas, sólo nueve de los títulos son casi idénticos que los del libro de Edersheim, o difieren sólo por la inclusión o eliminación del artículo. Además, los nueve incluyen títulos comunes como “La creación”, “El diluvio”, “La destrucción de Sodoma”, “El casamiento de Isaac” y “La muerte de Saúl”.

La naturaleza engañosa de la comparación es incluso más obvia cuando uno descubre que en el libro de Edesheim no hay títulos de capítulos. Es de las frases de resumen que se han tomado los supuestos “títulos” paralelos. Además, el orden de los capítulos se establece en realidad por cómo aparece el orden de las historias en el Antiguo Testamento.

¿Qué acerca de las ilustraciones de History of Protestantism [Historia del protestantismo] de Wylie del cual la Pacific Press publicó sin dar crédito a la Compañía Cassell?[xxiv][24]

Aquí hay un caso donde The White Lie recicla la acusación hecha en la década de 1930 por un anterior adventista, E. S. Ballenger, en su documento The Gathering Call [El llamado a reunión].[xxv][25] En ese momento la acusación quedaba sin efecto por indicarse que W. C. White estaba teniendo cuantiosa correspondencia con la Compañía Cassel, Setter y Galpin de Gran Bretaña, con el propósito de comprarle los derechos de las ilustraciones en cuestión.

Típico de los cuidados que tenía del pastor White en este asunto es una carta escrita a Henry Scott el 7 de abril de 1886. Le aconsejó a Scott, quien estaba produciendo publicaciones adventistas en Australia, que se relacionara con el agente de la Compañía Cassell en Melbourne, con el propósito de comprar los derechos de los grabados propiedad de la compañía. “Cuando demos crédito al trabajo del cual se toman los grabados, como se está haciendo ahora en Present Truth [Verdad Presente] [el periódico adventista británico], nos hacen el 40 por ciento de descuento”. No obstante, el pastor White continuó: “No me agrada la idea de prometer un crédito por cada dibujo”. Es claro entonces, que favorecía la compra de los derechos para las ilustraciones completas.

Aunque no se destruyó ningún registro de las negociaciones de la Pacific Press con los impresores en el incendio de 1906, por cierto que estaban en su derecho si seguían las preferencias de W. C. White en este asunto. No se pueden obtener conclusiones del hecho de que las iniciales de los artistas aparezcan en algunos grabados usados en el libro de Wylie y no en El conflicto de los siglos, porque no se sabe de qué forma recibió la Pacific Press los grabados de la Compañía Cassell. Es perfectamente posible que las iniciales fueran removidas por la Compañía Cassell debido a algunos arreglos hechos con el artista, anteriores al envío de los materiales a la Pacific Press.[xxvi][26]

¿Qué acerca del uso que hicieron Jaime y Elena White de los escritos de J. N. Andrews y Urías Smith?[xxvii][27]

W. C. White ha resumido en forma oportuna los puntos de vista de los pioneros sobre este tema:

Todos sentían que las verdades que se presentaban eran propiedad común y cuando fuera que alguien podía ayudar a otro u obtener ayuda de alguien en la presentación de las verdades bíblicas, se consideraba correcto hacerlo. Por consiguiente había muchas declaraciones excelentes de la verdad presente copiadas de un escritor a otro. Y ningún hombre decía que algo que había escrito era exclusivamente de su propiedad.[xxviii][28]

Elena G. de White explicó el uso que ella hizo de otros escritores adventistas en la introducción a El conflicto de los siglos, en donde dice que “al referir los casos y puntos de vista de quienes siguen adelante con la obra de reforma en nuestro tiempo” ella hizo uso de sus escritos en una forma similar al uso que hizo del lenguaje de los historiadores.[xxix][29] Así Jaime White usó de Urías Smith al igual que Elena G. de White usó de Jaime White. Fuera de los círculos adventistas, el escritor de historia popular, Charles Adams, usó de la historiadora Merle D’Aubigne así como Elena G. de White usó de Charles Adams.[xxx][30]

¿Hizo Elena G. de White algún intento por ocultar a los adventistas su préstamo literario?[xxxi][31]

No, ella incluso proponía que se leyeran algunos de los mismos libros de los que ella tomaba con mayor frecuencia:

The Life of Paul de Conybeare y Howson, lo considero como un libro de gran mérito y de interesante utilidad para el estudiante ferviente de la historia del Nuevo Testamento.[xxxii][32]

En otra ocasión escribió:

Provean algo para que se lea durante las largas tardes de invierno. Para quienes puedan conseguirlo, La historia de la reforma de D’Aubigne será interesante y beneficioso.[xxxiii][33]

En forma clara, la sra. White no estaba tratando de esconder nada o no habría recomendado los mismos libros de los cuales estaba escogiendo material en ese mismo momento [p. 4].

Por otra parte, por lo general ella no llamaba la atención en forma particular al uso que hacía de otros autores, excepto en el Health Reformer [Reformador de la salud] en la década de 1870, donde, mientras escribía su columna mensual y seleccionaba material para volver a publicar de entre los publicadores no adventistas, por lo general citaba de otros escritores, les daba crédito e incluso recomendaba a sus lectores que consiguieran esos libros.[xxxiv][34]

¿Sintió la sra. White que le era permitido parafrasear las expresiones de otros?

Sí, de hecho, en una carta a su secretaria Fanny Bolton, le dio una vez una ilustración que muestra su concepto de propiedad de la verdad. Fannie, de tiempo en tiempo, sintió que la sra. White no le había dado el crédito apropiado por el trabajo que ella había hecho de edición del material de la sra. White en el proceso de prepararlo para su publicación.

En visión, a Elena G. de White “se le mostró a Fannie recogiendo frutos, algunos maduros, los mejores, algunos inmaduros. Ella los juntó en su delantal y dijo, ‘Este es mío. Es mío’. Le dije, ‘Fannie, estás ciertamente reclamando lo que no es tuyo. El fruto pertenece a ese árbol. Cualquiera puede cortarlo y disfrutarlo, pero le pertenece a ese árbol’”.[xxxv][35] Este concepto del árbol de la verdad sugiere que Dios es el autor y propietario de toda la verdad, así como el árbol es el autor y propietario de su fruto. Dios provee la verdad generosamente a todos aquellos que la recibirán y la usarán.

La sra. White explicó el uso que hacía Cristo de conceptos familiares en forma muy similar:

Él fue el originador de todas las antiguas gemas de verdad. Mediante la obra del enemigo, estas verdades han sido sustituidas… Cristo las rescató de la basura del error, les dio una fuerza nueva y vital y les ordenó brillar como joyas y permanecer así por siempre.

Cristo mismo podía usar cualquiera de estas antiguas verdades sin tomar prestada la partícula más pequeña, porqué él las había originado a todas.[xxxvi][36]

En los últimos años de su vida, cuando se dio cuenta que estaban surgiendo inquietudes en cuanto a si lo que ella copiaba de otros escritores era una infracción a los derechos de ellos, preguntó: “¿Quién ha sido perjudicado?”[xxxvii][37] En forma significativa, esta pregunta era la misma que se preguntaba en las cortes de sus días para determinar si el préstamo literario era apropiado.[xxxviii][38] Si ella estuviera escribiendo hoy, su uso sería diferente, pero debe ser juzgada por los conceptos de propiedad literaria y cuestiones legales de sus propios días.

¿Qué acerca de las declaraciones donde la sra. White parece reclamar un exclusivo origen divino para lo que escribe?[xxxix][39]

La pregunta es pertinente e importante. En 1867, la sra. White escribió: “Mis visiones se escribieron independientemente de libros o de las opiniones de otros”.[xl][40] Pero cuando se coloca la declaración en su contexto apropiado, como se la encuentra en la Review and Herald del 8 de octubre de 1867, uno descubre que estaba hablando de sus primeros escritos sobre salud. Después de iniciar sus escritos sobre salud, nos dice en este mismo artículo, que leyó los libros de varios reformadores y luego procedió a publicar extractos de ellos en Health: or, How to Live [Salud o cómo vivir]. ¿Por qué? Ella dice que fue para mostrar que lo que se le había mostrado en visión, también había sido deducido por otros escritores capaces en el tema.

Fue también en el contexto de esos primeros escritos de salud que ella dijo:

Aunque dependo tanto del Espíritu del Señor para escribir mis visiones como para recibirlas, sin embargo las palabras que empleo para describir lo que he visto son mías…[xli][41]

Aquí, ella claramente establece una distinción entre las palabras que ella tiene que proveer y las palabras dictadas divinamente. Dado que ella describe su visión del largo apropiado de los vestidos de las mujeres con diferentes expresiones en diferentes ocasiones, algunas mujeres cuestionaban su visión. Ella tuvo que explicar que excepto en raros casos, las visiones no proporcionan las palabras exactas con las que debe describir lo que ella estaba viendo.

En otra parte, la sra. White escribió:

No escribo en el periódico un solo artículo que exprese simplemente mis propias ideas. Son lo que Dios me ha revelado en visión, los rayos preciosos de la luz que resplandece del trono.[xlii][42]

Esta declaración se hizo en un artículo extenso que respondía a las acusaciones de Battle Creek de que sus reproches a la iglesia eran simplemente sus propias opiniones basadas en chismes que había oído. Esta acusación fue negada por la sra. White en forma honesta y directa. Afirmó su profunda convicción de que los mensajes que portaba eran mensajes del cielo. Esto no descartaría el hecho de que ocasionalmente pudieran contener conceptos o palabras espigadas de sus lecturas; pero incluso en tales casos, era el Espíritu Santo quien la convencía de la verdad y del valor de lo que estaba leyendo.

En otra ocasión, la sra. White escribió:

No he tenido el hábito de leer ningún artículo sobre doctrina en el periódico, para que mi mente no tuviera la comprensión de las ideas y puntos de vista de nadie, y que el molde de las teorías de los hombres no tuvieran ninguna conexión con lo que escribo.[xliii][43]

Una vez más es esencial el contexto para entender la cita. Esta carta fue escrita en un momento cuando G. I. Butler y E. J. Waggoner estaban metidos en un intenso debate sobre el significado de la “ley” en Gálatas. En esta situación crucial, cuando debía aconsejar a los dos hombres, evitó leer artículos sobre doctrina en el periódico [The Signs of the Times] con el propósito de que su consejo no llevara el molde de ninguna de las teorías de Waggoner o Butler.

Las declaraciones de la sra. White, sobre el origen de sus escritos, hacen referencia consistente a la autoridad última por la cual ella habla, no a las “formas diversas” en las que el Señor se comunicaba con ella, ni a la ayuda que recibía para expresar la verdad de Dios. ¿Por qué no dijo más sobre el uso de las fuentes? Quizás porque había visto cómo la gente con intensión buscaría elementos humanos en sus escritos como prueba de que eran meramente su propia opinión y no mensajes divinos. The White Lie es un testimonio elocuente de la continua dificultad de muchas personas en reconocer la unión de los elementos humano y divino en los escritos inspirados.

¿Cómo pudo ocurrir que la sra. White, al describir lo que se le mostró en visión, empleara las palabras de otros autores?[xliv][44]

Mayormente había momentos cuando la sra. White leía un pasaje que le impresionaba en un libro y luego el Señor llamaba su atención a la misma verdad mientras estaba en visión, aplicando la verdad a una necesidad específica en su propia vida o la vida de la iglesia. En esos casos, podía expresar con facilidad una parte de lo que se le mostró en expresiones parafraseadas de otro autor. Sabemos de una media docena de esos casos donde parece ser que esto ocurrió.[xlv][45]

Una experiencia similar sucedió en relación con la visión del “Iceberg”. La sra. White leyó de un incidente sobre un barco que enfrentaba un iceberg. Entonces, varios días después, durante una visión, un barco llegó a ser un símbolo de la iglesia y el iceberg llegó a ser el símbolo de la oposición y [p. 5] herejías del Dr. John Harvey Kellogg y su facción.[xlvi][46] Al igual que en los casos donde la sra. White usó las palabras de otros autores para describir, en parte, lo que había visto en visión, aquí un evento dramático sobre el cual había leído, le ofreció a Dios un vehículo simbólico en el cual transportarle la verdad.

¿Es la comparación entre el uso de fuentes literarias en la Biblia y el préstamo literario de Elena G. de White realmente válido?[xlvii][47]

Sí, si uno reconoce qué tema está involucrado. El préstamo que hacían los autores bíblicos no tenía una injerencia directa sobre la apropiación ética de los préstamos literarios en el siglo diecinueve, porque los conceptos de propiedad literaria eran diferentes en los tiempos bíblicos. No obstante, el préstamo literario en la Biblia habla de la cuestión de inspiración. En otras palabras, si la inquietud es si los escritos inspirados pueden usar en forma genuina fuentes literarias no inspiradas, entonces podemos buscar la respuesta a la inquietud en la Biblia. Cuando lo hacemos, descubrimos que los escritores bíblicos usaron fuentes mientras escribían bajo la conducción del Espíritu Santo.[xlviii][48]

The White Lie argumenta en forma inconsecuente que si los escritores evangélicos hubieran tomado prestado en la misma cantidad que Elena G. de White lo hizo, tendrían que haber tomado prestado cada versículo. Este argumento se basa en el hecho de que el lector encontrará “mas de cuatrocientas referencias a ochenta y ocho autores en El conflicto de los siglos”.[xlix][49] Cuando W. C. White brindó estas estadísticas, estaba argumentando en relación con la revisión de 1911 de El conflicto de los siglos. En ese momento, Elena G. de White instruyó a sus asistentes literarios para que fueran al libro y suplieran las referencias específicas que faltaban a las citas. Al hacerlo, los asistentes literarios no procuraron especificar dónde Elena G. de White había encontrado originalmente la cita, sino dónde el lector moderno podía encontrarla más fácilmente. De hecho, la sra. White tomó de mucho menos autores que lo que podrían sugerir la cantidad de referencias, porque, en muchos casos, un solo autor, del que toma originalmente, citó de varias otras fuentes anteriores a la suya.[l][50]

LOS PIONEROS Y EL PROFETA

¿Qué autoridad tuvo Elena G. de White para los pioneros de la Iglesia Adventista? ¿Creían ellos en su inspiración?[li][51]

En verdad, se debe dejar que los pioneros hablen por sí mismos. De los 16 “testigos” presentados en The White Lie dos son representados por declaraciones hechas por otros individuos (Andrews y Clough), uno no tenía conocimiento en forma directa de lo que estaba hablando (House), y varios en ninguna forma expresan o implican su incredulidad en la inspiración de sus escritos (Starr, Lacey, Jaime y Elena White). Uno estaba simplemente equivocado (Colcord), y los representantes de la Asociación Ministerial de Healdsburg eran oponentes hostiles desde el comienzo. Fannie Bolton hizo varias declaraciones conflictivas, y A. G. Daniells y Urías Smith son mal interpretados porque su “testimonio” consiste sólo en comentarios aislados. Contrariamente a lo que pretende The White Lie, de que estos individuos estuvieron “en la mayoría de los casos” separados de la iglesia después de que hicieron estas declaraciones, no más que tres de los 16 fueron desfraternizados por causa de sus creencias.

Ni los pioneros ni nadie más han pretendido alguna vez que cada línea de la pluma de Elena G. de White fuera inspirada. Ella misma dijo que lo “sagrado” y lo “común” debe distinguirse, y que hubo momentos cuando tuvo que escribir sobre cuestiones de todos los días y asuntos de negocios.[lii][52] En coherencia con la declaración de la sra. White de que estaba escribiendo de memoria en sus reseñas autobiográficas, Spiritual Gifts [Dones espirituales], vol. 2, se ha notado que la sra. White “no pretendió la ayuda divina mientras intentaba reconstruir la historia de su vida o al relatar los sucesos en su hogar o en sus viajes”.[liii][53]

¿Tuvo Urías Smith algunos períodos de duda en relación con el don profético de Elena G. de White?

Sí, los tuvo. Uno de ellos se refleja en su carta a D. M. Canright.[liv][54] Pero también Smith tuvo algunas luchas cuando fue reprendido, tomó la reprensión de corazón y pronto se afirmó en la integridad y el valor de los escritos de Elena G. de White. En una ocasión le explicó a los adventistas de todas partes cómo casi se deslizó pero no lo hizo:

Se realizaron, según entiendo, varios intentos en algunas direcciones por el hecho de que el editor de la Review había estado preocupado sobre la cuestión de las visiones, no había sido ortodoxo en el asunto y en algún momento estuvo cerca de abandonarlas. Me pareció que ésta es una cuestión muy pequeña como para suscitar este intercambio –“estuvo cerca de abandonarlas”,- pero ¡no lo hizo! También en un momento estuve muy cerca de dejarme llevar por los carros, y rodar endulzado; pero no lo hice, y así sigo hasta hoy. Algunos han enfrentado esta crisis. La diferencia entre ellos y yo es que, ellos lo hicieron y yo no. Algunos han abandonado las visiones. La diferencia entre ellos y yo es la misma –ellos lo hicieron y yo no.[lv][55]

Smith reconoce que hubo momentos cuando “las circunstancias lo dejaban a uno muy perplejo” pero el peso de la evidencia en su mente nunca lo había “equilibrado del lado de la rendición” y afirmó su posición del lado de la confianza.

Se dice que J. N. Andrews había dudado del don profético de Elena G. de White porque vio semejanzas entre el poema épico de Milton, Paradise Lost [El paraíso perdido] y los escritos de Elena G. de White, ¿tomó prestado Elena G. de White de Paradise Lost y cuestionó J. N. Andrews el don?[lvi][56]

En 1858, después de oír a Elena G. de White relatar su visión del gran conflicto, J. N. Andrews le preguntó si había leído la épica de Milton. Le aseguró que no, así que él le trajo una copia que tenía en su hogar. Esto no era del todo extraño. En varias ocasiones el estudioso Andrews le regaló libros a los White. Es interesante que aunque The White Lie acusa una y otra vez a Elena G. de White haber copiado de Milton, el libro no da ninguna evidencia para sostener la suposición. Los estudios eruditos han notado algunos pensamientos similares, pero ninguna dependencia literaria.[lvii][57]

En cuanto a J. N. Andrews, temprano en su experiencia encontró que sus padres y familiares fueron críticos de Jaime y Elena White, y, en una confesión conmovedora, dijo:

Mi influencia contra las visiones no ha sido de una multitud de palabras pronunciadas contra ellas… Sino que confieso que no las he apoyado y no he dado testimonio a su favor.[lviii][58]

Posteriormente, después de pasar un tiempo en el hogar de los White y haber visto la angustia y las lágrimas que acompañaban la escritura de los consejos y reproches, escribió:

Mis convicciones de que los testimonios de la hermana White son del cielo, han sido fortalecidas por la oportunidad que he tenido de observar su vida, su experiencia y los trabajos de estos siervos de Cristo.[lix][59]

Poco después, escribió sobre la [p. 6] importante contribución hecha por los testimonios.

Su tarea es unir al pueblo de Dios en una misma mente y en un mismo juicio sobre el significado de las Escrituras. El mero juicio humano, sin una directa instrucción del cielo, nunca puede conocer la iniquidad escondida, ni ajustar las dificultades oscuras y complejas de la iglesia, ni prevenir interpretaciones diferentes y conflictivas de las Escrituras. Sería triste además que Dios no pudiera todavía conversar con su pueblo.[lx][60]

Al igual que todos nosotros, los pioneros fueron personas que en su debilidad humana a veces lucharon contra el orgullo y la duda, incluso como nosotros lo hacemos hoy, pero, salvo muy pocas excepciones, aquellos que conocen mejor a Elena G. de White llegan a creer firmemente en su inspiración.

Aparentemente A. G. Daniells fue criticado en su propio tiempo por no ser lo suficientemente firme en su apoyo al ministerio de Elena G. de White. ¿Cuál fue su actitud?[lxi][61]

La fe y la confianza del pastor Daniells fueron inalterables hasta la misma hora de su muerte. En la Asociación General de 1922, fue incluso criticado por algunos por considerarse que creía que la inspiración de Elena G. de White era verbal e inerrante, incluso en los detalles más pequeños.[lxii][62] Daniells no sostenía este rígido punto de vista. Fue profundamente lastimado por lo que consideró como críticas falsas e infundadas de su postura en relación con Elena G. de White.

Poco antes de su muerte en 1935, recordó su experiencia de marzo de 1903, un día o dos después de que se abriera la sesión de la Asociación General en Oakland, California. Se refirió a la crisis de Battle Creek y a la agonía de su alma mientras buscaba a Dios por una evidencia de su apoyo en “la terrible batalla que estaba ante nosotros”. Contó cómo luchó durante las horas de la noche:

Finalmente cayeron sobre mi estas palabras, “Si permaneces del lado de Mi sierva hasta que su sol se afirme en el cielo brillante, estaré contigo hasta la última hora del conflicto…” Caí sobre mi costado, y no pude hablar más con Dios. Estaba emocionado. Y aunque he cometido errores, Dios ha estado a mi lado, y nunca he repudiado a esa mujer, ni cuestionado su lealtad, que yo supiera, desde esa noche hasta hoy. Oh, esa fue una feliz experiencia para mí. Y me ha unido con el carácter más grande que ha vivido en esta dispensación. Eso es todo lo que puedo decir.[lxiii][63]

¿Cuál fue el papel de H. Camden Lacey en la preparación de El Deseado de todas las gentes?[lxiv][64]

Lacey pretendió ser en un punto el primer adventista que impulsó la idea de que el Espíritu Santo era una persona, y que por su influencia Elena G. de White se refirió por primera vez al Espíritu Santo como “He” [pronombre personal en inglés para designar a la tercera persona del género masculino] en lugar de “it” [pronombre personal en inglés para designar a la tercera persona del género neutro, es decir, cosas y animales]. Lacey estaba equivocado en esto, pues la sra. White usó el pronombre personal “He” para referirse al Espíritu Santo en la primera edición de El camino a Cristo, publicada en 1892, mientras que Lacey era todavía un estudiante en el colegio de Battle Creek, y bastante antes de que la sra. White y sus asistentes literarios se relacionaran con él.[lxv][65]

En el momento en que se preparaba El Deseado de todas las gentes, tenía 25 años de edad; estaba enseñando en la Escuela de Avondale, no Biblia, sino matemáticas, ciencias naturales y locución.[lxvi][66] El mismo Lacey, en respuesta a una pregunta, escribió que su única contribución en la preparación de El Deseado de todas las gentes fue ayudar en el arreglo de las oraciones o párrafos, o escoger las palabras más apropiadas en los primeros dos o tres capítulos:

Nunca, en ningún momento, hubo una alteración del pensamiento o la inserción de una idea que no estuviera expresada en el texto original. La copia resultante siempre se sometía a la aprobación final de la misma hermana White.

El Deseado de todas las gentes completo como está ahora impreso, sostengo que es por lo tanto, el producto de la mente y el corazón de la hermana White guiada por el buen Espíritu de Dios. Y el trabajo de “edición” fue meramente técnico.[lxvii][67]

En otra parte de la carta deja en claro su comprensión sobre el libro:

Acepto gustosamente y con todo mi corazón El Deseado de todas las gentes como un libro inspirado; de hecho, lo considero como la vida de Cristo más espiritual, fuera de los evangelios, que se haya dado alguna vez a la iglesia… Tengo citas de partes sacadas de este maravilloso libro y de otros escritos de la hermana White. Los valoro como productos del mismo “Espíritu de Profecía” según lo declaran las Escrituras. Y miles de mis oyentes en la iglesia y en el aula podrán dar testimonio de esto.[lxviii][68]

¿Fracasó la comprensión de la verdadera naturaleza de la inspiración? Alguno se puede preguntar, ¿por qué algunas personas en el pasado cuestionaron la apropiación del uso de fuentes literarias por parte de Elena G. de White y la reelaboración de sus escritos?[lxix][69]

Los cristianos conservadores han sostenido, por lo general, dos puntos de vista en relación a la naturaleza de la inspiración. El punto de vista sostenido comúnmente –a veces denominado inspiración verbal- apoya la creencia de que el Espíritu Santo inspira las palabras exactas de un mensajero enviado por el cielo. Para muchos esto querría decir que un escritor verdaderamente inspirado no tendría que recurrir a fuentes no inspiradas ni necesitaría nunca reelaborar un mensaje, dado que, según su forma de pensar, un mensaje escrito por el Espíritu estaría en la forma exacta que Dios prefiere.

Otros cristianos creen que los registros bíblicos indican que el Espíritu Santo inspiró a la persona, y sólo ocasionalmente especifica las palabras que debe usar. El Espíritu Santo embebe su mente con los pensamientos o mensajes que Él desea que transmita (2 Pedro 1:21). Este punto de vista se describe a veces como inspiración del pensamiento. Bajo la conducción permanente del Espíritu, el profeta habla o escribe usando sus propias palabras, de acuerdo a su habilidad, lo que le ha sido enseñado (cf. 1 Sam 3:11-18) o mostrado (cf. Apo 1:10, 11). Así, puede ser guiado a buscar en los escritos de otros para presentar en forma más efectiva la intención del mensaje (cf. Tito 1:12, 13). En ocasiones puede reescribir o volver a expresar un mensaje anterior para hacerlo más claro y darle más fuerza (cf. Jer 36:32).

Este último punto de vista del proceso revelación-inspiración fue sostenido por los pioneros de la Iglesia Adventista del Séptimo Día. No obstante, una falla en la comprensión de las implicaciones de esta postura llevó a algunos obreros de años posteriores a interpretar mal los procedimientos empleados por Elena G. de White en la producción de sus escritos. Un punto de vista más amplio de la doctrina bíblica de la inspiración podría haber evitado que se sintieran perplejos entonces, como lo sería incluso ahora para los miembros de la iglesia. Las declaraciones de W. C. White, quien asistió a su madre en su obra de publicar, fija la posición de Elena G. de White y de la iglesia sobre la inspiración:

Mi madre nunca ha pretendido inspiración verbal, y no encuentro que mi padre, o los pastores Bates, Andrews, Smith o Waggoner, hayan hecho esa declaración. Si hubo inspiración verbal al escribir sus manuscritos, ¿por qué debía ella añadir o adaptar? Es un hecho que mi madre a menudo toma uno de sus manuscritos y lo revisa cuidadosamente, haciendo adiciones y desarrollando aun más algún pensamiento.[lxx][70]

Ud. se refiere a la pequeña declaración que yo le envié en cuanto a la inspiración verbal. Esta declaración, hecha por el congreso de la Asociación General de 1883,[lxxi][71] está en perfecta armonía con las creencias y las posiciones de los pioneros de esta causa, y era, yo creo, la única posición tomada por todos nuestros ministros y maestros hasta que el profesor [W. W.] Prescott, director del colegio de Battle Creek, presentó de una manera muy enfática otro punto de vista: la opinión sostenida y presentada por el profesor Gausen [probablemente Francois Gaussen, clérigo suizo (1790-1863) que sostuvo la posición de que la Biblia era verbalmente inspirada]. La aceptación de esa opinión por parte de los estudiantes del colegio de Battle Creek y muchos otros, incluyendo al pastor Haskell, ha hecho surgir en nuestra obra innumerables preguntas y perplejidades, y van en aumento.

La Hna. White nunca aceptó la teoría de Gausen con respecto a la inspiración verbal [o sea palabra por palabra], ora sea aplicada a su propia obra, ora fuera aplicada a la Biblia.[lxxii][72]

¿Dónde puede alguien leer un buen ejemplo de los puntos de vista de los pioneros en cuanto al don de profecía de Elena G. de White?

Los centros de venta de libros adventistas [Adventist Book Centers] tienen ahora a disposición el libro The Witness of the Pioneers Concerning the Spirit of Prophecy [El testimonio de los pioneros en relación al Espíritu de Profecía], una reproducción facsimilar de artículos de periódicos y folletos escritos por los contemporáneos de Elena G. de White.

ELENA DE WHITE Y LA BIBLIA

¿Hacen los Adventistas del Séptimo Día a Elena G. de White la norma final e infalible de toda la fe y práctica adventista?[lxxiii][73] ¿Ha modificado la iglesia su posición en este tema en años recientes?

La iglesia no ha cambiado su postura, a pesar de la imprecisión de algunos individuos al intentar explicar la postura de la iglesia. La iglesia hoy sostiene la misma posición que sostuvieron los pioneros. En la Sesión de la Asociación General en Dallas en 1980, una Declaración de las creencias fundamentales que se adoptó declaraba en parte:

Uno de los dones del Espíritu Santo es el de profecía. Este don es una marca que identifica a la iglesia remanente y que se manifestó en el ministerio de Elena G. de White. Como la mensajera del Señor, sus escritos son una fuente de verdad continua y autorizada que provee a la iglesia con consuelo, guía, instrucción y corrección. También dejan en claro que la Biblia es la norma por la cual toda enseñanza y experiencia debe ser probada. (Énfasis añadido).

La declaración anterior coloca claramente a la Biblia como la norma y la regla de la fe y práctica adventista. Los escritos de Elena G. de White deben ser juzgados por esta norma.

¿Consideran los adventistas a Elena G. de White “canónica”?

No. El “canon” es la colección de libros que forman la Biblia. Los Adventistas del Séptimo Día creen que el canon se cerró con el último libro del Nuevo Testamento. Elena G. de White expresó ella misma muy claramente este asunto:

1. Durante los veinticinco primeros siglos de la historia humana no hubo revelación escrita.

2. La redacción de la palabra escrita empezó en tiempo de Moisés.

3. Esa labor continuó durante el largo período de dieciséis siglos…

4. Esa labor continuó… hasta Juan, el narrador de las verdades más sublimes del Evangelio.

5. La terminación del Antiguo y el Nuevo Testamentos marca el cierre del canon de la Escritura.[lxxiv][74]

En relación con las declaraciones anteriores, Elena G. de White también hace notar cómo el Espíritu habla aparte del Canon Sagrado:

Durante las épocas en que las Escrituras tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento eran entregadas a la circulación, el Espíritu Santo no dejó de comunicar luz a individualidades aisladas, amén de las revelaciones que debían ser incorporadas en el Sagrado Canon. La Biblia misma da cuenta de cómo, por intermedio del Espíritu Santo, ciertos hombres recibieron advertencias, censuras, consejos e instrucción que no se referían en nada a lo dado en las Escrituras.

También habla de profetas que vivieron en diferentes épocas, pero sin hacer mención alguna de sus declaraciones. Asimismo, una vez cerrado el canon de las Escrituras, el Espíritu Santo debía llevar adelante su obra de esclarecimiento, de amonestación y consuelo en bien de los hijos de Dios.[lxxv][75]

Podemos decir sin equivocación que la iglesia nunca ha considerado los escritos de Elena G. de White canónicos y no cree en eso hoy. Por otra parte, afirmamos que ella habló por la misma inspiración del Espíritu Santo como lo hicieron los escritores de la Biblia. Los pioneros hablaron sobre este punto en forma reiterada:

Jaime White: La Biblia es una revelación perfecta y completa. Es nuestra única norma de fe y práctica. Pero ésta no es una razón por la que Dios no pueda mostrar el cumplimiento pasado, presente y futuro de su palabra en estos últimos días mediante sueños y visiones de acuerdo al testimonio de Pedro. Las verdaderas visiones son dadas para conducirnos a Dios y a su Palabra escrita.[lxxvi][76]

Urías Smith: El principio protestante de “la Biblia y sólo la Biblia”, es en sí mismo bueno y cierto; y nos afirmamos en él tanto como nadie lo ha hecho; pero cuando se reitera en conexión con denuncias osadas de las visiones, tiene una sospechosa apariencia para el mal. Usado de esa forma, contiene una insinuación encubierta, calculada en la forma más efectiva para corromper el juicio de los descuidados, que piensan que creer en las visiones es dejar de lado la Biblia, y que asirse de la Biblia es descartar las visiones… Cuando pretendemos basarnos en la Biblia y sólo la Biblia, nos unimos para recibir, en forma plena e inequívoca, todo lo que la Biblia enseña.[lxxvii][77]

¿Es la inspiración de Elena G. de White igual que la de la Biblia?

Su inspiración es igual en calidad [p. 8] a la inspiración de la Biblia, pero la función y el propósito de la inspiración de Elena G. de White es diferente de la de la Biblia. En la Escritura se encuentra un paralelismo. El profeta Natán era tan inspirado como el rey David, pero la inspiración de Natán tenía una función diferente de la de David. Los escritos inspirados de David llegaron a ser parte del canon de la Escritura. La inspiración de Natán no dio como resultado ningún escrito canónico.

Uno no puede hacer diferencias en la calidad de inspiración porque la inspiración está presente o está ausente, así que las diferentes manifestaciones no se pueden distinguir por grados. El Espíritu Santo era tan cuidadoso en la supervisión de los mensajes inspirados de Natán como en los escritos de David, aunque, en armonía con el propósito divino, sólo el último fue incorporado en el canon.

Los escritos de Elena G. de White no funcionan como una norma o regla de doctrina. La Biblia sí funciona en esta forma. En ese sentido Elena G. de White no es equivalente a la autoridad doctrinal con la Biblia.

LA CUESTION DE INFALIBILIDAD

Se dice que Elena G. de White ha cometido una serie de errores. ¿Pretendemos que ella es infalible?

No, y ni siquiera Elena G. de White pretendió “infalibilidad”. Por ejemplo, cuando fue criticada por mencionar un número incorrecto de habitaciones en un sanatorio -40 en lugar de 38- dijo:

Nunca me ha sido revelado el número exacto de habitaciones de ninguno de nuestros sanatorios, y el conocimiento que tengo en cuanto a tales cosas lo he obtenido preguntando a los que suponía que estaban informados. En mis palabras, cuando hablo acerca de estos temas comunes, no hay nada para inducir a la mente a creer que recibo mi conocimiento en una visión del Señor y que presento eso como tal.[lxxviii][78]

Elena G. de White también reconoció que no era infalible en su comportamiento personal. Una vez escribió a su esposo:

Quisiera que mi yo se ocultara en Jesús. Desearía que el yo fuera crucificado. No pretendo infalibilidad, o incluso perfección del carácter cristiano. No estoy libre de errores y equivocaciones en mi vida. Si hubiera seguido a mi Salvador más de cerca, no tendría que lamentar tanto mi desemejanza con su querida imagen.[lxxix][79]

Siguiendo este razonamiento, hay una experiencia en la Biblia que vale la pena notar en Hechos 21. El apóstol Pablo fue llamado especialmente para predicar a los gentiles. Porque no incluía la ley ceremonial judía en sus predicaciones, había ciertos cristianos judíos que lo miraban con sospecha. Al regresar a Jerusalén después de un exitoso viaje misionero entre los gentiles, fue persuadido a que prestara su influencia para la observancia de ciertos ritos ceremoniales que no se requerían más, con el propósito de reconciliarse con sus críticos. Elena G. de White hace el siguiente comentario significativo, que sin duda aplicaría a si misma también:

No fue autorizado por Dios que concediera tanto como se le había pedido. Esta concesión no estaba en armonía con sus enseñanzas, ni con la firme integridad de su carácter. Sus consejeros no eran infalibles. Aunque algunos de estos hombres escribieron bajo la inspiración del Espíritu de Dios, cuando no estaban bajo su influencia directa a veces erraban.[lxxx][80]

W. C. White no pretendió infalibilidad para su madre con relación a las fechas históricas y los detalles:

En algunos de los asuntos históricos que fueron desarrollados en Patriarcas y profetas y en Hechos de los apóstoles, así como en El conflicto de los siglos, los grandes bosquejos le fueron dados en forma muy clara y sencilla; y cuando ella comenzó a escribir acerca de estos temas, tuvo que estudiar la Biblia y la historia para conseguir fechas y relaciones geográficas, y para perfeccionar su descripción de los detalles.[lxxxi][81]

W. C. White también escribió:

Con respecto a los escritos de mi madre y al empleo que se hace de ellos como autoridad sobre puntos de historia y cronología, mi madre nunca ha deseado que nuestros hermanos trataran esos escritos como una autoridad con respecto a detalles de historia, o datos históricos.[lxxxii][82]

En resumen, Elena G. de White no pretendió no tener errores al escribir sobre cuestiones comunes y en asuntos de negocios que no involucraban consejos o mensajes del Señor. Reconoció que no era infalible en su vida personal, y su hijo no pensaba que se la debía usar como una autoridad en detalles de incidentes en sus escritos históricos. Es verdad, por supuesto, que nunca usó el término “infalible” para referirse a sí misma o a sus escritos en ningún contexto, pero sí pretendió que los mensajes que ella daba le fueron dados por el Señor.[lxxxiii][83]

¿Qué acerca de los errores que ella dice que cometió, no sólo en historia, sino en la ciencia, salud, teología y exégesis?[lxxxiv][84]

Difícilmente podemos apreciar cómo eran los tiempos hace más de cien años cuando Elena G. de White escribió en las áreas de salud, ciencia y nutrición.[lxxxv][85] Cuando ella habla de malignidad en conexión con el tabaco en 1864, unos pocos reformadores de la salud estuvieron de acuerdo con ella, pero algunos médicos estaban prescribiendo el fumar cigarros para las enfermedades del pulmón. ¿Cómo supo ella qué postura adoptar? Cuando habló sobre los profundos efectos de la influencia prenatal en términos muy semejantes a los que se menciona la ciencia hoy, la ciencia sabía poco sino nada sobre el tema. Mientras que enfatizaba el ejercicio y aire fresco para los inválidos, muchos médicos les indicaban cuartos cerrados y prolongados reposos en cama. Sus consejos en relación con el aire viciado, el efecto de la dieta en la circulación de la sangre, el uso de sal, alcohol, la relación entre la mente y el cuerpo, y otros temas, han sido vindicados por las investigaciones modernas. Algunos críticos consideraron todas esas declaraciones como errores cuando las escribió por primera vez.

A causa de las dificultades y discrepancias, existen quienes se oponen a la voz profética moderna. Y también están aquellos que buscan “errores” en la Biblia. Elena G. de White encontró una gema valiosa de verdad sobre este tema en un sermón de Henry Melvill. Bajo la conducción del Espíritu Santo, reestableció esa gema y la preservó para nosotros:

Todos los errores no ocasionarán dificultad a un alma ni harán que ningún pie tropiece, a menos que se trate de alguien que elaboraría dificultades de la más sencilla verdad revelada.[lxxxvi][86]

El intento por probar que todos los supuestos “errores” en los escritos de Elena G. de White no son en realidad errores, no es un proceder fructífero. Si un crítico la acusa con diez errores, y se prueba que los diez no lo son, el crítico estará preparado con quince acusaciones más. Cada individuo debe decidir por sí mismo si el peso de la evidencia apoya o desacredita las pretensiones de Elena G. de White en cuanto al don profético.

Al estudiar pasajes difíciles en la Biblia o en otros escritos inspirados por el Espíritu Santo, es bueno hacerse las siguientes preguntas: ¿Comprendo realmente el contexto, el significado y la importancia de la declaración del escritor inspirado? ¿Puede entender plenamente la evidencia que está aparentemente en conflicto con la declaración inspirada? ¿Pueden armonizarse los dos tipos de registros? ¿Puedo razonablemente [p. 9] esperar a conseguir una mejor comprensión de un estudio posterior, experimento o iluminación divina? ¿Puede el asunto dejarse sin resolver? Para quienes oyen, el Espíritu Santo habla en forma clara mediante los escritos inspirados, sin considerar las dificultades ocasionales que puedan aparecer.[lxxxvii][87]

VISIONES

La sra. White sufrió un daño en la cabeza cuando era niña y luchó con los problemas de cabeza durante toda su vida. ¿No podrían sus visiones haberse relacionado con sus daños o enfermedades? ¿No podrían haber sido causadas por hipnosis, mesmerismo o epilepsia?[lxxxviii][88]

El intento por desacreditar la obra del Espíritu Santo atribuyéndola a causas naturales es tan antiguo como la misma Biblia. Después de todo, los milagros del Pentecostés se atribuyeron a borrachos. Una vez que alguien rechaza creer en la fuente divina de las visiones, se debe esperar que se busquen las explicaciones naturales.

Temprano en su experiencia, algunos pensaban que las visiones de Elena G. de White eran el resultado del mesmerismo, una forma temprana del hipnotismo. Ella recién comenzaba su tarea como mensajera del Señor, y la siguiente vez que sintió el poder de Dios sobre ella, comenzó a dudar y a resistir la visión. Fue reprendida y herida con mudez por veinticuatro horas. En la siguiente visión se le mostró su “pecado al dudar del poder de Dios”, y se le dijo que esa fue la razón de haber sido herida con mudez. Ella dijo: “Después de esto ya no me atreví a dudar; ni por un momento resistí al poder de Dios, aunque los demás pensaran de mí lo que quisieran”.[lxxxix][89]

Algunos de los que cuestionaban sus visiones, comenzando con D. M. Canright en 1887, las atribuían a ataques epilépticos, al notar que había similitudes entre los dos. Cuando comenzaban las visiones, ella perdía su fuerza; luego durante la visión la recobraba, a veces exhibiendo fuerza sobrehumana. Durante las visiones no respiraba. Sus ojos estaban abiertos, aunque no reconocía a los que la rodeaban. A causa de que estas experiencias físicas se parecen en forma remota a ataques, los críticos han sugerido que sus visiones no fueron visiones después de todo.

F. D. Nichol, en su libro Ellen G. White and Her Critics [Elena G. de White y sus críticos], hace la pregunta: “¿Cómo debe actuar un profeta en visión?” indica que como los profetas son personas, tienen sistemas físicos y nerviosos, y como la visión no es un estado normal, se debe esperar que ocurrirán ciertas experiencias fuera de lo normal.[xc][90]

Daniel experimentó pérdida de fuerza, luego una fuerza extra. Le sobrevino mudez y no había en él aliento (Daniel 10). Balaám cayó en “trance”, “teniendo abiertos sus ojos” (Números 24). Los efectos en Juan fueron que se “sintió como muerto” (Apocalipsis 1:17). Cuando Saulo de Tarso tuvo su primera visión “cayó a tierra”, “temblando” (Hechos 9). Después de una visión, Zacarías, padre de Juan el Bautista, quedó “mudo” (Lucas 1). Hubo tiempos cuando los críticos de la Biblia intentaron explicar las visiones también como el resultado de una enfermedad mental.

Una consecuencia común de los ataques continuos es lo que se denomina “capacidad mental disminuida”. Por decirlo en forma sencilla, la mente se debilita con las reiteraciones. Se estima que Elena G. de White tuvo cerca de 200 visiones abiertas y algunos 1.800 sueños proféticos. Las visiones abiertas en los primeros años estuvieron acompañadas por fenómenos físicos. Si éstos no fueran visiones, sino ataques epilépticos, se esperarían deterioros de la mente a lo largo de los años. No tenemos tal evidencia. Por el contrario, hubo un desarrollo observable de sus capacidades. Ella dice que su salud estaba mejor en sus últimos años que cuando era joven. Miles de páginas de material manuscrito de su pluma no contienen ninguna evidencia de una declinación progresiva de su habilidad.

Además, ¿dónde se encuentra un solo ejemplo de alguien cuyos ataques frecuentes lo habilitaran para conducir una iglesia tan sabiamente y para aconsejar a un pueblo en forma tan útil? Lo que es más importante, después de todo, es el mensaje entregado por las visiones, no la forma específica en la cual Dios entrega el mensaje.

¿Cuál fue la relación entre las primeras visiones de Elena G. de White con las de William Foy y Hazen Foss?[xci][91]

William Ellis Foy (1818-1893) y Hazen Little Foss (1819-1893) recibieron visiones antes del chasco de 1844. Los dos hombres vivieron para oír a Elena G. de White relatar sus primeras visiones y reconocieron que lo que ella describía, ellos también lo habían visto.

Elena G. de White, cuando joven, había oído una exposición de Foy en Pórtland, Maine, en algún momento entre 1842 y 1844. No se sabe mucho más en relación con él, aunque alguna investigación reciente confirma que era un hombre de color que vivía cerca de Augusta, Maine. Se lo confunde a veces con Foss, pero a diferencia de Foss, Foy relató sus visiones y publicó las primeras dos en un folleto. Nunca sintió que había ofendido al Espíritu de Dios, y continuó trabajando como un ministro Bautista por su libre elección, por muchos años. Una historia personal breve se publicó junto con los relatos de sus dos primeras visiones en 1845 en un folleto titulado The Christian Experiencie of William E. Foy Together with the Two Visions He Received in the Months of Jan. and Feb. 1842 [La experiencia cristiana de William E. Foy junto con las dos primeras visiones que recibió en los meses de enero y febrero de 1842]. De acuerdo con J. N. Loughborough, fue una tercera visión, en 1844, la que Foy no pudo comprender, y que luego oyó relatar a Elena G. de White. En tanto como se sepa, esa tercera visión nunca se publicó.

Hazen Foss recibió igualmente una visión antes del chasco, pero rehusó relatarla. Cuando se le dijo que la visión le fue quitada, temió las consecuencias y convocó a una reunión en la cual trató de recordar la visión pero no pudo. Oyó a Elena G. de White relatar la misma visión a comienzos de 1845, y le dio a ella testimonio de su experiencia. Aunque por muchos años se pensó que Foss era un familiar del cuñado de Elena G. de White,[xcii][92] no fue hasta alrededor de 1960 que se pudo conocer la relación exacta mediante los registros genealógicos.[xciii][93] Hazen fue el hermano menor de Samuel Hoyt Foss, que se casó con la hermana mayor de Elena G. de White, Mary, en 1842.

Tanto Hazen Foss como William Foy reconocieron las visiones que se le dieron a Elena G. de White como iguales a las que se les había dado, y dado que el Señor tenía la intención original de que uno de estos hombres fuera su mensajero profético para la iglesia remanente, por supuesto, tendría que haber paralelos entre sus visiones y las de Elena G. de White. Aunque se pueden observar esas similitudes entre las visiones publicadas por Foy acerca del cielo y las de Elena G. de White, hay muchas diferencias que hace que la acusación de The White Lie en cuanto a que sus visiones son una “copia carbónica” de las de Foy, sea una exageración considerable.

¿Prometió la sra. White responder las inquietudes de los doctores Stewart, Sadler y otros, y luego, después de recibir sus inquietudes, “convenientemente” tuvo una visión en la que se le instruía que no lo hiciera?[xciv][94]

El 30 de marzo de 1906, la sra. White [p. 10] escribió un testimonio dirigido “A aquellos que están impresionados por los testimonios en relación con la obra médica misionera”.[xcv][95] En éste habló de que había sido dirigida por el Señor para invitar a quienes estaban perplejos y tenían objeciones en relación a los testimonios, a que las escribieran y que ella las enviaría a quienes desean eliminar esas inquietudes.

El 3 de junio de 1906, la sra. White escribió en relación con una visión que había recibido unos pocos días antes, en la cual ella estaba hablando ante un grupo de personas para responder preguntas sobre su obra y sus escritos. Declaró:

Un mensajero celestial me indicó que no asumiera la carga de reunir y responder a todos los dichos y dudas que se están colocando en varias mentes.[xcvi][96]

Estas dos declaraciones, escritas con una diferencia de dos meses, se citan como una evidencia de que las “revelaciones” de la sra. White podían a menudo ser arregladas en forma lo bastante conveniente como para proteger sus intereses. No obstante, un examen de los sucesos de ese período, arroja una luz considerable sobre la aparente revocación de la invitación de la sra. White a responder preguntas.

Después de recibir el testimonio de la sra. White, muchos individuos reaccionaron a su solicitud y enviaron sus preguntas a su oficina. Una revisión de la correspondencia de Elena G. de White durante los siguientes meses da una evidencia de que asumió en forma seria la respuesta a estas inquietudes. Las preguntas iban desde las más ridículas y triviales hasta las que merecían una respuesta cuidadosa y estudiada. En una carta a unos amigos del 15 de junio de 1906, escribió:

Las cartas, llenas de preguntas, se están multiplicando sobre nosotros… Si puedo presentar a la gente los hechos del caso, como ocurrieron, podría salvar a algunos de hacer que su fe se hunda. Se me han enviado algunas de las preguntas más frívolas en relación con los testimonios que el Señor me ha dado.[xcvii][97]

Los archivos del Patrimonio White contienen más de 30 cartas escritas por Elena G. de White entre abril y octubre de 1906, que tratan con preguntas que surgieron sobre varias fases de su trabajo. Además de éstas, se publicaron artículos en la Review and Herald.[xcviii][98] Algunas de las cartas y declaraciones que se hicieron aparecen a continuación:

Carta 170, 1906, 13 de junio de 1906, en relación con las palabras “Yo”, “nosotros”, “a nosotros”, etc., en los testimonios.

Carta 206, 1906, 14 de junio de 1906, en relación con qué es inspirado (¿cada palabra? ¿cada carta?)

Charla (DF Nº 247), 26 de junio de 1906, la relación de W. C. White con la obra de Elena G. de White.

Carta, 28 de junio de 1906, en relación con el título “profeta”.

Carta 225, 1906,8 de julio de 1906, en relación con la escritura y envío de los testimonios.

Se podrá notar que todas estas respuestas, de hecho, el 80 por ciento de ellas se encuentra en el archivo, se escribieron después de la visión del 25 de mayo en la que se le instruyó “que no respondiera a todo lo que se dice y a las dudas”.[xcix][99] Nuevamente la sra. White revisó la cuestión de los edificios de Chicago,[c][100] aunque ya había tratado este tema en 1903.

Elena G. de White no respondió todas las preguntas. Algunas fueron derivadas a su personal, a quienes solicitó que buscaran en declaraciones anteriores sobre el tema para responder a las críticas. W. C. White escribió el 13 de julio de 1906:

Por varios días el hermano Crisler ha estado buscando lo que se ha escrito en años pasados en relación con los contratos y los acuerdos. Pienso que podrá mostrar a mi madre la colección de manuscritos que encontró a comienzos de la próxima semana.[ci][101]

Esto estaba en armonía con la invitación original de la sra. White en la que pedía que “todo se escribiera, y que se enviaría a aquellos que desean eliminar las inquietudes”.[cii][102] (Énfasis añadido.)

Los que enviaron mayor cantidad de preguntas fueron el pastor William S. Sadler y el Dr. Charles E. Stewart. Las preguntas del Dr. Stewart se publicaron eventualmente bajo el título A Response to An Urgent Testimony from Mrs. Ellen G. White [Una respuesta a un testimonio urgente de la sra. Elena G. de White], al que posteriormente se hizo referencia como “The Blue Book” [El libro azul]. Al escribir al Dr. Stewart sobre su serie de objeciones, W. C. White explicó la razón por las que algunas preguntas no recibieron una respuesta personal de la sra. White:

Pero esa porción del documento dirigida a ella, que asume la forma de un ataque a su integridad y a su obra, ella la derivó a sus hermanos para que la respondieran, porque por muchos años se le instruyó que no era parte legítima de su obra el responder los ataques numerosos y violentos que le hayan hecho sus críticos y los enemigos de su obra.[ciii][103]

Esa ha sido la actitud consistente de la sra. White desde los primeros días de su ministerio.[civ][104] Una de las razones por las que algunas cuestiones nunca fueron respondidas por la oficina de Elena G. de White es que la Comisión de la Asociación General había publicado recientemente (mayo de 1906) una refutación a las acusaciones hechas por A. T. Jones contra el Espíritu de Profecía, dando respuestas detalladas a muchas de las mismas preguntas.[cv][105]

El hecho de que la sra. White se comprometiera en responder objeciones después de recibir la visión del 25 de mayo, indica que esa instrucción no anulaba su promesa anterior. Entonces, ¿qué significaba la segunda visión? Exactamente lo que dice:

Un mensajero celestial me indicó que no asumiera la carga de reunir y responder a todos los dichos y dudas que se están colocando en varias mentes. (Énfasis añadido.)

Elena G. de White no debía sentir que era su deber dedicarse a responder aquellas preguntas sin fin de quienes dudaban y que no aceptarían respuestas. Al referirse al mismo consejo divino, escribió el 17 de julio de 1906:

Ahora he sido instruida que no debo ser estorbada en mi obra por aquellos que se ocupan en hacer suposiciones acerca de la naturaleza de ella, cuyas mentes están luchando con tantos problemas intrincados referentes a la supuesta obra de un profeta. Mi misión abarca la obra de un profeta pero no termina allí. Abarca mucho más de lo que puedan comprender las mentes de los que han estado sembrando las semillas de incredulidad.

En respuesta a la obra del enemigo sobre las mentes humanas, debo sembrar la buena semilla. Cuando surgen preguntas sugeridas por Satanás, las removeré si puedo. Pero aquellos que están recolectando las pajitas harían mejor en educar la mente y el corazón para sostener las grandiosas verdades salvadoras que Dios ha dado mediante su humilde mensajera, en lugar de llegar a ser canales mediante los cuales Satanás pueda comunicar duda y levantar cuestionamientos.

Permitir que se creen las imágenes de paja como algo para atacar, es una de las cosas más inútiles a la que alguien se pueda dedicar. Es posible que alguien se eduque a sí mismo para llegar a ser agente de Satanás al distribuir sus sugerencias. Tan pronto como una se aclara, otra se proferirá.

He sido instruida para decir, “El Señor no dejará que mi mente se emplee de esa forma”.[cvi][106]

Elena G. de White concluye su carta con una declaración que sugiere que los problemas que rodean su obra fueron el resultado de un enfoque en las palabras en lugar del mensaje de sus escritos –la misma dificultad en relación con el uso de los escritos inspirados que vemos en la actualidad: Más y más presentaré el mensaje al pueblo en el lenguaje de la Escritura. Entonces si alguien toma las excepciones, tendrá que luchar contra la Biblia.[cvii][107]

[p. 7]

LA PUERTA CERRADA

Por un tiempo los pioneros creyeron que la puerta de la misericordia estaba cerrada en 1844. ¿Se le mostró específicamente a Elena G. de White que era éste el caso?[cviii][108]

La era de la puerta cerrada, en la historia adventista, es fascinante pero compleja. Para comprenderla se requiere sencillamente un conocimiento completo de los eventos de 1844 y de los años que le siguieron. El hecho de que los primeros adventistas concluyeran, al comienzo, que el tiempo de prueba había terminado para el mundo el 22 de octubre de 1844; y que pareciera que la primera visión de Elena G. de White apoya este punto de vista, ha sido usado por más de cien años contra ella por personas que buscan anular la confianza en su obra.

Inmediatamente después de que pasó el tiempo de 1844, aquellos adventistas que creían que la profecía se había cumplido sólo podían concluir que el tiempo de prueba para el mundo se había cerrado el 22 de octubre. Las burlas sacrílegas y los sarcasmos de la gente mundana hicieron que se llegara a estas conclusiones. Aunque la joven Elena Harmon al principio parecía creer que sus visiones confirmaban la posición de la puerta cerrada, posteriormente se dio cuenta que no era éste el caso. En forma consistente sostuvo, no obstante, que la puerta se cerró contra aquellos individuos que habían resistido sus honestas convicciones al rechazar el mensaje de advertencia. Mientras tanto, las referencias, en su primera visión, a los 144.000 dio una pista más amplia de un empuje evangelístico todavía en el futuro.

En 1874, al responder acusaciones hechas sobre este punto, declaró: “Pero nunca tuve una visión de que no se convertirían más pecadores”.[cix][109] Los pioneros que escribían también fueron claros sobre esto. Por ejemplo, Urías Smith escribió dos años después:

Las visiones nunca enseñaron la terminación del tiempo de prueba como algo en el pasado, o que concluyó el día de salvación para los pecadores, denominado por nuestros oponentes como la doctrina de la puerta cerrada.[cx][110]

Los albores de la luz, a comienzos de 1845, en cuanto al traslado del ministerio de Cristo en el santuario celestial que sucedió en 1844, proveyeron finalmente una solución al problema. Los pioneros de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, al buscar luz, vieron una puerta que se cerraba y otra que fue abierta cuando Cristo asumía su ministerio en el Lugar Santísimo del santuario en el cielo. Esta verdad reveladora permitió a nuestros ancestros mantener su confianza en la conducción de Dios en su experiencia pasada, incluso mientras comprendían el concepto de una gran misión que estaba todavía por delante.

Elena G. de White, que pasó por la experiencia, explica esta transición de la comprensión en el libro de 1884, The Spirit of Prophecy [El Espíritu de Profecía], vol. 4, en el capítulo titulado “Una puerta abierta y una cerrada”, y en El conflicto de los siglos, publicado unos pocos años después, en un capítulo titulado “Jesucristo, nuestro Abogado”. Se obtiene un trasfondo esclarecedor leyendo sobre la experiencia en el capítulo 23 “Profecías cumplidas”, y el capítulo 24 “El templo de Dios”. Elena G. de White también dio explicaciones útiles en 1883 en un documento reproducido en Mensajes selectos, vol. 1, capítulo 5, “Una explicación de las primeras declaraciones”.

LOS ASISTENTES LITERARIOS

Con más de mil libros en su biblioteca en el momento de su muerte, ¿cómo pudo la Sra. White haber leído y copiado de todos ellos? ¿No tomaron prestado por ella en alguno de esos libros sus asistentes literarios?[cxi][111]

El hecho es que, en este momento de este proyecto de investigación, hay menos de cien libros de los cuales se tiene una evidencia sólida de préstamo literario. En muchos casos la evidencia involucra sólo un único pasaje breve. The White Lie provee o supone paralelos con sólo 35 fuentes específicas. No obstante, simplemente no hay razón para asumir que Elena G. de White fuera incapaz de leer todos los libros de los cuales se supone que tomó prestado. En verdad, siempre estaba muy ocupada, pero hacía buen uso de su tiempo.

Lo que más importa en este punto es que no hay evidencia de que los asistentes literarios fueran responsables de introducir material de otros autores en los escritos de Elena G. de White. “Hay una cosa que incluso el editor más competente no puede hacer”, escribió Marian Davis, “y es editar un manuscrito antes de que se escriba”.[cxii][112]

Es verdad que unas pocas oraciones de James Wylie aparecen en el capítulo sobre Huss en El Conflicto de los siglos, que no se encuentran en los borradores manuscritos.

Elena G. de White sacó extensamente de Wylie para el borrador manuscrito, pero no sabemos, en las etapas posteriores del escrito, qué pudo haber hecho sobre el capítulo. Además, la edición manuscrita fue enviada inmediatamente a Elena G. de White para su aprobación.

Elena G. de White murió antes de que se terminara Profetas y reyes. ¿No podría ser este libro un ejemplo de cómo los asistentes literarios tomaban prestado por ella?

Para nada. En su artículo, “The Story of Prophets and Kings” [La historia de Profetas y reyes],[cxiii][113] Arturo L. White cita extensamente de la correspondencia de Clarence Crisler, quien brindó asistencia literaria a Elena G. de White para Profetas y reyes. Estas cartas, escritas en el momento en se realizaba el trabajo, indican que en estas cuestiones espirituales, la mente de la sra. White se mantuvo lúcida hasta el fin. Los últimos dos capítulos, que no estaban del todo terminados en el momento de su muerte, fueron completados, no de otros autores, sino de anteriores manuscritos escritos por la sra. White y que estaban en el archivo.

¿Algunos de los asistentes literarios de Elena G. de White se volvieron contra ella y la criticaron?[cxiv][114]

La única asistente literaria que criticó a Elena G. de White fue Fannie Bolton. Todos los documentos y cartas que se conocen en relación con su experiencia con Elena G. de White están publicados en The Fannie Bolton Story: A Collection of Source Documents [La historia de Fannie Bolton: Una colección de fuentes documentales].

Elena G. de White estaba preocupada sobre la inmadurez espiritual de la señorita Bolton desde el primer momento que la empleó. En el transcurso de su trabajo, su experiencia fue muy inestable. Fannie criticaba a la Sra. White, luego, en más de una docena de ocasiones, escribió “confesiones” sobre su proceder equivocado. No obstante, en todo esto, la paciencia de la sra. White fue tan grande que continuó empleando a Fannie a través de todos estos ciclos de crítica y confesión, y cuando en ocasiones la despidió, la volvió a contratar. Finalmente, Fannie dejó el empleo de la sra. White por elección personal.

La acusación de que la sra. White fue criticada también por Mary Clough, otra de sus asistentes literarias, no tiene fundamento en ningún documento de la época, sino que se basa sólo en una declaración de memoria que G. B. Starr registró muchos años después. Mary Clough fue una sobrina de Elena G. de White, pero [p. 12] no era Adventista del Séptimo Día. Fue apartada de la obra de Elena G. de White no por causa de alguna crítica, sino porque escogió no atenerse a las normas de observancia del sábado en ese hogar.

Marian Davis fue una de las asistentes literarias más importantes de la sra. White. ¿Cómo vio ella estos asuntos?

En un momento Marian oyó que Fannie Bolton dijo que había recibido instrucción para “rellenar los puntos” en un testimonio de Elena G. de White y así el testimonio sería en realidad de la señorita Bolton. Marian respondió:

No puedo creer que alguien que ha estado relacionada con la obra de la sra. White pueda hacer semejante declaración. No puedo creer que nadie que esté familiarizada con la forma de escribir de la sra. White pueda siquiera creerlo. La carga que siente cuando se le presenta el caso de un individuo, la intensa presión bajo la que trabaja, a veces levantándose a medianoche para escribir las advertencias que se le dieron, y a menudo escribiendo por días, semanas e incluso meses, una y otra vez en relación con ello, como si no pudiera librarse del sentimiento de responsabilidad por esa alma, -nadie que haya conocido sobre estas experiencias, puede creer que confiaría a otra persona la escritura de un testimonio.

Por más de veinte años he estado relacionada con la obra de la hermana White. Durante ese tiempo, nunca se me ha pedido que escribiera un testimonio por indicación oral, o que rellenara los puntos en asuntos ya escritos.[cxv][115]

¿Cuál era la tarea de los asistentes literarios? ¿Corregían solamente la ortografía y la puntuación?

W. C. White respondió esta pregunta en una carta a una mujer que deseaba saber si los pensamientos y expresiones que leía en las obras publicadas de Elena G. de White eran realmente de la sra. White:

Los secretarios y copistas, que preparan los escritos de mi madre para la imprenta, eliminan las repeticiones para que el asunto pueda entrar dentro del espacio establecido. Corrigen la gramática incorrecta y preparan el asunto para publicar. A veces trasladan sus mejores expresiones de pensamiento de un párrafo a otro, pero no introducen sus propios pensamientos en el asunto. Los pensamientos y expresiones que usted menciona son los propios pensamientos y expresiones de mi madre.[cxvi][116]

Una vez la sra. White se refirió a Marian Davis como quien “compagina los libros”, y luego explica:

Ella hace su trabajo de esta manera: toma mis artículos que han sido publicados en los periódicos, y los pega en libros [hojas] en blanco. También tiene una copia de todas las cartas que escribo. Cuando prepara un capítulo para un libro, Marian recuerda que yo he escrito algo sobre ese punto especial que puede darle más fuerza al asunto. Empieza a buscarlo, y cuando lo encuentra, si ve que da mayor claridad al capítulo, lo añade.

Los libros no son producciones de Marian, sino mi propia producción, recopilados de todos mis escritos.[cxvii][117]

Contrariamente a lo que dice The White Lie, la sra. White estaba controlando sus escritos y lo que se publicaba en su nombre. Dijo:

Volví a leer todo lo que fue copiado [de los borradores manuscritos], para ver si está como debe ser. Leí todo el manuscrito del libro antes de mandarlo al impresor.[cxviii][118]

La cantidad de cartas personas intercambiadas entre los asistentes literarios, W. C. White y Elena G. de White no dejan duda de que ésta era la forma en que se preparaban los libros de la sra. White para publicar.[cxix][119]

NORMAS DE INVESTIGACIÓN DEL PATRIMONIO WHITE

The White Lie está repleto de crítica sobre las normas restrictivas de investigación del Patrimonio de Elena G. de White. ¿Qué está haciendo el Patrimonio White para facilitar la investigación y qué restricciones se imponen?[cxx][120]

En 1982, en el momento en que se publicó The White Lie, la investigación en los materiales no publicados de Elena G. de White estaba regida por las normas de “liberación de manuscritos”. Estas normas llevaban a cabo tres propósitos:

  • Familiarizaban a los líderes de iglesia con materiales que estaban en circulación general.
  • Aseguraba que la carta o porción de la carta que se solicitaba para liberar estuviera acompañada del contexto suficiente como para que su significado fuera claro.
  • Protegía la privacidad de los obreros pioneros y los miembros de iglesia cuyos errores o pecados habían sido revelados en mensajes confidenciales que el Señor le había dado a su mensajera para que se los hiciera llegar.

Al operar bajo esta norma, cada año, cientos de estudiantes realizaban investigaciones en las cartas y manuscritos de Elena G. de White. Cada mes la Junta de Fideicomisarios del Patrimonio White aprobaba “liberar manuscritos” ante la solicitud de estudiantes del seminario y de otras personas alrededor del mundo. Había en operación seis Centros de Investigación de Elena G. de White de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en varias partes del mundo, alentando el estudio en los materiales no publicados de Elena G. de White.

A lo largo de todos los años, desde la década de 1930, cuando los educadores Adventistas del Séptimo Día iniciaban por primera vez sus estudios de posgrado, el personal del Patrimonio White alentó y asistió en la investigación a aquellos que estaban desarrollando sus tesis de master y sus disertaciones doctorales. El reconocimiento de esto se puede encontrar en las páginas introductorias de estos documentos.

En los años posteriores a 1982, seis centros de investigación de Elena G. de White más se establecieron en diferentes partes del mundo y se abrió una tercera oficina filial en el Colegio Oakwood en Huntsville, Alabama. (El Centro de Investigación en la Universidad de Loma Linda llegó a ser una oficina filial en 1985.) Para facilitar más aún la investigación en los materiales no publicados, el Patrimonio White está en el proceso de colocar todas las cartas y manuscritos de Elena G. de White en CD-ROM, como lo ha hecho con todas sus obras publicadas.

¿Por qué no se ha liberado el estudio que hizo Donald McAdam sobre Huss? ¿Qué acerca de un estudio similar que hiciera Ron Graybill de lo que escribió Elena G. de White sobre Martín Lutero?[cxxi][121]

Analysis of Ellen G. White’s Luther Manuscript [Análisis del manuscrito sobre Lutero de Elena G. de White] de Ron Graybill, fue promocionado en el catálogo de Documentos disponibles del Patrimonio White y fue publicado para su distribución general bastante antes de que se publicara The White Lie. El estudio del Dr. McAdam del capítulo sobre Huss en El conflicto de los siglos está también disponible. Lo que no ha sido liberado para su publicación son varias páginas de un borrador manuscrito por Elena G. de White del manuscrito de Huss según lo transcribe el Dr. McAdams. [p. 13] Este material fue enviado a todos los Centros de Investigación de Elena G. de White donde los puede examinar cualquier investigador responsable. La razón de que no se haya publicado es que fue preparado en forma apresurada por Elena G. de White en un momento cuando no estaba del todo bien. El borrador manuscrito es quizás la muestra más pobre que se encuentra disponible de sus documentos manuscritos. Si se publicara, podría dar una imagen distorsionada de la calidad de su trabajo. Su obra sobre el manuscrito de Lutero es más representativa y por lo tanto se ha publicado tanto en su forma facsimilar como en su trascripción a máquina en el estudio de Graybill.

Se acusa de que el Patrimonio White y la iglesia han estado tratando de “cubrir” los préstamos literarios de la sra. White. ¿Qué se sabe de este tema en el pasado y qué se ha compartido con la iglesia?

En 1933, W. C. White y D. E. Robinson del Patrimonio White, prepararon “Brief Statements Regarding the Writings of Ellen G. White” [Declaraciones breves en relación con los escritos de Elena G. de White] que hablaba en forma bastante sincera sobre el uso que hizo Elena G. de White de las fuentes en tanto esas fuentes se conocían en ese momento. En la Escuela Bíblica Avanzada en 1935, W. C. White nuevamente trató el tema, mencionando varias fuentes. Es interesante que se realizó una investigación entre los ministros y maestros que asistieron a la sesión de 1935.[cxxii][122] Se les preguntó qué puntos de la crítica, que llegaban a la oficina de la sra. White, les parecían más importantes. Casi todos ellos deseaban respuestas para la acusación de que algunos de sus primeros escritos habían sido “eliminados”,[cxxiii][123] y varios tenían interés en la predicción de 1856 de que algunos que vivían en la época de Elena G. de White serían trasladados.[cxxiv][124] Sólo la mitad del grupo pensó que sería importante responder a la acusación de plagio. Si éstas actitudes eran típicas, indican que la cuestión del préstamo literario de Elena G. de White no era una cuestión de suma prioridad en la iglesia como ocurre actualmente.

Cientos de ministros asistieron a las clases de A. L. White sobre Orientación Profética en el Seminario Teológico Adventista del Séptimo Día, y a otras escuelas de extensión entre 1956 y 1971, y desde ese tiempo han escuchado el tema según lo trató en el aula Paul Gordon.

Recientemente el folleto de 1933, “Brief Statements” [Breves declaraciones], se distribuyó ampliamente como un suplemento de la Adventist Review [Revista Adventista en inglés], y está actualmente disponible en el Patrimonio de Elena G. de White, como lo están las clases de W. C. White para la Escuela Bíblica Avanzada.

Tres capítulos voluminosos sobre “Literary Borrowing” [Préstamo Literario] se publicaron en 1951 en el libro de F. D. Nichol, Ellen G. White and Her Critics [Elena G. de White y sus críticos]. No obstante, en forma reciente, la extensión del préstamo literario no era conocida por quienes estaban en el Patrimonio de Elena G. de White. Aunque el tema no era estresante, de tiempo en tiempo lo que se sabía se comunicaba a la iglesia, y continuará poniéndose a disposición más información.

LAS CUESTIONES ELEMENTALES

¿Cómo debe una persona decidir si creer en The White Lie o aceptar a Elena G. de White como un genuino receptor del don profético?

Cuando la Majestad del universo creó a los hombres y las mujeres, les concedió el poder de elección. Lo que está en juego es, ¿cómo hacen esa elección? La elección debe basarse, no en un gran despliegue de retórica, sino en el peso de la evidencia. En la cuestión que estamos considerando, enfrentamos, por un lado, varios hechos entremezclados con muchas declaraciones y acusaciones que no tienen apoyo. Por el otro lado, tenemos un cuadro bien documentado del desarrollo de una iglesia fundada sobre la Palabra de Dios y nutrida, guiada y protegida por el Espíritu Santo mediante el don de profecía manifestado en la obra de Elena G. de White, una de sus fundadoras y pioneras.

Cada Adventista del Séptimo Día, del pasado y del presente, ha tenido en algún momento que vérselas con la cuestión: ¿Habló realmente Elena G. de White de parte de Dios como ella y la iglesia lo pretenden? Aceptar esta pretención no es siempre fácil. Después de todo, hay preceptos y consejos en los libros de Elena G. de White que llaman a un cambio en la forma de vivir y de pensar. Hay normas para la buena salud. Hay consejos sobre cómo desarrollar un carácter que representará correctamente al Cristo que nos ha salvado y que nos promete el poder transformador de su Espíritu Santo. El pecado es señalado y reprobado. No es fácil o agradable cambiar nuestra forma de vida. Pero ¿acaso los profetas de Dios, al comunicar sus mensajes, no reprobaron siempre el pecado y llamaron a su pueblo a una norma de vida más elevada?

Al igual que la Biblia, hay cosas en los escritos de Elena G. de White que son “difíciles de entender!” Pero la evidencia de la inspiración de Elena G. de White brilla por todos lados.

¿Qué evidencia hay de la inspiración de Elena G. de White?

La Palabra de Dios nos insta a examinar las pretensiones de quienes profesan hablar en nombre de Dios, y se presentan varias pruebas. Entre ellas, la principal es “Por sus frutos los conoceréis” (Mateo 7:16). Cuando observamos el fruto del ministerio de Elena G. de White, ¿qué notamos en su vida y en las vidas de aquellos que han tomado seriamente sus pretensiones? ¿Cuál es el fruto?

Vemos a un pueblo en la experiencia temprana de la iglesia al que se le da seguridad, se lo estabiliza y unifica en su comprensión del cumplimiento de la profecía y en las posiciones doctrinales –posiciones basadas en la Palabra de Dios, pero testificadas por el Espíritu. Mediante visiones el Señor aclaró qué era la verdad y señaló el error.

Vemos a un pueblo conducido para comprender el gran conflicto de los siglos entre Cristo y Satanás y ver el lugar que ocupan en las escenas finales, y a un pueblo recompensado por su fe y compromiso con Cristo.

Vemos una iglesia que surge con enseñanzas y organización unificadas alrededor del mundo, y un sensación de celeridad en su responsabilidad en las actividades de publicación, médicas y educativas, culminando con una clara visión de la responsabilidad por la predicación evangélica de largo alcance y compromisos financieros sin paralelos para llevarla a cabo.

Vemos a un pueblo feliz en su conocimiento maduro del plan de salvación, confiados en ser aceptos en Cristo, y conscientes del significado del ministerio de nuestro Señor y Salvador en nuestro beneficio en el santuario celestial.

¿Qué motivó a Elena G. de White a servir como mensajera de Dios? ¿Era la fama o la riqueza?

No. Vivió una vida de abnegación. Mientras se sostenía a sí misma y a su obra con el salario de un ministro y con las modestas regalías de sus escritos, no consideró su ingreso como propio. Lo que no era requerido para suplir sus necesidades, lo ponía en la causa a la que servía. En el momento de su muerte, no dejó un gran patrimonio. Incluso financiaba el ingreso potencial de sus producciones literarias con la suma de casi cien mil dólares, para tener medios para publicar sus últimos libros y ayudar en el avance de la causa de Dios. De [p. 14] su experiencia financiera, escribió en un tiempo: “El Señor vio que podía confiarnos sus medios… Continuó derramándolos y nosotros continuamos dándolos”.[cxxv][125]

¿Buscó fama o notoriedad? No. Encontró difícil la vida pública. Agobiada con la responsabilidad de presentar testimonios personales de advertencia y reproche, una vez declaró: “Para mí ha sido difícil dar los mensajes que Dios me ha dado para aquellos que amo”.[cxxvi][126] En otro momento de su ministerio declaró que si se le daba la oportunidad de elegir entre tener otra visión o la tumba, escogería la tumba. Probó la experiencia de la que habla el Maestro de que “No hay profeta sin honra, sino en su propia tierra” (Mateo 13:57).

¿En qué estaba entonces su motivación? Era seguir los mandatos del Señor para servir como su mensajera, sin importar el costo o la recompensa, siempre deseosa por la salvación de las almas para el reino de Dios. Era para escuchar las palabras finales, “Bien hecho”.

¿Qué hay acerca de las producciones literarias de Elena G. de White, su calidad y su fruto?

Se encuentran en el plano más elevado. Sobre este punto, Urías Smith, un editor y compañero de trabajo, declaró:

  1. 1. Tienden a la moralidad más pura. Condenan todo vicio y exhortan la práctica de toda virtud.
  2. 2. Conducen a Cristo. Al igual que la Biblia, lo ponen como la única esperanza y Salvador de la humanidad.
  3. 3. Nos conducen a la Biblia. Ponen a ese Libro como la Palabra de Dios inspirada e inalterable.
  4. 4. Han llevado consuelo y aliento a muchos corazones. Han fortalecido al débil, alentado al enfermo, levantado al abatido. Han producido orden en la confusión, los lugares torcidos se han enderezado y han arrojado luz sobre la oscuridad y las tinieblas.[cxxvii][127]

¿Cómo es que miles han sido llevados al Salvador mediante la lectura de El Deseado de todas las gentes, El camino a Cristo y El conflicto de los siglos? ¿Cómo es que El ministerio de curación, publicado en 1905, nunca ha tenido que ser revisado mientras que los libros médicos no sobreviven una década o dos?

A la muerte de Elena G. de White, el serio periódico semanal, The Independent [El independiente], publicado en la ciudad de Nueva York, presentó los puntos más destacados de la experiencia de Elena G. de White en un artículo titulado “An American Prophetess” [Una profetiza americana]. Luego al hablar de los frutos de su ministerio en la iglesia Adventista del Séptimo Día, el periódico declara:

Esas enseñanzas estaban basadas en la doctrina de la inspiración más estricta de las Escrituras. Los Adventistas del Séptimo Día no podían haber llegado a ser en ninguna otra forma. Y el don de profecía se debía esperar como una promesa para la “iglesia remanente” que se había mantenido en la verdad. Esta fe dio gran pureza de vida y celo incesante. Ningún cuerpo de cristianos los excede en carácter moral y fervor religioso.[cxxviii][128]

¿Qué en cuanto al ministerio público de Elena G. de White?

Los registros muestran que ella era una oradora pública muy buscada, tanto dentro como fuera de la filas de los adventistas. A menudo era la oradora durante los sábados de mañana en las sesiones de la Asociación General, dirigiéndose a miles de personas mientras permanecía ante ellos sin ninguna nota, y era la oradora favorita de los retiros campestres temporada tras temporada.

En las reuniones evangelísticas en Estados Unidos y fuera de Estados Unidos podía mantener la atención de su auditorio, a menudo no adventistas en su mayoría, atrapando el interés por una hora u hora y media, casi siempre hablando sin notas. En 1876, antes de que existieran los días en que se usaran los sistemas electrónicos para hablar al público, se dirigió a cerca de veinte mil personas que se reunieron en el retiro campestre en Groveland, Massachussets, y logró que su audiencia la escuchara. Al finalizar la reunión, fue invitada a ir a una ciudad cercana para que, a la mañana siguiente, hablara ante una gran reunión pro temperancia en un salón público.

¿Qué de Elena G. de White como una consejera muy buscada?

Los dirigentes de iglesia desde el presidente de la asociación local y los gerentes institucionales hasta el presidente de la Asociación General, ya sea por carta o en forma personal, se acercaban a ella para pedir consejo y orientación para enfrentar sus responsabilidades, y para hacer decisiones importantes. No tenía un libro con respuestas al cual recurrir. Las áreas de discusión se ampliaban. Nunca fueron chasqueados en los resultados de seguir el consejo que recibieron de sus labios o su pluma.

Después de relatar una experiencia de prosperidad que se produjo en el trabajo cuando se siguieron los consejos del Señor dados mediante Elena G. de White, A. G. Daniells, por muchos años presidente de la Asociación General, exclamó:

En todo esto vemos el gran valor del Espíritu de Profecía para el pueblo y la causa de Dios. Otorga luz y comprensión más allá de la comprensión de los hombres. Nos orienta sobre los grandes proyectos de los cuales nos retraeríamos porque no vemos el futuro ni la plena importancia de lo que estamos llamados a realizar.[cxxix][129]

El pastor Daniells, hacia el fin de su vida, dio este solemne testimonio:

Durante este año, 1935, la sra. White hace 20 años que descansa en el Señor, mientras yo me he seguido esforzando. Tuve la oportunidad de observar directamente por veintitrés años su vida de trabajo. Desde su muerte, he tenido veinte años adicionales para la reflexión cuidadosa y el estudio de esa vida y sus frutos.

Ahora, a una edad avanzada, con la restricción de expresar únicamente la verdad seria y honesta, puedo decir que es mi profunda convicción que la vida de la sra. White trasciende por lejos la vida de cualquiera que haya conocido o con quien me haya relacionado. Era siempre agradable, alegre y animosa. Nunca fue descuidada, petulante o chabacana en ninguna forma en la conversación o la manera de vivir. Era la personificación del fervor serio en relación con las cosas del reino. Ni una vez la oí presumir del don de la gracia que Dios derramó sobre ella, o de los maravillosos resultados de sus labores. Se regocijó en el fruto, pero dio toda la gloria a Él quien obraba mediante ella.[cxxx][130]

LA ELECCIÓN ES NUESTRA

Por tanto, al concedernos Dios el poder de elegir, y con las evidencias ante nosotros, como Adventistas del Séptimo Día debemos tomar nuestra decisión. El Señor dio evidencia suficiente para todos los que deseen conocer la verdad, pero nunca obligará a nadie a creer. Debemos reflexionar cuidadosamente en las palabras:

Dios no se propone evitarnos toda oportunidad de ser incrédulos. El da evidencias, que deben ser investigadas cuidadosamente con mente humilde y espíritu susceptible de ser enseñado; y todos deben decidir por el peso de la evidencia. Dios da suficiente evidencia para que pueda creer el espíritu sincero; pero el que se aparta del peso de la evidencia porque hay unas pocas cosas que su entendimiento finito no puede aclarar, será dejado en la atmósfera fría y helada de la incredulidad y de la duda, y perderá su fe.[cxxxi][131]

George I. Butler resumió la influencia positiva de las visiones de Elena G. de White sobre la iglesia:

Siempre han sido tenidos en gran estima por los más celosos y humildes entre nuestro pueblo. Han ejercido una influencia orientadora entre nosotros desde el comienzo. Han llamado primero la atención a cada cambio importante que hemos hecho para avanzar. Nuestra obra de publicaciones, el movimiento de salud y temperancia, el Colegio, y la causa de la educación avanzada, los emprendimientos misioneros, y muchos otros puntos importantes, le deben ampliamente su eficiencia a esta influencia. Hemos encontrado, en una experiencia prolongada, variada y en algunos casos triste, el valor de su consejo. Cuando los hemos seguido, hemos prosperado; cuando los hemos dejado de lado, hemos sufrido una gran pérdida.[cxxxii][132]

BIBLIOGRAFÍA DE CONSULTA

[Nota: Los documentos que figuran a continuación con un doble asterisco (**) estaban disponibles en el momento en que se publicó este trabajo en 1981, pero se agotaron. No obstante, se están preparando para que se los pueda ver en este sitio.]

“Addresses to Faculty and Students at the 1935 Advanced Bible School” [Sermones al personal y estudiantes en la Escuela Bíblica Avanzada en 1935], por W. C. White. Titulado comúnmente, “How Ellen White’s Books Were Written” [Cómo se escribieron los libros de Elena G. de White]. 37 pp. U$S 1.50.

** “Analysis of Ellen G. White’s Luther Manuscript” [Análisis del manuscrito de Elena G. de White sobre Lutero], por Ron Graybill. 31 pp.

“A Bibliography of E. G. White’s Private and Office Libraries” [Una bibliografía de las bibliotecas de la oficina y privada de Elena G. de White]. Compilado por Warren H. Johns, Tim Poirier y Ron Graybill. Esta bibliografía se construyó de los inventarios que se hicieron de las bibliotecas de la oficina y privada de Elena G. de White en el momento de su muerte en 1915. 63 pp. U$S 2.00.

“Brief Statements Regarding the Writings of Ellen G. White” [Breves declaraciones en relación con los escritos de Elena G. de White], por W. C. White y D. E. Robinson. 16 pp. U$S 0.80.

“Common or Unispired Writings” [Escritos communes y no inspirados], por Arturo L. White. 6 pp. U$S 0.30.

** “A Comparison of Attitudes Between Those Who Read Ellen White and Those Who Do Not” [Comparación de las actitudes entre quienes leen a Elena G. de White y quienes no la leen], por Roger L. Dudley y Des Cummings (h), 45 pp.

** “Did The Great Controversy Contain Stolen Illustrations?” [¿Contenía El conflicto de los siglos ilustraciones robadas?] por Ron Graybill. 2 pp.

** “Ellen G. White’s Literary Work: An Update”, por Ron Graybill. Una transcripción editada de una cinta de grabación de charlas en meditaciones matutinas por Ron Graybill en la Asociación General, 15-19 de noviembre de 1981. (marzo, 1982, Aspire Tape Club Selection). 45 pp.

“Ellen G. White and the Shut Door” [Elena G. de White y la puerta cerrada]

  1. a. Una declaración preparada por Arturo L. White. 62 pp. U$S 2.00.
  2. b. Diez artículos de la Review and Herald por George I. Butler relatando los inicios del movimiento adventista. 20 pp. U$S 1.00.

** “Ellen White’s Theological and Literary Indebtedness to Calvin Store” [La deuda teológica y literaria de Elena G. de White con Calvin Stowe], por David Neff. 22 pp.

** “Ellen G. White’s Use of Uninspired Sources” [El uso que hace Elena G. de White de fuentes no inspiradas], por R. W. Olson. 19 pp.

“The Fannie Bolton Story: A Collection of Source Documents” [La historia de Fannie Bolton: Una colección de fuentes documentales]. Se reúnen en esta colección completa todas las cartas conocidas de Elena G. de White, Fannie Bolton y los colegas que han tenido que ver con la obra de Fannie Bolton para Elena G. de White, y sus actitudes hacia esa obra. 128 pp. U$S 3.50.

** “Henry Melvill and Ellen G. White: A Study in Literary and Theological Relationships” [Henry Melvill y Elena G. de White: Un estudio de la relaciones teológicas y literarias]. Un informe interno de un proyecto de estudio cooperativo por Ron Graybill, Warren H. Johns y Tim Poirier, en el cual se examina el uso selectivo de Elena G. de White del libro de sermones del clérigo anglicano Henry Melvill. 107 pp.

** “The History of the Discovery of Literary Borrowing” [La historia del descubrimiento del préstamo literario], por Warren H. Johns. 3 pp.

“How The Desire of Ages Was Written” [Como se escribió El Deseado de todas las gentes]. Una colección de fuentes documentales relacionados con la redacción de El Deseado de todas las gentes. 47 pp. U$S 1.00.

“Inspiration and the Ellen G. White Writings” [La inspiración y los escritos de Elena G. de White], por Arturo L. White. Una reimpresión de artículos publicados en la Adventist Review sobre el tema de inpiración y los escritos de Elena G. de White de la serie de “El conflicto de los siglos”. 39 pp. U$S 1.60.

** “The Literary Relationship Between The Desire of Ages by Ellen G. White and The Life of Christ by William Hanna, Parts I & II” [La relación literaria entre El Deseado de todas las gentes por Elena G. de White y La vida de Cristo de William Hanna, partes I y II], por Raymond F. Cottrell y Walter F. Specht. 85 pp.

** “Memorandum de la Ley sobre los Derechos de Propiedad Literaria 1790-1915”, por Vincent Ramik. Disponible en el Patrimonio de Elena G. de White.

“The 1907 Interview with John Harvey Kellogg” [La entrevista de 1907 con John Harvey Kellog], por Tim Poirier. Una revision de algunas de las acusaciones hechas por el Dr. Kelloggs contra los testimonios, incluyendo los “edificios de Chicago”. 11 pp. U$S 0.50.

** “The 1919 Bible Conference and Bible and History Teacher’s Council” [La conferencia bíblica de 1919 y el concilio de los profesores de Biblia e Historia], por R. W. Olson. 10 pp.

“101 Preguntas sobre el santuario y Elena G. de White”, por R. W. Olson. (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana).

“Documentos de la puerta cerrada”. Declaraciones en relación a la puerta cerrada, por Elena G. de White y otros pioneros adventistas. Arreglados en forma cronológica desde 1844 a 1851. Compilado por Robert W. Olson.

“Sources or Aids –Why Did Ellen G. White Borrow?” [Fuentes o ayudas -¿Por qué tomó prestado Elena G. de White?], por Paul Gordon. 14 pp. U$S 0.50.

** “To Those Who Are Perplexed…” [A quienes están perplejos…]. Respuesta de Elena G. de White a preguntas que levantaron sus críticos, incluyendo “El libro azul”. Por Tim Poirier. 4 pp.

“Was Ellen G. White a Plagiarist?” [¿Fue Elena G. de White una plagiaria?]. Una reimpresión de artículos publicados en la Adventist Review, 17 de septiembre de 1981, descripción de una entrevista con el abogado Vincent L. Ramik. 8p. U$S 0.50.

Se pueden obtener copias de estos documentos en el Patrimonio de Elena G. de White, 12501 Old Columbia Pike, Silver Spring, MD 20904, por U$S 1.00.

[i][1] Des Cummings (h) y Roger L. Dudley, “A Comparison of The Christian Attitudes and Behaviours Between Those Adventist Church Members Who Regularly Read Ellen White Books and Those Who Do Not” [Una comparación de las actitudes y los comportamientos cristianos entre aquellos adventistas miembros de iglesia que leen regularmente los libros de Elena G. de White y aquellos que no lo hacen], abril de 1982. Disponible en el Patrimonio de Elena G. de White.

[ii][2] Walter T. Rea, The White Lie (Turlock, California: M & R Publications, 1982), 409 pp.

[iii][3] Ibíd., p. 191.

[iv][4] Ibíd., p. 32.

[v][5] Ibíd., p. 35.

[vi][6] Ibíd., p. 38.

[vii][7] Ibíd., p. 45.

[viii][8] Véase “Ellen G. White Book and Pamphlet Titles” [Títulos de libros y folletos de Elena G. de White], abril de 1982. Disponible en el Patrimonio de Elena G. de White.

[ix][9] Véase Neal C. Wilson, “This I Relieve About Ellen G. White” [Esto creo sobre Elena G. de White], Adventist Review [Revista Adventista en ingles, abreviada de ahora en más como AR], 20 de marzo de 1980, pp. 8-10.

[x][10] Ministry, junio 1982, pp. 4-19.

[xi][11] Véase Robert M. Fowler, “Using Literary Criticism on the Gospels” [El uso de la crítica literaria con los Evangelios], The Christian Century [Siglo cristiano], 26 de mayo de 1982, pp. 626-629.

[xii][12] The White Lie, p. 136.

[xiii][13] Ibíd., p. 203, menciona la acusación, pero no el trasfondo histórico. Véase Ron Graybill, “D. M. Canright in Healdsburg: The Genesis of the Plagiarism Charge” [D. M. Canright en Healdsburg: El inicio de la acusación de plagio], Insight [Perspectivas], 21 de octubre de 1980, pp. 7-10.

[xiv][14] En relación con Bunyan, véase William York Tindall, John Bunyan: Mechanick Preacher [Juan Bunyan: Predicador talentoso] (Nueva York: Russel & Russel, Inc., 1964), pp. 194. En cuanto a Wesley, véase Donal H. Kirkham, “John Wesley’s ‘Calm Address’: The Response of the Critics” [“‘El sermón de la calma’ de Juan Wesley: La respuesta de los críticos”], Methodist History [Historia Metodista], octubre de 1975, pp. 13-23.

[xv][15] Citado en Joseph P. Lash, Helen and Teacher [Helena y la maestra] (Nueva York: Delacorte Press/Seymour Lawrence, 1980), p. 146.

[xvi][16] Véase George Harvary, “Notes and Queries” [Notas e inquietudes], American Literature [Literatura americana], noviembre de 1966, pp. 365-372.

[xvii][17] The Whie Lie, p. 224. Véase [Urías Smith], Review and Herald [Revista y Heraldo, citado en adelante como RH], 6 de septiembre de 1864, p. 120.

[xviii][18] Véase Merwin T. Thurber, “Uriah Smith and the Charge of Plagiarism” [Urías Smith y la acusación de plagio], Ministry, junio de 1945, pp. 15, 16.

[xix][19] The White Lie, pp. 110, 112.

[xx][20] D. E. Robinson y W. C. White, “Brief Statements Regarding the Writings of Ellen G. White” [Breves declaraciones sobre los escritos de Elena G. de White] (Santa Helena, California, oficina de “Elmshaven”, agosto de 1933, reimpreso en 1981), p. 11. Reimpresión disponible en el Patrimonio de Elena G. de White.

[xxi][21] Citado de Francis D. Nichol, Ellen G. White and Her Critics [Elena G. de White y sus críticos] (Washington, D. C.: Review and Herald, 1951), pp. 455-457.

[xxii][22] Véase “Was Ellen G. White a Plagiarist?” [¿Fue Elena G. de White una plagiaria?], una reimpresión de artículos publicados en la AR, 17 de septiembre de 1981. Disponible en el Patrimonio de Elena G. de White. Véase también la nota 38 más adelante en este trabajo.

[xxiii][23] The White Lie, pp. 77-81.

[xxiv][24] Ibíd., pp. 147-161.

[xxv][25] E. S. Ballenger, ed., The Gathering Call, septiembre de 1932, pp. 19, 20.

[xxvi][26] Véase Ron Graybill, “Did The Great Controversy Contain Stolen Illustrations?” [¿Contiene El conflicto de los siglos ilustraciones robadas?]. Disponible en el Patrimonio de Elena G. de White.

[xxvii][27] The White Lie, pp. 136, 137, 200, 222-224, 363-365, 371-373.

[xxviii][28] “Brief Statements”, p. 7.

[xxix][29] Elena G. de White, El conflicto de los siglos, p. 14.

[xxx][30] Ron Graybill, “Analysis of E. G. White’s Luther Manuscript” [Análisis del manuscrito sobre Lutero de Elena G. de White], p. 1. Disponible en el Patrimonio de Elena G. de White.

[xxxi][31] The White Lie, pp. 112, 120, 127, 167, 200.

[xxxii][32] Elena G. de White, “Testimonials” [Testimoniales], Signs of the Times [Señales de los tiempos], 22 de febrero de 1883, p. 96.

[xxxiii][33] Elena G. de White, “Holiday Gifts” [Regalos navideños], RH, 26 de diciembre de 1882, p. 789.

[xxxiv][34] Véase por ejemplo, Elena G. de White, “Proper Education” [La educación apropiada], The Health Reformer, julio de 1873, p. 221, donde dice: Estoy disfrutando de encontrar lo siguiente en esa invaluable obra titulada The Young Lady’s Counselor [El consejero de las jóvenes señoritas], por el reverendo Daniel Wise, A. M.; se puede obtener en cualquier librería Metodista [sic].

[xxxv][35] Carta 7, 1894.

[xxxvi][36] Manuscrito 25, 1890.

[xxxvii][37] “Brief Statements”, p. 8.

[xxxviii][38] Véase Vincent L. Ramik, “Memorandum de la Ley sobre los Derechos de Propiedad Literaria 1790-1915”, pp. 5-7. En Green V. Bishop (1858) la decisión de la corte declaró que “todas las autoridades… confirman la doctrina de que si se toma mucho como para que el valor del original sea sensible y materialmente menoscabado, o que los trabajos del autor original sean sustancialmente apropiados por otra persona en una extensión que ocasione daño, que tal uso o apropiación es suficiente para la ley como para sostener el caso”. El informe completo de Ramik está disponible en el Patrimonio de Elena G. de White.

[xxxix][39] The White Lie, pp. 50, 70, 115.

[xl][40] Manuscrito 7, 1867, véase además Elena G. de White, “Questions and Answers” [Preguntas y respuestas], RH, 30 (8 de octubre de 1867), p. 260.

[xli][41] Ibíd. [Véase Mensajes selectos, vol. 1, p. 41.]

[xlii][42] Elena G. de White, Testimonies for the Church [Testimonios para la iglesia], vol. 5, p. 67. [Veáse también Joyas de los testimonios, vol. 2, p. 26.]

[xliii][43] Carta 37, 1887.

[xliv][44] The White Lie, pp. 53, 391.

[xlv][45] Ron Graybill, “The ‘I Saw’ Parallels in Ellen White’s Writing” [Los paralelos de “Vi” en los escritos de Elena G. de White], AR, 29 de julio de 1982, pp. 4-6.

[xlvi][46] Arturo L. White, Ellen G. White: The Early Elmashaven Years [Elena G. de White: Los primeros años en Elmshaven] (Washington: D.C.: Review and Herald, 1981), p. 301.

[xlvii][47] The White Lie, pp. 46, 139.

[xlviii][48] Véase Comentario bíblico Adventista del Séptimo Día, vol. 7, pp. 723, 725, 726. Robert W. Olson, 101 preguntas sobre el Santuario y sobre Elena G. de White, pp. 116-119.

[xlix][49] The White Lie, p. 139.

[l][50] Véase W. C. White, “El conflicto de los siglos Edición de 1911”, en Elena G. de White, Mensajes selectos, vol. 3, pp. 494-508; Ron Graybill, “How Did Mrs. White Choose and Use Her Historical Sources” [Cómo escogió y usó la sra. White sus fuentes históricas], Spectrum, Summer 1972, pp. 49-53.

[li][51] The White Lie, pp. 200-204.

[lii][52] Elena G. de White, Mensajes selectos, vol. 1, p. 43.

[liii][53] Arturo L. White, The Ellen G. White Writings [Los escritos de Elena G. de White] (Washington, D.C.: Review and Herald, 1973), pp. 46, 47; Comprehensive Index to the Writings of Ellen G. White [Índice completo de los escritos de Elena G. de White], vol. 1 (Mountain View, California: Pacific Press, 1962), p. 182.

[liv][54] The White Lie, pp. 200, 201.

[lv][55] Urías Smith, “Personal”, RH Extra, 22 de noviembre de 1887, p. 15.

[lvi][56] The White Lie, pp. 33, 66, 133, 200.

[lvii][57] Elizabeth Burgeson, “A Comparative Study of the Fall of Man as Treated by John Milton and Ellen G. White” [Un estudio comparativo de la caída del hombre según la tratan John Milton y Elena G. de White] (Tesis de Master, Pacific Union Collage, 1957). Burgeson nota las similitudes entre Elena G. de White y John Milton en relación con información extra bíblica, y se pregunta por qué dos autores, que viven distanciados unos doscientos años, estarían de acuerdo. Pero a menos que se demuestre una dependencia literaria, no se puede decir que la sra. White realmente leyó el poema de Milton. Las ideas de Milton, el gran poeta puritano, impregnó la teología de Nueva Inglaterra por generaciones. El hecho de que la sra. White use una frase de Milton en La educación, p. 150 (como lo menciona A. L. White, “Suplement to the Reprint Edition: Ellen G. White’s Portrayal of the Great Controversy Story” [Suplemento a la edición reimpresa: Descripción de Elena G. de White de la historia del gran conflicto] en Elena G. de White, Spirit of Prophecy [Espíritu de Profecía], vol. 4 [Washington, D.C.: Review and Herald, reimpresión 1969], p. 536), no indica en sí misma una dependencia literaria, pues la líneas memorables de Milton eran tan comunes en su tiempo como las de Shakespeare.

[lviii][58] J. N. y Angeline Andrews a Jaime y Elena White, 2 de febrero de 1862, citado en Ron Graybill, “John Nevins Andrews as a Family Man” [John Nevins Andrews como un hombre de familia], p. 16.

[lix][59] J. N. Andrews, “The Labors of Bro. And Sr. White” [Los trabajos del hermano y la hermana White], RH, 3 de marzo de 1868, p. 184.

[lx][60] J. N. Andrews, “Our Use of the Visions of Sr. White” [Nuestro uso de las visiones de la hermana White], RH, 15 de febrero de 1870, p. 65.

[lxi][61] The White Lie, pp. 114, 202.

[lxii][62] Véase “Veteran Chief of Adventist Attacks Foes” [El jefe veterano de los adventistas ataca a los adversarios] y “Acrid Debate Change [sic] Leader” [Un ácido debate cambia a un líder], San Francisco Chronicle, c. 23 de mayo de 1922; Claude Colmes a A. G. Daniells, 1 de mayo de 1922 (carta abierta); “An Interview with J. S. Washburn” [Una entrevista con J. S. Washburn], 4 de junio de 1950, Archivos de documentos del Patrimonio White, DF Nº 242; J. S. Washburn a A. L. White, 7 de octubre de 1948; “General Conference Proceedings: Seventeenth Meeting” [Actas de la Asociación General: Décimo séptima reunión], RH, 24 de mayo de 1922, p. 228.

[lxiii][63] “Parting Interview Between W. C. White and A. G. Daniells” [Parte de una entrevista entre W. C. White y A. G. Daniells], 20 de marzo de 1935, Archivo de documento del Patrimonio White, DF Nº 312-c.

[lxiv][64] The White Lie, pp. 119, 203.

[lxv][65] El Espíritu Santo exalta y glorifica al Salvador. Es su oficio presentar a Cristo… Elena G. de White, El camino a Cristo (Chicago, Illinois: Fleming H. Revell Co., 1982), p. 105, en la edición estándar, p. 91. [En este párrafo seleccionado se usa la palabra “his” que es el pronombre posesivo en inglés para la tercera persona singular del género masculino.]

[lxvi][66] The White Lie, p. 203, identifica a Lacey como un maestro de Biblia en cinco colegios adventistas. No obstante, no era el maestro de Biblia de Avondale en el momento en que ocurrieron estos incidentes.

[lxvii][67] H. C. Lacey a Samuel Kaplan, 24 de julio de 1936.

[lxviii][68] Ibíd.

[lxix][69] The White Lie, p. 199.

[lxx][70] Declaración hecha por W. C. White ante el concilio de la Asociación General, 30 de octubre de 1911, citado en Elena G. de White, Mensajes selectos, vol. 3, p. 499.

[lxxi][71] Creemos que la luz dada por Dios a sus siervos es por la iluminación de la mente, así se imparte a los pensamientos, y no (excepto en casos raros) a las mismas palabras con las cuales las ideas se deben expresar… RH, 27 denoviembre de 1883, p. 741.

[lxxii][72] W. C. White a L. E. Froom, 8 de enero de 1928, citado en Mensajes selectos, vol. 3, 519.

[lxxiii][73] The White Lie, pp. 124, 34, 59, 96.

[lxxiv][74] Elena G. de White, El conflicto de los siglos, pp. 7, 10, 11.

[lxxv][75] Ibíd., pp. 10, 11.

[lxxvi][76] Jaime White, A Word to the Little Flock [Una palabra al pequeño rebaño] (1846), p. 13.

[lxxvii][77] Urías Smith, “Do We Discard the Bible by Endorsing the Visions?” [¿Descartamos la Biblia al apoyar las visiones?], RH, 13 de enero de 1863, p. 52. Smith continúa probando que la Biblia enseña la continuidad de los dones en los últimos días, obligándonos a aceptar esas manifestaciones genuinas si verdaderamente estamos basados en la Biblia, y sólo la Biblia.

[lxxviii][78] Elena G. de White, Mensajes selectos, vol. 1, p. 43.

[lxxix][79] Carta 27, 1876.

[lxxx][80] Elena G. de White, Sketches from the Life of Paul [Reseñas de la vida de Pablo], p. 214.

[lxxxi][81] W. C. White según se cita en Elena G. de White, Mensajes selectos, vol. 3, p. 528.

[lxxxii][82] W. C. White, Ibíd., p. 510.

[lxxxiii][83] Elena G. de White, Mensajes selectos, vol. 3, pp. 53-98.

[lxxxiv][84] The White Lie, pp. 32, 34, 37, 57, 138, 141, 164, 271.

[lxxxv][85] Véase Patrimonio de Elena G. de White, Medical Science and the Spirit of Prophecy [La ciencia médica y el Espíritu de Profecía] (Washington, D. C.: Review and Herald, 1971), para más información sobre este tema.

[lxxxvi][86] Elena G. de White, Mensajes selectos, vol. 1, p. 18, c.f. Henry Melvill, Sermons [Sermones] (Nueva York: Stanford and Swords, 1844), p. 131.

[lxxxvii][87] Ron Graybill, “Ellen G. White’s Literary Work: An Update” [La obra literaria de Elena G. de White: Actualización], pp. 31, 32.

[lxxxviii][88] The White Lie, pp. 170, 208, 211-213.

[lxxxix][89] Elena G. de White, Notas biográficas, p. 98.

[xc][90] Nichol, op. cit., pp. 57, 58.

[xci][91] The White Lie, p. 47.

[xcii][92] Véase W. C. White, “Sketches and Memories of James and Ellen G. White” [Notas y memorias de Jaime y Elena G. de White], RH, 14 de marzo de 1935, p. 10; A. W. Spalding, Origin and History of Seventh-day Adventists [Origen y Historia de los Adventistas del Séptimo Día], vol. 1 (Washington, D.c.: Review and Herald, 1961), p. 78, nota 13.

[xciii][93] George Thomas Little, The Descendants of George Little [Los descendientes de George Little] (Auburn, Me.: The Author, 1882), pp. 290, 291.

[xciv][94] The White Lie, pp. 60, 170.

[xcv][95] Carta 120, 1906.

[xcvi][96] Manuscrito 61, 1906.

[xcvii][97] Carta 180, 1906.

[xcviii][98] Véase Elena G. de White, “A Messenger” [Una mensajera], RH, 26 de julio de 1906, pp. 8, 9; “Hold Fast the Beginning of Your Confidence” [Mantenga firme el origen de su confianza], Ibíd., 9 de agosto de 1906, p. 8; “Correct Views Concerning the Testimonies” [Puntos de vista correctos en relación con los testimonios], Ibíd., 30 de agosto de 1906, pp. 8, 9 y 6 de septiembre de 1906, pp. 7, 8.

[xcix][99] Manuscrito 61, 1906.

[c][100] Manuscrito 33, 1906.

[ci][101] W. C. White a los pastores Daniells, Prescott e Irwin, 13 de julio de 1906.

[cii][102] Carta 120, 1906.

[ciii][103] W. C. White a C. E. Stewart, 9 de junio de 1907.

[civ][104] Véase Elena G. de White, “Our Present Position” [Nuestra posición actual], RH, 28 de agosto de 1883, pp. 1, 2.

[cv][105] A Statement Refuting Charges Made by A. T. Jones Against the Spirit of Prophecy and the Plan of Organization of the Seventh-day Adventist Denomination [Declaración para refutar las acusaciones hechas por A. T. Jones contra el Espíritu de Profecía y el plan de organización de la denominación Adventista del Séptimo Día] (Washington, D.C.: General Conference Committee, mayo 1906).

[cvi][106] Carta 224, 1906.

[cvii][107] Ibíd.

[cviii][108] The White Lie, pp. 37-43.

[cix][109] Elena G. de White, Mensajes selectos, vol. 1, p. 84.

[cx][110] Urías Smith, “‘Wroth with the Woman.’ Rev. 12:17” [‘Enojo contra la mujer’, Apo 12:17], RH, 17 de agosto de 1876, p. 60.

[cxi][111] The White Lie, p. 281.

[cxii][112] Marian Davis a W. C. White, 9 de agosto de 1897.

[cxiii][113] Arturo L. White, “The Story of Prophets and Kings” [La historia de Profetas y reyes], RH, 25 de junio de 1981, pp. 10-13.

[cxiv][114] The White Lie, pp. 116, 201, 202.

[cxv][115] Marian Davis a G. A. Irwin 23 de abril de 1900.

[cxvi][116] W. C. White a Julia Malcolm, 10 de diciembre de 1894.

[cxvii][117] Elena G. de White, Mensajes selectos, vol. 3, pp. 101, 102.

[cxviii][118] Ibíd., p. 101.

[cxix][119] Véase “How The Desire of Ages was Written” [Cómo se escribió El Deseado de todas las gentes], por una extensa colección de la correspondencia. Disponible en el Patrimonio de Elena G. de White.

[cxx][120] The White Lie, pp. 32, 59, 84, 87, 163, 197, 198, 200, 205, 218.

[cxxi][121] The White Lie, pp. 84, 85, 164.

[cxxii][122] Tim Poirier, “Results of a Survey Conducted at the 1935 Advanced Bible School” [Resultados de una investigación llevada a cabo en la Escuela de Biblia Avanzada de 1935]. Disponible en el Patrimonio de Elena G. de White.

[cxxiii][123] Las acusaciones de eliminación en la década de 1930 se relacionó particularmente con Spiritual Gifts [Dones espirituales], vol. 1, y A Word to the Little Flock [Una palabra al pequeño rebaño]. Ambas publicaciones tempranas han sido reimpresas y están disponibles en Adventist Book Centers [Centros de libros adventistas].

[cxxiv][124] Elena G. de White proporciona una solución a esta dificultad en Mensajes selectos, vol. 1, pp. 75-78.

[cxxv][125] Manuscrito 3, 1888.

[cxxvi][126] Carta 59, 1895.

[cxxvii][127] Urías Smith, “The Visions –Objections Answered” [Las visiones: objeciones respondidas], RH, 12 de junio de 1866, p. 9.

[cxxviii][128] The Independent, 23 de agosto de 1915, pp. 249, 250.

[cxxix][129] A. G. Daniells, The Abiding Gift of Prophecy [El permanente Don de Profecía] (Washington, D. C.: Review and Herald, 1936), p. 321.

[cxxx][130] Ibíd., p. 368.

[cxxxi][131] Elena G. de White, Testimonies for the Church [Testimonios para la iglesia], vol. 5, pp. 675, 676. [Véase también Joyas de los testimonios, vol. 2, p. 290].

[cxxxii][132] George I. Butler, “The Visions” [Las visiones], RH Suplement, 14 de agosto de 1883, pp. 11, 12 citado en Witness of the Pioneers Concerning the Spirit of Prophecy [Testimonios de los pioneros en relación con el Espíritu de Profecía] (Washington, D.C.: Review and Herald, 1961), p. 48.




El informe de Ramik: memorandum de la ley: derechos de propiedad literaria de 1790 a 1915


14 de agosto, 1981

OFICINAS LEGALES

DILLER, RAMIK & WIGHT, LTD.

CAUSAS DE PATENTES Y REGISTROS DE MARCAS

WESTBRIDGE SUITE 675

2550 M STREET, N. W.

WASHINGTON, D.C. 20037

DONALD M. WIGHT

1901-1976

VINCENT L. RAMIK

JOHN P. SNYDER

AGENTES DE PATENTES

CHARLES J. DILLER

CONSULTOR

TELÉFONO: 202-223-4466

TELEX: 64102 JONROY

CABLE: MASPOR

14 de agosto, 1981

MEMORANDUM DE LA LEY

SOBRE LOS DERECHOS DE PROPIEDAD LITERARIA

1790-1915

HISTORIA ANTERIOR

“El derecho de un autor, independientemente de su estatus, en relación con su propia producción y el control de su publicación, parece haber sido reconocido por la ley común”.[1][1] “Según la ley común, un autor tiene propiedad sobre su manuscrito y puede requerir justicia contra cualquiera que lo tome para obtener ganancias de su publicación sin la autorización del autor. Wheaton v. Peters, 33 U.S. (8 Pet.) 591, 659 (1834)”.[2][2]

“Hubo mucha discusión en Inglaterra en cuanto a cómo esta ley común reconocía esta propiedad en el derecho de autor antes del Estatuto de Anne”.[3][3] No fue sino “hasta el octavo año de la Reina Anne, cuando se dictó sentencia sobre la primera ley de derecho de autor, dando a los autores un monopolio en las publicaciones de sus obras por un período de catorce a veintiocho años. No obstante, esta sentencia, sin embargo, los tribunales de cancillerías continuaron sosteniendo que, por la ley común e independientemente de la legislación, había una propiedad de duración ilimitada en los libros impresos… en conformidad con la Casa de los Lores… que declaraba que el derecho de la ley común había sido eliminado del estatuto de Anne, y que los autores fueron limitados en su monopolio por la sentencia”.[4][4] Mientras que la propiedad de estas decisiones (Donaldsons v. Becket, 4 Burr. 2408 [1774] y Wheaton v. Peters, anteriormente citado) ha sido el tema tratado en conflictos entre escritores legales, ahora parece (1899) ser considerado ley establecida de este país e Inglaterra que el derecho de un autor en cuanto al monopolio de sus publicaciones es medido y determinado por la sentencia de derecho de autor –en otras palabras, que mientras un derecho existió por la ley común, ha sido invalidado por estatuto”.[5][5] Dicho de otra forma, “Ninguna propuesta ha sido mejor establecida que la que establece que el derecho de autor opera para despojar de una parte del derecho de la ley común”.[6][6]

ESTATUTOS ANTERIORES

“En este país está bien establecido que la propiedad en el derecho de autor es creado por el estatuto Federal, aprobado por el ejercicio del poder que inviste al Congreso por la Constitución Federal en el Art. I, párr. 8, ‘promover el progreso de la ciencia y las artes útiles para asegurar por tiempo limitado a los autores e inventores el derecho exclusivo a sus respectivos escritos y descubrimientos’”.[7][7] En conformidad con la sección anterior de la Constitución, el Congreso aprobó la primera Ley de Derechos de Autor del 31 de mayo, 1790, ch. 15 (1 Stat. 124) que prevée que un autor “podrá tener el derecho exclusivo y la libertad de imprimir, reimprimir, publicar y vender tal… libro o libros por el término de catorce años”. Esta ley requiere además las siguientes actuaciones para transparentar, con el propósito de asegurar el derecho de autor, es decir, (1) el título del libro debe estar declarado en la oficina de la Corte del Distrito y el registro que realice debe estar inserto en la primera o segunda página, (2) debe notificarse públicamente en los periódicos, y (3) en los seis meses posteriores a la publicación del libro, debe depositarse una copia en el Departamento de Estado. “Estas actuaciones son absolutamente esenciales para el título del autor”.[8][8]

La Ley del 29 de abril de 1802, ch. 36 (2 Stat. 171) agregó, como un prerrequisito, para obtener los beneficios de la Ley de 1790, el requerimiento de que la información publicada en los periódicos “sea insertada en forma completa en la página título o en la página inmediatamente siguiente a la página título de cada libro o libros”.

Bajo la Ley del 8 de julio de 1870, ch. 230 (16 Stat. 212), la cuestión del derecho de autor fue ampliada, hasta incluyó “cualquier libro” y el derecho fue “otorgado por el término de veintiocho años a contar desde el momento del registro del título”. Esta Ley proveyó además que “si una persona –sin el consentimiento del propietario del derecho de autor- vende o expone a la venta cualquier copia de tal libro, ese ofensor es responsable de ‘daños que pueden ser recuperados en una acción civil’”.

Bajo la Ley del 3 de marzo de 1891, ch. 565 (26 Stat. 1106), los privilegios de la ley de derechos de autor de Estados Unidos fue por primera vez extendida a autores o propietarios de libros extranjeros.

Dentro del tiempo que abarca este memorando, el Congreso aprobó la Ley del 4 de marzo de 1909, ch. 320 (35 Stat. 1075) que específicamente “protege todas las partes componentes del proceso de derecho de autor de la obra protegida”, mientras define específicamente “ningún derecho de autor subsistirá en el texto original de cualquier obra que sea del dominio público”. Se hace también una mención específica de la prohibición de importación dentro de los Estados Unidos “de cualquier copia pirateada” de libros durante la existencia de un derecho de autor. La Ley del 4 de marzo de 1909, esencialmente compiló la ley existente.

DERECHOS ASEGURADOS POR COPYRIGHT (DERECHOS DE AUTOR)

El Juez Store es reconocido como el juez más influyente en el área de la ley de derechos de autor en la época en cuestión, y concluyó que el mérito de acceder al derecho de autor es que sea en un tema “nuevo y original, en el sentido en que deben ser entendidas aquellas palabras en casos de derechos de autor. La cuestión no es, si los materiales que se usan son completamente nuevos y no se han usado nunca antes; o incluso que nunca se han usado antes para el mismo propósito. La verdadera cuestión es, si el mismo plan, arreglo y combinación de materiales se han usado antes para el mismo propósito o para cualquier otro propósito. Si no ha sido así, entonces la demanda es clasificada como un derecho de autor, aunque haya reunido partes para su plan y arreglo, o partes de su plan y arreglo, de fuentes existentes y conocidas. Puede haber tomado prestado la mayoría de su material de otros, pero si se han combinado en una forma diferente de la que era usada anteriormente, y a fortiori, si su plan y arreglo son mejoras reales a los modelos en existencia, se lo titula como un derecho de autor sobre el libro que contiene tal mejora”.[9][9]

La Suprema Corte de los Estados Unidos, en Holmes v. Hurst, 174 U.S. 82, 19 S. Ct. 606. 43 L. Ed. 904, 13-16 C.O. Bull. 1267, 1270(1899), definió, quizás con poca exactitud, la naturaleza del derecho asegurado por derecho de autor, de la siguiente manera:

--“El derecho así asegurado por la ley de derecho de autor, no es un derecho para el uso de ciertas palabras, porque son de propiedad común de toda la raza humana, y son poco susceptibles de ser de propiedad privada como el aire o la luz del sol; ni es el derecho a las ideas solamente, dado que en la ausencia de significados en su comunicación no tienen valor para nadie sino sólo para el autor. Pero el derecho es para aquel arreglo de palabras que el autor ha seleccionado para expresar sus ideas. O, como Lord Mansfield lo describe, ‘un derecho incorpóreo para imprimir una serie de ideas intelectuales, o modos de pensar, comunicado en una serie de palabras u oraciones, y modos de expresión. Está igualmente separada del manuscrito, o de cualquier otra existencia física, cualquiera sea.’ 4 Burr. 2396. La naturaleza de esta propiedad está mejor definida por el Sr. Juez Erle en Jefferys v. Boosey, 4 H.L.C. 815, 867 (1855): ‘El tema de propiedad es el orden de palabras en la composición del autor; no las palabras mismas, siendo análogas a los elementos del asunto, las cuales no son apropiadas, al menos combinadas, ni las ideas expresadas por esas palabras, existiendo en la mente solamente, la cual no es capaz de apropiación’.”

PIRATERÍA

El significado de “piratería”, “piratear” y palabras equivalentes varían desde las decisiones derivadas de una definición comparativa liberal (“qué es original y qué es plagiado o pirateado”, Banker v. Caldwell, 3 Minn. 94, 13-16 C.O. Bull. 96, 199 [1859]) hasta una definición legal más explícita que expresa protección que puede permitirse a la propiedad literaria “contra delitos de piratería Stanton et al, 75 F. 6, 13-16 C.O. Bull. 2406, 2407 (1896), “pirateado y violado” se usan conjuntamente, y así apropiadamente. En Maxwell v. Goodwin, 93 F. 665, 13-16 C.O. Bull. 1727 (1899), uno encuentra la entremezcla de “la prueba de piratería”, “la cuestión de violación o piratería”, “el cargo de piratería”, y el resumen del caso, la “Prueba de Violación”. Quizás la declaración más precisa que se pueda hacer es que una persona que “pasa” la prueba de violación de derecho de autor/piratería, que se definirá más adelante, es culpable del acto de piratería literaria en su realización, hasta el punto de que tal piratería literaria sea también piratería legal; tal apropiación pirata podría “ascender a la piratería” de derecho de autor.[10][11]

PLAGIO

“Los crímenes literarios son difíciles de definir con precisión: por ejemplo, piratería y plagio a menudo coinciden. Quizás uno puede aventurarse a marcar la diferencia, en forma aproximada, diciendo que el plagio siempre espera no ser descubierto, mientras que el pirata no hace secreto su crimen”.[11][12] La distinción principal entre los dos (piratería y plagio), desde un punto de vista legal, está en la intención del escritor posterior, como quizás se evidencia mejor por la siguiente declaración de Farmer v. Elstner, 33 F. 494, 13-16 C.O. Bull. 970, 971 (1888):

--“Hemos notado una dificultad considerable para alcanzar una conclusión satisfactoria en este caso por el hecho de que la piratería, aunque numerosa, no está extendida, y por el hecho anterior de que el panfleto del demandado no tenía evidentemente la intensión de suspender o en ninguna forma interferir con la venta, la elaboración y la obra de instrucción del demandante. Donde la publicación del demandado es diseñada para rivalizar o competir con la del demandante en el mercado, los tribunales son sagaces en proteger los derechos técnicos del demandante en su composición, e incluso hará demanda por una imitación de su plan y arreglo general, aunque no haya plagio u oraciones o ideas. Donde el demandado haya sido culpable de una reimpresión completa o parcial de la obra del demandante, no se encontrará dificultad en garantizar una demanda; pero cuando la acusación de violación consiste en extractos del demandante, el tribunal está obligado a considerar no sólo la cantidad y calidad del asunto apropiado; sino la intención con la cual se hace tal apropiación, la extensión del perjuicio que ello ocasiona al demandante, y el daño al demandado por una acusación”.—

Y más adelante, en el mismo caso:

-- “Respecto al intento con el cual se hace la apropiación, es obvio que el uso de una cierta cantidad de la producción de un autor puede ser perfectamente buena y legítima en un caso, mientras que el uso de una cantidad similar en otro caso puede ser ilegítimo”.—-

Por tanto, la forma de tomar, la extensión del préstamo, el intento involucrado, y el daño causado, son todos factores de los cuales debe deducirse la existencia o no existencia de plagio. No obstante, la intención del apropiador no es en ningún momento relativa a la cuestión legal de infracción del derecho de autor/piratería.

VIOLACIÓN DEL ESTATUTO DE DERECHO DE AUTOR

Una declaración muy definitiva, y a menudo citada de lo que constituye la violación de un derecho de autor/piratería, es la siguiente del Juez Store en la sentencia de Emerson v. Davies, et al., supra, 864, 865:

-- “Por tanto, pienso que debiera establecerse como un claro resultado de las autoridades en casos de esta naturaleza, que la verdadera prueba de piratería (violación del derecho de autor) o no es descubrir si el acusado ha, de hecho, usado el diseño, los arreglos y las ilustraciones del demandante, como el modelo de su propio libro, con alteraciones y variantes matizadas, sólo para distinguir el uso de aquella; o si su obra es el resultado de su propio trabajo, habilidad y uso de materiales comunes y fuentes de conocimiento comunes, disponibles para todos los hombres, y sus semejanzas son accidentales o propias de la naturaleza del tema. En otras palabras, si el libro del acusado es, quoad hoc, una imitación servil o evasiva de la obra del demandante, o una compilación original de buena fe de otras fuentes comunes o independientes”.

-- “Debe haber tal similitud como para hacer probable y razonable suponer que uno es la transcripción del otro, y nada más que una transcripción”.

-- “Por tanto, una cuestión muy importante es, en muchos casos, qué grado de imitación constituye una infracción al derecho de autor en una obra particular”.

Varios de los mismos puntos de vista fueron antes expresados en Folson et al., v. Marsh et al., 9 F. Cas. 342 (No. 4904), 2 Story 100, 13-16 C.O. Bull. 991 (1841) citado con aprobación un tanto posterior (1858) en Greene v. Bishop, 10 F. Cas. 1128 (No. 5763), 1 Cliff. 186, 13-16 C.O. Bull. 1128, 1138 (1858) como sigue:

-- “todas las autoridades concuerdan que no es necesario que todo, o incluso la mayor parte, de una obra, deba ser tomada con el propósito de constituir una invasión de un derecho de autor; y afirman la doctrina, de que si se toma mucho, de tal forma que el valor del original es disminuido sensible y materialmente, o los trabajos del autor original son sustancialmente apropiados hasta una extensión dañina, que tal hecho o apropiación es suficiente de acuerdo a la ley para mantener la demanda”.-

En la sentencia de Drury et al., v. Swing et al., 7 F. Cas. 1113 (No. 4095), 1 Bond 540, 13-16 C.O. 803, 809 (1862), el Tribunal citado como autoridad para Folsom et al., v. Marsh et al., y Emerson v. Davies et al., fue seguido por el comentario del Juez Woodbury a la sentencia anterior de que la verdadera pregunta en estos casos es:

-- “si el libro del acusado, tomado íntegramente, es substancialmente una copia del que pertenece al demandante; tanto si tiene virtualmente el mismo diseño y carácter en su totalidad, y lleva la intención de invalidar la otra en el mercado con la misma clase de lectores y compradores no introduciendo ningún tema nuevo en forma considerable, o poco o nada nuevo, excepto diferentes matices”.—

En Lawrence v. Dana et al., 15 F. Cas. 26 (No. 8136), 4 Cliff. 1, 13-16 C.O. Bull. 1545, 1606-1607, (1869) el juez Storrow reconoció:

-- “Pocos jueces han ideado reglas más seguras sobre el tema que el Juez Store. Él sostuvo que, para que constituya una invasión del derecho de autor, no era necesario que se copiara la obra completa, ni siquiera una porción extensa de ella, en forma o sustancia; es decir, que si se toma tanto, que el valor del original disminuye sensiblemente, o que otro toma los trabajos del autor original en forma sustancial, hasta una extensión perjudicial, eso es suficiente, desde el punto de vista de la ley, para constituir infracción; que, para decidir cuestiones de esta clase, la corte debe ‘observar la naturaleza y los objetos de las selecciones hechas, la cantidad y el valor de los materiales usados, y el grado con el cual el uso puede perjudicar la venta o disminuir los beneficios, o exceder los objetivos de la obra original’”.-

Posteriores variaciones o comentarios en relación con la infracción del derecho de autor, aunque todos incluyen generalmente el mismo hilo común según lo expresa Emerson vs. Davies et al., son citados en forma cronológica de aquí en más con la brevedad necesaria:

-- “La cuestión es establecida correctamente por el consejo conocido para el demandante, es decir, si los defendidos han usado el plan, los arreglos y las ilustraciones del demandante como modelo de su propio libro con algunas alteraciones y variantes sólo para disfrazar el uso de ello, o si el trabajo es el resultado de su propia labor, habilidad y uso de materiales y fuentes comunes de conocimiento, y las semejanzas son o bien accidentales o producto de la naturaleza del tema”.--[12][13]

-- “Estas diferencias no son meros matices, hechas con el propósitos de ocultar una piratería literaria, sino que son sustanciales, e impiden que se llegue a la conclusión de que el defendido haya copiado los libros del demandante”.-—[13][14]

--“Estos métodos surgen de las necesidades del caso y del carácter de la información que se intenta transmitir; y el uso que hace el demandado no es suficiente para hacer de su libro una servil imitación del libro del demandante. No obstante las similitudes de los métodos visibles en estos libros, todavía queda como cierto, que el libro del demandado ‘es el resultado de su propia labor, habilidad y uso de materiales y fuentes comunes del conocimiento, disponibles para todos los hombres, y las semejanzas son accidentales o producto de la naturaleza del tema’:

--“Es cierto, el demandado no ha copiado la totalidad, y quizás tampoco una porción extensa, de ninguna de las obras del demandante. No obstante, él ha incorporado en su libro porciones sustanciales de cada uno, y esto constituye una violación”.--[14][16]

--“Prosigue que se debe realizar, para violar este derecho (el derecho de autor), una copia sustancial de la totalidad o de parte de un material”.--[15][17]

--“La libertad personal es invadida cuando alguien se apropia de cualquier parte material que sea la propia obra del autor”.--[16][18]

--“el tema y el lenguaje de los libros mencionados es el mismo que el del demandante en todo sentido”.--[17][19]

--“Si los demandados han reproducido, en forma sustancial y efectiva, las características generales del original, aunque se hayan evitado particularidades menores en forma intencional, entonces existe una infracción”.--[18][20]

--“Probablemente la declaración más certera, y al mismo tiempo concisa, de la prueba de piratería es la presentada por el Sr. Circuit, Juez del caso en Emerson v. Davies, 3 Caso 768, 8 F. Cas. 615 (No. 4436) (C.C.D. Mass. 1846), un caso importante en este país sobre la ley de derecho de autor. Él dice:

“Debe quedar asentado como un claro resultado de las autoridades en casos de esta naturaleza que la verdadera prueba de que existe o no piratería, es descubrir si el demandado ha, de hecho, usado el plan, los arreglos y las ilustraciones del demandante, como el modelo de su propio libro, con alteraciones y variantes de matices, sólo para disfrazar el uso que hizo; o descubrir si su obra es el resultado de su propia labor, habilidad y uso de materiales y fuentes comunes de conocimiento, disponibles a todos los hombres, y las semejanzas son accidentales o surgen de la naturaleza del tema. En otras palabras, si el libro del demandado es, quoad hoc, una imitación servil o engañosa de la obra del demandante, o una compilación original de buena fe de otras fuentes comunes o independientes’.”--[19][21]

Así, la ley, como se la citó en forma idéntica al principio, al final y en forma sustancial, es el mejor reflejo de la prueba de la infracción del derecho de autor en el período que se considera.

EVIDENCIA DE VIOLACIÓN/PIRATERÍA DE DERECHO DE AUTOR:

Aunque aparentemente obvio, la evidencia necesaria para determinar la existencia o no de violación de un derecho de autor es difícilmente directa y, la mayoría de las veces, requiere una comparación entre las obras literarias que se están considerando.

“Además se debe mostrar, que las semejanzas (en consideración) en aquellas partes y páginas son tan similares, tan completas, tan uniformes, tan parecidas, como para llevar claramente a la conclusión de que una es una copia sustancial de la otra, o que tomó mayormente de ella. Para abreviar, que hay una identidad sustancial entre ellas. Una copia es una cosa, una imitación o semejanza, es otra”.[20][22] “La copia con errores, como muchos jueces entendidos han dicho, es una de las pruebas más seguras de copia”.[21][23] “La coincidencia en la citación es también presentado por el demandante como una evidencia de copia”.[22][24]

No obstante, errores comunes, pasajes comunes, etc., no pueden establecer violación de derechos de autor, notando lo siguiente de Simms v. Stanton et al., supra, 2417:

--“Los errores que el demandante dice que se han deslizado en la obra del demandado, que tienden a mostrar que ella debe haber copiado de sus obras, no son tan importantes, en mi opinión, para establecer el hecho de copia o piratería servil. En cuanto a las repeticiones, todo lo que puede decirse es que las repeticiones en una obra como esa, como en las del tema de fisonomía, deben ocurrir necesariamente”.—

--“Es mi opinión que, mientras el demandado realmente consultó y usó el trabajo del demandante, ella no ha usado de las obras en un grado considerable; que el uso que ella hizo en realidad puede apropiadamente entrar en la designación de uso justo; esas, como las otras características de estas obras rivales, comunes a todos los libros, ella las obtuvo de fuentes diferentes a las obras del demandante, y de las cuales el último no tenía derecho de autor”.—

Y citando de Emerson v. Davies et al., supra, 858-859:

--“el (demandante) se refiere a diversas páginas de su propio libro en comparación con diversas páginas del libro de los demandados. Ahora digo, que es completamente irrelevante que cada una de estas particularidades: el arreglo de las tablas y las formas de las lecciones, la gradación de los ejemplos que anteceden a las tablas, las ilustraciones de los ejemplos por marcas de unidad; hayan existido cada una en forma separada, en obras diferentes y sin relación, antes de la obra del demandante; si es que ellas nunca antes han estado unidas en una combinación o en una obra, o en una página en la forma en la que el demandante las ha unido y relacionado”.—

Y, también de Simms v. Stanton et al., supra, 2415, citado con autorización Pike v. Nicholas, L.R. 5 Ch. 251 (1870), la corte declaró:

--“aunque el demandado ha tomado algo de la obra del demandante, todavía no ha hecho tal uso de la obra del demandante como para titular lo último de una prohibición; que un autor que ha sido dirigido por un autor anterior a que hiciera referencia de escritores antiguos puede, sin cometer una piratería, usar los mismos pasajes de los escritores antiguos que fueron usados por el autor anterior; y que un autor no tiene el monopolio en ninguna teoría propuesta por él”.—

“Por tanto, en muchos casos, una pregunta muy interesante es: qué grado de imitación constituye una infracción de un derecho de autor en una obra particular”.[23][25]

USO RAZONABLE

“Conlleva gran dificultad cada intento por definir en términos precisos el privilegio permitido por ley a un escritor posterior de usar, sin consentimiento o licencia, los contenidos de un libro o escrito hecho, compuesto y con los trámites de derechos de autor obtenidos con anterioridad por otro autor; o de marcar los límites del privilegio de tal autor posterior de tomar los materiales en un libro, como las ediciones comentadas del demandante, en las que los materiales han sido seleccionados de una variedad de fuentes tales, y en las que los materiales así seleccionados están arreglados y combinados con ciertos pasajes escogidos del texto de la obra original, y en una forma que muestra un ejercicio de discreción, habilidad, experiencia de aprendizaje y juicio. Se hace referencia a casos ya decididos en los que el criterio principal para la sentencia se sostiene en el intento con el cual actuó la persona que es acusada de violación”.[24][26]

“Examinada como una cuestión estrictamente legal, aparte de casos excepcionales, el privilegio de un uso razonable, acorde al de un escritor posterior, debe ser tal, y solamente tal, que no cause daño sustancial al propietario de la primera publicación”.[25][27]

CITAS

El Juez Store, de Folsom et al., v. Marsh, et al., supra, 1001, cita con autoridad lo siguiente de Wilkins v. Aikin, 17 Ves. 422, 424 (1810):

--“No hay duda que un hombre puede, bajo la farsa de la cita, publicar la totalidad o una parte del libro de otro, aunque puede usar, lo que en muchos casos es difícil de definir, citas razonables”.—

“Citas de buena fe de un libro no constituyen una infracción de ese tipo”.[26][28]

Y de Store v. Holcombe, supra, 2476:

--“nadie tiene permiso bajo la pretensión de citar, para publicar la composición de otro hombre en forma completa o sólo la parte principal”.—

Bastante simple, si hay violación de derecho de autor, el uso de citas no “evitan la responsabilidad de tomar de ellas para hacer otra obra”.[27][29] Las citas legítimas o de buena fe son un aspecto específico de “uso razonable”, la presencia o ausencia de ellas parecen no tener consecuencias en cuanto concierne a la determinación del asunto de violación de derecho de autor, aunque la ausencia de citas puede llevar en forma obvia al tema de la intención de un autor posterior.

LOS ESCRITOS DE ELENA DE WHITE

Las siguientes son declaraciones representativas hechas por otros en relación a comparaciones entre los escritos de Elena G. de White y sus predecesores:

--“Ella copió una gran cantidad, más de un sexto. De hecho, hemos confesado y se lo leeré a usted de que ella usó de 88 autores diferentes en 400 referencias sólo en el Gran Conflicto. Por tanto, no es una cantidad pequeña”.[28][30]

--“Ella usó The Great Teacher [El gran Maestro] de John Harris, 1835, lo que ellos han admitido. Usó The Life of Christ [La vida de Cristo] de William Hanna, 1863, lo que ellos han admitido. Usó The Life of Christ [La vida de Cristo] de Farrar, lo que han admitido, y otros más que ellos han admitido. Mi libro dará una lista más amplia de los que ella ha usado. The Acts of the Apostles [Los hechos de los apóstoles], ella usó The Life and Epistles of the Apostle Paul [La vida y epístolas del apóstol Pablo] de Conybeare and Howson; The Life of Paul [La vida de Pablo] de Farrar; The Great Teacher [El gran Maestro] de John Harris; Night Scenes of the Bible [Escenas nocturnas de la Biblia] de Daniel March; y The Life of Paul [La vida de Pablo] de McDuff. Y El gran conflicto que le he leído de Guillermo White, que en la nueva edición el lector encontrará más de 400 referencias a 88 autores y autoridades, pág. 24, Guillermo White, Asociación General, 1911. Patriarcas y profetas, ella usó Paradise Lost [El paraíso perdido] del comentario de Milton Clarks; Night Scenes of the Bible [Escenas nocturnas de la Biblia] de Daniel March; Old Testament [El Antiguo Testamento] de Edersheim; e incluso de The Apocrypha [Los apócrifos], de los cuales habla F. D. Nichol en su libro publicado en 1951. Además, he encontrado de William Hanna, John Harris, Fleetwood, Farrar, Andrews y otros. Lo he sacado de una lista que Bob Olson, del Patrimonio White, ha publicado sobre ‘Elena G. de White y fuentes no inspiradas’. Underwood, Gordon, Hanna, Krummacher, Cole, Jackson, Trall, Store, Broadman, Miller, Taylor, Kira, Horace Mann y Able Stevens y otros”.-—[29][31]

Donald R. McAdams nota el uso que hace Elena G. de White “de historiadores para sus pasajes sobre eventos históricos”, y reconoce “a los historiadores como la mayor fuente para sus descripciones históricas y detalles de “A Comparison of Chapter XXIII of The Great Controversy, 1911 Ed. By Ellen G. White and Uriah Smith’s 2nd. Ed. of The Sanctuary and the Twenty-Three Hundred Days of Daniel VIII, 14” [Una comparación del capítulo XXIII de El Gran Conflicto, ed. 1911 de Elena G. de White y la segunda ed. de Urías Smith de El santuario y los 2.300 días de Daniel 8:14] de Delmer Alonzo Johnson, 1980, se cita lo siguiente:

--“En general no se puede decir que Elena G. de White ‘copió’ de Smith. La correlación, en su mayoría, revela una paráfrasis estrecha o resumen del libro completo. Algunas oraciones en la página 13 del capítulo GC (Great Controversy) [El gran conflicto] parece ser una paráfrasis desprendida de The Sanctuary [El santuario]; algunas paráfrasis están ajustadas y algunas parecen ser originales. Ni una oración, fuera de los textos bíblicos, es exactamente idéntica a una oración en The Sanctuary”.—(página 18)

--“No obstante, hay numerosos ejemplos de una clara correlación literaria que prueba en forma concluyente que Elena G. de White hizo uso de algunas palabras, frases, ideas y secuencias de pensamiento en LC”. (The Life of Christ [La vida de Cristo]).--[30][33]

--“Como ya se indicó antes, éstos son los ejemplos más claros de posible dependencia literaria de Hanna que hemos encontrado en la segunda mitad de El Deseado de Todas las Gentes. La cantidad total no constituye una extensa porción de la segunda mitad del volumen. Cualquier préstamo literario que haya ocurrido está en el nivel de palabras y frases.

“Hay muchos párrafos, no obstante, que son paralelos en su pensamiento con los de Hanna, en los cuales se hace uso de algunas palabras y frases idénticas. Aunque, más a menudo la semejanza entre los párrafos de los dos autores es en las ideas más bien que en la estructura literaria. La frecuencia de palabras y frases idénticas en los dos autores no es en sí misma una evidencia suficiente de dependencia literaria de la última con el primero. Uno debe notar si son de uso común, o si no son de uso común”.--[31][34]

--“El material en el libro sobre Pablo de la Sra. White tomado de Conybeare and Howson era equivalente a menos del 4 por ciento de este libro inglés, pues era un libro extenso. Y el préstamo de Farrar era equivalente a menos del 2 por ciento de su libro, pues también era un libro extenso. En cuanto a El Gran Conflicto (edición 1911) sólo el 4 por ciento del material es tomado de otros autores. Pero este 4 por ciento es sacado de varias obras, con sólo un pequeño porcentaje sacado de alguna obra en particular. Lo mismo es esencialmente cierto de la edición de 1888 y de la de 1884”

BIBLIOTECA DEL CONGRESO:

Registros de derechos de autor:

Según la Ley de 1790, los derechos de autor para los libros se obtenían de, entre otras condiciones, depositar una copia impresa del libro “en la oficinas de la Corte del Distrito donde el autor o propietario residía”. No fue hasta la Ley de 1870 que “todo registro y otras cosas relacionadas a derechos de autor debían estar bajo el control de los bibliotecarios del Congreso, y eran guardadas y preservadas en la Biblioteca del Congreso”. Por tanto, cualquier información exacta en relación con los derechos de autor desde 1790 hasta 1869, sólo se podía obtener mediante la búsqueda de los registros de las Cortes Distritales de los diferentes estados y/o territorios, por cierto un proyecto obviamente monumental. Registros de derechos de autor limitados se encuentran disponibles en forma de microfilm en la Biblioteca del Congreso, que han sido recolectados de diferentes Cortes Distritales de los estados y territorios entre 1790 y 1869, y la búsqueda está disponible estado-por-estado, corte distrital-por-corte distrital para determinar con un grado “razonable” de certeza si un artículo particular ha sido tramitado con derecho de autor entre 1790 y 1869. Una revisión de los registros en microfilm en la Biblioteca del Congreso podría constituir una tarea abrumadora, y dado que los resultados podrían ser cuestionables, eso no se hizo (excepto en el territorio de Michigan que en forma sorprendente desarrolló un registro de derecho de autor [No. 330] en el nombre de “Urías Smith” para “Smith’s Adjustable Weekly Calender” [Calendario semanal ajustable de Smith] [14 de febrero de 1863]).

No obstante, se dirigió una investigación usando el Índice General de la Oficina de Derechos de Autor de la Biblioteca del Congreso entre 1870 y 1897 que da una lista de obras por títulos y/o autor. La búsqueda continuó de 1898 hasta 1937 en una lista de obras sólo por autor o reclamante. La búsqueda tenía el propósito de determinar esencialmente si los primeros escritos, y particularmente aquellos a que hace referencia Walter Rea, tenían derechos de autor o no, y el resultado de esta investigación es como sigue con las obras que tenían derechos de autor y las que no según la lista simple que aparece a continuación bajo los encabezados apropiados:

CON DERECHO DE AUTOR

“Walks with Jesus” [Camina con Jesús], de Daniel March, 1888, 36 988; “Dawn to Dark” [Del alba a la oscuridad], de Daniel March, 1878, 5900; “Ministry of Healing” [Ministerio de curación], de A. J. Gordon, 1882, 2418; “Sanctuary of the Bible” [El santuario de la Biblia], de J. N. Andrews, 1889, 38390; “Spiritual Gifts” [Dones espirituales], de White, 1882, 21796; “Spirit of Prophecy” [Espíritu de profecía], de White, 1884, 20667; “The Christian’s Secret of a Happy Life” [El secreto del cristiano de una vida feliz], de Hanna W. Sith, 1883, 3840; “God’s Will Known and Done” [La voluntad de Dios conocida y realizada], de Underwood, 1885, 7338; “The Higher Christian Life”, de W. E. Broadman, 1871, 5443; y “Parables of Our Saviour” [Parábolas de nuestro Salvador], de Taylor, 1886, 26936.

SIN DERECHO DE AUTOR

“The Sanctuary and the Twenty Three Hundred Days of Daniel VIII, 14” [El santuario y los dos mil trescientos días de Daniel 8:14], de Urías Smith; “The Life of Christ” [La vida de Cristo], de William Hanna; “Paul” [Pablo] de F. W. Farrar; “The Great Teacher” [El gran Maestro], de John Harris; “The Life and Times of Jesus de Messiah” [La vida y los tiempos de Jesús el Mesías], de A. Edersheim; “Old Testment” [Antiguo Testamento], de A. Edersheim; “Elijah the Prophet” [Elías el profeta], de A. Edersheim; “Night Scenes of the Bible” [Escenas nocturnas de la Biblia], de Daniel March; “Sketches from the Life of Paul” [Reseñas de la vida de Pablo], de Conybeare and Howson; “History of the Sabbath” [Historia del sábado], de J. N. Andrews; “Elijah the Tishbite” [Elías Tisbita], de Krummacher; “Life Incidents” [Experiencias de vida], de Jaime White; “Life of William Miller” [La vida de William Miller], de Jaime White; “History of Waldenses” [Historia de los Valdenses], de Wylie; “Origin and History of the Books of the Bible” [Origen e historia de los libros de la Biblia], de Calvin Stowe; “History of the Reformation” [Historia de la Reforma], de D’Aubigne; “Philosophy of Health” [Filosofía de salud], de Coles; “Paradise Lost” [El paraíso perdido], del comentario de Milton Clark; “The Life and Epistles of the Apostle Paul” [La vida y las epístolas del apóstol Pablo], de Conybeare and Howson; “The Life of Paul” [La vida de Pablo], de McDuff; “The Apocrypha” [Los apócrifos], de Stowe; y “The Life of Christ” [La vida de Cristo], de Farrar.

ELENA DE WHITE NO FUE UNA INFRACTORA DE LOS DERECHOS DE AUTOR

El “derecho de un autor de monopolizar sus publicaciones se mide y determina por la realización del derecho de autor”.[xxxii][36] Por consiguiente, “a menos que se cumpla con las leyes de derecho de autor, las obras publicadas hacen abandono de todo derecho posterior”.[xxxiii][37] Por tanto, todos los libros que figuran en la lista anterior que fueron publicados y no hicieron los trámites de derecho de autor y que han sido usados como fuentes por la Sra. White, no pueden ni en ese momento ni ahora dar lugar a una acusación apropiada o responsable de “copia”, “piratería”, o “plagio”. Estos libros incluyen, por ejemplo: “The Life of Christ” [La vida de Cristo], de Hanna; “The Great Teacher” [El gran Maestro], de Harris; “Sketches from the Life of Paul” [Reseñas de la vida de Pablo], de Conybeare and Howson, y el resto de las obras sin derecho de autor que figuran en la lista anterior bajo el título “BIBLIOTECA DEL CONGRESO”.

Un “libro –llega a ser (cuando no está protegido por derecho de autor) propiedad pública por el acto de publicación”.[xxxiv][38] Por consiguiente, todas las obras antes mencionadas sin derecho de autor eran, en el momento de publicación, dedicadas o donadas al mundo en general para que alguno o todos lo usaran legalmente, libremente y sin dudar como desearan en cualquier grado y en cualquier forma, con o sin reconocimientos.

Asumiendo, no obstante, que todas estas obras anteriores mencionadas estuvieran con derecho de autor, ¿podrían en forma exitosa hacer un juicio contra la escritora Adventista del Séptimo Día? La respuesta nuevamente es negativa.

La cuestión de la violación de derecho de autor, bastante sencilla, es “si el libro del demandado, tomado en forma completa, es en forma sustancial una copia del demandante”.[xxxv][39] Ningún crítico tiene alegato en alguna de las comparaciones presentadas anteriormente, ni puede tener igualmente un alegato de que algún libro de Elena G. de White, tomado en su totalidad, es legalmente en forma considerable una copia de sus predecesores. El significado de “una copia considerable” está bien expresada en la ley y requiere que el valor o el esfuerzo involucrado en una obra original esté “sensiblemente disminuida”, o que los “trabajos de un autor original (sean) apropiados considerablemente, hasta una extensión perjudicial”, que en efecto, la vida, cuerpo y significado de la primera obra sea “tomada como un todo” y esté ausente el ejercicio de la discreción, habilidad, juicio o semejanza.

Los críticos más severos de Elena G. de White ofrecen la mejor evidencia disponible que apoya la no violación. Como ejemplo, los “88 autores diferentes y 400 referencias” hacen referencia a El gran conflicto, y se sugiere en forma firme que tal utilización de parte de Elena G. de White (si fuera cierta) de este amplio material de referencia, evidencia habilidad y uso de materiales y fuentes comunes de conocimiento, y no meramente “alteración de matices y variaciones sólo para ocultar su uso”.[xxxvi][40] Es inconcebible que incluso, si la Sra. White usara 88 autores diferentes y 400 referencias en El gran conflicto, no haya tomado el valor de cualquiera de las obras originales en un grado que sea “sensiblemente disminuida, o que los trabajos de un autor original (sean) apropiados considerablemente, hasta una extensión perjudicial”, por el uso que ella hace.

¿Cuánto en El gran conflicto o en cualquier otro libro de Elena G. de White, cuando “es tomado como un todo, es una copia considerable” de las obras de autores anteriores? Nuevamente aquí, cuando se hace una comparación equitativa en uno-a-uno, en base a libro-contra-libro, y tal es la única comparación que se puede hacer según la ley, en ninguna parte encontramos que los libros de Elena G. de White sean virtualmente el “mismo plan y carácter completo” de quienes la precedieron.[xxxvii][41] No hemos encontrado, ni incluso sus críticos hicieron referencia, de alguna intención de Elena G. de White de “invalidar a otro(s) en el mercado con la misma clase de lectores y compradores mediante la introducción de ningún asunto nuevo o poco o nada nuevo excepto matices diferentes”.[xxxviii][42]

La pura “compilación” de las obras de Elena G. de White reflejan necesariamente su trabajo y habilidad. En tanto que ella no, y la evidencia establece claramente que no, tomó de obras anteriores “en un grado considerable”, ella permanece dentro de los límites legales del “uso razonable”. Además, en tanto que los materiales fueran seleccionados de una variedad de fuentes, y fueran “arreglados y combinados con ciertos pasajes escogidos del texto de la obra original, y en una forma que muestre el ejercicio de discreción, habilidad, comprensión, experiencia y juicio”, el uso es “razonable”.[xxxix][43]

Es necesario, al juzgar los escritos de Elena G. de White reflejar la naturaleza, el carácter y la influencia de sus escritos, lo que quizás describe mejor Urías Smith en Life Sketches [Notas biográficas] (469 y siguientes), como sigue:

--“Su fruto es tal como para mostrar que la fuente de la cual brotan es la opuesta al mal.

-- 1. Tienden a la pureza moral. –Revelan los engaños de Satanás.—- Nos despiertan y nos vuelven a despertar a una mayor consagración a Dios, a mayores esfuerzos celosos por una pureza de corazón, y una gran diligencia en la causa y el servicio de nuestro Maestro.

-- 2. Nos conducen a Cristo.

-- 3. Nos guían a la Biblia.

-- 4. Han traído consuelo y tranquilidad a muchos corazones”.—

Los escritos de la relación de Dios, Satanás y los hombres necesariamente crean semejanzas y, cada tanto, semejanzas sorprendentes. No obstante, ningún autor anterior ha unido antes en una obra lo que fue de la autoría de la Sra. White, ni ninguno de sus críticos pueden acusarla de eso. Los críticos comparan palabras, frases, similitudes de ello, pero nunca comparan las obras de la Sra. White “en forma completa”. Una razón posible es que la evidencia indicaría que aunque “se han seleccionado materiales de una variedad de fuentes”, la misma evidencia indica firmemente que el material así seleccionado fue “arreglado y combinado… en una forma que muestra el ejercicio de discreción, habilidad, conocimiento, experiencia y juicio”. Es en las últimas áreas donde los críticos temen meterse porque si lo hicieran, sus únicas conclusiones podrían y serían que los escritos de la Sra. White no constituyen una infracción ni incluso asumir que son obras con derechos de autor de sus predecesores.

Resumiendo, y nuevamente con la suposición de que todas las obras anteriores tuvieran derecho de autor, si la cuestión hubiera estado en la corte entre 1850 y 1915, Elena G. de White en forma enfática, no hubiera sido considerada una violadora de derechos de autor.

ELENA G. DE WHITE NO ERA UNA PLAGIARIA

Desde un punto de vista legal, las cortes tienden a categorizar a un plagiario como alguien que fue legalmente culpable de piratería. En otras palabras, las cortes por lo general, han definido los elementos de la piratería, y si quien se apropió de un libro se enmarca dentro de los perímetros de la piratería ilegal, era rotulado como plagiario. Por tanto, la muestra legal debe ser tal “que la persona acusada de plagio haya de hecho copiado o imitado la obra de otro, y que ella o él lo haya hecho en forma considerable”.[xl][44]

No obstante, mayormente parece evidente, por la ley del caso, de hasta qué grado puede o no puede ser un acto de plagio. Si lo que fue tomado no era “las partes materiales e importantes”[xli][45] de un libro, sino que en lugar de eso el libro resultante refleja “el esfuerzo de su propia mente (del que toma)” eso no es plagio.[xlii][46]

Uno de los hechos más importantes, desde un punto de vista legal, entre el crimen legal de piratería/infracción de derecho de autor y el acto de plagio está la “intención con la cual se hace tal apropiación”.[xliii][47] Un plagiario, por tanto, toma de otro y utiliza aquello que es tomado con la intención de que el material del que se apropió sea visto como original del que se apropió y no de su originador. Por tanto, Paull fue sumamente correcto al concluir, desde un punto de vista literario, que el “plagiario siempre espera que no se lo descubra” y además se puede agregar desde un punto de vista legal, que el intento del que toma es de una importancia extrema.[xliv][48]

La clave mayor para la cuestión de plagio es la intención de Elena G. de White, y críticos y defensores por igual parecen decididamente coincidir en este punto, como se evidencia en lo que sigue:

--“Más bien creo que la Sra. White era sincera en lo que creía y en lo que escribía, y que creía que era de hecho inspirada, es más, creía que era una revelación”.[xlv][49]

--“Pero no estoy dispuesto a creer que Elena G. de White ya sea consciente o inconscientemente era deshonesta… el tenor principal de su vida fue maravillosamente bueno y útil; sostenía principios que eran justos y rectos”.--[xlvi][50]

Difícilmente alguien puede impugnar las buenas intenciones de la Sra. White cuando ella misma, aparentemente no hizo ningún esfuerzo por ocultar sus fuentes e incluso reconocía su valor:

--“The Life of St. Paul [La vida de San Pablo] de Conybeare and Howson, lo recomiendo como un libro de gran mérito y uno de los pocos de utilidad para el estudiante serio de la historia del Nuevo Testamento”.--[xlvii][51]

La mejor evidencia de la intención de la Sra. White descansa en lo que se ha caracterizado como el gran tema central de sus escritos, “el propósito original de Dios para el mundo”, “el surgimiento del gran conflicto” entre Dios y Satanás, y “la obra de redención”.[xlviii][52]

Uno ciertamente percibe en los escritos de la Sra. White, que ella estaba motivada por “la influencia del Espíritu Santo”[xlix][53] que evitaba intenciones equivocadas, y los procedimientos no eran otros que los de las más elevadas motivaciones e intenciones y que de hecho ella modificó, exaltó y mejoró mucho legalmente lo que otros podían haber pensado y expresado. Es imposible imaginar que la intensión de Elena G. de White, como se refleja en sus escritos y en los esfuerzos prodigiosos incuestionablemente involucrados en ellos, fuera otra cosa que un esfuerzo sinceramente motivado y sin egoísmo para colocar la comprensión de las verdades bíblicas en una forma coherente para que todos las vean y las comprendan. Más ciertamente, la naturaleza y contenido de sus escritos tenían sólo una esperanza e intensión, es decir, una mejor comprensión por parte de la humanidad de la palabra de Dios.

Considerando todos los hechos necesarios para alcanzar una conclusión justa sobre el tema, se presenta en forma concluyente que los escritos de Elena G. de White no eran plagiados.

CONCLUSIONES

En base a nuestra revisión de los hechos precedentes y legales, concluimos que Elena G. de White no era una plagiaria y sus obras no constituyeron una violación/piratería de derechos de autor.

Por:___________________________

Vincent L. Ramik

VLR/skl

[1][1] Holmes v. Hurst, 174 U.S. 82, 19 S. Ct. 606, 43 L. Ed. 904, 13-16 C.O. Bull. 1267, 1269 (1899).

[2][2] Bobbs-Merrill Co. v. Straus et al, 210 U.S. 339, 28 S. Ct. 722, 52 L.Ed. 1086, 13-16 C.O. Bull. 364, 368 (1908).

[3][3] American Tobacco Company v. Werckmeister, 207 U.S. 284, 28 S. Ct. 72, 52 L. Ed. 208, 13-16 C.O. Bull. 39, 42 (1907).

[4][4] Holmes v. Hurst, 1269.

[5][5] Holmes v. Hurst, 1269, 1270.

[6][6] Bobbs-Merrill Co. v. Straus et al, 147 F. 15, 13-16 C.O. Bull. 350, 354.

[7][7] American Tobacco Company v. Werckmeister, 42-43.

[8][8] Wheaton v. Peters, 33 U.S. (8 Pet.) 591, 659 (1834), 13-16 C.O. Bull. 2901.

[9][9] Emerson v. Davies, et al., 8F. Cas. 615 (No. 4436), 13-16 C.O.Bull. 850, 855, 856 (1845).

[10][11] Emerson v. Davies et al., 866.

[11][12] Literary Ethics [Ética literaria] por H. M. Paull, 1928, p. 45.

[12][13] Lawrence v. Cupples et al., 15 F. Cas. 25 (No. 8135), 13-16 C.O. Bull. 1543, 1544 (1875).

[13][14] Bullinger v. Mackey, 4 F. Cas. 649 (No. 2127), 15 Blatchf. 550, 13-16 C.O. Bull. 469, 475, 476 (1879).

[14][16] Reed et al., v. Holliday, 19 F. 325, 13-16 C.O. Bull. 2149, 2151 (1884).

[15][17] Perris v. Hexamer, 99 U.S. 674 25 L. Ed. 308, 13-16 C.O. Bull. 2050, 2051 (1878).

[16][18] Gilmore v. Anderson et al., 38 F. 846, 13-16 C.O. Bull. 1072, 1075 (1889).

[17][19] Belford v. Scribner, 144 U.S. 488, 12 S. Ct. 734, 36 L. Ed. 514, 13-16 C.O. Bull. 201, 213 (1892).

[18][20] Springer Lithographing Co. v. Falk, 59 F. 707, 13-16 C.O. Bull 2438, 2443 (1894).

[19][21] Simms v. Stanton et al., 75 F. 6, C.O. Bull. 2406, 2408 (1896).

[20][22] Emerson v. Davies, et al., 861.

[21][23] Hartford Printing Co. V. Harford Directory & Publishing Co., 146 F. 322, C.O. Bull. 1202, 1204 (1906).

[22][24] Lawrence v. Dana et al., 15 F. Cas. 26 (No. 8136), 4 Cliff. 1, 13-16 C.O. Bull. 1545, 1601 (1869).

[23][25] Emerson v. Davies, et al., 861.

[24][26] Lawrence v. Dana, 1606.

[25][27] Ibíd., 1607.

[26][28] Chapman v. Ferry, et al., 18 F. 539, 13-16 C.O. Bull. 594, 596 (1883).

[27][29] Gilmore v. Anderson et al., 38 F. 846, 13-16 C.O. Bull. 1072, 1075 (1889).

[28][30] White Lies, transcripción p. 13, 14 de febrero de 1981, Walter Rea.

[29][31] Ibíd., pp. 22-23.

[30][33] “The Literary Relationship Between The Desire of Ages, By Ellen G. White and The Life of Christ, By William Hanna” [La relación literaria entre El Deseado de todas las Gentes, de Elena G. de White y La vida de Cristo, de William Hanna], Primera parte, de Raymond F. Cottrell.

[31][34] “The Literary Relationship Between The Desire of Ages, By Ellen G. White and The Life of Christ, By William Hanna” [La relación literaria entre El Deseado de todas las Gentes, de Elena G. de White y La vida de Cristo, de William Hanna], Segunda parte, de William F. Specht.

[xxxii][36] Colmes v. Hurst, p. 1267, 1270.

[xxxiii][37] Nebraska v. State General Co., citado en Corlies v. Walter, 75 F. 436 (1893).

[xxxiv][38] Ibíd.

[xxxv][39] Drury et al. v. Swing et al., 7 F. Cas. 1113 (No. 4095) 1 Bond 540, 13-16 C. O. Bull. 803, 809 (1862).

[xxxvi][40] Emerson v. Davies et al., p. 864-865.

[xxxvii][41] Drury et al. v. Ewing et al., p. 809.

[xxxviii][42] Ibíd.

[xxxix][43] Lawrence v. Dana, p. 1606.

[xl][44] Simms v. Stanton et al., 75F. 6 13-16 C.O. Bull. 2406, 2414 (1896).

[xli][45] Reed v. Carusi, 20F. Cas. 431 (No. 11642) 13-16 C.O. Bull, 2146, 2148 (1845).

[xlii][46] Ibíd.

[xliii][47] Farmer v. Elstner, 33F. 494, 13-16 C.O. Bull, 970 (1888).

[xliv][48] Literary Ethics [Ética literaria], p. 45.

[xlv][49] White Lies [Mentira White], transcript, p. 35.

[xlvi][50] “Ellen G. White and the Protestant Historians: The Evidence from an Unpublished Manuscript on John Huss” [Elena G. de White y los historiadores protestantes: La evidencia de un manuscrito no publicado de Juan Huss], por Donald R. McAdams, marzo de 1974, octubre de 1977, p. 231.

[xlvii][51] Ellen G. White and Her Critics [Elena G. de White y sus críticos], p. 423.

[xlviii][52] “The Literary Relationship Between The Desire of Ages, By Ellen G. White and The Life of Christ, By William Hanna” [La relación literaria entre El Deseado de todas las Gentes, de Elena G. de White y La vida de Cristo, de William Hanna], Segunda parte, capítulo 6, de Walter F. Specht.

[xlix][53] Mensajes selectos, tomo 1, p. 23-24.




EArtículos Importantes Sobre Elena G. de White - Por Kenneth H. Wood, director de la Adventist Review


Algunos temas son de especial interés para las personas de mente espiritual. Uno de estos temas es la manera en que Dios, Ser infinito y trascendente, se comunica con sus hijos terrenales por medio de la inspiración o revelación.

La Review and Herald (Revista Adventista en inglés) trae a la atención de los adventistas del séptimo día ciertas fases de este tema importantísimo, con la publicación de dos series de artículos de Arturo L. White. La primera, de cuatro artículos, titulada Concepto adventista sobre la inspiración, fue publicada en enero y febrero de 1978, y la segunda, Redacción de los escritos históricos de Elena G. de White, compuesta de siete artículos, apareció en julio y agosto de 1979.

Es debido al interés actual en estos temas, y con el fin de hacerlos más accesibles para el estudio, que se publican en conjunto en este número.

En la primera serie, el pastor Arturo L. White, secretario entonces del departamento de fideicomisarios de Elena G. de White, escribió basado en su experiencia íntima de décadas en su trabajo con estos documentos. En estos cuatro artículos él pone en claro algunos conceptos necesarios para saber cómo actúa la inspiración.

En la segunda serie, de siete artículos, él nos introduce detrás del escenario para mostrarnos cómo trabajó la Sra. White en la redacción de los libros que presentan la historia de la gran controversia, y despliega cuidadosamente una información nueva y documentada y ofrece percepciones profundas en algunos de los aspectos de la obra de la escritora a medida que redactaba sus escritos de índole histórica. Creemos que todo lector, no importa cuán bien informado esté sobre la manera como actúa la inspiración, aprenderá algo de estos artículos.

Por supuesto, no todo el material es nuevo. Lo que se repite es incluido mayormente por dos razones: para presentar un equilibrio balanceado, y para facilitar una información que los lectores pudieran haber dejado de leer en libros y artículos ya publicados.

Hay cuatro hechos que es menester tener muy presente al leer estos artículos: 1. Los escritos inspirados no nos llegan sin antes ser tocados por manos humanas. A diferencia de lo que ocurrió con los Diez Mandamientos en el monte Sinaí, no son redactados por la mano de Dios. El escritor inspirado participa intensamente en su labor de comunicar los mensajes de Dios a la familia humana; pero a menos que Dios le dé palabras específicas – como lo hizo algunas veces en determinadas visiones, cuando el profeta escuchaba seres celestiales que hablaban –, él debe hallar por sí mismo las palabras que manifiesten claramente las verdades que Dios le ha revelado. Y para hacer esto él tiene que buscar en su vocabulario, encontrar las palabras en los diccionarios, tomar en préstamo expresiones de escritores no inspirados o dejarse ayudar por sus asistentes. “La inspiración no obra en las palabras del hombre ni en sus expresiones, sino en el hombre mismo, que está imbuido con pensamientos bajo la influencia del Espíritu Santo. Pero las palabras reciben la impresión de la mente individual.” (1MS, 24)

La gente piensa muy poco o nada cuando lee la Biblia o los escritos de Elena G. de White. Tiende a pensar que los escritos inspirados fueron creados ex nihilo (de la nada), algo así como el mundo en la creación. (Algunas personas también piensan que la Review and Herald [o cualquier otra publicación] se origina en la misma forma: olvidan el trabajo oculto de los escritores, redactores, linotipistas, lectoras de pruebas, impresores, encuadernadores, distribuidores, etc.)

Creemos que esta serie de artículos del pastor Arturo L. White serán particularmente útiles porque permiten dar un vistazo dentro de las escenas y contemplar cómo Elena G. de White escribió sus libros y cómo fueron preparados para su publicación.

2. Cuando Dios se comunica con la familia humana, inspira a las personas, no los escritos. La inspiración actúa sobre la persona, y no sobre el producto escrito. El apóstol declara: “Los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.” (2 Ped. 1:21) “No son las palabras de la Biblia las inspiradas, sino los hombres son los que fueron inspirados” (1MS, 24). Este es un asunto muy importante que no debe ser mal comprendido. Los predicadores, y demás, a menudo llaman a la Biblia “la Palabra inspirada de Dios,” y correctamente entendido, así es. La declaración citada, de Elena G. de White, se refiere a la metodología, no a la autoridad. Dios inspira a la persona, no las palabras. La gente piensa; las palabras, no. La gente puede ser impresionada por el Espíritu Santo; las palabras, no.

3. La inspiración incluye una variedad de métodos para comunicar la verdad y la voluntad de Dios. A algunos escritores de la Biblia les fueron dados sueños y visiones; a otros que no recibieron visiones, les fueron dadas comprensión y percepción especiales en los misterios divinos; otros recibieron dirección especial para seleccionar y registrar eventos e incidentes históricos; y hubo algunos que recibieron una sabiduría única para entender e interpretar el significado de los sucesos.

Acerca de esto último es bueno notar que los eventos históricos pueden ser observados y registrados tanto por escritores inspirados como profanos. Numerosos escritores pudieron haber registrado que tres hombres fueron crucificados en un viernes del año 31 d. C. Pero si falta una persona inspirada que destaque el significado de dicho evento, éste habría parecido tan pequeño como otras crucifixiones. Una de las mayores funciones de la inspiración es capacitar a las personas para captar el significado de los eventos, y para interpretarlos a la luz de la gran controversia entre Cristo y Satanás.

4. El mensaje de un escritor inspirado carece de autoridad a menos que vaya acompañado por un “Así dice Jehová.” En los tiempos del Antiguo Testamento, los profetas a menudo comenzaban o concluían sus mensajes con declaraciones como éstas: “Dice el Señor,” “Jehová me dijo”; (Isa. 1: 24; 8: 11) “Vino a mí palabra de Jehová”; (Eze. 6: 1) “Principio de la palabra de Jehová”; (Ose. 1: 2) “Jehová lo ha dicho.” (Abd. 18) En el Nuevo Testamento, los escritores a veces mencionan el origen divino de sus escritos, como en Apocalipsis 1: 1-2; pero generalmente no lo hacen. Dependían de los escritos mismos para autenticarlos como mensajes de Dios. Elena G. de White a menudo usa en sus escritos tempranos la expresión “Se me mostró,” “Me fue mostrado”; pero más tarde dejó de hacerlo, especialmente cuando escribía para los no adventistas. Este cambio de práctica no indicaba diferencia alguna en la autoridad del mensaje que comunicaba.

Si se recuerdan constantemente los cuatro puntos que hemos mencionado, se entenderá y apreciará mejor la información de estos artículos que publica la Review and Herald, los cuales son el producto de la experiencia y del pensamiento maduro de uno que ha dedicado 50 años a fortalecer su familiaridad con los documentos recibidos por medio de la inspiración, y que ha estudiado cómo Elena G. de White, su abuela inspirada, hizo su trabajo.

Ella escribió en 1890: “El último engaño de Satanás se hará para que no tenga efecto el testimonio del Espíritu de Dios… Satanás trabajará hábilmente en diferentes formas y mediante diferentes instrumentos para perturbar la confianza del pueblo remanente de Dios en el testimonio verdadero.” (1 MS, 54-55)

Y por cuanto Satanás hace hoy esfuerzos supremos para socavar la confianza en los escritos del espíritu de profecía estamos convencidos de que el fin de todas las cosas está muy cerca. Ahora es el momento para fortalecer la fe y saber en qué creemos. Estas series de artículos fortalecerán la confianza en Dios, en su iglesia y en su mensajera inspirada.

Artículo del suplemento de la Revista Adventista de enero de 1982

Pacific Press Publishing Association, 1350 Villa Street, Mountain View, California (USA)




Elena de White, ¿Doctora en Medicina? - Por Roger W. Coon


Sus consejos sobre salud comparados con investigaciones recientes

Dónde obtuvo esta señora su información?”

El tono de voz del profesor era urgente; en su rostro se advertía un grado de intensidad que no aceptaría trivialidades, mientras insistía en una respuesta inmediata-

La alumna, una joven adventista del séptimo día de extracción sinoamericana, que a la razón cursaba una maestría en Alimentos y Nutrición en la Universidad de Cornell, gracias a una beca provista por la Fundación Nacional de Ciencia, debe haber temblado interiormente. Ante la insistencia del catedrático, comenzó a explicarle acerca de Elena de White, autora de una interesante obra titulada Consejos sobre el régimen alimenticio, un ejemplar de la cual el científico hojeaba, muy intrigado.

Helen Chen se había inscrito en un curso básico llamado Historia de la Nutrición, a cargo del Dr. Clive M. McCay, profesor del ramo en el Colegio de Agricultura y Ciencias de la Vida , del Estado de Nueva York, institución perteneciente a la Universidad de Cornell. El padre de la joven, Dr. Philip S. Chen, fue furante casi 30 años director del Depto. de Biología y Química Unión del Atlantic Union College, ubicado en el Estado de Massachussets.

Los cuatro hermanos de la joven: Phlip, Jr. Jhon, Geroge, y Sam, ya habían obtenido doctorados en sus respectivas disciplinas. El primero también había recibido un doctorado en Farmacología de la Universidad de Copenhague, gracias a una beca de la Fundación Nacional Institute of Health, la principal institución de los Estados Unidos dedicada a la investigación en el campo de la medicina, ubicada en los suburbios de la capital de dicho país.

Helen acababa de recibir su bachillerato en alimentos y nutrición, en el Atlantic Union College. Se había inscrito en el curso de McCay en septiembre de 1955, y lo había llegado a conocer por intermedio de las visitas ocasionales que le tocaba realizar a la oficina del catedrático en el Dpto. de veterinaria, lugar en el cual ella hacía sus prácticas de laboratorio.

En 1982, Helen recordaba a su profesor como “un hombre cálido y cordial, un profesor con el cual era fácil conversar”. Al oir que Helen era adventista y vegetariana, McCay expreso interés por saber acerca de su iglesia y sus enseñanzas sobre la salud.

Helen puso al catedrático con su padre, el cual le envió primeramente un ejemplar de la obra Heart Disease : Couse, Prevention and Recovery – libro perteneciente a un grupo de unas 14 obras que el Dr. Chen escribiera. El capítulo 15, titulado “Las enfermedades del corazón y la religión”, le permitió al Prof. McCay conocer a Elena de White y sus escritos acerca de salud y nutrición. Más tarde, a pedido el profesor, se le proveyó un ejemplar de la obra Consejos sobre el régimen alimenticio. Este libro, que es una compilación póstuma publicada 23 años después de la muerte de Elena White en 1915, difiere de la mayoría de los libros surgidos de su pluma, en que al fin de cada extracto se indican su fuente original y su fecha de publicación. Y la historia de la nutrición era uno de los campos en que McCay poseía considerable conocimiento profesional.

Un especialista en la historia de la nutrición

McCay había recibido su doctorado en Bioquímica de la Universidad de Berkeley (Calñifornia) en 1925, y había pasado los siguientes años bajo una beca de consejo Nacional de Investigación estudiando bioquímica en Yale. En 1927 había comenzado a enseñar en Cornell y allí se había quedado en forma permanente. Unos 35 alos más tarde, su extenso currículo vitae mencionaba el hacho de que había:

  • Escrito o colaborado en la producción de más de 150 publicaciones científicas sobre diversos aspectos de la nutrición animal y humana, con énfasis especial en el proceso del envejecimiento.

  • Colaborado en la fundación (en 1942) de la publicación Archives of Biochemistry (en la actualidad llamada Archives of Biochemistry and Biophysics), y servido como su primer director.

  • Actuando como redactor del periódico suizo Gerontoligia, y se le había otorgado el título de miembro honorario de la Sociedad Suiza de Nutrición (sólo los ciudadanos suizos pueden ser miembros en plenitud).

  • Servido como presidente por un año, respectivamente, de la American Gerotologiacl Society (1949), y el American Istitute of Nutrtion(1951).

  • Escrito en un libro ampliamente aclamado, el cual la valió un prestigioso premio y na medalla de oro..

Después de la muerte de McCay, el Journal of the American Dietetic Association publicó una abarcante reseña biográfica del científicol y el Journal of Nutrition dedicó diez páginas y su considerable contribución a la ciancia de la humanidad.

McCay fue pionero internacionalmente reconocido en le campo de la nutrición, y una autoridad en la teoría, investigación e historia de dicha ciencia. Por cuanto no aceptaba que la moderna ciencia de la nutrición fuese anterior a los comienzos de nuestro siglo, en su opinión la mayor parte de lo que los autores y conferenciantes del siglo pasado decían no era más que una colección de disparates.

En vista de lo dicho, se comprende la insistencia con que le preguntaba a Helen Chen: “¿Dónde obtuvo esta señora su información?”

Esa misma pregunta se la hizo algunos meses mastarde a Francisco D. Nichol, director de la Review and Herald. En 1958, cuando Nichol supo que McCay estaba interesado en esta notable reformadora en el campo de la salud, cuya educación se vio interrumpida en el tercero o cuarto grados debido a un accidente, entrevistó al profesor en su hogar de Ithaca (Nueva York).

Al recordar el incidente seis años más tarde, Nichol decía que,a su parecer, ese científico unitario no habría comprendido la doctrina adventista acerca de la inspiración y la revelación (según la cual la inspiración de Elena White provino de uanfuente divina). Por lo tanto, esquivó la pregunta diciendo que sus críticos contremporáneos, reletivos a la reforma en el campo de la salud.

-¡Tonterías!-exclamó McCay - . Me niego a aceptarr esa explicación, porque crea un problema mucho mayor queel que resuelve.

-¿Cómo?- inquirió el director, un tanto sorprendido.

-SI ella se hubiera limitado a copiar se sus contemporáneos, ¿cómo habría podido saber qué ideas aceptar y cuáles rechazar, de entre la confusa maraña de teorías y enseñanzas en boga durante el siglo XIX? ¡La mayor parte de ellas eran completamente irracionales, y en la actualidad se las ha repudiado! Para hacer eso, tendría que haber sido una persona asombrosa, de conocimientos mucho más avanzados que los de su tiempo – argumentó el catedrático, rechazando así la teoría de un supuesto plagio.

A partir de entonces , McCay se entusiasmó tanto con su investigación personal de los escritos de Elena de White relativos a la nutrición, que presentó una disertación ante el club de varones de su iglesia unitaria en Ithaca el 9 de abridle 1958, y luego, durante los años siguientes, presentó el mismo material en conferencias ante diversas entidades científicas de los Estados Unidos.

El 18 de diciembre de 1958, en un saludo navideño a su ex alumna Helen Chen (ahora esposa de Frnak Chung), el Prof. McCay escribió: “Si tuviera que volver a comenzar mi vida, me gustaría ser adventista. Creo que la filosofía de vida adventista ofrece la mejor solución a los problemas que surgen al vivir en medio de las tensiones de la cultura estadounidense. Apenas he comenzado a descubrir la sabiduría de Elena de White.

Si el Dr. McCay viviera todavía, probablemente no tendría ninguna razón para modificar su evaluación final de los escritos de Elena de White relativos a la nutrición: “No hay mejor guía general disponible hoy”. En la década recién pasada, la ciencia ha corroborado ampliamente sus avanzados conceptos sobre salud.

Corroboración moderna

En julio de 1980, los Deptos. De Agricultura y salud, Educación y Bienestar de los Estados Unidos (hoy llamados Servicios Humanos y de Salud), publicaron en forma conjunta sus recomendaciones llamadas “Guía Dietética para los Estadounidenses”: (1) Aliméntese con una variedad de productos. (2) mantenga su peso normal. (3) Evite el exceso de grasas, especialmente saturadas y colesterol. (4) Consuma alimentos que contengan cantidades adecuadas de almidón y fibra. (5) Evite el exceso de azúcar. (6) Evite el exceso de sodio. (7) si usted bebe alcohol, hágalo con moderación.

Para nosotros, que nos acercamos el fin del siglo, estos consejos son bien sabidos, pero una o dos décadas atrás, eran ideas bastante nuevas. Sin embargo, Elena de White ya había propiciado estos conceptos casi un siglo antes de que los científicos modernos llegaran a los científicos modernos llegaran a los mismas conclusiones.

En junio de 1982, la Academia Nacional de Ciencias y el Consejo Nacional de Investigación se unieron en la publicación de un informe titulado Diet, Nutrition ans Caner. Este importante documento fue el resultado de dos años de estudios acerca del vínculo existente entre la alimentación y el cáncer. Las conclusiones en él expuestas eran similares a las del informe citado más arriba: si se hacen ciertos cambios en el régimen alimentario, se pueden reducir considerablemente los riesgos de sufrir diversos tipos de cáncer. Las reformas recomendadas incluían comer mayormente fruta, cereales, integrales, y verduras, reduciendo el consumo de grasa, azúcar, sal y alcohol.

Si Elena de White viviera hoy , su reacción indtintiva sería probablemente pensar, “¿Y cuál es la gran novedad?” ¡Ella comenzó a presentar estas ideas entra los años1863 y 1890!

En febrero de 1983, Walter S. Ross, director de Cancer News, publicación en la American Cancer Society, publicó un artículo titulado “Por fin, un régimen anticanceroso”. En el primer párrafo, se informaba que los adventistas de California padecían de cáncer del colon y el recto en proporción mucho menor que otros estadouidenses. Màs tarde, el artículoafirmaba “Según estudios realizados en distintas partes del mundo, la incidencia de cáncer del seno, el colon, y la próstata es significativamente menor entre las personas que consumen grna cantifaf de verduras. Este `descubrimiento sorprendente´.

Cinco meses más tarde, las propiedades maravillosas de la fibra fueron exaltados en otro artículo que resumían el libro de Audrey Eyton, titulado The F-Plan Diet ( La dieta el Plan F). Brevemente, su mensaje es: “Si usted aumenta su consumo de fibra alimentaria proveniente de la fruta, las verduras y los alimentos a base de cereales integrales – y si disminuye las grasas y los azúcares refinados – se sentirá más satisfecho con menos calorías”, lo cual es un factor significativo en la reducción de peso.

En 1985, el mensaje estaba llagando a una proporción creciente de estadounidenses. Ese verano, un encuesta de Gallup reveló que el 24% de la población había comenzado a usar menos carne que anteriormente, añadiendo que “los estadounidenses se están volviendo semi-vegetarianos”, ¡cuarenta millones de adultos! Otras estadísticas de interés: el 52% de los estadounidenses estuvieron de acuerdo en que “nadie necesita comer carne más de una o dos veces por semana”, 37 % creían que “los vegetarianos probablemente gozan de mejor salud que la mayoría de los estadounidenses”, y el 27% estuvieron de acuerdo en que el vegetarianismo no es “un simple capricho pasajero”.

A pesar de los dicho, tres años más tarde, dos investigadores de Instituto Nacional del Cáncer, Blosson H. Patterson y Gladys Block, informaron, que “el régimen alimentario estadounidense es miserable, y quela gente se está muriendo por causa de él...contribuye [según se estima] a cerca de un 35% de todas las defunciones debidas al cáncer”.

En julio de 1988, C. Everett Koop publicó “el primer informe sobre nutrición que haya preparado un Inspector General de Sanidad de los Estados Unidos”. Basada en más de 2.500 artículos científicos, su prescripción fue: “Menos grasa, más verduras y frutas”.

La noticia más importante debió esperar hasta 1990, cuando el Dr. Dean Ornish, investigador afiliado a la University of California (San Francisco), anunció que un régimen predominantemente vegetariano tiene virtud de hacer retroceder la oclusión arterial arterial causada por el colesterol. Uno de sus pacientes, colocado anteriormente en el programa de la American Heart Association, que reduce el contenido de grasa en la alimentación al 30% de las calorías locales, ¡en realidad aumentó la oclusión en sus arterias, del 37% al 77% en un año! Luego, al cambiar al régimen de Ornish, la oclusión se redujo al 59%. En un comentario referente a un importante estudio que acabó a 6.500 personas, conducido por la Cornell University, en 1990, Ornish escribió : “Carne: Verdadero alimento para un muerte igualmente verdadera”.

En lo que se refiere al uso de tabaco, el Dr. Alton Oschner, profesor de irugñia torácica de la Facultad de Medicina de la Tulane University, fue uno de los primeros en hacer la conexión definitiva entre el hábito de fumar y el cáncer pulmonar, en el año 1954.

En 1990, el primer estudio detallado del consumo de cigarrillos y los ataques cardíacos en las mujeres, estableció que el hábito de fumar más que triplica el riesgo que corren. Sin embargo, si dejan de fumar, en unos tres años el riesgo decrece hasta igualarse al que corren los no fumadores, según informa en su número de diciembre de 1990 el New Enlgand Journal of Medicine. Más de diez estudios han demostrado un patrón similar en sujetos varones.

Las enfermedades del corazón, la principal causa de muerte en ambos sexos “y el mayor factor en las defunciones relacionadas con el hábito de fumar”, en la actualidad es responsable aproximadamente de 115.000 de las 300.000 muertes anuales estadounidenses, atribuidas al hábito de fumar.

En 1863, Elena de White caracterizó el tabaco como un veneno “lento”, “engañoso” y “maligno”. Para 1886, decía: “ Un veneno lento, insidioso, pero sumamente maligno”.

Con respecto al cáncer pulmonar, los fisiólogos y patólogos no dicen que se requieren unos 20 años de incubación hasta que un caso alcanza su pleno desarrollo (“lento”); los que se salvan no son los fumadores que esperan hasta la aparición de síntomas, sino más bien los que se someten periódicamente a exámenes de tórax por medio de rayos X (“engañoso” , “insidioso”). “Un venenp sumamente malignp”.

El estilo de vida adventista

Entre los años 1958 y 1965, investigadores de la Universidad de Loma Linda llevaron a cabo un estudio de 50.000 miembros de la Iglesia Adventista, con un grupo control de 50.000 no adventistas. Comparados con la proporción de casos presentes entre la población general, los adventistas sufren solo:

· 20% de cáncer pulmonar (es decir apenas la quinta parte de lo que sufre el público en general).

· 5% de cáncer de boca, garganta y laringe.

· 32% de bronquitis y enfisema.

· 28% de cáncer de la vejiga.

· 34% de cáncer del esófago.

·13% de cirrosis del hígado.

· 72% de cáncer de los senos.

· 65% de cáncer del aparato digestivo.

· 62% de leucemia.

· 61% de cáncer de los ovarios.

· 54% de cáncer uterino.

· 66% de todos los demás cánceres.

· 55% de correspondiente a enfermedades del corazón.

· 54% de derrames cerebrales.

· 55% de correspondiente a diabetes.




Elena G. de White: Experiencia y Escritos - Por Arturo L. White


¿En qué forma entienden los adventistas la inspiración? ¿Es diferente este concepto del que se sustenta comúnmente?

El concepto adventista es diferente en algunos aspectos, pues ni participa de los puntos de vista liberales modernos que atacan la autoridad de la Palabra de Dios, ni de los conceptos ultraconservadores que hacen del profeta un autómata, una máquina, que es impulsado a hablar o escribir.

Como adventistas del séptimo día somos muy afortunados al estudiar este problema. Para sacar nuestras conclusiones, no dependemos de escritos de hace 19 siglos que nos han llegado mediante transcripciones y traducciones. Para nosotros la inspiración es algo casi contemporáneo, pues tenemos un profeta entre nosotros.

Y aún más: en lugar de tener unos pocos y cortos documentos o un puñado de cartas, poseemos los numerosos y variados escritos de Elena G. de White, redactados en un lapso de 70 años, que comprenden sus libros, sus 4.600 artículos, y sus manuscritos, cartas y diarios. También tenemos los testimonios de sus contemporáneos, que vivieron y trabajaron muy cerca de ella. Ellos y ella discutieron muchos puntos en cuanto a sus visiones y la forma en que le fueron dadas, y cómo ella impartía los mensajes a aquellos a quienes estaban dirigidos. En resumen: estos testigos discutían con ella la obra de la inspiración.

Y algo muy importante para nosotros: escribió en una lengua moderna, la más extendida, en la cual la estudian la mayoría, y los que no pueden hacerlo tienen a su alcance las traducciones de sus escritos más importantes o necesarios.

Si aceptamos a Elena G. de White como un testigo honesto, entonces nos serán muy significativos su obra, sus declaraciones sobre la inspiración, y su concepto en cuanto a los profetas de la antigüedad. Por esto, cuanto ella dijo del trabajo del profeta en acción, puede muy bien formar la base para llegar a una conclusión exacta en cuanto a la inspiración.

Primero notaremos que cuando el Señor imparte luz al profeta, él no se ata a un solo método: “Dios, habiendo hablado… de muchas maneras… por los profetas…” (Heb. 1:1) Por lo tanto, no se debe buscar un método uniforme que gobierne los procedimientos divinos cuando entrega sus mensajes a sus instrumentos humanos. Esto es algo sumamente importante.

En segundo lugar, el profeta es y posee todas las cualidades propias de un ser humano: ve, escucha, huele, come, duerme, trabaja, habla, viaja, etc. Cuando es llamado al oficio profético, puede poseer o no cierto grado de conocimiento; pero a través de su obra profética continuará adquiriéndolo en la misma forma en que lo aprenden los demás. Su llamado como profeta no borra de su mente el conocimiento que obtuvo antes, ni tampoco entorpece sus facultades para proseguir adquiriendo conocimiento como lo hacía antes de ser llamado como profeta.

El hecho de que el Señor, en forma extraordinaria, haya llamado a una persona como profeta, la sitúa en una posición en donde recibirá información especial de Dios, la cual puede corresponder al campo de la teología y la experiencia religiosa, o bien al terreno histórico, refiriéndose a la providencia especial de Dios con su pueblo o las personas, o amonestando en cuanto a los peligros acerca de la determinación de Satanás de destruir la obra de Dios o la esperanza de las almas. También podría pertenecer al campo de la fisiología, la nutrición, la higiene, la educación, la administración de la iglesia, o aun podría tener que ver con la denuncia de pecados ocultos.

Como puede verse, los campos son ilimitados, porque la obra está en las manos de Dios. Esta experiencia singular pertenece al profeta. Aunque el Espíritu de Dios puede hablar a los corazones de las personas consagradas, no todos pueden ser profetas. Dios escoge al profeta: “Los santos hombres de Dios hablaron… inspirados por el Espíritu Santo.” (2 Ped. 1: 21)

Las visiones y el testimonio

Un profeta puede recibir visiones durante el día, acompañadas por fenómenos físicos, (Dan. 10) o en la noche mediante sueños; (Dan. 7) luego comunicará el mensaje oralmente, en entrevistas o por escrito.

Hay, pues, dos asuntos inseparables: la recepción del mensaje, de la luz, y el testimonio que da validez o sea la presentación del mensaje, de la luz recibida del Espíritu Santo.

Puede ser que no se le permita comunicar inmediatamente el mensaje, pues quizá deba retenerlo hasta que sucedan ciertos acontecimientos; o bien la luz recibida es para orientar al profeta, quien no está en libertad de comunicar todo lo que ha recibido.

Por lo tanto, su mente puede ser un “depósito” del cual – previas circunstancias especiales – puede sacar y hablar. Pero a menudo hay necesidad inmediata de que comunique su mensaje.

Cómo recibió la luz Elena G. de White

Nótese la sencillez del lenguaje usado por E. G. de White para describir la forma en que recibió su primera visión: “Mientras estaba orando… el Espíritu Santo descendió sobre mí, y me pareció que me elevaba más y más, muy por encima del tenebroso mundo. Miré hacia la tierra para buscar al pueblo adventista, pero no lo hallé en parte alguna, y entonces una voz me dijo: ‘Vuelve a mirar un poco más arriba.’ Alcé los ojos y vi un sendero recto y angosto trazado muy por encima del mundo. El pueblo adventista andaba por ese sendero, en dirección a la ciudad que se veía en su último extremo” (PE, 14).

Observemos cómo y cuándo entra en visión: “El Espíritu Santo descendió sobre mí.” Aunque permaneció corporalmente en la sala en donde oraba, le parecía

1. que se elevaba por encima del mundo;

2. que volvía su mirada hacia la tierra;

3. que no podía ver lo que buscaba;

4. que escuchaba una voz que le hablaba;

5. que obedecía la orden de esa voz;

6. que levantaba su mirada y veía al pueblo adventista en marcha;

7. que contemplaba su lugar de destino;

8. que se unía a ellos cuando se regocijaban por el galardón.

Es muy claro que las experiencias en la visión fueron reales para ella: vio, sintió, escuchó, obedeció y actuó en lugares lejanos; participaba en la acción, aunque corporalmente permanecía en la sala. Pero los que la acompañaban en ese momento, nada vieron, nada escucharon. Y más tarde relataba o escribía en sus propias palabras sus experiencias.

A menudo, ya en visión, era conducida a un hogar o a una institución, y luego llevada de salón en salón o de un departamento a otro. Le parecía estar en los comités y contemplar las acciones de sus miembros, escuchar sus palabras y observar el medio ambiente.

En 1887 escribió desde Europa a uno de los obreros en cuanto a las normas inadecuadas de una de las instituciones. ¿Cómo recibió la información? “Me levanté a las tres de esta madrugada con un gran peso en mi mente… En mis sueños me encontraba en –, y mi Guía me dijo que tomara en cuenta y observara todo cuanto viera. Me hallaba en un lugar apartado, desde donde no podía ver pero sí escuchar todo lo que sucedía en el salón. Las personas discutían con usted en cuanto a los presupuestos, y oí que disputaban con usted por los altos cobros de la pensión, el hospedaje y el tratamiento. Escuché que usted con voz firme y decidida rehusó rebajar lo que se cobraba. Yo estaba atónita de ver cuán alto era este cobro” (Carta 30, 1887).

A veces veía edificios aún no construidos, pero que serían parte de una institución. Ella se refirió a éstos en una carta escrita en 1903: “He estado pensando cómo, después que comenzamos el Sanatorio de Battle Creek, me fueron mostrados en visión los edificios del sanatorio, listos para ser ocupados. El Señor me instruyó en cuanto a cómo debe hacerse el trabajo en estos edificios para que ejerzan una influencia salvadora sobre los pacientes.

“Todo esto me parecía muy real, pero cuando me levanté, encontré que el trabajo aún no había sido hecho, que los edificios no habían sido construidos.

“En otra oportunidad se me mostró un edificio grande que se construía en el lugar sobre el cual se levantaría el Sanatorio de Battle Creek. Los hermanos estaban muy preocupados en cuanto a quién se haría cargo de la obra. Me sentí muy apesadumbrada. Una de las autoridades se levantó en medio de nosotros, y dijo: ‘Aún no. Ustedes no están listos para invertir fondos en ese edificio, o para hacer planes para su dirección futura.’

“En este tiempo se había colocado el fundamento del sanatorio. Pero necesitábamos aprender la lección de esperar” (Carta 135, 1903).

Representaciones simbólicas

Dos párrafos consecutivos de un testimonio personal dirigido a un obrero destacado de los primeros años, demuestran cómo las experiencias de la vida fueron algunas veces representadas simbólicamente: “Me fueron presentadas muchas otras escenas concernientes a su caso.

Usted me fue presentado una vez mientras trataba de empujar un carro largo por una elevada pendiente; pero este carro, en lugar de subir la colina, continuaba descendiendo. Este carro representa el negocio de los alimentos como una empresa comercial, la cual no ha sido llevada adelante en la forma que Dios recomienda.

“En otra oportunidad usted me fue representado como un general montado en un caballo, llevando un estandarte. Vino uno y tomó de su mano el estandarte, que tenía estas palabras: ‘Los mandamientos de Dios y la fe de Jesús,’ y fue pisoteado en el polvo. Lo vi a usted rodeado de hombres que lo identificaban con el mundo” (Carta 239, 1903).

A veces, los sucesos del pasado, el presente y el futuro gran abiertos delante de ella en forma panorámica. Entonces le parecía que presenciaba, en rápida sucesión, los eventos de la historia. He aquí una cita que nos muestra un poco cómo era iluminada su mente: “Al revelarme el Espíritu de Dios las grandes verdades de su Palabra, y las escenas del pasado y del porvenir, se me mandó que diese a conocer a otros lo que se me había mostrado, y que trazase un bosquejo de la historia de la lucha en las edades pasadas, y especialmente que la presentara de tal modo que derramase luz sobre la lucha futura que se va acercando con tanta rapidez.” (CS, 13, 14, Intr.)

Artículo del suplemento de la Revista Adventista de enero de 1982

Pacific Press Publishing Association, 1350 Villa Street, Mountain View, California (USA




Elena G. de White y el uso de fuentes


Un abogado de Washington, especialista de derechos de autor, llegó a la conclusión de que Elena G. de White no cometió plagio y que sus obras no infringen las leyes de derechos de autor.

Elena G. de White no es culpable de infringir las leyes de derecho de autor ni de plagio. Esa es la opinión de Vincent L. Ramik, socio de Diller, Ramik & Wight, Ltd., un abogado que se especializa en las leyes que tienen que ver con patentes, marcas y derechos de autor, en Washington, D.C.

El Dr. Ramik comenzó a investigar los escritos de Elena G. de White después que Warren L. Johns, jefe del Departamento Legal de la Asociación General, solicitó los servicios de Diller, Ramik & Wight en abril del año pasado, por causa de las acusaciones realizadas contra la Sra. White por Walter Rea, en aquel momento pastor en Long Beach, California.

Ramik, es católico romano, dedicó más de 300 horas a la investigación de mil casos relevantes en la historia legal americana. Concluye su opinión legal de 27 páginas con una declaración inequívoca: “Basándonos en el estudio de los hechos y los precedentes legales ... Elena G. de White no cometió plagio, y sus obras no constituyen una violación de las leyes de derechos de autor ni piratería”.

El informe legal fue entregado en la oficina de Johns a fines de agosto pasado. Responde específicamente seis preguntas:

  1. 1. ¿Existía una ley federal de derechos de autor entre los años 1850 (cuando Elena G. de White comenzó a publicar) y 1915 (el año de su muerte) que otorgara a los autores derechos sobre su producción literaria? Si la hubo, ¿Cuál es la esencia de esa ley? ¿Difería sustancialmente de las leyes vigentes en 1981?
  2. 2. ¿El pago de regalías por parte de los editores era una práctica comercial y legal de aquella época?
  3. 3. ¿Los acuerdos de permisión para el uso de la propiedad literaria era una práctica comercial corriente en aquella época?
  4. 4. ¿Había una norma literaria que establecía el uso de comillas, notas de pie de página y citas bibliográficas en las obras literarias que utilizaran material literario de otros autores?
  5. 5. ¿Qué ley existía entre 1850 y 1915 que pudiera sugerir las características de la protección de un autor contra la piratería literaria?
  6. 6. ¿Hay algo entre las obras publicadas por Elena G. de White que pudiera sugerir la existencia de piratería literaria (infracción de la ley federal de derechos de autor) de acuerdo con las normas existentes entre 1850 y 1915?

La producción literaria de Elena de White tiene una extensión de aproximadamente 25 millones de palabras de una carrera como escritora de casi 70 años. Una buena cantidad de los más de 90 libros, incluyendo compilaciones, que resultaron de su pluma han sido traducidos a más de cien idiomas. El hecho de que Elena G. de White incorporara citas y material parafraseado de otros autores (principalmente historiadores de la Reforma y escritores devocionales contemporáneos del siglo XIX) en sus libros y artículos no es lo que ha estado en discusión. Durante su vida, ella y los dirigentes de la iglesia han reconocido repetidamente ese uso. Pero Walter Rea se tomó el trabajo de identificar las diferentes fuentes de las que se sirvió. Ese estudio demostró que la Sra. White se había servido de otras fuentes con más profusión de los que se había estimado previamente.

Libros sin derechos de autor

Ramik descubrió que muchos de los libros de los que Elena G. de White se había servido no tenían derecho de autor. Pero, continuó diciendo que aunque hubiera estado protegido por la ley, el uso de la fraseología e incluso el de varios párrafos no constituía una infracción de la ley de derechos de autor, ni plagio.

“Si el problema se hubiera llevado a las cortes entre 1850 y 1915, Elena G. de White no hubiera sido declarada culpable de infracción a la ley de derecho de autor”, concluyó Ramik.

El especialista en leyes encontró irónico que los más encarnizados críticos de Elena G. de White ofrecieran “la mejor evidencia” para sostener la posición de la no infracción. “En ningún momento –señaló Ramik- pudimos encontrar que los libros de Elena G. de White siguiera virtualmente el mismo plan y carácter que el de los predecesores. Tampoco encontramos, ni han hecho referencia a ello sus críticos, una intención en Elena de White de superponer sus obras en el mercado con la misma clase de lectores y compradores”. En vez de ello, invariablemente introdujo una considerable cantidad de material nuevo al que había utilizado, yendo más allá de los meros “cambios superficiales”, y el efecto creó una obra literaria completamente original.

Además, “la cabal compilación de las obras de Elena G. de White necesariamente refleja su trabajo y habilidad. Siendo que no copió (y la evidencia lo establece claramente) de ninguna de las obras anteriores en un grado sustancial, se mantiene perfectamente dentro de los márgenes legales del ‘uso honesto’.

“Además, siendo que los materiales fueron seleccionados de una variedad de fuentes, y fueron dispuestos y combinados con ciertos pasajes del texto de la obra original, demostrando de alguna manera el ejercicio de la discreción, la habilidad, la experiencia y el juicio, el uso fue ‘honesto’”.

La intención es un ingrediente principal que debe demostrarse en los casos de plagio; y Ramik cree que lo ha probado no solamente por medio de las declaraciones publicadas por la misma Sra. White sino por lo admitido por sus críticos mismos, de que ella no intentó cometer un fraude al servirse de otras producciones literarias.

Procediendo únicamente con las más elevadas intenciones y motivos –dijo Ramik- la Sra. White modificó, exaltó y mejoró” mucho de lo que otros habían escrito, de una manera completamente ética y legal.

“Es imposible imaginarse que la intención de Elena G. de White, tal como la reflejan sus escritos y el esfuerzo prodigioso realizado por ella, no fue otra cosa que un esfuerzo motivado por la sinceridad y la falta de egoísmo para decir las verdades bíblicas de una manera coherente para que todos los vieran y las comprendieran.

“Más aún. La naturaleza y el contenido de sus escritos tenía una esperanza e intención: que la humanidad pudiera comprender la Palabra de Dios”. En su documento, Ramik concluyó: “Considerando todos los factores necesarios para llegar a una conclusión justa sobre este asunto, declaramos que los escritos de Elena de White definidamente no




El espíritu de profecía en la predicación


Son muchos los que asocian este concepto con Elena e White, distorsión que necesita ser revisada.

Por JUAN C. VIERA (ex director del Patrimonio White, de la Asociación General)

La expresión espíritu de profecía ha sido tradicionalmente usada por los adventistas para referirse a os escritos de Elena G. de White, a quién la iglesia acepta como la mensajera inspirada por Dios para ayudar en los comienzos y el establecimiento del movimiento adventista, y para brindar instrucción a la iglesia.

No obstante, la iglesia oficialmente reconoce que la manifestación prioritaria del espíritu de profecía se expresa en las sagradas escrituras, a través de la voz de los profetas del Antiguo y Nuevo Testamento. La iglesia adventista acepta la Biblia como su única norma de fe y práctica (véase Creencias Fundamentadas de los Adventistas, Nº 1).

Mediante esta exposición nos proponemos plantear lo siguiente:

  1. Las Escrituras profetizaban la aparición de un movimiento religioso en los “últimos días” con el fin de anunciar la cercanía del juicio de Dios y el establecimiento de su reino (véase Apoc. 14:6).
  2. En este movimiento religioso se manifestó el don profético del mismo modo como ocurrió en otros tiempos de la historia del pueblo de Dios (Ibíd.., 10:11; 12:17; 19:10).
  3. Esta manifestación especial del don de profecía se expresó por intermedio del ministerio de Elena de White en un período comprendido entre 1844- 1915. Durante estos 70 años, Dios envió mensajes de instrucción, amonestación, corrección y orientación a sus hijos, registrados para la orientación del pueblo remanente de decenas de libros, artículos, cartas y manuscritos.
  4. La mensajera del Señor siempre invitó a sus oyentes y lectores a ir a Cristo y a la Biblia como las fuentes originales para el conocimiento de la verdad. “Recomiendo al amable lector la Palabra de Dios como regla de fe y práctica” (extraído de su primera publicación [1851] y citado en Primeros escritos, p. 78).

I. LA PREDICACIÓN EN TIEMPOS BIBLICOS

A. El Mensaje Profético en el Antiguo Testamento

Antes de la existencia del canon bíblico, el pueblo de Dios aprendió a escuchar oralmente al profeta, o repetir a las nuevas generaciones las palabras proféticas escritas en libros (Éxo. 24:1-4; Deut. 3:9-13).

El respeto por la palabra profética se manifestaba en diferentes circunstancias y eventos de la historia del pueblo de Dios. El profeta era consultado antes de tomar las decisiones importantes, y su predicación era escuchada no sólo por su pueblo sino por otras naciones que lo reconocían como un representante del Dios verdadero (Ilustra este hecho la historia de Jonás y el mensaje a Nínive.)

Este mismo respeto se manifestaba por parte de un profeta hacia la palabra de otro profeta (Dan. 9:1, 2).

Los dirigentes fieles recomendaban al pueblo aceptar y seguir las instrucciones proféticas (2 Crón. 20:20). En cambio, los dirigentes impíos rechazaban el consejo inspirado , y sus súbditos seguían sus pisadas (Jer., caps. 26, 36, 37).

B. Cristo como modelo de predicación

El Maestro de los maestros usó profusamente los escritos proféticos, no sólo para contrarrestar los efectos de las tentaciones satánicas, sino también para reafirmar el mensaje de los profetas y presentar su propio oficio meseánico, ya previsto en las Escrituras (Mat. 4:16-21; Luc. 24:44-46).

Los grandes sermones de Cristo registrados en los Evangelios están fundamentados en los escritos de los profetas. La función de Cristo como predicador era aclarar, ampliar y aplicar las enseñanzas de los profetas, pero nunca anularlas, reemplazarlas o denigrarlas (El Sermón del Monte – Mat., caps.5-7 – ilustra este planteamiento).

Aunque era Autor de la doctrina, nunca reclamó para sí mismo esta originalidad. Por el contrario, su sujeción a la doctrina de Padre, tanto en la predicación como en las enseñanzas, fue total (Juan 7:15-19; 12:49, 50).

C. La predicación apostólica

Los primeros sermones registrados en el libro de Hechos tienen un ingrediente en común: se basan en los escritos de os profetas para llegar a la conclusión de que Cristo era el Mesías (sermones de Pedro y de Esteban en Hech., caps. 2, 7).

En un aspecto general, las cartas apostólicas comienzan haciendo referencia a los escritos de os profetas, o se basan en sus escritos para aconsejar a la iglesia (Rom. 1: 1-4; Heb. 1:1, 2; 2 Ped. 3: 1, 2).

En un sentido más específico, los apóstoles se refieren al espíritu de profecía como su fuente especial de autoridad y poder, tanto en la predicación como en la enseñanza ( 1 Cor. 2:1-13; 2 Ped. 1:19-21).

En los casos de Pablo Pedro, la predicación de ellos estaba basada en los escritos proféticos del pasado, pero afirmada y avalada por manifestaciones del espíritu de profecía de su tiempo, y a través de sus personas.

II. EL CONSEJO INSPIRADO CON REFERENCIA A LA PREDICACIÓN

A. Predicar a Cristo

El consejo bíblico: 1 Cor. 1:18 – 2:2

El consejo de los escritos de Elena de White:

¡Ojalá pudiese yo disponer de un lenguaje suficientemente fuerte para producir la impresión que quisiera hacer sobre mis colaboradores en el evangelio! Hermanos míos, estáis manejando las palabras de vida; estáis tratando con mentes capaces del más elevado desarrollo. Cristo crucificado, Cristo resucitado, Cristo ascendido al cielo, Cristo que va a volver, debe enternecer, alegrar y llenar de tal manera la mente del predicador, que sea capaz de presentar estas verdades a la gente con amor y profundo fervor. Entonces el predicador se perderá de vista, y Jesús quedará manifiesto” (Obreros evangélicos, pp. 167, 168).

“La gente debe recibir algo más que teorías; debe recibir el Pan vivo del cielo. En un lenguaje simple y claro, decid a cada persona lo que debe hacer para ser salva. Dios es nuestro ayudador. Él nos llama a dar a conocer las inescrutables riquezas de la gracia e Cristo. No prediquéis vuestras ideas; predicad a Cristo. Permitid que la luz de su justicia brille en vuestros corazones y sea revelada en vuestra enseñanza” (Special Tesmonies to Ministers, Nº 7, p. 8).

“Mis hermanos, predicad a Cristo. Necesitamos elevarlo a él ante el mundo, para que los hombres puedan ver su misericordia y su justicia. Meditad en las lecciones que Cristo diera a sus discípulos, con el fin de presentarlas otra vez ante el mundo. Este es el Verbo que ‘fue hecho carne y habitó entre nosotros’. Los intereses eternos dependen de conocer a Cristo como su salvador personal e individual” (1888 Materials, p. 8).

B. Predicar la Palabra

El consejo bíblico: 2 Tim. 4: 1-5

El consejo de Elena de White:

“Los ministros no han de predicar las opiniones de los hombres, no han de relatar anécdotas o realizar representaciones teatrales, no han de exhibir el yo; mas, como si estuvieran en la presencia de Dios y del Señor Jesucristo, han de predicar la Palabra de una manera que deje la más solemne impresión en los que la escuchen (El evangelismo, pp. 154, 155).

“Que prediques la Palabra’. Comparada con la Palabra, cualquier otra cosa es débil en sí misma. La Palabra de Dios es el arma en nuestra guerra. Educad, entrenad a nuestro pueblo a ser hacedores de la Palabra, para que moren en Cristo, y Cristo more en ellos. Entonces podrán discernir los engaños satánicos y no ignorar sus estratagemas” (The Home Missionary, 1º de diciembre de 1894).

“Predicad la Palabra. Es la Palabra la que demanda vuestra atención. No hay tanta necesidad de conocer a diversos autores, como de conocer al Libro de los libros. La mente se esfuerza y piensa profundamente cuando la Palabra es investigada diligentemente. Predicad la Palabra practicad la verdad, tanto en vuestra vida diaria como en la exposición de la Escritura en el púlpito” (Review and Herald, 24 de abril de 1888).

“Tengo algo que decir a los jóvenes que han estado enseñando la verdad. Predicad la Palabra. Puede ser que tengáis mentes inventivas. Puede ser que seáis expertos, tal como loa maestros judíos, en formular nuevas teorías..Que los que se sienten tentados a complacerse en la invención de doctrinas caprichosas y llenas de fantasía, caven profundamente en las minas de la verdad celestial para obtener las riquezas que significan vida eterna al que las recibe. Los que estudian la Palabra de Dios con fervor obtendrán un tesoro precioso, porque los ángeles celestiales los dirigirán en su investigación.

“La oposición de las leyes humanas a los preceptos de Jehová producirá el último gran conflicto de la controversia entre la verdad y el error. Estamos entrando ahora en esa batalla, que no es simplemente entre iglesias rivales que contienden por la supremacía, sino entre la religión de la Biblia y las religiones de las fábulas y tradiciones... Los tremendos y eternos resultados que están en juego exigen de nosotros algo mas que una religión imaginaria, de palabras y formas, que mantenga a la verdad en el atrio exterior. Dios pide un reavivamiento y una reforma. Las palabras de la Biblia, y de la Biblia sola, deben oírse desde el púlpito”(Profetas y reyes, p. 461).

III. PROPÓSITOS Y OBJETIVOS DE LOS “TESTIMONIOS”

A. Llevas las mentes a la Palabra.

“Poco caso se hace de la Biblia, y el señor ha dado una luz menor para guiar a los hombres y mujeres a la luz mayo...”

“El Hno, J... quiere confundir los ánimos tratando de hacer aparecer que la luz que Dios me ha dado por medio de los Testimonios es una adición a la Palabra de Dios; pero da así una falsa idea sobre el asunto. Dios ha visto propio atraer de este modo la atención de este pueblo a su Palabra, para darle una comprensión más clara de ella. La Palabra de Dios basta para iluminar la mente más oscurecida, y puede ser entendida por los que tienen deseos de comprenderla. Pero no obstante todo eso, algunos que profesan estudiar la Palabra de Dios se encuentran en oposición directa a sus más claras enseñanzas. Entonces, para dejar a los hombres sin excusa, Dios da testimonios claros y señalados, con el fin de hacerlos volver a la Palabra que no han seguido...

“Además de la instrucción de su palabra, el señor ha dado testimonios especiales a su pueblo, no como una nueva revelación, sino que él desea presentar delante de nosotros las lecciones claras de su Palabra para que puedan corregirse errores, para que pueda señalarse el camino correcto, para que cada persona esté sin excusa” (Extractos del capítulo “La primacía de la Palabra”, Mensajes selectos, t.3, pp. 31-36).

“Los testimonios del Espíritu de dios son dados para dirigir a los hombres a su Palabra que ha sido descuidada. Ahora bien, si sus mensajes no son atendidos, el espíritu Santo queda excluido del ser. ¿Qué otros medios tiene Dios en reserva para enseñar a los que yerran y mostrarles su verdadera condición?” (Mensajes selectos, t. 1, p. 52).

B. Ayudar en la comprensión de la Palabra

“En aquel tiempo [después del chasco de 1844] se nos presentaba un error tras otro, ministros y doctores traían nuevas doctrinas. Solíamos escudriñar les Escrituras con mucha oración, y el Espíritu Santo revelaba la verdad a nuestra mente. A veces dedicábamos noches enteras a escudriñar las Escrituras y a solicitar fervorosamente la dirección de Dios. Se reunían con este propósito grupos de hombres y mujeres piadosos. El poder de Dios bajaba sobre mi, y yo recibía capacidad para definir claramente lo que era verdad y lo que era error” (Obreros evangélicos, p. 317).

“En ese tiempo había fanatismo entre algunos de los que habían creído el primer mensaje. Albergaban grandes errores de doctrina y práctica, y algunos estaban dispuestos a condenar a todos los que no aceptasen sus opiniones. Dios me reveló esos errores en visión, y me mandó a sus hijos que erraban para declarárselos”(Joyas de los testimonios, t. 2, p. 271).

IV. CUÁNDO SE DEBERÍAN USAR LOS “TESTIMONIOS”

A. En predicaciones para el público en general

“En el trabajo público no hagáis prominente no citéis los que la Hna. White ha escrito, como autoridad para sostener vuestra posición. El hacer esto no aumentará la fe en los Testimonios. Presentad vuestras evidencias en forma clara y sencilla, extrayéndolas de la Palabra de Dios. Un ‘así se dice el Señor’ es el testimonio más poderoso que podéis presentar a la gente. Que nadie sea educado a mirar a la Hna. White, sino a Dios poderoso, que de las instrucciones a la Hna. White”( Mensajes selectos, t. 3, pp. 31, 32).

B. Para establecer una doctrina

“En su Palabra, Dios comunicó a los hombres el conocimiento necesario para la salvación. Las Santas Escrituras deben ser aceptadas como dotadas de autoridad absoluta y como revelación infalible de su voluntad. Constituyen la regla del carácter; nos revelan doctrinas, y son la piedra de toque de la experiencia religiosa.

“El Espíritu no fue dado – ni puede jamás ser otorgado – para invalidar la Biblia, pues las Escrituras declaran explícitamente que la Palabra de Dios es al regla por la cual toda enseñanza y toda manifestación religiosa debe ser probada” (El conflicto de los siglos, pp. 9, 10).

C. Cuando no se ha buscado y obedecido la Biblia

“¿Cómo puede el Señor bendecir a aquellos que manifiestan un espíritu que dice: ‘A mi no me importa’, un espíritu que los conduce a andar contrariamente a la luz que el Señor les ha dado? Pero no os pido que toméis mis palabras. Poned a la Hna. White a un lado. No citéis mis palabras de nuevo en toda vuestra vida hasta que obedezcáis la Biblia. Cuando hagáis de la Biblia vuestro alimento, vuestra comida y vuestra bebida, cuando hagáis de sus principios los elementos vuestro carácter, sabréis mejor cómo recibir el consejo de Dios. Exalto la preciosa Palabra delante de vosotros hoy” (Mensajes selectos, t. 3, p. 35).

CONCLUSIONES

Basados en la declaraciones precedentes, podemos extraer las siguientes conclusiones:

  1. 1. El funcionamiento doctrinal y teológico de todos nuestros sermones y predicaciones debe ser la Palabra de Dios. Sin abrir la Biblia no se debe predicar el evangelio.
  2. 2. El centro y foco de todos nuestros sermones y predicaciones debe ser Cristo. Cristo debe ocupar el primero, el último y el mejor lugar en nuestra exposición del evangelio.
  3. 3. La Biblia no debe ser reemplazada por ideas propias, filosofías extrañas o anécdotas que sólo tienen el propósito de divertir.
  4. 4. Cristo debe ser el Centro del Mensaje y no el predicador ni otros autores o pensadores.
  5. 5. Aceptar el “consejo inspirado” significa colocar a Cristo y su Palabra en el Centro de nuestro mensaje.
  6. 6. Los escritos del espíritu de profecía tienen como propósito básico ayudarnos a entender la verdad básica y prevenirnos de posibles errores de interpretación. En este sentido, son una ayuda primordial para el predicador en la preparación de sus sermones.
  7. 7. Los Testimonios dirigen al oyente y al lector a Cristo y a su Palabra. En este sentido, su inclusión para reafirmar una verdad bíblica, para aclarar un texto con varios posibles significados, o para exaltar a Cristo, está plenamente de acuerdo con el concepto de un sermón “bíblico” y “Cristocéntrico”.
  8. 8. La “palabra profética” es más “segura” o “permanente” que la de otros autpres (2 Ped. 1: 19-21). En nuestra lista de referencias a usar en un sermón, la “palabra profética” debe tener prioridad sobre teólogos famosos, autores renombrados, comentarios bíblicos o cualquier otra referencia secular o religiosa.#




El Testimonio del Profeta - Por Arturo L. White


Hay dos aspectos en la experiencia del profeta: la visión en sí, y el testimonio o comunicación de lo que le ha sido revelado. El profeta debe entregar su mensaje en el lenguaje más claro y preciso que pueda.

El profeta puede tener las palabras adecuadas para hacerlo satisfactoriamente, o darse cuenta de que debe estudiar diligentemente para adquirir los vocablos que hagan que su mensaje sea preciso e impresionante. El mismo mensaje, en diferentes ocasiones, podrá presentarlo en diferentes términos. Mientras escribía El Deseado de todas las gentes, su autora declaró: “Tiemblo de temor, no sea que empequeñezca el gran plan de salvación con las palabras comunes” (EGWMR, 59). El mensaje puede también sufrir deterioro por la imperfección del lenguaje humano: “La Biblia… fue escrita por manos humanas, y la diversidad de estilo de sus diferentes libros muestra la individualidad de cada uno de sus escritores. Las verdades reveladas son todas inspiradas por Dios; (1 Tim. 3: 16) y con todo están expresadas en palabras humanas. Es que el Ser supremo e infinito iluminó con su Espíritu la inteligencia y el corazón de sus siervos. Les daba sueños y visiones, y les mostraba símbolos y figuras; y aquellos a quienes la verdad fue así revelada, revestían el pensamiento divino con palabras humanas…

“Escritos en épocas diferentes y por hombres que diferían notablemente en posición social y económica, y en facultades intelectuales y espirituales, los libros de la Biblia presentan contrastes en su estilo, como también diversidad en la naturaleza de los asuntos que desarrollan. Sus diversos escritores se valen de expresiones diferentes; a menudo la misma verdad está presentada por uno de ellos de modo más notable que por otro…

“Presentada por diversas personalidades, la verdad aparece en sus variados aspectos. Un escritor percibe con más fuerza cierta parte del asunto; comprende los puntos que armonizan con su experiencia o con sus facultades de percepción y apreciación; otro nota más bien otro aspecto del mismo asunto; y cada cual, bajo la dirección del Espíritu Santo, presenta lo que ha quedado impreso con más fuerza en su propia mente. De ahí que encontremos en cada uno un aspecto diferente de la verdad, pero perfecta armonía entre todos ellos. Y las verdades así reveladas se unen en perfecto conjunto, adecuado para satisfacer las necesidades de los hombres en todas las circunstancias de la vida.” (CS, 8-9, Intr.)

Aunque el profeta emplea sus propios medios de expresión, de todas maneras, el Espíritu Santo sigue actuando. Este es un punto vital: “Aunque dependo del Espíritu del Señor tanto para escribir mis visiones como para recibirlas, sin embargo las palabras que empleo para describir lo que he visto son mías, a menos que sean las que me habló un ángel, las que siempre incluyo entre comillas” (1MS, 42).

Y recalca: “Mediante la inspiración de su Espíritu, el Señor dio la verdad a sus apóstoles, para que la expresaran de acuerdo con su mentalidad mediante el Espíritu Santo. Pero la mente no está sujeta, como si hubiera sido forzada dentro de cierto molde” (1MS, 25).

El profeta, pues, recibe el mensaje por medio de visiones mientras está totalmente bajo la influencia del Espíritu de Dios; e imparte su testimonio bajo la dirección del Espíritu de Dios, pero no hasta el punto de ser un robot o de estar sometido a un molde fijo, sino que comunica el mensaje en la mejor manera, de acuerdo con su estilo y preparación; en esta forma influye de manera particular sobre los que tienen una formación semejante a la suya.

A veces las mismas palabras que usará son impresas en su mente por el Espíritu: “Estoy tratando de conseguir las mismas palabras y expresiones que fueron usadas en relación con este asunto, y como mi pluma vacila un momento, las palabras apropiadas vienen a mi mente” (EGWW, 22).

En otra declaración dice: “Cuando escribo algo importante, él [el Espíritu Santo] está junto a mí ayudándome…, y cuando busco una palabra apropiada para expresar mi pensamiento, él la trae clara y distintamente a mi memoria” (Carta 127, 1902).

Temas históricos

La historia le fue presentada a la Sra. White como una base sobre la cual debía trazar la narración de la gran controversia. Ella nos dice cómo le fue presentada la controversia: “Mediante la iluminación del Espíritu Santo, las escenas de la lucha secular entre el bien y el mal fueron reveladas a quien escribe estas páginas. En una y otra ocasión se me permitió contemplar las peripecias de la gran lucha secular entre Cristo, Príncipe de la vida, Autor de nuestra salvación, y Satanás, príncipe del mal, autor del pecado y primer transgresor de la santa ley de Dios” (CS, 13).

Su experiencia fue similar a la de Moisés sobre el monte Nebo, al mostrársele la tierra prometida: “Se le presentó luego una visión panorámica de la tierra de promisión. Cada parte del país quedó desplegada ante sus ojos, no en realce débil e incierto en la vaga lejanía, sino en lineamientos claros y bellos que se destacaban ante sus ojos encantados. En esta escena se le presentó la tierra, no con el aspecto que tenía entonces sino como había de llegar a ser bajo la bendición de Dios cuando estuviese en posesión de Israel.

“Le pareció estar contemplando un segundo Edén. Había allí montañas cubiertas de cedros del Líbano, colinas que asumían el color gris de sus olivares y la fragancia agradable de la viña, anchurosas y verdes planicies esmaltadas de flores y fructíferas; aquí se veían las palmeras de los trópicos, allá los undosos campos de trigo y, cebada, valles soleados en los que se oía la música del murmullo armonioso de los arroyos y los dulces trinos de las aves, buenas ciudades y bellos jardines, lagos ricos en ‘la abundancia de los mares,’ rebaños que pacían en las laderas de las colinas, y hasta entre las rocas los dulces tesoros de las abejas silvestres…

“Moisés vio al pueblo escogido establecido en Canaán, cada tribu en posesión de su propia heredad. Alcanzó a divisar su historia después de que se establecieran en la tierra prometida; la larga y triste historia de su apostasía y castigo se extendió ante él. Vio esas tribus dispersadas entre los paganos a causa de sus pecados, y a Israel privado de la gloria, con su bella ciudad en ruinas, y su pueblo cautivo en tierras extrañas. Los vio restablecidos en la tierra de sus mayores, y por último, dominados por Roma.

“Se le permitió mirar a través de los tiempos futuros y contemplar el primer advenimiento de nuestro Salvador… Siguió al Salvador a Getsemaní y contempló su agonía en el huerto, y cómo era entregado, escarnecido, flagelado y crucificado…, miró otra vez, y le vio salir vencedor de la tumba y ascender a los cielos escoltado por los ángeles que le adoraban, y encabezando una multitud de cautivos” (PP, 506-508).

El dramático relato prosigue. Moisés, estupefacto, contempla los sucesos: ve, escucha, participa; todos sus sentidos actúan. La historia del futuro se le presentó en forma vívida. Es muy improbable que se le hayan revelado fechas; no es probable que todas las ciudades que vio fueran nombradas. Estos eran detalles intrascendentes para el desarrollo de la visión.

¿Se le mostraron a Elena G. de White, en cada ocasión, todos los nombres y las fechas de los eventos que contempló? La evidencia nos dice que no.

Ella vio ocurrir los eventos significativos en el desarrollo de la gran controversia; los detalles y referencias incidentales fueron de menor importancia. Alguna de esta información puede hallarse en los escritos sagrados; otra, en las fuentes históricas responsables. Es evidente que para Dios no era esencial impartir tales detalles.

Observaciones de Guillermo C. White

Guillermo C. White, hijo de la Sra. White, describe así la experiencia de ella: “Mi madre nunca ha afirmado que es una autoridad en historia. Las cosas que ha escrito son descripciones de detalles fulgurantes y otras representaciones dadas a ella en relación con las acciones de los hombres, y la influencia de estas acciones sobre la obra de Dios en el plan de salvación, acciones que se refieren al presente, el pasado y el futuro. Y al escribir en cuanto a estos aspectos, ha hecho uso de declaraciones históricas precisas y apropiadas para hacer más claras al lector las cosas que ella se esfuerza por presentar.

“Cuando yo era muchacho la escuché leerle a mi padre la Historia de la Reforma, de d’Aubigné. Le, leyó mucho, acaso los cinco volúmenes completos. Ella ha leído otras historias de la Reforma. Esto le ha ayudado a situar y describir muchos de los eventos y movimientos presentados a ella en visión. Es algo similar a la manera en que el estudio de la Biblia le ayuda a localizar y describir muchas representaciones simbólicas que ha recibido en cuanto al desarrollo de la gran controversia en nuestro tiempo.” (Asociación General, octubre 30, 1911. Citado en EGWW, 33)

Pocos meses después, de nuevo declaró: “En cuanto a los escritos de mi madre y su uso como autoridad en hechos históricos y en cronología, ella nunca ha deseado que nuestros hermanos la consideren como tal. Las grandes verdades reveladas a mi madre en cuanto a la controversia entre el bien y el mal, la luz y las tinieblas, le fueron dadas de muchas maneras, pero mayormente como detalles fulgurantes de grandes acontecimientos en las vidas de los individuos y en las experiencias de las iglesias de los reformadores y las naciones…

“Cuando escribía de la experiencia de los reformadores durante la Reforma, y del movimiento del advenimiento en 1844, mi madre a menudo daba al comienzo una descripción parcial de algunas escenas que se le presentaban. Más tarde escribía, repetidamente, en forma cada vez más completa. Sé que escribe sobre un tema cuatro o cinco veces, y luego se lamenta porque no pudo desplegar un lenguaje apropiado para describirlo más perfectamente.”

Descripciones parciales

“Cuando escribía El conflicto de los siglos, algunas veces dio una descripción parcial de un suceso histórico importante, y cuando su secretaria preparaba los manuscritos para el impresor, ésta averiguaba fechas y lugares. Mi madre solía decir que esos datos habían sido registrados por historiadores serios, y que por lo tanto debían insertarse.

“Cuando fue escrito El conflicto, mi madre nunca pensó que los lectores lo tomarían como una autoridad en historia, o que lo usarían para desatar polémicas en cuanto a detalles de historia, y aún piensa lo mismo. Mi madre tiene en gran estima el trabajo de esos fieles historiadores que dedicaron años al estudio del gran plan de Dios como se presenta en la profecía, y en el desarrollo de ese plan como se registra en la historia.” (Carta a W. W. Eastman, noviembre 4, 1912. EGW, 34)

Con respecto a la historia de la Reforma, su siguiente declaración es significativa: “Han sido presentados delante de mí los sucesos en la historia de los reformadores” (Carta 48, 1894).

En cuanto a esto, W. C. White escribió: “Los contactos de mi madre con el pueblo de Europa le recordaron muchas cosas que le habían sido presentadas en años anteriores, algunas de ellas, dos o tres veces; y otras, muchas veces” (EGWW, 124).

Artículo del suplemento de la Revista Adventista de enero de 1982

Pacific Press Publishing Association, 1350 Villa Street, Mountain View, California (USA)




El problema de la infalibilidad - Por Arturo L. White


Refiriéndose a la Biblia, Elena G. de White declara: “Las Sagradas Escrituras deben ser aceptadas como dotadas de autoridad absoluta y como revelación infalible de su voluntad… ‘Toda Escritura es inspirada por Dios; y es útil para enseñar, para redargüir, para corregir’” (CS, 9).

Ella no niega que el lenguaje de la Biblia sea usado por algunos para sacar falsas conclusiones. Por una parte ella afirma que las Escrituras contienen una revelación infalible; pero, por otra, que el lenguaje usado para impartirla es humano y, por lo tanto, imperfecto.

“Acerca de la infalibilidad, nunca pretendí tenerla. Sólo Dios es infalible… El Señor habla a los seres humanos en lenguaje imperfecto, a fin de que puedan comprender sus palabras los sentidos degenerados, la percepción opaca y terrena de seres terrenos. Así se muestra la condescendencia de Dios. Se encuentra con los seres humanos caídos donde ellos están. La Biblia, perfecta como es en su sencillez, no responde a las grandes ideas de Dios pues las ideas infinitas no pueden ser perfectamente incorporadas en los vehículos finitos del pensamiento. En vez de que las expresiones de la Biblia sean exageradas, como muchos suponen, las expresiones vigorosas se quebrantan ante la magnificencia del pensamiento, aunque el escribiente elija el lenguaje más expresivo para transmitir las verdades de la educación superior” (1MS, 42, 25-26).

Los manuscritos del profeta

No sabemos cómo los profetas antiguos preparaban sus manuscritos. ¿Tachaban una palabra y la reemplazaban con otra que expresara mejor un determinado concepto? ¿Hubo defectos gramaticales en su primera composición, o ésta era perfecta? Los manuscritos originales no existen; no podemos, pues, examinarlos.

Pero de Elena G. de White sí tenemos los manuscritos originales. El hecho de que el Espíritu Santo descansara sobre ella no le concedió un conocimiento perfecto de la ortografía y la gramática. Trabajó muy cuidadosamente y, con la ayuda de Dios, adquirió la habilidad para presentar la verdad en forma clara e impresionante; pero esto le exigió un esfuerzo constante e intenso. En sus manuscritos se revela un desarrollo progresivo en el vocabulario y en la habilidad para usar las palabras.

Sus contemporáneos reconocieron que errores gramaticales pueden aparecer en escritos inspirados, pero esto no disminuyó su confianza ni impidió que aceptaran sus escritos.

Elena G. de White reconoció abiertamente la ayuda que ella recibía de sus asistentes: “Mientras mi esposo vivió, actuó como ayudante y consejero en el envío de los mensajes que me eran dados. A veces se me daba luz durante la noche, a veces durante el día delante de grandes congregaciones. La instrucción que recibía en visión era fielmente redactada por mí cuando tenía tiempo y vigor para esa obra. Después examinábamos juntos el asunto. Mi esposo corregía los errores gramaticales y eliminaba las repeticiones inútiles. Esto era cuidadosamente copiado para las personas a quienes iba dirigido, o para el impresor.

“A medida que creció la obra, otros me ayudaron en la preparación del material para su publicación. Después de la muerte de mi esposo, se me unieron fieles ayudantes, los que trabajaron infatigablemente en la obra de copiar los testimonios y preparar artículos para su publicación.

“Pero no son verdaderos los informes que han circulado, que se permitía a cualquiera de mis ayudantes añadir material o cambiar el sentido de los mensajes que escribo” (1MS, 57).

Estos ayudantes no se desconcertaban por hallar falta de concordancia de tiempo en una oración, en un manuscrito o en un escrito anterior. El ministerio de ella tenía las credenciales divinas, y ellos reconocían que el mensaje era de Dios.

En 1883 fue necesario publicar de nuevo unos folletos tempranos de los testimonios, y la Sra. White y sus asociados reconocieron que debían corregirse ciertos defectos de expresión para presentar el mensaje en la mejor forma literaria posible.

Debido a su importancia, el asunto fue presentado al concilio de la Asociación General en 1883. Y entonces, no sólo se tomaron decisiones importantes en cuanto a la reimpresión de los Testimonios, sino que se alertó a la denominación acerca de ciertos principios que tienen que ver con las expresiones del Espíritu Santo. Citamos de las actas de esa reunión:

32. “CONSIDERANDO que algunos volúmenes impresos de los Testimonios para la iglesia están agotados, y no se puede obtener el juego completo, y,

“CONSIDERANDO que hay un pedido urgente para que se reimpriman estos volúmenes, por lo tanto,

“SE RESUELVE: que recomendemos su reimpresión en cuatro volúmenes de 800 páginas cada uno, y no en siete. (En inglés, por supuesto.)

33. “CONSIDERANDO que muchos de estos Testimonios fueron escritos bajo las más desfavorables circunstancias, pues la escritora estaba apremiada con trabajo y preocupaciones para poder dedicar consideración crítica’ a la perfección gramatical de sus escritos, y que éstos fueron impresos con tal prisa que se deslizaron estas imperfecciones gramaticales sin ser corregidas, y,

“CONSIDERANDO que creemos que la luz de Dios dada a sus siervos es para la iluminación de la mente, para impartir los pensamientos, y no – excepto en casos excepcionales – las palabras exactas en las cuales se expresan las ideas; por lo tanto,

“SE RESUELVE que, en la reimpresión de estos volúmenes, se hagan los cambios verbales necesarios para corregir las imperfecciones mencionadas hasta donde sea posible, pero sin alterar en nada el pensamiento; y, además,

34. “SE RESUELVE que este cuerpo escoja un comité de cinco personas para que se hagan cargo de la reimpresión de estos volúmenes de acuerdo a los votos y resoluciones que se han tomado” (RH, noviembre 27, 1883).

Una explicación editorial

Cinco años después Urías Smith discutió en un editorial de la Review and Herald la siguiente pregunta: “¿Cuáles son inspiradas, las palabras o las ideas?”

El mismo interrogador continúa: “¿No es una palabra signo de una idea? ¿Cómo puede, entonces, ser inspirada una idea, y no serlo los signos que transmiten la idea a la mente?”

Respuesta: “Si no hubiera más que una palabra para expresar una idea, sería así; pero cuando hay quizá cientos de maneras de expresar la misma idea, el asunto es muy diferente. Por supuesto, si el Espíritu Santo diera a una persona palabras que escribir, estaría obligada a usar esas mismas palabras sin cambiarlas. Pero cuando una escena o situación es presentada a una persona, y no se le da el lenguaje o las palabras específicas, estará en libertad para describirla con sus palabras, como le parezca mejor, para expresar la verdad recibida.

“Y si, ya escrita, se le ocurriera una mejor manera de expresar su contenido, le sería perfectamente permitido desechar todo lo que ha escrito y redactarlo de nuevo, conservando escrupulosamente las ideas y hechos que le fueron mostrados; y en el segundo escrito alentará la idea divina comunicada como en el primero, y en ninguno de los dos casos podría decirse que las palabras fueron dictadas por el Espíritu Santo, sino que fueron dejadas al juicio individual.

“Mucho de lo que los profetas escribieron en las Escrituras son palabras pronunciadas directamente por el Señor, y no las de ellos. En estos casos, las palabras sí son inspiradas. La Hna. White a menudo registra palabras dichas por los ángeles. Tales palabras, por supuesto, ella las registra tal como las escuchó, y no tiene la autorización para usar otras ni aun en una construcción diferente.

“Pero mucho de lo que los escritores de la Biblia dijeron podrían haberlo escrito con una fraseología diferente, y las verdades registradas hubieran sido tan inspiradas como las tenemos ahora” (RH, marzo 13, 1888).

“Mi madre nunca ha reclamado inspiración verbal, y tampoco encuentro que mi padre o los pastores Bates, Andrews, Smith o Waggoner hicieron esta afirmación. Si hubiera inspiración verbal en la redacción de sus manuscritos, ¿por qué, entonces, sería necesario de su parte el trabajo de adición o adaptación? El hecho es que mi madre toma a menudo uno de sus manuscritos, lo repasa cuidadosamente y agrega material para ampliar aún más el pensamiento.” (William C. White, autorizado por ella. EGWW, 189)

Una reafirmación de lo dicho se echa de ver en estas palabras escritas mientras ella estaba en Europa: “La Biblia fue escrita por hombres inspirados, pero no es la forma del pensamiento y de la expresión de Dios. Es la forma de la humanidad. Dios no está representado como escritor. Con frecuencia los hombres dicen que cierta expresión no parece de Dios. Pero Dios no se ha puesto a sí mismo a prueba en la Biblia por medio de palabras, de lógica, de retórica. Los escritores de la Biblia eran los escribientes de Dios, no su pluma. Considerad a los diferentes escritores.

“No son las palabras de la Biblia las inspiradas, sino los hombres son los que fueron los inspirados. La inspiración no obra en las palabras del hombre ni en sus expresiones, sino en el hombre mismo, que está imbuido con pensamientos bajo la influencia del Espíritu Santo. Pero las palabras reciben la impresión de la mente individual. La mente divina es difundida. La mente y voluntad divinas se combinan con la mente y voluntad humanas. De este modo, las declaraciones del hombre son la Palabra de Dios” (1MS, 24).

Y por cuanto los adventistas del séptimo día tienen una profetisa de Dios en su medio, pueden saber cómo se manifiesta la inspiración. Los que trabajan con manuscritos de la Biblia tienen que entendérselas con materiales escritos de dos mil y hasta tres mil quinientos años de antigüedad, de los cuales tenemos hoy únicamente copias que se han reproducido muchas veces.

Artículo del suplemento de la Revista Adventista de enero de 1982

Pacific Press Publishing Association, 1350 Villa Street, Mountain View, California (USA)




La importancia de comprender la inspiración - Por Arturo L. White


Los falsos conceptos en cuanto a la inspiración y la revelación, ya sean modernos o conservadoramente extremistas, pueden llevar al desastre. Hay una razón para creer que el gran adversario aprovechará al máximo los falsos conceptos en cuanto a la inspiración, pues “el último engaño de Satanás se hará para que no tenga efecto el testimonio del Espíritu de Dios. ‘Sin profecía el pueblo se desenfrena.’ (Prov. 29: 18) Satanás trabajará hábilmente en diferentes formas y mediante diferentes instrumentos para perturbar la confianza del pueblo remanente de Dios en el testimonio verdadero” (1MS, 54-55).

Un esfuerzo tal fue hecho hace unos 90 años por D. M. Canright, gran evangelista adventista y fiel administrador. Se tornó enemigo de la iglesia y la criticó, y como excusa de su apostasía argumentó que Elena G. de White y los adventistas sostenían que cada línea escrita por ella en cartas, folletos, artículos, testimonios o libros había sido dictada por el Espíritu Santo, y que por tanto era infalible.

Años más tarde un profesor de Biblia, de mi mayor estima, abandonó su trabajo y perdió mucha de su confianza en el mensaje. ¿Cuál era el problema? No podía aceptar a Elena G. de White como la mensajera del Señor; y redactó una explicación. Su padre había servido muchos años en el ministerio y tuvo en alta estima los escritos del espíritu de profecía; más aún: había sostenido una posición extremista, un concepto dictatorial. Este concepto lo heredó su hijo, el profesor a quien me refiero. Como maestro de Biblia descubrió ciertas dificultades que no pudo resolver precisamente por su concepto rígido en cuanto a la inspiración. Años más tarde, con motivo de una invitación que le hicieron los fideicomisarios de Elena G. de White, discutimos los puntos que lo habían perturbado. Este estudio conjunto nos hizo ver que los problemas que lo habían agitado y desanimado se debían a los conceptos rígidos y tergiversados en cuanto a la inspiración. Antes de despedirnos me dijo apesadumbrado: “¡Cuán grande habría sido la diferencia si sólo hubiera entendido las cosas en forma distinta! ¡Pero ya es demasiado tarde!” Murió apesadumbrado.

Muchos eruditos afirman que la Biblia no es más inspirada que los escritos de los autores famosos. Otros creen que el profeta sólo experimenta un “encuentro” con Dios, pero que no se le imparte ninguna información ni instrucción; y que los profetas simplemente expresan sus reacciones a dichos “encuentros.” Puedo ver en estas apreciaciones de la inspiración la obra de un enemigo que busca anular el mensaje de Dios para su pueblo.

Pruebas de la Biblia para el profeta genuino:

1. “Por sus frutos los conoceréis.” (Mat. 7: 20).

2. Fidelidad a los fundamentos de la fe cristiana (1 Juan 4:2).

3. Cumplimiento de sus predicciones (Jer. 28: 9; Deut. 18: 22).

4. “¡A la ley y al testimonio!” (Isa. 8: 20).

La falta de espacio nos impide desarrollar estos puntos; pero todo adventista está, poco más o menos, relacionado con ellos.

Pero sobre todo, y más allá de todo, está la forma en que los escritos de la Hna. White hablan al corazón de los lectores. Esto lo experimenta todo fiel estudiante de sus escritos.

Se levantarán preguntas y nos acecharán problemas. Así ha sido, así es, y así será. Y si damos crédito a la profecía, los mismos se intensificarán y aumentarán a medida que nos acerquemos al fin. Por esto nuestros conceptos sobre la inspiración deben estar respaldados por el testimonio de los profetas. En la Biblia hallamos lecciones importantísimas, generalmente en conexión con los mensajes. Todo adventista del séptimo día debe conocerlas. ¿Cómo le llegó la luz al profeta? ¿En qué forma entregó éste el mensaje a la gente?

Entonces ¿cuál es el testimonio de Elena G. de White en estas líneas? En los artículos precedentes hemos visto algunos de tales testimonios. Ella escribió muy extensamente en cuanto a la inspiración de la Biblia e hizo muchas referencias a la inspiración dentro de su obra, Lo que ella escribió es altamente informativo. Como en la mayoría de los casos, lo que ella escribió en tales líneas vino en circunstancias prácticas y naturales. Mucho de esto fue escrito en 1880. En esa década se estaba preparando una traducción de la Biblia conocida como la Revised Version (Versión revisada). El Nuevo Testamento apareció en 1885.

En la mente de no pocos adventistas esta nueva traducción despertó serias preguntas, por ejemplo: “¿Qué es conveniente y admisible para que haya una revisión de las Escrituras?” La Review and Herald tomó nota de esta inquietud, y Elena G. de White redactó cuatro declaraciones importantes en cuanto a la inspiración:

1886: “Objeciones hechas a la Biblia” (1MS, 21-24).

1888: (CS, Intr.).

1888: “La inspiración de la Palabra de Dios” (1MS, 17-21).

1889: “Los misterios de la Biblia como prueba de su inspiración” (2JT, 303-317; léase también “Los misterios de la Biblia,” Ed, 165-168).

Un estudio detenido de estas cuatro declaraciones será de mucha ayuda. Agreguemos, además, el balance que se obtenga en “Luz sobre nuestro sendero,” (1MS, 15-87; 5 T, 654-691). Es urgente que nos familiaricemos con estas lecturas.

La obra de la inspiración ha sido un asunto de especial interés para los fideicomisarios de Elena G. de White, guardianes especiales de sus escritos. A. G. Daniells, presidente de la Asociación General desde 1901 a 1922, se refiere a este tema en su libro El permanente don de profecía. Otro de los fideicomisarios mencionados, F. M. Wilcox, editor durante treinta años de la Review and Herald, en 1933 presentó varios aspectos de esta cuestión en una serie de artículos, con el título El testimonio de Jesús, los cuales fueron reimpresos en un libro con el mismo título. (Publicado por la Casa Editora Sudamericana en 1960.)

Cómo transmite Dios su mensaje

En 1929 comencé a trabajar como secretario del departamento de fideicomisarios de Elena G. de White, bajo la dirección de Guillermo C. White. A medida que leía los manuscritos, las cartas y las obras publicadas, comencé a interesarme más y más en la forma en que Dios hace llegar sus mensajes a la gente. Y pronto concluí que, así como Dios habló “muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo,” también ha hablado por medio de Elena G. de White. Este tema me ha apasionado.

Como en parte mi trabajo ha consistido en responder pregunt