Frequently asked questions

#demo.question.question1#


#demo.question.question1.answer1#




#demo.question.question2#


#demo.question.question2.answer1#

  1. #demo.question.question2.answer2#
  2. #demo.question.question2.answer3#
  3. #demo.question.question2.answer4#
  4. #demo.question.question2.answer5#




#demo.question.question3#


#demo.question.question3.answer0#

  1. #demo.question.question3.answer1#
  2. #demo.question.question3.answer2#
  3. #demo.question.question3.answer3#
  4. #demo.question.question3.answer4#
  5. #demo.question.question3.answer5#




#demo.question.question4#


#demo.question.question4.answer1#





Frequently asked questions

#demo.question.question1#


#demo.question.question1.answer1#




#demo.question.question2#


#demo.question.question2.answer1#

  1. #demo.question.question2.answer2#
  2. #demo.question.question2.answer3#
  3. #demo.question.question2.answer4#
  4. #demo.question.question2.answer5#




#demo.question.question3#


#demo.question.question3.answer0#

  1. #demo.question.question3.answer1#
  2. #demo.question.question3.answer2#
  3. #demo.question.question3.answer3#
  4. #demo.question.question3.answer4#
  5. #demo.question.question3.answer5#




#demo.question.question4#


#demo.question.question4.answer1#





Frequently asked questions

#demo.question.question1#


#demo.question.question1.answer1#




#demo.question.question2#


#demo.question.question2.answer1#

  1. #demo.question.question2.answer2#
  2. #demo.question.question2.answer3#
  3. #demo.question.question2.answer4#
  4. #demo.question.question2.answer5#




#demo.question.question3#


#demo.question.question3.answer0#

  1. #demo.question.question3.answer1#
  2. #demo.question.question3.answer2#
  3. #demo.question.question3.answer3#
  4. #demo.question.question3.answer4#
  5. #demo.question.question3.answer5#




#demo.question.question4#


#demo.question.question4.answer1#





Frequently asked questions

#demo.question.question1#


#demo.question.question1.answer1#




#demo.question.question2#


#demo.question.question2.answer1#

  1. #demo.question.question2.answer2#
  2. #demo.question.question2.answer3#
  3. #demo.question.question2.answer4#
  4. #demo.question.question2.answer5#




#demo.question.question3#


#demo.question.question3.answer0#

  1. #demo.question.question3.answer1#
  2. #demo.question.question3.answer2#
  3. #demo.question.question3.answer3#
  4. #demo.question.question3.answer4#
  5. #demo.question.question3.answer5#




#demo.question.question4#


#demo.question.question4.answer1#





Frequently asked questions

#demo.question.question1#


#demo.question.question1.answer1#




#demo.question.question2#


#demo.question.question2.answer1#

  1. #demo.question.question2.answer2#
  2. #demo.question.question2.answer3#
  3. #demo.question.question2.answer4#
  4. #demo.question.question2.answer5#




#demo.question.question3#


#demo.question.question3.answer0#

  1. #demo.question.question3.answer1#
  2. #demo.question.question3.answer2#
  3. #demo.question.question3.answer3#
  4. #demo.question.question3.answer4#
  5. #demo.question.question3.answer5#




#demo.question.question4#


#demo.question.question4.answer1#





Frequently asked questions

#demo.question.question1#


#demo.question.question1.answer1#




#demo.question.question2#


#demo.question.question2.answer1#

  1. #demo.question.question2.answer2#
  2. #demo.question.question2.answer3#
  3. #demo.question.question2.answer4#
  4. #demo.question.question2.answer5#




#demo.question.question3#


#demo.question.question3.answer0#

  1. #demo.question.question3.answer1#
  2. #demo.question.question3.answer2#
  3. #demo.question.question3.answer3#
  4. #demo.question.question3.answer4#
  5. #demo.question.question3.answer5#




#demo.question.question4#


#demo.question.question4.answer1#





Dimission


Dimissionen er afgangselevernes allersidste dag på skolen, og den dag de nyudklækkede studenter får udleveret deres eksamensbevis.

Bagefter går turen mod Torvet, hvor hesten og alle de andre studenter venter.

Hvornår?

Dimissionen foregår om formiddagen den sidste fredag inden sommerferien.
Studenterne må tage deres nærmeste familie med. Der er ingen tilmelding.




EG Awards


Til EG’s filmfestival uddeles priser til de bedste medieproduktioner, eleverne har lavet gennem skoleåret. Der er dømt smoking, høje hæle og ægte Cannes-stemning. Det er eleverne der kårer vinderne.




Frøshow


Hvert år i maj laver 2hf’erne og 3g’erne et imponerende frøshow. Årets frø bliver kåret.




Mondrups Movie Theatre


EG’s Mediefagsfilmklub som viser skæve, skøre og skønne kultfilm.




Musical


Til den årlige musicalforestilling laver elever deres helt egen opsætning af et stykke.

Det er altid et brag af en forestilling




Regler for fester på EG


På Esbjerg Gymnasium holder vi gerne fester for eleverne. Da vi ønsker, at festerne skal være sikre for alle, har vi en række regler, som gælder, når man deltager i EG-fester.

Man skal have en gyldig billet for at deltage i festen samt medbringe legitimation.

Det er ikke tilladt at medbringe alkohol til festen.

  • Hvis du har medbragt alkohol, konfiskeres alkoholen af vagterne, og du får en advarsel.
  • Gentager dette sig til fremtidige fester, får du karantæne.

Det er ikke tilladt at lukke andre ind til festen. Alle skal ind ved hovedindgangen.
  • Hvis du lukker andre ind, bortvises du fra festen og får karantæne til festerne resten af året.

Man skal rette sig efter vagternes anvisninger.
  • Hvis vagterne vurderer, at en elevs adfærd ikke er i orden, vil eleven i første omgang få en advarsel.
  • Hvis en elev, som allerede har fået en advarsel, igen har en uacceptabel adfærd, bortvises eleven fra festen.
  • Bortvises en elev fra festen, får eleven karantæne. Om det kun gælder til næste fest eller måske resten af året, afhænger af hvor grov elevens adfærd har været.




Caféer og fester


I løbet af året er der både caféaftener og fester. Det er altid på fredage. Fester og caféer arrangeres i samarbejde med fest- og caféudvalgene.

Kun for EG-elever

Fester og caféer er kun for skolens elever og du skal vise studiekort for at komme ind.

Der er vagter til alle arrangementer, hvor der serveres alkohol. Hvis vagterne vurderer, at elever er for fulde, bliver de enten ikke lukket ind eller sendt hjem.

Du må ikke selv medbringe drikkevarer til skolens arrangementer.

Alkohol og stoffer

Du må ikke indtage alkohol eller andre rusmidler på skolen - hverken i undervisningstiden eller uden for undervisningstiden. Du må heller ikke møde op til undervisning påvirket af alkohol eller andre rusmidler. Sker dette alligevel, bliver du sendt hjem og får en skriftlig advarsel. Hvis du bryder skolens alkohol- og rusmiddelpolitik gentagende gange, kan du blive udmeldt af skolen.

På studieture og sprogrejser kan aftales særlige regler mellem lærerne og eleverne om eventuel indtagelse af alkohol.Overholdes dette ikke, kan du sendes hjem før tid for egen regning.

Til arrangementer, hvor der ikke er undervisning den efterfølgende dag, f.eks. fester om fredagen, er alkohol tilladt.

Hvornår er der fest?

  • Caféer er fra kl. 14.00 til 17.00
  • Aftenfester er oftest fra 19.00 til 24.00





 
 

Documentos Adicionales sobre temas selectos

El Arca del Pacto


EL ARCA DEL PACTO, ¿SERÁ HALLADA?

(Documento preparado en 1962 por R. L. Odom, editor del Index, y actualizado por el Patrimonio de Elena G. de White, 1989.)

Al examinar las enseñanzas de Elena de White para responder algunas preguntas concernientes al arca del pacto y las tablas de la ley de Dios que fueron escondidas, es esencial que tengamos en mente el hecho de que existen dos diferentes arcas del pacto – una en el santuario terrenal y otra en el santuario celestial – y que en cada una de ellas se ha guardado un ejemplar de las tablas de piedra sobre las cuales se escribió el decálogo. Estas dos arcas y estas dos tablas de la ley divina han sido escondidas de la vista de los hombres. Por tanto, es necesario saber cual de estas dos tablas de los diez mandamientos será mostrada a los habitantes de la tierra en el futuro.

El Decálogo en tablas de piedra en el Santuario Celestial

Los diez mandamientos han sido escritos en tablas de piedra y han sido guardados en el arca del pacto del santuario celestial, así como fueron escritos en tablas de piedras y preservados en el arca del pacto del santuario terrenal. Tal enseñanza la encontramos en las siguientes declaraciones de Elena de White:

Se me ordenó entonces que observara los dos departamentos del santuario celestial. La cortina o puerta, estaba abierta y se me permitió entrar. En el primer departamento vi el candelabro de siete lámparas, la mesa de los panes de la proposición, el altar del incienso, y el incensario. Todos los enseres de este departamento parecían de oro purísimo y reflejaban la imagen de quien allí entraba. La cortina que separaba los dos departamentos era de diferentes materiales y colores, con una hermosa orla en la que había figuras de oro labrado que representaban ángeles. El velo estaba levantado y miré el interior del segundo departamento, donde vi un arca al parecer de oro finísimo. El borde que rodeaba la parte superior del arca era una hermosa labor en figura de coronas. En el arca estaban las tablas de piedra con los diez mandamientos.- Primeros Escritos, p. 251.

Pero el Señor me dio una visión del santuario celestial. El templo de Dios estaba abierto en el cielo, y se me mostró el arca de Dios cubierta con el propiciatorio. Había dos ángeles, uno a cada lado del arca, con las alas extendidas sobre el propiciatorio y el rostro vuelto hacia él. Esto, según me dijo el ángel que me acompañaba, era una representación de cómo todas las cohortes del cielo miran con reverente temor la ley divina que fue escrita por el dedo de Dios. Jesús levantó la cubierta del arca y vi las tablas de piedra en que estaban escritos los diez mandamientos.- Notas biográficas, pp. 103, 104.

Pero el Señor me permitió contemplar el Santuario Celestial. El templo de Dios fue abierto en el cielo, y se me mostró el arca de Dios... Jesús levantó la cubierta del arca y vi las tablas de piedra donde se encuentra escritos los diez mandamientos.- Testimonies for the Church [Testimonios para la iglesia], vol. 1, p. 76.

Al describir lo que se le mostró del santuario celestial y la obra final del ministerio de Cristo en el lugar santísimo, Elena de White dice:

Se me mostró que el residuo siguió por la fe a Jesús en el lugar santísimo, y al contemplar el arca y el propiciatorio, fue cautivado por su esplendor. Jesús levantó entonces la tapa del arca, y he aquí que se vieron las tablas de piedra con los diez mandamientos grabados en ellas.- Primeros escritos, pp. 255.

Y el arca que contenía la ley de Dios, y el altar del incienso, y otros instrumentos de servicio que se encontraban en el santuario terrenal, eran los mismos que los del lugar santísimo del santuario celestial. Al apóstol Juan, en santa visión, se le permitió entrar al cielo, y allí contempló el candelabro y el altar del incienso, y al abrirse el templo de Dios, vio también el “arca del testamento”. (Apoc. 11:19).- The Spirit of Prophecy, vol. 4, p. 261.

En el templo celestial, la morada de Dios, su trono está asentado en juicio y en justicia. En el lugar santísimo está su ley, la gran regla de justicia por la cual es probada toda la humanidad. El arca, que contiene las tablas de la ley, está cubierta con el propiciatorio, ante el cual Cristo ofrece su sangre a favor del pecador.- El conflicto de los siglos, p. 467.

En el templo celestial, la morada de Dios, su trono está asentado en juicio y en justicia. En el lugar santísimo está su ley, la gran regla de justicia, por la cual es probada toda la humanidad. El arca, que contiene las tablas de la ley, está cubierta con el propiciatorio, ante el cual Cristo ofrece su sangre a favor del pecador.- The Spirit of Prophecy, vol. 4, pp. 261-262.

El arca que estaba en el tabernáculo terrenal contenía las dos tablas de piedra, en que estaban inscritos los preceptos de la ley de Dios. El arca era un mero receptáculo de las tablas de la ley, y era esta ley divina la que le daba su valor y su carácter sagrado a aquélla. Cuando fue abierto el templo de Dios en el cielo, se vio el arca de su pacto. En el lugar santísimo, en el santuario celestial, es donde se encuentra inviolablemente encerrada la ley divina -la ley promulgada por el mismo Dios entre los truenos del Sinaí y escrita con su propio dedo en las tablas de piedra.- El conflicto de los siglos, p. 486.

Las tablas originales se guardan en el arca celestial

Las tablas de los diez mandamientos guardadas en el arca del pacto en el santuario celestial son los originales, mientras que las tablas guardadas en el arca del santuario terrenal es una trascripción o copia de las que se encuentran en el santuario celestial. Tal es la enseñanza de los siguientes párrafos del Espíritu de Profecía:

Mentes y corazones sacrílegos pensaron que tenían poder suficiente para cambiar los tiempos y la ley de Jehová; pero en los archivos del cielo, en el arca de Dios, están a salvo los mandamientos originales, escritos sobre dos tablas de piedra. Ningún potentado de la tierra tiene poder para sacar aquellas tablas de su sagrado escondedero debajo del propiciatorio.- Comentario bíblico adventista, vol. 7, p. 413; Signs of the Times, febrero 28, 1978.

Ellos (los adventistas) habían seguido por fe a su Sumo Sacerdote del lugar Santo al lugar Santísimo, y allí lo vieron ofreciendo su sangre ante el arca de Dios. Dentro de ese arca sagrada, se encuentra la ley del Padre, la misma que fue pronunciada por Dios mismo, en medio de los truenos del Sinaí, y escrita por su propio dedo en tablas de piedra. Ninguno de los mandamientos ha sido anulado; ni una jota ni una tilde ha sido cambiada. Mientras que Dios dio a Moisés una copia de su ley, preservó el gran original en el santuario celestial.- The Spirit of Prophecy, vol. 4, pp. 273, 274 (The Story of Redemption, pp. 379, 380).

Nadie podía dejar de ver que si el santuario terrenal era una figura o modelo del celestial, la ley depositada en el arca en la tierra era exacto trasunto de la ley encerrada en el arca del cielo; y que aceptar la verdad relativa al santuario celestial envolvía el reconocimiento de las exigencias de la ley de Dios y la obligación de guardar el sábado del cuarto mandamiento. En esto estribaba el secreto de la oposición violenta y resuelta que se le hizo a la exposición armoniosa de las Escrituras que revelaban el servicio desempeñado por Cristo en el santuario celestial.- El conflicto de los siglos, p. 488; The Story of Redemption, pp. 380, 381.

La ley de Dios que se encuentra en el santuario celestial es el gran original del que los preceptos grabados en las tablas de piedra y consignados por Moisés en el Pentateuco eran copia exacta.- El conflicto de los siglos, pp. 486, 487.

Las tablas guardadas en el santuario terrenal han sido escondidas con el arca en una cueva

Las tablas del decálogo, que se guardaban en el santuario terrenal, estaban en el arca cuando fue escondida en una cueva por hombres justos un poco antes de la destrucción del templo por los babilonios en el tiempo de Jeremías. Los siguientes párrafos de Elena de White no mencionan si Jeremías personalmente tuvo parte en esconder el arca:

Antes de la destrucción del templo, Dios informó a unos pocos de sus fieles siervos el destino de ese edificio, que era el orgullo de Israel, y que ellos idolatraban mientras al mismo tiempo pecaban contra Dios. También les reveló el cautiverio de Israel. Esos hombres justos, inmediatamente antes de la destrucción del templo, sacaron el arca sagrada que contenía las tablas de piedra, y con dolor y pesar la ocultaron secretamente en una caverna donde estaría escondida del pueblo de Israel por causa de sus pecados, para no serles restituida nunca más. El arca sigue escondida. Nadie la ha perturbado jamás desde que se la escondió. - Spiritual Gifts, vol. 4, pp. 114, 115 (1864); Spirit of Prophecy, vol. 1, p. 414 (1870); Historia de la redención, pp. 199, 200.

Entre los justos que estaban todavía en Jerusalén y para quienes había sido aclarado el propósito divino, se contaban algunos que estaban resueltos a poner fuera del alcance de manos brutales el arca sagrada que contenía las tablas de piedra sobre las cuales habían sido escritos los preceptos del Decálogo. Así lo hicieron. Con lamentos y pesadumbre, escondieron el arca en una cueva, donde había de quedar oculta del pueblo de Israel y de Judá por causa de sus pecados, para no serles ya devuelta. Esa arca sagrada está todavía escondida. No ha sido tocada desde que fue puesta en recaudo.- Profetas y reyes, p. 333 (publicado en 1917) (el énfasis ha sido agregado).

Nótese especialmente que Elena de White afirmó que el arca “nunca ha sido tocada desde que fue escondida”.

“Cuando principie el juicio”

De acuerdo con Elena de White, el tiempo llegará cuando las tablas de la ley, en las cuales están escritos los diez mandamientos, serán puestas a la vista de los habitantes de toda la tierra. Todas las declaraciones conocidas de Elena de White aparecen citadas en orden cronológico:

Las teorías humanas se exaltan, honran y colocan donde debieran estar Dios y su ley. Pero Dios no ha cambiado las cosas que han salido de sus labios. Su palabra permanecerá para siempre, tan inalterable como su trono. Cuando todo caso se decida en las cortes celestiales, este pacto será presentado, escrito claramente con el dedo de Dios. El mundo será citado ante el tribunal de la Justicia Infinita para recibir sentencia, una vida que se mide con la vida de Dios para la obediencia, y con la muerte para la transgresión.– Manuscrito 82, 1899. (Ver Review and Herald, 20 de noviembre, 1913; y Profetas y reyes, pp. 125-126.)

Dios escribió sus mandamientos en dos tablas de piedra con su propio dedo. Estas tablas no fueron dejadas a la vista de los hombres, sino que fueron colocadas en el arca; y en el gran día cuando todo caso se decida; estas tablas, grabadas con los mandamientos, serán colocadas de tal forma que todo el mundo pueda verlas y comprenderlas. El testimonio contra ellos será incontestable.- Carta 30, 1900 (Manuscript Releases, vol. 19, p. 265).

El precioso registro de la ley fue colocado en el arca del testamento y está todavía allí, oculto y a salvo de la familia humana. Pero en el tiempo señalado por Dios, él sacará esas tablas de piedra para que sean un testimonio ante todo el mundo contra la desobediencia de sus mandamientos y contra el culto idolátrico de un día de reposo falsificado.- Manuscrito 122, 1901; Comentario bíblico adventista, vol. 1, 1123.

Cuando se abra el templo de Dios en el cielo, ¡qué ocasión de triunfo será para los fieles y leales! En el templo se verá el arca del pacto en la cual fueron puestas las dos tablas de piedra sobre las cuales está escrita la ley de Dios. Esas tablas de piedra serán sacadas de su escondedero, y en ellas se verán los Diez Mandamientos esculpidos por el dedo de Dios. Esas tablas de piedra que ahora están en el arca del pacto serán un testimonio convincente de la verdad y de la vigencia de la ley de Dios.- Carta 47, 1902; Comentario bíblico adventista, vol. 7, 983.

La santa ley de los diez mandamientos, escritas sobre tablas de piedra por el dedo de Dios y colocadas en el arca, es la norma de justicia. Aparecerá ante el obediente y el desobediente en el gran día final, y todos los malvados serán condenados. Verán sus acciones procedentes de un carácter depravado. Verán que los actos que realizaron sirvieron para continuar la rebelión que comenzó en las cortes celestiales. Verán toda la crueldad y toda la maldad que han deshonrado a su Creador y que produjo la miseria que llena el mundo.- Manuscrito 5, 1904 (Manuscript Releases, vol. 13, p. 381).

El Espíritu Santo grabó estas verdades en mi corazón y mi mente en forma tan indeleble como la ley fue grabada por el dedo de Dios en las tablas de piedra que están ahora en el arca, para ser puestas de manifiesto en el gran día cuando se pronuncie sentencia contra toda ciencia mala y seductora producida por el padre de la mentira.- Carta 90, 1906; El colportor evangélico, pp. 175-176.

Hay un santuario, y en el santuario está el arca, y en el arca están las tablas de piedra, sobre las cuales está escrita la ley pronunciada desde el Sinaí en medio de las escenas de terrible grandeza. Estas tablas de piedra están en el cielo, y serán manifestadas en aquel día cuando el juez se siente y los libros sean abiertos, y los hombres sean juzgados conforme a las cosas escritas en los libros. Serán juzgados por la ley escrita por el dedo de Dios y dada a Moisés para ser colocada en el arca. Se lleva un registro de los hechos de todos los hombres, y de acuerdo a sus obras, todo hombre recibirá la sentencia, si fueron buenas o si fueron malas.- Manuscrito 20, 1906; Manuscript Releases, vol. 20, p. 68.

Hay abundantes evidencias de la inmutabilidad de la ley de Dios. Fue escrita con el dedo de Dios, para no ser nunca borrada, para no ser nunca destruida. Las tablas de piedra están ocultas por Dios para ser presentadas en el gran día del juicio, tal como él las escribió.- Review and Herald, 26 de marzo de 1908; Comentario Bíblico Adventista, vol. 1, p. 1123.

Cuando el juez se siente y se abran los libros, y cada ser humano sea juzgado de acuerdo con las cosas escritas en ellos, entonces las tablas de piedra, ocultas por Dios hasta ese día, serán presentadas delante del mundo como la norma de justicia. Entonces los hombres y las mujeres verán que el requisito indispensable para su salvación es la obediencia a la perfecta ley de Dios. Nadie encontrará excusa para el pecado. Por los justos principios de esa ley, los hombres recibirán su sentencia de vida o de muerte.- Review and Herald, 28 de enero, 1909 (Comentario Bíblico Adventista, vol. 1, p. 1123 del Manuscrito 117, 1908).

Dios no violará su pacto, ni alterará lo que proclamaron sus labios. Su palabra perdurará para siempre, tan inalterable como su trono. En el juicio, cuando todo caso sea decidido en las cortes del cielo, este pacto se destacará, escrito claramente por el dedo de Dios. El mundo será citado ante el tribunal de la justicia infinita para recibir su sentencia.- Review and Herald, 20 de noviembre de 1913 (de Manuscrito 82, 1899; ver Patriarcas y profetas, 139).

Dios no violará su pacto, ni alterará lo que proclamaron sus labios. Su palabra perdurará para siempre, tan inalterable como su trono. En el juicio, este pacto se destacará, escrito claramente por el dedo de Dios; y el mundo será emplazado ante el tribunal de la justicia infinita para recibir su sentencia.- Patriarcas y profetas, 139 (de Manuscrito 82, 1899; ver Review and Herald, 20 de noviembre de 1913).

Varias cosas deben notarse en las declaraciones anteriores. En ninguna parte se dice que las tablas de la ley serían mostradas por hombres como resultado de encontrarlas escondidas en una cueva. De hecho, dicen claramente que el mismo Dios traerá las tablas de la ley a la vista de los hombres; y en una declaración Elena G. de White especifica que “estas tablas de piedra están en los cielos”. Además, el tiempo cuando Él hará esto se dice específicamente que será:

“Cuando todo caso se decida en las cortes celestiales”.

“en el gran día cuando se pronuncie sentencia”.

“Cuando se abra el templo de Dios en el cielo”.

“en el gran día final”.

“en el gran día cuando se pronuncie sentencia contra toda ciencia mala y seductora”.

“en aquel día cuando el juez se siente y los libros sean abiertos, y los hombres sean juzgados conforme a las cosas escritas en los libros”.

“En el juicio”.

Dos descripciones de futuras exhibiciones

En otro lugar de sus escritos, Elena G. de White describe en dos ocasiones el momento cuando las tablas de piedra serán exhibidas. No obstante, ella no especifica cuál de las dos series de tablas de la ley se presentan a la vista, y es posible para uno interpretar cualquier ocasión como el cumplimiento de la predicción de la revelación de las tablas de piedra escondidas.

1. Justo antes de la segunda venida. Al describir lo que toma lugar inmediatamente después de que las primeras seis de las siete últimas plagas caigan, y justamente antes de caer la séptima plaga y de la segunda venida de Cristo, Elena G. de White dice:

Mientras estas palabras de santa confianza se elevan hacia Dios, las nubes se retiran y el cielo estrellado brilla con esplendor indescriptible formando un contraste con el firmamento negro y furioso a ambos lados. La gloria del cielo brilla desde las puertas entreabiertas. Luego aparece en el cielo una mano con las dos tablas de piedra cerradas una con la otra. La mano abre las tablas y revelan los preceptos del decálogo, trazados como con pluma de fuego. Las palabras son tan claras que todos las pueden leer. La memoria se despierta, la oscuridad de la superstición y la herejía se desvanece en cada mente, y los diez mandatos de Dios, breves, detallados y autorizados se presentan ante la vista de todos los habitantes de la tierra. ¡Código maravilloso! ¡Maravillosa ocasión!- The Spirit of Prophecy, vol. 4, pp. 456, 457.

Mientras estas palabras de santa confianza se elevan hacia Dios, las nubes se retiran, y el cielo estrellado brilla con esplendor indescriptible en contraste con el firmamento negro y severo en ambos lados. La magnificencia de la ciudad celestial rebosa por las puertas entreabiertas. Entonces aparece en el cielo una mano que sostiene dos tablas de piedra puestas una sobre otra. El profeta dice: "Denunciarán los cielos su justicia; porque Dios es el juez." (Salmo 50: 6.) Esta ley santa, justicia de Dios, que entre truenos y llamas fue proclamada desde el Sinaí como guía de la vida, se revela ahora a los hombres como norma del juicio. La mano abre las tablas en las cuales se ven los preceptos del Decálogo inscritos como con letras de fuego. Las palabras son tan distintas que todos pueden leerlas.- El conflicto de los siglos, p. 697.

Aquí, de nuevo se nos hace claro que Dios, y no el hombre es el que traerá a la vista estas tablas. Entonces, las tablas de la ley serán exhibidas “como regla de juicio.” Esto será después que el tiempo de gracia se haya terminado para la humanidad.

2. En el momento de la coronación final de Cristo. Al describir la coronación final de Cristo y el juicio final del hombre al fin del milenio, Elena de White dice:

Como fuera de sí, los impíos han contemplado la coronación del Hijo de Dios. Ven en las manos de él las tablas de la ley divina, los estatutos que ellos despreciaron y transgredieron. Son testigos de la explosión de admiración, arrobamiento y adoración de los redimidos; y cuando las ondas de melodía inundan a las multitudes fuera de la ciudad, todos exclaman a una voz: "¡Grandes y maravillosas son tus obras, oh Señor Dios Todopoderoso; justos y verdaderos son tus caminos, oh Rey de los siglos!" (Apocalipsis 15: 3, V.M.) Y cayendo prosternados, adoran al Príncipe de la vida.- El conflicto de los siglos, p. 727.

Patrimonio de Elena G. de White

Washington, D. C.

Actualizado: Mayo, 1989.




¿Pueden todos ser profetas?


Declaraciones de Elena G. de White que tratan sobre el tema

No por voluntad de hombre

“Porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo”- 2 Pedro 1:21.

Inspiración directa e indirecta de los profetas

El profeta era, en el sentido más elevado, una persona que hablaba por inspiración directa, y comunicaba al pueblo los mensajes que recibía de Dios. Pero también se daba este nombre a los que, aunque no eran tan directamente inspirados, eran divinamente llamados a instruir al pueblo en las obras y los caminos de Dios. Para preparar esa clase de maestros, Samuel fundó, de acuerdo con la instrucción del Señor, las escuelas de los profetas.- La educación, p. 46.

Guiados por Dios, pero no inspirados en el sentido completo del término

Cierto hermano preguntó: "Hna. White, ¿cree Ud. que debemos comprender la verdad por nosotros mismos? ¿Por qué no podemos tomar las verdades que otros han reunido, y creerlas porque ellos han investigado esos temas y entonces quedar libres para actuar sin recargar las facultades mentales con la investigación de todos esos temas? ¿No cree Ud. que esos hombres que han hecho brillar la verdad en el pasado estaban inspirados por Dios?"

No me atrevo a decir que no fuesen enviados por Dios, porque Cristo conduce a toda verdad; pero en lo que atañe a la inspiración en el sentido más pleno de la palabra contesto: No.- El evangelismo, p. 219.

La ayuda de los ángeles no es fundamental para reclamar inspiración

En relación con Martín Lutero, Elena G. de White declaró:

Los ángeles del cielo estaban a su lado y rayos de luz del trono de Dios revelaban a su entendimiento los tesoros de la verdad.- El conflicto de los siglos, p. 131.

De Guillermo Miller escribió:

El Señor envió a su ángel para que tocara el corazón de un granjero que no creía en la Biblia, a fin de inducirlo a escudriñar las profecías. Los ángeles de Dios repetidas veces visitaron a aquel escogido para guiar su mente y abrir a su comprensión las profecías que siempre habían sido oscuras para el pueblo de Dios.- Primeros escritos, pp. 373-374.

De buena fuente se registra una conversación oral en la que la Sra. White había declarado, del pastor Urías Smith, que ella había visto un ángel de Dios parado a su lado mientras él escribía. Si bien no hay una confirmación documental de esto, no es inconsistente con lo dicho anteriormente. Pero hay base para asumir que estos hombres, mientras eran ayudados por el Espíritu de Dios, no fueron inspirados como lo fueron los profetas.

Elena de White registra, en 1895, una experiencia en la cual un líder del colportaje le hizo directamente una pregunta sobre la inspiración de los libros escritos por Urías Smith. “¿Cree usted que fueron inspirados, no es así?”, preguntó el líder. Como indicador de la inconsecuencia de la pregunta, ella respondió, “Usted puede responder esa pregunta, yo no”.- Carta 15 de Elena G. de White, 1915.

En 1894, Elena G. de White trata esta cuestión

De vez en cuando me llegan informes con respecto a declaraciones que se dice que hizo la Hna. White, pero que para mí son enteramente nuevas; las cuales [declaraciones] no pueden menos que desviar a la gente en cuanto a mis verdaderas opiniones y enseñanzas. Una hermana, en una carta escrita a sus amigos, habla con mucho entusiasmo de una declaración hecha por el Hno. Jones, en el sentido de que la Hna. White ha visto que ha llegado el tiempo en que, si mantenemos la debida relación con Dios, todos pueden tener el don de profecía en el mismo grado en que lo tienen los que ahora reciben visiones.

¿Dónde está la autoridad de esta declaración? Debo creer que esta hermana no entendió al Hno. Jones, porque no puedo creer que él hiciera esa declaración. La escritora continúa: "El Hno. Jones dijo anoche que el caso no es que Dios hablará a todos en beneficio de todos los demás, sino que hablará a cada uno para su propio beneficio; y que esto cumplirá la profecía de Joel". Él dijo que esto ya estaba sucediendo en numerosos casos.

Él habló como si pensara que nadie ocuparía una posición de dirigente como la ha tenido y seguirá teniendo la Hna. White. Se refirió a Moisés como un caso paralelo. Él era un dirigente, pero hay referencias a muchos otros que profetizaban, aunque sus profecías no fueron publicadas....

No titubeo en decir que estas ideas relativas a profetizar, habría sido bueno que nunca hubieran sido expresadas. Tales declaraciones preparan el camino para un estado de cosas de las cuales Satanás seguramente se aprovechará para introducir actividades espurias. Hay peligro, no sólo de que mentes no equilibradas sean inducidas al fanatismo, sino de que personas insidiosas se valgan de esta excitación para propagar sus propósitos egoístas e individuales.

Jesús elevó su voz en amonestación: "Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis" (Mat. 7: 15-16). "Así ha dicho Jehová de los ejércitos: No escuchéis las palabras de los profetas que os profetizan; os alimentan con vanas esperanzas; hablan visión de su propio corazón, no de la boca de Jehová" (Jer. 23: 16). "Si alguno os dijere: Mirad, aquí está el Cristo; o, mirad, allí está, no le creáis. Porque se levantarán falsos Cristos y falsos profetas, y harán señales y prodigios, para engañar, si fuese posible, aun a los escogidos. Mas vosotros mirad; os lo he dicho todo antes" (Mar. 13: 21-23) (Carta 6a, 1894).- Mensajes selectos, vol. 3, pp. 389-390.

Se recomienda prudencia al pastor A. T. Jones

Ud. no puede ser demasiado cuidadoso en la forma como habla acerca del don de profecía, y en sus declaraciones según las cuales yo he dicho esto y aquello con referencia a este asunto. Tales declaraciones, bien lo sé, estimulan a hombres, mujeres y niños a pensar que poseen una luz especial en términos de revelaciones de Dios, cuando en realidad no han recibido tal luz. Se me ha mostrado que esto constituiría una de las obras maestras del engaño de Satanás. Ud. está dando a la obra un molde que requerirá un tiempo precioso y una labor fatigadora del alma para corregir, para salvar la causa de Dios de otro brote de fanatismo.- Carta 103 de Elena G. de White, 1894 (15 de marzo de 1894), publicada en Mensajes selectos, vol. 2, p. 98.

Patrimonio Elena G. de White

Washington D.C.

5 de noviembre de 1969

Mecanografiado nuevamente: marzo de 1989




Carnes limpias o impuras


El desarrollo del concepto adventista sobre las carnes limpias e inmundas

por Ron Graybill

La distinción entre las carnes limpias y las inmundas, basada en Levítico 11 y Deuteronomio 14, hoy es aceptada y comprendida por la mayoría de los adventistas. A diferencia de las leyes ceremoniales del Antiguo Testamento, que señalan a Cristo, o de las leyes civiles, que gobernaban la teocracia, estas leyes de salud se basaban en leyes naturales y por lo tanto no se aplican solamente a una época o tiempo.

Así, incluso entre los adventistas que consumen carne, se evitan estas carnes inmundas. No obstante, los adventistas del siglo diecinueve, por lo general no aceptaban esta distinción entre las carnes limpias e inmundas basada en la ley Levítica, aunque condenaban claramente el cerdo.[i][1]

La primera en establecerse fue la prohibición en cuanto al cerdo, pero incluso esto llevó tiempo. Antes de que Elena G. de White recibiera el mensaje de salud en 1863, ella y Jaime White desalentaban a los creyentes que intentaban forzar una prohibición de la carne de cerdo. “Por ninguna razón creemos que la Biblia enseña que su [del cerdo] uso, durante la dispensación evangélica, es pecado”, escribió Jaime White en 1850.[ii][2]

En 1858, un hermano en Nueva Inglaterra, sin duda S. N. Haskell, intentaba nuevamente desalentar el uso del cerdo y hacer de esto una prueba de lealtad a la Palabra de Dios. La Sra. White le escribió diciendo que “si es el deber de la iglesia abstenerse de la carne de cerdo, Dios se lo mostrará a más de dos o tres personas”.[iii][3]

Después de la reforma pro salud, por supuesto, la Sra. White salió a hablar en contra del uso del cerdo, argumentando que producía “escrófula, lepra y tumores cancerosos”.[iv][4] Es significativo que ella junto con otros adventistas que escribieron en contra del uso del cerdo hasta 1866, argumentaron estrictamente desde un punto de vista de la salud. En otras palabras, sólo porque se usaban algunos argumentos bíblicos para reforzar al grupo que argumentaba contra el cerdo, no podemos concluir que en ese punto los adventistas estaban bien en la forma que presentaban sus enseñanzas en cuanto a la distinción entre las carnes limpias e inmundas.

D. M. Canright, en 1866, alude a Deuteronomio 14:8, “Tampoco el cerdo, porque tiene la pezuña hendida, pero no rumia; os será inmundo. De la carne de estos no comeréis, ni tocaréis sus cuerpos muertos”. Pero Canright no hace mención de otras carnes inmundas, y no hace uso del material posterior de Deuteronomio 14 sobre el tema.[v][5] Cuando él menciona las ostras en un artículo al año siguiente, habla de sus supuestos poderes para incitar “ciertas clases de sensaciones” y no da argumentos bíblicos.[vi][6]

En 1870, W. C. Gage intenta refutar un periódico adventista rival que toma como excepción la “declaración bíblica de que el cerdo es inmundo”. Pero Gage no cita Deuteromio 14 ni Levítico 11. De hecho, Gage declara “si las Escrituras fallan en fijar la cuestión, dejen que domine la razón. Examinen el animal y vean sus hábitos sucios”.[vii][7] Sí trata algunos de los testimonios de la Biblia sobre el cerdo, pero su artículo está lejos de ser una contribución para comprender ampliamente las enseñanzas de la Biblia sobre las carnes limpias e inmundas, siendo, como lo es en realidad, abundante en argumentos naturalistas e interesado exclusivamente en la cuestión del cerdo.

Jaime White, en un artículo de 1872 sobre la “Carne de cerdo”, muestra los inicios de una aplicación más amplia de la ley levítica. Menciona Deuteronomio 14:8 nuevamente, y busca refutar el argumento de que la prohibición del cerdo era meramente una ley judía y que por lo tanto no afectaba a los cristianos. Les recuerda a sus lectores que la distinción entre limpio e inmundo fue reconocida en la Biblia mucho antes de la “existencia de un solo judío”. Todavía, el propósito de su argumento es desacreditar el cerdo, no establecer categorías generales de carnes limpias e inmundas. No discute el criterio bíblico para hacer la distinción.[viii][8]

La distinción general entre las carnes limpias e inmundas en los círculos adventistas permanece sin desarrollarse durante el siglo diecinueve. Mientras que los adventistas argumentaban fervientemente contra el cerdo, el peso de su argumento continuaba siendo los criterios fisiológicos. Urías Smith rechazó explícitamente la aplicación de la distinción mosaica: “Creemos que hay un terreno mejor en el cual apoyar [la prohibición sobre el cerdo] que la ley ceremonial de la primera dispensación, porque si asumimos la posición de que la ley está todavía en vigencia, debemos aceptarla completamente, y entonces tendremos más en nuestras manos de lo que podemos hacernos cargo”.[ix][9]

Para los adventistas del siglo diecinueve se desalentaba el consumo de todo tipo de carne, mientras que el consumo de cerdo estaba virtualmente prohibido. Otras carnes que podríamos considerar inmundas no se veían, aparentemente, con la misma luz que la carne de cerdo.

Una vez, cuando Elena G. de White estaba enferma, su hijo, W. C. White, informa que se la alentó a beber un poco de sopa de ostras para que su estómago se asiente. Se dice que intentó con una o dos cucharadas, pero luego rechazó el resto.[x][10]

No obstante hay evidencia de que en un momento de su vida, la Sra. White, gustaba de comer algunas ostras. En 1882, cuando vivía en Healdsburg, California, escribió una carta a su nuera, Mary Kelsey White, en Oakland, en la cual le hizo el siguiente pedido: “Mary, si puedes consígueme una buena caja de arenques, frescos, por favor. Los últimos que Willie consiguió estaban amargos y viejos. Si puedes comprar latas, una media docena de latas de buenos tomates, por favor hazlo. Los necesitaremos. Si puedes conseguir unas pocas latas de buenas ostras, cómpralas”.[xi][11]

Elena G. de White no mantuvo en secreto que bajo circunstancias difíciles, como cuando viajaba o cuando estaba detenida por causa de sus viajes, comió algo de carne. El libro Consejos sobre el régimen alimenticio, publicado en 1938, contiene sus relatos en cuanto a su uso de la carne después que se le dio la visión de la reforma pro salud, según aparece a continuación: “De inmediato eliminé la carne de mi menú. Después de eso a veces me encontré en situaciones en que me veía obligada a comer un poco de carne”.[xii][12]

Esto está en armonía con sus primeras declaraciones publicadas que aparecieron en 1890 en el libro Christian Temperance and Bible Hygiene [Temperancia cristiana e higiene bíblica], en el que se lee: “Cuando yo no podía obtener el alimento que necesitaba, a veces he comido un poco de carne; pero tengo cada vez más temor de hacerlo”.[xiii][13]

Pero además, hay evidencia de que esto era algo flexible en las décadas de 1870 y 1880, pues se permitía que apareciera un poco de carne en su mesa cuando puede que no haya sido esencial. Dadas las dificultades de refrigeración y de transporte de alimentos en el siglo diecinueve, era un problema más grave entonces lograr una dieta adecuada sin el uso de carne.

A comienzos de la década de 1890, la Sra. White expresó su disgusto por la carne mientras viajaba hacia Australia. Escribió: “Tienen abundancia de alimentos a base de carne, preparados de diferentes formas; pero como yo no disfruto de una dieta con carne, deja bastante escasa mi vianda”.[xiv][14]

Mientras estaba en Australia a comienzos de 1894, Elena G. de White tomó la resolución de no consumir más carne, una posición que no tuvo vuelta atrás por el resto de su vida. Escribió así sobre esto:

Desde el congreso campestre de Brighton (enero de 1894) yo he eliminado absolutamente la carne de mi mesa. Existe el entendimiento de que ora sea que esté en casa o afuera, nada de esta clase ha de usarse en mi familia, o ha de ponerse sobre la mesa. He tenido muchas presentaciones sobre este tema en las horas de la noche.[xv][15]

La propia comprensión de Elena G. de White de la distinción entre limpio e inmundo parece haber crecido en forma firme con el tiempo. En 1864 ella notó que a Noé se le permitió comer bestias “limpias” después del diluvio.[xvi][16] Y en 1890, cuando Patriarcas y profetas se publicó, destacó que los padres de Sansón habían sido instruidos a abstenerlo de “cualquier cosa inmunda”.

Esta distinción “entre artículos de alimentos como limpios e inmundos” no era, dijo ella, “una regulación meramente ceremonial y arbitraria, sino que estaba basada en principios sanitarios”. Más aún, la “maravillosa vitalidad” del pueblo judío por miles de años, podría deberse a esta distinción.[xvii][17] Notoriamente, ella no destaca este aspecto de la vida de Sanson en 1881, cuando escribe los artículos sobre los cuales se basa la mayoría del material sobre Sansón en Patriarcas y profetas.[xviii][18]

En 1905, se explaya nuevamente en forma favorable sobre la distinción dada a los judíos, mencionando esta vez en forma adicional al cerdo que “quedaba prohibido” el consumo de “otros animales, de ciertas aves y de ciertos peces, declarados inmundos”.[xix][19]

Este pasaje continúa enumerando otros aspectos de las leyes de salud judías que los Adventistas del Séptimo Día nunca buscaron enfatizar, así que en resumen se puede decir que la Sra. White nunca declaró explícitamente que la distinción general entre carnes limpias e inmundas era una ley que los Adventistas del Séptimo Día estaban todavía obligados a observar. Sus declaraciones comentando la práctica judía ciertamente alientan esa posición, pero nunca la dejan explícita.

Los adventistas en la actualidad, que comprenden la distinción entre la carne limpia y la inmunda, necesitan saber de la ausencia de tal distinción en la iglesia adventista del tiempo de Elena G. de White. En 1883, W. H. Littlejohn, en una columna de preguntas y respuestas en la Review, dijo que no estaba seguro si las ostras podrían apropiadamente considerarse bajo la prohibición de carnes inmundas que se encuentra en Levítico 11. Si así fuera, dijo, sería porque habría algunas razones naturales.[xx][20] Fue también en ese momento que Urías Smith expresó su fuerte negativa de la aplicación de la ley mosaica en este asunto, como ya se mencionó.

Los primeros reformadores de salud mencionaron las ostras cuando explicaron porqué los alimentos a base de carne eran dañinos. Russell Trall, en su libro Hydropathic Cookbook [Libro de cocina hidropática] de 1857, dijo que todos los moluscos, incluyendo las ostras eran “malos”.[xxi][21]

Probablemente sea más conocido para los adventistas los comentarios sobre las ostras de James C. Jackson, incluído entre sus otras críticas sobre la comidas a base de carne en un artículo que Jaime y Elena White reimprimieron en Health: or How to Live [Salud: o cómo vivir]. Jackson rechazaba las ostras porque eran carroñeras.[xxii][22] J. N. Loughborough dijo que todo caracol, incluyendo las ostras, eran rechazados pues contenían poco alimento nutritivo y eran difíciles de digerir.[xxiii][23]

Finalmente, en 1891, Kellogg, al reaccionar enérgicamente a algunos comentarios favorables sobre las ostras por parte de científicos, condenó a la criatura como difícil de digerir, la “más baja de los carroñeros”, y apta para contener un veneno mortal, tirotoxina.[xxiv][24]

No obstante, comparando la cantidad de material publicado contra el cerdo, las objeciones a las ostras y otras carnes “inmundas” es tan minúscula que difícilmente se puede apreciar.

Cualesquiera hayan sido las prácticas y entendimientos de nuestros pioneros en esta cuestión, nunca debemos basar nuestras propias decisiones en relación con la vida saludable en el ejemplo de otros seres humanos. La Sra. White hizo lo suficientemente claro este punto en 1901 durante una charla extemporánea en Battle Creek.

[Habla Elena G. de White:] “La hermana White no ha tenido carne en su casa o la ha cocinado en ninguna forma, o ha tenido ningún tipo de carne muerta, por varios años. Y aquí está la [base de la] reforma pro salud [de algunas personas]: ‘Ahora les he dicho que la hermana White no come carne. Ahora quisiera que ninguno de ustedes deje de comer carne porque la hermana White no lo hace’.

“Bien, no daría un centavo, ni siquiera me interesaría por nada de eso. Si usted no tiene ninguna convicción mejor, que no comerá carne porque la hermana White no lo hace- si yo fuera la autoridad, no daría ni un centavo por su reforma pro salud.

“Lo que quisiera es que cada uno de ustedes pudiera presentarse en su dignidad individual ante Dios, en su consagración individual a Dios, que el templo del alma sea dedicado a Dios ‘Si alguno destruye el templo de Dios, Dios lo destruirá a él’. Ahora quisiera que piense en esas cosas, no haga del ser humano su criterio”.[xxv][25]

No es sorprendente que S. N. Haskell, quien estaba entre los primeros que llamaron a la iglesia a abandonar el uso del cerdo, fuera el primero en dar argumentos para una clara prohibición bíblica sobre todas las carnes inmundas, haciendo uso pleno de las prohibiciones de Levítico 11. En mayo de 1903, escribió:

“En muchas cosas la Biblia establece principios y se nos deja ejercer nuestro propio juicio en el asunto, mientras que en otras cuestiones se da un mandato claro… En su plan infinito [Dios] señaló una parte del reino animal para actuar como carroñeros… Con el propósito de que conozcamos a aquellos que se alimentan de comidas limpias, les colocó una marca o señal”.[xxvi][26] Haskell cita entonces Levítico 11:1-8: “El consumo de estas cosas que Dios prohibió”, concluye Haskell, “es muy ofensiva a su vista”.

Referencias

Patrimonio de Elena G. de White

Washington, D. C.

27 de abril de 1981. Re-mecanografiado: marzo de 1989.

[i][1] El erudito en Nuevo Testamento John Brunt, cuestionó recientemente la validez de usar las leyes levíticas para hacer distinción entre carnes limpias e inmundas. Su declaración de que la interpretación que hace Elena G. de White de Levítico, explica la posición actual de la iglesia, no está justifica, como se intentará demostrar en este artículo. Véase John Brunt, “Unclean or Unhealthful, An Adventist Pespective” [Inmundas o no saludables, una perspective adventista], Spectrum, vol. 11 (Febrero 1981), pp. 17-23.

[ii][2] Jaime White, “Swine’s Flash” [Carne de cerdo], Present Truth, vol. 1 (Noviembre 1850), p. 87. Al menos dos estudios anteriores discutieron este tema. Uno fue escrito por Richard Hammill en 1945, durante sus días como estudiante en el Seminario Adventista del Séptimo Día; el otro fue escrito por David Giles, otro estudiante del seminario. Giles agregó un poco más a lo que Hammill escribiera antes. Estoy en deuda con Hammill por guiarme a un número significativo de fuentes, pero considero que su artículo descuida hacer algunas distinciones importantes.

[iii][3] Elena G. de White, Testimonies for the Church [Testimonios para la iglesia], vol. 1 (Mountain View, California, 1948), p. 207.

[iv][4] Elena G. de White, Spiritual Gifts [Dones espirituales] (Battle Creek, Michigan, 1864), p. 146.

[v][5] D. M. Canright, “The Bible on Meat” [Lo que dice la Biblia sobre la carne], Health Reformer, vol. 1 (Diciembre 1866), p. 66.

[vi][6] D. M. Canright, “Why I do Not Eat Swine” [Por qué no como cerdo], Health Reformer, vol. 1 (Abril 1867), p. 135.

[vii][7] W. C. Gage, “Pork Unclean” [Cerdo inmundo], Health Reformer, vol. 4 (Febrero 1870), p. 150.

[viii][8] Jaime White, “Swine’s Flesh. Forbidden in the Word of God” [La carne de cerdo. Prohibida en la Palabra de Dios], Health Reformer, vol. 7 (Enero 1872), p. 18.

[ix][9] Urías Smith, “Meats Clean and Unclean” [Carnes limpias e inmundas], Review and Herald, vol. 60 (3 de Julio 1883), p. 424.

[x][10] Arturo L. Whie, “Dietary Witness of the Ellen G. White Household” [Testigo de la dieta del hogar de Elena G. de White] (Documento no publicado, Washington, D. C., 1978), p. 15.

[xi][11] Elena G. de White a Mary Kelsey White, 31 de mayo de 1882. Carta 16, 1882, p. 1 (Patrimonio de Elena de White, Washington, D. C.).

[xii][12] Carta 83, 1901. Elena G. de White, Consejos sobre el régimen alimenticio (Mountain View, California: Publicaciones Interamericanas, 1974), p. 585.

[xiii][13] Elena G. de White, Christian Temperance and Bible Hygiene [Temperancia cristiana e higiene bíblica] (Battle Creek, Michigan, 1890), p. 118; en Consejos sobre el régimen alimenticio, p. 473.

[xiv][14] Carta 32a, 1891.

[xv][15] Carta 76, 1895, en Consejos sobre el régimen alimenticio, p. 586. (Véase también Critique of Prophetess of Health [Crítica de la profetiza de salud], pp. 78-81.)

[xvi][16] Elena G. de White, Spiritual Gifts [Dones espirituales], vol. 3 (Battle Creek, Michigan, 1860), p. 76.

[xvii][17] Elena G. de White, Patriarcas y profetas (Mountain View, California: Publicaciones Interamericanas, 1979), p. 605.

[xviii][18] Véase Signs of the Times, vol. 7, 15, 22 y 29 de septiembre, 6 y 13 de octubre de 1881.

[xix][19] Elena G. de White, El ministerio de curación (Mountain View, California: Publicaciones Interamericanas, 1979), p. 240.

[xx][20] W. H. Littlejohn, “Oysters” [Ostras], Review and Herald, vol. 60 (14 de agosto de 1883), p. 522.

[xxi][21] Russel Trall, The New Hydropathic Cook Book [El Nuevo libro de cocina hidropática] (Nueva York, 1857), p. 104.

[xxii][22] James C. Jackson, “Flesh as Food” [La carne como alimento], in Jaime White, ed., Health: or How to Live [Salud: o Cómo vivir] (Battle Creek, Michigan, 1865), p. 19.

[xxiii][23] John Loughborough, The Hand Book of Health [El manual de la salud] (Battle Creek, Michigan, 1868), pp. 191, 192.

[xxiv][24] J. H. Kellogg, Household Monitor of Health [Monitor hogareño de la salud] (Battle Cree, 1891), pp. 131-136.

[xxv][25] Elena G. de White, “Talk by Mrs. E. G. White Before Representative Brethren in the [Battle Creek] College Library, April 1, 1901” [Charla de la Sra. Elena G. de White ante hermanos representantes en la biblioteca del Colegio [de Battle Creek], 1 de abril de 1901], Manuscrito 43a, 1901, p. 13 (Patrimonio de Elena G. de White, Washington, D. C.)

[xxvi][26] S. N. Haskell, The Bible Training School [La escuela de entrenamiento bíblico], vol. 1 (Mayo de 1903), p. 186.




Compilaciones: ¿Qué son y qué no son?


Por Norma J. Collins

La última voluntad y testamento de Elena G. de White establece una Junta de Fideicomisarios para que administre su patrimonio y produzca compilaciones de sus escritos. En armonía con esta responsabilidad, los fideicomisarios han emitido más de sesenta compilaciones después de su muerte en 1915.

¿Son estas compilaciones realmente libros de Elena G. de White? ¿Deben considerarse solamente los libros publicados durante su vida como libros genuinos de Elena G. de White? ¿Representan las compilaciones actuales correctamente su consejo inspirado? ¿Son confiables?

¿Qué es una compilación?

¿Qué es una compilación? El Diccionario inglés Webster define al verbo “compilar”: “Reunir y poner junto (estadísticas, hechos, etc.) en una forma ordenada”. “Componer (un libro, etc.) con materiales reunidos de varias fuentes”.

El libro El conflicto de los siglos provee un caso de estudio de una compilación producida mientras aún vivía Elena G. de White. La Sra. White escribió un primer libro pequeño de 219 páginas sobre el gran conflicto entre Cristo y Satanás como resultado de una visión que le fue dada en un funeral, en Lovett’s Grove, Ohio, el 14 de marzo de 1858. El demonio la golpeó con parálisis para impedir que escribiera la visión, pero ella se sentía comprometida y trabajó poco a poco hasta que sus fuerzas se restablecieron, la parálisis se disipó, y el libro se completó. Apareció como Spiritual Gifts [Dones espirituales], volumen 1.

Después de la publicación del volumen 2 en 1860, que era mayormente una reseña biográfica, escribió 21 capítulos de la historia del Antiguo Testamento desde la creación hasta el Éxodo y la recepción de las tablas de la Ley en el Sinaí. Este material se publicó como el volumen 3. También escribió 16 capítulos sobre los israelitas desde el Sinaí hasta David y Salomón. Estos capítulos, junto con un artículo sobre salud y una reimpresión de Testimonies [Testimonios] 1-10, fueron parte del volumen 4 de Spiritual Gifts. Los cuatro libros –claramente compilaciones- se imprimieron en 1864.

Luego siguieron cuatro volúmenes más extensos titulados Spirit of Prophecy [Espíritu de Profecía], que cubrían el mismo tema. (Disponible actualmente en reimpresión facsimilar). Se imprimieron en 1870, 1877, 1878 y 1884. A medida que Elena G. de White recibió más visiones con más detalles, la historia de la gran controversia se expandió a los cinco volúmenes que se conocen actualmente como “La serie del Conflicto de los Siglos”. Todos se prepararon con materiales escritos originalmente para libros, artículos, cartas y manuscritos. Por definición eran compilaciones. “Compilar: Componer (un libro, etc.) con materiales reunidos de varias fuentes”.

¿Cómo se prepararon las compilaciones?

Los secretarios encargados de copiar comprendían bien que sólo se debían usar los pensamientos y las propias palabras de Elena G. de White, en tanto fueran gramaticalmente consistentes en la expresión de esos pensamientos. En ningún caso un copista o editor debía introducir pensamientos que no se hallaran en los manuscritos de la Sra. White. Donde los párrafos y las oraciones fueran dificultosos o perdieran algo de su fuerza, debido a la estructura de la oración, se esperaba que los secretarios hicieran los cambios gramaticales necesarios. También se los instruyó a velar para que no existieran repeticiones innecesarias. La Sra. White dio su atención personalizada a la revisión del manuscrito final. A causa de que el autor no vive más, el Patrimonio White restringió este tipo de edición al mínimo. En la actualidad, casi no hay eliminación de repeticiones en el pensamiento.

A lo largo de los años, Elena G. de White escribió más de 5.000 artículos, y miles de páginas de testimonios y cartas a individuos. De esta cantidad de materiales literarios atesorados se extraen los materiales que se incorporan en sus libros. Ella escribió sobre varios temas y dejó una riqueza de material, publicado y no publicado.

Escritos sobre la vida de Cristo

En la década de 1870, la Sra. White escribió extensamente sobre la vida de Cristo. Cuando fue a Australia en 1891, esperaba dedicar la mayoría de su tiempo a completar un libro sobre este tema importante. Desde 1892 hasta que se publicó El Deseado de todas las gentes en 1898, dedicó muchas horas diarias a preparar capítulos para el libro.

No se sentó y escribió el libro directamente, capítulo por capítulo. Asignó a sus ayudantes la tarea de reunir lo que había escrito en los años anteriores sobre el tema. Este tema se encontraba en sus obras publicadas, en artículos que habían aparecido en periódicos, y en cartas y manuscritos. Con todo este material en mano, escribió muchos artículos a medida que las experiencias de Cristo se abrían nuevamente ante ella. Entonces, estos pasajes se ubicaban juntos en el orden natural, y ella escribía la historia que los relacionaba.

Sus escritos sobre la vida y enseñanzas de nuestro Salvador, fueron tantos que no podían aparecer en un solo volumen. Por tanto, El discurso maestro de Jesucristo, Palabras de vida del gran Maestro, y una porción de El ministerio de curación, se prepararon con los materiales restantes.

“Compilar: Componer (un libro, etc.) con materiales reunidos de varias fuentes”.

La oficina del Patrimonio White posee cartas y otros documentos que relatan la tarea de la Sra. White en El Deseado de todas las gentes y la forma en la cual se preparó el libro. Frecuentemente mencionaba el hecho de que estaba escribiendo sobre la vida de Cristo, e incluía declaraciones definidas en relación con el trabajo que realizaba Marian Davis. En una carta al Dr. J. H. Kellogg, del 25 de octubre de 1895, dijo:

Marian está trabajando con gran desventaja. Encuentro sólo poco tiempo para dedicarlo a escribir sobre la vida de Cristo. Continuamente estoy recibiendo cartas que requieren respuesta, y no me atrevo a descuidar los importantes asuntos que se me presentan. Además, hay iglesias que visitar, testimonios privados que escribir y muchas otras cosas que deben ser atendidas, que me apremian y consumen mi tiempo. Marian lee atentamente todas las cartas que escribo a otros para encontrar frases que ella pueda usar acerca de la vida de Cristo. Ella ha estado reuniendo de todas las fuentes posibles, todo lo que tiene relación con las lecciones que Cristo dio a los discípulos…

Ud. sabe que todos mis temas, tanto en el púlpito como en privado, en forma oral o escrita, versan acerca de la vida de Cristo. —Carta 41, 1895.

Al hablar de la tarea de sus ayudantes en 1900, la Sra. White hizo esta declaración sobre la señorita Davis:

Ella hace su trabajo de esta manera: toma mis artículos que han sido publicados en los periódicos, y los pega en libros [hojas] en blanco. También tiene una copia de todas las cartas que escribo. Cuando prepara un capítulo para un libro, Marian recuerda que yo he escrito algo sobre ese punto especial que puede darle más fuerza al asunto. Empieza a buscarlo, y cuando lo encuentra, si ve que da mayor claridad al capítulo, lo añade.

Los libros no son producciones de Marian, sino mi propia producción, recopilados de todos mis escritos. Marian tiene un gran campo del cual seleccionar, y su capacidad para ordenar los asuntos es de gran valor para mí. Me ahorra revisar una gran cantidad de material, lo cual no tengo tiempo de hacer… Marian me es una ayuda muy valiosa en la preparación de mis libros. —Carta 61a, 1900 (véase Mensajes selectos, tomo 3, pp. 101, 102).

Marian Davis tenía una mente y una memoria organizada en forma maravillosa, por tanto era capaz de recordar y encontrar detalles que la Sra. White había escritos sobre ciertos temas. Cuando se reunía suficiente material para ciertos capítulos, el manuscrito era leído a Elena G. de White o se lo daban a ella para que lo leyera. A menudo, esto revivía su memoria de ciertas escenas y reescribía con entusiasmo muchos pasajes, dándoles mayor fuerza y frescura. Exaltar a Cristo y presentarlo a otros en toda su belleza y santidad fue siempre su objetivo principal.

Poco después de su llegada a Australia, Elena G. de White cayó enferma con fiebre de malaria y reumatismo inflamatorio. Sufrió muchísimo durante once meses, y, cada tanto, quedaba confinada en la cama por varios días, incapaz de escribir más que un poco cada día. No obstante, perseveró y Dios la sostuvo mientras escribía sobre la vida de Cristo. De esta experiencia escribió:

He estado soportando una gran prueba a causa del dolor, el sufrimiento y la impotencia; pero con esto he obtenido una preciosa experiencia más valiosa que el oro para mí.- Mensajes selectos, tomo 2, p. 275.

Estaba desalentada pues era incapaz de visitar las iglesias, pero Dios usó su aflicción para el avance de sus propósitos. Al tener que ubicarse en una posición sentada y descansada fue capaz de usar sus manos débiles, y comenzó a escribir. En pocos meses escribió seis mil páginas sobre la vida de Cristo. Se dio cuenta que en la noche, cuando no podía dormir, Jesús estaba muy cerca de ella. Pensó mucho en Cristo durante ese tiempo y supo dónde estaba su fuerza.

Una carta escrita en 1892 a O. A. Olsen, presidente de la Asociación General, revela la intensidad con la cual la Sra. White escribía mientras preparaba su libro:

Ando con temblor delante de Dios. No sé cómo hablar ni cómo describir con la pluma el gran tema del sacrificio expiatorio. No sé cómo presentar los temas con el poder vivo con el cual los recibo. Tiemblo por temor a empequeñecer el gran plan de salvación al usar palabras ordinarias. Mi alma se inclina con pavor y reverencia delante de Dios y digo: "¿Para estas cosas, quién es suficiente?" (Carta 40, 1892).- (Véase Mensajes selectos, tomo 3, p. 130).

Algunos de los pasajes más hermosos en El Deseado de todas las gentes, salieron de su pluma cuando estuvo confinada no sólo a su cuarto, sino en su cama.

Asistentes literarios

Algunos de los asistentes literarios, ¿hicieron alteraciones al pensamiento o agregados a medida que los escritos pasaban por sus manos? Esta cuestión es respondida claramente por las declaraciones escritas por varios de los ayudantes de la Sra. White:

Ninguno de los ayudantes de mi madre está autorizado a agregar a los manuscritos, introduciendo pensamientos de elaboración propia.— W. C. White a G. A. Irwin, 7 de mayo de 1900.

Por el propio conocimiento que tengo del trabajo, y por las mismas declaraciones de la hermana White, tengo el fundamento más firme para no creer que se hiciera tal cosa [que los copistas agregan pensamientos propios].- Marian Davis a G. A Irwin, 23 de abril de 1900.

Con toda buena conciencia puedo testificar que nunca tuve la suficiente presunción como para aventurarme a agregar algunas ideas propias o a hacer otra cosa que seguir con el mayor cuidado posible los pensamientos de la autora.- D. E. Robinson, 1933, Patrimonio White, Document File 107g.

La Sra. White escribió muchísimo sobre varios temas. Para complementar lo que se escribía específicamente para un libro determinado, los asistentes literarios reunían de sus escritos otras gemas del pensamiento que estuvieran relacionadas –libros, artículos publicados, manuscritos, cartas y discursos. Al trabajar juntos, la Sra. White y sus asistentes, planificaban la estructura de los libros y preparaban el asunto capítulo por capítulo. En su forma final, los manuscritos eran leídos y aprobados finalmente por la misma Sra. White, y luego se los enviaba a la imprenta.

Cómo se preparó el libro El evangelismo

Desde la muerte de Elena G. de White en 1915, ¿cómo se han preparado las compilaciones? El libro El evangelismo es un caso de estudio.

En agosto de 1944, representantes de la Asociación Ministerial de la Asociación General preguntaron al Patrimonio White si había consejos específicos suficientes sobre evangelización como para preparar un libro que oriente en ese aspecto. Si había suficiente material, esperaban que esos consejos pudieran reunirse y publicarse en un solo libro.

Cuando Arturo White, en ese momento director del Patrimonio White, revisó los archivos, encontró abundante material que podía juntarse para hacer un libro de consejos sobre evangelización. El 10 de septiembre de 1944, la Junta de Fideicomisarios tomó el siguiente acuerdo:

“Votado: Que, en concordancia con la recomendación del Concejo Consultor de la Asociación Ministerial, autorizamos la compilación de un manuscrito, ‘Consejos a evangelistas e instructores bíblicos’, que será hecha por una comisión de cinco personas elegidas por la junta. La comisión se compone de las siguientes personas: A. L. White, W. H. Branson, R. A. Anderson, la señorita Luisa Kleuser, J. L. Shuler”.- Actas de la Junta del Patrimonio White (White Estate Board Minutes), 10 de septiembre, 1944.

A medida que la comisión planificaba su trabajo, decidieron que el nuevo volumen serviría mejor si fuera completo en su información, usando tanto fuentes publicadas como no publicadas. Esto incluiría algunas repeticiones de artículos ya publicados.

Arturo White y Luisa Kleuser fueron nombrados como un equipo de trabajo para preparar el manuscrito. El plan que siguieron requerió reunir todo asunto que tuviera que ver con el tema. Entonces, con todas las declaraciones de Elena G. de White ante ellos, organizaron el material y desarrollaron el manuscrito. Este plan minimizó la influencia de los compiladores, permitiendo que los pensamientos y los énfasis de la Sra. White se vieran claramente en la obra terminada.

A medida que el pastor White y la señorita Kleuser hacían las selecciones, era fácil de ver dónde colocaba Elena G. de White el énfasis, y el bosquejo general del tema en cuestión se organizó naturalmente en alrededor de 22 divisiones generales. En los casos en que había dos o más declaraciones que trataban el mismo punto, se escogía la más fuerte o la más completa, y la otra se dejaba de lado. Debido a que no se podían cambiar las palabras de Elena G. de White que componían el texto, los asuntos se reunían usando encabezados que remarcaban la idea principal. Los encabezados y subtítulos eran casi siempre provistos por el compilador, y, generalmente, esto se entiende así.

En un momento de la preparación del manuscrito, el pastor White buscó consejo en cuanto al uso de letras itálicas para enfatizar ciertas partes del manuscrito. El acta que elaboró la Junta dice:

“Votado: Que los fideicomisarios piensan que estaría fuera de lugar usar letras en itálica para enfatizar ciertas partes del manuscrito, y puede parecer que tiene la forma de una interpretación privada”.- Actas de la Junta del Patrimonio White (White Estate Board Minutes), 2 de julio, 1945.

Surgió la inquietud de si los compiladores debían ser nombrados en el Prefacio. Se indicó que siempre fue norma no mencionar a quienes tuvieron parte en la tarea de compilar, sino en mantener el foco en el autor de los materiales. Los fideicomisarios firmaron el Prefacio, basados en el siguiente voto:

“Votado: Que el Prefacio para el manuscrito del Evangelismo sea firmado por los fideicomisarios, y que se solicite al secretario que redacte una declaración considerando este aspecto”.- Ibíd.

El registro de los nueve lectores del manuscrito mostró correcciones que tenían que ver con la redacción de los encabezados y se sugirieron agregar unas pocas declaraciones de Elena G. de White, pues se pensó que añadirían fuerza al manuscrito.

El libro Evangelismo salió a la venta unos 18 meses después de que se tomó la decisión de preparar el libro. Ha servido como guía e inspiración para aquellos que se dedican a los ministerios de evangelización. Cada punto presenta su propia referencia de la fuente, de esa manera cualquiera puede verificar el contexto y la integridad de uso.

Es el interés general de quienes están en el Patrimonio White que toda compilación sea plenamente representativa y tan libre como sea posible de cualquier favoritismo del compilador. El compilador no deja de lado declaraciones que pueden no coincidir con su opinión personal. Las opiniones personales no deben tener peso en la selección del material. La compilación debe representar completa y correctamente la posición, las enseñanzas y el énfasis de Elena G. de White.

Libro sobre el hogar

En sus últimos años, Elena G. de White expresó su anhelo de sacar un libro sobre el hogar cristiano. Pero otras obras, tales como Los hechos de los apóstoles, Consejos para los maestros, Obreros evangélicos y Profetas y reyes, la mantuvieron ocupada, y Elena G. de White murió antes de que pudiera iniciar la tarea del libro sobre el hogar. Poco después de que el manuscrito de El evangelismo se aceptó para su publicación, los fideicomisarios nombraron una comisión para que preparara un manuscrito sobre el hogar. Cuando se reunieron los materiales, siguiendo los mismos métodos usados para El evangelismo, había suficiente como para dos libros, El hogar adventista y Conducción del niño.

Riqueza de material

Cuando se reúnen todos los asuntos que se conoce que Elena G. de White escribió sobre un tema en particular, a menudo hay tal riqueza de material que es difícil lograr que el libro tenga un número razonable de páginas. Cuando se reunió material para Mente, carácter y personalidad, había tal abundancia de material que debían colocarse en dos tomos.

Al planificar un nuevo libro de Elena G. de White, siempre surge la pregunta de si el tomo debe limitarse a declaraciones que no hayan aparecido en libros anteriores, o si, con el propósito de hacer que el libro sea una unidad completa, se deben incluir todos los consejos relativos al tema, sin importar si algunas declaraciones aparecen en otro de sus libros. Después de un estudio profundo, generalmente se llega a la conclusión que el libro debe ser completo. “Compilar: Componer (un libro, etc.) de materiales reunidos de varias fuentes”.

A lo largo de los años después de su muerte, la Junta del Patrimonio White ha recibido solicitudes de compilaciones sobre varios temas. La junta considera sólo aquellos proyectos que cree que harán una contribución definida a las necesidades de la iglesia, y solicita consejo de los líderes de la iglesia antes de comenzar cualquier proyecto. Algunas personas tienen el concepto equivocado de que las compilaciones son simplemente un re-arreglo de los materiales que aparecen en otros libros publicados. El hecho es que la mayoría de las compilaciones incluyen consejos e instrucciones no publicadas previamente de las cartas y manuscritos de Elena G. de White. Los fideicomisarios no ven luz en reciclar los consejos disponibles en libros que ya están impresos.

No todos los libros tienen el mismo propósito

Mientras que todas las compilaciones se preparan esencialmente de la misma forma, no todas se preparan con el mismo propósito: a saber, algunas son más de tipo enciclopédico o referencial, como Consejos sobre el régimen alimenticio. Este libro no fue diseñado para leerse como una narración de tapa a tapa, sino para reunir todos los consejos sobre ciertos temas un una forma ordenada y de fácil acceso. Los libros devocionales son simplemente eso: devocionales. Están planificados como lecturas breves para dirigir el pensamiento hacia Dios al comienzo del día. Otros libros voluminosos, como la serie del Conflicto de los Siglos, presentan una emocionante historia desde la creación hasta la segunda venida de Cristo. Otros más dan consejos sobre varios aspectos de la vida diaria.

Resumen

Volvamos a las preguntas planteadas al comienzo de este artículo.

Si el consejo fue publicado antes o después de la muerte de Elena G. de White no tiene nada que ver con la inspiración del consejo. El imprimir los materiales antes de su muerte no los hace más inspirados, ni lo son menos si aparecen después de su muerte. Mientras vivía, ella colaboraba en la reunión de los materiales de sus artículos y cartas que habían de publicarse en libros, y podía supervisar su preparación. En su testamento encargó a la Junta de Fideicomisarios que continuaran esta obra, y que supervisaran su preparación en lugar de ella.

En los libros preparados después de la muerte de Elena G. de White, los fideicomisarios se sienten confiados por seguir las instrucciones de Elena G. de White, cuando ella escribió:

En estos últimos días se ha dado luz abundante a nuestro pueblo. Ya sea que mi vida sea preservada o no, mis escritos hablarán constantemente y su obra irá adelante mientras dure el tiempo. Mis escritos son guardados en los archivos de la oficina, y aunque yo no viviera, esas palabras que me han sido dadas por el Señor todavía tendrán vida y hablarán a la gente (Carta 371, 1907).- (Véase Mensajes selectos, tomo 3, p. 85).

La Junta de Fideicomisarios y el personal del Patrimonio White toman seriamente sus responsabilidades para representar correctamente a Elena G. de White y sus enseñanzas. Cuando los materiales se preparan para su publicación, el único ajuste que se realiza es el gramatical. Creemos que las directivas que ella dio a sus secretarios son una autoridad. Si una palabra necesita ser reemplazada para que una oración quede clara, la palabra se coloca entre corchetes para que el lector sepa que es un añadido. Nadie en el Patrimonio White ha agregado sus palabras al material de Elena G. de White. Si se percibe la necesidad de dar información adicional, se coloca como nota al pie o en un apéndice. Se dan referencias para que el investigador pueda corroborar las fuentes originales. Se da el contexto suficiente como para que el material pueda hablar por sí mismo. Si el material se adapta o parafrasea, esto se aclara y destaca en la forma correspondiente.

Los subtítulos y los encabezados que ayudan a organizar los materiales, son agregados por el compilador, pero todo el texto fue escrito por Elena G. de White. El compilador busca ser completamente objetivo, evitando apreciaciones personales en la selección de los materiales. El producto final se diseña para representar el pensamiento completo de Elena G. de White sobre un tema y es revisado cuidadosamente por una comisión para evitar que haya tergiversación.

Cuando un libro se termina, es por tanto un libro de Elena G. de White, aunque ella no esté más con vida y no pueda darle su atención personal. Si estuviera aquí, no hay duda que agregaría frases conectivas para unir ciertos párrafos y para que la expresión sea más fluida. Debido a que ésta es una tarea que se reserva sólo al autor, los compiladores usan a veces encabezados de párrafos para introducir el tema o idea siguiente, pero nunca añaden frases para relacionar un párrafo o pensamiento con otro.

Por tanto, las respuestas a las preguntas requeridas al comienzo de este artículo son: Sí, los libros publicados con posterioridad a la muerte de Elena G. de White, en todas sus áreas, son realmente libros de Elena G. de White; no, no son producto de otros escritores; y, sí, contienen mensajes inspirados dados por Dios para la conducción, edificación y fortalecimiento de la iglesia en estos últimos días de la historia de la tierra.

Norma J. Collins

Directora Asociada del Patrimonio de Elena G. de White

Mayo de 1995, actualizado en diciembre de 2001

Basado en un artículo de Arturo L. White

Información adicional:

“How Ellen White’s Books Were Written” [Cómo se escribieron los libros de Elena G. de White], por W. C. White, 18 de junio, 1935.

“In Defense of Compilations” [En defensa de las compilaciones], por Arturo L. White, en Spectrum, agosto de 1985.

Brief Statements Regarding the Writings of Ellen G. White [Breves declaraciones respecto a los escritos de Elena G. de White], por W. C. White y D. E. Robinson, 1933. Reimpreso como suplemento de la Adventist Review [Revista Adventista], el 4 de junio, 1981.

How the Desire of Ages Was Writen [Cómo se escribió El Deseado de todas las gentes], por Robert W. Olson, 1979.

“Guidelines for Editing Ellen G. White Materials” [Directivas para la edición de los materiales de Elena G. de White], por Kenneth H. Word, septiembre, 1989.




Cómo se escribió El Deseado de todas las gentes


por Robert W. Olson

Una declaración introductoria al documento,

“Descripciones que muestran cómo se escribió El Deseado de todas las gentes”

Para muchos Adventistas del Séptimo Día, El Deseado de todas las gentes es su fuente favorita de nutrición espiritual aparte de la Biblia. Su nivel profundamente espiritual y sus hermosas frases sorprendentes, combinados con su tema centrado en Cristo, hacen única esta pieza maestra tan apreciada, incluso entre las mismas obras de Elena G. de White.

La historia de cómo se escribió El Deseado de todas las gentes probablemente nunca se cuente en su plenitud, porque nadie que esté con vida la conoce por completo con todos sus detalles. No obstante, un examen de las fuentes disponibles da varias ideas que otorgan luz sobre el tema de cómo este best seller imperecedero llegó a la existencia.

Los libros de Elena G. de White sobre la vida y las enseñanzas de Jesús

Elena G. de White comenzó a escribir sobre la vida de Cristo en 1858, luego de su visita a Lovet’s Grove, Ohio, donde se le revelaron en visión muchas escenas de varios siglos del conflicto entre Cristo y Satanás. Su registro escrito de esta visión, según se encuentra en Spiritual Gifts [Dones espirituales], vol. 1, incluye más de cincuenta páginas sobre la vida de Cristo.

En 1876 y 1877, Elena G. de White reescribió y aumentó su narración de la vida y obra de Cristo, y así abarcó más de las 640 páginas en Spiritual Gifts, volúmenes 2 y 3. Luego, en la década de 1890, expandió el registro un poco más, hasta que completó tres libros, El discurso maestro de Jesucristo, El Deseado de todas las gentes, y Palabras de vida del gran Maestro.

Asistencia editorial

Aunque fue inspirada en plenamente, Elena G. de White no siempre hizo uso de una gramática, ortografía, puntuación, o construcción de frases y párrafos perfectos en sus escritos. Sintió fuertemente este defecto a lo largo de toda su vida. En 1873, se lamentó, “Mi corazón está tremendamente triste… No soy una erudita… No soy una experta en gramática” (Enumeración para el 10 y 11 de enero, 1873, pp. 10-11).[i][1] Veinte años después, nuevamente se quejó por su carencia cuando declaró, “Dejo mi pluma y digo: ¡Oh, Señor, soy finita, soy débil, sencilla e ignorante. Nunca puedo encontrar un lenguaje para expresar tus revelaciones grandiosas y santas!” (Véase Descripción 63).

Al ver cómo se sintió, es bastante comprensible que Elena G. de White buscara auxilio en habilidosos literatos para la preparación de sus manuscritos para publicar. Cuando trabajaba con la serie Spiritual Gifts, desde 1858 a 1864, fue auxiliada por su esposo, quien era un calificado maestro de escuela. (Véase Mensajes selectos, vol. 1, p. 57). En la década de 1890, cuando finalmente estaba tomando forma El Deseado de todas las gentes, su principal asistente editorial fue Marian Davis.

Se les confió a los copistas de Elena G. de White tareas tales como corregir la gramática y la ortografía, eliminando las repeticiones innecesarias, agrupando el material en párrafos, y transfiriendo oraciones o párrafos de un manuscrito a otro “cuando se expresó el mismo pensamiento pero no en forma tan clara” (Véase Descripción 81). No obstante, cada tanto se les daba a otros individuos clave directivas adicionales para mejorar sus escritos. Por ejemplo, la Sra. White estaba muy dispuesta a que J. H. Waggoner criticara su manuscrito y le hiciera sugerencias para mejorarlo (Véase Descripción 15). De hecho, expresó su disgusto a Waggoner cuando no pudo cambiar o mejorar uno de sus escritos cuando se le dio una oportunidad para hacerlo (Véase Descripción 15).

También se le pidió al Dr. David Paulson que brindara esta clase de servicio. En 1905, el hijo de la Sra. White, W. C. White, envió el manuscrito de El ministerio de curación al Dr. Paulson con la solicitud, “Deseo que en su lectura completa note aquellos lugares donde el pensamiento se expresa de tal forma que pueda ser especialmente criticado por médicos y que nos conceda amablemente el beneficio de su conocimiento para saber cómo expresar el mismo pensamiento en la forma más adecuada”.[ii][2]

Elena G. de White entendía que también algunos escritores bíblicos necesitaron asistencia editorial, cuando escribió en relación con el libro de Hechos, “La costumbre de ese tiempo era que el autor enviara su manuscrito a alguien para que lo examinara y criticara. Lucas eligió a Teófilo, como a un hombre en quien tenía confianza, para que hiciera esa importante obra” (Comentario bíblico adventista, vol. 6, p. 1051).

Dado que es claro que la Sra. White por momentos permitió e incluso buscó la ayuda, que dio como resultado el cambio de algunas de sus palabras, se puede presentar una inquietud sobre su declaración, “las palabras de alguna otra persona no me representarán correctamente” (Véase Descripción 79). Debiera notarse que este comentario fue hecho en relación con uno de sus copistas en particular y no incluía las mejoras técnicas que se supone que harían todos sus copistas. Aunque se debe enfatizar que los copistas y editores de Elena G. de White no contribuyeron en realidad con la escritura de sus libros. Marian Davis dio cuenta de este hecho cuando, en respuesta a la demanda de un publicador que solicitaba que se completara en forma inmediata el manuscrito de El Deseado de todas las gentes, le escribió a W. C. White, “Hay una cosa… que incluso el más competente editor no puede hacer, a saber, preparar el manuscrito antes de que se escriba” [por ejemplo, Marian Davis no podía hacer su labor editorial hasta que Elena G. de White hubiera escrito el manuscrito] (Véase Descripción 69).

El papel de Marian Davis

Marian Davis fue una de esas personas especiales a quien Elena G. de White buscaba más que para la tarea rutinaria de copiar y editar. Marian estaba autorizada a eliminar palabras innecesarias (Véase Descripción 67) o a veces, cuando era pertinente, cambiar palabras (Véase Descripción 37). Le ayudó a la Sra. White a planificar un buen número de libros, desde el primer capítulo al último (p. 39, párrafo 1).

Marian era la “compaginadora de libros” (p. 41, párrafo 1). Ella recogía material, incluso oraciones aisladas (p. 28, párrafo 6; p. 39, párrafo 1; p. 30, párrafo 4), sobre la vida de Cristo de los diarios, cartas y artículos de Elena G. de White (p. 44, párrafo 3; p. 29, párrafo 0), los cuales pegaba en álbumes. Ella sacó material para El Deseado de todas las gentes de estos álbumes, de los libros publicados de Elena G. de White y de algunos manuscritos extensos (p. 24, párrafo 4).

Al organizar el material en capítulos, Marian notó áreas sobre las cuales no tenía nada de la pluma de Elena G. de White. Aparentemente las dos mujeres tenían una relación de trabajo tan estrecha, que Marian se sentía libre de hacer sugerencias a la Sra. White de lo que le parecía que podía estar faltando de los libros. Elena G. de White aceptó algunas de estas sugerencias, otras las rechazó. Por ejemplo, mientras que se aceptó el consejo de Marian en relación con “la roca, cuando el agua fluyó”, para un libro anterior (p. 21, párrafo 1), su recomendación acerca de “la construcción de una torre” y “la guerra de reyes” se rechazó. Elena G. de White declaró que no escribiría sobre estos temas a menos que “el Espíritu del Señor me guíe” (p. 25, párrafo 3).[iii][3]

Marian también hizo sugerencias a Elena G. de White en relación con la lucha de Cristo cuando fue tentado a usar su poder divino (p. 26, párrafo 5), y las parábolas de la perla y la red (p. 23, párrafo 6). Aunque sin duda Elena G. de White apreció estas sugerencias, estaba claro que era ella misma y no Marian la que decidía sobre qué tema escribiría.

No sólo Elena G. de White hacía el escrito inicial, también asumía plena responsabilidad por cada palabra que eventualmente aparecía en sus libros. Le explicó a su hermana Mary, “leo todo lo que se copia para ver que cada cosa está como debe ser. Leo todo el libro manuscrito antes que sea enviado a la imprenta” (p. 44, párrafo 2). Claramente éste era su método de trabajo rutinario. Marian Davis le dijo una vez a Elena G. de White, “Por supuesto, nada irá sin que usted lo apruebe” (p. 30, párrafo 2).

Fuentes de información

(a) Visiones. En su primer registro de la vida de Cristo, escrito en 1858, Elena G. de White hizo frecuentemente declaraciones como “Vi”, “Y luego vi”, “Se me mostró”, etc. (p. 10). Mientras que no unió sus registros posteriores de la vida de Cristo con estas expresiones, puede realmente haber visto en visión todos los eventos de la vida de Cristo de los cuales escribió. En 1889, después de mencionar “la traición, el juicio y la crucifixión de Jesús”, comentó, “Todo esto pasó delante de mi detalle tras detalle” (p. 22, párrafo 3).

No obstante, es necesario que creamos que cada hecho aislado mencionado en El Deseado de todas las gentes fue visto primero en visión con el propósito de que también creamos que el libro procedió de una pluma verdaderamente inspirada. Por ejemplo, Pablo escribió a los Corintios, “habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones” (1 Corintios 3:3). Pero no se le mostró esto en visión. Fue informado sobre el asunto por los miembros de la casa de Cloé. (Véase 1 Corintios 1:11). No obstante, sostenemos que 1 Corintios 3:3 fue escrito bajo inspiración. Elena G. de White declara que aunque “el Señor no le dio una nueva revelación para esa ocasión especial,… la reprensión que envió fue tan ciertamente escrita bajo la inspiración del Espíritu de Dios como cualquiera de sus otras epístolas” (Los hechos de los apóstoles, pp. 244-245). Si Dios pudo hablar a los profetas de la antigüedad “en diversas maneras” (Hebreos 1:1), seguramente pudo haber hecho lo mismo en tiempos recientes.

(b) La Biblia. Elena G. de White conocía bien su Biblia, un hecho que es atestiguado por las miles de referencias de la Palabra de Dios que corren a través de todos sus escritos. Usó la Biblia libremente en todos sus libros sobre la vida y enseñanzas de Cristo. Las Escrituras eran la fuente primaria de información para Elena G. de White en relación con lo que Jesús hizo y dijo.

(c) “Historias bíblicas” y otros libros. Dado que el Señor aparentemente no reveló el orden de los eventos bíblicos a Elena G. de White, se encontró en la necesidad de buscar esta información de la mejor manera posible por su propio estudio personal de las diferentes “historias bíblicas” (p. 21, párrafo 2). También parece haber usado algunos libros que trataban más específicamente con la vida de Jesús. Dio instrucciones a su familia en Oakland para que le enviara ciertos libros que había “dejado” (p. 17, párrafo 5). No menciona el título de estos libros, pero parece que uno de ellos era Life of Christ [Vida de Cristo] de William Hanna, debido a que algo de su fraseología en Spirit of Prophecy [Espíritu de Profecía], volumen 2, escrito por ese tiempo, es similar al lenguaje de Hanna. La extención y naturaleza del uso que hizo de Hanna se puede determinar sólo por un análisis cuidadoso de estos libros.[iv][4] Elena G. de White usó la Biblia y fuentes históricas también en la preparación de sus otros “libros del conflicto”. W. C. White declara,

En algunos asuntos históricos como se presentan en Patriarcas y profetas, Hechos de los apóstoles y El gran conflicto, los lineamientos principales se hicieron muy claros y sencillos para ella, y cuando escribió estos temas, se la dejó que estudiara la Biblia y la historia para conseguir las relaciones de las fechas y la geografía, y para que perfeccionara su descripción de los detalles.- Archivo de correspondencia de W. C. White.[v][5]

Puede ser nueva la idea para algunos de que Elena G. de White, al escribir un libro inspirado, debiera tomar no sólo frases sino ciertos tipos de información de fuentes existentes previamente. Pero los que han estudiado cuidadosamente la Biblia no encontrarán que esta idea sea perturbadora pues habrán notado que los escritores bíblicos también siguieron esta práctica. Por ejemplo, el apóstol Pablo más de una vez usó líneas de poetas griegos, y Judas incluyó un pasaje en su pequeña epístola que alguien más había escrito al menos cien años antes (véase Comentario bíblico adventista, Hechos 17:28, 1 Corintios 15:33, y judas 14).

El Deseado de todas las gentes, un libro inspirado

En 1892, cuando Elena G. de White comenzó nuevamente a escribir sobre la vida de Cristo, habló acerca de “las cosas que ardían en mi alma en relación con la misión de Cristo”. Escribió, “No sé cómo presentar temas con el poder vivificante con el que están ante mí” (p. 23, párrafos 4, 5).

Un año después aseveró que, al escribir sobre la vida de Cristo, estaba usando palabras que comunicarían a otros “la luz que el Señor se había placido darme en su gran misericordia y amor” (p. 25, párrafo 2). Algún tiempo más tarde, después de mencionar varios de sus libros, incluyendo El Deseado de todas las gentes, declaró, “En mis libros se declara la verdad respaldada por un ‘Así dice el Señor’. El Espíritu Santo traza estas verdades en mi corazón y en mi mente en forma indeleble como la ley fue trazada por el dedo de Dios, sobre las tablas de piedra” (p. 44, párrafo 7).

En el escrito de El Deseado de todas las gentes, Elena G. de White recibió ayuda -ayuda de sus secretarios y ayuda de algunos otros autores. Pero primero y ante todo tuvo la asistencia del Señor. Fue el Espíritu de Dios quien la dirigió y controló y quien fue además la Fuerza Guiadora al escribir todos sus mensajes.

El Deseado de todas las gentes no es sólo otro libro sobre la vida de Cristo. En marcado contraste con otras obras sobre la vida de Cristo, fue escrito bajo la inspiración el Espíritu de Dios. Lleva en sus páginas las propias credenciales divinas.

Respira un espíritu celestial. Nos confronta cara a cara con el Señor mismo. A través de El Deseado de todas las gentes, como ningún otro libro fuera de la Biblia, podemos llegar a estar íntimamente familiarizados con nuestro Salvador. Y esta bendición seguramente vendrá a todos los que buscan sus páginas con corazones y mentes que sean receptivos a la conducción del Espíritu Santo.

DESCRIPCIONES RELACIONADAS CON LA ESCRITURA DE EL DESEADO DE TODAS LAS GENTES

Organizadas cronológicamente

(Basado en un estudio en proceso de la fuentes)

Descripción 1: Sábado y domingo, 13-14 de marzo, 1858, los White en Lovett’s Grove, Ohio

LA REVIEW AND HERALD

“Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad”.

BATTLE CREEK, QUINTO DÍA, 25 DE MARZO DE 1858

Los días 13 y 14 de marzo disfrutamos libremente con la joven iglesia de Lovett’s Grove. Las labores del hermano Holt fueron grandemente bendecidas en ese lugar. Cree que unas cuarenta personas guardan el sábado en ese lugar. Unas pocas semanas atrás no había ninguna. Disfrutamos de gran libertad con estos hermanos. Durante el primer día, Dios manifestó su poder en una forma maravillosa ante la multitud congregada. Varios decidieron observar el sábado del Señor y fueron con el pueblo de Dios. Sentimos una gran deuda con el hermano y la hermana Tillotson quienes estuvieron con nosotros dos semanas y nos trasladaron confortablemente en su carruaje durante todo el camino desde que dejamos las vías del tren en Green Spring, hasta que las encontramos nuevamente en Freemont donde tomamos el tren a casa.

Jaime White, p. 149.

Descripción 2: Domingo, 14 de marzo, 1858, la visión del gran conflicto dada en un servicio fúnebre

En la visión que recibí en Lovett's Grove [Estado de Ohio], la mayor parte de lo que había visto diez años antes concerniente al gran conflicto de los siglos entre Cristo y Satanás fue repetido, y se me instruyó a que lo escribiera. Se me mostró que aunque debía luchar contra los poderes de las tinieblas, pues Satanás haría grandes esfuerzos para impedir esta tarea, debía poner mi confianza en Dios, y que los ángeles no me abandonarían en el conflicto.

Después de que salí de la visión, los afligidos amigos y una parte de la congregación, cargaron el cuerpo hasta su lugar de descanso. Gran solemnidad descanso sobre quienes permanecieron.

El lunes comenzamos nuestro viaje a casa con el hermano y la hermana Tillotson. Al día siguiente tomamos los carruajes de Freemont hacia Jackson, Michigan. Mientras viajábamos en nuestros carruajes hacia Jackson, Michigan, arreglamos nuestros planes para escribir y publicar inmediatamente después de nuestro regreso al hogar, el libro titulado El conflicto de los siglos.

Spiritual Gifts [Dones espirituales], vol. II, pp. 270-271 (publicado en 1860).Descripción 3: 1858, Spiritual Gifts, vol. I, publicado.

SPIRITUAL GIFTS

EL GRAN CONFLICTO ENTRE CRISTO Y SUS ÁNGELES Y SATANÁS Y SUS ÁNGELES

POR ELENA G. DE WHITE

BATTLE CREEK, MICHIGAN

PUBLICADO POR JAIME WHITE, 1858

CONTENIDO

DONES ESPIRITUALES................................................................................ 5

CAPÍTULO

I. La caída de Satanás................................................................................... 17

II. La caída del hombre.................................................................................. 20

III. El plan de salvación................................................................................. 22

IV. La primera venida de Cristo...................................................................... 28

V. El ministerio de Cristo............................................................................... 35

VI. La transfiguración..................................................................................... 40

VII. La traición a Cristo.................................................................................. 44

VIII. El juicio de Cristo................................................................................... 49

IX. La crucifixión de Cristo............................................................................. 57

X. La resurrección de Cristo........................................................................... 65

XI. La ascensión de Cristo............................................................................. 77

XII. Los discípulos de Cristo.......................................................................... 80

XIII. La muerte de Esteban............................................................................ 87

XIV. La conversión de Saulo.......................................................................... 90

XV. Los judíos decidieron matar a Pablo......................................................... 93

XVI. Pablo visitó Jerusalem........................................................................... 99

XVII. La gran apostasía............................................................................... 103

XVIII. El misterio de iniquidad....................................................................... 108

XIX. Muerte, no vida eterna en la miseria...................................................... 113

XX. La Reforma.......................................................................................... 119

XXI. La iglesia y el mundo unidos................................................................. 124

XXII. Guillermo Miller................................................................................... 128

XXIII. El mensaje del primer ángel................................................................ 133

XXIV. El mensaje del segundo ángel............................................................. 140

XXV. El movimiento adventista ilustrado....................................................... 144

XXVI. Otra ilustración.................................................................................. 151

XXVII. El santuario...................................................................................... 157

XXVIII. El mensaje del tercer ángel............................................................... 162

XXIX. Una firme plataforma.......................................................................... 168

XXX. El espiritualismo................................................................................. 173

XXXI. La codicia......................................................................................... 179

XXXII. El zarandeo...................................................................................... 183

XXXIII. Los pecados de Babilonia................................................................. 189

XXXIV. El fuerte clamor............................................................................... 193

XXXV. Culmina el mensaje del tercer ángel................................................... 197

XXXVI. El tiempo de angustia de Jacob........................................................ 201

XXXVII. La liberación de los santos.............................................................. 205

XXXVIII. La recompensa de los santos......................................................... 209

XXXIX. La tierra desolada............................................................................ 211

XL. La segunda resurrección........................................................................ 214

XLI. La segunda muerte............................................................................... 217

Descripción 4: Fuente de información en Spiritual Gifts, vol. I, 1858.

El señor me mostró que Satanás fue una vez un ángel honrado en el cielo, próximo a Jesucristo (p. 17).

Vi que el hijo de Dios estaba pálido y exhausto por causa del ayuno y el sufrimiento. Pero su camino estaba trazado, y debía cumplir la tarea que había venido a realizar (p. 31).

Luego vi a Jesús en el jardín con sus discípulos (p. 46).

Vi que el ángel más débil podría haber conseguido que esa multitud cayera inerme y podría haber librado al Señor (p. 51).

Pero no necesitaban temer; porque contemplé a la hueste angélica observando con indecible interés el lugar de descanso de Jesús (p. 64).

Vi a la guardia romana, cuando la hueste angélica regresó al cielo, y la luz y la gloria desaparecieron, levantarse y ver si era seguro para ellos mirar a su alrededor (p. 68).

Luego se me mostró a los discípulos cuando llenos de reverente asombro miraban para alcanzar la última vislumbre de su Salvador que ascendía (p. 79).

[Spiritual Gifts, vols. III y IV, ambos publicados en 1864, completaron el primer escrito de la historia del gran conflicto. Estos dos volúmenes trataron extensamente la historia del Antiguo Testamento. Spiritual Gifts, vol. II, era una autobiografía de Elena G. de White y no era parte de la serie del gran conflicto. A medida que pasaron los años, Elena G. de White se propuso reescribir y aumentar estos libros. Primero en la nueva serie, publicado en 1870, estaba Spirit of Prophecy [El Espíritu de Profecía], vol. I, que cubría la historia del Antiguo Testamento hasta los tiempos de Salomón. Luego Elena G. de White se concentró en la vida de Cristo, que finalmente llenó la mayor parte de Spirit of Prophecy, vol. II y III.]

Descripción 5: Miércoles, 1 de enero, 1873, Santa Rosa, California. Entrada del diario de Elena G. de White

Escribí diez páginas al pastor Littlejohn, después de escribir casi todo día sobre mi tema para Spirit of Prophecy.

(Manuscrito 3, 1873, p. 1.)

Descripción 6: Domingo, 5 de enero, 1873, Petaluma, California. Entrada en el diario de Elena G. de White

Tuvimos tres reuniones. Hablé a las once sobre la vida y la tentación de Cristo en el desierto. Sentí la fuerza del tema que presenté ante ellos.

(Manuscrito 3, 1873, p. 2.)

Descripción 7: Viernes, 10 de enero, 1873, Santa Rosa, California. Entrada en el diario de Elena G. de White

Nos levantamos temprano para prepararnos para ir a San Francisco. Mi corazón estaba indescriptiblemente triste. Esa mañana consideré francamente la posibilidad de trabajar en mis escritos. Mi esposo está muy débil para ayudarme a prepararlos para la imprenta, por tanto no trabajaré más con ellos por el momento. No soy una erudita. No puede preparar mis propios escritos para la imprenta. Hasta que pueda hacerlo no escribiré más. No es mi deber ser gravosa a otros con mis manuscritos.

(Manuscrito 3, 1873, p. 5.)

Descripción 8: Sábado, 11 de enero, 1873, San Francisco, California. Entrada en el diario de Elena G. de White.

Descansamos bien anoche. Este sábado de mañana amaneció nublado. Mi mente está llegando a conclusiones extrañas. Estoy pensando que debo dejar a un lado mis escritos en los que he tenido tanto placer y ver si puedo llegar a ser una experta. No soy una conocedora de gramática. Trataré, si el Señor me ayuda, a la edad de cuarenta y cinco años de llegar a ser una experta en la ciencia. Dios me ayudará. Creo que lo hará.

(Manuscrito 3, 1873, p. 5.)

Descripción 9: Sábado, 25 de marzo, 1876, Oakland, California. Elena de White a Jaime White

Querido esposo,… Mary Clough* y yo haremos todo lo que podamos para adelantar la tarea de mis escritos. No puedo ver ninguna luz que brille en Michigan para mi. Este año siento que mi tarea es escribir. Debo estar recluida, quedarme aquí, y no debo dejar que la inclinación o persuasión de otros remueva mi resolución de mantenerme en relación con mi obra hasta que esté hecha. Dios me ayudará si confío en él.

* Mary Clough (rima con la palabra “how” que significa cómo en inglés) era la hija de Carolina, la hermana de Elena G. de White.

(Carta 63, 1876.)

Descripción 10: Viernes, 31 de marzo, 1876, Oakland, California. Elena G. de White a Jaime White

Querido esposo: … Disfruto de la presencia de Dios y mi alma continuamente busca más de su salvación. Estoy escribiendo y lo hago con libertad. Estoy tratando preciosos temas. El último lo completé o casi completé en el día de ayer: Jesús curando al paralítico del estanque de Bethesda. El discurso de Cristo, que sigue a la curación cuando fue acusado por los judíos de quebrantar el sábado, es un gran tema.

(Carta 1, 1876, p. 2.)

Descripción 11: Martes, 4 de abril, 1876, Oakland, California. Elena G. de White a Jaime White

Querido esposo: … Desde hace algunos días hemos estado teniendo compañía casi cada día, pero trato de ceñirme a mis escritos y hacer tanto como pueda cada día. No puedo más que escribir la mitad de lo que escribo en un día cada vez.

(Carta 3, 1876, p. 1.)

Descripción 12: Jueves, 6 de abril, 1876, Oakland, California. Elena G. de White a Jaime White

(Continuación de la carta iniciada el 4 de abril.) Tengo mucha libertad para orar y una dulce comunión con Dios en mis horas de caminata a la noche y temprano en la mañana. Estoy teniendo algo más de fuerza, pero encuentro que cualquier sobrecarga me afecta seriamente y me lleva tiempo recuperarme. Mi confianza es en Dios. Confió en que me ayudará en mis esfuerzos para sacar la verdad y la luz que me ha dado para [darle] a su pueblo. María es una gran ayudante. La aprecio.

(Carta 3, 1876, p. 2.)

Descripción 13: Viernes, 7 de abril, 1876, Oakland, California. Elena G. de White a Jaime White

Querido esposo: … Estoy escribiendo algo cada día pero no puedo confinarme a escribir más de la mitad por día.

Ayer Mary Clough, las niñas* y yo visitamos a la hermana Babcock. Salimos a caminar…

Los temas preciosos se abrieron bien a mi mente. Confío en Dios y él me ayuda a escribir. Estoy veinticuatro páginas delante de Mary. Ella anda bien con mi copia. Demandará un claro sentido del deber pedirme que deje esta obra para ir a las reuniones del campamento. Quiero decir para que termine mis escritos, un libro en todo caso, antes de que vaya a cualquier parte.

* Las “niñas” eran Addie y May Walling, las sobrinas de Mary Clough, que fueron criadas por Elena G. de White.

(Carta 4, 1876, pp. 1, 4.)

Descripción 14: Sábado, 18 de abril, 1876, Oakland, California. Elena G. de White a Jaime White

Querido esposo:… En relación con publicar aquí mi libro, ¿qué piensas? El manuscrito puede ser puesto al instante en las manos de los impresores. Nos informarías por favor al respecto.

Tengo libertad para escribir y pido a Dios diariamente consejo y que sea imbuida con su Espíritu. Luego creo que tendré la ayuda, la fuerza y la gracia para hacer la voluntad de Dios.

Estoy contenta de que estés tan distendido y feliz. Nunca tuve tal oportunidad de escribir en mi vida y pienso aprovecharla al máximo…

¿Qué sería leerle mi manuscrito a los pastores Waggoner y Loughborough? Si hay alguna expresión de puntos de doctrinas que no están claros como deben estarlo, podría discernirlo (Me refiero a Waggoner).

(Carta 4a, 1876, pp. 1, 2.)

Descripción 15: Noche del sábado, 8 de abril, 1876, Oakland, California. Elena G. de White a Lucinda Hall

Querida hermana Lucinda:** … Mi esposo escribe que se me enviará un llamado de la [Sesión de la] Asociación [General], pero no cambiaré de idea en cuanto a lo que creo que es mi deber en este momento. Tengo una obra especial en este momento, escribir las cosas que el Señor me mostró. Estamos progresando bien, pero no puedo escribir más que durante la mitad del día…

Siento que debo descuidar cualquier otra cosa para poder sacar estos escritos. No he asistido a las reuniones por dos semanas. Mientras los pastores Waggoner y Loughborough están aquí, les dejo hacer la obra, y reservo toda mi fuerza para un propósito: escribir…

Deseo tener tiempo para que mi mente esté calma y pueda componer. Necesito tener tiempo para meditar y orar mientras me comprometo en esta obra. No deseo estar preocupada o estar estrechamente relacionada con nuestro pueblo pues desviará mi mente. Ésta es una gran obra, y siento que debo clamar a Dios cada día por su Espíritu para que me ayude a hacer muy bien esta tarea…

La cuestión en Petaluma necesita que la atienda la próxima semana. Puse una copia en las manos del pastor Waggoner para copiar. Sólo hizo un trabajo miserable, no cambió ni mejoró nada. Aprecio cada día más a Mary.

** Lucinda Hall (1839-1929) fue empleada durante un tiempo por Elena G. de White y llegó a ser una de sus mejores amigas.

(Carta 59, 1876, pp. 1-3.)

Descripción 16: Domingo, 16 de abril, 1876, “En los carruajes desde Oakland a Broolkyn”. Elena G. de White a Jaime White

Querido esposo: … He escrito bastantes páginas hoy. Mary trabaja duro luego. Está muy entusiasmada con algunos temas. Trae los manuscritos después de copiarlos para leérmelos. Hoy me mostró una pila de manuscritos bastante pesada que había preparado. Con orgullo los revisó…

Willie, su Mary y Mary Clough me acompañaron a la ciudad esta noche. Pienso que es mejor que no compremos ningún mueble para [la] casa nueva hasta que estés aquí para elegirlo…

No deseo que mi mente se distraiga de mi tarea ni siquiera para ir y seleccionar muebles, pero sólo lo sugiero…

Oh, cuánto anhelo esa conexión social y misteriosa con Jesús que nos eleva por encima de las cosas temporales de la vida. Es mi ansiedad estar bien con Dios, por tener su Espíritu continuamente dándome testimonio de que soy ciertamente una hija de Dios.

Me esforzaré por sacar estos asuntos, tan preciosos para la aceptación de Dios.

Bien, no puedo escribirte muchas noticias cuando me encierro en mi recámara día tras día para escribir, y luego para escribirte cada día, pero debes conformarte con lo que tienes. Ahora tomamos el bote.

(Carta 8, 1876, pp. 1, 2.)

Descripción 17: Martes, 18 de abril, 1876, Oakland, California. Elena G. de White a Jaime White

Querido esposo: … Fuimos a la ciudad el domingo a la noche. Hablé con aceptación ante una congregación bastante numerosa de forasteros. Empezando por el estudio del tema de los panes y los peces con los cuales Jesús alimentó a diez mil personas por su poder milagroso –cinco mil hombres y mujeres y cinco mil niños- que recogían continuamente luego de que el Salvador bendijo la pequeña porción de comida; [continuando con] Cristo caminando sobre el mar y los judíos pidiendo una señal de que él era el Hijo de Dios. El vecino de al lado de la iglesia, cercano al jardín público, estaba allí. Creo que se llama Cragg. Todos oyeron con los ojos muy abiertos, y algunos con las bocas abiertas. Mary dice que se sintió estimulada porque había escrito sobre el tema antes de oírme hablar sobre él. Ahora incorporará algunos puntos que escuchó esa noche. Parecía profundamente interesada…

Veo muchos temas sobre los que tengo que escribir que deben hacerse con el mayor cuidado. Deseo dedicar este verano, en forma completa, para hacer este trabajo. Debo detenerme un día o dos en la semana e ir a alguna parte o mi cabeza se estropeará. Envidio cada momento que me siento compelida a descansar. Estos temas intensamente interesantes me cansan mucho más al escribirlos que al hablarlos.

Siento que no sería aconsejable para mí interrumpir ahora e ir al Este. Mary no se siente inclinada a ir. Dice que le disgusta el clima del este, pero esto no me lo impedirá si sintiera que es mi deber ir. Sentiría placer de encontrarme con mis hermanos y hermanas en el retiro campestre. Es una tarea que disfruto. Mucho más que el confinamiento para escribir. Pero eso interrumpiría mi trabajo y destruiría mis planes de sacar mis libros, porque no puedo hacer ambas cosas: viajar y escribir. Me parece que ahora es mi oportunidad dorada. Mary está conmigo, la mejor copista que he tenido. Nunca tendré otra oportunidad semejante.

(Carta 9, 1876, pp. 1, 3.)

Descripción 18: Viernes, 21 de abril, 1876, Oakland, California. Elena G. de White a Jaime White

Querido esposo: … Acabo de completar un artículo bastante extenso sobre varios milagros; que hacen unas cincuenta páginas. Hemos preparado como unas 150 páginas desde que te fuiste. Sentimos la máxima satisfacción en lo que hemos preparado.

(Carta 12, 1876, p. 1.)

Descripción 19: Lunes, 14 de abril, 1876, Oakland, California. Elena G. de White a Jaime White

Querido esposo: Mary acaba de leerme dos artículos. Uno [era] sobre los panes y los peces, Cristo caminando sobre el agua y diciendo a sus oyentes que era el Plan de vida, lo que hizo que algunos de sus discípulos lo abandonaran. Esto llevó unas cincuenta páginas y comprende muchos temas. Pienso que es el tema más precioso que haya escrito. Mary también está muy entusiasmada con él. Piensa que es de sumo valor. Estoy plenamente satisfecha con él.

El otro artículo era sobre Cristo ingresando al campo de espigas, restregando las espigas y sanando la mano seca: doce páginas. Si puedo, con la ayuda de Mary, sacar estos temas de intenso interés, podré decir, “Señor, permite a tu sierva descansar en paz”. Estos escritos son todo lo que puedo ver ahora. El interés de Mary no decae para nada. Está tan ferviente y ansiosa como yo porque esta obra se haga ahora, antes de que viajemos a California. Temas interesantes se están abriendo continuamente ante mi mente. Estos temas sobre los que hablo, se fijan a la mente de Mary.

Creo que el Señor está con nosotros, y su Espíritu impresionará nuestros corazones. Mary sólo me sigue. No tengo temas preparados de antemano. Mi corazón y mi mente están en esta obra y el Señor me sostendrá al hacerla. Creo que el Señor me dará salud. Se lo he pedido, y responderá mi oración. Amo al Señor. Amo su causa. Amo su pueblo. Siento gran paz y quietud de mente. Parece que no hubiera nada que confunda y distraiga mi mente, y con tanto que pensar, mi mente no puede sentirse perpleja con algo sin sobrecargarse.

(Carta 13, 1876, p. 1.)

Descripción 20: Martes, 25 de abril, 1876, Oakland, California. Elena G. de White a Jaime White

Querido esposo: Anoche recibí una larga carta del pastor Canright urgiéndome a asistir a las reuniones campestres; también una carta del hermano Rogers de Missouri; también otra del hermano Colcord…

Me lo piden firmemente, pero no me moveré con su luz ni obedeceré su llamado. Mi obra está aquí por el momento. No veo ninguna otra luz y deseo fervientemente seguir la luz. Si pensara que es mi deber ir a esas reuniones, iría aunque mi libro nunca se terminara, pero siento que ahora es mi tiempo. Dios me ha provisto la ayuda que tanto había solicitado y por lo que tanto oré fervientemente. Mary ya ha estado aquí por cinco meses y el tiempo ha transcurrido sin que termine mucho de mi tarea. Ahora estamos haciendo un tiempo excelente y preparando asuntos tan pronto como nos es posible.

Mi mente está en la tarea y no deseo desviarme.

Si siguiera mi propio placer o inclinación, ciertamente asistiría a las reuniones campestres. Amo la labor en relación con las reuniones campestres mucho más de lo que amo escribir. Disfruto viajar, pero siento que ahora es mi tiempo y oportunidad de sacar esta obra largamente descuidada…

Todo está tranquilo aquí. No hay nada me distraiga de mi trabajo. Mi mente no se siente perpleja con cuestiones urgentes de la iglesia o con ningún tipo de dificultades. Estoy tan libre de cargas externas como pueda estarlo…

No tengo muchas novedades para escribir porque no voy a ningún lado y no veo a nadie. Excepto [por] mi paseo en bote, he permanecido mucho en casa. Sólo llamé a dos o tres de las hermanas después de escribir todo el día.

No puedo dedicarme sólo a escribir la mitad del día, pues por momentos mi cabeza me duele, y entonces tengo que descansar, recostarme y dejar de pensar, y volver a dedicarme a escribir cuando lo puedo hacer cómodamente. Esta obra debe hacerse cuidadosa, lenta y seguramente. Los temas que he preparado están bien realizados. Me agradan. Me estoy sobreponiendo a mis nervios y duermo bastante bien cada noche excepto después de hablar. Entonces me siento tan presionada [que] el descanso y el sueño quedan fuera del asunto. Mis temas son para mí de una realidad viva, y hago que la gente lo sienta.

(Carta 14, 1876, pp. 1-3.)

Descripción 21: Martes, 27 de abril, 1876, Oakland, California. Elena G. de White a Jaime White

Querido esposo: … Hemos completado veinte páginas sobre la parábola del Sembrador. Este fue un tema difícil de escribir, pero Mary y yo lo hemos leído esta tarde, y dijimos que es excelente, excelente. Ella dice que los temas salen cada vez mejor, cada uno. Ella está muy feliz con esta obra.

(Carta 15, 1876, p. 2.)

Descripción 22: Jueves, 27 de abril, 1876, Oakland, California. Elena G. de White a Lucinda Hall

Querida Lucinda: … Estoy trabajando al máximo de mi fuerza y mi oración es para que el Señor me ayude, fortalezca y bendiga en esta obra. Realmente lo hace, porque no podría haber hecho lo que hice. Mi espíritu anhela a Dios, y no confío en mi misma para nada. Estoy contenta de que mi esposo esté más descansado. Que el Señor lo continúe bendiciendo es nuestra ferviente oración diaria.

Estamos, Mary y yo, haciendo lo máximo para completar mis escritos en el lapso de seis semanas. Si lo logramos, ¿sería posible pensar como beneficioso el ir al Este? Si no, preferimos mucho más permanecer y escribir el siguiente volumen… Sé que el pueblo necesita este libro cuanto antes, y deseo que mi mente esté descansada y que esta carga quede fuera de mi mente.

(Carta 61, 1876, p. 1.)

Descripción 23: Viernes, 28 de abril, 1876, Oakland, California. Elena G. de White a Jaime White

Querido esposo: He escrito cincuenta páginas hoy. Mary Clough trabaja duro conmigo. Ha copiado quince páginas hoy. Un día de labor bueno y largo. Tan pronto como terminamos la cena, voy al cuarto de Mary y me lee lo que ha escrito mientras me recuesto en el sillón y descanso. Luego, nuevamente a la noche, voy a su cuarto y me lee el resto. Disfruta de esto tanto como yo. Mary está haciendo lo máximo para sacar estos libros. Tenemos un tiempo muy tranquilo. Nunca tuve tal oportunidad antes en mi vida. Lo aprovecharé. Hemos escrito como 200 páginas desde que te fuiste, todas copiadas, listas para los impresores.

Me siento menos que nada, pero Jesús es mi todo: mi justicia, mi sabiduría y mi fortaleza.

(Carta 16a, 1876, pp. 1, 2.)

Descripción 24: Abril, 1876, Oakland, California. Elena G. de White a Jaime White

Querido esposo: … Anoche hablé nuevamente a la gente. Éste fue mi texto: las palabras de Cristo a los doce “¿Queréis acaso iros también vosotros?” Pedro respondió, “Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna” (Véase Juan 6:67, 68). Me sentí perfectamente libre. Nunca percibí en forma tan sensible el auxilio especial de Dios que cuando hablaba. La gente se sentó como si estuviera hechizada, bien despierta, aunque la reunión no terminó hasta las nueve. El Espíritu de Dios estaba sobre mí.

(Carta 18, 1876, pp. 1, 2.)

Descripción 25: Viernes, 5 de mayo, 1876, Oakland, California. Elena G. de White a Jaime White

Querido esposo: … He estado escribiendo más de lo acostumbrado, lo que es demasiado para mí. No puedo y no debo escribir más que la mitad del día, pero continúo salteando los límites y pago por ello. Mi mente elabora sobre el tema día noche. Tengo plena confianza en la oración. El Señor me escucha y creo en su salvación. Confío en su fuerza. Por su fuerza completaré mis escritos. Me tomo firmemente de su mano con confianza inalterable. Estamos felices en nuestro trabajo y esto es nuestro mundo por el momento…

Nunca esperé otra vez una oportunidad tan buena para escribir. Espero que el Señor me ayude en mi clamor continuo.

Si soy bendecida con salud, como lo he sido hasta ahora, completaré mi primer libro en unas cuatro semanas.

(Carta 21, 1876, pp. 1-2.)

Descripción 26: Jueves, 11 de mayo, 1876, Oakland, California. Elena G. de White a Jaime White

Querido esposo: … Si reúno mis escritos [Spirit of Prophecy, vol. II] todos en un manuscrito, mi parte de la obra está hecha y me sentiré aliviada.

(Carta 24, 1876, p. 2.)

Descripción 27: Aprox. Lunes, 22 de mayo, 1876, sobre el tren entre Oakland y Sacramento, en camino a la reunión de campamento de Kansas. Elena G. de White a Mary Kelsy-White o Mary Clough

Querida Mary: Estamos todos felices y cómodos ubicados en los vagones. Nos gusta mucho nuestra situación. Le debo un dólar a Frank. Por favor, págale y lo cargas a mi cuenta. Pídele a la hermana Rice que corte un modelo de chaqueta que diseñó para mí. Envía una copia a Kansas y ten también una bien segura en Oakland. No necesitas enviar Walks and Homes of Jesús* [Caminatas y hogares de Jesús] cuando mandes los libros que preparé.

(Carta 27a, 1876.)

*Por Daniel March.

Descripción 28: Jueves, 19 de octubre, 1876, Battle Creek, Michigan. Elena G. de White a William C. y Mary White

Queridos hijos Willie y Mary:… Hemos decidido que los impresores avancen con mi libro y no transportar estos libros a través de las llanuras otra vez. Parte del libro ya está aquí impreso. No los tendremos estereotipados, porque no esperaremos a tener las cuestiones de mi libro en forma tan, tan exacta, sino sacar esta primera edición y ponerla a la venta. Entonces tendremos tiempo para lograr una edición más perfecta en la Costa del Pacífico y la tendremos estereotipada, luego la vida de tu padre y la mía serán escritas e impresas en la Imprenta de la Pacific.* Pero todos hemos usado nuestro mejor criterio y pensamos que es mejor nos quedemos aquí hasta diciembre y que completemos esta edición…

Mary Clough siente que no puede dejar de lado este libro otra vez. Desea verlo terminado. Haremos, por lo tanto, lo máximo para completar este objetivo y tan pronto como esté listo, regresar.

(Carta 45, 1876, pp. 1, 2.)

Descripción 29: Jueves, 26 de octubre, 1876, Battle Creek, Michigan. Elena G. de White a William C. y Mary White

Querido hijos: … Estamos muy apurados y ocupados por sacar mi volumen dos, Spirit of Prophecy [Espíritu de Profecía]. Hay tres formas nuevas ya impresas. Si permanecemos aquí por unas cuatro semanas completaremos el libro y quitaré de mi mente una gran carga de preocupaciones…

Me temo que si parto inmediatamente mi libro se demorará unos dos meses. Mary se está esforzando al máximo…

Nunca estuvimos con tanto trabajo antes. Mary se sienta hasta las doce o la una de la noche. Trabaja tremendamente.

(Carta 46, 1876, pp. 1-2.)

Descripción 30: Martes, 30 de noviembre, 1876. Anuncio en la Review and Herald

The Review and Herald

Batttle Creek, Michigan, Quinto día, 30 de noviembre, 1876

Spirit of Prophecy, vol. II

Estamos listos para hablar de este volumen, ahora impreso, como el volumen más notable que se haya impreso alguna vez en esta oficina. Cubre las partes del gran conflicto entre Cristo y Satanás, las que están incluidas en la vida y misión, enseñanzas y milagros de Cristo aquí en la tierra. Muchos han emprendido la tarea de escribir la vida de Cristo, pero sus trabajos, comparados con éste, parecen ser sólo como las vestimentas externas del cuerpo. Aquí tenemos, hablando de esta forma, una visión interior de la obra maravillosa de Dios durante ese tiempo. Y si el lector tiene un corazón impresionable, sentimientos que pueden ser despertados, una imaginación que puede responder a las más vívidas descripciones de las escenas más emocionantes, y un espíritu para beber en lecciones de pureza, fe y amor del ejemplo divino de Cristo, encontrará en este volumen lo que lo llamará a disfrutar de la forma más emocionante de todas estas facultades. Pero lo mejor de todo de está en la impresión duradera que hará en todo el que lo lea. Tendrá una circulación ilimitada. Pago luego de envío por correo, $ 1.00 dólar.

Descripción 31: Spirit of Prophecy, vol. II, Tabla de contenido, 1877

CONTENIDO......................................................................................... PÁGINA

CAPÍTULO I. El primer advenimiento de Cristo.................................................... 9

CAPÍTULO II. La vida de Cristo........................................................................ 30

CAPÍTULO III. Vida y misión de Juan.............................................................. 41

CAPÍTULO IV. La misión de Cristo................................................................... 58

CAPÍTULO V. La muerte de Juan..................................................................... 74

CAPÍTULO VI. Tentación de Cristo................................................................... 86

CAPÍTULO VII. La boda en Caná...................................................................... 98

CAPÍTULO VIII. Purificación del Templo.......................................................... 115

CAPÍTULO IX. Nicodemo viene a Cristo.......................................................... 124

CAPÍTULO X. La mujer de Samaria................................................................. 140

CAPÍTULO XI. El hijo del Centurión................................................................ 151

CAPÍTULO XII. Jesús en Betesda.................................................................. 156

CAPÍTULO XIII. Jesús en Capernaum............................................................. 173

CAPÍTULO XIV. La elección de los discípulos................................................. 182

CAPÍTULO XV. El sábado.............................................................................. 193

CAPÍTULO XVI. El Sermón del Monte............................................................. 200

CAPÍTULO XVII. El leproso curado................................................................. 225

CAPÍTULO XVIII. La parábola del sembrador................................................... 282

CAPÍTULO XIX. Otras parábolas.................................................................... 242

CAPÍTULO XX. Los panes y los peces............................................................ 258

CAPÍTULO XXI. Caminando sobre el agua...................................................... 258

CAPÍTULO XXII. Cristo en la sinagoga............................................................ 274

CAPÍTULO XXIII. El paralítico........................................................................ 292

CAPÍTULO XXIV. La mujer de Canaán............................................................ 301

CAPÍTULO XXV. Cristo calma la tempestad.................................................... 305

CAPÍTULO XXVI. Hombres de las tumbas...................................................... 311

CAPÍTULO XXVII. La hija de Jairo.................................................................. 318

CAPÍTULO XXVIII. La transfiguración............................................................. 324

CAPÍTULO XXIX. La fiesta de los tabernáculos............................................... 337

CAPÍTULO XXX. Ve y no peques más............................................................ 349

CAPÍTULO XXXI. La resurrección de Lázaro.................................................... 358

CAPÍTULO XXXII. La ofrenda de María........................................................... 372

CAPÍTULO XXXIII. Camino a Jerusalén.......................................................... 382

Descripción 32: Jueves, 14 de febrero, 1878. Anuncio en la Review and Herald

The Review and Herald

Battle Cree, Michigan, Quinto día, 14 de febrero, 1878

Spirit of Prophecy, vol. 3

Este volumen, de Elena G. de White, ya está disponible. Trata plenamente sobre los sufrimientos y muerte de Cristo, su resurrección y ascensión al cielo, y termina con un registro de las vidas, enseñanzas y persecuciones de los apóstoles. Está escrito con la misma fuerza y estilo impresionante de los volúmenes anteriores, y es un libro de emocionante interés. Será recibido con alegría en todas partes por aquellos ya familiarizados con la hermana White y su obra. En el estilo, tamaño y precio, es igual que los volúmenes 1 y 2; 400 páginas; precio $ 1.00.

CONTENIDO.................................................................................................. PÁGINA

CAPÍTULO I. Llorando sobre Jerusalén........................................................................ 9

CAPÍTULO II. La purificación del Templo.................................................................... 20

CAPÍTULO III. Jesús y los fariseos........................................................................... 36

CAPÍTULO IV. Denunciando a los fariseos................................................................. 56

CAPÍTULO V. En la corte exterior.............................................................................. 74

CAPÍTULO VI. La cena de Pascua............................................................................. 81

CAPÍTULO VII. En el Jardín...................................................................................... 94

CAPÍTULO VIII. En el juicio..................................................................................... 107

CAPÍTULO IX. Condenación de Jesús...................................................................... 127

CAPÍTULO X. El Calvario........................................................................................ 148

CAPÍTULO XI. En el sepulcro.................................................................................. 173

CAPÍTULO XII. El fin del conflicto............................................................................ 183

CAPÍTULO XIII. La resurrección............................................................................... 191

CAPÍTULO XIV. La mujer en la tumba...................................................................... 198

CAPÍTULO XV. Jesús en camino a Emmaus............................................................ 206

CAPÍTULO XVI. En el aposento alto......................................................................... 216

CAPÍTULO XVII. Jesús en Galilea........................................................................... 223

CAPÍTULO XVIII. La reunión de los hermanos........................................................... 234

CAPÍTULO XIX. La ascensión de Cristo................................................................... 249

CAPÍTULO XX. El Pentecostés............................................................................... 263

CAPÍTULO XXI. La curación del paralítico................................................................ 275

CAPÍTULO XXII. Los siete diáconos........................................................................ 291

CAPÍTULO XXIII. La conversión de Saulo................................................................. 305

CAPÍTULO XXIV. Pablo comienza su ministerio........................................................ 317

CAPÍTULO XXV. El ministerio de Pedro................................................................... 323

CAPÍTULO XXVI. La liberación de Pedro.................................................................. 334

CAPÍTULO XXVII. La ordenación de Pablo y Bernabé................................................ 345

CAPÍTULO XXVIII. La predicación entre los gentiles.................................................. 358

CAPÍTULO XXIX. Judíos y gentiles.......................................................................... 368

CAPÍTULO XXX. El encarcelamiento de Pablo y Silas............................................... 378

CAPÍTULO XXXI. La oposición en Tesalónica........................................................... 387

Descripción 34: Domingo, diciembre, 1878, Denison, Texas. Elena G. de White a Mary White

Querida hija [nuera] Mary: Esta semana comenzaré a vivir en la casa nueva. Es espaciosa y el edificio es bonito… Asegúrate y envíame el material rústico igual al vestido de Emma. Por favor envía el chal doble. Tengo un plan para él. Envíame el chal a cuadros, y puedes enviarme dos almohadones. Envía libros, los de tapa roja Jewish Antiquities [Antigüedades judías] y el Bible Dictionary [Diccionario bíblico]. ¿Está allí Night Scenes of the Bible* [Escenas nocturnas de la Biblia]? Si está, envíalo.

(Carta 60, 1878, p. 1.)

*De Daniel March, publicado en 1869.

Descripción 35: Martes, 22 de diciembre, 1885, Basel, Suiza. Elena G. de White a Edson y William White

Queridos hijos, Edson y Willie:… Díganle [a Marian Davis*] que hace un minuto leí las cartas en las que detalla las mejoras que hay que hacer en los artículos para el volumen 1. Se lo agradezco. Díganle que ella hizo una indicación sobre cuando se sacó los ojos a Sedequías. Esto necesita expresarse mejor –también la roca, cuando fluyó el agua- algo en relación con esto. Pienso que puedo hacer más específicos los artículos…

Bueno, mis queridos Willie, Edson y Emma, dejémonos atraer por Dios. Vivamos diariamente como nos hubiera gustado haber vivido cuando el juicio se inicie y los libros se abran, y cuando todos sean recompensados de acuerdo con sus obras. No estoy afligida ni desalentada, pero me siento pesada como un carro con centeno. Hemos tenido varios días de un hermoso tiempo. Ha comenzado a llover esta tarde. Díganle a Mary que me busque algunas historias de la Biblia que me den idea del orden de los sucesos. No tengo nada y no puedo encontrar nada aquí en la biblioteca.

(Carta 38, 1885, p. 8.)

* Marian Davis (1847-1904) fue una secretaria y asistente literaria sumamente talentosa para Elena G. de White. Trabajó para Elena G. de White desde 1879 hasta 1904, ayudándola a producir muchos libros, incluyendo El Deseado de todas las gentes.

Descripción 36: Domingo, 16 de enero, 1887, Basel, Suiza. W. C.White a B. L. Whitney**

Querido hermano: es domingo de tarde. No he recibido ningún telegrama de Olsen y concluyo que su reunión está pospuesta, por lo tanto decidí no ir a Londres…

Adjunto también una lista de libros preparados por la hermana Davis, los que ella desea que examinen algunos de su equipo para saber si alguno de ellos será valioso para nosotros en nuestro estudio de la Biblia o la preparación de artículos sobre temas bíblicos. Después de leer el memorando preparado por la hermana Davis, veo que hay poco más que necesite agregar. Quizás desee algunos de estos en la biblioteca de su oficina…

Notará lo que dice sobre los recortes en Life of Christ [Vida de Cristo] de Farrar. Ésta es la forma en que se expresa al comienzo sobre Child’s Life of Christ [La niñez de Cristo]…

Compre por favor un juego en Cassell de Prot. de Wylie, un Life of Christ de Hanna***, y para su biblioteca creo que haría bien en tener un juego de Hours With the Bible [Horas con la Biblia] de Geikie. Si no los ha comprando en Nueva York, debe solicitarlos y comprarlos para su biblioteca, The Temple and Its Services [El templo y sus servicios], Jewish Social Life [La vida social judía], y de Andrews, Life of Our Lord [Vida de nuestro Señor], una buena armonización de los evangelios, y otras obras que le servirán a su esposa para preparar notas para las lecciones de la Escuela Sabática. Debe tener una copia del último y el mejor diccionario bíblico. –W. C.

** El pastor Whitney (1845-1888) sobrellevó pesadas responsabilidades en la obra de publicaciones que tenía su asiento en Basel.

*** Life of Christ, de William Hanna, salió publicado por primera vez en 1863.

(Libro de cartas de White Book A-2, pp. 74-76 [escrita desde Basel, Suiza, a B. L. Whitney, quien realizaba negocios en Londres, Inglaterra].)

Descripción 37: Marzo, 1889, Battle Creek, Michigan, Elena G. de White a su nuera

María, Willie está con reuniones por la mañana y por la tarde, ideando y planificando para hacer mejor y más eficientemente la tarea en la causa de Dios. Lo vemos sólo a la hora de comer. Marian lo visitará para algunos asuntos pequeños que me parece que puede arreglarlos por sí misma. Está nerviosa y apurada, y él considera que debe apretar sus dientes y contener sus nervios lo mejor que pueda. He tenido una charla con ella y le dije que debe hacerse cargo de varias cosas por sí misma de las que ha estado trayendo a Willie. La mente de ella está en cada detalle y relación, y la mente de él se ha estado encargando de una variedad de temas difíciles hasta que su cerebro se enrolla y entonces no está preparado para hacerse cargo de estos detalles minúsculos. Ella debe hacerse cargo de estas cosas pequeñas que tienen que ver con su parte del trabajo, y no presentárselas a él para no preocupar su mente con ellas. A veces pienso que nos matará a ambos, todo innecesariamente, se puede hacer cargo ella misma de sus detalles en lugar de traerlos ante nosotros. Cada pequeño detalle de cambio de una palabra desea que lo veamos. Estoy cansada de este asunto.

(Carta 64a, 1889, p. 1.)

Descripción 38: Domingo 12, 1889, 188g, Ottawa, Kansas. Elena G. de White a su familia

Queridos hijos en el hogar:… Durante cuarenta y cinco años de experiencia, he estado mostrando las vidas, el carácter y la historia de los patriarcas y profetas, quienes llegaban al pueblo con un mensaje de Dios, y Satanás comenzaba algún informe maligno, o levantaba alguna opinión diferente o desviaba el interés para otro lado, para que el pueblo se privara del bien que el Señor deseaba otorgarles…

No puedo sino sólo tener una vívida imagen en mi mente día tras día de la forma en que fueron tratados los reformadores, cuán poca diferencia de opinión parece crear un frenesí de sentimientos. Así fue también con la traición, juicio y crucifixión de Jesús –todo esto pasó ante mí punto por punto.

(Carta 14, 1889, p. 3.)

Descripción 39: Domingo, 14 de febrero, 1892, Preston, Melbourne, Australia. Entrada del diario de Elena G. de White

Traté de evitar todo movimiento de mis brazos para evitar gritar de dolor. Puedo escribir con mi mano derecha; puedo usar mi brazo desde el codo para abajo. La bendición especial de Dios me auxilió en esto. Agradezco a su santo nombre.

La verdad nunca ha estado impresa tan claramente en mi mente como durante esta enfermedad y alabo al Señor porque tengo voz para expresar las palabras que me da.

(Manuscrito 29, 1892, p. 2.)

Descripción 40: Lunes, 15 de febrero, 1892, Preston, Melbourne, Australia. Entrada del diario de Elena G. de White

He sido capaz de escribir algo sobre la vida de Cristo. Alabo el nombre del Señor porque me es dejada mi razón.

(Manuscrito 29, 1892, p. 3.)

Descripción 41: Domingo, 3 de abril, 1892. Marian Davis a W. C. White

Desde que Revel sacó los derechos de autor del libro “El camino a Cristo” antes de que se hicieran los arreglos para reservar los derechos de usar algunos de los asuntos en “Life of Christ” [Vida de Cristo], ¿no debiera hacerse algún arreglo con él tan pronto como sea posible? Será una gran tarea, después de que se complete el libro, quitar de Life of Christ todas las frases y párrafos que hemos usado en “El camino a Cristo”. Y como ya lo dije antes, en un caso –quizás dos- desearé usar más de una página de “El camino a Cristo”.

(Archivo de documentos del Patrimonio White DF Nº 393a. [Escrito desde Preston, Melbourne, Victoria, Australia].)

Descripción 42: Viernes, 15 de julio, 1892, Preston, Victoria, Australia. Elena G. de White a O. A. Olsen*

Esto es realmente una incapacidad física para mí, y casi una absoluta dependencia de otros. Tan nueva es esta experiencia para mí que me he sentido asombrada de que fuera así. Pero aunque estoy casi sin fuerzas en el cuerpo, en el corazón no siento ningún paso de los años.

Esta semana he sido incapaz de comenzar a escribir sobre la vida de Cristo. ¡Oh, cuán ineficiente, cuán incapaz soy de expresar las cosas que queman en mi alma en relación con la misión de Cristo! Difícilmente me atrevo a iniciar la obra. Hay tanto en ella. ¿Qué diré y qué dejaré de decir? Me despierto por las noches rogando al Señor para que envíe a su Espíritu Santo sobre mí, para que habite en mí.

Camino con temor delante del Señor. No sé cómo hablar o expresar con la pluma los grandes temas del sacrificio expiatorio. No sé cómo presentar los temas con el poder viviente con el que están ante mí. Tiemblo con temor para que no rebaje el gran plan de salvación con palabras vulgares. Inclino mi alma con temor y reverencia ante el Señor y digo “¿Quién es suficiente para estas cosas?”.

(Carta 40, 1892, p. 4.)

* O. A. Olsen fue presidente de la Asociación General desde 1888 hasta 1897.

Descripción 43: Lunes, 30 de octubre, 1892. Marian Davis a Elena G. de White

Deseo hacer una pregunta acerca de las dos parábolas del tesoro escondido y el comerciante que buscaba buenas perlas. ¿Representan estas dos parábolas exactamente la misma cosa? ¿No parece como si Cristo diera dos parábolas para enseñar exactamente lo mismo? ¿No hay algún punto en que difieran? ¿No pueden estar representando dos clases que encuentran la verdad? Del hombre que encuentra no se dice que lo hubiera estado buscando. Parece haber llegado hasta él inesperadamente mientras trabajaba en los campos. Pero cuando lo encuentra, está listo para dar todo con el propósito de que le pertenezca. Entonces, buscará diligentemente en el campo por más. Cuántos hay a quienes la verdad llega de esa forma, inesperadamente, en forma impensable, pero que gustosamente se sacrifican para tenerlo cuando disciernen su valor. Pero el mercader estaba buscando buenas perlas. Por lo tanto hay en todas partes mentes fervientes y serias que están fervientemente buscando algo precioso y duradero –algo en lo que puedan fijar sus esperanzas, y cuando la verdad es recibida por ellos, también la reciben con gran gozo.

Así durante todas las épocas, las dos parábolas apelarían a dos clases diferentes de personas. Sé que la parábola del tesoro ha sido usada para representar la diligencia en la búsqueda. Pero esta explicación no desmerecerá eso. ¿No se produce la búsqueda después de que hay un tesoro escondido en el campo?

He dejado pasar tres parábolas en mi trabajo, pero estoy ansiosa por sacarlas bien, y si puede darme más luz sobre ellas le estaré agradecida.

(Archivo de documentos del Patrimonio White, DF Nº 393a [escrito desde St. Kilda, Melbourne, a Elena G. de White que estaba en Adelaide].)

Descripción 45: Miércoles, 29 de marzo, 1893. Marian Davis a W. C. White

Probablemente recordará algunas cosas que dije la primavera pasada sobre la necesidad de tener el tema para artículos y el álbum de recortes, para que pueda estar disponible para usar en la vida de Cristo, copiado, para que sea conveniente para hacer referencia. Quizás pueda imaginar la dificultad de tratar de reunir detalles en relación con cualquier tema, cuando esto debe hacerse en treinta álbumes de recortes [de materiales de Elena G. de White], una media docena de libros encuadernados y cincuenta manuscritos, todos sumando miles de páginas…

Una cosa más de porqué se necesita tanto para la vida de Cristo que lo que se necesitó para cualquier otro libro anterior. El material es mucho más abundante, el espectro de temas más grande, la tarea demanda más en todo sentido.

(Archivo de documentos del Patrimonio White, DF Nº 393a [escrito desde St. Kilda, Melbourne, Australia].)

Descripción 46: Lunes, 22 de mayo, 1893. Marian Davis a Elena G. de White

Mientras leo los nuevos capítulos sobre LC [Vida de Cristo] me parecen muy preciosos –las lecciones de esperanza y fe, el amor y ternura del Salvador- y me siento ansiosa porque el libro vaya a la gente. Pido que Dios le dé fuerzas y me dé a mi gracia y sabiduría.

(Archivo de documentos del Patrimonio White, DF Nº 393a [escrito desde St. Kilda, Melbourne, a Elena G. de White que estaba en Nueva Zelanda].)

Descripción 47: Martes, 23 de mayo, 1893, Wellington, Nueva Zelanda. Entrada en el diario de Elena G. de White

Esta mañana está nublado y llueve. He estado escribiendo sobre la vida de Cristo desde las cuatro. Oh, que el Espíritu Santo repose y more en mí para que mi pluma pueda describir las palabras que comunicarán a otros la luz que el Señor se ha dignado darme en su gran misericordia y amor para conmigo.

(Manuscrito 80, 1893, p. 20.)

Descripción 48: Martes, 15 de junio, 1893, Wellington, Nueva Zelanda. Elena G. de White a W. C. White

Querido hijo Willie: … Marian, tu sabes, no puede ser confinada. Está totalmente entusiasmada con la tarea en el hospital. Estoy ansiosa por sacar la vida de Cristo. Marian detalla capítulos y temas sobre los que tengo que escribir que no veo realmente necesidad que se escriban. Puedo ver más luz en ellos. En esto no debo meterme sin que me guíe el Espíritu Santo. La construcción de una torre, la guerra de reyes, estas cosas no preocupan mi mente, pero estos temas de la vida de Cristo, su carácter representando al Padre, las parábolas esenciales para que todos nosotros comprendamos y practiquemos las lecciones que contienen, en eso insistiré.

(Carta 131, 1893, p. 3.)

Descripción 49: Domingo, 2 julio, 1893, Wellington, Nueva Zelanda. Elena G. de White a W. C. White

Querido hijo Willie: … Debemos comenzar, muy decididamente, para comprender cuando debe publicarse el próximo libro, porque debemos movernos cuidadosamente en el temor de Dios…

Escribo algo todos los días sobre la vida de Cristo. Un capítulo grabó en mi mente otros temas de tal forma que tengo varios borradores sobre los que estoy escribiendo. Difícilmente me atrevo a enviar manuscritos por medio del joven Linden, temiendo que los pierda, deseo dedicarle más tiempo a algunos temas.

(Carta 132, 1893, p. 6.)

Descripción 50: Viernes, 7 de julio, 1893, Wellington, Nueva Zelanda. Elena G. de White a W. C. White

Querido hijo Willie: … Te he escrito un poco en cada correo de los que oímos que iban a Australia, y cuando salió el hermano Linden te envié una carta y un manuscrito para Fanny y Marian –algo sobre la vida de Cristo y algo para Fanny. Lo de la vida de Cristo se puede usar para artículos de periódicos.

(Carta 133, 1893, p. 3.)

Descripción 51: Miércoles, 2 de agosto, 1893. Marian Davis a Elena G. de White

Ahora, acerca del libro. Estoy tan feliz de que esté escribiendo sobre los dos viajes a Galilea. Estaba temerosa de que no lo hiciera. Anhelo recibir algo suyo pronto. Hay bastante trabajo para hacer a mis espaldas, pero prefiero no volver atrás si puedo ayudar, o más bien esperar, hasta que tenga todo o casi todo, y pueda reunir todo el material, y luego puedo volver atrás una vez más y terminarlo. Eso me ahorrará el tener que pasar por el mismo terreno más de dos veces…

Le envié dos capítulos sobre L. C. [vida de Cristo] que no los había enviado cuando mandé lo anterior. Los preparé y dejé en la caja del maletero de W. C. [White]…

Esperaré con gran interés la llegada del manuscrito prometido. Estoy tan contenta de que esté escribiendo desde donde está. Hay un campo tan rico en las enseñanzas de Cristo cuando dejó Jerusalén después de la Fiesta de los Tabernáculos.

(Archivo de documentos del Patrimonio White, DF Nº 393a [escrito desde Frahran, Melbourne, a Elena G. de White que estaba en Nueva Zelanda].)

Descripción 52, 22 de agosto, 1893. Marian Davis a Elena G. de White

Tengo un número de capítulos preparados sobre la vida de Cristo, pero no puedo tenerlos copiados en este momento. Quizás pueda en las vacaciones. Si es así, se los enviaré. Estoy contenta de que esté trabajando sobre la vida de Cristo y estoy ansiosa por los manuscritos. Estos son capítulos –o partes- que deben ser preparados en lo que he mencionado antes –algunas cosas que fueron dejadas sin completar, y puedo estar trabajando en estas cosas hasta que tenga más manuscritos. Por supuesto, tengo un manuscrito considerable por delante en el cual estoy trabajando, pero no está en relación, y será mejor que lo prepare después que obtenga los eslabones intervinientes.

(Archivo de documentos del Patrimonio White, DF Nº 393a [escrito desde Frahran, Melbourne, a Elena G. de White que estaba en Nueva Zelanda].)

Descripción 53: Jueves, 5 de octubre, 1893. Marian Davis a Elena G. de White

Hay algunos puntos sobre los que me gustaría consultarle sobre la vida de Cristo. ¿No fue una lucha para él durante toda su vida sobre la tierra, refrenarse de usar su poder divino –para mantener su nivel de humanidad? Especialmente en la tentación en el desierto cuando Satanás llegó hasta él diciendo, si tú eres el Hijo de Dios, y para Cristo no afirmarse, no reprender al tentador. Y en la última tentación, me gustaría saber si esta idea es correcta –Adán retuvo su dominio sobre la tierra, pero mientras estuvo sujeto a Cristo. El Hijo de Dios fue el gobernante real, original, y Adán tuvo dominio bajo él. Adán traspasó su dominio a Satanás, pero antes de eso, Cristo fue el primer gobernante del mundo. Ahora en la tentación, Satanás viene con su título robado y se lo ofrece a Cristo, el gobernante original, con la condición de que Cristo le rinda homenaje. Hacerlo implicaría colocar a Satanás en supremacía como el gobernante original, y Cristo como subordinado a Satanás. ¡Una imprudencia intolerable –si se me permite expresarlo- de Satanás! ¡Parece como si Cristo hubiera sido tentado a eliminarlo de la existencia allí y en ese momento, y darle un final a toda su obra miserable. Ahora, si hay algo sobre esto, desearía que lo pusiera, que Cristo nunca se autoafirmó, soportó toda la falsa representación y suposiciones de Satanás, y sólo vivió –sólo dejó que su vida brillara, la revelación del eterno amor de Dios, como la vindicación de sí mismo, y la refutación eterna de todas las pretensiones de Satanás. Oh, que maravillosa lección que tiene para nosotros, no vindicarnos o autoafirmarnos, sino dejar que el principio se manifieste y desarrolle, dejar que nuestra vida hable, mientras que estamos en silencio.

Las lecciones sobre la vida de Cristo parecen incitar el interés general. El hermano Starr se sintió muy atraído por los capítulos en manuscritos…

Estoy asistiendo ahora a las clases de Biblia. Interrumpe un poco mi tiempo, pero como están considerando la vida de Cristo deseo escucharla, así cualquier discusión y presentación refresca ese tema en la mente de uno.

(Archivo de documentos del Patrimonio White, DF Nº 393a [escrito desde Frahran, Melbourne, a Elena G. de White que estaba en Nueva Zelanda].)

Descripción 54: Miércoles, 18 de octubre, 1893. Marian Davis a Elena G. de White

Espero que no sea necesario que trabaje sobre el testimonio, al menos por el momento. Los estudios bíblicos [en la Escuela Bíblica de Australia] son sobre la vida de Cristo, y estoy ansiosa de mantenerme en esa línea de pensamiento si es posible, si es que voy a continuar la tarea con el libro. Hay mucho por hacer todavía con el material que tengo, aunque, por supuesto, cuanto más pronto tenga nuevo material, mejor.

Oh, cuando veo cómo parece que estamos en los círculos de un remolino que está llevándonos más y más rápido hacia la gran consumación no veo la hora de que salga este libro, para revelar a Cristo a la gente como él es en su belleza. Que el trabajo sea hecho por quienquiera que Dios haya escogido, pero Oh, deseo verlo hecho, y estaré tan agradecida si me usa de alguna manera. Hay una gran pérdida en detenerse quebrantando la cadena de pensamiento y comenzarla otra vez. Pero estoy lista para hacerlo, si es necesario. Pero mientras, estoy estudiando la vida de Cristo y el asunto está en mi mente, parece como un pobre policía que trabaja en alguna cosa…

Simpatizo con usted en su constante traslado. Debe ser muy preocupante. ¡Pero qué privilegio está teniendo la gente de Nueva Zelanda!

Estaré muy feliz cuando pueda hablar sobre la tarea. Hay tantos puntos que surgen y sobre los que deseo consultarle, y apreciaría el privilegio de tener a alguien que lea también los capítulos.

Le enviaré unos pocos capítulos pronto. El hermano [W. F.] Cadwell copia para mí el domingo antes del mediodía… Estoy realmente ansiosa de tener más capítulos Estos son días ocupados, las clases de Biblia que se dan a mitad de la mañana son bastante inconvenientes, pero mientras se estudia la vida de Cristo, puedo acostumbrarme a perderlas, porque es la única cosa que sobrellevo en mi trabajo, y despierta la mente de uno el oír sobre el asunto de nuevo.

(Archivo de documentos del Patrimonio White, DF Nº 393a [escrito desde Frahran, Melbourne, a Elena G. de White que estaba en Nueva Zelanda].)

Descripción 55: Jueves, 18 de enero, 1894, Brighton, Victoria, Australia. Elena G. de White a W. C. Prescott

[Escrito en su tienda en la reunión de campamento en Brighton al presidente del Colegio de Battle Creek, en relación a un problema en la institución.]

Ahora debo dejar este tema presentado en forma tan imperfecta, que temo que malinterprete lo que me siento tan ansiosa por dejar en claro. Oh, que Dios ayude a la comprensión, porque sólo soy una pobre escritora y no puedo expresar con la pluma y la voz los grandes y profundos misterios de Dios. Oh, ore por usted y por mí.

(Carta 67, 1894, p. 10.)

Descripción 56: 1894, Granville, Nueva Gales del Sur, Australia. Elena G. de White a O. A. Olsen

Se decidió en el concilio que escriba sobre la vida de Cristo; pero ¿cuánto mejor que en el pasado? Las cuestiones y las condiciones reales de las cosas aquí y allí me urgen…

Escasamente pude hacer algo sobre la vida de Cristo, me he visto obligada a traer a menudo a Marian para que me ayude, dejando de lado su tarea sobre la vida de Cristo que debe hacer bajo grandes dificultades, reuniendo de todos mis escritos un poco aquí y otro allá, para acomodar las cosas lo mejor que puede. Pero ella se organiza muy bien para trabajar, si sólo pudiera sentirme libre para darle toda mi atención a la tarea. Tiene su mente educada y entrenada para la tarea; y ahora pienso, como ya lo hice cientos de veces, que seré capaz de asumir la tarea de la vida de Cristo y avanzar con ella después de que cierre esta correspondencia, si es la voluntad del Señor.

(Carta 55, 1894, p. 6.)

Descripción 57: Jueves, 25 de octubre, 1894, Granville, Nueva Gales del Sur, Australia. Elena G. de White al Dr. John Harvey Kellogg

Marian está trabajando con gran desventaja. Encuentro muy poco tiempo para escribir sobre la vida de Cristo. Estoy continuamente recibiendo cartas que demandan una respuesta, y no quisiera descuidar los asuntos importantes que se me presentan. Además hay iglesias que visitar, testimonios personales que escribir, y muchas otras cosas que hay que atender me ocupan y consumen mi tiempo. Marian toma rápidamente cada carta que escribo a otros con el propósito de encontrar oraciones que pueda usar en la vida de Cristo. Ha estado coleccionando todo lo que tenga que ver con las lecciones de Cristo a sus discípulos, desde toda fuente posible. Después de que termine la reunión campestre, la cual es una reunión muy importante, debo ubicarme en algún lugar donde pueda dedicarme a la tarea de escribir sobre la vida de Cristo. Dónde será es una cuestión no resuelta, pero debe hacerse…

Hay mucho para hacer en las iglesias, y no puedo hacer mi parte en mantener el interés y a la vez hacer el otro trabajo que es necesario que realice sin llegar a estar tan ocupada que no pueda dedicar fuerzas a escribir sobre la vida de Cristo. Estoy muy perpleja sobre cual es mi deber…

He casi decidido… dedicar todo mi tiempo a escribir para los libros que se deben preparar sin más demora. Desearía escribir sobre la vida de Cristo, sobre la temperancia cristiana y preparar el testimonio Nº 34, porque es muy necesario. Tendré que dejar de escribir tanto para los periódicos y dejar que la Review and Herald, Signs of the Times [Señales de los tiempos], y todo otro periódico salga sin artículos de mi pluma por este año. Todos los artículos que aparecen con mi firma son escritos nuevos y frescos de mi pluma. Siento mucho no tener más ayuda literaria. Necesito mucho esa clase de ayuda. Fannie podría ayudarme mucho con el trabajo del libro si no tuviera tantos artículos que preparar para los periódicos, y tantas cartas y testimonios que editar para enfrentar las demandas de mi correspondencia y las necesidades de la gente. No es bueno esperar todo de Marian hasta que la vida de Cristo se complete. Desearía tener otro trabajador inteligente en quien pudiera confiar para preparar asuntos para la imprenta. Tal obrero sería de gran valor para mí. Pero la cuestión es, ¿dónde encontraré al tal? Estoy con el cerebro cargado la mayor parte del tiempo. Escribo muchas páginas antes del desayuno. Me levanto en la mañana a las dos, tres y cuatro…

Usted sabe que mi tema tanto en el púlpito como en privado, por la pluma o la voz, es la vida de Cristo. Hasta aquí, casi todo lo que he escrito sobre este tema, ha sido escrito durante las horas cuando otros están durmiendo.

(Carta 41, 1895, pp. 1-4.)

Descripción 58: Lunes, 10 de diciembre de 1894. W. C. White a la Srta. Julia Malcolm

En relación con sus preguntas sobre los escritos de mi madre, usted puede haber tenido noticia en sus sermones [públicos] de que ella tiene un vocabulario completo y mucho poder de descripción y al mismo tiempo puede haber notado construcciones gramaticales defectuosas. Aquellos que estamos familiarizados con sus escritos encontramos las mismas características y también encontramos que mientras las escenas son similares en carácter y las cosas importantes son impresionadas en su mente, ella las escribe rápidamente sin hacer referencia al orden cronológico y otras conexiones aparentes. También nos sentimos perplejos por estas características en algunos de los libros proféticos de la Biblia.

Los secretarios y copistas que preparan los escritos de mi madre para los impresores, quitan las repeticiones para que el asunto pueda caber en el espacio asignado. Corrigen la gramática mala y dejan el asunto listo para publicar. A veces trasladan sus mejores expresiones del pensamiento de un párrafo al otro pero sin introducir sus propios pensamientos en el asunto. Los pensamientos y las expresiones que usted menciona son los propios pensamientos y expresiones de mi madre. Con saludos afectuosos.

(W. C. White, Libro de cartas 7, p. 20. [escrito desde Norfolk Villa, Prospect Road, Granville, Nueva Gales del Sur, Australia, a Julia Malcolm en Brighton, Victoria, Australia].)

Descripción 59: Sábado, 10 de agosto, 1895. Marian Davis a Elena G. de White

Tan pronto como veo trabajo para hacer en el manuscrito, es difícil para mí dejarlo. Trabajo todo lo que puedo, el mayor descanso para mí es ver avanzar el trabajo. Por ninguna razón pierdo el tiempo, sino que hago el trabajo que debe hacerse y para que no haya tiempo para estar de aquí para allá… Por supuesto nada irá sin su aprobación. Dios ayudará. Siento que él ayuda.

Siento que no puedo tomarme unas vacaciones todavía hasta que el libro esté completo. Es decir, tanto tiempo como haya trabajo para hacer.

(Archivo de documentos del Patrimonio White, DF Nº 393a [escrito desde Granville, Nueva Gales del Sur].)

Descripción 60: Lunes, 25 de noviembre, 1895. Marian Davis a Elena G. de White

Enviamos la carta para los trabajadores de Sydney al hermano McCullagh. Estaba tan bien. Debo guardar todas las generales para mis libros de recortes. Últimamente he estado usando el asunto reunido de las últimas cartas, testimonios, etc. He encontrado algo de las cosas más preciosas, algunas en esas cartas al hermano Corliss. Han sido para mí como una casa llena de tesoros. Hay algo en esos testimonios personales, que están escritos con un sentimiento profundo, que está muy cercano a mi corazón. Me parece que las cosas reunidas de esta forma le dan un poder y un significado al libro como no lo hace ninguna otra cosa. Espero que el que copie no se olvide de enviarme una copia de todo.

(Archivo de correspondencia recibida del Patrimonio White [escrito desde Granville, Nueva Gales del Sur].)

Descripción 61: Domingo, 22 de diciembre, 1895. Marian Davis a J. E. White

Debido a que estos libros se envian sin una explicación en cuanto a la autoridad por la cual habla la autora, se pensó que era mejor evitar, en tanto como pudiéramos, declaraciones para las cuales la Biblia pareciera no aportar pruebas, o a las que al lector común les pareciera que contradice la Biblia. Es mejor dar al lector lo que aceptará y le será de beneficio, que levantar la crítica y el cuestionamiento que los llevarán a desacreditar todo. La hermana White dice que Cristo fue dos veces coronado con espinas, pero como la Biblia menciona sólo la segunda coronación, se pensó que era mejor omitir la primera, o más bien dar la segunda en lugar de la primera.

(Archivo de correspondencia recibida del Patrimonio White.)

Descripción 62: Lunes, 13 de abril, 1896. Marian Davis a A. O. Tait

No hemos dado todavía una atención especial, en la preparación del manuscrito para la nueva vida de Cristo, a las escenas finales de la vida del Salvador. Por supuesto que el asunto no está tan vívido en la mente de la hermana White como cuando está escribiendo o hablando especialmente sobre ello, ni yo puedo hablar tan decididamente sobre él como después de trabajar sobre el manuscrito.

(Archivo de correspondencia recibida del Patrimonio White [escrito desde Sunnyside, Cooranbong, Australia].)

Descripción 63: Sábado, 6 de junio, 1896. Manuscrito de Elena G. de White: “Ilustración de las cosas celestiales”

Apenas me atrevo a presentar aquello que es sagrado y elevado en las cosas celestiales. A menudo abandono mi pluma y digo: ¡Imposible, imposible que las mentes finitas abarquen las verdades eternas y los principios profundos y santos, y que expresen su importancia viviente! Me declaro ignorante e incapaz. Una rica corriente de pensamiento toma posesión de todo mi ser, y entonces dejo mi pluma, y digo: ¡Oh, Señor, yo soy finita, soy débil, sencilla e ignorante; no puedo encontrar palabras para describir tus revelaciones grandiosas y santas!

Mis palabras parecen inadecuadas. Pierdo toda esperanza de describir adecuadamente la verdad que Dios me ha dado a conocer acerca de su gran redención, la cual ha exigido la total atención divina consagrada al Hijo unigénito del Infinito. Las verdades que han de permanecer durante el tiempo y la eternidad, el gran plan de redención, que cuesta mucho y es para la salvación de la raza humana, que presenta delante de los hombres una vida que se mide con la vida de Dios: estas verdades son demasiado grandiosas, profundas y santas para que las palabras humanas o la pluma humana pueda expresarlas adecuadamente.

(Manuscrito 23, 1896, p. 2.)

Descripción 64: Viernes, 16 de julio, 1896, Cooranbong, Nueva Gales del Sur, Australia. Elena G. de White a la Sra. Wessels

Querida hermana Wessels: … El manuscrito para la “Vida de Cristo” está justo por ser enviado a América. Será manejado por la Pacific Press. He empleado obreros para preparar este libro, especialmente a la hermana Davis, y esto me ha costado unos tres mil dólares. Otros tres mil dólares se necesitarán para prepararlo para que sea diseminado por el mundo en dos libros. Esperamos que tengan una gran venta. He dedicado poco tiempo a estos libros, porque hablar, escribir artículos para los periódicos y escribir testimonios privados para enfrentar y reprender los males que están surgiendo, me mantienen ocupada.

(Carta 114, 1896, p. 3.)

Descripción 65: Lunes, 23 de noviembre, 1896. Marian Davis a C. H. Jones

Esta mañana el hermano White me dio su carta del 6 de octubre, con la lista de recortes, etc., pidiéndome que le escriba en relación con esto. Si lo hubiera visto antes de dejar Cooranbong, donde están mis listas y manuscritos, hubiera escrito en forma más inteligente. Como está de esta forma, puedo mencionar sólo pocos puntos.

I. Transposición de capítulos. En el orden de los capítulos seguimos la armonización de Andrews*, como la da en su Vida de Cristo. Se lo considera generalmente la mejor autoridad, y es citado por escritores destacados. No conocemos otro arreglo mejor que éste. (El año entre la primera y la segunda pascua parece haber existido un período de relativa quietud y reclusión; que entre la segunda y la tercera, de actividad y publicidad.) Aquellos que leyeron los manuscritos, el profesor Prescott y la hermana Burnham, estuvieron de acuerdo con nuestros arreglos. No nos gustaría ver este capítulo transpuesto.

“Prisión y muerte de Juan”. La ubicación de este capítulo es opcional, por supuesto. Pero nadie hasta aquí ha objetado su ubicación actual. Como la referencia a Juan en el capítulo 28, viene después del relato de su muerte, esto no es inusual en otros libros. Véase Geikie y varios otros. Si el capítulo fuera transpuesto, quizás sería mejor omitir el primer párrafo. Pero al no tener el manuscrito para hacer la referencia, no puedo hablar con mucha propiedad.

(W. C. White, Libro de cartas 10-A, p. 17a (escrito desde Ashfield, Nueva Gales del Sur, Australia, a C. H. Jones en Oakland, California.)

* Samuel J. Andrews, The Life of Our Lord upon the Earth [La vida de nuestro Señor sobre la tierra], primera impresión en 1862. La edición de 1891, estaba en la biblioteca de Elena G. de White. La armonización de los evangelios de Andrews aparece en las pp. xxi a xxvii.

Descripción 66: 11 de marzo, 1897. Marian Davis a C. H. Jones

Su carta del 2 de febrero fue recibida en el último correo. Estoy muy feliz de saber las decisiones en relación con el tamaño y el estilo del libro. Creo que el plan es correcto, y aprecio que no se hayan hecho las planchas para que no se tengan que tirar.

Notamos los títulos mencionados: “El Deseado de todas las edades” y “El Deseado de todas las naciones”. La hermana White prefiere el primero, al igual que yo, con todos los otros que han expresado una opinión.

Usted me pregunta si no puedo, mediante este correo, enviarle para la imprenta el manuscrito de las parábolas. También pregunta cuándo estará listo el balance del manuscrito para el último libro. Y le solicita a la hermana White que escriba sobre la parábola del hombre rico y Lázaro. Estoy plenamente de acuerdo con usted que la “Vida de Cristo” debo concluirse lo más pronto posible. Pero déjeme presentarle la situación: hace más de un año, la hermana White comenzó a escribir sobre el juicio y la crucifixión de Cristo. Ella tenía una cantidad de manuscritos sin terminar. Es su intención reunir todos lo más pronto posible y completarlos para el libro. Últimamente ha llevado una responsabilidad muy grande por la Asociación General, al igual que por individuos, y la obra en Sudáfrica y en Cooranbong. Pero ahora que la Conferencia terminó, y que ha escrito mucho en relación con estos otros casos, intenta plenamente dedicar su tiempo al manuscrito. Casi me ha agotado la ansiedad por completar el libro. Preparé algunos capítulos con el material que tenía, pensando que no escribiría más sobre estos temas. No obstante, escribió sobre ellos, y tuve que rehacer mi trabajo.

(Archivo de correspondencia recibida del Patrimonio White [escrito desde Sunnyside, Cooranbong, Australia].)

Descripción 67: Domingo, 11 de abril, 1897. Marian Davis a W. C. White

Veo que ni en la carta del hermano Jones ni en la suya he declarado definidamente lo que estoy haciendo sobre el manuscrito y porqué. En primer lugar, he trabajado por una mejor introducción en los capítulos. Para el éxito del esfuerzo, que algún colportor examine las páginas que le envié al hermano Jones y dé su opinión. Los capítulos del manuscrito anterior, comienzan a menudo con alguna noticia de Jesús yendo aquí o allá, y el libro parece casi un diario. Eso se ha corregido. Luego he tratado de empezar ambos capítulos y párrafos con oraciones breves, e incluso simplificar cuando es posible, para eliminar toda palabra innecesaria, y hacer la obra, como lo he dicho, más compacta y vibrante. En algunos capítulos, tengo asuntos frescos y vivos que añadirán mucho al interés del libro. Si ustedes me ofrecen, personalmente, mil dólares por la obra que he hecho en el libro durante las pocas semanas pasadas, ni los miraré. Nunca me di cuenta del poder de la simplicidad y lo compacto, como cuando comencé esta obra… cuando pienso en los miles que leerán el libro, deseo que tenga la menor cantidad de imperfecciones humanas como sea posible para que no empañe su belleza divina.

(Archivo de correspondencia recibida del Patrimonio White [escrito desde Sunnyside, Cooranbong, Australia].)

Descripción 68: Jueves, 29 de julio, 1897, Cooranbong, Nueva Gales del Sur, Australia. Entrada del diario de Elena G. de White

Me levanté a las dos y media, y ofrecí mi oración a Dios en el nombre de Jesús. Estoy débil físicamente; mi cabeza no deja de dolerme; me preocupa mi ojo izquierdo. Al escribir sobre la vida de Cristo, estoy profundamente sobrecargada. Olvido respirar como debiera. No puedo resistir la intensidad del sentimiento que me sobreviene cuando pienso en lo que Cristo ha sufrido en nuestro mundo.

(Manuscrito 70, 1897, p. 1.)

Descripción 69: 9 de agosto, 1897. Marian Davis a W. C. White

Recibí noticias de C. H. Jones que estaba planeando publicar “El Deseado de todas las gentes” en la primavera de 1898, y que para hacerlo, todas las copias deben estar en las manos de los impresores tan temprano como septiembre de 1897.

Por lo que aprendí de la obra del artista, no puedo creer que los impresores estarán listos para los manuscritos en septiembre. Tienen ahora veinticinco capítulos, con su revisión final. Hay veinticinco más listos para enviar, pero hay que hacerles unos pocos cambios, mientras termino los últimos capítulos. Por eso los estoy reteniendo…

La hermana White es agobiada constantemente con el pensamiento que el manuscrito debe ser enviado a los impresores cuanto antes. Desearía que fuera posible aliviar su mente, porque la ansiedad le dificulta escribir y a mi trabajar… La hermana White parece dispuesta a escribir, y no tengo duda de que producirá muchas cosas preciosas. Espero que sea posible incorporarlas en el libro. Hay algo, no obstante, que ni siquiera el editor más competente puede hacer –y es preparar el manuscrito antes de que se escriba.

(Archivo de correspondencia recibida del Patrimonio White [escrito desde Sunnyside, Cooranbong, Australia].)

Descripción 70: Documentos de trabajo para El Deseado de todas las gentes, 1897-1898

[Debido a la falta de un espacio adecuado en la bóveda del Patrimonio White en Washington, D. C., una cantidad de documentos y libros antiguos del Patrimonio White se habían almacenado por varios años en cajas en edificios cercanos donde no estuvieran fácilmente disponibles. La reciente ubicación de un espacio adicional en el Patrimonio White ha hecho posible que se abrieran estas cajas.

El 16 de mayo de 1979, James Nix encontró, en una de las cajas almacenadas, parte de los documentos de trabajo usados en la preparación de El Deseado de todas las gentes en las oficinas de Elena G. de White en Cooranbong, Australia, en 1897 y 1898. Estos documentos comprenden los capítulos 2 al 37 (páginas 27 a 358 en inglés) del libro actual. Los documentos de trabajo son de interés especial porque muestran lo que fueron aparentemente, en gran medida al menos, las revisiones finales hechas en el manuscrito antes de que se enviaran desde Australia a la Pacific Press.

Las siguientes figuras son reproducciones en fotocopias hechas de esos documentos de trabajo de El Deseado de todas las gentes. Incluyen porciones de las páginas 80-81, 98-99 y 331-332. Lo que aparece escrito a mano en forma muy legible en las primeras dos páginas han sido tentativamente identificadas como perteneciendo a Maggie Hare, mientras que la escritura menos legible en la tercera página es la de Marian Davis.]

Descripción 72: Domingo, 21 de noviembre, 1897. W. C. White a C. H. Jones

Al regresar de Sydney le mostré a mi madre y a la hermana Davis las pruebas que traje de los encabezados de los capítulos, viñetas, etc., para el nuevo libro. Algunos nos parecieron bien. Sobre otros nos sentimos chasqueados…

Al mirar algunas fotografías del Monte de los Olivos, mi madre nos relató cuánto más hermoso era el país en la época de Cristo, que los lugares que ahora están vacíos y tristes, entonces estaban embellecidos con árboles y bosques magníficos. Oh, cómo quisiera tener algunas figuras que representaran esos lugares como ella los ha visto. Pero no sé cómo hacer eso.

(W. C. White, Libro de cartas 11-A, p. 342 [escrito desde Cooranbong, Australia, a C. H. Jones en la ciudad de Nueva York].)

Descripción 73: Martes, 1 de marzo, 1898. Marian Davis a Elena G. de White

Esta mañana despachamos “Varón de dolores”, copiado para el nuevo material que dejó; y la parábola de los talentos, para el libro de parábolas. El material sobre el sembrador que le fue dado a Minnie, lo ha copiado. Pero lo que se le dio a la Srta. Peck no ha sido hecho. Si la Srta. Peck no tiene tiempo para hacerlo pronto, creo que dejaremos que Minnie lo haga, porque estoy ansiosa de que lo tenga en sus manos, y usted querrá todo junto, para saber lo que hay. No le enviaremos nada sobre el sembrador hasta que podamos enviarle todo.

He estado recolectando las cosas preciosas de estos nuevos manuscritos sobre la vida temprana de Jesús. Le enviaré varias de las páginas nuevas a California por el correo de Vancouver, y le enviaré más para los últimos capítulos en el siguiente correo. Dos de estos nuevos artículos sobre la obra misionera de Cristo, dejé que lo leyera el hermano James en la iglesia. El sábado pasado leyó uno que habla sobre la privación a sí mismo de alimento del Salvador para dar a los pobres. Estas cosas son inexpresablemente preciosas. Espero que no sea demasiado tarde para incorporarlas en el libro. Ha sido una fiesta trabajar en este asunto…

Supe que nuestras Escuelas Sabáticas pronto realizarán el estudio de la vida de Cristo. Así que el libro saldrá justo a tiempo para complementarlas. Estoy tan contenta.

Enviaré una copia de lo poco que reuní para el capítulo, “En la tumba de José”. Suple un eslabón que faltaba, y pienso que será de gran ayuda para el libro…

Supe que la tarea de preparar el libro está comenzando, así que deseamos terminar los últimos capítulos lo más pronto posible. Espero que pueda enviarnos pronto, el resto de los materiales sobre el ministerio de curación de Cristo, y, tan pronto como pueda, el hombre rico y Lázaro. Espero que el libro sobre las parábolas pueda salir al mismo tiempo que la vida de Cristo.

(Archivo de correspondencia recibida del Patrimonio White [escrito desde Sunnyside, Cooranbong, Australia].)

Descripción 74: Jueves, 10 de marzo, 1898. Marian Davis a Elena G. de White

Minnie le está enviando esta mañana el material que ha estado copiando. Lo del sembrador es todo lo que tenemos –el artículo dado a la Srta. Peck, y el manuscrito que me dejó. Si usted no desea agregar nada más, puedo continuar y terminar el capítulo, pero quiero esperar a que usted me lo diga. El artículo que le envié, “Ninguna por recompensa sino por gracia”, la parábola de los trabajadores, es el último de los materiales que fue preparado para el libro. He planeado dejar que éste sea el cierre del libro. Los últimos párrafos me parecen muy preciosos. La parábola de los talentos, que viene justo antes que esto, ha mostrado la importancia del trabajo, usando toda facultad para Dios, y esto muestra el espíritu con el cual se debe hacer la tarea. Unas pocas frases las reconocerá pues son de una carta que envió últimamente –“La puerta dorada no se abre al orgulloso en espíritu. Sino que los portales eternos se abrirán ampliamente al toque trémulo de un niño pequeño”.

Me dejó un manuscrito sobre el mayordomo injusto, y he estado reuniendo material para completarlo y he encontrado algunas cosas preciosas para agregar a los capítulos finales de la vida de Cristo. Por supuesto, no puedo compilar los capítulos (los últimos dos) hasta que reciba lo que escribió sobre el ministerio de curación.

(Archivo de correspondencia recibida del Patrimonio White [escrito desde Sunnyside, Cooranbong, Australia].)

Descripción 75: Lunes, 21 de marzo, 1898. Marian Davis a Elena G. de White

El material que envió sobre el ministerio de curación era justo lo que se requería. He usado tanto como pude conseguir en el capítulo, “Id y enseñad a todas las naciones”. Cuando Minnie regrese, lo tendré copiado y le enviaré una copia. Estoy tan feliz de que podamos incorporar estas cosas en el libro, porque agregan mucho a su valor y utilidad. El hermano White piensa que es mejor enviar los últimos dos capítulos, “Id y enseñad a todas las naciones” y “A mi Padre y a vuestro Padre”, con el barco que sale el sábado. No tengo idea de que estén listos para eso todavía, pero él piensa que los alentará para que apresuren la tarea, y se los enviaré. Me siento con tanta premura por la salida del libro. Casi no puedo esperar, pero la espera da tiempo para trabajar con las parábolas, y será muy bueno tener a ambos saliendo al mismo tiempo.

He usado algunos de los nuevos materiales sobre las parábolas, y calzarán justo con la obra. Deseo incorporar al libro tanto como sea posible del material fresco sobre la enseñanza en la naturaleza.

Estas cosas han sido una fiesta para mí. Deseo que mi corazón y mi mente se expandan para contener estos grandiosos y estupendos principios.

(Archivo de correspondencia recibida del Patrimonio White [escrito desde Sunnyside, Cooranbong, Nueva Gales del Sur, a Elena G. de White que estaba en Melbourne].)

Descripción 76: Lunes, 6 de junio, 1898. Marian Davis a la Srta. E. J. Burnham

Por este correo le envío el índice. No está terminado apropiadamente. Ha sido verificado sólo hasta la página 32. Las chicas trabajaron casi toda la noche para hacerlo y también la revisión. Le pedimos que lo verifique, tendrá que sustituir el número mecanografiado por la numeración de páginas del manuscrito… Anoche trabajé toda la noche…

La hermana White ha leído todos los capítulos, y está muy complacida con ellos.

(W. C. White, Libro de cartas 10-A, pp. 145-146 [escrito desde Cooranbong, Australia, a la Srta. Burnham en la Pacific Press en Oakland, California].)

Descripción 77: Miércoles, 15 de junio, 1898. Marian Davis a la Srta. E. J. Burnham

Su carta del 16 de mayo, con las pruebas, fue recibida. He leído rápidamente las páginas. Excepto por uno o dos errores insignificantes, el texto está todo correcto. Es difícil expresar cuán aliviada me siento al ver tanto material ya tipiado y en orden. Casi me ha consumido la ansiedad al pensar en las posibilidades de haber enviado lejos tantas incorporaciones. Estoy muy agradecida a Dios, cuya mano está sobre la obra, de que haya hecho que sea posible que usted estuviera a cargo, y espero que ninguna palabra mía le ocasione ninguna carga innecesaria…

En el prefacio, ¿no sería bueno declarar, en alguna forma, que este libro no es una armonización de los evangelios, que no intenta enseñar cronología? Su propósito es presentar el amor de Dios, la belleza divina de la vida de Cristo, no para satisfacer el cuestionamiento de los críticos. Lo anterior puede no ser la mejor manera de decirlo. Tiene la intención de ser una sugerencia.

(W. C. White, Libro de cartas 10-A, pp. 166-168 [escrito desde Cooranbong, Australia, a la Srta. Burnham en la Pacific Press en Oakland, California].)

Descripción 78: Lunes, 5 de marzo, 1900. Marian Davis a Marius Christensen

Muchas personas parecen darle mucho más valor a un manuscrito no publicado de la hermana White que al material impreso en los libros. Pero en todo lo que ella ha escrito, no conozco nada mejor que las cosas a las que se hace referencia. En libros como El Deseado de todas las gentes, se han reunido cuidadosamente muchas de las cosas más preciosas que ella ha escrito en un tiempo determinado.

(W. C. White, Libro de cartas 10-A, pp. 203-204 [escrito desde Cooranbong, a Marius Christensen en Hayward, Minnesota].)

Descripción 79: Lunes, 23 de abril, 1900, Sunnyside, Cooranbong, Australia. Elena G. de White a G. A. Irwin*

Querido hermano: … Usted ha visto mis copistas. No cambian mis expresiones. Permanecen como se las escribió.

La obra de Marian es de un orden completamente distinto. Ella es la que me compagina [ordena] los libros. A ____ nunca me ha compaginado los libros. ¿Cómo se hacen mis libros? Marian no reclama reconocimiento.

Ella hace su trabajo de esta manera: toma mis artículos que han sido publicados en los periódicos, y los pega en libros [hojas] en blanco. También tiene una copia de todas las cartas que escribo. Cuando prepara un capítulo para un libro, Marian recuerda que yo he escrito algo sobre ese punto especial que puede darle más fuerza al asunto. Empieza a buscarlo, y cuando lo encuentra, si ve que da mayor claridad al capítulo, lo añade.

Los libros no son producciones de Marian, sino mi propia producción, recopilados de todos mis escritos. Marian tiene un gran campo del cual seleccionar, y su capacidad para ordenar los asuntos es de gran valor para mí. Me ahorra revisar una gran cantidad de material, lo cual no tengo tiempo de hacer.

De manera que Ud. entiende que Marian me es una ayuda muy valiosa en la preparación de mis libros. A_____ no tiene nada que ver con esta obra. Marian le ha leído a ella algunos capítulos, y A____ a veces ha hecho sugerencias en cuanto al arreglo del material.

Esta es la diferencia entre las [estas] ayudantas. Como he dicho, a A____ le hemos prohibido estrictamente cambiar mis palabras por las suyas. Las palabras, como fueron pronunciadas por los agentes celestiales, son severas en su sencillez; y yo trato de poner los pensamientos en un lenguaje tan sencillo que un niño pueda entender cada palabra pronunciada. Las palabras de alguna otra persona no me representan correctamente.

Le he escrito así, con amplitud, para que Ud. pueda entender el asunto. Puede ser que A______ pretenda haber compaginado [ordenado] mis libros, pero no lo ha hecho. Esta ha sido la ocupación de Marian, y su obra es mucho más avanzada que cualquier trabajo que A_____ haya hecho para mí.

(Carta 61a, 1900, pp. 4-5 [la primera parte de la cita aparece en The Ministry, diciembre, 1975, pp. 14, 15].)

* Presidente de la Asociación General, 1897-1901.

Descripción 80: Lunes, 23 de abril, 1900, Marian Davis a G. A. Irwin

Me he enterado recientemente de la circulación de un informe en Battle Creek. Por este informe, alguno puede ser conducido a rechazar la instrucción y advertencia del Espíritu de Dios. Siento que es un deber decir lo que sé sobre el asunto que se cuestiona.

Se menciona que la escritura de un testimonio para un hombre destacado en Battle Creek fue instrumentado por uno de los anteriores trabajadores de la hermana White, o que ella le había dado material a él con la instrucción de que completara los puntos, y así el testimonio sería virtualmente su obra.

No puedo pensar que alguien que haya estado relacionado con la obra de la hermana White pueda hacer una declaración de ese tipo. No puedo pensar que alguien que esté familiarizado con la forma de escribir de la hermana White pueda siquiera creerlo. La carga que siente cuando el caso de un individuo se presenta ante ella, la presión intensa bajo la que trabaja, a menudo levantándose a la medianoche para escribir las advertencias que se le dieron, y a menudo por días, semanas y hasta meses, escribiendo una y otra vez en relación a ello, como si no pudiera liberarse de los sentimientos de responsabilidad por esa alma, -nadie que haya conocido alguna de [estas] experiencias, podría creer que ella instruiría a otro para que escribiera un testimonio.

Por más de veinte años, he estado relacionada con la obra de la hermana White. Durante ese tiempo, nunca se me ha pedido siquiera que escriba un testimonio por medio de una instrucción oral, o que llenara los puntos de un asunto ya escrito. El que se informa que hizo tal declaración, hasta donde yo sepa, nunca se le pidió o permitió hacer una cosa semejante. Y por mi propio conocimiento de la tarea, al igual que por las declaraciones de la misma hermana White, tengo el asidero más firme posible para no creer una cosa semejante.

(W. C. White, Libro de cartas 10-A, pp. 207-208 [escrito desde Sunnyside, Cooranbong, Australia].)

Descripción 81: Lunes, 7 de mayo, 1900. W.C. White a G. A. Irwin

A veces cuando la mente de mi madre está descansada y libre, los pensamientos se expresan en un lenguaje que es no sólo claro y fuerte, sino hermoso y correcto; y a veces cuando está preocupada y oprimida con pesadas cargas de ansiedad, o cuando el tema es difícil de describir, hay repeticiones y oraciones no gramaticalmente correctas.

A los copistas de mi madre se les confía la tarea de corregir los errores gramaticales, o eliminar repeticiones innecesarias y de agrupar párrafos o secciones en el mejor orden. Si un pasaje no se comprende plenamente, el copista pregunta sobre su pleno significado y su relación apropiada. Cuando se los corrige y se los copia en forma completa con una máquina de escribir o la pluma, los manuscritos son todos examinados cuidadosamente por mi madre, y corregidos, donde sea que se requiera la corrección, y luego se los vuelve a copiar, si las correcciones son numerosas. Esto se hace con muchos manuscritos, no sólo porque las correcciones son el trabajo del copista, sino porque mi madre ve una nueva forma de expresar el pensamiento un poco más claramente o más plenamente.

A menudo mi madre escribe sobre un asunto por segunda vez, porque siente que es muy difícil poner por escrito la escena o los eventos como le fueron presentados.

Los empleados de experiencia de mi madre, tales como las hermanas Davis, Burnham, Bolton, Peck y Hare, que están muy familiarizadas con sus escritos, están autorizadas a tomar una frase, párrafo o sección de uno de sus manuscritos e incorporarlo en otro manuscrito cuando se expresó el mismo pensamiento pero no en forma tan clara. Pero ninguno de los empleados de mi madre está autorizado a agregar a los manuscritos introduciendo pensamientos propios. Se los instruye que se deben usar las palabras y pensamientos que mi madre ha escrito o hablado.

(Archivo de cartas de W. C. White, Patrimonio White.)

Descripción 82: Lunes, 21 de mayo, 1900, Sunnyside, Cooranbong, Australia. Elena G. de White a G. A. Irwin

Estimado hermano Irwin: … Dios estará complacido al ver El Deseado de todas las gentes en cada hogar. En este libro se encuentra la luz que él ha derramado en su Palabra. A nuestros colportores les diría, “Avancen con sus corazones enternecidos y embebidos con la lectura de la vida de Cristo”. Beban profundamente del agua de la salvación, para que esté en sus corazones como una fuente viva que salta para refrescar a las almas a punto de perecer.

(Carta 75, 1900 [Colporteur Ministry, pp. 126-127].)

Descripción 83: Miércoles, 20 de junio, 1900, Sunnyside, Cooranbong, Australia. Elena G. de White a Edson y Emma White

Queridos hijos Edson y Emma: Recibí tu carta,* Edson. En relación con El Deseado de todas las gentes, cuando te encuentres con aquellos que tienen críticas para hacer, como siempre será el caso, no tengas en cuenta los supuestos errores, sino que alaba el libro, comenta sobre sus ventajas. El Deseado de todas las gentes podría haber tenido el mismo tamaño que los dos libros anteriores, si no hubiera sido por la fuerte recomendación del hermano B___ que era entonces el Encargado General de Colportaje. Lo que mencionas sobre el apéndice, es la primera objeción que he escuchado en relación con esa característica. Muchos han hablado de la gran ayuda que han encontrado en el apéndice. Si la gente tiene prejuicios contra algo que hace que el sábado se destaque, esa misma objeción muestra la necesidad de que esté allí para que lo haga claro.

Estemos alertas. No permitamos que la crítica de nadie imprima objeciones en nuestras mentes. Que los críticos vivan del intercambio de su crítica. No pueden hablar a favor ni de la mejor bendición sin atacarla críticamente e imprimir una sombra de reproche. Eduquémonos en la alabanza de lo que es bueno cuando otros critican. Los murmuradores siempre recogerán defectos, pero no nos entristezcamos por los elementos cortantes. No consideremos una virtud el hacer y sugerir dificultades a unas y otras mentes para que no les produzca hostigamiento y perplejidad.

(Carta 87, 1900, pp. 1, 2.)

* La carta de Jaime Edson White a su madre, de fecha 11 de mayo de 1900, contenía críticas del tamaño, forma, precio e ilustraciones de El Deseado de todas las gentes. Incluso rechazó el apéndice en la primera edición preguntando: “¿Es costumbre lanzarse contra las creencias de otras personas en la forma en que se lo hace en el apéndice?”. Argumentó que tal material les causaba dificultad a los evangelistas de la literatura para vender el libro.

Descripción 84: Domingo, 10 de agosto de 1902, Elmshave, St. Helena, California. Elena G. de White a su hermana Mary

Mi querida hermana Mary [Foss]: … Hermana, no pienses que me he olvidado de ti, porque no es así. Sabes que tengo libros para hacer. Mi último esfuerzo es para un libro sobre la verdadera educación. Escribir este libro ha sido una prueba para mí, pero está casi terminado. Estoy concluyendo el último capítulo. Este libro no contendrá tanto material como en alguno de mis libros más grandes, pero la instrucción que contiene es importante. Siento la necesidad de la ayuda de Dios continuamente.

Todavía estoy tan activa como siempre. No estoy para nada decrépita. Soy capaz de hacer mucho trabajo, escribir y hablar como lo hacía años atrás.

Leo todo lo que se copia, para ver si todo está como debe estar. Leo todos los manuscritos del libro antes de que se envíe a la imprenta. Así que puedes ver que mi tiempo está ocupado completamente. Además de escribir, se me pide que hable a diferentes iglesias, y que asista a reuniones importantes. No puedo hacer esta tarea a menos que el Señor me ayude.

(Carta 133, 1902, pp. 1-2.)

Descripción 85: Martes, 6 de enero, 1903, Elmshaven, Sanatorio, California. Elena G. de White al pastor J. A. Burden y su esposa

Queridos hermano y hermana Burden: … Me siento muy agradecida por la ayuda de la hermana Marian Davis para sacar mis libros. Reúne materiales de mis diarios, de mis cartas y de los artículos publicados en los periódicos. Valoro sumamente su fiel servicio. Ha estado conmigo por veinticinco años y ha incrementado su capacidad para el trabajo de clasificar y agrupar mis escritos.

(Carta 9, 1903 [The Ministry, diciembre 1975, p. 15].)

Descripción 86: Circular del 26 de septiembre, 1904, Elmhaven, St. Helena, California. Manuscrito de Elena G. de White, “Un tributo a Marian Davis”

Marian, mi ayudante, fiel y veraz como la brújula al polo en su tarea, está muriendo…

Parto mañana para Battle Creek. Todavía mi alma está ligada a esta joven que muere. Me ha servido durante los últimos veinticinco años. Hemos trabajado lado a lado en la obra, y en perfecta armonía en la misma. Y si estuviera reuniendo las preciosas jotas y acentos que estuvieran en periódicos y libros y me los presentara, “Ahora”, diría, “hay algo que falta. No puedo suplirlo”. Yo lo revisaría, y en un momento trazaría la línea.

Trabajamos juntas, sólo trabajamos juntas en armonía perfecta todo el tiempo. Está muriendo. Y es por la devoción al trabajo. Asumió la intensidad del mismo como si fuera una realidad, y ambas nos metimos en él con una intensidad para que cada párrafo estuviera en su lugar apropiado y para que mostrara su obra correctamente.

(Manuscrito 95, 1904, p. 1.)

Descripción 87: Martes, 6 de marzo, 1906, Sanatorio, California. Elena G. de White a los hermanos reunidos en el concilio de Graysville, Tennessee

Queridos hermanos empleados:… ¿Cuántos han leído con detenimiento Patriarcas y profetas, El gran conflicto y El Deseado de todas las gentes? Desearía que todos comprendieran que mi confianza en la luz que Dios ha dado permanece firme, porque sé que el poder del Espíritu Santo magnifica la verdad y la hace honorable, cuando dice: “Éste es el camino, andad por él”. En mis libros, la verdad se declara, respaldada por un “Así dice el Señor”.

El Espíritu Santo traza estas verdades en mi corazón y mi mente en forma tan indeleble como la ley fue trazada por el dedo de Dios sobre las tablas de piedra, que están ahora en el arca, que será descubierta en aquél gran día cuando se pronunciará la sentencia contra cada mal, cada ciencia seductora producida por el padre de la mentira.

(Carta 90, 1906 [Colporteur Ministry, p. 126].)

Descripción 88: Lunes, 17 de agosto, 1931, ciudad de Nueva York. H. Camden Lacey* a D. E. Robinson

Mi estimado hermano Robinson: En relación con DECLARACIONES SIGNIFICATIVAS Nº 1, no puedo decir nada, pues no soy el “destacado ministro de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en Washinton, D. C.” que hizo esa declaración.

En relación con la segunda DECLARACIÓN SIGNIFICATIVA que usted cita, los hechos son los siguientes:

En 1895, a mi regreso de Australia pasando por Battle Creek, Michigan, la Srta. Marian Davis me pidió reiteradas veces que la ayudara en la edición del manuscrito El Deseado de todas las gentes que estaba entonces en preparación. Lo evité tanto como pude, pues no me sentía capaz de brindar ninguna ayuda especial, pero finalmente me rendí ante sus insistencias y, después de recibir el manuscrito de ciertos capítulos, hice algunas sugerencias que ella pareció feliz de aceptar. Ahora no puedo recordar ningún detalle en relación a esas sugerencias, aparte de que tengo un vívido recuerdo de que parecía ansiosa de lograr ciertas conexiones lógicas de frases. Por lo tanto, volvimos a arreglar algunas de ellas, y tuve la impresión de que había necesidad de volver a redactarlas. Pero estoy seguro de que no hubo ninguna alteración del pensamiento en ninguna parte.

En relación con el primer capítulo, tengo un recuerdo más vívido. Recuerdo que la hermana Davis estaba muy preocupada sobre él. Parecía no tener suficiente material para completarlo muy bien. Se lo revisó reiteradamente, y pienso que se les consultó frecuentemente al pastor W. W. Prescott y al hermano E. R. Palmer sobre su composición. Finalmente, tomó la forma con la que ahora aparece en El Deseado de todas las gentes.

En la Conferencia Bíblica en Washington, D. C., en 1919, durante una discusión sobre este punto en la edición de los escritos de la hermana White, dije, que en mi opinión sería mejor para la claridad de toda la cuestión ante la gente que si el hecho se declaraba claramente en alguna parte (quiero decir, en la página del título o en el prefacio) que El Deseado de todas las gentes fue escrito por la Sra. Elena G. de White y editado por la Srta. Marian Davis.

No utilicé las palabras mencionadas “porque ella lo escribió” (con referencia a la Srta. Marian Davis).

Yo dije que vino a mí para que la ayudara a preparar especialmente el primer capítulo, porque parecía tener mucho interés en su forma final.

A la espera de que estas simples declaraciones le sirvan para rebatir a quienes parecen ser persistentes en mal interpretar lo que realmente se dijo en la Conferencia Bíblica al respecto. Quedo a sus órdenes, sinceramente en la fe de esta verdad.

(Archivo de documento DF 2a, Patrimonio White.)

*El pastor Lacey era hermano de la segunda esposa de W. C. White.

Descripción 89: Martes, 22 de mayo, 1934. W. C. White a la Sra. Maggie H. Bree

Por años fue nuestra costumbre colocar en sus [de la señorita Davis] manos una copia de todo artículo que se enviaba para publicar y de todas las cartas y testimonios principales. Las … leía con avidez, y … marcaba aquellas páginas que consideraba especialmente útiles para libros que ella tenía previstos…

La hermana Davis tenía una memoria maravillosa, y esto era de gran utilidad en su tarea de búsqueda y agrupamiento de cosas escogidas que la hermana White había escrito en relación con Cristo y su ministerio como Sanador [y] en relación a Cristo como un Ejemplo de misionero médico y evangelista médico…

Cuando se reunía un buen número de citas y se las agrupaba como un material posible para capítulos, eran leídos a la hermana White. Esto hacía revivir su memoria de las … escenas presentadas ante ella, y reasumía… la tarea de reescribir muchos capítulos dándoles un toque fresco y mayor fuerza, también adaptando varios pasajes… en forma más plena para la gente que leería este libro…

Una y otra vez en el cuarto de la hermana White se discutía el objetivo y se hacía el mejor plan para el libro: (a) a quién serviría el libro; (b) cuánto espacio se debería dar a cada tema; (c) cuál era la mejor relación de los grandes temas que debía tratar.

Después de que se confeccionaban los capítulo, eran leídos cuidadosamente otra vez por la hermana White y luego sometidos al impresor.

(Archivo de correspondencia de W. C. White, Patrimonio White.)

Descripción 90: Viernes, 24 de julio, 1936. H. Camden Lacey a un ministro adventista en Nueva York

La copia adjunta de su asombrosa carta al pastor W. C. White me ha sido reenviada para que la responda.

Primero, déjeme decirle con mi entera certeza, y ante Dios como testigo, que nunca hice esa declaración –en ningún momento y a nadie- en la que usted hace referencia a “que el pastor Lacey cuando estuvo aquí ha estado relatando a varios de que él y no la hermana White, es el autor de El Deseado de todas las gentes”. Nunca hice tal declaración.

Segundo, gustosamente y con todo mi corazón acepto El Deseado de todas las gentes como un libro inspirado; de hecho lo considero como el libro más espiritual sobre la vida de Cristo, fuera de los Evangelios, dado alguna vez a su Iglesia. En mi propia Biblia, en hojas extras pegadas adelante y atrás, tengo registros de citas tomadas de ese maravilloso libro, y de otros escritos de la hermana White. Los valoro como productos del mismo “Espíritu de Profecía” que inspiró a las Escrituras. Y miles de mis oyentes en la iglesia y en el aula podrán dar testimonio de eso. Usted solicita “una breve declaración de los hechos en el caso”. Estos son:

La Srta. Marian Davis, a quien se le confió la preparación de El Deseado de todas las gentes, venía frecuentemente en 1895 y 1896 a solicitarme ayuda para el arreglo del material que había recogido de varios manuscritos de la hermana White. La hermana Davis era una querida amiga mía, e hice lo mejor que sabía para ayudarla, especialmente con el primer capítulo. Según recuerdo, esta ayuda fue sólo para el arreglo de las frases y los párrafos, o para la selección de una palabra más adecuada. En ningún momento, hubo alteración alguna del pensamiento, o la inserción de una idea que no estuviera ya expresada en el texto original. La “copia” resultante siempre se sometía a la aprobación final de la misma hermana White.

Todo El Deseado de todas las gentes como aparece ahora impreso es, por tanto, lo sostengo, el producto de la mente y el corazón de la hermana White, conducidos por el buen Espíritu de Dios. Y la “edición” fue meramente técnica.

Si le mencioné estos hechos a alguien en Nueva York, debe haber sido en relación con situaciones que surgieron como la actual –el reavivamiento de ese absurdo rumor tan antiguo como el Concilio Bíblico de Maestros de 1919 en Washington, cuando se me acusó por primera vez de decir que yo había escrito el libro. No había fundamento entonces o ahora para tal acusación ridícula y maliciosa.

Además, déjeme decir que en lugar de menoscabar o despreciar los testimonios, siempre los he defendido y citado ampliamente en mi ministerio público. Fue por esa causa, que la Gran librería de Nueva York y Casa de la Biblia me dio, para la Iglesia Templo en 1930, un juego completo de los escritos de la hermana White; y en el momento en que se hizo el obsequio, esta expresión fue hecha por el donante.

En conclusión, puedo preguntarle, hermano C_____, ¿por qué no vino hasta mí personalmente cuando escuchó por primera vez estos rumores que usted dice que ha oído “desde que ha llegado a trabajar a la ciudad de Nueva York”? Estuvimos trabajando juntos por varios años en la obra cristiana en ese gran centro, y hubo muchas oportunidades para que viniera hasta mí como un hermano ministro y preguntara por los hechos en ese entonces. Si lo hubiera hecho, como una cortesía de parte de cualquier cristiano, estos rumores maliciosos hubieran sido eliminados desde su nacimiento. Al fallar en hacer eso, ¿no lo hace partícipe de esa tergiversación?

Quizás se puedan hacer algunos arreglos si usted va a cada “informante” y le muestra esta carta.

Le estoy enviando una copia al pastor White, y otra copia, con su carta al pastor M. N. Campbell.

(Archivo de documentos DF 508 del Patrimonio White [escrito desde Loma Linda, California].)

Descripciones compiladas por

Ron Graybill y Robert W. Olson

Patrimonio de Elena G. de White

Washington, D. C.

23 de mayo, 1979

[i][1] A menos que se indique de otra forma, todas las referencias en esta declaración son al documento adjunto, “Exposiciones relativas a los escritos de El Deseado de todas las gentes”.

[ii][2] W. C. White a David Paulson, 15 de febrero de 1905, Archivo de cartas de W. C. White.

[iii][3] W. C. White reconoció que en la experiencia de su madre, a veces el Señor anulaba incluso el mejor consejo humano. Una vez le escribió, “Veo varias razones por las que no deberías ir a los campamentos de Colorado y California. En mi opinión, sería la cosa más desafortunada en el mundo que vayas y asumas una gran carga de sus perplejidades. Te haría diez veces más daño de lo que te haría de bien. Tengo una sola forma de pensar en relación con todas las reuniones. No pienses en ir a ninguna de ellas a menos que el Señor te diga claramente que lo hagas, y cuando él haga esto, retiraré todas las objeciones”. W. C. White a Elena G. de White, 18 de agosto de 1890, Libro C de cartas de W. C. White, p. 58.

[iv][4] En beneficio de aquellos que puedan desear hacer comparaciones entre la obra de Hanna y la de Elena G. de White, el Patrimonio White ha reproducido cientos de copias de cinco capítulos tomados de Life of Christ de Hanna. Están disponibles como complemento mientras haya ejemplares.

[v][5] Para una declaración más concisa y con más información de su propia pluma en cuanto a su uso de los materiales históricos de otros autores, véase su Introducción a El conflicto de los siglos.




El Desarrollo doctrinal, la autoridad y Elena G. de White


ELENA DE WHITE, SU AUTORIDAD PROFETICA, Y

EL DESARROLLO DOCTRINAL DE LA IGLESIA ADVENTISTA

PAUL A. GORDON

Traducido por el CENTRO DE INVESTIGACION WHITE, Universidad Adventista del Plata, Entre Ríos, Argentina (Noviembre de 1990).

Introducción

"Precisamente, el último engaño de Satanás se hará para que no tenga efecto el testimonio del Espíritu de Dios. 'Sin profecía el pueblo será disipado' (Prov. 29:18, versión Valera antigua). Satanás trabajará hábilmente en diferentes formas y mediante diferentes instrumentos para perturbar la confianza del pueblo remanente de Dios en el testimonio verdadero". --Carta 12 de 1890 (1 MS 54, 55. La cursiva no está en el original).

Las dos frases marcadas arriba predicen claramente que el último engaño será desafiar la autoridad de Elena de White. Dos puntos más: uno, la oposición será inspirada por Satanás; y dos, ésta ocurrirá entre el pueblo remanente de Dios.

Este estudio considerará la autoridad de Elena de White, con especial énfasis sobre su rol en el desarrollo de la doctrina entre los adventistas del séptimo día.

El tema de la autoridad

Definiciones de autoridad

"Derecho a mandar o a actuar; poder ejercido por una persona en virtud de su puesto de confianza". --Webster.

"El derecho o poder para ordenar acción o sumisión, o para determinar creencias o costumbres, esperando obediencia de los que están bajo autoridad, dando a cambio razón confiable de la demanda o derecho a accionar". --Bernard Ramm, The Pattern of Religious Authority, p. 10.

Tipos de autoridad

1. Imperial: "El poder que poseen las personas o cuerpos gobernantes, en razón de su posición superior, tales como el de un rey, el general de un ejército, el presidente de una firma o el director de una escuela". --Ramm, p. 10.

Esta autoridad puede ser obtenida por herencia, elección, fuerza o costumbre. Dios sustituye toda autoridad imperial humana porque él es Creador y Sustentador de todo.

2. Delegada: "La autoridad para actuar, obligar, y tener acceso a, en virtud del derecho otorgado por autoridad imperial". --Ramm, p. 11.

Esta autoridad debe probar su origen en la autoridad imperial. Esta prueba podría ser un documento, credenciales, una firma, etc. El profeta tenía este tipo de autoridad. La Biblia ofrece pruebas por las cuales debemos determinar si uno que pretende ser un profeta genuino es realmente auténtico.

3. Veraz: "La autoridad poseída por hombres, libros, o principios ya sea que poseen verdad o ayudan en la determinación de la verdad". --Ramm, p. 12.

Un libro puede ser autoritativo porque se reconoce que contiene información confiable o verdadera. Un profeta genuino debe reunir estos criterios. La Biblia comprueba su afirmación de ser veraz o confiable.

¿Cómo llega la autoridad a ser tal? --Tiene que haber un reconocimiento de ella.

Los mártires murieron porque rehusaron reconocer en las tradiciones lo que ellos percibieron como autoridad falsa.

Los impíos perecerán finalmente por no reconocer a Dios y su mensaje como verdadero y autoritativo.

"Si las Escrituras son la verdad de Dios, son autoritativas sea que se las acepte personalmente o no, pero las Escrituras operan como una autoridad sólo para el creyente". --Ramm, p. 14.

La autoridad atacada

La historia sagrada, especialmente, provee un largo registro de resistencia y oposición a la autoridad, comenzando con Lucifer en el cielo. Esta fue de una consideración tan importante, que él fue expulsado del cielo como un rebelde junto con sus ángeles. Los pecadores sobre la tierra han dado continuidad a una oposición similar a la autoridad. Los profetas recibieron oposición. Así también Jesús y sus discípulos. Elena de White ha estado bajo los mismos ataques. Estos incluyen pretensiones de que los mensajes u obra son del diablo, sólo humanos, o parte humanos y parte divinos.

La actitud del profeta en cuanto a la autoridad

En el Antiguo Testamento, quizás Jeremías es el que mejor lo ilustra. El repetidas veces declara que su mensaje es "palabra de Jehová". Además habla, por contraste, de falsos profetas que "hablan visión de su propio corazón, no de la boca de Jehová" (Jeremías 23:16).

La actitud del profeta puede decirse que es de este modo: él es modesto acerca de sí mismo, pero no de su mensaje.

Pablo

1. El mismo (1 Cor. 9:16; 15:9; 2 Cor. 12:7; 1 Tim. 1:15).

2. Su mensaje (Hechos 26:29; 1 Cor. 2:4; Gál. 1:1).

Elena de White

1. Ella misma: "No tengo sabiduría especial en mí misma; soy tan sólo un instrumento en las manos del Señor para hacer la obra que él me ha asignado". --3 MS 51 (Véase además pp. 53, 54).

2. Su mensaje: "Otros me han llamado profetisa, pero nunca pretendí ese título. . . . Mi obra incluye mucho más de lo que significa ese nombre. Me considero a mí misma como una mensajera, a quien el Señor le ha confiado mensajes para su pueblo". --1 MS 40 (Véase además 2 JT 276).

En visión se le dijo a ella: "En todas tus comunicaciones, habla como alguien a quien ha hablado el Señor. El es tu autoridad". --Carta 186 de 1902.

Elena de White en cuanto a la autoridad

(Introducción de El conflicto de los siglos).

"Las Santas Escrituras deben ser aceptadas como dotadas de autoridad absoluta y como revelación infalible de su voluntad [de Dios]. Constituyen la regla del carácter; nos revelan doctrinas, y son la piedra de toque de la experiencia religiosa. . . . La circunstancia de haber revelado Dios su voluntad a los hombres por su Palabra, no anuló la necesidad que tienen ellos de la continua presencia y dirección del Espíritu Santo". --p. 9.

"Durante las épocas en que las Escrituras tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento eran entregadas a la circulación, el Espíritu Santo no dejó de comunicar luz a individualidades aisladas, amén de las revelaciones que debían ser incorporadas en el Sagrado Canon". --p. 10.

"Mediante la iluminación del Espíritu Santo, las escenas de la lucha secular entre el bien y el mal fueron reveladas a quien escribe estas líneas". --p. 13.

C.S. Lewis en cuanto a Cristo:

"La gente a menudo dice acerca de él: 'Estoy dispuesto a aceptar a Jesús como un gran maestro moral, pero no acepto su pretensión de ser Dios'. Esta es la única cosa que no debemos decir. Un hombre que dijo la suerte de cosas que Jesús dijo, no sería un gran maestro moral. Sería un lunático --estaría en el nivel del hombre que dice que él es un huevo cocido-- o bien sería el Demonio del Averno. Ud. debe hacer su elección. O bien este hombre fue, y es, el Hijo de Dios, o fue un loco o algo peor. Ud. puede hacerlo callar como a un tonto, puede escupirlo y matarlo como a un demonio; o puede caer a sus pies y llamarlo Señor y Dios. Pero no vengamos con ningún disparate de condescendencia arrogante como que él es un gran maestro humano. El no nos ha dado lugar para eso. Tampoco intentó hacerlo". --Mere Christianity, p. 56.

Elena de White en cuanto a Elena de White:

"Esta obra es de Dios, o no lo es. Dios no hace nada en sociedad con Satanás. Mi obra. . . lleva la estampa de Dios o la estampa del enemigo. No hay término medio en el asunto. Los Testimonios son del Espíritu de Dios, o son del diablo". -- 4 T 230.

El papel de Elena de White en la Iglesia

Este papel podría ser ilustrado en varias áreas. No fue el mismo en todas ellas. A veces ella tomaba parte importante en el liderazgo, en tanto que otras veces ella apoyaba, confirmaba o corregía. Nosotros enfocaremos principalmente el desarrollo doctrinal, con sólo un breve resumen de otros tres papeles mayores primero.

El desarrollo y organización de la iglesia

Elena de White estuvo muy activa en el desarrollo y organización de la iglesia, tomando definidamente un rol de liderazgo desde sus comienzos. Sus consejos guiaron directamente al orden y la disciplina en la iglesia, a una obra de publicaciones, instituciones para el cuidado de la salud, y a un sistema educativo completo, incluyendo una capacitación médica plenamente reconocida, y a un programa misionero mundial.

Ella, junto con su esposo, promovió la organización en términos generales como también específicos, participando inclusive en la elección del nombre de nuestra iglesia. Más tarde se efectuó la reorganización en 1901, y se siguió su consejo personal. La dadivosidad sistemática, el desarrollo de un sistema de diezmos, y aún una provisión de jubilación para pastores, pueden rastrearse en sus consejos.

Reformas de los últimos días

Las Escrituras proveen principios básicos de reforma, pero a Elena de White Dios le pidió que instituya reformas para los últimos días en un amplio espectro, incluyendo la dieta, la vestimenta, la recreación, hábitos de salud, educación y muchas otras áreas. Estas reformas, en especial la de la dieta y hábitos de salud, han hecho de los adventistas del séptimo día un pueblo adelantado a su época. La confirmación de este consejo continúa llegando regularmente de fuentes seculares aún hoy.

Consejo personal, corrección y aliento

En cientos de cartas, por medio de presentaciones públicas, y en contactos cara a cara, Elena de White dio consejo directo a partir de visiones y basada sobre un vasto tesoro de experiencias adquiridas como mensajera del Señor. Veintenas de testimonios de quienes fueron aconsejados han verificado la autenticidad y exactitud de los consejos recibidos de esta forma.

Desarrollo doctrinal

Colocaremos nuestro énfasis mayor sobre su papel en este área. Las Escrituras hablan frecuentemente de la trascendencia de la doctrina. Estas declaraciones muestran claramente que es importante lo que creemos. (Véase Efe. 4:4; Hebreos 13:9; 2 tim. 4:3, 4; 1 Tim. 4:1; Hechos 20:29, 30).

Especialmente en los primeros años del Movimiento Adventista, el Señor envió a Elena de White para dar amonestaciones y medidas correctoras que ayudaron a los creyentes a evitar los extremos y el fanatismo. Pero también en años posteriores, ella se opuso a enseñanzas tales como la del panteísmo del Dr. J. H. Kellogg, y herejías concernientes al santuario promovidas por A. F. Ballenger.

Antes de que se organizara la iglesia, los pioneros se reunieron para estudiar la doctrina, especialmente en 1847 y 1848. Los esposos White estuvieron presentes. Sin embargo, en estos encuentros Elena de White no fue una participante activa, al menos en el principio. Ella habló de una mente "cerrada". No podía entender lo que se debatía. Las reuniones a veces duraban muchos días. Luego, cuando el grupo había hecho todo lo que podía a partir del estudio de la Biblia, Elena recibía visiones para confirmar, corregir o ayudar en el estudio en el que habían estado ocupados. Las visiones fueron aceptadas como provenientes de Dios. Los pioneros adventistas sabían que cuando no estaba en visión, ella era mayormente una espectadora del estudio de ellos. Ella escribió varios relatos de estos encuentros. (Véase 2 SG 47-49; 1 T 75-87; Ms 135 de 1903; 1 MS 240, 241; Ms 46 de 1904; TM 24-26).

El santuario

Al igual que con muchas otras doctrinas, la comprensión del santuario fue gradual. Guillermo Miller había predicado que la tierra era el santuario, y que había de ser purificada con fuego en la segunda venida de Cristo en cumplimiento de Daniel 8:14.

Al día siguiente a la esperada venida, Hiram Edson recibió la comprensión de que Cristo había comenzado una nueva fase de su ministerio en el santuario celestial el 22 de octubre de 1844. El y dos amigos volvieron a la Biblia para estudiar. O. R. L. Crosier, uno de ellos, escribió dos artículos para explicar este estudio: uno en el Day Dawn en 1845, y otro en The Day Star, el 7 de febrero de 1846. Elena de White confirmó como correcta la presentación de Crosier. (Véase A Word to the Little Flock, p. 12).

El santuario fue además explicado principalmente en los escritos de Urías Smith, J.N. Andrews y Jaime White, a través de las páginas del periódico de la iglesia, y que se originaron a partir de estos artículos.

¿Cuál fue el rol de Elena de White? Las presentaciones de los pioneros estaban todas basadas en la Escritura, no en sus escritos. su rol fue el de apoyar, señalando también hacia la Escritura como prueba. Además una serie de visiones en las que ella tuvo el privilegio de visitar el santuario celestial reforzaron el fundamento bíblico sobre esto. Ella también durante su vida dirigió una oposición hacia las enseñanzas heréticas en cuanto al santuario. Y, por supuesto, escribió con cierto detalle en artículos y libros, sosteniendo como bíblica esta doctrina.

El sábado

El sábado llamó primeramente la atención de los adventistas en Washington, Nueva Hampshire, a través de Raquel Oakes, una bautista del séptimo día. Frederick Wheeler, el pastor, y los hermanos Cyrus y William Farnsworth lo aceptaron originalmente. Más tarde otros se unieron a ellos.

José Bates, en Fairhaven, Massachusetts, oyó de los observadores del sábado en Washington, y viajó hasta ese lugar en 1845 para verificarlo él mismo. Volvió a su casa siendo un observador del sábado, y llegó a ser el apóstol del sábado, escribiendo artículos y tratados. En la época en que los White se casaron, en agosto de 1846, aceptaron el sábado por uno de los tratados de Bates.

Sin embargo, la presentación de Bates tenía un defecto. El pensaba que el sábado comenzaba a las 6 p.m. del viernes. Algunos adventistas creían que comenzaba al amanecer, a la medianoche, o al atardecer. Esta variedad de prácticas duró cerca de diez años.

En 1855, Jaime White le pidió a J.N. Andrews que estudiara el tema y presentara sus descubrimientos a los demás. Su conclusión, a partir del estudio de la Biblia, fue que el sábado comienza con la puesta del sol. Bates y Elena de White todavía dudaban. Entonces se le dio una visión a Elena de White confirmando la hora de la puesta de sol. El resultado fue la unidad entre los adventistas. (Véase 1 T 116).

Escribiendo unos años más tarde acerca de esta experiencia, Jaime White declaró: "Parece que no es el deseo del Señor enseñar a su pueblo en cuanto a los interrogantes bíblicos a través de los dones del Espíritu, hasta que sus siervos hayan escudriñado diligentemente la Palabra". --Editorial de la RH, 25 de Febrero de 1868. (Véase 1 T 713, 714, apéndice para la declaración más completa).

La Biblia y sólo la Biblia

La posición protestante es que la Biblia es la única regla de fe y práctica. Los adventistas desde el principio han sido acusados de no ser verdaderos protestantes porque aceptan un mensajero profético moderno. A continuación hay algunas declaraciones de los primeros dirigentes en cuanto a las razones de su creencia.

Urías Smith

"El principio protestante de 'la Biblia y sólo la Biblia' es en sí mismo bueno y verdadero, y nos fundamentamos en él tan firmemente como nadie puede hacerlo; pero cuando se lo reitera en relación con denuncias abiertas de las visiones, tiene una especie de apariencia de mal. Usado de esta manera, conlleva una insinuación disimulada, más precisamente calculada para torcer el parecer de los incautos; que creer en las visiones es dejar de lado la Biblia, y para unirse a la Biblia hay que descartar las visiones. . . .

"Cuando pretendemos fundamentarnos en la Biblia y sólo la Biblia, nos atamos a nosotros mismos para no recibir inequívoca y plenamente todo lo que la Biblia enseña". --"Do We Discard the Bible by Endorsing the Visions?", RH, 13 de enero de 1863.

J. N. Andrews

"La obra del Espíritu Santo puede dividirse en dos partes: Primera, la de simplemente convertir y santificar a las personas que son impresionadas por él. Segunda, la que tiene el propósito de abrir la verdad de Dios, corregir el error, y reprobar y reprender pecados secretos. Esta parte de la obra es realizada por lo que las Escrituras denominan dones espirituales. . . .

"Ahora bien, queda claro que aquellos que rechazan la obra del Espíritu de Dios bajo el pretexto de que las Escrituras son suficientes, niegan y rechazan toda esa parte de la Biblia que revela el oficio y la obra del Espíritu Santo". --"Our Use of the Visions of Sr. White", RH, 15 de febrero de 1870.

G. I. Butler

"Si toda la Escritura es útil, suponemos que también lo son aquellas porciones que enseñan sobre la perpetuidad de los dones espirituales, y que nos dicen que los mismos estarán en la iglesia en los últimos días, y nos muestran cómo distinguir entre lo falso y lo genuino. Ellas prueban si las visiones en consideración tienen la estampa correcta". --"Visions and Prophecy--Have They Been Manifested Among Seventh-day Adventists?", RH, 9 de junio de 1874.

Jaime White

"Os exhortamos a evitar el consejo de los que profesan aceptar la Biblia como la regla de fe y práctica, en tanto que menosprecian o rechazan aquella parte de la misma que nos enseña a procurar y esperar el poder y los dones del Espíritu". --"Conference Address", RH, 24 de julio de 1856.

"La Biblia es una revelación perfecta, y completa. Ella es nuestra única regla de fe y práctica. Pero esta no es razón, de acuerdo con el testimonio de Pedro, para que Dios no pueda mostrar el cumplimiento pasado, presente y futuro de su Palabra en estos últimos días, mediante sueños y visiones. Las visiones verdaderas son otorgadas para guiarnos a Dios y a su Palabra escrita. Pero las que son dadas como una nueva regla de fe y práctica, separadas de la Biblia, no pueden ser de Dios, y debieran ser rechazadas". --A Word to the Little Flock, p. 13.

Elena de White

"Recomiendo al amable lector la Palabra de Dios como regla de fe y práctica. Por esa Palabra hemos de ser juzgados. En ella Dios ha prometido dar visiones en los 'postreros días'; no para tener una nueva norma de fe, sino para consolar a su pueblo, y para corregir a los que se apartan de la verdad bíblica". --PE 78.

Un pensamiento final sobre la autoridad

Hacer lo correcto es fundamental en la vida cristiana. Cómo determinarlo, no llega en forma natural. La respuesta está relacionada directamente con la autoridad. Como pecadores no podemos salvarnos a nosotros mismos, ni podemos siquiera confiar únicamente en nuestro propio juicio. Cuando Israel viajaba hacia la tierra prometida, fue instruido en que si hacía "lo recto delante de sus ojos [de Dios]", prosperaría (véase Éxodo 15:26). Israel no siempre hizo esto. Más tarde, durante el tiempo de los jueces, el registro bíblico dice que "cada uno hacía lo que bien le parecía". (Véase Jueces 17:6; 21:25). Este fue uno de los puntos más bajos de su historia.

¿Cómo sucedió esto? Al comienzo del tiempo de los jueces encontramos una respuesta. El registro dice que mientras Josué y los primeros ancianos vivieron, "el pueblo había servido a Jehová". Pero cuando los que "habían visto todas las grandes obras de Jehová" murieron, los hijos de Israel "dejaron a Jehová" (Jueces 2:7, 10-12).

El Israel espiritual moderno enfrenta la misma clase de situación. Los pioneros han muerto. Si olvidamos nuestro pasado, podemos predecir nuestro futuro con el del antiguo Israel. Pero su experiencia no necesita ser la nuestra. De la pluma de Elena de White obtenemos las siguientes palabras alentadoras:

"Como he participado en todo paso de avance hasta nuestra condición presente, al repasar la historia pasada puedo decir: '¡Alabado sea Dios!' Al ver lo que el Señor ha hecho, me lleno de admiración y de confianza en Cristo como director. No tenemos nada que temer del futuro, a menos que olvidemos la manera en que el Señor nos ha conducido, y lo que nos ha enseñado en nuestra historia pasada". --NB 216.

Bibliografía

J. N. Andrews "Our Use of the Visions of Sr. White", The Advent Review and Sabbath Herald, 15 de febrero de 1870.

"Time for Commencing the Sabbath", RH, 4 de diciembre de 1855.

Asociación General "The Inspiration and Authority of the Ellen G. White Writings", --A Statement of Present Understanding, The Ministry, febrero de 1983.

José Bates "Time to Commence the Holy Sabbath", RH, 21 de abril de 1851.

G. I. Butler "Visions and Prophecy --Have They Been Manifested Among Seventh-day Adventists?", RH, 9 de junio de 1874.

O. R. L. Crosier "The Sanctuary", Day Dawn, 1845.

"The Law of Moses", The Day Star, 7 de febrero de 1846.

C. S. Lewis Mere Christianity.

Bernard Ramm The Pattern of Religious Authority.

Urías Smith "Do We Discard the Bible by Endorsing the Visions?", RH, 13 de enero de 1863.

Elena de White Primeros escritos.

El conflicto de los siglos, introducción.

Notas biográficas.

Testimonios para los ministros.

Manuscrito 135, 1903.

Manuscrito 46, 1904.

Mensajes selectos, tomos 1 y 3.

Spiritual Gifts, tomo 2.

Testimonies for the Church, tomos 1 y 4.

Jaime White "Conference Address", RH, 24 de julio de 1856.

Editorial, RH, 25 de febrero de 1868.

A Word to the Little Flock.




Programa dramatizado en las institucines adventistas del séptimo día


Por Arturo L. White

Traducido en el Centro "White" Montemorelos, H.L. Febrero de 1980

Revisión: Centro de Investigación White, Libertador San Martín, Entre Ríos, Argentina, en 1993.

INTRODUCCIÓN

El Patrimonio White ha recibido pedidos de material escrito por Elena G. de White relacionado con representaciones dramatizadas en instituciones adventistas. Los consejos de E. G. de White sobre este punto tratan de varias situaciones. Al hacerlo enumera principios que servirían de guía.

Un vistazo de conjunto a estos consejos no parece condenar en su totalidad todo programa dramatizado. En otras palabras, Elena White no condena un programa por el hecho de ser dramatizado. A este respecto, los consejos sobre este asunto son similares a los relacionados con deportes, y es de notar que los dos han sido tratados en dos de sus advertencias. La Sra. de White no condenó el ejercicio sencillo de pelota (HC 453), pero al enumerar los principios involucrados, indicó los graves peligros que suelen acompañar a las actividades deportivas. La Sra. de White no condenó la sencilla dramatización en la Escuela Sabática de Battle Creek en l888, pero en muchas declaraciones ha demostrado claramente los muchos y casi seguros riesgos que acompañan "obras de teatro" y "programas teatrales".

Entonces parece ser que las cuestiones relacionadas con deportes y dramatizaciones en instituciones adventistas tienen que aclararse basados en principios fundamentales y no en una simple aceptación o prohibición. Esto complica enormemente la tarea y exige observarla más de cerca, un análisis cuidadoso y la determinación de ser guiado por principios cristianos. Si, en su experiencia personal, los jóvenes de ambos sexos pueden llegar a comprender y aplicar estos principios, mucho se adelantaría en la enseñanza de la importante lección que indica que la vida del cristiano se rige por principios y no por respuestas limitadas a "sí" o "no.

EL VALOR DE LA PRESENTACIÓN VISUAL

La presentación visual se conoce como un medio efectivo de comunicación. Dios la empleó en repetidas ocasiones para instruir a sus profetas quienes muchas veces contaban lo que habían visto en visión y testificaban de lo que habían visto en forma panorámica. Elena White hizo algunos comentarios sobre este punto mientras estaba en Europa y tuvo necesidad de enfrentarse a algunos fanáticos que opinaban que todos los cuadros estaban prohibidos en el segundo mandamiento y por lo tanto había que destruirlos:

El segundo mandamiento prohíbe el culto de las imágenes, Dios mismo utilizó imágenes y símbolos para ilustrar las lecciones dadas a los profetas con el fin de que estos las transmitieran al pueblo, y así fuesen comprendidas mejor que si se las hubiese dado de cualquier otro modo. Estimuló la comprensión a través del sentido de la vista. La historia profética fue presentada a Daniel y a Juan mediante símbolos, y estos debían representarse nítidamente en cuadros para que el que leyera pudiese comprender.--2 MS, 369.

La cita de Elena de White ilustra bien la experiencia de Ezequiel cuando el poder de Dios fue dramatizado:

En cierta ocasión el profeta Ezequiel estuvo en visión en medio de un inmenso valle. Ante él se presentaba una escena sombría. De un extremo al otro del valle el suelo estaba cubierto de huesos. Se le preguntó; 'Hijo del hombre, ¿vivirán estos huesos?' Replicó el profeta, "Señor Jehová, tu lo sabes". ¿Que podría efectuar la fuerza y el poder del hombre con estos huesos revivieran. Pero mientras miraba, el poder de Dios empezó a manifestarse. Los huesos desparramados empezaban a juntarse "cada hueso con su hueso" y se unían por medio de tendones. Fueron cubiertos de carne y mientras el Señor soplaba sobre los cuerpos ya formados, 'entró espíritu en ellos y vivieron, y estuvieron sobre sus pies; un ejército grande en extremo.--Manuscrito 85, 1903 de EGW en SDA Bible Commentary, Vol.4, p. 1165.

TAMBIÉN PUEDE UTILIZARSE PARA EL MAL

Como suele suceder, lo que puede ser eficaz para el bien cuando se emplea correctamente, también si se emplea incorrectamente se puede utilizar para el mal hasta el punto en que el uso correcto debe suprimirse. Nótese en la descripción de la obra de Satanás en el mundo, que el drama es la primera diversión mencionada que Satanás emplea para destruir las almas:

Muchas de las diversiones que son populares en el mundo hoy, aun entre aquellos que dicen ser cristianos, tienden al mismo fin que perseguían las de los paganos. Son, en verdad, pocas las diversiones que Satanás no aprovecha para destruir las almas. Por medio de las representaciones dramáticas ha obrado durante siglos para excitar las pasiones y glorificar el vicio. La ópera con sus exhibiciones fascinadoras y su música embelesadora, las máscaras, los bailes y los juegos de naipes, son cosas que usa Satanás para quebrantar las vallas de los principios sanos y abrir la puerta a la sensualidad. En toda reunión de placer donde se fomente el orgullo o se dé rienda suelta al apetito, donde se le induzca a uno a olvidarse de Dios y a perder de vista los intereses eternos, allí está Satanás rodeando las almas con sus cadenas.--PP, 491.

En los Testimonios se señaló una década antes que los dramas sensacionales preocupaban las mentes de los hombres y de las mujeres y esto les impedía aceptar la verdad:

El mundo está plagado de errores y fábulas. Continuamente se presentan cosas nuevas en forma de dramas sensacionales para ocupar la mente; abundan las teorías absurdas que destruyen el avance moral y espiritual.--4 T, 418.

La tercera declaración de E. G. White que mencionamos sobre este punto se relaciona con el bienestar de los alumnos en el Colegio de Battle Creek durante los primeros días cuando aun no se habían provisto los dormitorios, y los alumnos vivían en los hogares de familias circunvecinas. Esta declaración trata sobre el verdadero teatro, por cuanto fue escrita en 1881, mucho antes del advenimiento del cinematógrafo. Se presentan con claridad los peligros de las "diversiones teatrales" y se trazan los principios fundamentales.

Entre los sitios de diversión más peligrosos se encuentra el teatro. En lugar de ser una escuela de moral y virtud, como se lo considera a menudo, es en verdad el propio lecho de inmoralidad. Mediante estos espectáculos se refuerzan y se confirman los hábitos viciosos y las inclinaciones pecaminosas. La música barata, gestos sensuales, expresiones y ademanes pervierten la imaginación y prostituyen la moral. Todo joven que acostumbre visitar tales espectáculos corromperá sus principios. No existe en el mundo una influencia mas poderosa que envenene la imaginación, destruya las impresiones religiosas y que entorpezca el gozo de los placeres sosegados y las sobrias realidades de la vida, que las diversiones teatrales. El gusto por estas escenas aumenta cada vez que se las frecuenta así como aumenta el deseo de bebidas embriagantes cada vez que se participa de ellas. El único curso que se puede seguir es el apartarse del teatro, del circo y de cualquier otro lugar de diversión dudosa. --4 T, 652-653.

LOS ADVENTISTAS DEL SÉPTIMO DÍA LUCHAN CONTRA EL PROBLEMA

El creciente aumento del número de Adventistas del séptimo día residentes en Battle Creek y el buen desarrollo de nuestro programa institucional nos hizo confrontar periódicamente el tema de las presentaciones dramatizadas.

EN EL SANATORIO DE BATTLE CREEK

El crecido número de hospedados no adventistas en el sanatorio presentó un problema en lo relacionado con su entretenimiento. La compañía no adventista de Danville, Nueva York, bajo la dirección del Dr. Jackson había sugerido que los "dramas" eran de beneficio para los pacientes. (Véase testimonies, Vol. 3, P. 172). Pero Elena de White aconsejó muy decididamente que ese tipo de entretenimiento no debería formar parte del Sanatorio de Batlle Creek. Ese consejo apareció en un artículo publicado en 1881 y titulado "Position and work of the Sanitarium"; sus advertencias de ningún modo se limitan a la situación que imperaba en el Sanatorio.

Los que llevan la responsabilidad en el sanatorio deben ser extremadamente cuidadosos de que las diversiones no sean de tal carácter que rebajen las normas cristianas y consecuentemente coloquen a esta institución al mismo nivel de otras y debilite el poder de la verdadera santidad en las mentes de aquellos que están relacionados con ella. Los entretenimientos mundanales o teatrales no son esenciales para la prosperidad del sanatorio ni para la salud de los pacientes. Mientras más se les ofrezca este tipo de entretenimiento, menos complacidos estarán a menos que algo parecido se les ofrezca continuamente. La mente se encuentra en un estado insaciable por lo nuevo y lo excitante que es precisamente lo que no debiera recibir. Cuando se provea esta diversión la primera vez, se esperará que se vuelva a repetir, y los pacientes pierden el deseo de ocuparse en pasatiempos sencillos. Sin embargo, es el reposo y no la excitación lo que necesitan muchos de ellos.

Tan pronto como se introduzca esta clase de entretenimiento, se desvanecerán de muchas mentes las objeciones de ir al teatro, y el clamor de que escenas de alta calidad moral se presenten en el teatro destruirá la última barrera. Sería mejor que aquellos que permitan esta clase de diversión en el sanatorio busquen sabiduría de Dios para guiar a estas almas pobres, hambrientas y sedientas a la fuente de gozo , paz y felicidad.

Los administradores del sanatorio bien pueden llegar a la conclusión inmediatamente de que ellos ] podrán satisfacer esa clase de mentes que solo pueden hallar felicidad en lo novedoso y excitante. Para muchas personas esta ha sido su alimento intelectual durante su vida; existen dispépticos mentales así como dispépticos físicos."--4 T, 577-579.

SOCIEDADES LITERARIAS DE ADVENTISTAS DEL SÉPTIMO DÍA

En esta época precisa, 1800-1881, con el deseo de ofrecer programas culturales a nuestra feligresía, se formaron en Battle Creek y otros lugares "sociedades literarias". Pronto las representaciones teatrales formaron parte del programa. En la edición de la Review del 4 de enero de l88l apareció un informe de la Sra. White sobre el problema que pronto confrontaron y ello le instó a decir:

En todos los casos donde se ha establecido una sociedad literaria entre nuestros hermanos, su influencia ha sido desfavorable para la vida religiosa, y ha conducido a la apostasía. Esto fue comprobado en Battle Creek y otros lugares y el resultado ha sido siempre el mismo.

Entonces presenta el meollo del problema:

Los propósitos y fines que inducen a la formación de las sociedades literarias pueden ser buenos; pero a menos que estas organizaciones sean dirigidas por la sabiduría de Dios, estas tendrán un efecto diabólico. Se presentan varios entretenimientos a fin de presentarle a los mundanos una reunión interesante y atractivas. Como resultado las funciones de las llamadas sociedades literarias con frecuencia se degeneran en presentaciones teatrales desmoralizadoras y baratas. Todo esto satisface la mente carnal, que está en enemistad con Dios; pero no refuerza el intelecto ni fortalece la moral. Paulatinamente los incrédulos van eliminando el elemento espiritual y sus esfuerzos por conciliar principios que por su naturaleza son antagónicos llegan a corroborar su fracaso. Cuando el pueblo de Dios se une voluntariamente con el mundo y los no consagrados, y les dan la preponderancia, este será apartado de Dios por la influencia no santificadora bajo la cual se colocaron ellos mismos.

Muchas sociedades literarias en realidad no son más que teatros principiantes en un nivel bajo y que despiertan en la juventud el deseo de actuar en el escenario.--RH, 4 de enero de l88l.

El artículo completo disponible actualmente, puede leerse con mucho provecho. Véase Ellen G. White Review and Herald Articles, (Reimpreso) Vol. 1, págs. 224-225. Véase el Anexo A.

ACTIVIDADES CULTURALES Y LAS SOCIEDADES LITERARIAS

Posteriormente, Elena de White trató sobre la introducción de representaciones teatrales en actividades culturales y las sociedades literarias. Al hacerlo, se refirió a los consejos dados en el artículo publicado en la Review de l88l, que se mencionó, y los amplió. Sintió que a menudo individuos de "poca experiencia religiosa" son los que dirigen. Entonces "Satanás emplea hombres como sus agentes para sugerir, dirigir, para proponer diferentes presentaciones y una variedad de cosas entretenedoras que no refuerzan la moral ni elevan la mente, sino que son totalmente mundanas. Pronto se descarta el elemento religioso y los incrédulos toman la dirección".--E.G.White, MS 41, 1900. (Véase Anexo B). El resultado fue la incorporación de "temas bajos y baratos que no son ennoblecedores ni instructivos; solo distraen". "La mente" fue conducida "lejos de reflexiones serias, lejos de Dios, lejos del cielo".

Amonestó ella:

Si sus actividades culturales y sociedades literarias se transformaran en oportunidades para estudiar la Biblia, sería una sociedad muchísimo mas intelectual de lo que jamás llegaría a ser dirigiendo su atención a representaciones dramáticas. A que nobles y elevadas verdades se podría aferrar y explorar la mente en la palabra de Dios!...

Los miembros de estas sociedades, que profesan amar y venerar las cosas sagradas y, sin embargo, permiten que la mente descienda a lo superficial, a lo ficticio, a lo simple, lo barato y a las representaciones falsas, están haciendo la obra de Satanás tan ciertamente como lo hacen al contemplar y unirse a esas escenas.--E.G.White, MS, 41, 1990.

En el Anexo B, se encuentra la declaración completa en la cual se presenta el compromiso gradual y vacilante entre el deber y el mundo, con sus resultados finales.

CONSEJOS CONCERNIENTES A LA REPRESENTACIÓN DEL PROGRAMA DE NAVIDAD DE 1888

El miércoles 26 de diciembre de 1888, muy temprano en la mañana, Ellen G. White escribió acerca de un programa navideño presentado en Battle Creek la noche anterior por los niños de la Escuela Sabática y al cual ella concurrió. Dicho programa fue sencillamente dramatizado y en el cual se exponía un faro, y niños que vestían trajes simbólicos. También hubo discursos, poesías y cantos. Ella M. White, de seis años de edad, nieta de la Sra. White participó en el programa en un vestido que simbolizaba un ángel. Esta comunicación aparece como Anexo D.

Es significativo notar que el consejo dado al organizador del programa se refiere a la forma cómo la presentación pudo haber sido mas eficaz; sin embargo, no se censuró el programa por las representaciones hechas. Antes bien, ella comentó: "Me gustó el faro...La parte presentada por los niños fue buena. La lectura fue apropiada."--E.G. White, Carta 5, 1888 (Pág. 19). Al mismo tiempo hizo ciertas observaciones:

Se cantó como se esperaría en cualquier función teatral, pero no se entendió ni una palabra. Ciertamente el barco llevado por la tempestad se estrellaría contra las rocas si del faro no procedía más luz de la que se vio durante los ensayos. Debo confesar que me sentí muy entristecida por estas cosas, así que, contrario a la misma obra de reforma que estamos tratando de llevar adelante en la iglesia y en nuestras instituciones, sentí que hubiera sido mejor no haber estado presente. Este era un momento que se podría haber aprovechado no solo para los niños de la Escuela Sabática sino que se deberían de haber hablado palabras para profundizar la necesidad de buscar la ayuda de aquel Salvador que los había amado y se había entregado por ellos. Si se hubiesen cantado los preciosos himnos, "Roca de la eternidad, fuiste abierta para mí, se mi escondedero fiel", "Cariñoso Salvador huyo de la tempestad". Las almas de quiénes fueron inspiradas con renovado fervor por el Maestro en esos himnos contados cuya sola virtud se encontraba en la actuación del que cantaba.--E.G. White, Carta 5, 1888 (anexo D).

Luego se hicieron ciertas preguntas relevantes concernientes al programa:

¿Se inclinarán más por las cosas espirituales aquellos que tomaron parte en el programa? ¿Aumentará en ellos el sentido de obligación hacia nuestro Padre celestial quien envió a su Hijo a este mundo con sacrificio infinito para salvar a la humanidad de la ruina total? ¿Se estimuló la mente para aceptar a Dios por su gran amor con el cual nos ha amado?--I (anexo D).

Si el hecho de haber incluido dramatización en el programa hubiera sido en sí pecaminoso, ello hubiera sido aclarado. El consejo se relacionó más bien con el contenido y su efecto sobre los participantes, etc.

Esta experiencia parecería indicar el uso apropiado de un programa dramatizado para enseñar a hombres y mujeres el amor de Dios y el camino de la salvación dirigido por hombres y mujeres consagrados dedicados a la obra e impulsados por rendir servicio a Dios y no para su propio ensalzamiento. El programa "Faith for Today" (Fe para Hoy) parecería formar parte de esta categoría. Tampoco esto entraría en conflicto con el consejo de que el evangelista Adventista del Séptimo Día debe realizar su obra sin "representaciones teatrales" (Véase anexo E).

EL EMPLEO DE NUESTROS TALENTOS EN LA COMUNICACIÓN

En 1888 Ellen G. White envió a los dirigentes de la iglesia un manuscrito titulado "To every man his work"(1), en el cual se refiere al uso debido de los talentos que se nos han encomendado. El talento de la comunicación fue tratado detalladamente y con claridad. Se recalcó que este talento puede emplearse con fines personales o para servir a Cristo.

Si las habilidades que se nos confieren las consideramos como nuestras, para usarlas según nuestros antojos, para hacer de ellas alarde y crear sensacionalismo, el señor Jesús se avergüenza por la conductas de sus profesos seguidores."-- E.G. White, MS 42, 1898.

Luego pregunta:

¿Puede usted glorificar a Dios al educarse para representar personajes teatrales y entretener a una audiencia con fábulas? ¿No le ha dado Dios inteligencia para usarla para glorificar su nombre en la proclamación del evangelio de Cristo? Si usted desea una carrera pública, hay una obra que hacer. Ayude a quienes usted representa en dramatizaciones, Vuelva a la realidad.... El Señor ha dado evidencia de su amor por el mundo. Allí no hubo falsedad, no hubo dramatización en lo que él hizo.--I

Hay otro punto clave, casi escondido, que vale la pena considerar.

Todo aquel que desee ocupar un puesto de distinción tiene la oportunidad de llevar el yugo de Cristo.--I

La Sra. White instó en que el medio de comunicación se emplee para comunicar "un conocimiento de Cristo", y no para glorificar al yo. Véase anexo C.

El adiestramiento en el "orgullo y amor a la ostentación" que conduce a la autoexaltación, pueden manifestarse a temprana edad, promovido aun por el programa de la Escuela Sabática.

La Sra. White nos advirtió en 1893:

En la Escuela Sabática se han aceptado como oficiales y maestros hombres y mujeres sin inclinación espiritual que no tienen ningún vivo interés por la obra que se les ha encomendado; pero solo mediante la ayuda del Espíritu Santo se pueden poner las cosas en orden. El formulismo, el orgullo y el amor a la ostentación han sustituido la verdadera piedad y la humilde santidad. Las cosas cambiarían si un número se consagrara enteramente a Dios y luego dedicara sus talentos a la obra de la Escuela Sabática, avanzando siempre en conocimiento y educándose para poder enseñar a otros cuales serían los mejores métodos mediante los cuales ellos puedan representar un drama, consumiendo tiempo en representaciones teatrales y exhibiciones musicales por cuanto esto no beneficia a nadie. De nada sirve adiestrar a los niños a pronunciar discursos en ocasiones especiales. Ellos deberían ser atraídos al Señor, y en vez de emplear tiempo, dinero y esfuerzos para hacer una representación, que todo ese esfuerzo se canalice a recoger gavillas para la cosecha.--FCE, p. 253.

Otra cita hace resaltar más claramente el punto:

El orgullo, la estimación propia y el atrevimiento son características destacadas de los niños de hoy y son la maldición de nuestra era. Cuando por todas partes vio esta manifestación desagradable y tan desemejante a Cristo, y veo a padres y maestros tratar de exhibir la habilidad y el conocimiento de sus hijos y alumnos, me duele el corazón; porque sé que esta es la conducta exactamente opuesta a la que se debería seguir.--COES, pp. 49-50.

LOS JUEGOS Y LAS REPRESENTACIONES TEATRALES CONFUNDEN LOS SENTIDOS

En 1900 Elena de White reveló en un artículo publicado en Review and Herald la forma como, a medida que nuestra juventud se educa, Satanás recurre a la vanagloria "en juegos y representaciones teatrales" par confundir los sentidos de "los jóvenes" "mientras que la luz brilla en su derredor". He aquí el cuadro solemne en su ambiente:

La opinión pública considera que le trabajo manual es degradante. Pero los hombres podrán esforzarse hasta el máximo jugando cricket, beisbol o boxeo sin degradarse. Satanás se siente feliz cuando los humanos emplean sus facultades físicas y mentales en cosas que no instruyen, que no son útiles, que no les ayudan a convertirse en fuentes de bendición par aquellos que están en necesidad. Mientras se convierten en expertos jugadores de juegos que no tienen para ellos o para otros el mínimo valor, Satanás está jugando el juego de la vida por sus almas, arrebatándoles los preciosos talentos que Dios les ha dado e intercambiándoselos por sus propios atributos malvados, que no solo los destruyen a ellos mismos, sino que además su influencia destruye a quienes se relacionan con ellos.

La obra de Satanás es inducir a los hombres a ignorar a Dios, embargar y absolver la mente de tal forma que no piensen en Dios. La educación que han recibido ha tenido como fin confundir la mente y eclipsar la verdadera luz. Satanás no desea que los hombres tengan un conocimiento de Dios; y se sentirá muy halagado si le es posible poner en acción juegos y representaciones teatrales que confundan los sentidos de la juventud par que las almas perezcan en oscuridad mientras que la luz brilla en su derredor.--RH, 13 de marzo de 1900, en Review and Herald Articles, Vol. 4, p. 163.

En Consejos para los Maestros, p. 262, se encuentra una declaración similar.

Cristo es el ejemplo del cristiano en todas las cosas. Ella escribió concerniente a El:

No me ha sido posible hallar un solo caso en que Cristo haya adiestrado s sus discípulos para que se ocuparan en diversiones de fútbol o boxeo, para hacer ejercicio físico o en representaciones teatrales y, sin embargo, Cristo fue nuestro modelo en todas las cosas.--Fundamentals of Christian Education, p. 229.

En Testimonies, Vol. 5, p. 360, se encuentra un firme principio que puede servir de pauta par recordar siempre cómo contestar a preguntas relacionadas con el tema que hemos venido tratando.

Nuestro ejemplo e influencia deberán ser siempre un poder que apoye la reforma. Debemos abstenernos de cualquier práctica que tienda a entorpecer la conciencia o promover la tentación. No debemos abrir ninguna avenida que le dé a Satanás acceso a la mente de un solo ser creado a la imagen de Dios.

ANEXO A

Lo favorable y lo adverso de las sociedades literarias adventistas del séptimo día

Por Sra. E. G. White

Con frecuencia se pregunta: Son las sociedades literarias de algún beneficio para nuestra juventud? Para contestar debidamente esta pregunta deberíamos considerar no solamente el fin reconocido de dichas sociedades, sino también la influencia que éstas han ejercido y que la experiencia ha comprobado. Superar nuestra mente es un deber que tenemos para con nosotros mismos, la sociedad y Dios. Pero jamás deberíamos idear métodos para cultivar el intelecto a expensas de lo moral y de espiritual. Es solamente mediante el desarrollo armonioso de las facultades mentales y morales que podremos alcanzar la más alta perfección de cualquiera de ellas. ¿Se alcanzarán estos resultados a través de las sociedades literarias tal como están dirigidas?

Tal como se hizo la pregunta originalmente, parecería falta de buen sentido dar una respuesta negativa; pero en cada caso en que se ha establecido una sociedad literaria entre nuestros miembros, su influencia ha sido desfavorable para la vida religiosa y ha conducido a la apostasía. Esto ha sido probado en Battle Creek y en otros lados con resultados exactamente iguales. En ciertos casos, de estas asociaciones han surgido perjuicios de larga duración.

Por lo general se admiten personas incrédulas y no consagradas de corazón ni en sus vidas y se las coloca con frecuencia en los puestos de mayor responsabilidad. Se podrán adoptar reglamentos con los cuales se espera controlar toda influencia maligna; pero Satanás, un general astuto, está trabajando para moldear la sociedad y que esta le sirva para ejecutar sus planes y con el tiempo muchas veces él también triunfa....

Pueden ser teatros principiantes de nivel barato

Los propósitos y fines que conducen a la formación de sociedades literarias podrán ser encomiables; pero a menos que la sabiduría que proviene de Dios dirija estas organizaciones, estas se convertirán en una verdadera fuente de maldad. Se presentan varios entretenimientos a fin de presentarle a los mundanos una reunión interesante y atractiva. Como resultado las funciones de las llamadas sociedades literarias con frecuencia se degeneran en presentaciones teatrales desmoralizadoras y baratas. Todo esto satisface la mente carnal, que está en enemistad con Dios; pero no refuerza el intelecto ni fortalece la moral. Paulatinamente los incrédulos van eliminando el elemento espiritual y sus esfuerzos por conciliar principios que por su naturaleza son antagónicos corroborando así su fracaso. Cuando el pueblo de Dios se une voluntariamente con el mundo y los no consagrados, y le dan la preponderancia, este será apartado de Dios por la influencia no santificadora bajo la cual se colocaron ellos mismos.

Muchas sociedades literarias en realidad no son más que teatros principiantes en un nivel bajo y que despiertan en la juventud el deseo de actuar en el escenario.

Una Ilustración

Mientras que escribo sobre este punto, mis ojos se enfocan sobre un incidente muy notable de la vida real:

"No vale la pena, Sra. W. He tratado una y otra vez y no puedo convertirme al cristianismo".

"Así dijiste el año pasado, y sin embargo creías que no había nada que se opusiera".

"Creo que actualmente no existe nada, pero me siento igual a como me sentía antes y creo que jamás llegaré a ser cristiana".

La que habló primero era una joven inteligente de poco más de veinte años de edad, quien durante una visita el año anterior, le había confiado a su amiga de mas edad su sincero deseo de llegar a ser cristiana. No había duda alguna de que su deseo era sincero. La que visitaba estaba sumamente preocupada porque no comprendía el por qué su amiga joven aun no había encontrado la paz. Las dos se encontraban al lado de la puerta entreabierta de un salón de la escuela dominical donde se ensayaba un "entretenimiento"; y la joven mirando hacia adentro pareció encontrar de repente una idea que le permitiría continuar meditando.

"Yo creo", dijo vacilante, "hay una cosa a la cual no puedo renunciar".

"Querida, renuncia a ella inmediatamente".

"Pero no puedo".

"Entonces ven primero a Cristo y él te dará la fuerza de voluntad".

"No quiero que me la dé. Yo creo que sí yo supiera que dentro de tres semanas a partir de esta noche yo moriría y me perdería, preferiría perderme que renunciar a mi pasión"

"¿Y qué es esta cosa tan querida que vale más para ti que tu salvación?

"No es que valga más, sino que la quiero más, y no puedo y no renunciaré a ella. Lo que sucede es que deseo...deseo ser artista; yo sé que tengo la habilidad; Siempre he tenido la esperanza de que se presentaría la oportunidad para subir al escenario, y no puedo evitar seguir pensando en eso."

"¿Crees tú que sería malo hacerlo aun cuando se te presentara la oportunidad?

"No creo que sería pecado; pero no podría hacerlo y a la vez ser cristiana; las dos cosas no se mezclan."

"¿Y cómo se te despertó ese deseo? Estoy segura que tú no perteneces a una familia que le gusta el teatro."

"Oh, no , mi padre y mi madre son metodistas; ellos siempre han estado en contra del teatro. Yo he sido miembro de la escuela dominical toda mi vida. Cuando yo tenía cuatro años de edad ellos me hacían cantar y recitar durante reuniones de entretenimiento, y en los diálogos actué como ángeles y hadas; ya cuando era mayor me tocó arreglar los cuadros al vivo y las charadas, etc. Luego me incorporé a un grupo de representaciones que nuestra iglesia formó para los jóvenes. Primero presentamos "Mrs, Jarley's Wax-works" y cantamos "Pinafore" para beneficio de la iglesia; luego nos pusimos más ambiciosos, estudiamos y tuvimos representaciones teatrales privadas. El invierno pasado alquilamos el Salón Mason e hicimos una serie de representaciones de Shakespeare con cuyas entradas logramos cancelar una gran parte de la deuda de la iglesia. Pero eso es solamente una representación de segunda clase, tomando todo en cuenta. Me interesa actuar de verdad, subir al escenario como una profesión. Mi padre está opuesto; pero espero que algún día se presente la oportunidad para realizar los deseos de mi corazón."

"Mientras tanto, no acudirás a Jesús en busca de salvación"

"No, no puedo hacerlo y seguir anhelando ser actriz y no renunciaré a mi deseo"

"Y la que visitaba se alejó tristemente pensando por cuántos miserables platos de potaje los hombres y las mujeres están dispuestos a vender su gloriosa primogenitura como hijos de Dios; pensando asimismo en las semillas que se siembran en nuestras escuelas dominicales, la cizaña entre el trigo, y la cosecha que se recogerá de esta siembra de semilla poco juiciosa aunque bien intencionada"

Proyectos en Battle Creek

Nuestro estudio ha tenido como fin formular un plan para establecer una sociedad literaria que redunde en beneficio de todo aquel que se relacione con ella; una sociedad en la cual todos sus miembros se sentirán moralmente responsables para que esta cumpla su cometido y evitar las influencias malsanas que han convertido dichas sociedades en un peligro para los principios religiosos. En estas sociedades se necesitan personas prudentes y de buen juicio que se mantienen unidas al cielo, que sabrán distinguir lo que es una influencia malsana y sin ser engañados por Satanás marcharán adelante por la senda de la integridad, llevando siempre en alto el estandarte de Cristo. Tal influencia infundirá respeto y constituirá estas reuniones en una bendición en lugar de maldición. Si hombres y mujeres maduros se unieran a jóvenes para organizar y dirigir una sociedad literaria tal, podría convertirse en una organización útil e interesante. Pero cuando estas reuniones se degeneran en ocasiones para pasatiempo y alegría bulliciosa se convierten en cualquier cosa menos en sociedades literarias o ennoblecedoras; antes por el contrario degradan la mente y la moral...

La mente es apartada del auténtico

Muy pocos se dan cuenta que es un deber personal controlar sus pensamientos e imaginación. Es difícil mantener la mente indisciplinada concentrada en temas constructivos. Pero si los pensamientos no se aplican debidamente, es imposible que lo religioso florezca en el alma. La mente debe ocuparse con temas sagrados y eternos, de lo contrario albergará pensamientos frívolos y livianos. Es necesario mantener nuestras facultades intelectuales y morales bajo disciplina y con el ejercicio estas se reforzarán y se perfeccionarán...

El intelecto, así como el corazón, debe consagrarse al servicio de Dios. A él pertenece todo cuanto hay en nosotros. No importa cuán inocente o loable pueda aparecer, el seguidor de Cristo no debería participar de ningún placer, o dedicarse a ninguna empresa en la cual la conciencia le indica que disminuirá su fervor y espiritualidad.

La búsqueda de placer, la frivolidad y el libertinaje mental y moral están inundando el mundo con su influencia desmoralizadora. Todo cristiano debería luchar para rechazar las corrientes de maldad y así rescatar a nuestra juventud de las influencias que los arrastrarían a la perdición. Que el Señor nos ayude para abrirnos paso contra esa corriente!--Review and Herald, 4 de enero de 1881.

ANEXO B

Representaciones teatrales en sociedades literarias adventistas del séptimo día

El elemento mundano toma la dirección

El propósito y el fin perseguidos por las sociedades literarias podrá ser loable, pero a menos que todos los participantes dependan de la sabiduría que procede de lo alto y confíen continuamente en Dios, aquella influencia salvadora no se manifestará. Cuando los que profesan ser el pueblo de Dios se unen voluntariamente con el mundo, o le dan a los hombres de poca experiencia religiosa la dirección en estas sociedades literarias, aquellos revelan que tienen en muy poca estima las cosas eternas. Al primer movimiento se sobrepasan de los límites. Existirán límites, reglas y reglamentos, pero a pesar de todo esto, el elemento mundano tomará la dirección. Hombres en territorio del enemigo, guiados por su poder ejercerán una influencia dominadora a menos que exista un poder infinito para contrarrestarlos. Satanás emplea hombres como agentes suyos para sugerir , dirigir, proponer distintas representaciones y una diversidad de entretenimientos que no refuerzan la moral ni elevan los pensamientos, antes bien son totalmente mundanos. Pronto se elimina el elemento religioso y los inconversos toman la dirección.

Titubeo entre el deber y el mundo

Hombres y mujeres que rehúsan ser entrampados, que seguirán siempre adelante por la senda de la integridad, leales y fieles al Dios de los cielos a quien temen, aman y honran pueden convertirse en una influencia poderosa para amparar al pueblo de Dios. Una influencia tal infundirá respeto. Pero el titubeo entre el deber y el mundo le da al mundo todas las ventajas y ciertamente dejará su impresión modeladora de manera que a duras penas se pensará en la religión, Dios y el cielo.

Se contaría con buen respaldo si la juventud, hombres y mujeres maduros organizarán una sociedad donde la lectura y estudio de la Biblia fuera el tema principal, donde se discutiera y se estudiaran las profecías, y donde se estudiaran las lecciones de Cristo. No existe ningún libro capaz de elevar, reforzar y ampliar la mente como la Biblia si tan solo tomáramos tiempo para escudriñar sus páginas. No hay otra cosa que dote a nuestras facultades con nuevo vigor y prepare la mente para comprender y evaluar esas verdades como el relacionarlas con las maravillosas verdades de la palabra de Dios.

Las actividades culturales y las sociedades literarias pueden ser constructivas

Si la mente humana se inclina por lo bajo y lo barato es porque en general se le ha permitido tratar con cosas corrientes y no se la ha ejercitado para captar pensamientos elevados que son duraderos como la eternidad. Estas sociedades literarias y actividades culturales están ejerciendo casi universalmente una influencia enteramente contraria a lo que pretenden ser, y son detrimento para la juventud. Esto no tiene razón de ser, pero debido a que elementos inconversos toman la dirección, y porque los mundanos desean que todo sea para complacerse ellos mismos, sus corazones no están en armonía con Cristo Jesús, están en las filas de los enemigos del Señor y no se sentirán felices con una clase de entretenimiento que reforzaría y establecería la espiritualidad entre los miembros de la sociedad.

La investigación de la biblia desde la naturaleza de oposición a las representaciones teatrales

La mente que rechace todo aquello que degrada pero que se acostumbra a meditar en las verdades ennoblecedoras, amplias y profundas, será fortificada. Un conocimiento de las Escrituras superará cualquier otro conocimiento en el fortalecimiento del intelecto. Si las actividades culturales y sociedades literarias se convirtieran en oportunidades para escudriñar la Biblia, aquellos llegarían a ser muchísimo más sociedades intelectuales de lo que jamás llegarían a ser prestando atención a representaciones dramáticas. Cuán nobles y elevados pensamientos podría captar y explorar la mente en la palabra de Dios! La mente podría profundizar y ahondarse aún más en su investigación, fortificándose más con cada esfuerzo por comprender la verdad y, sin embargo, encontrar que más allá existe un infinito.

Los miembros de estas sociedades, que profesan amar y venerar las cosas sagradas y, sin embargo, permiten que la mente descienda a lo superficial, a lo ficticio, a lo simple, lo barato, a las representaciones falsas, están haciendo la obra de Satanás tan ciertamente como lo hacen al contemplar y unirse a esas escenas. Si sus ojos fueran abiertos, se darían cuenta que Satanás es su líder, el instigador presente a través de sus agentes quienes tienen un alto concepto de sí mismos. Pero Dios declara sus vidas y carácter juntamente más frívolos que la vanidad. Si estas sociedades se dedicaran al estudio del Señor y su grandeza, sus misericordias, su obra en la naturaleza, su majestad y poder tal como lo revela la inspiración, entonces serían ricamente bendecidos y fortificados.--Ellen G. White, MS 41, 1900.

ANEXO C

El empleo de nuestros talentos de comunicación

(Todo forma parte del MS 42, 1898, de E. G. White. Usado mayormente en Review and Herald Supplement del 21 de junio de 1898. EGW Review and Herald articles, Vol. 3. págs. 582-583).

¿Yo o Cristo?

Muchísimas almas se salvarían si aquellos que profesan seguir a Cristo trabajaran como El trabajó, viviendo no para complacerse s sí mismos, sino para glorificar a Dios, trabajando como misionero, demostrando su amor verdadero por el Maestro usando en todo lo posible los talentos que le fueron encomendados. Dada la propia naturaleza del trabajo de Cristo, aquellos que lo desempeñen perderán de vista al yo.

Se nos ha encomendado amar las almas como Cristo las ama, afligir nuestras almas para que los pecadores sean convertidos. Mostrar el incomparable amor de Cristo. Ocultar el yo. Cuánto cuidado deben ejercer los que se dicen ser cristianos para no tildar de religión sus pasiones y su orgullo! Al mostrar vanidad, al anhelar reconocimiento, muchos ocultan a Cristo y se presentan ellos mismos. En sus propias ideas y maneras existe tal orgullo y abrigan una satisfacción por sus propias habilidades que el Señor no puede derramar sobre ellos su Espíritu Santo. Si así lo hiciera, estos lo malinterpretarían y como resultado se ensalzarían aún más. Sus ideas egoístas son impedimento para el avance de la obra. En cualquier cosa que hagan, el yo es la figura principal. Llegan a considerar su propio celo y devoción como el gran poder de la verdad. Sin darse cuenta ellos mismos, todos son mayordomos infieles. Dirigen la obra por canales equivocados. Su orgullo los conduce a lugares donde serán abandonados para dar pasos en falso.

Comunicación

Los mayordomos de Dios no solo reciben dinero. Su talento de comunicar es un don. ¿Qué comunica usted de los dones de Dios en sus palabras, en su tierna simpatía? ¿Está usted permitiendo que su dinero pase a las filas del enemigo para destruir a los que usted está tratando de complacer? Entonces, nuevamente, el conocimiento de la verdad es un talento. Hay muchas almas en tinieblas que podrían ser alumbradas con nuestras palabras fieles y verdaderas. Hay corazones que anhelan simpatía, que parecen lejos de Dios. Nuestra simpatía puede ayudarles. El Señor tiene necesidad de nuestras palabras, dictadas por su Espíritu Santo...

Todos los dones naturales deben ser santificados como preciosos talentos. Deberán consagrarse a Dios para que sirvan al Maestro. Toda ventaja social es un talento y no debería emplearse para satisfacción propia, diversión o para gratificarnos a nosotros mismos. Dinero y bienes pertenecen a Dios, los cuales se emplearán enteramente para horario; El ha prometido que si empleamos los bienes encomendados como fieles mayordomos, seremos ricos en bendiciones, de las cuales tendremos amplios recursos para bendecir a otros. Pero si las ventajas recibidas las consideramos nuestras para usarlas conforme a nuestro capricho, para ostentar y producir sensacionalismo, el Señor Jesús, nuestro Redentor, es puesto en vergüenza por el carácter de los que profesan seguirlo.

La pasión por las representaciones teatrales

¿Le ha dotado Dios de inteligencia? ¿Le corresponde a usted administrarla según sus inclinaciones? ¿Puede usted glorificar a Dios al ser educado para representar a personajes en obras teatrales y divertir al público con fábulas? ¿No le ha dado Dios inteligencia para emplearla en glorificar su nombre en la proclamación del evangelio de Cristo? Si usted desea una carrera pública, hay una obra que usted puede hacer. Ayude a aquellos a quienes usted representa en las funciones. Venga a la realidad. Ofrezca su simpatía donde esta se necesita para levantar al caído. La mayor obsesión de Satanás es pervertir la inteligencia y hacer que los hombres ansíen funciones y representaciones teatrales. La experiencia y el carácter de todo aquel que se ocupa de esta obra estarán de acuerdo con lo que se le haya llenado la mente. (Este párrafo no se encuentra en el artículo publicado en Review)

El Señor ha revelado su amor por el mundo. En lo que hizo no hubo falsedad, no hubo engaño. El dio un regalo vivo, capaz de sufrir la humillación, olvido, vergüenza, crítica. Así lo hizo Cristo para rescatar al caído. Mientras que los humanos maquinaban formas y métodos para destruirlo, el Hijo del Dios infinito vino a nuestro mundo para dar ejemplo de la gran obra que había que realizar para redimir y salvar al hombre. Hoy, los orgullosos y desobedientes están luchando por recibir de sus semejantes fama y honor divirtiéndolos con el mal uso de los dones que Dios les ha dado. Así lo hacen en lugar de invitarlos a contemplar el Cordero de Dios que quita los pecados del mundo.

Oportunidad para los que quieren un lugar de distinción

La obra grande y extraña de Dios es la de redimir y salvar, y así restaurar lo que el pecado destruyó. Algunos encuentran en le Biblia muchas cosas que a su juicio sancionan un comportamiento que Dios jamás aprobará. pero cuando Dios convierte a agentes humanos, estos huirán a Cristo, para que sus vidas se escondan con él en Dios. Levantarán sus ojos para ver la desolación perpetua que el pecado produjo y está produciendo y rogarán para que Dios los haga colaboradores con Cristo. Empezarán a reparar los lugares desolados por los hombres ricos y pobres al quebrantar la ley de Dios.

Todos los que deseen ocupar un lugar de distinción tienen la oportunidad de llevar el yugo de Cristo. "Aprended de mí", dice el Gran maestro, "porque soy manso y humilde de corazón: y hallaréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es fácil y ligera mi carga". Que la petición del alma sea: Oh, Señor, tú eres mi Dios; te exaltaré, loaré tu nombre; porque tú has hecho maravillas; tus consejos de antiguo son fidelidad y verdad... Porque has sido fuerza al pobre, fuerza al necesitado en la tribulación, refugio en la tormenta, sombra en el calor, cuando la ráfaga de los terribles es como la tormenta contra el muro... Y en aquel día se dirá, He aquí este es nuestro Dios; lo hemos esperado, nos alegraremos y nos regocijaremos en su salud".

El don del buen ejemplo es algo grandioso. Pero muchos juntan alrededor de sí una atmósfera malsana. Estos no saben que, en este su día, las cosas que pertenecen a su paz. En gran medida, estos han perdido la facultad de discernimiento espiritual. A lo malo llaman bueno y a lo bueno, malo.

Modos de comunicación

El don de la palabra, el conocimiento, simpatía y amor comunican un conocimiento de Dios. Todos estos dones deben ser entregados a Dios. El Señor los necesita; los pide. Todos deben hacer su parte en la preparación de sus propias almas y la de otros para dedicar sus talentos a Dios. Cada alma, cada don debe ofrecerse como contribución a Dios. Todos deben cooperar con Dios en la obra de salvar almas. Dios te ha dado los talentos que posees para que puedas ser un colaborador eficiente con Cristo. Hay corazones que anhelan simpatía, que perecen porque necesitan esa ayuda que Dios te ha dado para que se las des a ellos. Nuestras iglesias están enfermizas porque no están cumpliendo con el trabajo que se les ha asignado. No son como Dios quisiera que fueran. Ojalá puedan despertar de su letargo!

Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las acechanzas del diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia, y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios; orando en todo tiempo con toda oración y súplica por todos los santos. Efesios 6: 10-18

ANEXO D

Escenas dramatizadas

Querido Hermano (2)

Me levanté a las tres de la mañana para escribirle algunas líneas. Me gustó el faro; la escena que requirió gran esfuerzo pudo haber sido muy impresionante, pero no fue tan concluyente ni impresionante como pudo haber sido cuando se invirtió tanto tiempo y mano de obra para prepararla. La parte donde actuaron los niños fue buena. La lectura fue apropiada. ¿Sin embargo, hubiera estado más a tono con la obra que hemos tratado de realizar en la iglesia si en esa ocasión se hubiera presentado una plática convincente sobre cómo loa niños y los maestros de la Escuela Sabática trabajan concienzudamente en pro de la salvación de los niños bajo su cuidado, presentando a Jesús la ofrenda más aceptable, la entrega de sus propios corazones, respaldado por observaciones cortas y al punto sobre cómo podrían realizarlo?

Cada acción debería estar en armonía con el único gran propósito, la preparación de los corazones y que individualmente los alumnos y maestros deberían ser como una luz puesta en un candelabro para que alumbre a todos los que están en la casa. esto interpretaría vivamente el faro que guía a las almas para que no se conviertan en náufragos de la fe. ¿Podría usted decirme qué efecto decidido sobre esta obra tuvieron las dos poesías ensayadas por aquellas dos señoras en la plataforma?

Se cantó como se esperaría en cualquier función teatral, pero no se entendió ni una palabra. Ciertamente el barco llevado por la tempestad se estrellaría contra las rocas si del faro no procedía más luz de la que se vio durante los ensayos. Debo confesar que me sentí muy entristecida por estas cosas, así que contrario a la misma obra de reforma que estamos tratando de llevar adelante en la iglesia y en nuestras instituciones sentí que hubiera sido mejor no haber estado presente. Este era un momento que se podría haber aprovechado no solo para los niños de la Escuela Sabática sino que se deberían de haber hablado palabras para profundizar la necesidad de buscar la ayuda de aquel Salvador que los había amado y se había entregado por ellos. Si se hubiesen cantado los preciosos himnos, "Roca de la eternidad fuiste abierta para mí, sé mi escondedero fiel", "Cariñoso Salvador huyo de la tempestad". ¿Las almas de quiénes fueron inspiradas con renovado fervor por el Maestro en esos himnos cantados cuya sola virtud se encontraba en la actuación del que cantaba?

Mientras que se hacían esfuerzos agotadores para preparar esta representación se estaban llevando a cabo reuniones del más profundo interés las cuales deberían de haber llamado la atención y contado con la presencia de cada alma, no fuera que estuvieran perdiendo algo del mensaje que el Maestro les había enviado. Ya la Navidad pasó a la eternidad con el peso del registro y estamos ansiosos de saber cuáles serán los resultados. ¿Hará esto que los participantes en el programa tengan mayor conciencia espiritual? ¿Se sentirán más responsables hacia nuestro Padre celestial quien envió a su Hijo al mundo con tan infinito sacrificio para salvar al hombre caído de la perdición total? ¿Sirvió esto para despertar nuestra mente y comprender a Dios por su gran amor con que nos ha amado?

Ahora que la Navidad ha pasado a la historia, esperamos que aquellos que han empleado esfuerzos agotadores manifiesten un celo decidido y sincero, un esfuerzo desinteresado por la salvación de las almas de los maestros en la Escuela Sabática, y que a su vez ellos puedan trabajar por la salvación de sus clases, que les puedan instruir personalmente en cuanto a lo que deben hacer para ser salvos. Esperamos que ellos puedan tener a tiempo para trabajar con sencillez y sinceridad por las almas que están bajo su cuidado, que orarán con ellos y por ellos para que entreguen a Cristo la preciosa ofrenda de sus propias almas, para que ellos pueden hacer palpable realidad el símbolo del faro en los rayos de luz que alumbren de sus propios esfuerzos en el nombre de Jesús, que deberían realizarse en el amor, ellos mismos captando los rayos de luz para difundir esta luz a otros, y que no se conformen con una obra superficial. Muestre igual pericia y aptitud en ganar almas para Jesús así como lo ha demostrado en agotadores esfuerzos durante la ocasión que hace poco tuvo lugar. Con esfuerzos de alma y corazón encamínelos hacia la Estrella que alumbra en estos momentos en un cielo moralmente oscuro, a la misma Luz del mundo. Que su luz alumbre para que las almas agitadas por la tempestad fijen sus ojos en ella y escapen de las peñas escondidas bajo la superficie del agua. Las tentaciones está esperándolas para engañarlas; hay almas oprimidas por la culpabilidad listas para hundirse en la desesperación. Trabajen por salvarlas; encamínenlas hacia Jesús quien tanto las ama que dio su vida por ellas...

La Luz del mundo está brillando sobre nosotros para que absorbamos sus rayos divinos y que esta luz brille sobre otros en buenas obras para que muchas almas sean inducidas a glorificar a nuestro Padre que está en los cielos. El es paciente, no queriendo que ninguno se pierda, sino que todos procedan al arrepentimiento. El corazón de Cristo se entristece cuando hay tantos que rehúsan su misericordia y amor incomparables.

¿Trabajarán con igual celo e interés aquellos que participaron en el programa de anoche para presentarse ante Dios aprobados al trabajar para el Maestro y así presentarse ellos mismos como obreros inteligentes que no tienen de qué avergonzarse? Que los maestros de la Escuela Sabática sean totalmente imbuidos del espíritu del mensaje para nuestros días y que lleven ese mensaje en todos sus trabajos u ocupaciones. Hay almas que salvar, y mientras que en la obra de la Escuela Sabática ha habido mucho detalle y una buena cantidad de tiempo precioso se ha dedicado a la lectura de informes y registros, ha habido muy poco tiempo para permitir que la luz brille en rayos claros y firmes en la instrucción necesaria para salvar las almas de los niños y la juventud. La mayor evidencia de verdadero conocimiento se manifiesta en la gran sencillez al presentar discursos menos floridos, al hacer observaciones menos prolongadas, al presentar la verdad sencilla y al punto y no pronunciar en ningún discurso palabra alguna que haga alarde de profundos conocimientos. Todos los que han llegado al conocimiento de Jesucristo lo imitarán en su método de enseñanza.--C No. 5, 1888

ANEXO E

Relación entre el evangelista y las representaciones teatrales

Elena de White aconsejó repetidas veces a nuestros ministros y evangelistas a apartarse de representaciones teatrales en el púlpito:

Nuestro éxito dependerá de que llevemos a cabo la obra con la sencillez con que Cristo la realizó, sin introducir en ella ninguna actividad teatral (Carta 53, 1904).--E, pág. 106. Las tres declaraciones siguientes ofrecen más luz en cuanto a lo que significaba "actividad teatral" en las presentaciones evangelizadoras:

Que no haya rarezas ni excentricidades en la acción de los que proclaman la Palabra de Verdad, porque tales cosas debilitarán la impresión que debería realizarse mediante la Palabra. Debemos precavernos, porque Satanás está decidido, si fuera posible, a mezclar su mala influencia con los servicios religiosos. Que no haya exhibiciones teatrales, porque esto no ayudará a fortalecer la creencia en la Palabra de Dios. Más bien distraerá la atención, haciendo que se fije en el instrumento humano.(Carta 352, 1908).

Debe (cualquier pastor) descartar de sus reuniones todo aquello que tenga semejanza de despliegue teatral; pues tales apariencias exteriores no añaden fuerza al mensaje que presenta. Cuando el Señor pueda cooperar con él, su obra no necesitará hacerse de una manera tan costosa. No tendrá necesidad entonces de gastar tanto en anunciar sus reuniones. No dependerá tanto del programa musical. Esta parte de sus servicios se presenta más como un concierto que como un servicio de canto de una reunión religiosa.(Carta 49, 1902),--Evangelismo, pág. 365.

El ministro de Cristo debe ser un hombre de oración, un hombre de piedad, alegre, pero nunca burdo ni áspero, burlón o frívolo. El espíritu de frivolidad podrá estar de acuerdo con la profesión de payasos y actores de teatro; pero es totalmente indigno de un hombre que ha sido escogido para ser intermediario entre los vivos y los muertos y ser un portavoz de Dios.--T, Vol.4 pág. 320.

En 1910 se nos aconsejó de nuevo muy claramente que no debemos emplear métodos teatrales. En el libro Evangelismo dice lo siguiente:

Tengo un mensaje para los que están a cargo de la obra. No instéis a los hombres que se ocupan de esta obra a pensar que deben proclamar el mensaje solemne y sagrado con un estilo teatral. No hay que poner en nuestra obra ni la mínima partícula de nada que sea extravagante. La causa de Dios debe tener un molde sagrado y celestial. Lleve la imprenta divina todo lo que se relaciona con al predicación del mensaje para este tiempo. No se permita nada de naturaleza extravagante, porque esto echaría a perder la santidad de la obra.

Se me ha dicho que encontraremos toda clase de experiencias y que los hombres procurarán introducir prácticas extrañas a la obra de Dios. Hemos encontrado estas cosas en muchos lugares. Desde el comienzo de mis actividades en la iglesia se me dijo que había que desanimar y prohibir toda clase de actuaciones teatrales en relación con la proclamación de la verdad presente. Personas que pensaban que tenían una obra maravillosa que debían llevar a cabo procuraban adoptar un comportamiento extraño y manifestaban actitudes corporales raras. Se me dio esta instrucción: "No aprobéis nada de esto". Las actuaciones con visos teatrales o extravagantes no deben tener lugar en la proclamación del mensaje solemne que nos ha sido confiado.

El enemigo vigilará estrechamente y aprovechará toda ventaja o circunstancia para rebajar la verdad mediante la introducción de actuaciones indignas. No hay que estimular ninguna de estas actividades. Las verdades preciosas que se nos han dado deben ser proclamadas con toda solemnidad y con sagrado temor reverente. (Manuscrito 19, 1910),--Evangelismo, pág. 105.

CLAVE DE ABREVIATURAS

MS Mensajes Selectos

PP Patriarcas y Profetas

T Testimonies

FCE Fundamentals of Christian Education

COES Consejos sobre la obra de la Escuela Sabática

RH Review and Herald

E Evangelismo

REFERENCIAS

1. Usado mayormente en Review and Herald Supplement, 21 de junio de 1898 como material de lectura que se presentaría a las iglesias. Review and herald Articles, Vol. 3, pp. 581-583.

2. Esta comunicación fue escrita muy temprano el miércoles por la mañana, 26 de diciembre de 1888, y se realcionaba con un programa navideño dramatizado y presentado por la Escuela Sabática de Battle Creek. Los niños vistieron trajes simbólicos. Ella M. White, nieta de seis años de edad, de la Sra. White participó en el programa vestida de ángel.




Elena G. de White y el vegetarianismo


¿Practicó lo que predicaba?

Por Roger W. Coon

Editado por Donal E. Mansell

Copyright 1986 de la Pacific Press Publishing Association

Usado con licencia.

ACERCA DEL AUTOR

Dr. Roger W. Coon es un secretario asociado del Patrimonio de Elena G. de White. Durante treinta y ocho años ha servido a la Iglesia Adventista del Séptimo Día como predicador, pastor, evangelista, capellán de hospital, profesor de secundaria y de seminario, director de relaciones públicas, locutor de radio, misionero en el extranjero, escritor y administrador. Su esposa, Irene Strom, es una contadora pública. Los Coon tienen dos hijos, Donald, técnico electricista, y Susan, enfermera.

ACERCA DEL LIBRO

Se dice que “errar es humano”, y por cierto que es verdad en cuanto a los juicios que han hecho ciertos críticos a Elena G. de White, cuando presentan, por un lado, que ella llamó a que los Adventistas del Séptimo Día practicaran el vegetarianismo, mientras que por el otro lado, “secretamente” consumía carne. Este pequeño libro trae a luz todos los hechos relevantes y ofrece explicaciones razonables para esas acusaciones.

Elena G. de White y el vegetarianismo

Tres acusaciones típicas

Hace unos cien años, un ex predicador adventista, Dudley M. Canright, escribió que la Sra. White “prohibió el comer carne,… aunque secretamente ella misma comió más o menos carne la mayor parte de su vida”.[i][1] Se informa que también decía haber visto a Jaime y Elena White comer jamón en el comedor de su propia casa.

En 1914, Frances (“Fannie”) Bolton, una asistente literaria de Elena G. de White que trabajaba en forma ocasional (“a veces sí, otras no”), escribió sobre dos incidentes que tenían el propósito de mostrar la inconsistencia de Elena G. de White en relación con comer carne. En el primer ejemplo, Fannie y otras personas estaban viajando en tren con Elena G. de White hacia California. Fannie declaró:

En la estación de tren, la hermana White no estaba con su grupo, así que el pastor [George B.] Starr [uno de los miembros del grupo] buscó hasta que la encontró muy complacida comiendo enormes ostras blancas crudas en vinagre, pimienta y sal, detrás de una cortina en el restaurante. Me sentí abrumada por esta inconsistencia y aturdida por el horror. El pastor Starr se apresuró a sacarme y dio todas clases de excusas y justificaciones por la actitud de la Sra. White; pero todavía continúo pensando en mi corazón, “¿Qué significa esto? ¿Qué es lo que Dios dijo? ¿Cómo es que puede comer estas abominaciones?”[ii][2]

El segundo ejemplo sucede en el mismo viaje a California. Fannie continúa:

W. C. White subió al tren con un gran pedazo de carne jugosa sobre un papel marrón y lo llevaba en el coche turista en sus dos manos. Sara McEnterfer que está ahora con la hermana White y es su ayudante, lo cocinó sobre una pequeña estufa y todos lo comieron excepto yo y Marian Davis.[iii][3]

¿Pueden tener explicación estas acusaciones conmovedoras?

En el caso de Canright, la cuestión se resuelve en forma simple. Según él mismo admite, Canright “primero se encontró” con Jaime White “y aceptó el sábado por sus enseñanzas” en 1859.[iv][4] Dice haber sido huésped en el hogar de los White, y es posible que haya visto cerdo en su mesa en los primeros años de su amistad, pues Elena G. de White no recibió su primera visión contraindicando el consumo de carne en general y de cerdo en particular hasta el 6 de junio de 1863 –¡cuatro años completos después de que Canright y los White se relacionaron por primera vez!

¿Qué en cuanto a las acusaciones de Fannie Bolton?

Cuando W. C. White se enteró de la carta de 1914 de Fannie Bolton, procuró tener una copia de ella y se la envió al pastor Starr para que la comentara. Starr respondió:

Sólo puedo decir que la considero el mayor montón de basura absurda y no cierta que he visto u oído alguna vez en relación con la querida hermana White.

El evento simplemente nunca ocurrió. Nunca vi a su madre comer ostras o carne de ningún tipo, ni en un restaurante o en su mesa. La declaración de Fannie Bolton… es una mentira de primer orden. Nunca tuve una experiencia tal y es muy absurda para cualquiera que hubiera conocido a su madre alguna vez…

Pienso que esta carta fue escrita enteramente por Fannie Bolton en uno de sus momentos de mayor demencia. [Fannie paso trece meses como paciente mental en el Hospital Estatal de Kalamazoo, entre 1911-1912, y otros tres meses y medio en la misma institución en 1924-1925; murió en 1926]…

Cuando visitamos Florida en 1928, a la Sra. Starr y a mí se nos dijo que en un retiro campestre, Fannie Bolton había hecho una declaración pública de que había mentido sobre la hermana White, y que se arrepentía de ello.[v][5]

Suficiente para la historia de las ostras. En cuanto al episodio de la “carne jugoza”, W. C. White nos provee detalles de lo que sucedió:

Éramos unos 35 yendo de Battle Creek a Oakland en 1884 en dos vagones de dormir vacíos…

A medida que nos acercábamos a la frontera entre Nevada y California, encontramos que disminuían nuestras provisiones. Algunos de nosotros podíamos obtener buen alimento de las cosas secas que habían quedado en nuestras cajas de alimento, pero el apetito de la hermana White decayó.

Estábamos en un país donde la fruta fresca era muy cara y una mañana, en una estación donde paró nuestro tren por media hora, salí y compré un kilo o kilo y medio de carne y la hermana McEnterfer la cocinó en una estufa de alcohol, y la mayoría de los miembros que formábamos el grupo de la hermana White participamos de la comida.[vi][6]

W. C. White presenta, a partir de este punto, una posición que ilumina y nos ayuda mucho en cuanto a las prácticas dietéticas de su madre, al igual que de toda la familia White:

Cuando compré la carne, razoné que una zorra muerta en forma reciente en ese país ganadero, sería probablemente un animal más saludable, y que el riesgo de contraer enfermedad sería muy pequeño. Este fue unos ocho o nueve años antes de que la hermana White decidiera ser una abstemia en relación con el consumo de carne en ocasión del campamento de Melbourne [1894]…

Encontrará varios ejemplos en los escritos de la hermana White donde ella dice que la carne no aparecía en su mesa, y esto era cierto. Durante varios años, cuando en raras ocasiones se consumía un poco de carne, se lo consideraba una emergencia.[vii][7]

La diferencia entre el consumo de carne como un artículo regular de la dieta y su consumo ocasional en una emergencia, mencionado aquí por W. C. White, es un asunto que se considerará posteriormente.

La credibilidad de un testigo es una consideración legítima e importante ante cualquier audiencia, incluyendo ésta.

Es valioso destacar que D. M. Canright[viii][8] y Fannie Bolton[ix][9] fueron conocidos por sus contemporáneos por sus caracteres y personalidades inestables. Ambos tuvieron una experiencia de “entrar y salir, entrar y salir” del empleo denominacional antes de que permanecieran afuera.

Cronología: Enseñanza y práctica

Hace bien recordar que el don profético fue dado a una joven de diecisiete años que comía carne y guardaba el domingo en un día no registrado de diciembre de 1844, y que esa primera visión no decía absolutamente nada en relación con las ventajas de una dieta vegetariana. Su primera visión que trató sobre la vida saludable le fue dada en el otoño de 1848, cuando se les prohibió a los observadores del sábado el uso del té, café y tabaco.[x][10] Su primera visión de la reforma pro salud en forma completa, que contraindicaba el uso de carnes, le fue dada más tarde, el 6 de junio de 1863.[xi][11]

Cuando recibió su primera visión, Elena Harmon había cumplido recién sus diecisiete años (26 de noviembre). Tenía poca salud y apenas pesaba cuarenta kilos. El hombre que llegaría a ser su esposo, veintiún meses después describió su condición en ese momento:

Cuando tuvo su primera visión, era una inválida demacrada, abandonada por sus amigos y médicos para morir consumida… Su condición nerviosa era tal que no podía escribir, y dependía que alguien se sentara a la mesa cerca de ella para volcar al menos su bebida de la tasa al plato.[xii][12]

En el momento en que el mensaje de la reforma pro salud le llegó por primera vez, ella misma se describía como “débil y enfermiza, sujeta a frecuentes desmayos”.[xiii][13] En relación con esta condición, escribió posteriormente:

Por años había pensado que dependía de una dieta a base de carne para tener fuerza… Ha sido muy difícil para mí pasar de una comida a otra sin sufrir de debilidad en el estómago y mareos… me desmayaba frecuentemente… por tanto decidí que la carne era indispensable en mi caso… Sufría cada primavera de pérdida del apetito.[xiv][14]

Para remediar esta debilidad física, Elena comía grandes cantidades de carne diariamente. Por consiguiente se refería a sí misma como “una gran comedora de carne” en esos primeros días.[xv][15] “La carne… era… mi principal artículo en la dieta”.[xvi][16]

El alivio de la debilidad era temporal –“momentáneo”,[xvii][17] según ella lo dijo- y escribió, “pero en lugar de aumentar mi fuerza, seguía debilitándome. A menudo me desmayaba y estaba exhausta”.[xviii][18]

La visión de Elena G. de White del 21 de octubre de 1858, en la cual basaba su reprensión al “hermano y hermana A” al llamarlos a abstenerse de comer cerdo como una prueba de discipulado, fue, tanto como se pueda afirmar, la única visión que trató con la comida a base de carne antes de 1863. No obstante, se debe notar que esta visión no daba una idea en cuanto a que la abstinencia en comer carne produciría una mejora en la salud.

En cuanto a lo correcto o incorrecto de comer cerdo, Elena G. de White nunca lo justificó (como se la acusa a veces) ni lo condenó. Ella dijo que si esta postura estaba en la mente de Dios, a su tiempo, él “enseñaría a su iglesia su deber”.[xix][19]

A su propio tiempo y mediante su canal de comunicación escogido, Dios enseñó a su pueblo. En su primera visión más importante sobre la reforma pro salud del 6 de junio de 1863, por primera vez, el pueblo de Dios fue llamado a abstenerse de la carne en general y de la carne de cerdo en particular.

Elena G. de White describe la primera visión completa sobre la reforma pro salud como “gran luz del Señor” y agrega, “Yo no he buscado esa luz; no he estudiado para obtenerla; me fue dada por el Señor a fin de que la diera a otros”.[xx][20] Al explayarse sobre este tema en otra ocasión, agregó:

El Señor presentó delante de mí un plan general. Se me mostró que Dios daría a sus hijos que observan los mandamientos, una reforma del régimen alimenticio, y que a medida que ellos la recibieran, sus enfermedades y sufrimientos serían grandemente disminuidos. Se me mostró que esta obra iría en progreso.[xxi][21]

La respuesta personal de la Sra. White fue rápida y positiva: “Acepté la luz de la reforma pro salud como ésta me fue presentada”.[xxii][22] “De inmediato eliminé la carne de mi menú”;[xxiii][23] de hecho dijo, “abandoné todo de inmediato -la carne, la mantequilla y una de las tres comidas”.[xxiv][24] ¿Y el resultado? “Mis desmayos y sensaciones de mareos desaparecieron”, al igual que la pérdida del apetito en la primavera.[xxv][25] Y a la edad de ochenta y dos años puedo decir, “Tengo mejor salud hoy, a pesar de mi edad, que la que tenía en mis días juveniles”.[xxvi][26]

Pero todo esto no vino sin una lucha. En 1870, al recordar sus luchas, dijo:

He sufrido de un hambre intensa; era una gran consumidora de carne. Pero al sentir languidez o desfallecimiento, coloqué mis brazos sobre el estómago, y dije: "No probaré un bocado. Consumiré alimento sencillo, o no comeré del todo"… Cuando hice estos cambios, tuve una batalla especial que luchar.[xxvii][27]

Una batalla, sí, pero el punto es que luchó y venció. Al año siguiente, después de la visión de la reforma pro salud de 1863, pudo decir, “he dejado el consumo de carne”.[xxviii][28] Y cinco años después, en una carta a su hijo Edson, en la cual lo llamaba a él y a su familia a “mostrar el verdadero principio” de la fidelidad a la reforma pro salud, le aseguró que ella también estaba practicando lo que predicaba:

Hemos sido estrictos en la dieta para seguir la luz que el Señor nos mostró… Te hemos aconsejado que no comas manteca o carne. No la hemos tenido en nuestra [propia] mesa.[xxix][29]

Al año siguiente, 1870, los White continuaron progresando en la misma dirección. Ella dijo:

No he cambiado mi conducta ni en un ápice desde que adopté la reforma pro salud. No he dado ningún paso de retroceso desde que la luz del cielo sobre este tema brilló por primera vez en mi camino. Abandoné todo de inmediato.[xxx][30]

¿Significa esto que Elena G. de White nunca volvió a comer un pedazo de carne? No, para nada. Y más aún, no intentó ocultar este hecho. Hubo ocasiones excepcionales a su habitual patrón de vegetarianismo. En 1890 declaró: “Cuando yo no podía obtener el alimento que necesitaba, a veces comía un poco de carne”; pero incluso dijo “pero tengo cada vez más temor de hacerlo”.[xxxi][31] Once años después (1901) admitió abiertamente que “a veces… me veía obligada a comer un poco de carne”.[xxxii][32]

Al examinar más específicamente ahora la naturaleza particular de esos “tiempos”, descubrimos tres categorías principales en las que la Sra. White se sintió obligada a dejar, temporalmente, su práctica vegetariana habitual.

El enfrentar dificultades y el compromiso resultante

1. Viaje

Jaime y Elena White se casaron el 30 de agosto de 1846. Su matrimonio unió dos carreras de predicadores itinerantes en un “movimiento adventista” nuevo y en crecimiento. Su ministerio combinado los mantuvo continuamente en movimiento en un programa pesado de viajes y que no pararía para Elena ni siquiera después de la muerte de su esposo, en 1881.

Los viajes en la segunda mitad del siglo diecinueve carecían de comodidades que asumimos como comunes en la actualidad –hoteles cómodos, restaurantes o comidas rápidas con una amplia posibilidad de elegir el menú, etc. Pero incluso si estas cosas hubieran estado disponibles, los White no podrían haberlas pagado. El movimiento adventista era pobre y de una economía estricta y se necesitaba un continuo sacrificio en la forma de vida de los líderes de la iglesia así como de los miembros. Bajo tales circunstancias, era difícil y a veces imposible, seguir estrictamente una dieta vegetariana, particularmente cuando se toman en cuenta dos tipos de situaciones:

(a) Cuando los White viajaban, dependían mayormente de la hospitalidad de los miembros de la iglesia. Estas personas eran generalmente pobres, su dieta consistía casi enteramente de carne. Las frutas y vegetales se las podía obtener sólo en la estación, cuando estaban disponibles.

(b)Había momentos también cuando uno o ambos de los White pasaban tiempo en una región geográfica aislada y remota, como las montañas de Colorado, donde había que “vivir fuera de la tierra”. En otras palabras, había que aprender a cazar y pescar, o de lo contrario se pasaba hambre.

Algunos extractos del diario de Elena G. de White de septiembre y octubre de 1873 ilustran este último punto. Durante ese tiempo ella y Jaime estaban virtualmente abandonados, esperando el regreso de su grupo, el Sr. Walling, para reponer las reservas de su almacén de provisiones que se estaban agotando.

22 de septiembre: hoy Willie inició su viaje hasta la Cordillera para obtener suministros o para conseguir el eje de la rueda del carro que Walling está haciendo. No podemos movernos ni regresar a nuestro hogar en lo de los Mill sin que esté reparado nuestro carro. Hay muy poca comida para los caballos. Se está usando su grano. Las noches son frías. Nuestro stock de provisiones está disminuyendo rápidamente.

28 de septiembre: El hermano Glover dejó el campamento hoy para ir por provisiones. Nos estamos quedando escasos de provisiones… Un joven de Nueva Escocia regresó de cazar. Tenía un cuarto de ciervo. Había viajado treinta kilómetros con este ciervo sobre su espalda… Nos dio un pequeño pedazo de su carne, con la que hicimos un caldo. Willie cazó un pato que llegó en un momento en que lo necesitábamos, pues nuestras provisiones estaban disminuyendo rápidamente.[xxxiii][33]

5 de octubre: El sol brilla en forma agradable, pero no tenemos alivio. Nuestras provisiones han sido muy escasas por varios días. Muchos de nuestros suministros se han ido –ni manteca, ni salsa de ninguna clase, ni maíz o harina integral. Sólo teníamos un poco de flor de harina y eso era todo. Esperábamos provisiones hace tres días, pero nadie llegó. Willie fue al lago por agua. Lo oímos disparar y regresó con dos patos. Es realmente una bendición porque necesitábamos algo para continuar viviendo.[xxxiv][34]

Como ya se dijo anteriormente, la pobreza dificultaba la práctica del vegetarianismo, si es que no era imposible para muchos Adventistas del Séptimo Día en el siglo diecinueve. Por ejemplo, el día de Navidad de 1878, los White, que entonces vivían en Denison, Texas, invitaron a una familia adventista pobre para que se les uniera en el desayuno navideño. La comida incluía “un cuarto de venado cocido y relleno. Estaba tierno como pollo. Lo disfrutamos mucho todos. Hay mucho venado en el mercado”. Luego, la Sra. White escribió, “No he visto en años tanta pobreza como la que he visto desde que volví a Texas”.[xxxv][35]

Elena G. de White sirvió como “misionera” en Australia desde 1891 a 1990. En 1895 le escribió al pastor A. O. Tait en relación con las condiciones locales. Esta carta revela su amplio espíritu humanitario:

He pasado por una experiencia en este país similar a la experiencia que tuve en los nuevos campos en América [en las primeras décadas del siglo diecinueve]. He visto familias en circunstancias que no les permitían suplir sus mesas con comida saludable. Vecinos no creyentes les han dado trozos de carne de animales que han matado recientemente. Han hecho sopa de la carne y la han suministrado a sus familias de hijos numerosos con alimentos de pan y sopa. No era mi deber, ni pienso que lo fuera de nadie más, instruirlos acerca de lo dañino de comer carne. Sentí un sincero pesar por las familias que han ingresado recientemente a la fe, y que están tan presionadas por la pobreza que no saben siquiera de dónde obtendrán su siguiente comida.[xxxvi][36]

2. Cambio de cocinero

Otra exigencia en el hogar de Elena G. de White, que podía requerir el apartarse por una temporada de su dieta vegetariana normal, era cuando se contrataba a un nuevo cocinero que no sabía cómo preparar comidas vegetarianas. Hasta que se entrenara al nuevo cocinero para preparar esos platos, había que consumir en las comidas servidas a la mesa de Elena G. de White, lo que el nuevo cocinero sabía cómo preparar, y probablemente esto incluyera carne.

Desde los primeros días de su ministerio público, el cual incluía escribir mucho, a la Sra. White le resultó imposible realizar las tareas que normalmente hubiera realizado como ama de casa, y tuvo que depositar las responsabilidades del trabajo doméstico en su hogar en mayordomos y cocineros. Desde que cumplió sus veinticinco años (1852-1855) en Rochester, Nueva York, (cuando “había veintidós personas cada día sentadas a nuestra mesa familiar”[xxxvii][37], hasta que en sus últimos años, en “Elsmhaven”, se esperan varias docenas de personas a comer a la mesa de Elena G. de White en cada comida.

En 1870, escribió en forma singular,

Yo aprecio a mi costurera y a mi copista; pero mi cocinera, que sabe preparar el alimento que sostiene la vida y nutre el cerebro, los huesos y los músculos, ocupa el puesto más importante entre los ayudantes de mi familia.[xxxviii][38]

En relación con esto, una carta de W. C. White, escrita en 1935, ilumina este punto. Él dice:

La hermana White no era una cocinera, ni era una experta en comida en el aspecto técnico que proviene del estudio y la experimentación. Ha veces discutía seriamente con su cocinera. No siempre podía retener a la cocinera que había enseñado cuidadosamente en las ideas vegetarianas.

Aquellas a quienes empleaba, eran siempre jóvenes inteligentes. Como se casaban y se marchaban, se veía obligada a conseguir nuevas cocineras que fueran entrenadas en la cocina vegetariana. En aquellos días no teníamos escuelas como hoy, donde nuestras jóvenes pudieran aprender un sistema de cocina vegetariana. Por tanto, mi madre se veía obligada, además de todos sus otras tareas y responsabilidades, a realizar un esfuerzo considerable en persuadir a sus cocineras que podían cocinar sin carne, o soda, polvo de hornear y otras cosas condenadas en sus testimonios. A menudo su mesa mostraba algunas situaciones comprometedoras entre las normas que la hermana White tenía como objetivos y el conocimiento, la experiencia y las normas de su nueva cocinera.[xxxix][39]

En 1892, la sra. White escribió al presidente de la Asociación General, O. A. Olsen, en relación con su necesidad de una nueva cocinera y expresando su ferviente esperanza de que pronto pudiera obtener los servicios de “una ayudante experimentada que tanto necesito”.

Al ampliar sobre este tema, ella escribió:

Estoy sufriendo mucho más ahora por falta de alguien que sea experimentada en la cocina, que prepare cosas que pueda comer. La cocina aquí en este país es en todo sentido deficiente. Eliminen la carne, que raras veces podemos usar –y que no se usa aquí en absoluto- y siéntense a sus mesas, y si logran sostener sus fuerzas, es porque tienen una constitución excelente. La comida se prepara de tal forma que no es apetitosa, sino que tiene la tendencia a quitar todas las ganas de comer. Yo pagaría un precio más alto por una cocinera que por cualquier otra parte de mi trabajo... Pero este asunto me tiene verdaderamente perpleja. Si yo tuviera que participar en los preparativos al llegar a este lugar, diría: Dadme una cocinera experimentada, que tenga alguna facultad inventiva, para preparar platos sencillos de manera saludable, y que no disgusten el apetito. Estoy ansiosa sobre este asunto.[xl][40]

3. Uso terapéutico en emergencias médicas

Una tercera categoría de situación en la cual Elena G. de White podía haberse apartado de un modelo vegetariano de comida, fue en casos de emergencia médica, en los cuales la carne podía servir temporalmente a propósitos terapéuticos. En 1874, en una carta para su hijo, W. C. White, la sra. White hizo mención de una excepción interesante (y singular) al régimen vegetariano, en ese entonces de moda en la casa de los White:

Tu padre y yo hemos dejado la leche, la crema, la manteca, el azúcar y la carne enteramente desde que volvimos de California… Tu padre compró carne una vez para May [Walling, una sobrina nieta de Elena] mientras ella estaba enferma, pero no hemos vuelto a gastar ni un más penique para comprar carne desde entonces.[xli][41]

Elena G. de White no era una fanática en la cuestión de comer carne. En un artículo de Youth’s Instructor publicado en 1894, declaró:

Un régimen de carne no es el más sano, y sin embargo yo no asumiría la posición de que la carne debe ser descartada por todos. Los que tienen órganos digestivos debilitados pueden a menudo usar carne, cuando no pueden comer legumbres, hortalizas, frutas o gachas.[xlii][42]

Debido a un error tipográfico, la segunda negación en la primera oración de la cita anterior se omitió. Esta omisión fue rectificada cuando el pastor O. A. Tait le escribió a la sra. White pidiéndole que aclarara lo que quería decir. Entonces ella amplió su postura sobre la cuestión de la carne y dijo:

Nunca he sentido que fuera mi deber decir que nadie debe probar la carne bajo ninguna circunstancia. Decir esto cuando la gente ha sido enseñada a vivir a base de carne en gran medida [en Australia, en 1894], sería llevar las cosas a los extremos. Nunca he sentido que fuera mi deber hacer declaraciones categóricas. Lo que he dicho lo he dicho dominada por un sentido del deber, pero he sido cuidadosa en mis declaraciones, porque no quería dar ocasión para que nadie fuera conciencia para otra persona.[xliii][43]

Al tratar ciertas enfermedades, y en casos terminales particulares, la sra. White asumió una postura sensible. Dijo:

En ciertos casos de enfermedad o de agotamiento puede pensarse que es mejor emplear algo de carne, pero debe ejercerse mucho cuidado en conseguir la carne de animales sanos. Ha llegado a ser muy serio el asunto de si es seguro usar carne en alguna forma en esta época del mundo. No comer nunca carne sería mejor que comer carne de animales que no son sanos.[xliv][44]

A los médicos en los sanatorios adventistas en 1896, Elena G. de White advirtió:

No debéis hacer prescripciones en el sentido de que nunca debe consumirse carne, pero habéis de educar la mente, y dejar que brille la luz. Dejad que la conciencia individual despierte a la necesidad de mantener limpio todo el ser y de protegerlo, contra el apetito pervertido…

No debe insistirse en que el cambio sea abrupto, especialmente en el caso de aquellos que tienen que hacer trabajo continuo. Edúquese la conciencia y fortalézcase la voluntad, porque así el cambio puede hacerse con más prontitud y de buen grado.[xlv][45]

Luego, la sra. White señaló que “los tuberculosos que marchan en forma segura hacia la tumba” y “personas que tengan tumores que están acabando con su vida” no debieran ser molestadas con la cuestión de la carne; y los médicos debieran tener “cuidado de no tomar medidas estrictas con respecto a este asunto”.[xlvi][46]

Al responder a la inquietud de un médico sobre si el caldo de pollo podría ser apropiado para alguien que sufre de nausea aguda y que es incapaz de retener algo en el estómago, la sra. White escribió: “Hay personas que mueren de tuberculosis que, si piden caldo de pollo, deben tenerlo. Pero yo sería muy cuidadosa”.[xlvii][47]

4. Además de las tres categorías de excepciones anteriores a una dieta vegetariana, hay una cuarta. ¿Hay ejemplos cuando la familia se descuida o cuando Elena G. de White mientras luchaba contra el deseo por la carne (ella admitió desear el sabor de la carne), realmente se deslizó y perdió –aunque sólo sea temporalmente- la batalla?

El Patrimonio White no está al tanto de ninguna evidencia documentada y definida de una situación semejante. Si una evidencia tal surgiera, simplemente mostrará el lado humano de los profetas. En tanto se haya sabido para esta investigación, la proximidad de un desliz tal es una referencia tangencial a “conciencia” en una carta de Elena G. de White escrita el 19 de febrero de 1884 a “Harriet [Smith]”, esposa del editor de la Review, Urías Smith. Ella dijo:

Estoy feliz de informar que mi salud es excelente. He prohibido toda carne, toda manteca. Nada de esto aparece en mi mesa. Mi mente es clara, mi fuerza firme y mi conciencia más libre, porque sé que estoy siguiendo la luz que Dios me ha dado.[xlviii][48]

¿Significa esto que Elena G. de White había estado cayendo en tentación para satisfacer su deseo por la carne, pero que ahora había ganado la victoria, y que como resultado su conciencia era ahora más libre de sentimientos de culpa? Quizás, pero parece imposible llegar a una conclusión determinante por la misma carta.

Las Escrituras fueron escritas, no sólo por aquellos que se los podía clasificar apropiadamente como “santos hombres de Dios que hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo” (2 Pedro 1:21), sino también por hombres que cayeron ocasionalmente en pecado.

El campamento de Brighton: Una transición

Mientras Elena G. de White asistía al campamento de Brighton, cerca de Melbourne, en enero de 1894, su mente se había ejercitado en el tema de comer carne, y vino a su mente la abrumadora convicción que desde ese momento en adelante la carne no debía ocupar un lugar en su dieta bajo ninguna circunstancia. Así, en forma directa, ella dijo, “he eliminado absolutamente la carne de mi mesa. Existe el entendimiento de que ora sea que esté en casa o afuera, nada de esta clase ha de usarse en mi familia, o ha de ponerse sobre la mesa”. Más aún, la sra. White hizo la poco corriente y oportuna redacción y firma de “oraciones a mi Padre celestial”, en la cual se propuso “eliminar la carne como un artículo de la dieta”. Ella dijo: “No comeré carne yo misma o la colocaré para ninguno de los de mi casa. Di órdenes que las aves deben venderse y que el dinero que reporten debe gastarse en comprar fruta para la mesa”.[xlix][49]

La evidencia siguiente mostrará que ella mantuvo esta oración. Así en 1908, siete años antes de su muerte a los ochenta y siete años, la sra. White declaró, “Han pasado varios años desde el tiempo en que ponía carne en mi mesa”.[l][50]

La cuestión del pescado y los mariscos

Al tiempo que la sra. White dejó de comer carne en 1894, no lo hizo así con el consumo de pescado, aunque la evidencia parece bastante clara que ella discontinuó incluso el uso de este artículo de la dieta antes de fin de la década de 1890, como lo mostraremos. Pero antes de examinar esta aparente “inconsistencia”, investiguemos brevemente en la postura de Elena G. de White en relación a lo que hoy la iglesia considera que son mariscos “no limpios”.

En 1882, Elena G. de White escribió una carta a su nuera, Mary Kelsy White (la primera esposa de Willie), que estaba viviendo con su esposo en Oakland, California. En esta carta ella incluyó una “lista de compras” de cosas que le pedía que trajera en la siguiente visita que le hiciera a su hogar. En relación con ciertos artículos de esta lista, ella dijo:

Si puedes conseguir una buena caja de arenques –frescos- por favor, hazlo. Los últimos que Willie trajo son amargos y viejos… Si puedes conseguir unas pocas latas de buenas ostras, cómpralas.[li][51]

Si una orden de compras tal nos parece extraña hoy, se debe recordar que la cuestión de si el marisco era o no permitido bajo la ley levítica era todavía una cuestión en disputa entre los adventistas en la década de 1880. La evidencia de esto se puede ver en un intercambio interesante en las columnas de la Review del año siguiente (1883).

W. H. Littejohn, pastor del Tabernáculo de Battle Creek, folletista y que pronto sería elegido como presidente del Colegio de Battle Creek,[lii][52] estaba conduciendo una columna de “pregunta y respuesta” en el periódico general de la iglesia. En el número del 14 de agosto de 1883, trató la cuestión: “¿Están incluidas las ostras entre los animales inmundos de Levítico 11 y piensa usted que no es correcto comerlas?”

La respuesta de Littlejohn ilustra claramente el proceso lento y tentativo por medio del cual los adventistas elaboraron la cuestión de clases de carnes permitidas versus no permitidas hasta que avanzaron hacia la decidida postura actual.[liii][53] Littlejohn respondió: “Es difícil decidir con certeza si las ostras podrían estar apropiadamente bajo la prohibición de Levítico 11:9-12”. Luego continuó con su opinión: “Pareciera, no obstante, por el idioma, que podrían ser [inmundas]”.[liv][54]

Con respecto a la distinción en Levítico entre “limpio” e “inmundo”, hay evidencia de que Elena G. de White hizo una distinción entre alimentos de carnes de animales “limpios”, lo que ella denominaba “carne” y pescado “limpio”. Esta es una distinción común en varias partes del mundo, incluso actualmente. Así que, cuando Elena G. de White hizo su voto de no comer carne, ella no incluyó abandonar el consumo de pescado. La distinción que hizo respecto de la carne y el pescado es sumamente clara en su correspondencia.

En 1876, por ejemplo, la sra. White le escribió a su esposo, quien estaba de viaje, “No hemos tenido una partícula de carne en la casa desde que te fuiste y mucho antes de que te fueras. Hemos tenido salmón algunas veces. Ha salido algo caro”.[lv][55] (Por supuesto hace aquí referencia al precio).

Cuando Elena G. de White firmó su voto de no comer carne en ocasión del campamento de Brighton, obviamente no incluía el pescado “limpio”, porque al año siguiente, en una carta a A. O. Tait, declaró que “rara vez tenemos pescado en nuestra mesa”, y continuó dando en detalle su razón para disminuir el consumo de este artículo como alimento:

En muchos lugares incluso es insano el pescado, y no debe usarse. Es especialmente así donde el pescado está en contacto con el desagüe de las cloacas, y se lo pesca en lugares donde el agua es pura y fresca; pero debido a lo insano del drenaje en el cual se han estado alimentando, no son seguros para comer.[lvi][56]

A pesar de este posible peligro, hubo circunstancias en Australia, a mediados de la década de 1890, cuando la sra. White reconoció que era apropiado, incluso necesario, incluir pescado en el menú diario. Así en una carta a su hijo, W. C. White, en 1895, le escribió en relación con los problemas que significaba alimentar a los obreros que construían el Colegio de Avondale. Ella dijo:

No podemos alimentarlos a todos, pero ¿podrías conseguir por favor pescado seco de cualquier clase (nada enlatado)? Esto le daría un alivio a la alimentación.[lvii][57]

En 1896, la sra. White escribió a una sobrina no adventista, la srta. Mary Watson (antes Clough), que por un tiempo sirvió como su asistente literaria, y le dijo, en relación con su “voto” de Brighton:

Hace dos años atrás llegué a la conclusión que era peligroso usar carne de animales muertos, y desde entonces no he usado nada de carne. Nunca se coloca en mi mesa. Uso pescado cuando puedo obtenerlo. Conseguimos hermosos pescados del lago de agua salada que está cerca de aquí. No consumo té ni café. Mientras trabajo en contra de estas cosas, no puedo sino practicar lo que considero mejor para mi salud, y mi familia esta plenamente de acuerdo conmigo. Puedes ver, querida sobrina, que te estoy contando las cosas como son.[lviii][58]

Pero para 1898, Elena G. de White concluyó que la carne de pescado, al igual que la carne de animales, no era más segura para comer y que por tanto no debía servirse en el nuevo sanatorio adventista en Sydney. Al enterarse que tres médicos del sanatorio estaban prescribiendo una dieta de carne para sus pacientes, la sra. White le informó la historia de la situación en una carta al Dr. John Harvey Kellogg:

Hace unos años se me dio luz en cuanto a que no se debía asumir la postura [en ese momento] en relación con desechar toda carne… [Pero] les presento la palabra del Señor Dios de Israel… [que] ningún médico [de nuestras instituciones] debe prescribir el consumo de carne [ahora] a ningún inválido… [porque] la enfermedad en el ganado está haciendo del consumo de carne una cuestión peligrosa. La maldición del Señor está sobre la tierra, sobre el hombre, sobre las bestias, sobre los pescados en el mar, y a medida que la transgresión se haga más universal, se permitirá que la maldición se amplíe y se profundice como la transgresión. La enfermedad se contrae por el consumo de carne…

El Señor llevará a su pueblo a adoptar la postura en la que no tocará ni gustará la carne de animales muertos. Entonces que ningún médico, que tenga el conocimiento de la verdad para este tiempo, prescriba estas cosas. No hay seguridad en el consumo de la carne de animales muertos, y en poco tiempo más la leche de las vacas también será excluida de la dieta por el pueblo que guarda los mandamientos de Dios. En breve, no será seguro el consumo de nada que provenga de la creación animal…

No podemos ahora obrar, como nos hemos aventurado a obrar en el pasado en relación con el consumo de carne… La enfermedad que está sobre los animales está convirtiéndose en algo cada vez más común, y nuestra única seguridad está en dejar la carne por completo.[lix][59]

Elena G. de White indica que el pescado al igual que la carne no se debe prescribir en las instituciones de salud. Y para 1905, parece que estuviera con tanto temor por el consumo de pescado como antes lo había estado con el consumo de carne; porque al escribir el capítulo sobre “La carne considerada como alimento”, declaró:

En muchos puntos los peces se contaminan con las inmundicias de que se alimentan y llegan a ser causa de enfermedades. Tal es en especial el caso de los peces que tienen acceso a las aguas de albañal de las grandes ciudades... Al servir de alimento llevan la enfermedad y la muerte a quienes ni siquiera sospechan el peligro.[lx][60]

La acusación de hipocrecía

¿Era Elena G. de White una “hipócrita” por llamar a los Adventistas del Séptimo Día a que adopten el vegetarianismo, desde 1863, mientras por el otro lado comía “secretamente” carne durante las tres décadas siguientes y más? Comencemos dejando que Elena G. de White defina los términos: vegetarianismo y principio.

Como ya hemos notado, de la carta de W. C. White a George B. Starr en 1933, “Por años la familia White habían sido vegetarianos, pero no ‘abstemios’”.[lxi][61] Una distinción interesante, e incluso más iluminadora, se revela en la carta que la sra. White escribió en 1894 a la sra. M. M. J. O’Kavanagh, un miembro activo no adventista en la causa de la temperancia en Australia, que había estado preguntando sobre la posición de los adventistas como “abstemios totales”.

Estoy feliz de asegurarle que como denominación somos, en el sentido pleno, abstemios totales del uso de licores, vino, cerveza, sidra [fermentada] y también tabaco y todo otro tipo de narcóticos… Todos son vegetarianos, muchos se abstienen completamente del consumo de carne, mientras que otros la usan sólo en un grado moderado.[lxii][62]

Esta declaración deja en claro que para Elena G. de White el término vegetarianismo se aplicaba a quienes se abstenían habitualmente de comer carne, aunque no fueran necesariamente abstemios totales. En cuanto al término principio, Elena G. de White lo usaba frecuentemente en sus escritos en relación con la reforma de salud. En 1904, a la edad de setenta y seis, informó que estaba experimentando mejor salud que “en sus días de juventud”, y atribuyó esta mejora en la salud a “los principios de la reforma pro salud”.[lxiii][63]

A continuación hay más ejemplos del uso que hace del término principio. En 1897, escribió, “Presento estos asuntos [reforma pro salud] ante el pueblo insistiendo sobre los principios generales”.[lxiv][64] En 1870, al hablar de su respuesta a la visión de 1863 sobre la reforma pro salud, dijo,

Abandoné estas cosas por principio. Hice mi resolución para estar de acuerdo con la reforma por principio… He avanzado por principio, no por impulso. [Y] no me he movido nada en cuanto a lo que sostengo hoy.[lxv][65]

En 1908 agregó:

Algunos informan que yo no he vivido a la altura de los principios de la reforma pro salud, tal como los he presentado con mi pluma. Pero puedo decir que hasta ahora, por todo lo que yo sepa, no me he apartado de esos principios.[lxvi][66]

Al año siguiente (1909), cuando todavía permanecía la crítica, nuevamente se defendió:

Algunos han informado que yo no he seguido los principios de la reforma pro salud tales como los defendí con mi pluma; pero puedo decir que he sido una fiel reformadora en pro de la salud. Los que han sido miembros de mi familia saben que esto es cierto.[lxvii][67]

La acusación de los críticos –de su tiempo al igual que del nuestro- se basa aparentemente en la fácil suposición que la sra. White consideró al vegetarianismo un “principio”. Que no lo hizo quedará en claro a continuación.

En su libro A Prophet Among You [Un profeta entre vosotros], T. Housel Jemison da tres principios de hermenéutica para la interpretación de los escritos inspirados. En el tercero, dice: Cada profeta, al hablar en su capacidad profesional como un profeta, al dar consejo, está haciendo una de dos cosas; él o ella está (1) enunciando un principio, o (2) aplicando un principio en una declaración normativa. Por tanto, concluye: “Uno debe tratar de descubrir el principio involucrado bajo cualquier consejo específico”.[lxviii][68]

Un principio se define generalmente como “una verdad básica o una ley general que se usa como una base de razonamiento o una guía de acción o comportamiento”.[lxix][69] Los principios, por tanto, son leyes de la conducta humana que no cambian, que no varían. Los principios nunca cambian. Una norma, por el otro lado, es la aplicación de un principio a una situación inmediata o contextual. Las normas pueden (y lo hacen) cambiar, así como las circunstancias que las requirieron pueden cambiar.

Que el vegetarianismo no es un principio para Elena G. de White es claro por su declaración de que:

Nunca he sentido que fuera mi deber decir que nadie debe probar la carne bajo ninguna circunstancia. Decir esto… sería llevar las cosas a los extremos. Nunca he sentido que fuera mi deber hacer declaraciones categóricas.[lxx][70]

Sin duda, esta fue una de las razones principales por la que la sra. White rehusó continuar con la idea de hacer del vegetarianismo una prueba de “discipulado” promovido por algunos de los hermanos.[lxxi][71] Por otro lado, al reconocer que “la carne de cerdo fue prohibida por Jesucristo envuelto en la nube” durante el éxodo, Elena G. de White declara en forma enfática en 1889 que incluso el comer cerdo “no es una cuestión de prueba”.[lxxii][72]

Mientras escribía a los colportores adventistas en el mismo manuscrito, dijo: “Aconsejo a todo colportor observador del sábado que evite el consumo de carne, no porque sea un pecado comer carne, sino porque no es saludable”.

Es obvio que el vegetarianismo no era un principio en los días de Cristo o en el tiempo de los patriarcas o profetas de la Escritura, porque todos consumieron carne. La Pascua requirió el consumo de cordero –y esto por orden divina. Cristo y sus discípulos consumieron pescado en Galilea más de una vez –y al hacerlo ninguno de ellos violó un principio, y ninguno de ellos cometió por tanto un pecado.

El vegetarianismo para Elena G. de White era una norma, basada en al menos dos principios: (1) “Preservar la mejor salud”,[lxxiii][73] y (2) “consumir el alimento más nutritivo”,[lxxiv][74] haciendo lo mejor posible, bajo cualquier circunstancia, para promover la vida, la salud y la fuerza.

Ahora bien, Elena G. de White aplicó aquellos principios en una inspirada declaración normativa que rige “en los países donde abundan las frutas, los cereales y las nueces”. En esos lugares, dice claramente: “la carne no es el alimento adecuado para el pueblo de Dios”.[lxxv][75]

Elena G. de White no es nuestro criterio

Una de las cosas más sensibles que escribiera Elena G. de White alguna vez sobre el tema de la reforma pro salud fue lo siguiente:

Los que entienden debidamente las leyes de la salud y que se dejan dirigir por los buenos principios, evitan los extremos, y no incurren en la licencia ni en la restricción. Escogen su alimento no meramente para agradar al paladar, sino para reconstituir el cuerpo. Procuran conservar todas sus facultades en la mejor condición posible para prestar el mayor servicio a Dios y a los hombres...

En la reforma alimenticia hay verdadero sentido común.

El asunto debe ser estudiado con amplitud y profundidad, y nadie debe criticar a los demás porque sus prácticas no armonicen del todo con las propias. Es imposible [en cuestiones de dieta] prescribir una regla invariable para regular los hábitos de cada cual, y nadie debe erigirse en juez de los demás.[lxxvi][76]

No sólo que Elena G. de White no deseaba ser un criterio para los miembros de iglesia, sino que tampoco quería ser un criterio para los miembros de su familia inmediata (“No me erijo en un criterio para ellos”).[lxxvii][77]

Justo antes de que se iniciara la sesión de la Asociación General de 1901, Elena G. de White se reunió con un puñado de líderes denominacionales en la biblioteca del Colegio de Battle Creek, donde habló en relación con quienes hacían de ella su criterio para la práctica de una dieta. A continuación aparecen sus declaraciones como las registró Clarence C. Crisler, su secretario:

Cómo me ha dolido por las piedras que se arrojan en el camino con respecto a mí misma.

Les dirán,… “La hermana White consume queso, y por tanto estamos en libertad de comer queso”.

Pues bien, ¿quién les dijo que como queso?... Nunca he puesto queso en mi mesa.

Hubo, no obstante, una o dos veces que comí queso [desde que lo he abandonado]. Eso es diferente que hacer de eso una dieta, una cuestión completamente diferente…

Pero hubo una ocasión especial en Minneapolis donde… no pude conseguir nada, y que había unas pequeñas porciones de queso cortadas sobre la mesa, y estaban allí los hermanos, y uno de ellos me dijo, “Si usted come un poco de ese queso, cambiará la condición [¿de su apetito?]”, y lo hice. Tomé un poco de ese queso. No creo que lo haya hecho una segunda vez…

La hermana White no ha tenido carne en su casa o la ha cocinado en ninguna forma, o a cualquier carne muerta, por años y años.

Y aquí están [lo que] los reformadores de la salud [fanáticos dicen]: “ahora, ya les dije que la hermana White no come carne. Por tanto no deseo que ustedes coman carne, porque la hermana White no come carne”.

Bueno, no me interesa ni un poco algo como eso. Si no tienen un mejor argumento que el que yo sea la autoridad, –ustedes no dejaran de comer carne porque la hermana White no lo hace- no consideraré que su reforma pro salud valga siquiera un centavo.

Lo que deseo es que cada uno de ustedes mantenga su dignidad individual ante Dios, en su consagración personal a Dios, que el cuerpo-templo sea dedicado a Dios. “Cualquiera que destruya el templo de Dios, Dios le destruirá al tal”. Ahora, pues, deseo que piensen en esas cosas, y no hagan de ningún ser humano su criterio.[lxxviii][78]

La importancia de la perspectiva histórica

Elena G. de White necesita ser considerada oponiéndose a las tendencias de su época, ¡no las nuestras! Las condiciones en su época eran bastante diferentes que las actuales.

Muchas facilidades que asumimos hoy como comunes, como la heladera y el uso de comidas congeladas para preservar frutas, vegetales y otras comidas perecederas, eran completamente desconocidas en su época. En sus días las frutas y los vegetales estaban disponibles sólo en la estación. La mayor parte del año la producción fresca simplemente no existía, así que uno consumía carne o no comía en absoluto. El consumo de carne era, por tanto, más común (y por lo general más necesario) en el tiempo de Elena G. de White que en el nuestro –al menos en los países más desarrollados.

Algo más que es importante recordar es que Elena G. de White nunca eliminó el consumo de carne como un artículo de la dieta para nadie hasta que hubo un sustituto nutricional adecuado y disponible para que ocupara su lugar.[lxxix][79] Los alimentos para desayuno con cereales secos no se desarrollaron y vendieron hasta mediados de la década de 1890. La manteca de maní, otra excelente fuente de proteína, tampoco se inventó hasta mediados de la década de 1890.[lxxx][80] Por tanto, había a menudo más razón –debido a la gran pobreza- para el consumo de carne en la gente de sus días que la que hay para nosotros hoy en día.

Conclusión

Elena G. de White tuvo que enfrentar acusaciones contra su integridad durante su vida. Hay acusaciones actuales similares contra ella que no son nuevas ni sorprendentes cuando uno examina los hechos. Poco después que terminó el siglo fue acusada de hipocresía (incluso de duplicidad) al promover públicamente el vegetarianismo entre sus hermanos miembros de iglesia mientras que continuaba (según se la acusaba) secretamente una dieta de carne. Tales acusaciones son, como se ha demostrado, injustificadas y sin fundamento.

Para lograr una comprensión apropiada de las acusaciones levantadas contra la integridad de Elena G. de White, uno debe verlas desde una perspectiva más amplia; desde los objetivos y metodologías de Satanás en los últimos días según lo reveló Elena G. de White en 1890. Ella dijo que “el último engaño” de Satanás sería destruir la credibilidad en ella, y crear un odio “satánico” contra sus escritos.[lxxxi][81]

El caso en contra de la integridad de Elena G. de White, hasta donde lo ha revelado la investigación a la fecha, es todavía infundando y no se puede probar, como ocurrió durante la vida del profeta.

Copyright © 1986 por

Pacific Press Publishing Association

Impreso en Estados Unidos de América

Todos los derechos reservados

[i][1] D. M. Canright, Life of Mrs. E. G. White [La vida de la Sra. Elena G. de White](Cincinnati: Standard Publishing Company, 1919), 289.

[ii][2] Carta de Frances E. Bolton a la Sra. E. C. Slauson, 30 de diciembre de 1914; citado en The Fannie Bolton Story: A Collection of Source Documents [La historia de Fannie Bolton: Collección de documentos] (Patrimonio de Elena G. de White, abril de 1982), 109. (De aquí en más citado como Fannie Bolton Story).

[iii][3] Ibíd., 109, 110.

[iv][4] D. M. Canright, “My Remembrance of Elder White” [Mis recuerdos del pastor White], Review and Herald, 30 de agosto de 1881, 153. (de ahora en más citado como RH).

[v][5] Carta de George B. Starr a W. C. White, 30 de agosto de 1933; citado en Fannie Bolton Store, 118, 119.

[vi][6] Carta de W. C. White a George B. Starr, 24 de agosto de 1933; citado en Ibíd., 119.

[vii][7] Ibíd., 119, 120.

[viii][8] Cf. “D. M. Canright”, Seventh-day Adventist Enciclopedia [Enciclopedia Adventista del Séptimo Día], edición revisada 1976, 230, 231 (de aquí en más citada como SDAE); y Carrie Johnson, I Was Canright’s Secretary [Yo fue la secretaria de Canright] (Washington, D.C.: Review and Herald Publishing Association, 1971).

[ix][9] Cf. Fannie Bolton Story y “Fannie Bolton and Her Witness –True and False” [Fannie Bolton y su testimonio –Verdadero y falso], en Arthur L. White, The Australian Years [Los años en Australia] (Washington, D. C.: Review and Herald Publishing Association, 1983), 237-250.

[x][10] Jaime White, “Western Tour” [Viaje al oeste], RH, 8 de noviembre de 1870, 165; cf. también Dores Robinson, The Story of our Health Message [La historia de nuestro mensaje de salud] (Nashville, Tennessee: Southern Publishing Association, 1965), 65-70.

[xi][11] RH, 8 de octubre de 1867; citado en Consejos sobre el régimen alimenticio, 577, párrafo 1. (Citado de ahora en más como CRA).

[xii][12] Jaime White, Life Incidents in Connection With the Great Advent Movement as Illustrated by the Three Angels of Revelation XIV [Incidentes en relación con el gran movimiento adventista ilustrados por los tres ángeles de Apocalipsis 14] (Battle Creek, Michigan: Steam Press of the Seventh-day Adventist Publishing Association, 1868), 273.

[xiii][13] Testimonies for the Church [Testimonios para la iglesia], 9:158 (de ahora en más citado como 1T, 2T, etc.).

[xiv][14] Spiritual Gifts [Dones espirituales], 4:153, 154 [1864] (de ahora en más citado como 1SG, 2SG, etc.).

[xv][15] 2T 371, 372.

[xvi][16] Carta 83 (15 de julio), 1901; citado en CRA 584, párrafo 10.

[xvii][17] 4SG, 153.

[xviii][18] Carta 83 (15 de julio), 1901; citado en CRA 584, párrafo 10.

[xix][19] 1T 206, 207.

[xx][20] Manuscrito 29, 1897; citado en CRA 592, 593, párrafo 24.

[xxi][21] General Conference Bulletin [Boletín de la Asociación General], 12 de abril de 1901; citado en CRA 578, párrafo 2.

[xxii][22] Manuscrito 50, 1904; citado en CRA 578, párrafo 3.

[xxiii][23] Carta 83 (15 de julio), 1901; citado en CRA 584, párrafo 10.

[xxiv][24] 2T 371; citado en CRA 580, párrafo 5.

[xxv][25] 4SG 154.

[xxvi][26] 9T 159; cf. también Manuscrito 50, 1904; citado en CRA 578, párrafo 3.

[xxvii][27] 2T 371, 372; véase CRA 580, 581.

[xxviii][28] 4SG 153.

[xxix][29] Carta 5 (25 de mayo), 1869.

[xxx][30] 2T 371; citado en CRA 580, párrafo 5.

[xxxi][31] Christian Temperance and Bible Higiene, 117, 118 (1890; de aquí en más citado como CTBH); citado en CRA 472, párrafo 699.

[xxxii][32] Carta 83 (15 de julio), 1901; citado en CRA 585, párrafo 10.

[xxxiii][33] Manuscrito 11, 1873.

[xxxiv][34] Manuscrito 12, 1873.

[xxxv][35] Carta 63 (26 de diciembre), 1878.

[xxxvi][36] Carta 76 (6 de junio), 1895.

[xxxvii][37] Carta 29 (17 de enero), 1904.

[xxxviii][38] 2T 370; CRA 296.

[xxxix][39] Citado por Arturo L. White en una carta a Anna Frazier, 18 diciembre de 1935.

[xl][40] Carta 19c (enero), 1892.

[xli][41] Carta 12 (15 de febrero), 1874.

[xlii][42] Youth’s Instructor, 31 de mayo de 1894; citado en CRA 472, párrafo 700. (De ahora en más citado como YI).

[xliii][43] Carta 76 (6 de junio), 1895.

[xliv][44] CTBH 117, 118 (1890); citado en CRA 471, 472, párrafo 699.

[xlv][45] Carta 54 (10 de julio), 1896; citada en CRA 343, 344, párrafo 434.

[xlvi][46] Ibíd.

[xlvii][47] Carta 231 (11 de julio), 1905; citada en CRA 345, párrafo 435.

[xlviii][48] Carta 11a (19 de febrero), 1884.

[xlix][49] Carta 76 (6 de junio), 1895 (se publicó una parte de esta carta en CRA 586, párrafo 12).

[l][50] Carta 50 (5 de febrero), 1908; citado en CRA 591, párrafo 23.

[li][51] Carta 16 (31 de mayo), 1882.

[lii][52] “Littlejohn, Wolcott Hackley”; SDAE (edición rev.), 794.

[liii][53] Por un estudio profundo y excelente sobre este aspecto, véase la monografía de Ron Graybill, The Development of Adventist Thinking on Clean and Unclean Meats [El desarrollo del pensamiento adventista sobre las carnes limpias e inmundas] (Patrimonio White, 1981).

[liv][54] “Scripture Questions. Answered by W. H. Littlejohn” [Preguntas de las Escrituras. Respuesta de W. H. Littlejohn], RH, 14 de agosto de 1883, 522.

[lv][55] Carta 13 (24 de abril), 1876.

[lvi][56] Carta 76 (6 de junio), 1895.

[lvii][57] Carta 149 (6 de agosto), 1895.

[lviii][58] Carta 128 (9 de julio), 1896.

[lix][59] Carta 59 (26 de julio), 1898 [véase parte en CRA 493, 494, párrafo 722].

[lx][60] El ministerio de curación, 242 (citado en adelante como MC).

[lxi][61] Por “abstemios”, W. C. White se estaba refiriendo obviamente a la abstinencia completa de alimentos a base de carne, no a la abstinencia total del alcohol.

[lxii][62] Carta 99 (8 de enero), 1894.

[lxiii][63] Manuscrito 50, 1904; citado en CRA 578, párrafo 3.

[lxiv][64] Manuscrito 29, 1897; citado en CRA 593, párrafo 24.

[lxv][65] 2T 372.

[lxvi][66] Carta 50 (5 de febrero), 1908; citado en CRA 590, 591, párrafo 23.

[lxvii][67] 9T 159; citado en CRA 594, párrafo 27.

[lxviii][68] T. Housel Jemison, A Prophet Among You [Un profeta entre vosotros] (Mountain View, California: Pacific Press Publishing Association, 1955), 445.

[lxix][69] Oxford American Dictionary, edición de 1980.

[lxx][70] Carta 76 (6 de junio), 1895; citada en CRA 556, párrafo 796.

[lxxi][71] 9T 159.

[lxxii][72] Manuscrito 15, 1889. Véase otra declaración en contra de hacer de la cría de cerdo o de comer cerdo “en ningún sentido, en una prueba para pertenecer a la comunidad cristiana”, 2MS 389.

[lxxiii][73] YI, 31 de mayo de 1894; citado en CRA 472, párrafo 700.

[lxxiv][74] 9T 163.

[lxxv][75] 9T 159.

[lxxvi][76] MC 246.

[lxxvii][77] Carta 127 (18 de enero), 1904; citado en CRA 590, párrafo 22.

[lxxviii][78] Manuscrito 43a, 1901; un transcripción verbal de Clarence C. Crisler, el secretario personal de la sra. White. (Por otros manuscritos con leves variantes, comparar Manuscritos 43, 43bI, 43bII y 43bIII.)

[lxxix][79] MC 244.

[lxxx][80] Richard William Schwarz, John Harvey Kellogg: American Health Reformer [John Harvey Kellogg: un reformador en pro de la salud estadounidense] (Tesis doctoral, Ph.D., Universidad de Michigan, Ann Arbor, 1964), p. 283.

[lxxxi][81] 1SM 54, 55.




El Conflicto de los Siglos: W. W. Prescott y la edición de 1911


Una explicación de las decisiones para la revisión de 1911

[El conflicto de los siglos, en su forma aumentada, fue publicada a comienzos del verano de 1888. Elena G. de White suministró placas de impresión idénticas para las editoriales Review and Herald y Pacific Press. Después del establecimiento de la Southern Publishing Association, también se le proveyó con placas. Todas estas casas editoras imprimieron los libros hasta 1907, cuando fue necesario arreglar algunas de las placas dañadas seriamente. En ese momento, se arreglaron de nuevo algunas ilustraciones. Pocos años después se vio que las placas de impresión dañadas debían ser reemplazadas por nuevas y que el tipo de los libros debía volver a fijarse. Como lo explica la Sra. White en la página 12, fue esto lo que la llevó a planificar una ligera revisión del libro. Fue algo natural que cualquier cambio en el texto de un libro de Elena G. de White, que hacía tiempo que estaba en circulación, provocara una discusión sobre inspiración y la forma en que ésta se consideró en el libro en cuestión. Las declaraciones que se presentan en este documento suministran la información dada en el momento en que la nueva edición de El conflicto de los siglos apareció en 1911.- Arturo L. White]

Una declaración de aprobación de Elena G. de White

Ayer y nuevamente esta mañana, leí la carta escrita por W. C. White a nuestros agentes de la Misión General, y su carta a los miembros de nuestra Comisión de Publicaciones, en relación con la nueva edición de El conflicto de los siglos.

Y ahora deseo decirle que lo que él escribió en relación con mis deseos, decisiones e instrucciones sobre la obra, es una declaración verdadera y correcta. (Firmado) Elena G. de White –Carta 57, 1911. (Escrita en St. Helena, California, 27 de julio de 1911).

El conflicto de los siglos

(Declaración hecha por W. C. White ante el Concilio de la Asociación General, 30 de octubre de 1911)

Dirigiéndose al concilio, el pastor W. C. White dijo:

Es con gran placer como os presento esta declaración con respecto a la última edición inglesa de El conflicto de los siglos.

Hace más o menos dos años se nos dijo que las planchas de electrotipo de este libro, que han estado en uso en la Pacific Press, en la Review and Herald y en la Sociedad Internacional de Tratados (Londres), estaban tan gastadas que el libro debía recomponerse y que debían prepararse nuevas planchas. Esta obra se ha hecho en la Pacific Press. Se prepararon cuatro series de planchas: una para cada una de nuestras oficinas: la de Washington, la de Mountain View, la de Nashville y la de Watford.

En carta que envié a los gerentes de nuestras casas editoras, escribí lo siguiente, el 24 de julio de 1911: [Esta misma carta fue dirigida a “Nuestros agentes misioneros generales”].

“Después de pedir el consejo de los ministros, colportores y otros amigos del libro, pensamos que era conveniente recomponer el texto de tal manera que la nueva edición correspondiera tan exactamente como fuera posible con la antigua. Y aunque no pudimos usar exactamente el mismo tipo, el texto se distribuye casi igual página por página, como los capítulos similares de la antigua edición.

“El cambio más notable hecho en la nueva edición es la mejora en las ilustraciones. Cada uno de los cuarenta y dos capítulos, junto con el prefacio, la introducción, el índice y la lista de ilustraciones, tiene una hermosa ilustración como encabezamiento; y han sido introducidas diez páginas de ilustraciones de página entera, para reemplazar a las que resultaban menos atractivas.

“El apéndice de trece notas de la antigua edición, que ocupaba trece páginas, ha sido reemplazado por uno que contiene treinta y una notas que ocupan doce páginas. Casi todas éstas son notas de referencias, calculadas para ayudar al lector estudioso a hallar pruebas históricas de las declaraciones hechas en el libro.

“Las notas biográficas han sido omitidas, y el índice general ha sido ampliado de doce a veinticuatro páginas, lo cual facilita mucho localizar los pasajes deseados.

“En el cuerpo del libro, la mejora más notable es la introducción de referencias históricas. En la antigua edición se daban setecientas referencias bíblicas, pero solamente en unos pocos casos se incluía alguna referencia histórica a las autoridades mencionadas o referidas. En la nueva edición el lector encontrará más de cuatrocientas referencias de ochenta y cuatro autores y autoridades.

“Cuando le presentamos a mi madre el pedido de algunos de los colportores, en el sentido de que en la nueva edición debían darse no solamente referencias bíblicas, sino también referencias de los historiadores citados, ella nos instruyó a buscar e insertar las referencias históricas. También nos instruyó para que verificáramos las referencias y corrigiésemos cualquier inexactitud que encontrásemos; y donde se hacían citas de pasajes que habían sido traducidos en forma diferente por distintos traductores, que usáramos la traducción que resultara más correcta y auténtica.

“La búsqueda de los diversos pasajes citados de historiadores ha sido una tarea ardua, y la verificación de los pasajes citados nos ha inducido a hacer algunos cambios en la fraseología del texto. Esto se nota especialmente en las citas de History of the Reformation [Historia de la Reforma], de J. Merle D'Aubigné. Se encontró que había seis o más traducciones al inglés, norteamericanas y británicas, que diferían mucho en su texto, aunque eran casi idénticas en pensamiento; y en la antigua edición de El conflicto de los siglos se habían usado tres de las mismas, de acuerdo con la claridad y la belleza del lenguaje. Pero descubrimos que solamente una de estas muchas traducciones había sido aprobada por el autor, y ésta es la que ha empleado la Sociedad Americana de Tratados en sus últimas ediciones. Por lo tanto, las citas de D'Aubigné en esta edición de El conflicto de los siglos se han citado de acuerdo con esta traducción aprobada.

“En unos pocos casos, se han usado algunas citas de historiadores, predicadores y escritores modernos en lugar de otros antiguos, porque tienen más fuerza o porque no hemos podido encontrar la procedencia de las anteriores. En cada lugar en que hubo un cambio semejante, mi madre ha examinado detenidamente la sustitución propuesta, y la ha aprobado.

“Hallaréis que se han hecho cambios de esta naturaleza en las pp. 273, 277, 306-308, 334-335, 387, 547, 580-581 [en inglés].

“Hay todavía algunos puntos o citas en el libro que hasta aquí nos ha sido imposible encontrar. Afortunadamente, se relacionan con asuntos acerca de los cuales no hay probabilidad de que haya seria discusión.

“En materia de ortografía, puntuación y mayúsculas, se han introducido cambios para darle a este libro un estilo uniforme y acorde con los otros volúmenes de esta serie.

“En ocho o diez lugares, se han cambiado referencias relativas a tiempo por el lapso que ha transcurrido desde que el libro fuera publicado por primera vez.

“En varios lugares, se han cambiado formas de expresión para evitar que se produjeran ofensas innecesarias. Un ejemplo de esto se encontrará en el cambio de la palabra ‘Romish’ [romano] por ‘Roman’ [romano] o ‘Roman Catholic’ [Católico Romano]. En dos lugares la frase ‘divinidad de Cristo’ se cambió por la de ‘deidad de Cristo. Y las palabras ‘tolerancia religiosa’ han sido cambiadas por las de ‘libertad religiosa’.

“Las declaraciones hechas en las páginas 285-287 [en inglés] con relación al proceder de la Asamblea [Nacional Francesa], en sus decretos blasfemos contra la religión y la Biblia, se han redactado de tal manera que muestren que dicha Asamblea hizo a un lado o trató de anular, y luego restauró, no solamente la Biblia sino también lo relacionado a Dios y a su culto.

“En la nueva edición, el surgimiento del papado en el año 538, y su caída en 1798, se los denomina como su ‘supremacía’ y ‘caída’, en lugar de ‘establecimiento’ y ‘abolición’, como en la edición antigua.

“En cada uno de estos lugares la autora ha considerado y aprobado la forma más exacta de expresión.

“En las páginas 50, 563, 564, 580-581 [en inglés], y en unos pocos lugares adicionales donde había declaraciones referentes al papado que los católicos discuten fuertemente, y que son difíciles de probar en fuentes históricas accesibles, las palabras usadas en la nueva edición han sido cambiadas, para que las declaraciones estén de acuerdo con la evidencia que pueda obtenerse fácilmente.

“Con respecto a estos pasajes y a otros similares, que pueden despertar controversias agudas y no provechosas, mi madre a menudo ha dicho: ‘Lo que he escrito con respecto a la arrogancia y a las pretensiones del papado es cierto. Muchas de las evidencias históricas relativas a estos hechos han sido destruidas a propósito; sin embargo, para que el libro sea del mayor beneficio para católicos y para otros, y para que puedan evitarse innecesarias controversias, es mejor que todos los párrafos relativos a declaraciones del papa y pretensiones del papado, se expresen en forma tan moderada que sea fácil y claro poder probarlas por las historias aceptadas que están al alcance de nuestros ministros y estudiantes".

“Si oís informes de que alguno de los trabajos hechos sobre esta última edición fue hecho en contra del deseo de mi madre o sin su conocimiento, podéis estar seguros de que tales informes son falsos, e indignos de alguna consideración”.

Se leyeron y compararon pasajes de la edición antigua y la nueva para ilustrar la declaración leída, tomándose estos pasajes de la carta del 24 de julio escrita por el que habla. Entonces el hermano White dijo:

Desde que se publicó esta nueva edición, mi madre ha expresado gran placer al reexaminar y leer todo el libro. Día tras día, cuando la visitaba por la mañana, ella hablaba de él, afirmando que le gustaba leer de nuevo el libro, y que estaba contenta de que la tarea que se había hecho, para que esta edición sea tan perfecta como fuera posible, se hubiera terminado mientras ella aún vivía y así podía dirigir lo que se hacía.

Mi madre nunca pretendió ser una autoridad en historia. Las cosas que ella ha escrito son descripciones de imágenes rápidas y otras representaciones que le fueron dadas con respecto a los hechos de estos hombres y a la influencia de estas acciones en la obra de Dios para la salvación de los hombres, con referencia al pasado, al presente y a la historia futura en su relación con esta obra. En la redacción de estas visiones ella ha hecho uso de buenas y claras declaraciones históricas para hacer comprensible al lector las cosas que estaba tratando de presentar. Cuando yo era apenas un muchacho, la oí que le leía a mi padre History of the Reformation [Historia de la Reforma] de D'Aubigné. Ella le leyó a él una gran parte, si no la totalidad de los cinco volúmenes. Leyó también otras historias de la Reforma. Esto la ayudó a localizar y describir muchos de los acontecimientos y movimientos que le fueron presentados en la visión. En cierta forma esto es parecido a la manera en que el estudio de la Biblia la ayuda a localizar y describir las muchas representaciones figuradas que le son dadas del desarrollo del gran conflicto entre la verdad y el error en nuestros días.

Mi madre nunca ha pretendido inspiración verbal (véase la Introducción a El conflicto de los siglos, pp. 7-10), y no encuentro que mi padre, o los pastores Bates, Andrews, Smith, o Waggoner, hayan hecho esa declaración. Si hubo inspiración verbal al escribir sus manuscritos, ¿por qué se tomaría la tarea de adicionar y adaptar? Es un hecho que mi madre a menudo toma uno de sus manuscritos, y lo revisa cuidadosamente, haciendo adiciones y desarrollando aun más algún pensamiento.

La primera edición de este libro se publicó en California en 1884. Cuando se imprimió Spirit of Prophecy [Espíritu de Profecía], tomo 3, hubo algunos asuntos que no fueron incluidos. Una porción de

este material fue impresa en forma de folleto y puesto en circulación; y se esperaba que mi madre procediera inmediatamente a aumentar este material y a publicarlo en forma del tomo 4. Antes de la muerte de mi padre él había anunciado el tomo 4 del libro Spirit of Prophecy.

Cuando mi madre preparó el tomo 4, tanto ella como los que habían de trabajar en su publicación tenían en mente el cumplimiento del plan de mi padre. También creíamos que se había escrito para el pueblo adventista de los Estados Unidos. Por lo tanto, el texto fue reducido con mucha dificultad, de manera que este volumen apareciera aproximadamente del mismo tamaño que los otros tomos de la serie.

Más adelante cuando se halló que el libro podía venderse a todo el pueblo, los editores tomaron las planchas y prepararon una edición en papel de mayor tamaño. Se insertaron ilustraciones, y se hizo el experimento de vender el libro a $ 1,50 (dólar).

En 1885 mi madre y yo fuimos enviados a Europa, y allí surgió la inquietud de traducirlo a los idiomas alemán, francés, danés y sueco. Cuando mi madre consideraba esta propuesta, decidió hacer algunas adiciones al texto.

El contacto que tuvo mi madre con el pueblo de Europa trajo a su mente detalles de cosas que había visto y que le habían sido presentadas en visión durante los años anteriores, algunos de los cuales le fueron mostrados dos o tres veces, y otras escenas, mayor cantidad de veces. El que ella pudiera ver lugares históricos y su contacto con las personas refrescó su memoria con respecto a estas cosas, y por lo tanto deseó añadir mucho material al libro. Esto se hizo, y se prepararon los manuscritos para la traducción.

Después de nuestro regreso a los Estados Unidos, se hizo otra nueva edición muy ampliada. En dicha edición no se incluyeron algunos de los puntos presentados en la primera edición inglesa. La razón de estos cambios se halla en el hecho de que la nueva edición tenía el propósito de ser mundialmente distribuida.

En su ministerio público mi madre demostró capacidad para seleccionar el material del almacén de la verdad y presentar el que fuera adecuado a las necesidades de las congregaciones que estaban delante de ella; y siempre pensó que, en la selección del material para la publicación de sus libros, debía mostrarse el mejor criterio al escoger lo que fuera más adecuado a las necesidades de los que los leyeran.

Por lo tanto, cuando se presentó la nueva edición de El conflicto de los siglos en 1888, no se incluyeron aproximadamente 20 páginas de material ­en cierto lugar cuatro o cinco­ que resultaron muy instructivas para los adventistas de los Estados Unidos, pero que no eran apropiadas para lectores de otras partes del mundo.

Una gran parte de la investigación hecha para encontrar las declaraciones históricas usadas en las nuevas ediciones norteamericanas y europeas de El conflicto de los siglos, se hizo en Basilea, donde teníamos acceso a la gran biblioteca del pastor Andrews, y donde los traductores tenían acceso a las bibliotecas de las universidades.

Cuando empezamos con la tarea de revisar este material con el propósito de dar las referencias históricas, hubo ciertas citas que no pudimos encontrar. En algunos casos se encontraron otras declaraciones que hacían claro el mismo punto en otros historiadores. Estas se hallaban en libros accesibles en muchas bibliotecas públicas. Cuando le llamamos la atención a mi madre a citas que no podíamos encontrar, y le mostramos que había otros párrafos que hallamos, que presentaban el mismo pensamiento, ella decía: “Usen el material del cual pueda darse una referencia, de manera que el lector de los libros, si desea hacerlo, pueda ir a la fuente y hallarlo”. De esa manera algunos datos históricos han sido sustituidos.

Ahora bien, con respecto a la declaración de que algunas personas en Washington, u hombres de la Junta de la Asociación General, han estado haciendo esto o lo otro, correcto o incorrecto, en relación con este libro, es importante que tengáis una declaración clara de los hechos sobre este asunto.

Nuestros hermanos de Washington y de Mountain View han hecho solamente lo que les hemos pedido que hicieran. Como se declaró al comienzo, pedimos consejo a los hombres del Departamento de Publicaciones, a los agentes de colportaje del Estado y a miembros de las comisiones de publicaciones, no solamente de Washington sino también de California, y les he pedido que tengan la bondad de llamarnos la atención a cualquier pasaje que necesitara ser considerado en relación con la recomposición del libro.

Cuando se señaló el hecho de que algunas de las referencias históricas eran puestas en tela de juicio y desafiadas, les pedimos que nos dieran una declaración escrita que nos ayudara en nuestra investigación. Hicieron lo que les hemos pedido y nada más. Todas las decisiones en cuanto a lo que debía cambiarse, y a lo que debía imprimirse, palabra por palabra, de la antigua edición, fueron hechas en la oficina de mi madre, por personas empleadas por ella y que trabajaban bajo su dirección. Por lo tanto, no hay motivo para que alguno diga una palabra en contra de los hombres de la Junta de la Asociación General o de los escritores de Washington, o contra el libro, por algo que hubiera sido hecho por los hermanos de Washington o de cualquier otra parte en relación con este libro.

Estamos muy agradecidos a nuestros hermanos de Washington, y a muchos otros, por los laboriosos y fieles trabajos que han hecho en forma bondadosa para señalar los pasajes que se prestaran a discusión por católicos u otros críticos. También estábamos profundamente agradecidos a nuestros hermanos de Inglaterra y del continente, así como a los hermanos de Boston, Nueva York y Chicago, por ayudarnos a encontrar en las grandes bibliotecas, y a verificar, las citas que eran difíciles de localizar. Ellos han hecho este trabajo por pedido nuestro, y para ayudarnos en lo que nosotros pensábamos que debía hacerse. El uso hecho de los resultados de esta investigación, se ve en las referencias históricas que figuran al pie de la página y en el Apéndice.

El Apéndice del libro anterior, como recordaréis, era en parte explicativo, en parte argumentativo, y en parte apologético; pero no nos pareció que tales notas seguían siendo necesarias, y las 31 notas de la nueva edición son mayormente documentación de declaraciones históricas que muestran lo correcto de lo que se dice en el libro. Dejamos aquello que sería de valor para el lector estudioso, a fin de que tuviera estas referencias para las declaraciones de historiadores bien conocidos”. –W. C. White, 24 de julio, 1911.

Copia de una carta escrita por el pastor W. C. White

(Escrita desde el Sanatorio, California, 25 de julio de 1911, a los miembros de la Comisión de Publicaciones.)

Queridos hermanos: En la carta que incluyo, escrita a nuestros agentes misioneros del Estado, he hecho una breve declaración en cuanto a cambios que aparecen en la nueva edición de El conflicto de los siglos.

Un estudio de estos cambios podría hacer surgir la siguiente pregunta: “¿Tiene la Hna. White la autoridad y el derecho de hacer cambios en los escritos que ella ha publicado, tanto sea añadiendo u omitiendo, o haciendo cambios de cualquier naturaleza en la forma de expresión, la manera de describir, o el diseño de la argumentación?”

La simple explicación de algunos hechos relativos a la redacción de sus libros, y a la ampliación y el desarrollo de la historia del gran conflicto entre Cristo y Satanás, puede por sí misma constituir una respuesta a esta pregunta.

Generalmente se admite que en los discursos de la hermana White, presentados al público, ella hace uso de gran libertad y sabiduría en la selección de pruebas e ilustraciones, para hacer que las verdades reveladas en su visión resulten claras y evidentes en su presentación. También, el hecho de que seleccione hechos y argumentos que se adapten al auditorio a quien se dirige. Esto es esencial para lograr los mejores resultados con su discurso.

Y ella siempre ha creído y enseñado que era su deber usar la misma sabiduría que emplea en la selección de material para sus discursos, cuando elige y prepara material para sus libros.

Cuando mi madre estaba escribiendo El conflicto de los siglos, tomo 4, de 1882-1884, fue instruida con respecto al plan general del libro. Se le reveló que debía presentar un bosquejo del conflicto entre Cristo y Satanás como se desarrolló en los primeros siglos de la era cristiana, y en la gran Reforma del siglo XVI, de tal manera que preparara la mente del lector para que comprendiese claramente el conflicto que se desarrolla en la actualidad.

Mientras mi madre estaba escribiendo este libro, muchas de las escenas le eran presentadas una y otra vez en forma repetida en visiones nocturnas. La visión de la liberación del pueblo de Dios, como se presenta en el capítulo 40, se le repitió tres veces; y en dos ocasiones, una vez en su casa en Healdsburg, [California] y una vez en el Sanatorio de Santa Elena, los miembros de su familia, que dormían en piezas vecinas, fueron despertados de su sueño por su clamor claro y musical: "¡Helos aquí! ¡Helos aquí!" (Véase El conflicto de los siglos, p. 694).

Varias veces pensamos que el manuscrito del libro estaba ya listo para que trabajara el impresor, y entonces una visión de algún detalle importante del conflicto le era repetido, y mi madre solía escribir de nuevo sobre el tema, presentando la descripción en forma más completa y clara. Así, la publicación se demoró, y el libro aumentó en tamaño.

Mi madre consideró este nuevo libro como una ampliación del tema que anteriormente se había publicado bajo el título de Spiritual Gifts [Dones espirituales], tomo 1 (1858), y que ahora se encuentra en Primeros escritos, pp. 210-295.

Y a pesar de la instrucción divina con respecto al diseño del libro, que lo ha hecho tan útil para el público en general, mi madre creía que estaba dirigido mayormente al pueblo adventista de los Estados Unidos. Posteriormente, al prepararlo para una difusión más amplia, ella omitió unas pocas partes que habían aparecido en una edición anterior. Se pueden encontrar ejemplos de esto en el capítulo titulado "Las asechanzas del enemigo", páginas 518-530 [en inglés] (El conflicto de los siglos, pp. 572-585). Presentaremos la historia de este capítulo.

En el libro Spiritual Gifts, volumen I, publicado en 1858, y que ahora constituye la última parte del libro Primeros escritos, hay 42 artículos. El número 32, titulado “La codicia”, tiene cuatro párrafos que abarcan tres páginas en el último libro, y que tratan principalmente los siguientes temas:

  1. Satanás entrena a sus ángeles para que asechen al pueblo adventista.
  2. Les dice que mantengan a la iglesia adormecida.
  3. Los odiados observadores del sábado están sacando a la luz los temas de Satanás.
  4. Satanás procura que los poseedores de tierras y dinero se consuman con cuidados.
  5. Los induce a amar e idolatrar al mundo.
  6. También procura que estas personas mantengan todos los recursos posibles dentro de sus filas [de las de Satanás].
  7. Busca perturba las reuniones de los hijos de Dios y causar confusión.
  8. Quiere destruir el amor de unos por otros.
  9. Intenta desalentar y desanimar a sus ministros.
  10. Procura que se coloque en ellos una disposición rencorosa que los lleve a dar con moderación.
  11. Satanás conduce a todos a que sean indulgentes con sus vicios habituales.
  12. Se regocija por la locura de aquellos que caen en sus lazos.
  13. La experiencia de Judas es un ejemplo.
  14. Cristo es deshonrado por medio de los actos de los cristianos.
  15. Dios no se complace con el egoísmo.
  16. Cada oportunidad debiera ser aprovechada para que se haga el bien unos a otros.

En este artículo, diez de los dieciséis temas mencionados se tratan en los primeros párrafos de 37 líneas.

En la edición de El conflicto de los siglos de 1884, volumen IV, este mismo tema, o parte de él, se trata bajo el encabezado “Las asechanzas del enemigo”, y abarca catorce páginas.

Los dos primeros temas se tratan en el primer párrafo de diez líneas. El tercer tema, relacionado con los observadores del sábado que sacan a luz temas de Satanás y su odio por ellos, se extiende para ocupar cinco párrafos.

Los temas 4 al 6 se aumentan a tres párrafos que ocupan toda una página.

El séptimo tema, en relación con los esfuerzos de Satanás para producir distracción en las reuniones del pueblo de Dios, se aumenta ocupando cuatro párrafos que abarcan casi dos páginas.

El tema 8 ocupa casi una página.

Luego se incluyen nuevos temas que tratan mayormente con doctrinas falsas que Satanás trata de introducir entre el pueblo de Dios. Esto ocupa unas ocho páginas hasta el final del capítulo.

El tratamiento que se le da a este capítulo, en el cual mi madre amplia los temas que se tratan brevemente en sus escritos anteriores, es una ilustración de la forma en que ella trata muchos de los temas que se le revelan en visión.

En sus primeras visiones, las vidas de los patriarcas, la misión y las enseñanzas de Cristo y sus discípulos, y cómo se desarrolló el conflicto en la iglesia de Cristo, desde su ascensión hasta nuestros días, le fueron presentados al principio en forma de bosquejo, y fueron redactados en artículos breves y abarcantes como los hallamos en Primeros escritos.

En años posteriores, un grupo de temas tras otro se le mostró en visión reiteradamente, y la revelación traía cada vez en forma más clara los detalles de todo el tema o de algunos de sus aspectos.

Consecuentemente mi madre escribió y publicó sus visiones del gran conflicto varias veces, y cada vez en forma más completa.

Lo que se publicó con respecto a la caída de Satanás, la caída del hombre, y el plan de salvación, en Primeros escritos, ocupó ocho páginas. Los mismos temas, que se publicaron en Patriarcas y profetas, ocuparon treinta páginas y de mayor tamaño.

Lo que se publicó en 1858 sobre la vida de Cristo, según se encuentra en Primeros escritos, ocupó 40 páginas. Lo mismo, según aparece publicado en 1878, ocupó más de 600 páginas de Spirit of Prophecy, tomos 2 y 3. Y como aparece ahora publicado en El Deseado de todas las gentes y en Palabras de vida del gran Maestro, ocupa más de mil páginas.

En El conflicto de los siglos, tomo 4, publicado en 1885, en el capítulo “Las asechanzas del enemigo”, hay tres páginas o más de material que no se usaron en las ediciones posteriores, las cuales se prepararon para ser vendidas por nuestros colportores al público en general. Es una lectura de las más excelentes e interesantes para los observadores del sábado, pues señala la obra que Satanás hará en persuadir a los ministros populares y a los miembros de iglesias para que consideren al domingo como día de reposo, y para que persigan a los observadores del sábado. [En forma concurrente se halla también en Testimonios para los ministros, pp. 480-483, edic. 1961; 472-475, edic. 1977.]

No se incluyó porque fuera menos verdadero en 1888 que en 1885, sino porque mi madre pensó que no era sabio decir estas cosas al público en general, a quien el libro sería vendido en los años futuros.

Con referencia a esto, y a otros pasajes de sus escritos que han sido admitidos en ediciones posteriores, a menudo ella dijo: “Estas declaraciones son verdad, y son útiles para nuestro pueblo; pero para el público en general, para quienes este libro se está ahora preparando, están fuera de lugar. Cristo dijo a sus discípulos: ‘Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis sobrellevar’. Y Cristo enseñó a sus discípulos a ser ‘prudentes como serpientes y sencillos como palomas’. Por lo tanto, como es más probable que más almas sean ganadas para Cristo mediante este libro sin este pasaje que con él, que sea omitido".

Con respecto a cambios en formas de expresión, mi madre ha dicho a menudo: “Las verdades esenciales deben ser presentadas claramente; pero hasta donde sea posible deben ser dichas con lenguaje que gane, más bien que con lenguaje ofensivo”.

Con respecto a pasajes que pueden despertar controversias agudas y no provechosas, mi madre ha dicho: “Todo lo que se dice en El conflicto de los siglos con respecto a la arrogancia y a las pretensiones del papado es cierto. Muchas de las evidencias históricas relativas a estos hechos han sido destruidas a propósito; sin embargo, para que el libro sea del mayor beneficio para católicos y para otros, y para que puedan evitarse innecesarias controversias, es mejor que todos los párrafos relativos a declaraciones del papa y pretensiones del papado, se expresen en forma tan moderada que sea fácil y claro poder probarlas por las historias aceptadas que están al alcance de nuestros ministros y estudiantes".

En armonía con esto, mi madre ha aprobado plenamente cada uno de los siguientes cambios:

Página 50. Edición antigua: “Aun más, el papa se arrogaba los mismos títulos de la Deidad. Se declara a sí mismo ‘Señor Dios el Papa’, asume infalibilidad y demanda que todos los hombres le rindan homenaje. Y así, la misma pretensión que sostuvo Satanás cuando tentó a Cristo en el desierto, la sostiene aún por medio de la iglesia de Roma, y muchos son los que están dispuestos a rendirle homenaje”.

La nueva edición: “Aun más, al papa se le han dado los títulos propios de la divinidad. Se le ha titulado ‘Señor Dios el Papa’ (véase el Apéndice), y se le ha declarado infalible. Exige que todos los hombres le rindan homenaje. La misma pretensión que sostuvo Satanás cuando tentó a Cristo en el desierto, la sostiene aún por medio de la iglesia de Roma, y muchos son los que están dispuestos a rendirle homenaje”.

(Al término de este pasaje en la nueva edición, que dice “Señor Dios el Papa”, se hace referencia al pie de la página para que el lector vaya a una nota en el Apéndice, en la que podrá ver cómo encontrar estas mismas palabras en el original en Latín en una glosa autorizada de la ley canónica romana.)

Página 234 (en relación a los judíos) edición antigua: “Libres de todo lazo terrenal y de todo interés humano”, etcétera.

La nueva edición: “Libres de lazo terrenal y de todo interés humano”, etcétera.

Página 235. Edición antigua: “Pero bajo esta fingida mansedumbre, ocultaban propósitos criminales y mortíferos”.

Nueva edición: “Pero bajo esta fingida mansedumbre, ocultaban a menudo propósitos criminales y mortíferos”.

Página 567. Edición antigua: “El hecho de que la iglesia asevere tener el derecho de perdonar pecados conduce a los romanistas a sentirse libres para pecar”, etcétera.

Nueva edición: “El hecho de que la iglesia asevere tener el derecho de perdonar pecados induce a los romanistas a sentirse libres para pecar”, etcétera.

Página 266. Edición antigua: “Los 1260 años de la supremacía papal comenzaron en el año 538 de J. C. y por lo tanto terminarían en 1798”.

Nueva edición: “Los 1260 años del dominio temporal del papa comenzaron en el año 538 de J. C. y debían terminar en 1798”.

Página 439. Antigua edición: “Este período, como fue indicado en capítulos anteriores, empezó con la supremacía del papado, en el año 538 de J. C., y terminó en 1798. En ese momento, cuando el papado fue abolido y el papa fue hecho prisionero por el ejército francés, el poder papal recibió su golpe mortal y quedó cumplida la predicción: ‘Si alguno lleva en cautiverio, al cautiverio irá’”.

Nueva edición: “Este período, como fue indicado en capítulos anteriores, empezó con la supremacía del papado, en el año 538 de J. C., y terminó en 1798. Entonces, el papa fue hecho prisionero por el ejército francés, el poder papal recibió su golpe mortal y quedó cumplida la predicción: ‘Si alguno lleva en cautiverio, al cautiverio irá’”.

Página 579. Edición antigua: “La herida mortal que le fue ocasionada se refiere a la abolición del papado en 1798”.

Nueva edición: “La herida mortal que le fue ocasionada se refiere a la caída del papado en 1798”.

Páginas 580, 581. Edición antigua: “Poco saben los protestantes lo que hacen cuando se proponen aceptar la ayuda de Roma en la obra de exaltar el domingo. Mientras que se los lleva a realizar su propósito, se ayuda a Roma a reestablecer su poder, recuperar su supremacía perdida. Dejad que la historia testifique de sus esfuerzos arteros y persistentes para insinuarse en los asuntos de las naciones; y obtener un asidero, para extender sus propios objetivos, incluso a riesgo de la ruina de príncipes y del pueblo. El romanismo abiertamente reclama que el papa ‘puede pronunciar sentencias y juicios en contra de los derechos de las naciones, de la ley de Dios y del hombre’.

“Y téngase presente que Roma se jacta de no variar jamás. Los principios de Gregorio VII y de Inocencio III son aún los principios de la iglesia católica romana; y si sólo tuviese el poder, los pondría en vigor con tanta fuerza hoy como en siglos pasados. Establézcase en los Estados Unidos el principio de que la iglesia puede emplear o dirigir el poder del estado; que las leyes civiles pueden hacer obligatorias las observancias religiosas; y el triunfo de Roma quedará asegurado en este país”.

Nueva edición: “La historia prueba lo astuta y persistente que es en sus esfuerzos por inmiscuirse en los asuntos de las naciones, y para favorecer sus propios fines, aun a costa de la ruina de príncipes y pueblos, una vez que logró entrar. En el año 1204, el papa Inocencio III arrancó de Pedro II, rey de Aragón, este juramento extraordinario: ‘Yo, Pedro, rey de los aragoneses, declaro y prometo ser siempre fiel y obediente a mi señor, el papa Inocencio, a sus sucesores católicos y a la iglesia romana, y conservar mi reino en su obediencia, defendiendo la religión católica y persiguiendo la perversidad herética’. Esto está en armonía con las pretensiones del pontífice romano con referencia al poder, de que ‘él tiene derecho de deponer emperadores’ y de que ‘puede desligar a los súbditos de la lealtad debida a gobernantes perversos’.

Y téngase presente que Roma se jacta de no variar jamás. Los principios de Gregorio VII y de Inocencio III son aún los principios de la iglesia católica romana; y si sólo tuviese el poder, los pondría en vigor con tanta fuerza hoy como en siglos pasados. Poco saben los protestantes lo que están haciendo al proponerse aceptar la ayuda de Roma en la tarea de exaltar el domingo. Mientras ellos tratan de realizar su propósito, Roma tiene su mira puesta en el restablecimiento de su poder, y tiende a recuperar su supremacía perdida. Establézcase en los Estados Unidos el principio de que la iglesia puede emplear o dirigir el poder del estado; que las leyes civiles pueden hacer obligatorias las observancias religiosas; en una palabra, que la autoridad de la iglesia con la del estado debe dominar las conciencias, y el triunfo de Roma quedará asegurado en este país”. –Carta de W. C. White, 25 de julio de 1911.

Una declaración de Elena G. de White respecto de la edición de El conflicto de los siglos de 1911

Hace pocos días recibí un ejemplar de la nueva edición del libro El conflicto de los siglos, recientemente impreso en Mountain View, y también un ejemplar similar impreso en Washington. El libro me agrada. He pasado muchas horas revisando sus páginas, y veo que las casas editoras han hecho un buen trabajo.

Aprecio el libro El conflicto de los siglos más que la plata y el oro, y deseo grandemente que llegue a poder del pueblo. Mientras escribía el manuscrito de El conflicto de los siglos, a menudo era consciente de la presencia de ángeles de Dios. Y muchas veces las escenas acerca de las cuales estaba escribiendo me eran presentadas de nuevo en visiones nocturnas, de manera que resultaban frescas y vívidas en mi mente.

Recientemente fue necesario que este libro fuera recompuesto, porque las planchas de electrotipo estaban muy gastadas. Me ha costado mucho que esto se hiciera, pero no me quejo, porque cualquiera sea el costo, aprecio esta nueva edición con gran satisfacción.

Ayer leí lo que W. C. White escribió recientemente a los agentes de colportaje y a los hombres responsables de nuestras casas editoras con respecto a esta última edición de El conflicto de los siglos, y creo que él ha presentado el asunto en forma correcta y bien.

Cuando supe que El conflicto de los siglos debía ser recompuesto, determiné que examinaríamos muy detenidamente todas las cosas, para ver si las verdades contenidas estaban presentadas de la mejor manera, para convencer a aquellos que no son de nuestra fe acerca de que el Señor me ha guiado y sostenido en la tarea de escribir sus páginas.

Como resultado del examen que hicieron de él nuestros ayudantes más experimentados, se han propuesto algunos cambios de palabras. He examinado cuidadosamente estos cambios, y los he aprobado. Estoy agradecida de que todavía vivo y tengo la fuerza y la claridad mental para ésta y para otras obras de carácter literario.

Mientras preparaba el libro Los hechos de los apóstoles, el Señor ha mantenido mi mente en perfecta paz. Este libro estará pronto listo para su impresión. Cuando este libro esté listo para ser publicado, si el Señor ve conveniente permitirme que descanse, diré amén, y amén. Si el Señor me alarga la vida, continuaré escribiendo y dando mi testimonio en la congregación del pueblo en la medida en que el Señor me dé fuerza y me guíe.

Hay ahora una gran obra por hacer para la salvación de las almas en nuestro país. Debe haber un despertar general por parte de nuestro pueblo, y hacerse esfuerzos renovados para llevar la luz de la verdad presente ante el mundo. En las ciudades, pueblos y poblados, de toda forma posible, hagan que la luz brille. Se necesitan misioneros en todas partes, y cientos de obreros de nuestras filas deben llevar adelante la luz de la verdad a aquellos que no la conocen. Los mensajeros de la verdad deben ser despertados plenamente. El

Señor les dice, “Dejen que la luz avance en advertencias y en abrir el camino y al explicar las Escrituras al pueblo”.

Día a día se nos abren oportunidades de oro para que nuestras publicaciones avancen como mensajeros silenciosos de la verdad. Que hombres y mujeres sean seleccionados para la obra del colportaje –no de los elementos inestables y descuidados, sino de aquellos que llevan la carga por la difusión del conocimiento de la verdad. En este tiempo se necesitan una visión entusiasta y habilidades consagradas. No hagan que éstos sientan que deben trabajar duro para obtener permiso para predicar. El Señor está llamando a obreros eficientes en muchas de las líneas de servicio. Si hay una labor más importante que otra, es la de poner ante el pueblo las publicaciones que les explicarán la Palabra de Dios.

Los padres deben tener en cuenta que sus hijos son constantemente asechados por la tentación. Recibirán fuerza para resistir la tentación si estudian con profundo interés de corazón los libros que contienen la luz de la verdad para este tiempo. Padres, no alienten a sus hijos a que lean la literatura que nos los ayudará espiritualmente. No los alienten a leer la historia de la vida de Cristo en forma de novela. Necesitamos que se haga una preparación sólida y decidida para el gran día de Dios.

Dios llama a que se haga obra misionera en nuestros hogares. Años han pasado a la eternidad sin que se haga la obra de la conversión que se podría haber realizado en nuestras familias. Muchos de nuestros jóvenes no están siendo entrenados para la obra que se necesita hacer. Deben dejar que la luz de la verdad brille continuamente en sus vidas. –Carta 56, 1911. (A F. M. Wilcox, 25 de julio de 1911, desde el Sanatorio, California)”.

Patrimonio de Elena G. de White

Washington, D. C.

Marzo de 1962. Mecanografiado nuevamente: Marzo de 1989.




¿Cómo se escribieron los libros de Elena G. de White?


CÓMO SE ESCRIBIERON LOS LIBROS DE ELENA DE WHITE

SERMONES DIRIGIDOS A LOS PROFESORES Y ESTUDIANTES EN LA ESCUELA BÍBLICA AVANZADA DE 1935, ANGWIN, CALIFORNIA

Por W. C. White

Parte I – 18 de junio, 1935

Tengo en mi mano izquierda un pequeño libro de 219 páginas. En este pequeño volumen se encuentra un breve resumen de “La gran controversia entre Cristo y sus ángeles y Satanás y sus ángeles”. Éste fue el primer intento de Elena G. de White por describir este conflicto como ocurrió en las vidas de los patriarcas, la vida de Cristo y sus apóstoles, y los héroes de la iglesia cristiana, así como también su desarrollo en los momentos finales de dicho conflicto. Este libro salió en 1858, unos setenta y siete años atrás.

En mi mano derecha, tengo cuatro grandes volúmenes, que cubren el mismo tema, y con la mayor parte de la historia mucho más ampliada. El título de tapa de esta serie es “Spirit of Prophecy” [Espíritu de Profecía]. El título interior es “La gran controversia entre Cristo y sus ángeles y Satanás y sus ángeles”. El primer volumen se imprimió en 1870, el segundo en 1877, el tercero en 1878 y el cuarto en 1884. Había 1750 páginas en estos cuatro volúmenes.

En el púlpito, ante mí, está la tercera serie y la última que contiene la última y más completa descripción de las revelaciones que se le dieron a Elena G. de White respecto a este extraordinario conflicto. Los cinco volúmenes de “La serie del Conflicto de los Siglos”, con El camino a Cristo, Palabras de vida del gran Maestro, y El discurso maestro de Jesucristo abarcan casi 4500 páginas.

Muchos que han leído estos libros y han encontrado en ellos instrucción oportuna y ayuda en su experiencia cristiana, desean conocer lo que podamos decirles acerca de la forma en que se escribieron. Primero debemos describir las características mecánicas del trabajo, y después hablar de su carácter espiritual.

El segundo volumen de Spiritual Gifts [Dones espirituales] fue publicado en 1860. Era una reseña biográfica de su Christian Experience, Views and Labors in Connection With the Rise and Progress of the Third Angel’s Message [Experiencia cristiana, visiones y trabajos en relación con el surgimiento y el progreso del mensaje del tercer ángel].

Después de la publicación del segundo volumen, escribió veintiún capítulos sobre la historia del Antiguo Testamento desde la creación al Éxodo y la entrega de la Ley de Dios en el Sinaí. Éstos se publicaron en el tercer volumen. También escribió dieciséis capítulos en 120 páginas sobre las experiencias de los israelitas desde el Sinaí hasta David y Salomón. Éstos, junto con un artículo sobre salud y una reimpresión de los Testimonios 1 al 10, formaron parte del cuarto volumen de Spiritual Gifts [Dones espirituales]. La mayoría de los escritos se prepararon en 1865 antes de hacer el viaje hacia el este que ocupó los últimos cinco meses del año. Los dos volúmenes se imprimieron en 1864.

En relación con la historia de la escritura y publicación de los primeros libros de Elena G. de White, es nuestra intención relacionar los incidentes conectados con su producción en forma bastante completa en nuestra serie de artículos que aparecerán en la Review. Por tanto, en lo que presentamos a ustedes hoy, comenzaremos desde el momento cuando mi memoria registra el trabajo.

La mayor parte de la escritura de estos cuatro libros [Spiritual Gifts, vols. I-IV] se realizó en Battle Creek en una pequeña casa en la calle Wood, frente al final oeste de la calle Champion. La familia White ocupó esta casa desde 1857 hasta 1863. Al comienzo mi madre escribía en el cuarto para las visitas que estaba en la esquina noroeste de la planta baja, un cuarto de unos 3 por 3,60 metros, con una ventana hacia el norte. Posteriormente, cuando se le hicieron adiciones a la casa, escribía en el primer piso, en el cuarto que da hacia el este, que tenía dos ventanas hacia el este.

El cuarto más grande con sus dos ventanas, que daba paso a la luz del sol matinal, era una delicia para ella, de beneficio para su salud y una bendición para su trabajo. Allí podía estar sola, y fuera del alcance de los ruidos del comedor y la cocina. Raramente usaba una mesa o escritorio común, más bien escribía sentada en una silla mecedora baja y pesada, con una tabla que tenía una bisagra para levantarla y usarla para apoyar el brazo derecho, y que servía como tabla de escritura.

Al regresar al hogar desde las oficinas de la Review and Herald, Jaime White recibía frecuentemente el saludo de su esposa con la siguiente declaración, “Jaime, quiero que oigas lo que he estado escribiendo”. Entonces, él descansaba sobre el sofá en la sala de estar, y mi madre le leía lo que había escrito durante la mañana. Nunca me olvidaré del gozo que compartían juntos a medida que ella producía, de tiempo en tiempo, instrucción preciosa para la iglesia, e interesantes artículos históricos en relación con capítulos importantes de la era de los patriarcas y de la era cristiana.

A veces, decía, “Jaime, aquí hay un artículo que debe ser impreso. Es un testimonio sobre la experiencia cristiana, y deseo que lo oigas y me ayudes a prepararlo para la imprenta”. Ella era una buena lectora, hablaba lento y claramente. Si su esposo hallaba debilidades en la composición, como tiempos de verbos mal usados, o falta de concordancia entre sujeto, sustantivo y verbo, sugería correcciones gramaticales. Ella incorporaba estas correcciones en su manuscrito y luego continuaba leyendo.

Recuerdo uno o dos años después, cuando estaba escribiendo sobre los primeros patriarcas, que el pastor J. N. Andrews estaba visitando nuestro hogar. Al terminar la cena, mi madre propuso leerles a él y a mi padre lo que había estado escribiendo. El pastor White y el pastor Andrews eran oyentes atentos y, un día después de que se les leyeran dos o tres capítulos, el pastor Andrews dijo, “hermana White, ¿ha leído usted alguna vez Paradise Lost [El paraíso perdido] de Milton?

“No”, respondió.

“¿Ha leído usted alguno de sus escritos?”

Nuevamente respondió, “no”.

Pocas semanas después, él trajo una copia de Paradise Lost [El paraíso perdido], y les leyó a mi padre y mi madre algunas descripciones que Milton hacía de las experiencias de Lucifer en su gran rebelión. Posteriormente, trajo una copia nueva que había comprado y se la dio a mi madre.

Ella se lo agradeció, y lo miró por unos pocos minutos sin abrirlo, lo puso sobre un estante alto del armario construido detrás de la cocina y bajo el soporte de la chimenea. Allí quedó el libro muchos días y varios años.

En vista de que uno de nuestros más amados profesores hizo una declaración descuidada en cuanto a que Paradise Lost [El paraíso perdido] de Milton era un libro favorito de la hermana White, y que lo leía a menudo, pienso que es importante dejar bien en claro, y agregar a lo dicho anteriormente, que nunca vi el poema de Milton en sus manos, y nunca la vi leyéndolo. Nunca oí que hiciera referencia al libro, excepto en una o dos ocasiones, cuando les declaraba a los visitantes lo que les he relatado, y decía que sentía que no debía estudiar lo que alguien había escrito en relación con la rebelión en el cielo hasta que hubiera terminado de escribir por completo lo que se le había revelado.

Prefería estar a solas cuando escribía, pero durante el invierno y la primavera de 1862 y 1863, mientras estaba escribiendo el tercer volumen de Spiritual Gifts [Dones espirituales] y cuidándome al mismo tiempo, se me permitió jugar silenciosamente en su cuarto. Recuerdo muy bien su escaso mobiliario. Su gran silla para escribir era la pieza más importante del mobiliario del cuarto. Había una cómoda vieja y pequeña, en la cual tenía sus escritos, algunas sillas comunes de respaldo recto, y una serie de estantes para libros en los cuales estaban su Biblia, la Concordancia, el Diccionario Bíblico y otros pocos libros.

Mi madre preparaba la mayoría de sus escritos por la mañana. A veces escribía antes del desayuno, y generalmente dedicaba la mayoría de la tarde a coser, tejer o trabajar en el jardín. A veces iba de compras.

Algunas veces, después que mi madre leía a su esposo un testimonio personal importante, surgía la pregunta, “¿Qué debemos hacer con esto? Ante todo, debe ser enviado a la persona para quien se dio el testimonio, y luego, en razón de que la instrucción que contiene serviría a muchos más, debe ser para ellos. ¿Cómo se los damos?” Mi madre decía, “Yo he hecho mi parte en escribir lo que Dios me ha revelado. Tú y tus asociados, que llevan la carga de la obra para todo nuestro pueblo, deben decidir qué uso debe dársele”.

En años posteriores, ella habló de este asesoramiento con sus hermanos, como sigue:

En los primeros días de esta causa, si algunos de los hermanos dirigentes se hallaban presentes cuando se recibían mensajes del Señor, consultábamos con ellos en cuanto a la mejor manera de presentar la instrucción delante de los hermanos. A veces se decidía que era mejor no leer ciertas porciones delante de una congregación. A veces, aquellos cuya conducta era reprochada pedían que los mensajes que hacían resaltar sus errores y peligros fueran leídos delante de otros para que ellos también se beneficiaran.- Mensajes selectos, tomo 1, p. 58.

En el otoño de 1863, el pastor Jaime White vendió su hogar en la calle Wood y compró una casa sin terminar en un terreno de más de una hectárea, en la esquina noreste de las calles Washington y Champion. Ocupó esta casa por varios años. Tenía cuartos grandes con buenos techos altos, y mi madre, que siempre sentía la necesidad de mucho aire fresco y luz solar, estaba tremendamente agradecida de que podía vivir y trabajar en un cuarto de 4,5 por 4,5 metros con un techo a una altura de más de tres metros.

A medida que los años pasaban, y se incrementaba el número de creyentes, se necesitaban más libros. Los hermanos pidieron que se reimprimieran los libros pequeños de Spiritual Gifts que habían aprendido a apreciar. Pero la hermana White no consintió en esto. Después de su publicación, había recibido más visiones en las cuales las escenas se repetían con más detalles. Algunas de las revelaciones adicionales se habían escrito y publicado en artículos en la Review y en Testimonies for the Church [Testimonios para la iglesia], los números 11 al 16, y también en los capítulos que se usaron posteriormente en Spirit of Prophecy [Espíritu de Profecía], los volúmenes 1, 2 y 3.

La forma en que se escribieron los libros de Elena G. de White se entenderá mejor si relatamos, con algunos detalles, la manera en que se llevó a cabo esta tarea con El conflicto de los siglos y El Deseado de todas las gentes.

El conflicto de los siglos

Cuando en 1878 se publicó el tercer volumen de Spirit of Prophecy [Espíritu de Profecía], Jaime y Elena White tenían la esperanza que publicarían el cuarto volumen al año siguiente. Pero el pedido de asistencia a las reuniones y la salud débil del pastor White, frustraron este plan.

No fue hasta el otoño de 1883, un año después de la muerte de mi padre, que comenzó la tarea de acomodar los capítulos ya escritos y completar los huecos con gran responsabilidad. Fue mi privilegio estar bastante con mi madre en su hogar de Healthburg y ser testigo de su emprendimiento. Al comienzo, su plan era resumir la historia de los hechos de los apóstoles desde donde había quedado en el tercer volumen. Pero fue instruida en visiones nocturnas a que adoptara el plan que ahora se ve en el libro El conflicto de los siglos.

Se le reveló de que debía presentar un bosquejo del conflicto entre Cristo y Satanás como se había desarrollado en los primeros siglos de la era cristiana y en la gran Reforma del siglo dieciséis, en tal forma que preparara la mente del lector para comprender claramente el conflicto como se desarrolla en nuestros días.

Mientras mi madre estaba escribiendo el libro, muchas de las escenas se le presentaban una y otra vez en visiones nocturnas. La visión de la liberación del pueblo de Dios, como aparece en el capítulo 40, se repitió tres veces; y en dos ocasiones, una en el hogar de Healdsburg, y una en el Sanatorio de Santa Helena. Miembros de su familia, que dormían en los cuartos cercanos, fueron despertados de su sueño por su grito claro y musical, “¡Helos aquí! ¡Helos aquí!” (Ver El conflicto de los siglos, p. 694).

Ahora podemos ver que la instrucción divina respecto al plan del libro, lo ha hecho útil para el público en general. No obstante, mi madre lo consideró, como a todos sus libros anteriores, un mensaje principalmente para la iglesia e incluyó algunos asuntos que eran especialmente útiles para los Adventistas del Séptimo Día.

Una explicación detallada de cómo se realizó el trabajo día a día, revive en mi memoria los pasos que se tuvieron en cuenta:

1. La postergación de los artículos relacionados con los hechos de los apóstoles que había intentado usar.

2. La reunión de los manuscritos que describían la destrucción de Jerusalén y la apostasía de la iglesia cristiana.

3. Estos asuntos los leería de sus manuscritos diariamente por dos o tres horas por vez, a mi o a la hermana Davis.

4. La lectura se interrumpía con comentarios en relación con la fuerza de la descripción, la extensión del capítulo, la aparición de repeticiones y la ausencia de algunas características de la historia.

5. Se le encargó a la hermana Davis la tarea de seleccionar la mejor presentación, en las partes donde había dos o tres manuscritos sobre el tema; también tenía la tarea de eliminar toda repetición innecesaria, y el arreglo de párrafos para que lograra que la presentación del tema estuviera conectado y con energía.

6. Mi madre asumió la carga de escribir las partes esenciales de la historia que todavía no se habían presentado. La meditación en oración a menudo hacía que recordara claramente las visiones que se le habían dado en los años anteriores.

Durante este tiempo, estuve varias semanas en Healdsburg viviendo en su hogar mientras trabajaba mitad del tiempo para el Colegio de Healdsburg, y mitad para mi madre. Por tanto, sé cómo se hizo el trabajo.

Después de dedicar las mañanas a escribir, mi madre se distendía por las tardes. Con su pareja de pequeños ponies negros, se recreaba en una salida por la campo.

Después de que la hermana Davis arreglaba un capítulo, se lo leía a la hermana White, que a menudo discernía que tenía algo más que agregar. También, cuando la hermana White había escrito una nueva sección, por lo general se la leía a la hermana Davis, e incluso a otros miembros de la familia que tuvieran tiempo para escuchar.

Dos veces al día la familia se reunía en la sala para adorar. Éstas eran ocasiones preciosas. A veces, durante el primer año de esta tarea, cuando el hermano y la hermana Lockwood fueron sus mayordomo y ama de llaves; junto con las hermana J. L. Ings, su fiel copista; Marian Davis, su secretaria; Addie y May Walling, sus sobrinas; y Edith Donaldson, una joven del internado, mi madre nos relataba alguna historia de sus primeras experiencias, y a todos nos gustaba. Posteriormente, a medida que se ocupó más en escribir, dejó de relatarnos historias.

La hermana White no era una escritora mecánica. Las profundas impresiones que causaba sobre el lector con porciones de sus obras publicadas, se deben mayormente a su propia intensidad de sentimientos mientras escribía.

Cada tanto hacía referencia al profundo sentimiento emocional mientras escribía los mensajes solemnes del cielo a un mundo que perece. Al pastor Smith le escribió lo siguiente en una carta del 19 de febrero de 1884:

Escribo de quince a veinte páginas por día. Son ahora las once, y ya he escrito catorce páginas a mano para el tomo 4...

Al escribir sobre mi libro, me siento intensamente conmovida. Quiero publicarlo cuanto antes, pues nuestro pueblo lo necesita mucho. Lo completaré el próximo mes si el Señor me da salud, como él lo ha hecho hasta ahora. Me ha sido imposible dormir por la noche, pensando en las cosas importantes que deberán ocurrir. Tres horas de sueño, y a veces cinco, es lo más que puedo tener. Mi mente está tan profundamente emocionada que no puedo descansar. Escribo, escribo, escribo, y siento que debo hacerlo y que no debo demorarme.

Grandes cosas están delante de nosotros, y queremos despertar al pueblo de su indiferencia para que se prepare para ese día. Cosas que son eternas se agolpan delante de mis ojos día y noche. Las cosas que son temporales se esfuman de mi vista.- Sin fecha, carta 7, 1884 (véase Mensajes selectos, tomo 3, pp. 123-124).

A menudo escribía sobre el tema que estaba trabajando. Y, a veces, había diferencia de opinión entre ella y los publicadores en relación con la cantidad del material que debería usarse. La hermana White se sentía más complacida cuando un tema se presentaba en la forma más completa, y los publicadores a menudo presionaban para que el asunto se abreviara o condensara, y así los libros no fueran tan extensos. Por esta razón, había ocasiones cuando, después de que se preparaban capítulos importantes y se los enviaba a la imprenta, ella recibía una nueva presentación del tema y tenía que escribir material adicional e insistir para que se lo incorporara. Esta experiencia se aplicó especialmente a El gran conflicto, volumen IV.

En el otoño de 1884, el libro estaba listo para su distribución. El precio se uniformó para toda la serie en un dólar por libro. En poco tiempo, se vio que el libro podía venderse a todo público, así que los publicadores tomaron las planchas originales e imprimieron una edición en mejor papel. Se incorporaron ilustraciones y se experimentó venderlo como un libro con una suscripción de un dólar con cincuenta centavos. Durante los primeros cuatro años, después de su publicación, se imprimieron y vendieron diez ediciones.

En 1885, mi madre y yo fuimos enviados a Europa, y allí surgió la cuestión respecto de la traducción de este libro maravilloso al alemán, francés, danés y sueco. Mientras mi madre consideraba la propuesta, decidió adicionarle material.

El contacto de mi madre con los europeos le hizo recordar varias cosas que se le habían presentado en visión durante los años anteriores, algunas de ellas dos o tres veces, y otras escenas muchas veces. Cuando visitó los lugares históricos y estuvo en contacto con la gente, su memoria se avivó y fue capaz de escribir más gráficamente en relación con muchas cosas, y por eso fue que decidió agregar más material al libro. Hizo esto, y los manuscritos se prepararon para traducir.

La mayoría de la investigación para las declaraciones históricas que se usaron en las nuevas ediciones europeas y americanas de El gran conflicto, se hicieron en Basel, donde pudimos tener acceso a la gran biblioteca del pastor Andrews, y donde los traductores tuvieron acceso a las bibliotecas universitarias.

Veinticinco años después, en 1911, cuando volvimos sobre el tema con el propósito de insertar referencias a las citas históricas, había algunas referencias que no pudimos localizar. En algunos casos encontramos que otros historiadores hacían referencias al mismo punto. Éstas estaban en libros que eran accesibles en muchas bibliotecas públicas. Cuando le comentamos esto a mi madre, dijo, “Usen aquellas de las que puedan hacer referencia, para que el lector del libro, si desea ir a la fuente y encontrarla, pueda hacerlo”.

Su interés por lo que vio en Europa, y la relación de esto con sus escritos, especialmente en relación con la Reforma, se expresa en una parte de su diario que escribió en Basel, el 15 de mayo de 1887:

Recién hemos regresado de visitar Zurich. Es una ciudad más hermosa que Basel. La parte antigua de la ciudad contiene muchos lugares históricos de interés. Visitamos la catedral… Este edificio fue levantado por Carlomagno. Reunimos muchos asuntos de interés que usaremos. Zwinglio predicó en esta iglesia en 1518…

Visitamos un edificio antiguo que había sido una iglesia donde predicó Zwinglio. Allí había una gran estatua de Zwinglio con la vestimenta de cuando él era capellán del ejército y fue muerto. Tenía su Biblia en una mano, y la otra descansaba sobre la espada. Tenía puesto un vestido o capa que le llegaba hasta los pies, que era usada por los clérigos de esos días. Este monumento está sobre su tumba. Ingresamos al edificio y encontramos que se usaba como biblioteca para libros antiguos en latín, griego y lenguas muertas. Vimos la verdadera Biblia que Zwinglio usó y cartas escritas por su propia mano.

Recién hemos estado escribiendo sobre los reformadores –Wicleff, Jerónimo, Juan Huss, Zwinglio y otros reformadores, así que estaba muy interesada en todo lo que vi.- Manuscrito 29, 1887.

En su ministerio público, mi madre siempre mostró una habilidad para seleccionar del almacén de la verdad, asuntos que se adaptaban bien a las necesidades de la congregación que tenía ante ella; y siempre pensaba que, en la selección del asunto para publicar en sus libros, se debía mostrar un criterio sano en la selección, que concordara mejor con las necesidades de aquellos que leerían el libro.

Por tanto, cuando salió la nueva edición de El gran conflicto en 1888, como era la intensión que circulara alrededor del mundo, se dejaron afuera unas veinte páginas de una cuestión –cuatro o cinco páginas en un lugar- que era de mucha instrucción para los adventistas en Estados Unidos, pero que no era apropiado para los lectores de otras partes del mundo. Un ejemplo de esto se puede encontrar en el capítulo titulado “Las asechanzas del enemigo”, páginas 572-585, en la edición de 1911.

El uso de escritos históricos

En sus escritos que tienen relación con los eventos de la historia antigua y moderna, y especialmente la historia de la gran reforma del siglo dieciséis, citó a varios historiadores. Éstas aparecían generalmente entre comillas, pero sin dar crédito en forma específica a los historiadores de donde habían sido obtenidas. Cuando los historiadores expresaban lo que ella deseaba presentar, pero en un lenguaje más extenso de lo que ella deseaba, parafraseaba la declaración, usando algunas palabras del libro y algunas propias. De esta forma fue capaz de presentar declaraciones fuertes y comprensibles en forma breve. En relación con este uso del material que ella copiaba de autores confiables, dijo:

Los grandes acontecimientos que marcaron los pasos de reforma que se dieron en siglos pasados, son hechos históricos harto conocidos y universalmente aceptados por el mundo protestante, que nadie puede negar. Esa historia la he presentado brevemente, de acuerdo con el fin y objeto de este libro y con la concisión que necesariamente debe observarse, condensando los hechos en forma compatible con una comprensión apropiada de su aplicación. En algunos casos cuando encontré que un historiador había reunido los hechos y los había presentado en forma breve, dando un punto de vista comprensible del tema, o agrupado los detalles en forma conveniente, se citaron sus palabras; pero excepto en unos pocas casos, no se ha dado un crédito en forma específica, pues no se tiene la intensión de citar a esos escritores como autoridades, sino porque sus palabras resumían adecuadamente el asunto. Y al narrar las experiencias y puntos de vistas de quienes llevaron adelante la obra de la reforma en nuestro propio tiempo, se ha hecho un uso similar en forma ocasional de las obras que han publicado.- Introducción al El conflicto de los siglos, p. 14 (impreso en 1888).

La Sra. White nunca pretendió ser una autoridad en los detalles de la historia. Nunca escribió para corregir a los historiadores. Nunca escribió sobre historia para entretener a sus lectores. Ella hacía referencia a un conocimiento de la historia como una ayuda para comprender, en forma apropiada, el gran conflicto que se estaba desarrollando en el cielo y en la tierra en relación con el destino eterno de la humanidad. Hacía referencia a los registros de los conflictos y las victorias de hombres en los siglos pasados, con la intensión de que sirvan para nuestra instrucción, ya que somos aquellos para quienes el fin del mundo ha llegado.

Reconoció que había diferencias de opinión entre los historiadores respecto a algunos eventos históricos, y no se sorprendió o perturbó cuando se le dijo que en algunas descripciones usó declaraciones de la pluma de algunos escritores que eran discutidas por otros historiadores.

Podría hacerse la pregunta, “¿Puede la descripción de las escenas y eventos copiados de otros escritores, encontrar un lugar apropiado en los escritos inspirados de un mensajero de Dios?”

Encontramos que los escritores de la Biblia, no sólo copiaron de crónicas históricas, sino que a veces usaron el mismo lenguaje de otros escritores bíblicos sin dar crédito. Y, de igual forma, si hoy en los escritos de alguien, que da abundante evidencia de ser un mensajero escogido por Dios, encontramos frase o declaraciones de otros escritores, ¿por qué debe ser una ocasión para cuestionarla más que lo que se cuestiona, por la misma circunstancia, a quienes escribieron en las Escrituras?

Cuando en los primeros tiempos, llegaban inquietudes a la Sra. White en relación a los pasajes en sus libros que ella había copiado de historiadores, se presentaban como situaciones que cuestionaban la autenticidad de sus declaraciones. En ese entonces la inquietud era: “¿Estos pasajes son los que se le mostraron en visión, o son los que aprendió con la lectura de los historiadores?”

Ella rechazó estas preguntas con pocas palabras, declarando que, lo que ella había presentado en sus libros, era una descripción de aquello que se le había presentado a ella en visión, y que la copia ocasional que ella hacía de los historiadores era un asunto de conveniencia más que de necesidad.

En años posteriores, cuando la Sra. White se enteró que algunos lectores de sus libros estaban perplejos pues no entendían si la copia que ella hacía de otros escritores era una infracción a los derechos de alguien, surgió la inquietud: “¿Alguien había sido perjudicado?” No hubo injusticia o daño alguno que se sepa. No obstante, ella dio instrucciones que en las futuras ediciones de su libro, El conflicto de los siglos, para que ninguno se ofendiera o tropezase con el hecho de que pasajes de los historiadores habían sido usados sin dar crédito, se realice un esfuerzo fiel por buscar aquellos pasajes que se habían copiado de los historiadores, y que no se habían puesto entre comillas, y que las comillas se insertaran donde debieran usarse. Se siguió concienzudamente esta instrucción.

Cómo se escribió El Deseado de todas las gentes

A lo largo de todos los años, fue el deseo de la hermana White tratar en forma completa en sus escritos la misión de Cristo, su ministerio, sus enseñanzas y su sacrificio por nosotros. Escribió mucho sobre esta fase del conflicto en la década de 1870, y fue publicado en los volúmenes 2 y 3 de Spirit of Prophecy [Espíritu de Profecía]. Pero esto no la satisfizo. Así que cuando la tarea con Patriarcas y profetas terminó y se llevó a la imprenta, retomó sus intenciones de preparar un tratado más extenso sobre la vida de Cristo. Por esta obra llevó una gran carga, y encontramos muchas referencias en sus cartas de sus anhelos de tener pronto listo el libro.

Cuando fue a Australia, fue su anhelo dedicar la mayor parte del tiempo a esta tarea. Durante los años 1892 y 1898 tuvo que dedicar un tiempo considerable a la preparación de capítulos para este libro.

Para preparar este libro sobre la vida de Cristo, así como para preparar otras publicaciones posteriores, ella no se sentó y escribió directamente el libro, capítulo tras capítulo, en el orden que se encuentran actualmente. Tenía a quienes había empleado como sus ayudantes, para que reunieran lo que ella había escrito sobre el tema durante los años anteriores. El material se encontraba en sus obras publicadas, en artículos que habían aparecido en periódicos, y en sus cartas y manuscritos.

Con este material en la mano, escribió muchos artículos adicionales, a medida que las experiencias de Cristo se abrían nuevamente ante ella. Entonces, cuando los pasajes, que contenían lo que ella había escrito en los años anteriores, se colocaban en su orden natural, ella trabaja con tesón para escribir las partes de la historia que hacían la conexión.

El total de sus escritos sobre la vida y las enseñanzas de nuestro Salvador era tan voluminoso, que no podía entrar en un solo libro. Y así El discurso maestro de Jesucristo, Palabras de vida del gran Maestro, y una porción del Ministerio de curación, se elaboraron con el material sobrante, que no pudo incluirse en el extenso libro sobre la vida de Cristo.

Podemos apreciar la intensidad con la cual la hermana White escribió mientras preparaba este libro maravilloso, en una carta escrita en 1892 y que fue dirigida al pastor Olsen, presidente de la Asociación General:

Ando con temblor delante de Dios. No sé cómo hablar ni cómo describir con la pluma el gran tema del sacrificio expiatorio. No sé cómo presentar los temas con el poder vivo con el cual los recibo. Tiemblo por temor a empequeñecer el gran plan de salvación al usar palabras ordinarias. Mi alma se inclina con pavor y reverencia delante de Dios y digo: "¿Para estas cosas, quién es suficiente?" (Carta 40, 1892).

Muchas cartas que fueron escritas por la hermana White durante estos años, expresan su desaliento por la presión de otras tareas, que hacían que el progreso con el libro fuera más lento. En 1894 escribió:

Ahora, después de estar en este país casi tres años, hay todavía mucho por hacer antes que el libro esté listo para publicar. Muchas ramas de trabajo han requerido mi atención. Estoy presionada más allá de toda medida con el trabajo de escribir testimonios, cuidar por los pobres y viajar con mi propio transporte, 12, 15 y 18 kilómetros para reunirme con las iglesias.

Presionada con estas cargas y cuidados, preparaba la mayoría de sus escritos cuando otros dormían. “Mi tiempo para escribir comienza, por lo general, a las tres de la mañana”, dice, “cuando todos en la casa están durmiendo. A menudo estoy despierta a las doce y media, la una o las dos” (Carta 114, 1896).

Durante una de esas mañanas, antes de retomar la escritura del libro, escribió lo siguiente en su diario:

Estaba despierta a las dos, y ofrecí mi oración a Dios en el nombre de Jesús. Mi fuerza física está debilitada; mi cabeza no está libre de dolor; me preocupa mi ojo izquierdo. Al escribir sobre la vida de Jesús, estoy profundamente ocupada. Me olvido de respirar como debiera. No puedo resistir la intensidad de sentimientos que me inundan cuando pienso en lo que Cristo sufrió en nuestro mundo. Fue un varón de dolores, familiarizado con el sufrimiento; fue traspasado por nuestras transgresiones; magullado por nuestras iniquidades; sobre él recayó el castigo, precio de nuestra paz, y gracias a sus heridas fuimos sanados, si lo recibimos por fe como nuestro Salvador personal (Manuscrito 70, 1897).

Parte II – 27 de julio, 1935

La tarea de los asistentes literarios de la Sra. White

La declaración de que en la preparación de sus escritos para publicar, la Sra. White tuvo la ayuda de uno o más trabajadores eficientes que la ayudaron a reunir y a preparar el material, no quiere decir que los libros o artículos fueran en alguna parte el producto de sus plumas. De ninguna manera, no lo fueron.

Las cuestiones reveladas a la Sra. White en visión no fueron por lo general una narración palabra-por-palabra de los eventos con sus lecciones. Fueron generalmente destellos o grandes visiones panorámicas de varias escenas en la experiencia de hombres, a veces en el pasado, otras en el futuro, junto con la instrucción hablada en relación con estas experiencias. A veces, las acciones y conversaciones de los hombres en grupos, de iglesias, de asociaciones y de multitudes, se le revelaban con una clara percepción de sus propósitos, objetivos y motivos. A menudo se le daba instrucción verbal en relación con lo que le había sido revelado.

Cuando llegaba el momento de escribir estas revelaciones, la Sra. White se esforzaba por describir en el lenguaje humano lo que le había sido abierto a ella en estas visiones celestiales. Ninguna fuerza sobrenatural tomaba mecánicamente el control de su mano, y la guiaba en las palabras que escribía, y raramente eran dictadas, por el mensajero celestial que estaba a su lado, las palabras exactas que ella debía usar. La Sra. White habla, de la elección que hacía del lenguaje que usaba para describir sus visiones, de la siguiente manera:

Aunque dependo tanto del Espíritu del Señor para escribir mis visiones como para recibirlas, sin embargo las palabras que empleo para describir lo que he visto son mías, a menos que sean las que me habló un ángel, las que siempre incluyo entre comillas (The Review and Herald, 8 de octubre de 1867).

Ella siempre lamentó que su educación escolar hubiera sido tan breve, y que, por tanto, fuera limitado su conocimiento de las reglas técnicas para escribir. Recuerdo claramente cuando, en los primeros años de su obra en Battle Creek, Jaime White, al regresar a su hogar desde la oficina de la Review and Herald, se le pedía que escuchara lo que mi madre había escrito y que la ayudara a prepararlo para su publicación. Entonces, mientras ella le leía lo que había escrito, él hacía comentarios sobre el asunto, regocijándose en el poder del mensaje, e indicaba las debilidades en la composición y los errores gramaticales.

En relación con estas experiencias, hizo la siguiente declaración en 1906:

Mientras vivió mi esposo, actuó como ayudante y consejero en el envío de los mensajes que me eran dados. Viajábamos mucho. A veces se me daba luz durante la noche, a veces durante el día delante de grandes congregaciones. La instrucción que recibía en visión era fielmente redactada por mí cuando tenía tiempo y vigor para esa obra. Después examinábamos juntos el asunto. Mi esposo corregía los errores gramaticales y eliminaba repeticiones inútiles. Eso era cuidadosamente copiado para las personas a quienes iba dirigido, o para el impresor.- The Writing and Sending Out of the Testimonies to the Church, p. 4 (véase Mensajes selectos, tomo 1, p. 57).

A medida que el tiempo pasaba y la copia de testimonios individuales era numerosa, fue necesario emplear un copista. Como el pastor White no podía dedicar tiempo a la corrección de todos sus escritos, la tarea de realizar las correcciones gramaticales recaía a menudo sobre el copista. En los años siguientes, se emplearon muchos individuos como asistentes literarios que copiaron los testimonios, y prepararon artículos para los periódicos y capítulos para sus libros. Se elegían solamente cristianos concienzudos como asistentes literarios, y en su tarea se adherían estrictamente a la instrucción que se les daba en relación con la tarea que les tocaba.

Los secretarios sabían muy bien que sólo debían usarse los pensamientos de la Sra. White, y también sus propias palabras mientras fuera gramáticamente apropiado en la expresión de esos pensamientos. En ningún caso el copista o editor estaba autorizado para introducir pensamientos que no se encontraran en los manuscritos de la Sra. White. En los casos en que los párrafos y las oraciones perdían algo de su poder a causa de un arreglo inconveniente, se esperaba que los secretarios ubicaran las palabras correctamente. Se les instruyó también para que eliminaran lo que era sencillamente una repetición innecesaria. La Sra. White le daba una atención cuidadosa a estos arreglos y eliminaciones.

En relación con los borradores escritos por mano de Elena G. de White, sus secretarios literarios decían que había una diferencia marcada en cuanto a la perfección literaria. Generalmente, los manuscritos originales, escritos cuando ella estaba sin el cansancio de viajes o predicación, o llena de ansiedad en relación con las condiciones de la iglesia, eran hermosos, impactantes y elegantes en la expresión y con muy pocas imperfecciones gramaticales. Pero en algunos manuscritos que escribió cuando estaba perpleja por cuidados y cargas, y especialmente cuando trabajaba en forma muy apresurada, bajo la percepción de que debía completar rápidamente el manuscrito, había mucha repetición y construcciones gramaticales incorrectas. En esos momentos prestaba poca atención a las reglas de puntuación, mayúsculas y deletreo. Esperaba que estas cuestiones las corrigiera el copista.

Hubo un tiempo cuando algunos de los primeros manuscritos fueron a imprenta sin recibir primero la revisión cuidadosa que se mencionó en el párrafo anterior. Esto hizo que se necesitara realizar algunos cambios en las expresiones cuando se volvieron a publicar en 1863.

Los copistas y secretarios de Elena G. de White

Desde el mismo comienzo en que escribió testimonios a individuos, hizo dos copias, una se guardaba como registro de lo que ella había escrito, y otro se enviaba a la persona por causa de quien había llegado el mensaje. Como este trabajo era muy pesado, a veces enviaba el testimonio a quien correspondía pidiendo que al recibirlo hiciera una copia para sí mismo y le enviara de vuelta el original. Sin disposición porque se supiera lo que se le había mostrado a la hermana White, algunos rehusaban hacer una copia o devolverle lo que había escrito. Así se perdieron algunos testimonios. Y cuando, como a veces sucede, se hacían falsas acusaciones en relación con lo que había en el testimonio, ella no tenía una prueba escrita de lo que decía en realidad el testimonio.

En 1860, recibió algo de ayuda para copiar de su ama de llaves, Lucinda Abbey. En 1861, empleó a Adelia Patten para que fuera su copista y para que enseñara en el hogar a sus tres hijos.

En 1863, Adelina Howe, su cocinera, se hacía tiempo para hacer copias. En 1867 y 1868, Julia Burgués hizo muchas copias. En 1869 y 1870, después de regresar de Battle Creek desde Greenville, se emplearon como copistas a las señoritas Emma Sturges y Annie Hale para preparar la copia del volumen 1 de Spirit of Prophecy [Espíritu de Profecía].

En el otoño de 1872, mi madre visitó Colorado, y se relacionó con su sobrina, María Clough, y en 1874 y 1875, la señorita Clough la ayudó en la preparación de la copias para el segundo y el tercer volúmenes de Spirit of Prophecy. También acompañó al pastor White y su esposa en el trabajo para su reunión campestre y actuó como reportera para la prensa pública. Al hacerlo, fue la primera persona de publicidad que la denominación empleó en forma regular, y debe ser vista como la abuela de nuestra Agencia de Prensa.

Su educación escolar, su experiencia como reportera de periódico, la confianza que se ganó, y los halagos que recibió por su trabajo, la descalificaron para la obra delicada y sagrada de ser copista-editora de los artículos de la Review, de los capítulos para El conflicto de los siglos, y del cuarto volumen de Spirit of Prophecy. En una visión nocturna se le presentó a mi madre que ella y María estaban mirando los maravillosos acontecimientos en el cielo.

Lo que vio significó mucho para la hermana White, pero para María parecía no tener significado alguno. El ángel dijo, “Las cosas espirituales se disciernen espiritualmente”. Entonces ordenó a la hermana White que no empleara más a su sobrina como editora de sus libros. Instrucciones similares se le dieron en relación con Fannie Bolton en años posteriores.

Después de la muerte del pastor Jaime White, en 1881, la hermana White empleó a la hermana Marian Davis. Había sido por algunos años correctora de pruebas en las oficinas de la Review and Herald, y la hermana White recibió seguridad, mediante revelación, que la hermana Davis sería una seria, fiel y confiable ayudante.

Más tarde, se empleó a la hermana Eliza Burnham, y por un tiempo, cuando hubo mucho trabajo para hacer, se emplearon a la señora B. L. Whitney y la señorita Fannie Bolton en Battle Creek. La hermana Davis estaba con la hermana White en Europa entre 1886 y 1887, y fue también su ayudante principal en Australia, e incluso en “Elmshaven”, Santa Elena, desde 1900 a 1904. La última obra hecha por la hermana Davis, fue la selección y arreglo del material usado en El ministerio de curación.

La señorita Sara Peck fue una ayudante eficiente en Australia y en Santa Elena. Tuvo a su cargo la tarea de hacerse cargo de los asuntos para el volumen 6 de Testimonies for the Church [Testimonios para la iglesia].

Clarence C. Crisler fue un ayudante valioso, como reportero taquígrafo de los sermones y entrevistas, y como copista de muchas cartas. También ayudó en la preparación de artículos de periódicos, y en el arreglo de los materiales para Los hechos de los apóstoles y Profetas y reyes.

Varias veces, se le dio instrucción en visión a la hermana White en cuanto a aquellos que debían ser sus ayudantes en el mantenimiento de su hogar y en la preparación de sus escritos para su publicación. Especialmente fueron señaladas en forma específica como las ayudantes que necesitaba, las hermanas Lucinda Abbey Hall y Marian Davis, y personas en quienes ella podía confiar en forma implícita.

Esta reseña de los empleados no pretende ser completa. Nunca consideré yo, o cualquiera de los ayudantes de mi madre, que su personal fuera de vital interés para los lectores de sus libros.

Trabajo editorial en El Deseado de todas las gentes

No se nos deja con incertidumbre en relación con la forma en que se preparó el libro El Deseado de todas las gentes, porque en la memoria de quienes estaban familiarizados con la tarea, y en las cartas escritas por la Sra. White y la señorita Davis, durante el período de su preparación, encontramos información segura en relación con la tarea. En las cartas de la Sra. White, encontraos menciones frecuentes en cuanto a que estaba escribiendo específicamente para el libro sobre la vida de Cristo, y declaraciones muy definidas en relación con la parte que realizaba la señorita Davis. Así, en la carta escrita al Dr. J. H. Kellogg, del 25 de octubre de 1895, dice:

Marian está trabajando con gran desventaja. Encuentro sólo poco tiempo para dedicarlo a escribir sobre la vida de Cristo. Continuamente estoy recibiendo cartas que requieren respuesta, y no me atrevo a descuidar los importantes asuntos que se me presentan. Además, hay iglesias que visitar, testimonios privados que escribir y muchas otras cosas que deben ser atendidas, que me apremian y consumen mi tiempo. Marian lee atentamente todas las cartas que escribo a otros para encontrar frases que ella pueda usar acerca de la vida de Cristo. Ella ha estado reuniendo de todas las fuentes posibles, todo lo que tiene relación con las lecciones que Cristo dio a los discípulos… Casi he decidido... dedicar todo mi tiempo a escribir para preparar los libros que deben ser publicados sin más demora. Me gustaría escribir sobre la vida de Cristo, sobre la temperancia cristiana [El ministerio de curación], y preparar el Testimonio N.° 34 [tomo 6] porque se lo necesita en gran manera…

Ud. sabe que todos mi temas, tanto en el púlpito como en privado, en forma oral o escrita, versan acerca de la vida de Cristo.- Carta 41, 1895 (Mensajes selectos, tomo 3, 132-133).

La belleza de su estilo

Algunos se han maravillado de la extraordinaria belleza del lenguaje de El Deseado de todas las gentes. La última oración de la carta anterior, al sugerir que éste era uno de los temas favoritos, presenta una explicación para la hermosa disposición de las frases del libro. La abundancia de material, y la profundidad de sentimientos con que escribió sobre este tema, hace posible la selección y agrupamiento de la mayoría de los pasajes hermosos que se encuentran destacados en sus cartas y manuscritos.

El ministerio del sufrimiento

Es bien sabido que algunas de las obras maestras del mundo de la literatura, de la poesía y de los himnos evangélicos han sido forjados en el yunque del dolor. Fue así con la mayoría de sus escritos sobre la vida y el ministerio de Jesús. Poco después de que la Sra. White llegó a Australia, comenzó a sufrir de reumatismo, y por once meses sufrió dolores constantes. De esta experiencia escribió:

He estado soportando una gran prueba a causa del dolor, el sufrimiento y la impotencia; pero con esto he obtenido una preciosa experiencia más valiosa que el oro para mí.- Carta 7, 1892 (Mensajes selectos, tomo 2, 275).

Después de hablar de sus sentimientos de gran desilusión porque no era capaz de hacer visitas a las iglesias, dijo con posterioridad:

Esta falta de resignación a mi suerte se dio al comienzo de mis sufrimientos e impotencias, pero no pasó mucho tiempo hasta que sentí que mi aflicción formaba parte del plan de Dios. Descubrí que al estar medio acostada y medio sentada podía colocarme en una posición en la que podía utilizar mis manos estropeadas, y aunque sufría mucho dolor pude escribir bastante. Desde que llegué a este país, he escrito 1.600 páginas…

En los nueve meses pasados, durante muchas noches no pude dormir sino dos horas, y algunas veces me veía rodeada de tinieblas; pero en esas ocasiones oraba, y obtenía un dulce confortamiento, al acercarme a Dios… La luz del Señor me iluminó por completo.

Jesús estuvo confortadoramente cerca, y encontré que era suficiente la gracia que me había sido dada- Ibíd. (Mensajes selectos, tomo 2, 276, 277).

Unos pocos meses después dijo:

Lo he probado y sé de lo que hablo. Por once meses no pude dormir por las noches. Oré por alivio. El alivio no llegó pero tuve la luz en el Señor por la noche, y durante el día. Sé dónde está mi fortaleza. Pensé mucho en Cristo durante este tiempo.- Manuscrito 17, 1893.

Así, mediante la aflicción, la Sra. White estuvo confinada cerca de un año en su cuarto. Allí estuvo libre de muchos problemas que le sobrevenían cuando viajaba o hacía trabajos con el público. Tuvo oportunidad de pensar intensamente en relación con las visiones que el Señor le había dado. Fue capaz de escribir más libremente que en otros momentos. Algunos de los pasajes selectos de El Deseado de todas las gentes, proceden de su pluma en los momentos en que estuvo confinada en su cuarto, pero mayormente en su cama. El secreto de su poder para producir este lenguaje tan hermoso se encuentra en tres de los pasajes ya citados: “Jesús estuvo confortadoramente cerca”, “Pensé mucho en Cristo durante este tiempo” y “he escrito 1.600 páginas”.

En 1900, al hablar sobre las tareas de sus ayudantes, la Sra. White hizo la siguiente declaración interesante acerca de la parte que le tocó realizar a la señorita Marian Davis, que la ayudó por más de veinte años:

Los libros no son producciones de Marian, sino mi propia producción, recopilados de todos mis escritos. Marian tiene un gran campo del cual seleccionar, y su capacidad para ordenar los asuntos es de gran valor para mí. Me ahorra revisar una gran cantidad de material, lo cual no tengo tiempo de hacer.- Carta 61a, 1900 (Mensajes selectos, tomo 3, 102).

Otras de sus secretarias, en un tiempo posterior, escribió lo que sigue:

Los editores no realizan ningún cambio a la expresión de la hermana White, si ésta es gramaticalmente correcta y es una expresión evidente de su pensamiento. La hermana White, como instrumento humano, tiene un pronunciado estilo propio, que se preserva plenamente en todos sus libros y artículos, pues los sella con su individualidad. Muchas veces sus manuscritos no necesitan ninguna edición, a veces un poco de edición, y esto lleva un gran trabajo editorial; pero cuando un artículo o un capítulo es editado o se realiza cualquier otra cosa en él, el editor lo vuelve a poner en sus manos”.—Fannie Bolton en una “Confession Concerning the Testimony of Jesus Christ” [Una confesión en relación con el testimonio de Jesucristo], dirigida a “Queridos hermanos en la verdad”, escrito en el momento de las sesiones de la Asociación General de 1901.

En algunas mentes persiste la pregunta de si los escritos que pasaron por las manos de los asistentes literarios pudieron haber sido alterados en alguna forma en su pensamiento, o pudieron haber sufrido adiciones a los pensamientos de la autora. Esta cuestión es respondida claramente por las declaraciones escritas de varios de los ayudantes de la Sra. White, y que se encuentran en nuestros archivos.

D. E. Robinson, quien fuera por varios años asistente literario, dijo en 1933:

Con toda buena conciencia, puedo testificar que nunca fui tan presuntuoso como para aventurarme a agregar alguna idea propia o hacer otra cosa que seguir con cuidado meticuloso los pensamientos de la autora.

En 1900, W. C. White testificó que:

Ninguno de los empleados de mi madre está autorizado a agregar a los manuscritos pensamientos propios.

El mismo año, la señorita Marian Davis escribió:

Por mi propio conocimiento del trabajo, al igual que por las declaraciones de la misma hermana White, tengo el asidero más firme como para no creer que se haya hecho tal cosa [la adición de pensamientos por parte de un copista].

En 1894, la señorita Fannie Bolton testificó:

Quiero decir que salvo cuando sean inconsistentes con la gramática y la retórica, sus expresiones quedan intactas.

Estas aseveraciones claras están en armonía con las declaraciones escritas por la Sra. White en 1906. Después de hablar de la ayuda que recibió de su esposo y de otras personas, ya citado en este documento, dijo:

A medida que creció la obra, otros me ayudaron en la preparación del material para su publicación. Después de la muerte de mi esposo, se me unieron fieles ayudantes, los que trabajaron infatigablemente en la obra de copiar los testimonios y preparar artículos para su publicación.

Pero no son verdaderos los informes que han circulado, que se permitía a cualquiera de mis ayudantes añadir material o cambiar el sentido de los mensajes que escribo.- The Writing and Sending Out of the Testimonies to the Church [La forma en que se escribieron y enviaron los testimonios a la iglesia], p. 4 (véase Mensajes selectos, tomo 1, p. 57).

Una declaración breve

Ante la pregunta, “¿cómo se prepararon los últimos libros?”, respondemos brevemente: la Sra. White escribió muchísimo sobre varios temas. Para complementar lo que se escribió específicamente para libros particulares, el asistente literario reunía de sus escritos –artículos publicados, manuscritos, cartas e informes de sermones—otras gemas de su pensamiento. Mientras trabajaban juntos, la Sra. White y sus asistentes planificaban el bosquejo de los libros y preparaban el tema capítulo por capítulo. Luego en su forma final, el manuscrito era leído a la Sra. White y recibía su aprobación final. Entonces era enviado al impresor.

El ministerio de curación

El libro, El ministerio de curación, aunque no apareció hasta el año 1905, ha llegado a ser una de las publicaciones más valoradas de Elena G. de White. Mientras que esta obra popular es quizás el libro más conocido de Elena G. de White en cuanto al tema de salud, éste no fue su primer esfuerzo en la presentación de este tema tan importante para el público.

Pocos meses después de que le fuera dada la memorable visión de la reforma pro salud, el 6 de junio de 1863, apareció un artículo titulado “Salud”, en Spiritual Gifts [Dones espirituales], volumen IV (publicado en 1864), que constituyó el primer informe de la instrucción dada en ese momento sobre el tema de la enfermedad y sus causas, y también su tratamiento y cura mediante métodos racionales.

Con la luz y el conocimiento otorgado de esa forma, los líderes en el desarrollo de la obra del Movimiento del Sábado y el Advenimiento, se enfrentaron con la tarea de llevar adelante un programa extenso en la educación de la reforma pro salud. Para ayudar en este esfuerzo, se publicó en 1865 y 1866, “How to Live” [Cómo vivir], en seis partes de alrededor de 64 páginas cada una. En cada una de estas seis partes, la Sra. White tenía un artículo titulado “Disease and Its Causes” [La enfermedad y sus causas]. En estos seis artículos, que constaban de 72 páginas en total, presentó en forma más completa las grandes verdades que se le revelaron en relación con la salud y el deber de llevar adelante el movimiento de la reforma pro salud. El tercer artículo, titulado “Las drogas y sus efectos”, fue nuevamente impreso en Review and Herald, en los números del 15 de agosto al 12 de septiembre de 1899.

En los años siguientes, mi madre describió más plenamente las visiones que se le dieron en 1863 y en visiones posteriores. Algo de esto se publicó en Health Reformer [El reformador de la salud].

Desde 1864 hasta 1914, un período de 50 años, llevó sobre su corazón la carga de presentar al pueblo adventista, y mediante ellos al mundo, la gran luz que Dios le había revelado en relación con la salud, la temperancia, la abnegación y la santidad. Sumado a estos artículos sobre estos temas que aparecieron en la Review and Herald, el Health Reformer, y el Youth’s Instructor [El instructor de la juventud], en 1890, produjo el libro Christian Temperance and Bible Higiene [Temperancia cristiana e higiene bíblica], cuya primera parte es una selección de los artículos que escribió, y la otra mitad, una compilación de artículos escritos por Jaime White.

Nunca estuvo satisfecha con esta colección breve de artículos, pero no fue sino hasta quince años después, en 1905, que presentó al mundo la maravillosa obra de El ministerio de curación. Con este breve trasfondo, hablemos ahora de la preparación del material para este volumen.

Por años, la Sra. White y sus ayudantes habían estado recortando sus artículos de la Review, Health Reformer y otros periódicos, y partes de los artículos sobre temperancia cristiana, y preparándolos para un uso futuro. Cuando llegó el tiempo en que tuvo suficientes ayudantes que podían suplirse artículos para Review, Signs of the Times, Youth’s Instructor, Bible Echo y otros periódicos, sin que absorba el tiempo y las energías de la señorita Davis, mi madre indicó que ella debía dedicarse principalmente la búsqueda y reunión de artículos para componer un libro sobre salud y temperancia. Entonces se halló que había cientos de páginas de manuscritos de las cuales podría obtenerse material valioso.

El Señor le había dado a la hermana Marian Davis una memoria maravillosa, y esto fue de gran utilidad en la búsqueda y agrupación de las partes seleccionadas que mi madre había escrito sobre Cristo y su ministerio como un Sanador; también como un Ejemplo a los evangelistas médicos y misioneros médicos; en relación con la enfermedad y su verdadera causa; y en relación con la salud y cómo mantenerla.

El trabajo comenzó con excelente disposición y con gran determinación por reunir lo que era más poderoso, iluminador y alentador de las cosas maravillosas que la hermana White había escrito.

Mi madre asumió con fervor la tarea de planificar el libro. Como Cristo era el tema central de todos sus escritos y sermones, su ministerio como el gran médico misionero debía ser la base de esta publicación largamente esperada.

Para que cada clase de enfermo encuentre esperanza en el ministerio diario de Cristo, se planificó que los primeros capítulos mostraran a Cristo como la fuente de Vida, Cristo como el gran Sanador, Cristo como el siempre presente Ministro para los enfermos y sufrientes. Debía mostrar que no hay enfermedad fuera del alcance de su amor y su poder.

Mientras el objetivo principal del libro era conducir al lector a la vida y salud física y espiritual, también debía incluir consejo, especialmente para los enfermeros y los médicos, indicándoles el privilegio de su amistad con el Dador de la vida y alentándolos a seguir sus métodos en el ministerio que desarrollaban. Debía incluirse también consejos útiles para evangelistas médicos.

Una y otra vez, mientras se preparaba el libro, mi madre y los que estaban relacionados con ella en la selección y arreglo del manuscrito, se reunían en su cuarto y trataban los objetivos y mejores planes para el libro:

  1. A quien serviría el libro.
  2. Cuánto espacio se le daría a cada tema.
  3. Cuál era la mejor relación de los grandes temas que trataría.

Cuando se reunía considerable material que se creía apropiado para ciertos capítulos, los manuscritos se agrupaban y leían a mi madre, o se dejaban en sus manos para que los leyera. Cada tanto, esto hacía revivir en su memoria las maravillosas escenas que se le habían presentado, y retomaba con entusiasmo la tarea de reescribir muchos pasajes, dándoles un toque fresco y gran vigor. Por momentos encontraba necesario adaptar un artículo, escrito pensando en los Adventistas del Séptimo Día, para que fuera apropiado para aquellos lectores que no eran Adventistas del Séptimo Día.

Mientras estaba preparándose a pleno El ministerio de curación, mi madre fue solicitada en Washington y se le pidió a la hermana Davis que continuara con la selección de material para que la hermana White lo considerase posteriormente. La ausencia de mi madre retrasó mucho la tarea.

El viaje hacia el este, en 1904, ocupó más tiempo del esperado. Pero inmediatamente después de su regreso al hogar de Elmshaven, temprano en el otoño, reasumió la tarea y pronto se completó el manuscrito. Al escribir a la Sra. Josefina Gotzian, el 11 de abril de 1905, habló como sigue de la obra de este libro que estaba por salir pronto:

A causa de mi ausencia durante el verano, dedicamos mucho tiempo en la realización de las tareas con nuestro libro, y por algún tiempo he estado muy ocupada preparando los materiales y las pruebas de lectura de El ministerio de curación.- Carta 113, 1905.

En otra carta que escribió el mismo día, declaró: “Recién he terminado de leer las pruebas de El ministerio de curación” (Carta 109, 1905).

Al comienzo de los planes para el libro, mi madre fue guiada a dedicarlo a un campo muy definido de utilidad. Al hablar de esto en una carta al Sr. H. W. Kellogg, el 20 de septiembre de 1903, dijo:

Mi siguiente libro debe ser sobre la temperancia y la obra médico misionera. Es mi propósito dar el manuscrito de este libro a nuestros sanatorios, para ayudarlos a disminuir las deudas que tienen, así como di Palabras de vida del gran Maestro para disminuir las deudas en nuestras escuelas. Pienso que es lo mejor que puedo hacer, y que éste será el libro más apropiado para ese propósito. Estoy preparando otros libros lo más rápido posible, que deseo presentar ante el pueblo.- Carta 209, 1903.

Encontré que el libro se planificó en forma admirable, lo que permitió adaptarlo más fácilmente al uso comercial. Se lo usó enérgicamente en campañas institucionales para disminuir las deudas. Este donativo instituido por mi madre, complementado con las labores incansables de aquellos que se unieron para hacer de las campañas de disminución de las deudas un éxito, trajo un gran beneficio financiero a nuestras instituciones médicas que estaban muy endeudadas en Estados Unidos y Europa.

Al hablar de la autoría de El ministerio de curación, dos años después de su aparición, mi madre dijo, en una carta al pastor Burden, “El Señor me dio su Espíritu Santo para capacitarme para escribir el manuscrito para este libro” (Carta 276, 1907). Al urgir a nuestro pueblo para que se uniera de todo corazón en la venta de este volumen como un medio para traer alivio a las instituciones, en un artículo que apareció en la Review del 13 de agosto de 1906, habló de la siguiente manera sobre el contenido del libro y de su gozo por su uso especial:

Este libro contiene la sabiduría del gran Médico. Ha sido un gozo para mí dar a la causa de Dios mis derechos de autor sobre esos libros [El ministerio de curación y Palabras de vida del gran Maestro], el fruto de mi trabajo. (Véase Testimonios selectos, tomo 5, p. 184).

Se completa la historia del conflicto

Aunque las características principales del gran conflicto se cubrieron en Patriarcas y profetas, El Deseado de todas las gentes y El conflicto de los siglos, todavía quedaban dos amplias brechas en el despliegue de la historia desde la caída hasta la restauración final. Un período era el que iba desde la muerte de David hasta el nacimiento de Cristo, y el otro el que cubría el primer siglo de la iglesia cristiana. Cuando el trabajo lo permitió, la Sra. White y sus asistentes literarios retomaron con entusiasmo la tarea de reunir y preparar los dos volúmenes más que completaban la serie. Como en el caso de El Deseado de todas las gentes, había que encontrar en los primeros libros y artículos de periódicos, cientos de páginas ya impresas, las partes que cubrían la historia de estos períodos. También podían obtenerse muchos capítulos y partes de capítulos del archivo de cartas y manuscritos. Entonces, la Sra. White escribió mucho material nuevo para la obra en preparación.

El espacio limitado permite sólo una breve declaración de la Sra. White sobre la tarea con estos volúmenes. Una carta escrita el 15 de octubre de 1911, da una descripción de la tarea entonces en progreso:

Mi tarea en el libro Los hechos de los apóstoles, está completada. En unas pocas semanas tendrá una copia. He tenido una ayuda excelente en la preparación de esta obra para la prensa. Hay otros escritos que deseo preparar para nuestro pueblo, que hablarán cuando mi voz sea silenciada. El libro sobre la historia del Antiguo Testamento [Profetas y reyes], que esperamos sacar pronto, demandará un esfuerzo dedicado. Estoy agradecida por la ayuda que el Señor me está dando mediante los trabajos de empleados fieles y entrenados, y que estos empleados estén dispuestos a llevar adelante esta tarea tan rápido como les sea posible.— Carta 88, 1911.

Pocos meses después de que se escribiera la declaración anterior, Los hechos de los apóstoles, salió de la imprenta y se le dio una calurosa bienvenida. Pronto se inició con fervor la tarea para Profetas y reyes, pero debido a la presión de otras tareas importantes, se realizó en forma lenta.

Como la Sra. White aumentaba en edad, escribía naturalmente menos y dependía más de lo que se reunía de la riqueza de material ya escrito. Esto fue particularmente así con Profetas y reyes, que fue preparado durante los últimos tres años de su vida. No obstante, ella tomó un interés activo en la tarea y repasó el manuscrito capítulo por capítulo mientras era copilado de sus artículos publicados y manuscritos. Cuando los capítulos no podían recopilarse en forma completa de los materiales ya disponibles, brindó la ayuda necesaria para que la obra se completara y perfeccionase. Para apoyar estos puntos nos referiremos a la correspondencia entre el compilador principal del libro, el pastor C. C. Crisler y mi persona, que estaba en esos momentos lejos del hogar. Las cartas del hermano Crisler no sólo brindan información sobre cómo se realizó la labor en el libro, sino que también nos permiten vislumbrar un poco las experiencias de la Sra. White durante sus últimas tareas activas. El 12 de enero de 1915, el hermano Crisler me escribió:

Hay pocas cosas de importancia que contarle, además de que su madre está manteniéndose como de costumbre. Parece estar igual día en día. Encuentro que es capaz de considerar diariamente manuscritos… Le causa placer esta tarea, y realmente es de gran ayuda cuando necesitamos su auxilio. Dedica también algo de tiempo en repasar sus libros y en leer libros extensos que se encuentran cerca de su silla.

El 22 de enero de 1915, escribió:

El mediodía de este viernes nos encontró como siempre en todas las áreas. Su madre mantiene su fuerza –capaz de desplazarse con cierto grado de comodidad; tiene buen apetito la mayoría del tiempo; disfruta de la vida de hogar; tiene la habilidad de dedicar algunas horas a la lectura y de dar sus apreciaciones a tantos manuscritos que están en preparación. Por estas misericordias, agradecemos al Señor continuamente.

En el momento en que la obra estaba por completarse, la autora tuvo un accidente. Entonces, como la Sra. White fue incapaz de continuar con su cuidadoso estudio y aprobación de las nuevas correcciones en el manuscrito, la obra cesó. Este cese en la tarea casi terminada, preocupó a quienes trabajaban en el manuscrito y a los publicadores que esperaban la salida del siguiente libro. Pocas semanas después del accidente, el hermano Crisler escribió lo siguiente al gerente de la Pacific Press en relación con el estado de los manuscritos:

Con la excepción de los últimos dos capítulos, para los cuales tenemos abundantes materiales en el archivo, el manuscrito sobre “La cautividad y la restauración de Israel”, fue terminado completamente antes del accidente de la hermana White. Por tanto es posible esperar que se termine el libro, a pesar de su incapacidad actual para realizar tareas literarias. Los publicadores deben explicar esto en el prefacio, que los últimos dos capítulos fueron preparados de sus escritos, pero no fueron supervisados por ella en persona… En vista de la incapacidad de la autora para considerar las revisiones, es probable que cualquier tarea posterior en el manuscrito deba, por necesidad, ser una condensación en vez de alteración.

Esta situación se resume brevemente en Notas biográficas, de la cual citamos unas pocas frases:

En el tiempo de su accidente, en febrero de 1915, se habían completado todos los capítulos, menos los últimos dos… Estos capítulos finales habían sido suficientemente esbozados para que pudieran terminarse, con la inclusión de un material adicional de su archivo de manuscritos.- pp. 477, 478.

La información dada por Dios

Durante sus últimos años, como dijera el hermano Crisler, la Sra. White sentía frecuentemente placer en releer los libros que había escrito conteniendo la historia del conflicto. Al ver su experiencia en la producción de estos libros, ubicó el origen de la información y de la instrucción más allá de su propia mente. En 1902, al hablar de la fuente de luz presentada entonces, dijo:

La Hna. White no es la originadora de estos libros. Ellos contienen la instrucción que durante el período de su vida Dios le ha estado dando. Contienen la luz preciosa y consoladora que Dios ha concedido generosamente a su sierva para ser dada al mundo. De sus páginas esta luz ha de brillar iluminando los corazones de los hombres y mujeres, y conduciéndolos al Salvador.- El colportor evangélico, pp. 173, 174.

¿Cómo lo sabía?

Se hace la pregunta: ¿Cómo tiene noticias la Hna. White de asuntos de los cuales ella habla tan decididamente, como si tuviera autoridad para decir estas cosas? Hablo así [responde ella] porque resplandecen en mi mente cuando estoy en perplejidad como relámpago en una noche oscura en la furia de la tormenta. Algunas escenas presentadas delante de mí hace años no han sido retenidas en mi memoria, pero cuando la instrucción que entonces me fue dada se necesitó, a veces, aun mientras estaba de pie delante del pueblo, me ha venido el recuerdo en forma precisa y clara como un relámpago luminoso, trayendo a mi mente en forma precisa la instrucción particular. En tales ocasiones no puedo dejar de decir las cosas que brillan en mi mente, no porque haya tenido una nueva visión, sino porque aquello que me fue presentado, tal vez años antes, ha acudido con fuerza a mi mente (Manuscrito 33, 1911).

En 1980, escribió lo que sigue sobre el fundamento de su confianza, y en relación a los ataques que se harían a su obra:

"Yo quiero testificar de las cosas que yo he visto, de las cosas que yo he oído, de las cosas que mis manos palparon tocante al Verbo de vida. Y éste testimonio yo sé que es del Padre y del Hijo. Hemos visto y testificamos que el poder del Espíritu Santo ha acompañado la presentación de la verdad, las amonestaciones dadas con la pluma y de viva voz, y la presentación de los mensajes en su orden. Negar esta obra sería negar el Espíritu Santo, y nos colocaría entre el grupo que se ha apartado de la fe, dando oído a espíritus seductores.

"El enemigo utilizará todos los medios para desarraigar la confianza de nuestros creyentes en los pilares de nuestra fe, en los mensajes del pasado, que nos han colocado sobre la elevada plataforma de la verdad eterna y que han establecido y han dado carácter a la obra. El Señor Dios de Israel ha conducido a su pueblo, revelándole la verdad de origen celestial. Se ha oído su voz, y todavía sigue oyéndose: Avanzad de fuerza en fuerza, de gracia en gracia, de gloria en gloria. La obra se fortalece y se amplía, pues el Señor Dios de Israel es la defensa de su pueblo.- Notas biográficas, pp. 471-472.

En los primeros tiempos de mis labores públicas el Señor me pidió: "Escribe, escribe las cosas que te son reveladas". En el tiempo en que recibí ese mensaje no podía sostener mi mano con firmeza. Mi condición física hacía imposible que escribiera. Pero de nuevo vino la palabra: "Escribe las cosas que te son reveladas". Obedecí y, como resultado, antes de que pasara mucho tiempo podía escribir página tras página con relativa facilidad. ¿Quién me decía qué debía escribir? ¿Quién fortalecía mi mano derecha y hacía posible que usara la pluma? Era el Señor…

La luz que he recibido la he escrito, y gran parte de ella está ahora brillando desde las páginas impresas. Existe, a través de las páginas que he escrito, una armonía con mi actual enseñanza.

Algunas de las instrucciones que se hallan en estas páginas fueron dadas en circunstancias tan notables que evidenciaban el poder maravilloso de Dios en favor de su verdad. A veces, mientras he estado en visión, mis amigos se acercaban a mí, y exclamaban: "¡Ella no respira!" Colocaban un espejo delante de mis labios, y se daban cuenta de que no se humedecía el vidrio. Mientras no existía ninguna señal de que hubiera alguna clase de respiración, continuaba hablando de las cosas que me eran presentadas. Estos mensajes fueron dados en esta forma para sostener la fe de todos, para que en estos últimos días tuviéramos confianza en el espíritu de profecía.

Agradezco a Dios porque él me ha preservado la voz, cuando en los años de mi temprana juventud los médicos y otros amigos declararon que esa voz quedaría silenciosa después de tres meses. El Dios del cielo vio que necesitaba pasar por una experiencia de prueba que me preparara para la obra que él quería que yo hiciera.

Durante los últimos cincuenta años mi fe en el triunfo final del mensaje del tercer ángel y de todo lo que está relacionado con él, ha sido sustentada por las maravillosas experiencias a través de las cuales he pasado. Por esto estoy anhelando que mis libros sean publicados y circulen en muchos idiomas. Yo sé que la luz contenida en estos libros es la luz del cielo.- Review and Herald, 14 de junio, 1906 (Mensajes selectos, tomo 3, pp. 42-43).




La integridad de Testimonies for the Church


DECLARACIONES DE W. C. WHITE SOBRE ELENA G. DE WHITE Y SU OBRA

La integridad de Testimonios para la Iglesia

(Comentarios de W. C. White en el Colegio de View, Nebraska, la mañana del sábado 25 de noviembre de 1905.)

estado esperando el momento de una oportunidad favorable para presentar a nuestros médicos y ministros algunos hechos en relación con los testimonios para la iglesia, que responden a inquietudes que parecen preocupar a varios. Quizás esta mañana sea esa oportunidad.

El tiempo es precioso, y este tema es importante; les pido que oren por mí para que hable al punto. Mi deseo al hablar de este tema es el beneficio de la obra.

Como cuerpo de Adventistas del Séptimo Día, creemos que esta iglesia permanecerá hasta que Cristo venga. Quienes estudiaron historia de la iglesia, saben que cada denominación que ha salido de cuerpos establecidos ha proclamado verdades gloriosas. Hombres de Dios los han iniciado con motivos elevados y principios puros; y luego, paso a paso, el enemigo ha minado su integridad, hasta que cada iglesia se ha alejado de sus principios iniciales. La Iglesia Adventista del Séptimo Día, creemos que permanecerá firme hasta el fin, pero es por el poder de Dios y la obediencia a sus mensajes de advertencia que esperamos ser guardados del desvío y los engaños que han surgido en otras iglesias.

El ataque del enemigo sobre la iglesia ha sido sobre líneas definidas, las mismas líneas sobre las que atacó a nuestros primeros padres. Ante todo, logró separarlos y luego engañó a Eva en relación con la obediencia a Dios. Así que su mayor esfuerzo contra esta iglesia ha sido la obra de separación, una obra extraña contra la unidad. Satanás ha procurado separar de la iglesia las partes más preciosas de su obra. Siempre se ha opuesto a la obra unida de enseñar el evangelio y sanar a los enfermos. En varias formas sutiles ha hecho esfuerzos para denigrar el sábado, y llevarnos a sentir que la obra humanitaria era tan valiosa que, en el proceso de su realización, podríamos descuidar los reclamos sagrados del sábado de Jehová.

La oposición más agotadora han surgido contra los medios que Dios ha escogido para el fortalecimiento y la conducción de su iglesia, una oposición que se manifiesta en los esfuerzos por minar la confianza en los mensajes que Dios envía a su pueblo mediante los ministros del evangelio, los maestros en nuestras escuelas y el agente escogido que él ha señalado para dar su mensaje especial de advertencia y consejos a la iglesia. Y finalmente el ataque ha sido sobre la Deidad. Se hacen esfuerzos para colocar al hombre en el lugar de Dios, y si esto se consigue, se completará la obra de apostasía.

A medida que se estudian los Testimonios de advertencia y consejo para esta iglesia, se encontrará que el contenido de esos testimonios sigue muy de cerca la línea de ataque del enemigo. Han estado llenos de advertencia contra la separación, contra construir y elevar indebidamente una rama de la obra evangélica y unir todo lo que se pueda con ella. Hacemos bien en sentir temor de esa obra ambiciosa, no está aún completa; continuará en varias formas, y en cualquier forma que surja ante nosotros, debemos temerla.

Página 2

Las Escrituras dicen que una casa dividida contra sí misma no puede permanecer. Pero ha habido un movimiento por muchos años entre este pueblo, para causar división de la casa. Y estoy agradecido de ver en esta asamblea un cuerpo de gente que trabaja junta por la unidad de la casa. Continuemos trabajando en esas líneas. Pero ¿cómo se logrará la unidad completa? Varias años atrás, el pastor Irwin presentó a mi madre en Australia algunas de las inquietudes que tuvimos que enfrentar, y recuerdo muy bien su respuesta. “Esta lucha”, dijo ella, “nunca se concluirá, hasta que sea decidida por nuestros hermanos y hermanas al trabajar juntos en el campo”. Y a medida que avanza el tiempo, veo más y más claramente que el campo es el lugar donde trabajar para aclarar las dificultades de tal forma que haya una unión perfecta.

Si los que asisten a esta convención van a sus hogares y unen cada característica y rama de la obra en nuestras iglesias y asociaciones, vendrán luz y poder. Al trabajar por la humanidad, el Salvador predicó el evangelio y sanó a los enfermos. Si hacemos más de esta obra, no necesitaremos discutir tanto sobre planes en nuestras comisiones y concilios.

Aparente falta de armonía

Por años ha habido perplejidad en las mentes de muchos de nuestro pueblo debido a lo que pareciera ser una contradicción en las enseñanzas de los Testimonios. Podría ilustrarlo haciendo referencia a lo que se escribió en relación con la obra médica antes y después de las sesiones de la Asociación General en 1897. Antes de ese congreso, mi madre me leía de tiempo en tiempo muchas, pero muchas cosas que ella estaba escribiendo, que mostraban que el Señor le había revelado en forma tan clara como el día, los movimientos que se estaban produciendo en el centro de nuestra obra misionera médica, en la crítica al ministerio y la iglesia, y en la exaltación de la obra médica por encima de todas las otras ramas. Y se le delineó claramente a lo que eso conduciría.

Después del congreso, parecía que había llegado el tiempo de que se publicaran estas cosas, pero, para mi sorpresa, mi madre leyó estas cosas y las dejó a un lado, y más tarde las envió en forma privada a los médicos líderes y sus asociados, advirtiéndoles contra estos peligros. Envió algunas en forma privada a los ministros. Entonces escribió artículos para los periódicos para que pudieran ser transmitidos a nuestro pueblo, reprochándoles por su desvío y su falla en seguir una norma correcta para vivir la reforma de salud. También reprochó a los ministros por no hacer de la obra médica misionera, la obra de las iglesias. Nuestro pueblo fue reprochado agudamente por no relacionarse con el Dr. Kellogg y el sanatorio.

Algunos de nuestro pueblo vieron en esto lo que parecía ser una contradicción, y algunos de ellos tropezaron con esto y tropiezan actualmente. Otros dijeron que podría haber sido una prueba severa para la hermana White el escribir testimonios de reproche para sus antiguos amigos. Debía ser que cuando ella tenía que escribir estas cosas que el Señor le había revelado en relación con la obra médica, que sus años de amistad, su simpatía y su cariño por el Dr. Kellogg eran tan fuertes, que ella no tuvo el valor de escribirlos, y, en lugar de eso, ella sacó estas apelaciones para que el pueblo lo apoyara. Sé que ésta no fue la razón, pero no pude discernir en ese momento la razón real para el curso de acción que siguió.

Incluso fue de gran perplejidad para mí en ese momento, como lo fue para otros, pero esa misma experiencia, según la veo actualmente, es una de las evidencias más firmes de la sabiduría y del poder de Dios para dirigir y conducir a su sierva en la forma en que los testimonios debían salir. Algunos de los testimonios de advertencia, consejo y súplica, se enviaron en forma privada, y se les dio tiempo para que hicieran su obra. Otros, que mostraban los peligros que ocuparían a la obra médica, se los archivó. Dios se los revelaba a su mensajera mucho antes que el mensaje tuviera que ser entregado.

Preguntémonos, ¿cuáles hubieran sido los resultados si las advertencias y reproches en relación con los errores en la obra médica se hubieran hecho públicos cuando los recibió por primera vez? Muchos de nuestro pueblo estaban tan poco convencidos de la obra de la reforma pro salud, que la hubieran abandonado, y le hubieran vuelto las espaldas a los médicos y enfermeras, y muchos hubieran regreado con alegría a sus potajes con carne, como lo están haciendo algunos en la actualidad. Hubiera seguido en forma natural, una gran apostasía denominacional en cuanto a la reforma pro salud.

El pueblo no estaba listo para lo que se les estaba enviando a los líderes, por tanto los mensajes necesarios para los líderes fueron enviados a los líderes, y al pueblo se le envió lo que necesitaba. ¿Cuál hubiera sido el resultado?

Mediante la misericordia de Dios, una gran victoria se ha ganado y se ha conducido a nuestro pueblo a tomar una posición decidida como reformadores de la salud; cientos se han dado a sí mismos para la obra de ayuda cristiana, y se han delineado planes por los que muchos en la iglesia están procurando hacer la obra unida de sanar y enseñar. Agradezco a Dios por su forma de guiarnos, que para algunos ha sido misteriosa.

Hay muchas cosas en conexión con los testimonios, y en la oposición a ellos, que han sido pruebas muy dolorosas para mi, y en momentos de gran perplejidad he vuelto mi rostro a Dios con agonía en mi alma y le he dicho, “Oh Señor, ¿por qué escogiste a mi madre para que sea el instrumento en esta obra? ¿Por qué permitiste que nos llegara tanta perplejidad y tanta angustia?” Fue en momentos como ese cuando leí los manuscritos de los capítulos de El Deseado de todas las gentes, en los que se relata la experiencia de los discípulos cuando estaban angustiados y perplejos, porque las enseñanzas y la forma de vida de su Maestro parecían dejar abierto el camino para la incomprensión y la crítica (Capítulos 40-44). Dije entonces, “Padre, si es tu voluntad que tu pueblo de todas las edades sea angustiado y tenga perplejidad, ayúdame a tener esta experiencia con humildad e inteligencia”.

Muchas veces he hallado cosas en los testimonios, como también en la Biblia, que no comprendía, que no podía explicar ni encontrar armonía. Estas cosas las llevaba ante el Señor y decía, “Aquí Señor hay algunas cosas que no entiendo; te las dejo, ayúdame a ir hacia adelante y a hacer la obra que se me ha dado que hiciera; y cuando llegue el momento, que pueda ver claramente lo que tú deseas que entienda. Señor, tómame de la mano y condúceme por el camino recto y angosto”.

No comprendo muchos de los Testimonios. En muchos casos, si se me encargara que fuera discreto en el asunto, no los enviaría. Pero ése no es mi trabajo. Más de una cosa que pasa por mi mano y va dirigida al pueblo, la despacho rogando a Dios que ayude a quienes le son enviadas y la comprendan. Y ¿no es un hecho de que el mensaje significará más para la persona a la que va dirigido que para quienes lo copian, y más incluso que el que lo escribe?

Déjenme ilustrar este punto. En la sesión de la Asociación General, cuando reorganizamos la Asociación General, y estábamos en gran perplejidad sobre el mejor método de trabajo, mi madre llamó a que se reunieran, en el cuarto de la comisión en el tabernáculo, a los presidentes de la asociación y a los administradores de las instituciones, y les leyó un testimonio basado en Isaías 8:12-14, que era una decidida reprensión para nosotros en relación con confederarnos.

Había en ese momento ante nosotros, dos planes para la confederarnos. Uno era nuestra unión con los de afuera en la obra de la libertad religiosa, y la otra la cuestión del alcance de la obra de la Asociación General. Algunos aplicaron el testimonio a lo primero. Otros de nosotros sentimos en nuestros corazones que debía aplicarse también a nuestros planes para la Asociación General.

Pero en lugar de reunirnos y estudiar y orar sobre el asunto hasta que comprendiéramos lo que significaba para nosotros, llamamos a otra reunión y le pedimos a la hermana White que viniera y nos explicara el asunto que nos tenía perplejos. Le preguntamos si el mensaje se aplicaba a lo que estábamos planificando para la reorganización de la Asociación General. Dijo que no podía responder a la pregunta. Luego dijo, “Por supuesto, no se aplica a eso”.

No estudiamos ni oramos al respecto hasta que recibiéramos luz, sino que llevamos adelante nuestros propios planes. Unos seis u ocho años después, le fue mostrado más amplia y claramente a mi madre que el testimonio nos fue dado para que en aquel momento nos salvara de realizar aquellos planes que resultasen en la unión de varias líneas de la obra en una conexión no satisfactoria y no rentable.

A menudo cuando vamos a mi madre y le pedimos que nos explique las cosas que ella dijo o escribió, ella dice: “No puedo explicarla; ustedes pueden comprenderla mejor que yo. Si ustedes no la comprenden, oren al Señor y él los ayudará. ¿No es ésa una forma correcta de tener una comprensión adecuada de los Testimonios?

Influencia personal

La cuestión de la influencia personal es una cuestión que causa perplejidad a muchos. La cuestión es, ¿pueden ir las personas a la hermana White y presentarles sus necesidades y sus puntos de vista, y al presentarle los asuntos como ellos los ven, influenciar el carácter de los Testimonios y asegurarse que se produzca algo en armonía con sus mentes? – No, por cierto. Si alguno cree esto, asegúrenle que no es así.

Ustedes saben que en la década de 1890, se estaba propiciando que la obra en Battle Creek creciera desproporcionalmente. Esto fue conducido por financieros fuertes, hombres que tenían una gran influencia con el presidente de la Asociación General. A la luz de los consejos dados inmediatamente después de la reunión de la Asociación General en Minneápolis, y durante los años que siguieron, cuando hubo demasiada centralización de las responsabilidades en Battle Creek y al ver los esfuerzos por distribuir la responsabilidad dividiendo los campos, y eligiendo presidentes distritales, hubo hombres que trabajaron incansablemente para continuar la obra de centralización.

Fue una obra unir todo, haciendo que la administración de todo estuviera en lo posible bajo el control de unos pocos hombres en Battle Creek, y una excesiva ampliación de las instituciones en ese lugar. Los testimonios de mi madre se opusieron fuertemente contra esto. Envió muchas advertencias y sobrellevó una carga pesada en su corazón por el carácter incorrecto que se le estaba dando a la obra. Yo no podía comprender porqué mi madre debía continuar llevando esta carga después de haber escrito a los hombres responsables varias veces, y le rogué que dedicara su tiempo y energías a la escritura de sus libros.

Por años he sentido que era mi privilegio hacer todo lo que podía para llamar la atención de mi madre a los rasgos más felices de nuestra obra, a muchas de las experiencias prometedoras en nuestras instituciones y asociaciones. Yo razonaba que, como el Señor había escogido a mi madre para que fuera su mensajera para corregir los errores en la iglesia, abriendo ante ella los peligros, los errores, las equivocaciones, las debilidades y las impiedades de los hombres, y que como estas revelaciones cargaban su corazón casi hasta la muerte, no era por tanto un error de mi parte el reunir todas las palabras de gozo, todas las buenas nuevas que confortaran su corazón y cada incidente que le mostrasen el poder de Cristo obrando en la iglesia, y que harían manifiesto el mejor lado de las obras de los hombres que estaban llevando pesadas responsabilidades en la obra del Señor. Por tanto, procuraba llamar su atención hacia el lado brillante de las cosas. Cuando un hermano hablaba bien de lo que otro hermano estaba haciendo, trataba de llamar su atención a ese hecho. Las críticas y las acusaciones que un hermano hacía de otro, debía tratar de mantenerlas para mí solamente. Sé que esto es muy diferente de las representaciones que se les hicieron a algunos en relación con el carácter y el objetivo de mi obra, pero les aseguro que ésto es lo que me he propuesto hacer.

Bien, un día mientras estábamos viviendo en Cooranbong, New South Wales, recibimos cartas del presidente de la Asociación General, llenas de registros alentadores, contándonos acerca de las buenas reuniones campestres, y cómo algunos de estos hombres de negocios, que habían sido reprendidos por los testimonios, estaban saliendo a varios estados y hablando en las reuniones de campamentos, y cómo estaban teniendo una nueva experiencia espiritual, y eran de gran ayuda en las reuniones.

Nos causó mucha felicidad la lectura de estas cartas. Estábamos francamente gozosos con esto, y nos unimos en alabanza al Señor por los buenos informes. Imaginen mi sorpresa cuando durante la tarde del día siguiente, mi madre me contó que le había estado escribiendo a estos hombres de quienes habíamos recibido buenos informes, y entonces ella me leyó la mayor crítica de largo alcance, la mayor advertencia dada que se escribieran alguna vez a ese grupo de hombres porque habíamos trazado planes y principios incorrectos en la obra del Señor. Esa fue una gran lección para mí en relación con la influencia personal.

En años recientes, vi repetirse esas experiencias. Muchas personas visitaron a mi madre en su hogar con la convicción de que la presentación personal de su obra y planes influirían en mi madre para que los recomendara. Han sido bien recibidos en nuestro hogar; disfrutamos de su sociedad y nos sentimos felices con su amistad, pero cuando mi madre se ponía a escribir, era lo que el Señor le había enseñado. A veces era muy alentador y otras veces era como hierro candente presionando en el corazón, porque el espíritu de sabiduría discernía que había resultados que seguían a los planes propuestos, que serían en perjuicio de la causa de Dios, y la mensajera estaba obligada a hablar lo que Dios le había dado que hablara.

Entonces ¿cómo es que hay algunos que han tenido la oportunidad de presentar a la hermana White sus planes, sienten que ella es influenciable, y que algunas veces favorece un lado y otras veces a otro lado? Hermanos, el campo de la lucha entre los principios correctos e incorrectos es amplio, y se extiende más allá de nuestra concepción ordinaria. Hay debilidad en todos los lados, y a menudo cuando los asuntos se abren a la mente de mi madre, se le presentan a ella como que si se toma cierto curso, ciertos resultados seguirán, y si tales y tales cosas se hacen, seguirán por cierto otros resultados. Con tal presentación del campo, el momento y la forma de enviar los mensajes a la iglesia están afectados en gran medida por el progreso de la obra.

Cuando hombres buenos y fuertes, como los maestros que lideran nuestras escuelas, están perplejos sobre algún punto, y vienen y presentan a mi madre sus puntos de vista en relación a los peligros y los deberes del momento, y piden su consejo, ¿qué hace ella? ¿Comienza ella al inicio de la entrevista a señalarles en qué están equivocados? No, por cierto. Ella sabe que estos hombres están cargados con una gran obra que por lo general no se aprecia, y sabe que para ayudarlos en forma más exitosa, debe mostrar que ella comprende sus motivos y el peso de sus cargas. Naturalmente, lo primero que hace es expresar toda palabra de confianza que pueda en forma sincera en relación con la tarea que están haciendo; y reconoce los daños y peligros en la iglesia que ellos ven, mostrando en qué extensión estos daños y peligros se le han revelado a ella. Luego, por lo general, indica los puntos débiles en la obra que hacen y los peligros que están en sus caminos, y les advierte sobre asuntos que pueden haber pasado por alto.

Un hombre que representa otro lado de la obra puede hablar con ella de la misma experiencia. Ella también expresa confianza en sus esfuerzos. Reconoce el peligro que puede tener la labor, y luego señala la debilidad de su obra, y los peligros que la rodean. Ahora, si estos hombres avanzan y recuerdan claramente lo que se les dijo que estaba en armonía con sus puntos de vista, y se olvidan lo que se les dijo que debían corregir de sus planes y obra defectuosos, sus puntos de vista e informes sobre los consejos de la hermana White a menudo difieren.

Al referencia a mi relación con la obra de mi madre, una gran mayoría dice que W. C. White se mantiene cerca de su madre, y que le hace sugerencias y le da indicaciones sobre esto o aquello, y que así ejerce una influencia marcada sobre la obra que ella hace. ¿Cuáles son los hechos? A menudo por semanas antes de una sesión general, y a veces por meses antes de la sesión de la Asociación General, se coloca una carga sobre mi madre en cuanto al carácter de la obra que ella debe hacer en la reunión siguiente. Y mientras la entrevisto día a día, ella me habla de lo que se le ha presentado durante la noche en relación con la tarea que está ante ella en la siguiente reunión.

Antes de la conferencia en Oakland, ella me presentaba, mañana tras mañanas, a veces durante tres o cuatro mañanas seguidas, lo que estaba escribiendo; y luego dejaba a un lado sus escritos y me comentaba el carácter de los temas y luchas de esa reunión. Ella decía que en la reunión ocurrirían tales y tales movimientos, y que si yo asistía, debería soportar un fuerte testimonio de reproche. Ella presentaba los peligros que podían surgir de los puntos de vistas incorrectos de los médicos, y los peligros que surgirían de varios de los puntos de vistas incorrectos de los hombres de la Asociación General. Y ella delineaba las posturas que se vería obligada a tomar en la reunión.

A menudo yo me sentía impaciente por salir de la oficina y terminar mi labor diaria, pero sentía que había un propósito por el cual me relataba esos asuntos a mí, y por tanto ofrecía una oración silenciosa al Señor para que me ayudara a recordar estas cosas, para que si llegaba el momento en que debía conocerlas, estuvieran claras en mi mente. Como resultado de esto tuve, en ocasión de la reunión, una clara comprensión del curso que ella intentaba seguir en la Asociación General.

Cuando se llamó a la sesión de la Asociación General, mi madre me decía que la carga sería tan grande que ella preferiría no ir, y a veces pensamos que no tenía la fuerza para hacerlo. Pero el Señor le dio fuerza y valor, y asistió a las reuniones. Vinieron los pastores Daniells y Prescott, en el momento en que ella lo solicitó, para hablar con ella sobre el progreso de la reunión, y le presentaron sus puntos de vista, planes e inquietudes, y le pidieron consejo. Entonces vinieron los hermanos Paulson y Sadler, cuando ella lo pidió, y les presentaron sus puntos de vista de las cosas. Ustedes recordarán que el hermano Sadler había estado trabajando con nosotros en California. Mientras mi madre les daba consejo y los alentaba, yo me preguntaba si sería posible que el curso de sus charlas para la Asociación fueran a cambiar en alguna forma según ella había planeado mediante los hechos que surgirían de estas entrevistas con los hermanos.

Cuando llegó el momento de que mi madre presentara su testimonio ante la conferencia, noté que cada expresión estaba en perfecta armonía con el perfil que me había presentado día tras día, durante los meses anteriores. Recordaré mientras viva, que no pude encontrar que ella modificara ni un pelo la línea de pensamiento previamente adoptada al presentarla ala reunión. Éste es el resultado de mi observación sobre el asunto de la influencia personal.

La integridad de los escritos de la hermana White

En relación con la integridad de los escritos que salían de la oficina de mi madre, les puedo asegurar que mi madre es responsable, intelectualmente responsable, por las cartas, manuscritos y otros documentos que salían de su oficina con su firma.

El Señor ha bendecido a mi madre con bienes, ayudantes responsables, personas afectuosas y temerosas de Dios, que jamás en sus vidas se atreverían a entremeterse con sus testimonios en algún modo.

Mi madre escribía muy rápido. Producía la mayoría de sus escritos por la mañana temprano. A menudo escribía sobre muchos temas en una carta o manuscrito, a medida que tema tras tema surgían en su mente. Estos manuscritos los pasaba a alguien que era experto en leer sus escritos, para que los copiara en la máquina de escribir, y luego se los devolviese a mi madre para que los examinase e hiciese las correcciones, cambios y agregados que viese conveniente. Luego se los copiaba nuevamente y se los enviaba de acuerdo con las directivas de mi madre.

Algunas veces una carta personal extensa contenía asuntos que le gustaría usar en una carta más general para que se envíe a un grupo de obreros. Otras veces contenía material para un artículo de uno de nuestros periódicos, o un capítulo de un libro.

Algunos de los capítulos más preciosos de El Deseado de todas las gentes están hechos de asuntos escritos primeramente en cartas a hombres que trabajaban bajo circunstancias difíciles, con el propósito de levantarles el ánimo e instruirlos en relación con su trabajo. Algunas de estas preciosas lecciones sobre la experiencia cristiana que se ilustran en la vida de nuestra Salvador, fueron primero parte de cartas a mi hermano Edson, cuando estaba luchando con muchas dificultades de su trabajo en el Mississippi. Otras se escribieron primeramente al pastor Corliss, cuando sostenía una discusión con un astuto Campbellita en Sydney.

Cartas recibidas

Mi madre recibe muchas cartas. Algunas de ellas son registros de avance; otras relatan las historias de los tratos misericordiosos de Dios con su pueblo. Unas son de extraños, que preguntan muchas cosas que ella no puede responder, porque los temas sobre los cuales el Señor le da luz, raramente son temas que ella escoge.

Hay cartas que proceden de hombres que soportan pesadas cargas, pidiendo consejos respecto de asuntos que los inquietan. Algunos han adoptado la práctica de enviarme las cartas con asuntos que los inquietan, pidiendo que si es razonable y justo, lleve el asunto a mi madre, pero que si ella está débil o presionada con otras cargas, que le presente el asunto en otra ocasión. A menudo me llegan estos comunicados cuando la mente de ella está absorbida con algunos temas difíciles, y dejo el asunto en remojo, para que espere a un momento más favorable. Frecuentemente sucede que en el transcurso de una o dos semanas, encuentro que su mente pasa por los asuntos que se presentaron en algunas de esas cartas. Ella pregunta lo que está sucediendo en relación con ese asunto. Entonces le cuento que tengo varias cartas en la oficina sobre ese tema, y si ella lo solicita, se las traigo. Otras veces esas cartas no son una carga para su mente. Cuando el Señor dirige su mente a algún asunto, no es una carga para ella estudiar el asunto profundamente.

Información que procede de hombres

Hay una parte que deben hacer los hombres, al traer los hechos relacionados con el progreso de los acontecimientos, al escribir lo que sale de sus bocas a los mensajeros del Señor. Esto se puede notar en la experiencia de Pablo según se registra en 1 Corintios 1:11.

Mientras estábamos en Australia, se le delinearon claramente a mi madre los planes sobre los cuales debía desarrollarse nuestra obra educativa, y ella presentó estos planes a quienes estaban relacionados con la escuela. Estábamos rodeados de dificultades y la obra que estaba ante nosotros parecía imposible. Algunos deseaban avanzar con la obra muy rápidamente; otros eran cautos y deseaban esperar para estar seguros que se podría completar lo que se había comenzado. Teníamos nuestras luchas.

En una reunión importante, me propuse no contarle a mi madre de las inquietudes relacionadas con nuestra obra, sino que le diría al Señor todo lo relativo a ellas, y le pedí que nos enviara instrucción de acuerdo a nuestras necesidades. Cuando regresé a casa después de las reuniones de la Junta, tarde en la noche, dejé el asunto con el Señor, y le pedí que nos ayudara, y que nos enviara mensajes según lo dispusiera. Cada mañana iba a mi madre y le decía, “¿tienes alguna novedad para nosotros esta mañana?”. A veces respondía, “No sé si lo tengo; pero estuve en un consejo la noche anterior y estuvimos conversando sobre tal o cual tema”. Otras veces lo que me relataba no parecía tener ninguna relación con el tema que me preocupaba, y ocasionalmente daba respuesta a las mismas preguntas que yo había dejado con el Señor la noche anterior. Muchas veces lo que ella decía daba luz en forma directa a la inquietud que presenté en mi oración.

Una mañana, después de preguntarle a mi madre si ella tenía alguna novedad para nosotros, dijo “¿Qué están haciendo en la reunión de Junta? ¿Qué clase de momento están teniendo?” Le respondí, “No necesito decírtelo; el Señor puede contarte lo que necesites saber mejor que yo, y puede que no te lo cuente en forma imparcial”. Me dijo, “Willie, Willie, dime lo que están haciendo”. Le pregunté, “¿Por qué?”. Entonces ella dijo, “Se me presentó que están pasando un momento difícil, y que cuando lleguen a cierto punto, debo decirles algo. Necesito saber si han llegado a ese punto”. “Madre”, dije, “estamos teniendo momentos difíciles, pero por varias razones no deseo contártelo”. Entonces ella insistió, y le conté lo mejor que pude, desde mi punto de vista, sobre la situación de nuestra obra. Cuando hube terminado, dijo, “Eso está bien. Creo que no iré hoy, pero están muy cerca del momento en que deberé llevarles mi testimonio”. Pasaron uno o dos días, ella vino y nos relató lo que se le había presentado.

Algunos se preguntan por qué es que a veces cuando la hermana White habla, hacia el final de sus declaraciones ella se da vuelta y me dice, “¿He cubierto los puntos, Willie?”, y de esto han sacado la conclusión de que he estado preparando a mi madre en relación con lo tenía que decir en la reunión.

Frecuentemente ocurre que mi madre nos dice unos pocos días u horas antes de la reunión, la línea de pensamiento que desea presentar, y a veces me pide que le recuerde si se olvidó de algún punto en particular. Entonces, al cerrar sus declaraciones, se siente ansiosa por saber si se salteó algún rasgo particular de lo que deseaba decir.

Malentendido

Algunos se preguntan a veces si W. C. White no preparó a su madre para que supiera lo que debía decir a los ministros y administradores en relación con sus deberes y conexiones con la obra en general. Les contaré un ejemplo de lo que hago a veces, y cómo una buena mujer pensó que ella tenía la más clara evidencia de que yo me había encargado de contarle a mi madre lo que ella debía decirle a un ministro que estaba bajo una prueba severa, y que sentía que él necesitaba consejo y asesoramiento.

Al finalizar la sesión de la Asociación General realizada en Battle Creek, en 1901, los hermanos presionaron para que mi madre fuera a Indianápolis a la reunión general que se realizaría en ese lugar para que considerara la obra que habían realizado un grupo de trabajadores fanáticos que habían estado enseñando la doctrina de la carne santa.

Mi madre estaba cansada y sentía que no tenía fuerzas para llevar estar carga adicional. Reiteradamente me dijo a mí y a otros miembros de la familia que no se sentía capaz de asistir a esa reunión. Sentía que no tenía fuerzas para llevar su testimonio, lo que debería hacer si asistía a la reunión. Luego nos relató varias cosas que tendría que decir a los hermanos que habían estado enseñando esas doctrinas extrañas en Indiana. Repitió esto varias veces, así que recuerdo en forma muy clara lo que ella dijo que debía testificar si iba a Indiana. Finalmente decidió que iría. El Señor la fortaleció para el viaje y ella dio su testimonio ante una gran congregación de nuestro pueblo en una forma clara y decisiva. Después de esto se le pidió que hablara a una gran audiencia pública el domingo por la tarde. Esto fue una gran carga para sus fuerzas, y al final estaba muy agotada.

El domingo por la tarde, tuve una extensa charla con uno de los ministros que apoyaban la doctrina extraña contra la cual mi madre había dado testimonio, y me pidió una entrevista con mi madre. Le dije que mi madre estaba muy cansada. Pero cuando vi que se sentiría muy dolido y lastimado si se le negaba una entrevista, le dije que haría lo que pudiera porque tuviese una entrevista el lunes por la mañana temprano. Esperaba ver a mi madre el domingo por la noche para comentarle del deseo que tenía este hermano de verla en la mañana, pero las tareas con reuniones me impidieron verla esa noche.

Durante el lunes, temprano por la mañana, fui a su cuarto y la encontré muy ocupada escribiendo. Luego me dijo que un asunto importante se había desplegado ante su mente durante la noche, y deseaba mucho escribirlo antes que cualquier cosa distrajera su mente del asunto. Entonces le comenté que había prometido a uno de los ministros que haría lo posible por arreglar una entrevista con ella temprano el lunes de mañana. Mi madre dijo, “Pero mi mente está ahora en este otro tema. He dado mi testimonio a nuestro pueblo y mi discurso a una gran audiencia me dejó sin fuerzas, y ahora tengo que escribir este tema. ¿Por qué tengo que entrevistarme con este hermano?” Nuevamente le hablé del deseo que él tenía de tener una entrevista con ella, y ella dijo, “¿Qué puedo decirle?” Entonces me di cuenta que el discurso del domingo por la tarde y el nuevo tema que tenía en mente habían eliminado de su pensamiento la cuestión del fanatismo de la carne santa, y por tanto le repetí algunas de las cosas que nos había contado en Battle Creek y que tendría que decir a estos hermanos si ella venía a Indiana. Después de llamar su atención a algunas cosas que debía decirle a los hermanos si ella venía a Indiana y que nos había repetido varias veces, su mente volvió a retomar esa línea de pensamiento, y luego fui por el hermano.

Durante esta conversación, una buena hermana que estaba en el cuarto contiguo había escuchado algunas de las cosas que dije. Le había hablado en voz alta a mi madre, y la hermana había escuchado mis palabras sin escuchar, quizás, lo que mi madre dijo, y estaba muy sorprendida e impresionada al escuchar que W. C. White le decía a su madre lo que debía decirle a un hermano perplejo. Por supuesto, el asunto se lo contó a otros, y el informa circuló a lo largo y a lo ancho por muchos meses antes de que me llamara la atención. Cuando el pastor Hankins me escribió sobre ello, le expliqué los hechos del caso, y no he escuchado más sobre ello desde entonces. Pero esto es una ilustración de cómo lo que es justo y correcto se puede malinterpretar y es considerado como un error serio por aquellos que tienen una comprensión parcial de los hechos en el caso.

A menudo ha sucedido que en razón de la instrucción que he recibido de mi madre, he asumido una posición de desacuerdo con algunos de mis hermanos en las reuniones, y luego, cuando mi madre ha tenido ocasión de escribir sobre el asunto, nuestros hermanos estaban impresionados y sorprendidos al encontrar que ella estaba apoyando aquellas cosas que yo había defendido, y llegaban a la conclusión de que había estado influenciando a mi madre; mientras que yo había tratado de representar en la comisión lo que ella me había enseñado y defendía. Su testimonio concordaba con aquellos planes y políticas que yo había defendido, sólo porque yo había defendido lo que ella me había enseñado.- (Firma) W. C. White –DF 107d.

Publicaciones Elena G. de White

Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día

Takoma Park, Washington 12, D. c.

20 de mayo, 1954




Necesidad urgente de la evangelización en las ciudades


Algunos pensamientos claves de Elena G. de White sobre evangelización de ciudades

La urgente necesidad de compartir el mensaje del evangelio

Cuando pienso en las ciudades donde se ha hecho tan poco, donde hay tantos miles a quines amonestar acerca del pronto advenimiento del Salvador, experimento un deseo intenso de ver a hombres y mujeres que salgan a hacer la obra con el poder del Espíritu, llenos del amor de Cristo por las almas que perecen…

Todos necesitamos estar completamente despiertos con el fin de hacer avanzar la obra en las grandes ciudades a medida que se abren las puertas. Nos hemos quedado muy atrás en seguir la instrucción que se nos ha dado acerca de entrar en estas ciudades y erigir en ellas monumentos para Dios. Debemos guiar a las almas paso a paso hacia toda la luz de la verdad. Y debemos continuar la tarea hasta dejar una iglesia organizada y construida una humilde casa de culto.- Testimonios para la iglesia, vol. 7, p. 42 (1902).

¡Ojalá pudiésemos ver las necesidades de esas ciudades como Dios las ve! En un tiempo como éste, cada mano debe encontrar ocupación. ¡El Señor viene, el fin se acerca; sí, se aproxima apresuradamente!- Testimonies for the Church [Testimonios para la iglesia], vol. 9, p. 83 (1909).

Ahora hay recursos comprometidos que deberían utilizarse para entrar en ciudades donde no se ha trabajado en Europa, Australia, Estados Unidos y regiones lejanas. Esas ciudades se han descuidado durante años. Los ángeles de Dios están esperando que dediquemos nuestro trabajo a sus habitantes. De pueblo en pueblo, de ciudad en ciudad, debe proclamarse el mensaje de amonestación, no con ostentación sino con el poder del Espíritu, por intermedio de hombres de fe (Manuscrito 11, 1908).- El evangelismo, p. 314.

Una tarea que requiere esfuerzos mancomunados

En relación con la proclamación del mensaje en las ciudades populosas, hay diversas clases de obras que pueden llevar a cabo obreros de diversos dones. Algunos de ellos deben trabajar de un modo, y otros de una manera diferente. El Señor desea que se trabaje en las ciudades mediante los esfuerzos unidos de obreros de diversas capacidades. Todos deen volverse hacia Jesús en busca de instrucciones, y no depender de la sabiduría humana porque podrían descarriarse. Como colaboradores con Dios, deben procurar mantenerse en armonía mutua. Debieran consultarse con frecuencia y colaborar con entusiasmo y sinceridad. Pero todos debieran contemplar a Jesús en busca de sabiduría y no depender únicamente de la dirección humana.- Testimonios para la iglesia, vol. 9, p. 89 (1909); Obreros evangélicos, p. 348.

El Señor está llamando a hombres y mujeres que tienen la luz de la verdad para este tiempo a que se comprometan con la obra misionera genuina y personal. Los miembros de iglesia que viven en las ciudades han de ejercitar especialmente, con toda humildad, los talentos que recibieron de Dios al trabajar con aquellos que están dispuestos a escuchar el mensaje que debiera darse al mundo en este momento. Hay grandes bendiciones almacenadas para aquellos que se rinden completamente al llamado de Dios. Mientras tales obreros se encargan de ganar almas para Jesús, encontrarán que muchos que nunca podían ser alcanzados en ninguna otra forma responderán a los inteligentes esfuerzos personales.— Medical Ministry [Ministerio médico], p. 332 (1910).

Los ministros ordenados solos no pueden hacer frente a la tarea de amonestar a las grandes ciudades. Dios llama no solamente a ministros, sino también a médicos, enfermeros, colportores, obreros bíblicos, y a otros laicos consagrados de diversos talentos que conocen la Palabra de Dios y el poder de su gracia, y los invita a considerar las necesidades de las ciudades sin amonestar. El tiempo pasa rápidamente, y hay mucho que hacer. Deben usarse todos los agentes, para que puedan ser sabiamente aprovechadas las oportunidades actuales.- Los hechos de los apóstoles, p. 129 (1911).

En toda gran ciudad debe haber cuerpos de obreros organizados y bien disciplinados; no meramente uno o dos, sino veintenas deben ser puestos al trabajo. Pero aún queda sin resolver una cuestión que causa perplejidad, cómo serán sostenidos...

Debe darse más atención al entrenamiento y educación de misioneros con una referencia especial para trabajar en las ciudades. Todo grupo de obreros debe estar bajo la dirección de un jefe competente, y, siempre ha de mantenerse ante estos grupos el hecho de que han de ser misioneros en el más alto sentido del término. Tal labor sistemática, sabiamente conducida, producirá benditos resultados.- Medical Ministry [Ministerio médico], pp. 300, 301 (1892).

Educad a hombres y mujeres jóvenes para que se conviertan en obreros en sus propios vecindarios y en otros lugares. Que todos determinen adquirir habilidad para llevar a cabo la obra para este tiempo, y que se preparen para hacer el trabajo al que mejor se adapten.

Muchos jóvenes que han recibido la educación debida en sus hogares deben ser preparados para el servicio y animados a elevar el estandarte de la verdad en nuevos lugares por medio de un trabajo bien planeado y fielmente realizado. Al relacionarse con nuestros ministros y obreros experimentados en el trabajo en la ciudad, obtendrán un entrenamiento apropiado. Actuando bajo la dirección divina y sostenidos por las oraciones de sus compañeros en la obra de más experiencia, pueden llevar a cabo un trabajo satisfactorio y bendecido. Al unir sus esfuerzos con el de los obreros de más edad, y al utilizar sus energías juveniles en forma provechosa, tendrán el compañerismo de los ángeles celestiales; y como colaboradores de Dios, tienen el privilegio de cantar, orar, creer y trabajar con valor y libertad…

No debieran demorarse los planes para preparar a los miembros de la iglesia. Elegid para que trabajen en las grandes ciudades a personas que sean totalmente consagradas y que comprendan el carácter sagrado y la importancia de la obra. No enviéis a los que no estén calificados en este sentido. Se necesitan personas que promuevan los triunfos de la cruz, el celo, la determinación y la fe que son indispensables en el campo misionero.- Testimonios para la iglesia, vol. 9, pp. 96, 97 (1909).

Deben establecerse iglesias, restaurantes y misiones en las ciudades, pero no grandes instituciones

Tenemos que hacer más de lo que hemos hecho hasta ahora para alcanzar a los habitantes en nuestras ciudades. En ellas no debemos construir edificios grandes. Vez tras vez se me ha dado luz acerca de la necesidad de establecer instituciones pequeñas en las ciudades, que sirvan como centros de influencia.

El Señor tiene un mensaje que dar en nuestras ciudades, y debe ser proclamado durante las reuniones campestres, mediante todo tipo de esfuerzos públicos, y también por medio de nuestras publicaciones. Además de esto, en las ciudades se deben establecer restaurantes vegetarianos que se dediquen a promover el mensaje de la temperancia. En conexión con estos restaurantes se deben hacer arreglos para la celebración de reuniones. Toda vez que se pueda, provéase una sala donde los clientes puedan asistir a pláticas acerca de la ciencia de la salud y la temperancia cristiana, y recibir instrucciones relativas a la preparación de alimentos sanos y sobre otros temas importantes. En estas reuniones se debería orar y cantar y hablar, no sólo acerca de salud y temperancia, sino también sobre otros temas bíblicos apropiados. A medida que se enseña a la gente a conservar la salud física, se descubrirán muchas oportunidades para sembrar las semillas del Evangelio del reino.- Testimonios para la iglesia, vol. 7, p. 114(1902).

En toda ciudad debiera haber una misión de ciudad, que sea una escuela de entrenamiento para obreros. Muchos de nuestros hermanos deben soportar la condena a la vista de Dios porque no han hecho la misma obra que Dios quería que hicieran.

Si nuestros hermanos usaran las habilidades que Dios les dio para advertir a las ciudades, ángeles de Dios irán con seguridad delante de ellos para hacer impresión en los corazones de la gente por quienes ellos trabajan. El Señor tiene muchos miles que nunca se han arrodillado ante Baal. Que ninguno de nuestros ministros y médicos decaiga o se desaliente.- Medical Ministry [Ministerio médico], pp. 303-304 (1910).

El Señor nos ha indicado repetidamente que debemos trabajar en las ciudades desde puestos de avanzada ubicados fuera de ellas. En esas ciudades debemos tener casas de culto, como monumentos de Dios, pero las instituciones destinadas a la publicación de la verdad, a la curación de los enfermos y a la preparación de los obreros deben establecerse fuera de las ciudades. Es especialmente importante que nuestra juventud sea protegida de las tentaciones de la vida en la ciudad.- Mensajes selectos, vol. 2, p. 411 (1907).

Mucho más se puede hacer para salvar y educar a los niños de los que en la actualidad no pueden salir de las ciudades. Este es un asunto digno de nuestros mejores esfuerzos. En las ciudades han de establecerse escuelas de iglesia y en relación con esas escuelas deben trazarse planes para la enseñanza de estudios más avanzados cuando haya demanda de ellos (Review and Herald, 17-12-1903).- Conducción del niño, pp. 286, 287 (1903).

En la medida de lo posible, nuestras instituciones debieran estar ubicadas fuera de las ciudades. Debemos tener obreros para estas instituciones, y si están ubicadas en la ciudad, eso significará que las familias de nuestra gente deberán instalarse cerca de ellas. . . El Señor desea que su pueblo se traslade al campo, para que puedan establecerse en la tierra, puedan cultivar sus propias frutas y hortalizas, y donde sus hijos puedan ser criados en contacto directo con las obras de Dios manifestadas por medio de la naturaleza. Llevad a vuestras familias lejos de las ciudades; ese es mi mensaje.

La verdad debe ser dicha, ya sea que los hombres quieran escucharla o pasarla por alto. Las ciudades están llenas de tentaciones. Debiéramos planificar nuestra obra de tal manera que mantengamos a nuestros jóvenes tan lejos como sea posible de esta contaminación.

Las ciudades deben ser trabajadas desde puntos ubicados fuera de ellas. Dijo el mensajero de Dios: "¿No hay que amonestar las ciudades? Sí, pero no con el pueblo de Dios viviendo en ellas, sino por medio de sus visitas, para advertir a sus habitantes de lo que está por sobrevenir a la tierra".- Mensajes selectos, vol. 2, p. 182 (1902).

Dios ha advertido una vez tras otra que nuestras escuelas, casas editoras y sanatorios deben establecerse fuera de la ciudad, donde pueda enseñarse a los jóvenes con la mayor eficacia posible qué es la verdad. Que nadie procure utilizar los Testimonios para respaldar el establecimiento de grandes intereses comerciales en las ciudades. No invalidéis la luz que ha sido dada acerca de este asunto.

Se presentarán hombres que hablarán cosas perversas para contrarrestar las acciones que el Señor está induciendo a sus siervos a realizar. Pero ya es tiempo de que los hombres y las mujeres razonen partiendo de las causas para llegar a los efectos. Es demasiado tarde, sí, demasiado tarde para establecer grandes firmas comerciales en las ciudades; es demasiado tarde para llamar a hombres y mujeres jóvenes del campo para que vayan a las ciudades. En las ciudades están surgiendo condiciones que harán muy difícil que los que pertenecen a nuestra fe permanezcan en ellas. Por lo tanto será un gran error invertir dinero en establecimientos comerciales en las ciudades (Manuscrito 76, 1905).- Mensajes selectos, vol. 2, pp. 409-410 (1905).

Los creyentes deben planificar dejar las ciudades a medida que puedan hacerlo

A medida que transcurra el tiempo, cada vez será más necesario que nuestro pueblo salga de las ciudades. Durante años hemos recibido la instrucción de que nuestros hermanos y hermanas, y especialmente las familias con hijos, deberían planear salir de las ciudades a medida que puedan hacerlo. Muchos tendrán que trabajar laboriosamente para ayudar a abrir el camino. Pero hasta que sea posible salir, durante todo el tiempo que permanezcan en ellas, deberían ocuparse activamente en el trabajo misionero, por muy limitada que sea su esfera de influencia. Mientras rinden sus talentos y todo lo que son a Dios para que los use como él lo requiera; mientras muestran su consagración comprometiéndose en la obra misionera práctica dondequiera se presente la oportunidad, Dios los bendecirá con sabiduría y discreción, y a su manera y tiempo hará posible que ellos se coloquen a si mismos donde no estén rodeados constantemente con las influencias contaminantes de la vida moderna de la ciudad.- Review and Herand, 27 de septiembre, 1906.

Por la bendición de Dios se vencerán dificultades

En visiones de la noche se me mostró las dificultades que se deberán enfrentar en la obra de advertir a las gentes de las ciudades; pero a pesar de las dificultades y el desaliento, se deben hacer esfuerzos para predicar la verdad a todas las clases…

Mientras considero las condiciones reinantes en las ciudades, que tan manifiestamente se hallan bajo el poder de Satanás, me hago la pregunta: ¿Cuál será el fin de estas cosas? La maldad en muchas ciudades está creciendo. El crimen y la iniquidad dominan por doquiera. Nuevas especies de idolatría se introducen continuamente en la sociedad. En toda nación, la mente de los hombres es atraída por la invención de alguna cosa nueva. La temeridad en los hechos y la confusión de los pensamientos aumentan en todas partes. Ciertamente las ciudades de la tierra están llegando a ser como Sodoma y Gomorra.

Como pueblo, necesitamos acelerar la obra en las ciudades, que ha sido obstaculizada por la falta de obreros, medios y espíritu de consagración. En este tiempo, el pueble de Dios necesita volver el corazón plenamente a él, pues el fin de todas las cosas está cerca. Necesitan humillar sus mentes, y estar atentos a la voluntad del Señor, trabajando con fervoroso deseo, en aquello que Dios ha mostrado que debe ser hecho, a fin de amonestar a las ciudades con respeto a su ruina inminente.

El Señor desea que su pueblo se levante y haga la obra indicada. La responsabilidad de advertir al mundo no descansa sólo sobre los ministros. Los miembros laicos de la iglesia deben acompañar la obra de salvar almas. Por medio de las visitas misioneras y por una sabia distribución de nuestras publicaciones, muchos que nunca han sido advertidos, pueden ser alcanzados. Que los grupos se organicen para buscar las almas. Que los miembros de iglesia visiten a sus vecinos y les abran las Escrituras. Algunos pueden establecerse para trabajar en las zonas marginales, y así, mediante una planificación sabia, la verdad puede predicarse en todos los distritos. Con perseverancia en esta obra, se incrementará la aptitud para realizarla, y muchos verán el fruto de sus trabajos por la salvación de las almas. De esa forma la semilla será sembrada en muchos lugares, y la verdad se proclamará a todos.- Review and Herald, 25 de enero, 1912.




Declaraciones de Elena G. de White sobre Nueva York


Debido a los hechos acontecidos el martes 11 de septiembre de 2001, han llegado muchas preguntas al Centro de Investigación White sobre el significado de algunas citas de Elena de White. A continuación se transcriben las citas de Elena de White sobre la ciudad de Nueva York con su contexto más amplio. En cuanto a la interpretación, ya es un poco más difícil. Tendemos a pensar que son predicciones generales, no profecías específicas. Por otra parte, necesitamos entender que todas son señales generales del fin, pero no razones para crear excitaciones no saludables. Creo que las mismas declaraciones nos orientan en este sentido.

También se transcriben algunas citas que indican precaución en cuanto a los comportamientos extremistas o alarmistas.

Declaración de Elena de White sobre ciudad de Nueva York

“Desde que ocurrió el terremoto de San Francisco han circulado muchos rumores concernientes a declaraciones que yo he hecho. Algunos han informado que mientras estaba en Los Ángeles, yo pretendí haber predicho el terremoto y el incendio de San Francisco, y que Los Ángeles sería la próxima ciudad en sufrir. Esto no es cierto. La mañana después del terremoto, yo no dijo otra cosa sino que ‘vendrán terremotos; vendrán inundaciones’; y que el mensaje de Dios a nosotros es que no debemos ‘establecernos en las ciudades malvadas’.

“No hace muchos años, un hermano que trabajaba en la ciudad de Nueva York publicó algunas noticias alarmantes con respecto a la destrucción de esa ciudad. Yo escribí inmediatamente a quien estaba a cargo de la obra allí diciéndole que no era sabio publicar tales noticias; que ello haría surgir una excitación que resultaría en un movimiento fanático, y que esto perjudicaría a la causa de Dios. Es suficiente presentar la verdad de la Palabra de Dios al pueblo. Las noticias alarmantes son perjudiciales para el progreso de la obra” (Review and Herald, 5 de julio de 1906”.

El 3 de agosto de 1903, la Sra. White escribió además con respecto a este informe sensacional:

“¿De dónde vino la noticia de que yo declaré que Nueva York ha de ser barrida por una ola gigantesca? Nunca lo he dicho. Yo he dicho, cuando veía los grandes edificios levantarse allí, piso tras piso: '¡Qué terribles escenas ocurrirán cuando el Señor se levante para sacudir terriblemente la tierra! Entonces se cumplirán las palabras de Apocalipsis 18:1‑3'. Todo el capítulo 18 de Apocalipsis es una advertencia de lo que ha de suceder en la tierra. Pero yo no tengo luz en particular con respecto a lo que ha de venir sobre Nueva York, y lo único que sé es que algún día los grandes edificios de esa ciudad serán derribados por el poder trastornador de Dios. Por la luz que me ha sido dada, sé que la destrucción está en el mundo. Una palabra del Señor, un toque de su poder terrible, y estas masivas estructuras caerán. No podemos imaginarnos el carácter terrible de las escenas que ocurrirán”.

El 1º de septiembre de 1902, la Sra. White escribió:

“En las grandes ciudades, tales como San Francisco, deben realizarse reuniones en carpas bien equipadas, porque de aquí a no mucho tiempo estas ciudades sufrirán bajo los juicios de Dios. San Francisco y Oakland están llegando a ser como Sodoma y Gomorra, y el Señor las visitará con ira”.

El 20 de junio de 1903 escribió: “Los juicios de Dios están en nuestro país. El Señor pronto vendrá. Con fuego, con inundación y con terremotos, él está advirtiendo a los habitantes de esta tierra de su próxima aparición. ¡Ojalá que el pueblo conozca el tiempo de su visitación! No tenemos tiempo que perder. Debemos hacer esfuerzos determinados para inducir a la gente del mundo a ver que el día del juicio está cercano”.

El 3 de junio de 1903 escribió: “Hay muchos con los cuales está luchando el Espíritu de Dios. El tiempo de los juicios destructivos de Dios es el tiempo de misericordia para aquellos que no tienen ninguna oportunidad para enterarse de la verdad. El Señor los considerará con ternura. Su corazón de misericordia es tocado; su mano está todavía extendida para salvar”.

El 12 de noviembre de 1902 escribió: “Está llegando el tiempo cuando vendrá la gran crisis de la historia, cuando todo movimiento en el gobierno de Dios será observado con intenso interés e inexpresable aprensión. En rápida sucesión los juicios de Dios caerán uno después de otro: fuego e inundación y terremotos, con guerra y derramamiento de sangre. Algo grande y decisivo tendrá necesariamente que ocurrir pronto” (Review and Herald, 5 de julio de 1906).

En febrero 15 de 1904 leemos: “Cuando estuve la última vez en Nueva York, fui llamada a presenciar de noche como se levantaban los edificios, piso sobre piso, hacia el cielo. Estos edificios tenían garantía contra el fuego y eran erigidos para glorificar a los propietarios. Estas estructuras se levantaban más y más alto, y en ellas se usaba el material más costoso. . .

“Mientras subían estos altos edificios, los propietarios se regocijaban, con un orgullo ambicioso, de que tenían dinero que invertir en glorificar el yo. . . Mucho del dinero que era invertido había sido obtenido por exacción, oprimiendo a los pobres. En los libros del cielo se guarda un registro de toda transacción comercial. Allí se registra todo trato injusto, toda acción fraudulenta. Viene el tiempo cuando los hombres en su fraude y en su insolencia llegarán a un punto que el Señor no les permitirá pasar, y ellos sabrán que hay un límite a la tolerancia de Jehová.

“La escena que en seguida pasó delante de mí era de un fuego alarmante. Los hombres miraban los edificios elevadísimos, pretendidamente a prueba de fuego, y decían: 'Están perfectamente seguros'. Pero estos edificios eran consumidos como si estuvieran hechos de resina. Las bombas de incendio no podían hacer nada para detener la destrucción. Los bomberos eran incapaces de hacerlas funcionar. Se me ha instruido en el sentido de que, cuando venga el tiempo del Señor, si no ha ocurrido un cambio en los corazones de los hombres orgullosos y de los ambiciosos seres humanos, hallarán que la mano que ha sido poderosa para salvar será poderosa para destruir. Ningún poder terrenal es capaz de detener la mano de Dios. Ningún material puede ser usado en la erección de edificios que los preserve de la destrucción cuando llegue el tiempo señalado por Dios para mandar retribución a los hombres por su insolencia y el descuido de su ley” (Review and Herald, 26 de abril de 1906). Elena G. de White, Notas biográficas (Mountain View, California: Publicaciones Interamericanas, 1981), 450-453.

Precaución en cuanto a los mensajes alarmistas

"Los anuncios alarmantes son perjudiciales para el progreso de la obra. (Review and Herald, 5 de julio, 1906)" (El Evangelismo, 100)

"Os aseguro que estamos orando por vosotros y por la obra en la ciudad de Nueva York. Pero, por favor, eliminad los anuncios alarmantes de vuestras reuniones. Si una ola de fanatismo hiriera a Nueva York en estos días, Satanás trabajaría en las mentes humanas, poniendo en marcha una obra que ninguno de vosotros está preparado para dominar. No es excitación lo que necesitamos en este tiempo, sino esfuerzo sereno, persistente y devoto para la educación de la gente. (Carta 17, 1902)" (El Evangelismo, 100, 101)

"La verdad sagrada es deshonrada por la excitación.- Necesitamos ser reflexivos y tranquilos y contemplar las verdades de la revelación. La excitación no es favorable para el crecimiento en la gracia, para la verdadera pureza y la santificación del espíritu." (El Evangelismo, 444).

"Dios quiere que tratemos con la verdad sagrada porque únicamente esto convencerá a los contradictores. Hay que llevar a cabo un trabajo sereno y sensato..." (El Evangelismo, 444)

"Dios pide que su pueblo ande con sobriedad y santa consecuencia. Debieran ser muy cuidadosos para no representar erradamente ni deshonrar las doctrinas sagradas de la verdad mediante manifestaciones extrañas, por medio de la confusión y el alboroto. Esto hace que los incrédulos piensen que los adventistas son un conjunto de fanáticos. Así se crea el prejuicio que impide que las almas reciban el mensaje para este tiempo. Cuando los creyentes hablan la verdad tal como es en Jesús, manifiestan una calma santa y sensata y no un confuso alboroto. (Manuscrito 76a, 1901)" (El Evangelismo, 444)

"No debemos estimular un espíritu de entusiasmo que produzca fervor por un tiempo, pero que luego se enfríe dando lugar al desánimo y la depresión. Necesitamos el pan de vida que procede del cielo para vivificar el alma. Estudiad la Palabra de Dios. No seáis controlados por los sentimientos. Todos los que trabajan en la viña del Señor deben aprender que los sentimientos no son fe. No es necesario estar siempre en un estado de exaltación. Pero sí se requiere que tengamos una fe firme en la Palabra de Dios como la carne y la sangre de Cristo." (El Evangelismo, 106, 107)





 

¿Contradijo Elena G. de white la Biblia más de 50 veces?

¿Contradijo Elena White la Biblia más de 50 veces? - Origen de las aparentes contradicciones


Por los voluntarios de Ellen-White.com

Origen de las aparentes contradicciones

La lista original de las supuestas contradicciones fue recopilada por dos personas a las que llamaremos simplemente “hermanos DyD”. Es nuestro deseo que estos dos hombres reconsideren algún día su posición, y no deseamos hacer nada que impida esto. Aconsejamos al lector pedir lo que se registra en Juan 16:13 (“Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad”) a medida que avanza sobre el contenido de la lista. Todas las citas de Elena de White y la Biblia se presentan como aparecen exactamente en la lista original.




¿Fue diseñado el plan de salvación después de la caída?


EGW: Sí: "El reino de la gracia fue instituido inmediatamente después de la caída del hombre, cuando se ideó un plan para la redención de la raza culpable” (CS, p. 396).

Biblia: No: "Pues ya sabéis que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir (la cual recibisteis de vuestros padres) no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación. Él estaba destinado desde antes de la fundación del mundo, pero ha sido manifestado en los últimos tiempos por amor de vosotros” (1 Pedro 1:18-20).

Biblia: No: "Según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuéramos santos y sin mancha delante de él” (Efesios 1:4).

Respuesta

Aquí DyD citan a Elena de White diciendo que el "reino de gracia" fue instituido y que el plan “se ideó” inmediatamente después de la caída. Lo que ellos no mencionan son las declaraciones en las que Elena de White asevera que el plan existió mucho antes de ese momento (ver El Deseado de todas las gentes, p. 13, particularmente el tercer párrafo): “El plan de nuestra redención no fue una reflexión ulterior, formulado después de la caída de Adán…” Y esta declaración en el mismo libro, p. 121: “todo acto de la vida terrenal de Cristo se realizaba en cumplimiento del plan trazado desde la eternidad.” Hay varias declaraciones como ésta en sus escritos. Para tener una visión equilibrada de lo que Elena de White dijo realmente sobre este tema (y en su contexto adecuado) recomendamos el capítulo titulado “El plan de redención” en el libro Patriarcas y profetas.

La Biblia tiene varios textos como los mencionados anteriormente colocando el Plan de Salvación antes de la creación del mundo, pero Apocalipsis 13:8 es un poco ambiguo y dice que Jesús fue inmolado “desde el principio del mundo” no antes (RV 1909, 1960, 1989, 1995, LBA). Técnicamente Jesús fue inmolado “desde los días de la eternidad” ¿no es verdad? ¿Cometió un error el profeta Juan? No. El plan comenzaría a ejecutarse en el momento de la caída de Adán y Eva, ¿pero cuándo la Sabiduría Infinita previó el pecado y la necesidad de un Salvador? Desde los días de la eternidad, por supuesto.

(Algunos podrían señalar que hay versiones de la Biblia que usan “desde el principio del mundo” para referirse a cuando se escribe el Libro del Cordero y no a cuando el Cordero es inmolado. No obstante, la mayoría de los eruditos bíblicos que realizaron las traducciones de la Biblia al español no llegaron a esa conclusión. Se puede apreciar en las diferentes versiones o actualizaciones de la Reina Valera, La Biblia de las Américas. La Biblia de Jerusalén traduce dando a entender que se refiere al Libro del Cordero. En la mayoría de las versiones en inglés, los eruditos también apoyan la traducción que hace referencia al Cordero. Las versiones de la King James, New King James, NIV, AMP, Weymouth, Young’s, y LTV [Green] todas señalan al “inmolado” [la NIV dice en el margen que el texto podría escribirse de otra forma, y la AMP lo dice de ambas formas en el texto mismo]. La NASB señala al “Libro”, pero aclara al margen que podría ser el “inmolado”. La RSV y Darby lo colocan de tal forma que “fundación” hace referencia a la escritura del Libro del Cordero. No obstante, sin este texto, las declaraciones de Elena de White no contradicen nada que la Biblia diga al respecto. Ella concuerda que el plan ha estado en existencia desde “la eternidad”.)

El problema que se presenta aquí no tiene nada que ver con Elena de White, sino con nuestras mentes finitas tratando de entender cómo un Dios que conoce siempre el futuro “idea” algo y cuándo. Después de todo, no importa lo que Él haga, Él ya sabe que va a hacerlo, así que ¿cuándo realmente decide hacer algo? Los caminos de Dios son “incomprensibles” (Job 9:10). El tema infinito es demasiado para la mente humana. Aquí estamos hablando sobre Omnisciencia. Hay muchos ejemplos en la Biblia donde Dios hace algo, y que parece que no fue lo que “ideó” originalmente. Sólo como ejemplo:

  1. Arrojar a Satanás del cielo (Apo 12:7-9). (¿Cuándo “ideó” este plan?
  2. Dios rechaza al rey Saúl (1 Sam 16:1).
  3. El plan del cielo de cómo lograr que el rey Acab muera en Ramot de Galaad (1 Rey 22:19-22).
  4. Dios decidiendo no hacer lo que originalmente planeó hacer al hombre o nación malvada que se arrepiente (Jer 26:3; 18:8).
  5. Dios decidiendo responder las oraciones de aquellos que perseveran en sus peticiones (Luc 18:7, 8; 11:5-9).
  6. Dios decidiendo destruir la tierra con un diluvio (Gén 6:6).
  7. Dios dejando vivir 15 años más al rey Exequias, después de decirle que estaba a punto de morir (2 Rey 20:1-8).

Ahora bien, ¿cuándo fueron “ideados” estos planes? Dios sabe “desde la eternidad” exactamente qué es lo que Él va a hacer y cuándo lo va a hacer. Es difícil para nosotros comprender cómo Dios puede “hacer” cualquier plan mientras ya sabe perfectamente el futuro. Esto no es una contradicción, sino más bien un tema que simplemente no puede ser explicado por (o a) los meros seres humanos.




¿Estuvo Adán con Eva, cuando fue tentada en el Jardín del Edén?


EGW: No: “Los ángeles habían prevenido a Eva que tuviese cuidado de no separarse de su esposo mientras éste estaba ocupado en su trabajo cotidiano en el huerto; estando con él correría menos peligro de caer en tentación que estando sola. Pero distraída en sus agradables labores, inconscientemente se alejó del lado de su esposo. Al verse sola, tuvo un presentimiento del peligro … muy pronto se encontró extasiada, mirando con curiosidad y admiración el árbol prohibido” (Patriarcas y profetas, p. 36).

Biblia: Sí: “Al ver la mujer que el árbol era bueno para comer, agradable a los ojos y deseable para alcanzar la sabiduría, tomó de su fruto y comió; y dio también a su marido, el cual comió al igual que ella” (Gén 3:6).

Respuesta

Este es un argumento basado en la semántica, insistiendo que la expresión, de algunas versiones, “con ella” (la RV en sus versiones 1909, 1989, LBA en español. La RV 1960 y 1995 no incluyen las palabras “que estaba” [con ella] y tampoco las versiones en inglés KJV, NASB, RSC, Amp & Darby, entre otras) quiere decir que él había estado con ella durante su caminata hacia el árbol y en la conversación con la serpiente.

A continuación aparece este texto en el hebreo original, de acuerdo con la presentación de la Biblia King James Interlinear:

(ishshah) (ra'ah) (`ets) (towb) (ma'akal) (huw') (ta'avah) (`ayin) (`ets) (chamad) (sakal) (laqach) (periy) ('akal) (nathan) (gam) ('iysh) ('akal)

(Traducción literal)

(mujer) (vio) (árbol) (bueno) (comer) (que) (atractivo) (ojos) (árbol) (codiciado) (sabiduría) (tomó) (fruta) (comió) (dio) (también) (esposo) (comió)

Elena de White no fue por cierto la inventora de la creencia de que Eva estaba sola junto al árbol. Incluso sin mirar en el texto Hebrero, considere unos pocos hechos:

  • En su conversación con Eva, la serpiente nunca reconoció la supuesta presencia de Adán (Gén 3:1-5). De hecho, la opinión de Adán sobre la decisión de Eva nunca se menciona hasta que “él comió” (vers. 6).
  • Cuando se enfrenta a Dios, Adán no acusa a la serpiente, sino que hecha la culpa a Eva (vers. 12). Si él hubiera estado en el Árbol al mismo tiempo, sería correcto que él y Eva juntos acusaran a la serpiente.
  • Cuando se enfrentan a Dios, Eva no dice “la serpiente nos engañó, y comimos” sino “la serpiente me engañó y comí” (vers. 13).

Muchos eruditos han adoptado esta postura por siglos, mucho antes que Elena de White la comentara.




¿Fue Adán engañado por Satanás?


EGW: Si: “Satanás, quien es el padre de la mentira engañó a Adán en forma similar, diciéndole que no necesitaba obedecer a Dios, que no moriría si transgredía la ley de Dios” (El evangelismo, p. 434).

La Biblia: No: “y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en transgresión” (1 Tim 2:14).

Respuesta

Este texto sólo construye su caso sobre la pregunta 2 de esta lista. Era Eva quien estaba ante el árbol, “engañada”, y luego su caída llevó a la de Adán. Cuando leemos todo lo que Elena de White tiene para decir sobre este hecho, vemos que aquí su declaración se está refiriendo a “Satanás” en los términos generales de su plan para la caída de la pareja (similar a cuando hablamos de la forma en que Satanás nos tienta cuando en realidad probablemente sea uno de sus demonios el que está haciendo eso, pues Satanás no es omnipresente).

Esto es como tratar de explicar si los fariseos fueron “engañados” o no cuando crucificaron a Cristo. En un sentido no lo fueron, ellos sabían que estaban matando a un hombre inocente que cumplía cada descripción bíblica del Mesías (y que ellos serían responsables por sus pecados). En otro sentido, fueron engañados porque habían endurecido sus corazones hasta que se auto-engañaron. Adán tuvo que haber sido “engañado” de alguna forma porque después de la caída, él comió el fruto (si él no hubiera sido engañado en ninguna forma, nunca lo habría hecho).

Elena de White deja en claro, no obstante, que Adán no fue engañado en la misma forma que Eva en Patriarcas y profetas, p. 42).




¿Quién le habló a Caín?


EGW: UN ÁNGEL: “Por medio de un ángel se le hizo llegar la divina amonestación: ‘Si bien hicieres, ¿no serás ensalzado?’” (Patriarcas y profetas, p. 61).

La Biblia: EL SEÑOR: Entonces Jehová dijo a Caín: -- ¿Por qué te has enojado y por qué ha decaído tu semblante? … Salió, pues, Caín de delante de Jehová” (Gén 4:6, 16).

Respuesta

DyD dejaron afuera la oración que aparece en Patriarcas y profetas justo antes de la cita que hacen de Elena de White. Dice: “Y el Señor dijo a Caín ‘¿Por qué te has ensañado, y por qué se ha inmutado tu rostro?’”.

Aquí la cuestión es realmente la palabra “ángel”. La palabra “ángel” significa “mensajero”. La Biblia tiene muchos ejemplos donde al hablarse de “Ángel” del Señor hace referencia a Dios mismo (ver Gén 16:7, 13; 22:11-18; 31:11-13; 48:15, 16; Exo 3:2-6; Hech 3:25; 7:30-32; Núm. 22:21 a 23:5; Jueces 6:11-40; 13:3-22; ver también Exo 23:20, 21).

DyD rechazan esta explicación (previamente dada por adventistas, aparentemente) insistiendo que dado que Moisés dijo “el Señor”, la palabra “ángel” no puede ser correcta. Se concluye entonces, que dado que Jesús dice “tu palabra es verdad” (haciendo referencia a la Biblia) y dado que Moisés no usó la palabra “ángel” (mientras que Elena de White lo hizo), entonces cualquiera que acepte esta respuesta está diciendo que la Biblia, Moisés y Jesús están equivocados. Creemos que los textos indicados en el párrafo anterior prueban otra cosa.




¿Se juntaban los humanos con los animales para dar a luz a especies y razas sub-humanas antes del diluvio?


EGW: Sí: “Pero si hubo un pecado sobre cualquier otro que clamó por la destrucción de la raza por el diluvio, fue el crimen de la amalgama de hombre y bestia que desfiguró la imagen de Dios y causó confusión en todas partes” (Spiritual Gifts [Dones espirituales], vol. 3, p. 64).

EGW: Sí: “Todas las especies de animales que Dios había creado fueron preservadas en el arca. Las especies confusas que Dios no había creado, que fueron el resultado de la amalgama, fueron destruidas por el diluvio. Desde el diluvio ha habido amalgama de hombre y bestia, como se puede ver en las variedades casi infinitas de especies de animales, y en ciertas razas de hombres” (Spiritual Gifts [Dones espirituales], vol. 3, p. 75).

La Biblia: No: “Luego dijo Dios: "Produzca la tierra seres vivientes según su especie: bestias, serpientes y animales de la tierra según su especie". Y fue así. E hizo Dios los animales de la tierra según su especie, ganado según su especie y todo animal que se arrastra sobre la tierra según su especie. Y vio Dios que era bueno” (Gén 1:24, 25).

Respuesta

Ha habido años de especulación en la Iglesia Adventista sobre lo que Elena G. de White quiso decir exactamente con las dos declaraciones mencionadas (hay sólo dos declaraciones que tratan este tema en todos sus escritos). Muchos han concluido que la frase “amalgama de hombre y bestia” (un problema que ocurre en cada grupo) no debe confundirse como que significa “amalgama de hombre con bestia” (apareamiento de humanos y animales).

A continuación hay una típica declaración que revela los puntos de vista de Elena G. de White sobre las diferentes razas de seres humanos:

“Dios no reconoce ninguna distinción por causa de la nacionalidad, la raza o la casta. Es el Hacedor de toda la humanidad. Todos los hombres son una familia por la creación, y todos son uno por la redención” (Palabras de vida del gran Maestro, p. 318).

Si desea leer una investigación más detallada sobre este tema, por favor vea el link que aparece más abajo. DyD declaran en su conclusión que “el Patrimonio Elena G. de White admite que Elena G. de White estaba simplemente equivocada”. Ésta es una declaración falsa, como podrá ver en el siguiente link, que lo conecta directamente con la página web del Patrimonio Elena G. de White.

http://www.egwestate.andrews.edu/issues/amalg.html




¿Quién cerró la puerta del arca, Dios o un ángel?


EGW: ANGEL: “La mofadora multitud vio un ángel que descendió del cielo revestido de un resplandor semejante al de un relámpago. Cerró la maciza puerta exterior, y emprendió de nuevo su viaje rumbo al cielo” (Spiritual Gifts [Dones espirituales], vol. 3, p. 68, escrito en 1864; Patriarcas y profetas, p. 68, escrito en 1890).

EGW: DIOS: “… Dios la había cerrado, y sólo Dios podía abrirla” (Patriarcas y profetas, p. 86, escrito en 1890).

La Biblia: DIOS: “y Jehová le cerró la puerta” (Gén 7:16).

Respuesta

Elena G. de White intercambia las palabras “ángel” y “Dios”. Ver respuesta a pregunta Nº 4. (Si clasificamos a un profeta cada vez que usa la palabra “ángel” por Dios como una “contradicción”, entonces la Biblia misma estaría en problemas.)




¿Fue la torre de Babel edificada antes del diluvio?


EGW: Si: “Este sistema se corrompió antes del diluvio por causa de los que se separaron de los fieles seguidores del Señor y se dedicaron a la construcción de la torre de Babel” (Spiritual Gifts [Dones espirituales], vol. 3, p. 301; Historia de la redención, p. 152, 153).

La Biblia: No: “Después del diluvio, Noé vivió trescientos cincuenta años… Después dijeron: "Vamos, edifiquémonos una ciudad y una torre cuya cúspide llegue al cielo; y hagámonos un nombre, por si fuéramos esparcidos sobre la faz de toda la tierra” (Gén 9:28 y 11:4).

Respuesta

Uno sólo necesita mirar la tabla de contenido del libro que contiene la cita arriba mencionada (Spiritual Gifts [Dones espirituales], vol. 3) para ver si Elena G. de White sabía o no cuándo se construyó la torre de Babel. Note el orden de los capítulos del libro:

VI. El crimen antes del diluvio.

VII. El diluvio.

VIII. Después del diluvio.

IX. Infidelidad disfrazada.

X. La torre de Babel.

XI. Abrahán.

Elena G. de White escribió en el capítulo titulado “La torre de Babel” estas palabras: “ALGUNOS de los descendientes de Noé pronto comenzaron a apostatar… Construyeron una ciudad, y concibieron la idea de edificar una enorme torre que llegara hasta las nubes” (véase también Historia de la redención, p. 74).

Con esta clara cita, junto con el orden de los capítulos, parece bastante aparente que Elena G. de White entendía cuándo fue construida la Torre de Babel. Así que ¿por qué parece indicar que la torre se construyó antes del diluvio? La declaración debiera leerse: “Este sistema se corrompió antes del diluvio y por causa de los que se separaron de los fieles seguidores del Señor y se dedicaron a la construcción de la torre de Babel.” Fue corregido para que se lea de esta forma en la siguiente impresión del libro. El error de tipografía fue notado por los editores mucho antes que la crítica lo hiciera. En 1866, el editor de la revista Review and Herald explicó a sus suscriptores el error y la necesidad de corregirlo, así se aclaró el asunto por completo. Además, a la luz de todo lo que se escribió sobre el diluvio y la torre en Spiritual Gifts, ninguna persona razonable podría pensar que ella, en una oración, anularía el resto del libro. Los capítulos hablan por sí mismos.




¿Fue la torre de Babel edificada para escapar de otro diluvio?


EGW: Sí: “Los moradores de la llanura de Sinar no creyeron en el pacto de Dios que prometía no traer otro diluvio sobre la tierra. Muchos de ellos negaban la existencia de Dios, y atribuían el diluvio a la acción de causas naturales… Uno de sus fines, al construir la torre, fue el de alcanzar seguridad si ocurría otro diluvio. Creyeron que, construyendo la torre hasta una altura mucho más elevada que la que habían alcanzado las aguas del diluvio, se hallarían fuera de toda posibilidad de peligro. Y al poder ascender a la región de las nubes, esperaban descubrir la causa del diluvio.” (Patriarcas y profetas, p. 112).

La Biblia: No: “Después dijeron: ‘Vamos, edifiquémonos una ciudad y una torre cuya cúspide llegue al cielo; y hagámonos un nombre, por si fuéramos esparcidos sobre la faz de toda la tierra’” (Gén 11:4).

Respuesta

No es una contradicción dar más información y detalle que los registrados previamente (que es uno de los propósitos de los profetas). Elena G. de White en ninguna forma niega o contradice lo que la Biblia dice, sólo está dando más información. Todos los profetas siguientes estarían “contradiciendo” a Moisés si los juzgáramos de esa forma.




¿Fue Séfora, la esposa de Moisés, una "cusita"?


EGW: Sí: “(María) habló contra Moisés porque se casó con una mujer de Etiopía (cusita)” (Spiritual Gifts [Dones espirituales], vol. 4, p. 19). Nota: los paréntesis en esta cita están agregados por DyD, no EGW.

EGW: No: “Aunque se la llama ‘mujer cusita’ (V.M.) o ‘etíope,’ la esposa de Moisés era de origen madianita, y por lo tanto, descendiente de Abrahán” (Patriarcas y profetas, p. 402).

La Biblia: Si: “María y Aarón hablaron contra Moisés a causa de la mujer cusita que había tomado, pues él había tomado una mujer cusita” (Núm 12:1).

Respuesta

Aquí, Elena G. de White aunque cita a la Biblia, afirmando que María había acusado a Moisés de casarse con una mujer de Etiopía (“cusita”), se observa que ella obviamente no está tratando de ocultar su “contradicción”. Dice que Séfora creció en Madián, de acuerdo a la Biblia. No hay contradicción aquí, más bien Elena G. de White apoya la evidencia bíblica.




¿Fueron los israelitas destruidos por la glotonería?


EGW: Sí: “Dios les concedió su deseo, dándoles carne, y dejando que comieran hasta que su glotonería produjo una plaga, de la cual muchos murieron” (Consejos sobre el régimen alimenticio, p. 175).

La Biblia: No: “Aún tenían la carne entre sus dientes, antes de haberla masticado, cuando la ira de Jehová se encendió contra el pueblo, y lo hirió Jehová con una plaga muy grande.” (Núm 11:33).

Respuesta

¿Se contradicen mutuamente estas declaraciones? DyD dicen que nadie había comido o tragado alimento alguno cuando Dios los destruyó, así que su glotonería no podría haber sido lo que enojó a Dios. La carne estaba “aún… entre sus dientes” en algunos de ellos. Pero ¿comía tanta gente (más de un millón) en perfecto unísono? ¿No es razonable pensar que mientras algunas personas estaban comiendo su primer bocado miles estaban ya en su segundo o tercero? La Biblia dice que Dios los hirió con una plaga “antes de haberla masticado”. Esto quiere decir que la carne no había sido toda comida/consumida. Ellos, como grupo, estaban todavía en el proceso de comerlo cuando Dios los hirió (en otras palabras, estaba “todavía entre sus dientes”).

En caso de que haya alguna duda sobre lo que realmente sucedió aquel día, veamos qué más tiene la Biblia para decirnos sobre este incidente. En el Salmo 78:26-31 (una referencia cruzada en muchas versiones de la Biblia, incluyendo la Nueva Versión Internacional) tenemos una detallada descripción:

“Movió el viento solano en el cielo, y trajo con su poder al viento del sur, e hizo llover sobre ellos carne como polvo, como la arena del mar, aves que vuelan. Las hizo caer en medio del campamento, alrededor de sus tiendas. Comieron y se saciaron; les cumplió, pues, su deseo. No habían saciado aún su apetito, aún estaba la comida en su boca, cuando vino sobre ellos el furor de Dios, e hizo morir a los más robustos de ellos y derribó a los escogidos de Israel” (Salmo 78:26-31).




¿Envió Dios cuervos para darle de comer a Elías?


EGW: No: “Allí él honró a Elías enviándole comida mañana y tarde por un ángel del cielo” (Testimonies for the Church [Testimonios para la iglesia], vol. 3, p. 288, escrito en 1873).

EGW: Sí: “Él que alimentó a Elías al lado del arroyo, haciendo de un cuervo su mensajero” (Testimonies for the Church [Testimonios para la iglesia], vol. 4, p. 253, escrito en 1876).

La Biblia: Sí: “yo he mandado a los cuervos que te den allí de comer … Los cuervos le traían pan y carne por la mañana y por la tarde” (1 Reyes 17:4, 6).

Respuesta

DyD concluyen: En 1873, Elena G. de White contradijo la Biblia cuando dijo que Elías fue alimentado por un ángel. Luego, tres años más tarde, en 1876 ella cambió su manera de pensar y concordó con la Biblia de que realmente fue un cuervo. Luego, un año después de su muerte, sus editores trataron de acomodar las cosas omitiendo cualquier referencia a un ángel o un cuervo —ellos cambiaron las palabras de Elena G. de White para decir que a Elías solamente “se le proveyó milagrosamente de alimento” (Profetas y reyes, p. 94).

La acusación de que Elena de White “cambió su manera de pensar” en 1876, es incorrecto. Ella ya había declarado en 1851 –22 años antes- que Dios había enviado cuervos para alimentar a Elías (A Sketch of the Christian Experience and Views of Ellen G. White [Una breve reseña de la experiencia cristiana y visiones de Elena G. de White], p. 45; que más tarde se incluiría en Primeros escritos, p. 56), así que sabía todo acerca de los cuervos cuando ella hizo la declaración del “ángel”.

La acusación de que los editores trataron de suavizar las cosas cambiando las palabras de Elena G. de White después de su muerte, también es falsa por tres razones: (1) Elena G. de White revisó y aprobó cada cambio que se hizo; y (2) nada se había “acomodado” o ganado diciendo “se le proveyó milagrosamente de alimento” después de que la declaración anterior fue impresa. Y por último, (3) incluso si los editores hubieran alterado la declaración para que se leyera de esa manera, no estaban tratando de cubrir ninguna declaración en relación a los cuervos, pues en el mismo libro (Profetas y reyes) en la página 89 todavía hay una declaración sobre los cuervos. Esto muestra claramente que no había la intención de ninguna de las partes de “acomodar las cosas”.

Pero, ¿por qué Elena G. de White dice originalmente “cuervo” y luego menciona al “ángel”? Los cuervos no traen naturalmente alimento a la gente, y por cierto no traerían “pan y carne” sin que sea un milagro. Probablemente el ángel tuvo su parte en este milagro, así como los ángeles han estado detrás de los escenarios de la mayoría de los milagros.




¿Desobedeció Sansón a Dios cuando se casó con una filistea?


EGW: Sí: “Una joven que vivía en la ciudad filistea de Timnah conquistó los afectos de Sansón, y él decidió hacerla su esposa. La única contestación que dio a sus padres temerosos de Dios, que trataban de disuadirle de su propósito, fue: "Esta agradó a mis ojos." Los padres cedieron por fin a sus deseos, y la boda se efectuó… Precisamente cuando llegaba a la edad viril, cuando debía cumplir su misión divina, el momento en que más fiel a Dios debiera haber sido, Sansón se emparentó con los enemigos de Israel… se estaba colocando en una posición que no le permitiría cumplir el propósito que debía alcanzar su vida.… La esposa, para obtener cuya mano Sansón había transgredido el mandamiento de Dios, traicionó a su marido antes de que hubiese terminado el banquete de bodas” (Patriarcas y profetas, pp. 606, 607).

La Biblia: No: “Sansón respondió a su padre: -- Tómame esta por mujer, porque ella me agrada. Su padre y su madre no sabían que esto venía de Jehová, porque él buscaba ocasión contra los filisteos” (Jueces 14:3, 4).

Respuesta

Ningún estudiante de la Biblia puede negar que Sansón había ciertamente “transgredido el mandamiento de Dios” (ver la cita de Elena G. de White) al buscar una esposa entre los filisteos. Dios fue bien claro al respecto (ver Exo 34:11-16; Deum 7:1, 4; Jueces 3:5-6). El Señor sabía que con la asociación continua con los filisteos (y sus mujeres en particular) la vida de Sansón pronto no estaría dentro del plan original de Dios.

Pero Dios nos usa donde estamos. ¿Estaba Faraón cumpliendo la voluntad de Dios al no dejar ir a Israel? Sí y no. No, él no estaba en armonía con la voluntad de Dios, cuando Dios claramente le dijo mediante Moisés “deja ir a mi pueblo”. Pero la demora era la voluntad de Dios (ver Exo4:21), porque Dios sabía que Faraón endurecería su corazón y por este acto continuo, Dios sería aún más glorificado que si él hubiera dicho “está bien”. ¿Fue la voluntad de Dios que los hermanos de José lo vendieron como esclavo? Sí y no. Era el plan de Dios de tener a José en Egipto y hacerlo finalmente el segundo al mando, pero esto en ningún sentido disminuyó la culpa de los hermanos que hicieron esto. Aunque esto “era de Dios”, fue incorrecto de parte de ellos y se les tomó en cuenta. Dios podría haber cumplido su propósito para la vida de José sin la “ayuda” de sus celosos hermanos. Lo mismo fue con Sansón.

La mayoría admite que porque Sansón aparece en la lista de fe de personas destacadas (Hebreos 11), sus debilidades le causaron mucha aflicción y miseria durante su vida. Si Sansón hubiera permanecido fiel a Dios nunca habría sido capturado por los filisteos y le hubiesen quitado los ojos. No obstante, Dios transformó, incluso esta situación lamentable en victoria, mediante el acto final del hombre fuerte de derribar los pilares y matar a más con su muerte que durante toda su vida. Como con la mayoría de estas acusaciones, cuando la declaración es tomada en su contexto (sin omisiones) y se lee el capítulo completo, uno puede entender el punto que Elena G. de White estaba presentando.

Entre las partes que se dejaron de lado en la cita cortada, están estas palabras: [Sansón] “No se preguntó si al unirse con el objeto de su elección podría glorificar mejor a Dios o si [y luego DyD retoman la cita otra vez] se estaba colocando en una posición que no le permitiría cumplir el propósito que debía alcanzar su vida.” La primera parte que se omite de esta cita, resume el problema de Sansón al buscar a esta mujer. Note cuán diferente se la lee en su contexto a cómo se la coloca en la lista de “contradicciones”.




¿Llevaba el sumo sacerdote la sangre de los animales sacrificados al Lugar Santo todos los días?


EGW: Sí: “La parte más importante del servicio diario era la que se realizaba en favor de los individuos… Con su propia mano mataba entonces el animal, y el sacerdote llevaba la sangre al lugar santo y la rociaba ante el velo, detrás del cual estaba el arca que contenía la ley que el pecador había violado. Con esta ceremonia y en un sentido simbólico, el pecado era trasladado al santuario por medio de la sangre” (Patriarcas y profetas, pp. 367, 368).

La Biblia: No: Aparte del día anual de expiación, el sacerdote sólo esparcía sangre “frente al velo” en el Lugar Santo en dos ocasiones: (1) cuando un sacerdote pecaba (Lev 4:3-12); (2) cuando toda la comunidad israelita pecaba (Lev 4:13-21). La sangre nunca era llevada al Lugar Santo en los sacrificios diarios cuando un líder pecaba (Lev 4:22-26) ni cuando un individuo pecaba (Lev 4:27-35).

Respuesta

Al respecto de lo que sucedía a la sangre después del sacrificio, había (como DyD señalaron) cuatro situaciones diferentes. (1) Un sacerdote, (2) un líder, (3) un ciudadano, y (4) la congregación en general. Dos de estas cuatro requerían que la sangre se esparciera frente al velo, y dos requerían que la carne se comiera así, mediante el cuerpo del sacerdote, los pecados serían transferidos figurativamente dentro del santuario.

Donde se produce confusión en relación con la declaración de Elena G. de White, es cuando dice “La parte más importante del servicio diario era la que se realizaba en favor de los individuos.” DyD deducen que ella quiere decir por individuo “ciudadano” como opuesto a la congregación, los líderes o los sacerdotes. Pero si se lee el capítulo completo (o al menos las dos páginas anteriores) queda claro que ella habla de los sacrificios por “individuos” (fueran éstos líderes o sacerdotes o ciudadanos comunes) como diferente de los sacrificios continuos matutinos y vespertinos, el quemar incienso, y lo que se hacía con los panes de la proposición. Estos eran sacrificios y ceremonias que se realizaban en la mañana y en la tarde, y eran diferentes que cuando un sacerdote, un líder, un ciudadano común o la congregación cometían un pecado adicional por su propia cuenta.

Sabemos que Elena G. de White no tenía confusión en relación con esto por una declaración vital que DyD dejan de lado. Es la siguiente oración después del final de la cita que usan. Es lamentable y confuso para los lectores que esta declaración no se haya incluido. La declaración, para que todos la lean, es “En algunos casos no se llevaba la sangre al lugar santo (véase el Apéndice, nota 9); sino que el sacerdote debía comer la carne, tal como Moisés ordenó a los hijos de Aarón, diciéndoles: "Diola él a vosotros para llevar la iniquidad de la congregación." (Lev. 10: 17.) Las dos ceremonias simbolizaban igualmente el traslado del pecado del hombre arrepentido al santuario” (Patriarcas y profetas, p. 368).

¿Cuánto más claro podía ella haberlo dicho? Elena G. de White escogió usar el método que era usado en la mitad de las cuatro situaciones, porque más claramente señalaba a la sangre de Cristo. Pero no dejó de tener en cuenta el hecho de que esto no se hacía en todos los casos. Esta expresión clara, sumada a la lectura del capítulo completo, muestra que Elena G. de White no contradice para nada la Biblia. Hay que tener en cuenta que si ella conocía que en algunos casos la sangre no era esparcida frente al velo, entonces ella sabía “cuándo” no era esparcida frente al velo. Esto está en perfecta armonía con la Biblia.




¿Se parecía Cristo a los otros niños?


EGW: Sí, 1896: “Debía ser semejante a los que pertenecían a la familia humana y a la raza judía. Sus facciones tenían que ser semejantes a las de los seres humanos, y no debía tener tal belleza en su persona que la gente lo señalara como diferente de los demás” (Christ Our Saviour [Cristo nuestro Salvador], p. 9, edición 1896; Mensajes selectos, tomo 3, p. 143).

EGW: No, 1898: “Nadie que mirara el rostro infantil radiante de animación, podría decir que Cristo era exactamente como los otros niños” (Comentario bíblico adventista, tomo 5, p. 1091).

La Biblia: Sí: “Subirá cual renuevo delante de él, como raíz de tierra seca. No hay hermosura en él, ni esplendor; lo veremos, más sin atractivo alguno para que lo apreciemos” (Isa 53:2).

Respuesta

En la primera cita, Elena G. de White está hablando de los rasgos faciales (como Isa 53:2 lo hace también). En la segunda cita, está expresando lo obvio: que su rostro ordinario “radiante de animación” por el amor que vertía libremente a todos los que estaban a su alrededor, fuera diferente de los otros niños.

Mientras que ellos eran muy similares en sus gritos, o peleas o haciendo todas las cosas que solemos hacer cuando niños, la diferencia era que en Cristo estaba constantemente la imagen del amor celestial. Sus rasgos faciales no eran extraordinariamente atractivos, no obstante, se semblante siempre era bondadoso y “radiante de animación”.




¿Fue el hombre Jesucristo también verdaderamente Dios?


EGW: No: “El hombre Cristo Jesús no era el Señor Dios Todopoderoso” (Comentario bíblico adventista, vol. 5, p. 1104).

La Biblia: Sí: “Porque un niño nos ha nacido, hijo nos ha sido dado, y el principado sobre su hombro. Se llamará su nombre ‘Admirable consejero’, ‘Dios fuerte’, ‘Padre eterno’, ‘Príncipe de paz’” (Isa 9:6).

La Biblia: Sí: “He aquí que viene con las nubes: Todo ojo lo verá, y los que lo traspasaron; y todos los linajes de la tierra se lamentarán por causa de él. Sí, amén. ‘Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin’, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso” (Apo 1:7-8).

La Biblia: Sí: “Por eso Dios también lo exaltó sobre todas las cosas y le dio un nombre que es sobre todo nombre” (Fil 2:9).

Respuesta

Tanto Elena G. de White como la Iglesia Adventista del Séptimo Día enseñan que Jesús fue plenamente Dios aunque llegó a ser realmente hombre. No estamos de acuerdo con ciertas denominaciones que creen que Jesús era un “Dios menor” creado por el Padre. Sostenemos que Él era uno con el Padre desde las edades eternas y Elena G. de White continuamente expresa este punto de vista. Ahora, veamos la declaración citada arriba.

“Cristo dejó su lugar en las cortes celestiales y vino a esta tierra a vivir la vida de los seres humanos. Hizo este sacrificio para mostrar que es falsa la acusación de Satanás contra Dios: esto es, [mostrando] que es posible que el hombre obedezca las leyes del reino de Dios. Cristo, siendo igual con el Padre, honrado y adorado por los ángeles, se humilló por nosotros y vino a esta tierra a vivir una vida de humildad y pobreza: vino a ser un varón de dolores, experimentado en quebranto. Sin embargo, el sello de la divinidad estaba sobre su humanidad. Vino como un Maestro divino para elevar a los seres humanos, para aumentar su eficiencia física, mental y espiritual. No hay nadie que pueda explicar el misterio de la encarnación de Cristo. Con todo, sabemos que vino a esta tierra y vivió como un hombre entre los hombres. El hombre Cristo Jesús no era el Señor Dios Todopoderoso, sin embargo Cristo y el Padre son uno. La Deidad no desapareció bajo la angustiosa tortura del Calvario, sin embargo no es menos cierto que "De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.”

Note, que en su contexto, Elena G. de White deja bien en claro que Jesús era totalmente igual con el Padre cuando Él vino a la tierra. Entonces, ¿qué quiso decir con que Jesús no era “Señor Dios Todopoderoso”?

La palabra clave aquí es “Todopoderoso” (no si Jesús era o no “verdaderamente Dios” como lo sugiere el encabezado de esta acusación). Antes de que Jesús llegara a ser humano, tenía:

  1. Omnipotencia
  2. Omnipresencia
  3. Omnisciencia

Cuando vino a la tierra, dejó a un lado:

  1. Omnipotencia: (Él dijo: “No puedo yo hacer nada por mí mismo” [necesitaba al Padre] Juan 5:30).
  2. Omnipresencia
  3. Omnisciencia (Él dijo que no sabía el día o la hora de su propia segunda venida, sino que sólo lo sabía el Padre [Marc 13:32]).

Jesús no contaba su igualdad con el Padre como algo a qué asirse, pero para usted y para mí, él llegó a ser humano y era obediente incluso hasta la muerte de la cruz (ver Fil 2:6-8).




Mientras tentaba a Jesús, ¿reclamó Satanás ser el ángel que salvó a Isaac de una muerte certera?


EGW: Sí: “Tan pronto como comenzó el largo ayuno de Cristo en el desierto, Satanás estuvo cerca con sus tentaciones… Pretendió hacer creer a Cristo que Dios no le requería que pasara por la abnegación y los sufrimientos que él anticipaba… También declaró que él era el ángel que detuvo la mano de Abrahán cuando levantó el cuchillo para matar a Isaac” (Mensajes selectos, vol. 1, p. 320).

La Biblia: No: Se puede leer la Biblia de tapa a tapa y no encontrará ninguna evidencia para apoyar esta supuesta conversación entre Cristo y Satanás.

Respuesta

En este punto DyD no dieron una respuesta elaborada y no ofrecen textos bíblicos porque no hay contradicción aquí. Sólo es una información con más detalles. Así como en otras partes, cuando se dan estos detalles, la información es inmediatamente clasificada como una contradicción. Incluso los ateos, que tratan de destruir la Biblia no tratan a las Escrituras de esta forma. Por ejemplo: En Judas, el verso 9, leemos: “Pero cuando el arcángel Miguel luchaba con el diablo disputándole el cuerpo de Moisés, no se atrevió a proferir juicio de maldición contra él, sino que dijo: ‘El Señor te reprenda’.” Ahora imagine el argumento: “Usted puede leer el Antiguo Testamento desde Génesis hasta Malaquías, y no encontrará ninguna evidencia para apoyar esta supuesta conversación entre Miguel y Satanás.”

Judas no contradice en nada el Antiguo Testamento, incluso esta disputa por el cuerpo de Moisés nunca se menciona en la Biblia antes de este texto. Judas también habla de que Enoc profetiza acerca de la venida del Señor: “con sus santas decenas de millares, para hacer juicio contra todos…” (vers. 14-16). No tenemos registro de que Enoc dijera una cosa como ésta en los escritos de Moisés, no obstante creemos en Judas.




17. ¿Quién eligió a Judas para que sea uno de los doce discípulos de Cristo?


EGW: CRISTO ESCOGIÓ A JUDAS: “Cuando Judas fue escogido por nuestro Señor, su cano no era sin esperanza” (Testimonies for the Church [Testimonios para la iglesia], vol. 4, p. 41).

EGW: LOS DISCÍPULOS ESCOGIERON A JUDAS: “Los discípulos anhelaban que Judas llegase a ser uno de ellos… y lo recomendaron a Jesús.” (El Deseado de todas las gentes p. 260).

EGW: JUDAS SE ELIGIÓ A SÍ MISMO: “Mientras Jesús estaba preparando a los discípulos para su ordenación, un hombre que no había sido llamado se presentó con insistencia entre ellos. Era Judas Iscariote, hombre que profesaba seguir a Cristo y que se adelantó ahora para solicitar un lugar en el círculo íntimo de los discípulos… y esperó obtenerlo relacionándose con Jesús.” (El Deseado de todas las gentes pp. 260, 664).

La Biblia: JESÚS ESCOGIÓ A JUDAS: “Cuando llegó el día, llamó a sus discípulos y escogió a doce de ellos… Judas Iscariote, que llegó a ser el traidor… ¿No os he escogido yo a vosotros los doce?... No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros” (Luc 6:13-16; Jn 6:70; 15:16).

Respuesta

Las declaraciones de Elena G. de White simplemente dicen: Judas buscó a Jesús con la esperanza de llegar a ser uno de sus discípulos. Los otros discípulos, cuando oyeron su pedido, “lo recomendaron” (no “escogieron”) a Jesús. Entonces Jesús lo escogió para que fuera uno de los doce, aunque sabiendo lo que podría ocurrir.




¿Se comieron los perros los restos de Judas?


EGW: Sí: “Su peso había roto la soga con la cual se había colgado del árbol. Al caer, su cuerpo había quedado horriblemente mutilado, y los perros lo estaban devorando. Sus restos fueron inmediatamente enterrados” (El Deseado de todas las gentes, p. 670).

La Biblia: No: “Entonces, arrojando las piezas de plata en el Templo, salió, y fue y se ahorcó.” (Mat 27:5).

“Este, pues, que había adquirido un campo con el salario de su iniquidad, cayó de cabeza y se reventó por la mitad, y todas sus entrañas se derramaron” (Hech 1:18).

Respuesta

Otra vez, parece haber cuestiones conflictivas aquí para indicar que hay una contradicción. La Biblia no dice nada que pudiera hacernos pensar que los perros no pudieron haber comido la carne de Judas. Irónicamente, estos mismos textos son usados a veces por los escépticos para señalar una “contradicción” en la Biblia. Un pasaje dice que Judas “se ahorcó”, el otro dice que compró un campo y “cayó de cabeza y se reventó por la mitad, y todas sus entrañas se derramaron”. Los críticos citan el hecho de que en Hech 1:18 no se menciona el ahorcamiento y que en Mat 27:5 no hay referencia a que sus entrañas se derramaron. Observando superficialmente, parece que hay dos relatos de cómo murió Judás. Los creyentes saben que estos dos pasajes no se contradicen uno al otro, sino que simplemente dan detalles diferentes sobre un mismo hecho. Estas son las mismas acusaciones que a menudo se hacen contra Elena de White.




¿Le colocó Herodes un manto rasgado a Jesús?


EGW: Sí: “Ante la sugerencia de Herodes, una corona de sarmientos espinosos de vid fue trenzada y colocada sobre la sagrada frente de Jesús; y un ropaje púrpura viejo y andrajoso, que fuera una vez la ropa de un rey, se colocó sobre su noble aspecto” (Spirit of Prophecy [Espíritu de profecía], vol. 3, p. 138, edición 1887). “Lo contemplaron vestido con una vieja ropa púrpura” (Testimonies for the Church [Testimonios para la iglesia], vol. 1, p. 241).

La Biblia: No: “Entonces Herodes con sus soldados lo menospreció y se burló de él, vistiéndolo con una ropa espléndida; y volvió a enviarlo a Pilato.” (Luc 23:11).

Respuesta

Elena G. de White describe las rojas andrajosas como “que fuera una vez la ropa de un rey”. Si la ropa fue una vez la ropa de un rey, entonces probablemente estaba hecha de un lino muy fino: una ropa elegante, que simplemente se convirtió en andrajos con el tiempo. Elena G. de White lo deja bien en claro aquí. Es dudoso que el burlón Herodes hubiera permitido que una de sus ropas nuevas se usara para un tratamiento tan vergonzoso, especialmente considerando que la ropa sería llevada a “Pilato” (pues Jesús la portaría) y por tanto se perdería y probablemente arruinaría en el proceso.




¿Se desmayó Jesús tres veces bajo el peso de la cruz?





¿Tentó Satanás a Cristo después de que ayunó 40 días?


EGW: No: “Tan pronto como comenzó el largo ayuno de Cristo, Satanás estuvo cerca con sus tentaciones… Satanás dijo a Cristo que no era necesario que el sufriera el dolor del hambre y la muerte por inanición” (Redemption of the Temptation of Christ [Redención de la tentación de Cristo], p. 37, edición de 1874).

EGW: No: “Tan pronto como comenzó el largo ayuno de Cristo en el desierto, Satanás … Rodeado de luz, vino a Cristo pretendiendo ser uno de los ángeles del trono de Dios… Pretendió hacer creer a Cristo que Dios no le requería que pasara por la abnegación y los sufrimientos que él anticipaba” (Christ Our Saviour [Cristo nuestro Salvador], p. 45; Mensajes selectos, vol. 1, p. 320).

EGW: No: “Durante cuarenta días estuvo tentándole Satanás” (Primeros escritos, p. 155).

EGW: Sí: “Cuando Jesús entró en el desierto, fue rodeado por la gloria del Padre… Pero la gloria se apartó de él, y quedó solo para luchar con la tentación… Durante cuarenta días ayunó y oró… Entonces vio Satanás su oportunidad. Pensó que podía vencer a Cristo.” (El Deseado de todas las gentes, p. 118).

La Biblia: Sí: “Después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches, sintió hambre. Se le acercó el tentador y le dijo: -- Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan.” (Mat 4:2, 3).

Respuesta

La Biblia: “por cuarenta días, y era tentado por el diablo. No comió nada en aquellos días, pasados los cuales tuvo hambre. Entonces el diablo le dijo: -- Si eres Hijo de Dios, di a esta piedra que se convierta en pan” (Luc 4:2, 3).

Aquí se puede apreciar un ejemplo perfecto de porqué estas acusaciones no prueban un error o contradicción. DyD citaron sólo del evangelio de Mateo sin mencionar lo que que Marcos, Lucas o Juan tienen para decir sobre este evento. En la tercera declaración de Elena G. de White, está citando a Lucas casi palabra por palabra. Con esta acusación en particular, nos vemos forzados a tomar una decisión: o Mateo era inspirado y Lucas y Elena G. de White no fueron inspirados (y estaban en error), o Lucas y Elena G. de White dar un registro más detallados de lo que sucedió, mostrando que algunas tentaciones comenzaron durante los 40 días y no después. Mateo (al igual que Elena G. de White en la cuarta cita) simplemente se centra en la primera de las tres tentaciones principales que se listan en su libro y en el de Lucas. Juan no menciona este encuentro para nada, y Marcos sólo dice: “Y estuvo allí en el desierto cuarenta días. Era tentado por Satanás y estaba con las fieras, y los ángeles lo servían” (1:13).

DyD concluyen: “Otro ejemplo de cómo Elena G. de White contradice la Biblia y confunde la mente. La Biblia no dice nada de que Satanás vino a tentar a Jesús antes de su ayuno o que lo tentó por cuarenta días, sino que después de cuarenta días el tentador vino a Jesús.”




¿Fue María alejada de la escena y los huesos de Jesús quebrantados durante su crucifixión?


EGW: Sí: “La madre de Jesús estaba agonizante, casi más allá de sus fuerzas, y mientras extendían a Jesús sobre la cruz, y estaban a punto de clavar sus manos con los crueles clavos a los brazos de madera, los discípulos apartaron de la escena a la madre de Cristo, para que ella no oyera el golpe de los clavos mientras eran introducidos en los huesos y músculos de sus tiernas manos y pies.” (Spiritual Gifts [Dones espirituales], vol. 1, p. 58, escrito en 1858).

EGW: No: “Vio sus manos extendidas sobre la cruz; se trajeron el martillo y los clavos, y mientras éstos se hundían a través de la tierna carne” (El Deseado de todas las gentes, p. 693, escrito en 1898).

La Biblia: No: “Lo seguía una gran multitud del pueblo, y de mujeres que lloraban y hacían lamentación por él… Pero todos sus conocidos, y las mujeres que lo habían seguido desde Galilea, estaban mirando estas cosas de lejos… Las mujeres que lo habían acompañado desde Galilea lo siguieron y vieron el sepulcro y cómo fue puesto su cuerpo” (Luc 23:27, 49, 55).

La Biblia: No: “Estaban junto a la cruz de Jesús su madre y la hermana de su madre, María mujer de Cleofas, y María Magdalena” (Juan 19:25).

La Biblia: No: “…pues estas cosas sucedieron para que se cumpliera la Escritura: ‘No será quebrado hueso suyo’” (Juan 19:36).

Respuesta

Hay dos cuestiones aquí:

1. María alejada de la cruz

No, la Biblia no dice que María fue alejada de la escena. Incluso no dice que ella permaneció allí para presenciar cada parte del doloroso evento. DyD usan Juan 19:25 (“Estaban junto a la cruz de Jesús su madre”) para probar que ella nunca fue alejada ni siquiera por un momento, pero Elena G. de White no dice que María nunca estuvo allí; sólo dice que fue alejada. Una lectura de lo que sigue después de la referencia que aparece arriba (Spiritual Gifts, vol. 1) revela que el discípulo Juan volvió a llevarla otra vez a la cruz (p. 59; ver también El Deseado de todas las gentes, p. 700).

2. Los huesos de Jesús “quebrados”

Elena G. de White declara que los clavos “eran introducidos en los huesos y músculos de sus tiernas manos y pies”. ¿Fue así? Cuando alguien era crucificado, así era como se hacía. Cada cristiano ha visto ilustraciones de Jesús en la cruz, y por cierto que esto no es invento de Elena G. de White (algunos dicen que los clavos eran en realidad clavados en las muñecas, pero aun así esto requeriría que “atravesara” los huesos). Jesús mismo registra todo esto cuando se aparece a los discípulos que estaban escondidos después de la resurrección. Ellos temían que fuera un fantasma y él les dijo “mirad mis manos y mis pies” y entonces “les mostró las manos y los pies” (Luc 24:39, 40).

Alguno puede decir que esto no era para mostrar las impresiones de los clavos, sino para mostrar que él era de carne. Pero no olvidemos lo que dijo Tomás (que no estaba allí durante este primer encuentro) después de oír acerca de él: “Si no veo en sus manos la señal de los clavos y meto mi dedo en el lugar de los clavos, y meto mi mano en su costado, no creeré” (Juan 20:25). ¿De dónde obtuvo esa idea? Le habían contado que Jesús les mostró las impresiones de los clavos en sus manos y pies. Entonces, cuando Jesús se aparece a Tomás, le dice que examine sus manos y su costado (la herida de la lanza), lo cual Tomás hizo y luego creyó (vers. 27).

Ahora, después de haber dejado en claro que Jesús definidamente sufrió que atravesaran sus manos y pies con los clavos (ver también Isaías 49:16; Salmo 22:16; Zacarías 12:10), debemos preguntarnos si alguna vez “atravesaron” sus huesos. No importa dónde se introdujeran los clavos, deben haber encontrado algún hueso y por tanto tenían que de alguna manera “atravesar” huesos para afirmar a Jesús en la cruz. Cuando la Biblia habla de que ningún hueso de Cristo sería quebrado (Salmo 34:20), aclara lo que quiere decir en Juan 19:31-36, donde vemos que cuando los soldados vinieron para quebrar las piernas (huesos) de los que habían sido crucificados ese día, no quebraron los huesos de Cristo pues ya estaba muerto. La Biblia no menciona lo que sucedió biológicamente cuando los clavos fueron introducidos en las manos y pies. Pero incluso si Dios preservó milagrosamente los huevos de las manos y pies de Cristo, no cambia el hecho bíblico de que los clavos lo “atravesaron”. Esto otra vez es realmente semántico. Elena G. de White dice “atravesaron”; la Biblia dice “traspasaron”. De acuerdo con el diccionario en español, la palabra “traspasar” significa: (1) Pasar a la otra parte; pasar una cosa de un sitio a otro. (2) Atravesar de parte a parte alguna cosa con un arma o instrumento; hacer sentir un dolor físico o moral con extraordinaria violencia.

Elena G. de White nunca dijo que “los huesos” de Cristo “fueron quebrados”. Cuando ella dice que los clavos “atravesaron” sus manos y pies, estaba en perfecta armonía con las Escrituras –el Antiguo y el Nuevo Testamentos.

DyD dicen que Elena G. de White “cambió su registro” de lo que hicieron los clavos cuando más tarde ella escribió sobre eso en El Deseado de todas las gentes, pero las palabras que se usan para describir la escena completa, son totalmente diferentes. Este no es un caso en el que se cambia una oración para cubrir un error, sino simplemente cuenta la historia otra vez en un libro diferente. ¿Por qué necesitaría cambiar algo que estaba en armonía con las Escrituras desde un primer momento?




¿Murieron la humanidad y la divinidad de Cristo en la cruz?


EGW: Sí: “Los hombres necesitan comprender que la Deidad sufrió y se angustió ante las agonías del Calvario” (Manuscrito 44, 1898, y Comentario bíblico adventista, vol. 7, p. 919).

EGW: No: “La Deidad no desapareció bajo la angustiosa tortura del Calvario” (Carta 1899, citada en el Comentario bíblico adventista, vol. 5, p. 1104).

La Biblia: Sí: “Porque si creemos que Jesús murió y resucitó” (1 Tes 4:14).

Respuesta

Veamos las declaraciones de Elena G. de White en su contexto:

“‘En él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad’. Los hombres necesitan comprender que la Deidad sufrió y se angustió ante las agonías del Calvario. Sin embargo, Jesucristo, a quien Dios dio para el rescate del mundo, compró a la iglesia con su propia sangre. La Majestad del cielo tuvo que sufrir a manos de fanáticos religiosos que pretendían ser el pueblo con mayor conocimiento sobre toda la tierra.”

En esta cita, Elena G. de White se está refiriendo obviamente a la Deidad de Cristo. Aunque la “plenitud de la Deidad” habitaba en Él “corporalmente”, era solamente el Hijo quien había de hundirse en la muerte bajo las agonías del Calvario; cada cristiano sabe esto. Jesús “compró a la iglesia con su propia sangre”. Sufrió “a manos de fanáticos religiosos”. El Padre sufrió en una forma diferente: observando a su Hijo amado morir desamparado en la Cruz.

Ahora, la siguiente cita completa:

“No hay nadie que pueda explicar el misterio de la encarnación de Cristo. Con todo, sabemos que vino a esta tierra y vivió como un hombre entre los hombres. El hombre Cristo Jesús no era el Señor Dios Todopoderoso, sin embargo Cristo y el Padre son uno. La Deidad no desapareció bajo la angustiosa tortura del Calvario, sin embargo no es menos cierto que ‘De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna’.”

Aquí ella usa la palabra “Deidad” para describir la Divinidad –“Cristo y el Padre” (y el Espíritu Santo por supuesto). El Padre y el Espíritu Santo no “desaparecieron” en la muerte como pasó con Jesús. Ella claramente dice que aunque Jesús y el Padre eran uno, la Divinidad completa no desapareció bajo la tortura del Calvario. Los cristianos comprenden que cuando Jesús murió, Dios el Padre no murió. Las otras dos personas de la Divinidad o Trinidad estaban vivas; fue el Hijo el que debía morir en nuestro lugar, no la Deidad completa. Dice también en este contexto, que aunque la “Deidad” (el Padre incluido) no sufrió y murió en la cruz, no obstante Dios el Padre dio a su Hijo para que muriera por nosotros, y qué agonía debió haber sido aquella –observándolo morir. En este lugar, Elena G. de White está claramente contrastando el papel del Hijo con el resto de la Divinidad y es esta Divinidad a la cual hace referencia la palabra “Deidad” en este lugar. Resumiendo, ¿era Jesús Deidad? Sí. ¿Murió él en la cruz? Sí. ¿Son el Padre y el Espíritu Santo, Deidad? Sí. ¿Murieron o desaparecieron en la cruz? No. Esto es simplemente un caso en el cual una palabra (por ejemplo, como la palabra “ley”) se usa de diferentes formas.




¿Murió Jesús para darnos una segunda prueba?


EGW: Si: “La muerte entró en el mundo a causa de la transgresión. Pero Cristo dio su vida para que el hombre tuviera otra prueba. El no murió en la cruz para abolir la ley de Dios, sino para asegurar para el hombre un segundo tiempo de gracia.” (Testimonios para los ministros, p. 131).

La Biblia: No: “Ahora es el tiempo aceptable; ahora es el día de salvación.” (2 Cor 6:2).

La Biblia: No: “¿cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande?” (Heb 2:3).

La Biblia: No: “Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio, así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que lo esperan.” (Heb 9:27, 28).

Respuesta

Los tres textos bíblicos usados son maravillosas verdades acerca del evangelio, pero no tratan (ni refutan) el tema que trata Elena G. de White en su declaración. A continuación hay cuatro versículos que apoyan lo que dijo:

“Pues por cuanto la muerte entró por un hombre, también por un hombre la resurrección de los muertos. Así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados” (1 Cor 15:21, 22).

“Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación y vana es también vuestra fe. Y somos hallados falsos testigos de Dios, porque hemos testificado que Dios resucitó a Cristo, al cual no resucitó si en verdad los muertos no resucitan. Si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó; y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana: aún estáis en vuestros pecados. Entonces también los que murieron en Cristo perecieron” (1 Cor 15:14-18).

“Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu, porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte. Lo que era imposible para la Ley, por cuanto era débil por la carne, Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado, y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne, para que la justicia de la Ley se cumpliera en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu” (Rom 8:1-4).

“Porque, si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida. Y no solo esto, sino que también nos gloriamos en Dios por el Señor nuestro Jesucristo, por quien hemos recibido ahora la reconciliación. Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron. Antes de la Ley ya había pecado en el mundo; pero donde no hay Ley, no se inculpa de pecado. No obstante, reinó la muerte desde Adán hasta Moisés, aun en los que no pecaron a la manera de la transgresión de Adán, el cual es figura del que había de venir. Pero el don no fue como la transgresión, porque si por la transgresión de aquel uno muchos murieron, la gracia y el don de Dios abundaron para muchos por la gracia de un solo hombre, Jesucristo. Y con el don no sucede como en el caso de aquel uno que pecó, porque, ciertamente, el juicio vino a causa de un solo pecado para condenación, pero el don vino a causa de muchas transgresiones para justificación. Si por la transgresión de uno solo reinó la muerte, mucho más reinarán en vida por uno solo, Jesucristo, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia. Así que, como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación que produce vida. Así como por la desobediencia de un hombre muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, muchos serán constituidos justos” (Rom 5:10-19).

Esto es exactamente lo que Elena G. de White estaba diciendo y que es el fundamento del cristianismo.




¿Fue completada la expiación por el pecado en la cruz?


EGW: No: “Quedó evidente para nosotros que la profecía de Daniel 8: 14, en vez de significar la purificación de la tierra, se refería al término de la obra de nuestro sumo Sacerdote en el cielo, o sea el fin de la expiación, y la preparación del pueblo para el día de su venida” (Notas biográficas, p. 70).

EGW: No: “Jesús entró en el lugar santísimo del celestial al fin de los 2300 días de Daniel 8, en 1844, para hacer la expiación final por todos los que pudiesen recibir el beneficio de su mediación” (Primeros escritos, p. 253).

La Biblia: Sí: “Cuando Jesús tomó el vinagre, dijo: -- ¡Consumado es! E inclinando la cabeza, entregó el espíritu.” (Juan 19:30).

La Biblia: Sí: “Pero ahora, aparte de la Ley, se ha manifestado la justicia de Dios, testificada por la Ley y por los Profetas: la justicia de Dios por medio de la fe en Jesucristo, para todos los que creen en él, porque no hay diferencia, por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios, y son justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre” (Rom 3:21-25).

La Biblia: Sí: “Con mucha más razón, habiendo sido ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira, porque, si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida” (Rom 5:9-10).

La Biblia: Sí: “Y no solo esto, sino que también nos gloriamos en Dios por el Señor nuestro Jesucristo, por quien hemos recibido ahora la reconciliación” (Rom 5:11).

Respuesta

Nuevamente los textos elegidos son verdades maravillosas, pero no se refieren a lo que nuestro Sumo Sacerdote está haciendo por nosotros en el cielo en este momento. De los cuatro textos:

El primero trata de lo que dijo Jesús: “Consumado es [el trabajo que su Padre le dio que hiciera].” Había vivido una vida perfecta, y ahora podía presentar esa vida como un sacrificio perfecto.

El segundo dice que somos justificados gratuitamente, y que Jesús fue un sacrificio de propiciación. Fue definidamente eso. (Es el único texto de los cuatro que tiene incluso la palabra “propiciación”.)

Los textos tercero y cuarto dicen que hemos sido reconciliados con Dios mediante Jesús. Ninguno cuestionaría este hecho.

Todos estos hechos son aceptados por Elena G. de White en sus escritos y por los Adventistas en sus creencias. Están en perfecta armonía con el juicio investigador (que comienza en 1844). El tema del juicio investigador no contradice la Biblia. Es todo un estudio bíblico en sí mismo y por razones de espacio no trataremos completamente el estudio aquí. Respecto a la “propiciación” o “expiación”, Elena G. de White enseña que Jesús lleva sobre sí mismo por completo nuestros pecados cuando se los confesamos y que nos limpia con sus sangre plenamente (ver Review and Herald, 11 de noviembre, 1890; The Youth’s Instructor, 20 de septiembre, 1900, como dos ejemplos de esto.) Pero Dios tiene un plan para terminar con el “problema del pecado” para siempre, y eso involucra mucho más que simplemente un manto de perdón. Los cristianos ya saben que la obra de Jesús por nosotros no está “terminada” en todo sentido, porque la Biblia dice que él todavía intercede por nosotros en forma diaria (Heb 7:25; Rom 8:34). Todavía tiene un juicio que realizar (Hech 17:31; Rom 14:10). Y todavía tiene que rescatar a sus hijos fieles de un planeta que fenece (Juan 14:3; Mat 24:30). Lo que Jesús hace con el registro de nuestros pecados es exclusivamente su tarea y se puede percibir en el servicio del santuario del Antiguo Testamento, particularmente en el Día de la Expiación.

Para más información al respecto, recomendamos el libro de Clifford Goldstein, 1844 Hecho Simple.




La sangre de Cristo ¿abolió el pecado?


EGW: No: “Aunque la sangre de Cristo habría de librar al pecador arrepentido de la condenación de la ley, no había de anular el pecado… pero quedaba en el santuario hasta el día de la expiación” (Patriarcas y profetas, p. 371).

La Biblia: Sí: “En él tenemos (“tenemos” es tiempo presente) redención por su sangre, el perdón de pecados” (Gén 9:28 y 11:4).

La Biblia: Sí: “y la sangre de Jesucristo, su Hijo, nos limpia de todo pecado” (1 Juan 1:7).

La Biblia: Sí: “Bienaventurados aquellos cuyas iniquidades son perdonadas, y cuyos pecados son cubiertos. Bienaventurado el hombre a quien el Señor no culpa de pecado” (Rom 4:7, 8).

Respuesta

Esta acusación es otra forma de decir lo anterior, uno necesita estudiar el juicio investigador por sí mismo para comprender su validez. Unas pocas citas no arrojarán mucha luz sobre la cuestión. El Día de la Expiación era una sombra (tipo) asombrosa de cómo concluiría el plan de salvación de Dios. Cualquier estudiante de la Biblia será bendecido al estudiar el asunto. Los textos que DyD ofrecen simplemente dicen que tenemos (tiempo presente) redención y perdón y purificación mediante Jesús –uno de los temas favoritos de Elena G. de White y los Adventistas. No obstante, tanto Elena G. de White como los adventistas, rechazan las enseñanzas de “una vez salvo, siempre salvo” pues la Biblia no enseña eso.




Los pecados confesados ¿son transferidos al santuario celestial mediante la sangre de Cristo?


EGW: Sí: “Así como en la antigüedad los pecados del pueblo se transferían figurativamente al santuario terrenal por la sangre de la ofrenda por el pecado, así también, nuestros pecados son transferidos, de hecho, al santuario celestial por sangre de Cristo” (The Great Controversy [El conflicto de los siglos], p. 266, edición 1886).

“Así como en la antigüedad los pecados del pueblo eran puestos por fe sobre la víctima ofrecida, y por la sangre de ésta se transferían figurativamente al santuario terrenal, así también, en el nuevo pacto, los pecados de los que se arrepienten son puestos por fe sobre Cristo, y transferidos, de hecho, al santuario celestial” (El conflicto de los siglos, p. 474, edición 1911).

La Biblia: No: “Pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros y la sangre de Jesucristo, su Hijo, nos limpia de todo pecado” (1 Jn 1:7). “En él tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia” (Efe 1:7).

Respuesta

Esta acusación también trata con la cuestión del Juicio Investigador. Los textos usados para refutar a Elena de White solo apoyan lo que ella ha dicho en las declaraciones mencionadas.




¿Quién carga nuestros pecados?


EGW: SATANÁS: “Se vio además que, mientras que el holocausto señalaba a Cristo como sacrificio, y el sumo sacerdote representaba a Cristo como mediador, el macho cabrío simbolizaba a Satanás, autor del pecado, sobre quien serán colocados finalmente los pecados de los verdaderamente arrepentidos… todos estos pecados sobre Satanás… Satanás… sufrirá finalmente la entera penalidad del pecado” (El conflicto de los siglos, pp. 475, 539).

La Biblia: JESÚS: “Él mismo llevó nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia. ¡Por su herida habéis sido sanados!” (1 Ped 2:24).

Respuesta

Otra declaración sobre el juicio investigador. Si uno rechaza el juicio investigador (o el sábado, o que los muertos duermen, o el diluvio por esa razón) entonces la persona será capaz de encontrar muchas declaraciones de Elena G. de White que están aparentemente “equivocadas”. Jesús pagó el precio por nuestros pecados, pero Satanás es responsable por tentarnos a pecar. Si Jesús quiere que Satanás pague un precio por esto, esa es su decisión. Nuevamente, sugerimos que el lector estudie sobre el Día de la Expiación y lea el libro de Clifford Goldstein sobre el tema.




¿Requiere Dios una ofrenda por la trasgresión antes de perdonarnos?


EGW: Sí: “No puede corregir todos los casos, ya que algunas de las personas a quienes causó daño han bajado a la tumba y la cuenta está registrada en contra suya. En estos casos, lo mejor que puede hacer es presentar una ofrenda de expiación ante el altar del Señor, y él lo aceptará y perdonará” (Testimonios para la iglesia, vol. 5, p. 318).

La Biblia: No: “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad” (1 Jn 1:9).

Respuesta

Recomendamos leer la sección completa de Testimonios, vol. 5, de donde se extrae esta cita para comprender lo que se presenta. Elena G. de White estaba escribiendo a un hombre que tenía un problema con el dinero y la deshonestidad. Aparentemente, había perjudicado a algunas personas financieramente y algunos de ellos, con el transcurso de los años, habían muerto. Entonces, Elena G. de White le señala a este hombre a Zaqueo y su acto cristiano de prometer devolver 4 veces más todo lo que había obtenido injustamente.

Si hemos tenido una ganancia financiera obteniendo ventaja sobre otros y quebrantando la ley de Dios en el proceso, por supuesto que debemos restaurar todo lo que hemos tomado. Y si ellos y sus familiares ya no están, entonces debemos restaurar este dinero a Dios. Debiera haber algo que salga de lo que hemos obtenido. No podemos robar a un hombre rico y luego aceptar a Cristo, e insistir continuar viviendo la buena vida con el dinero que hemos adquirido erróneamente. El punto de Elena G. de White es que el dinero debe en primer lugar y por sobre todo devolverse a quien se perjudicó, pero si esto no es posible, entonces debemos devolver el dinero a Dios. Una lectura de la sección completa puede aclarar cualquier confusión de lo que Elena G. de White quiere decir.

Para desaprobar este principio bíblico, DyD citan de 1 Juan 1:9, que dice que si confesamos nuestros pecados Dios nos perdona. Ese no es el punto aquí; Elena G. de White estaba hablando a un individuo en particular que tenía un problema en particular. No estaba por ninguna razón diciendo que ésta es la forma que nos acercamos a Cristo –con una ofrenda financiera. Pero DyD concluyen:

“Dios le dice que confiese sus pecados y usted será perdonado y purificado. Elena G. de White contradice la Biblia al pedirle a usted que traiga una ofrenda de expiación para que sea perdonado”.

Esto no es cierto. Elena G. de White no le dice a usted que traiga una ofrenda de expiación para que sea perdonado.




¿Podemos decir que ya somos salvos por la gracia de Cristo?


EGW: No: “Nunca debe enseñarse a los que aceptan al Salvador, aunque sean sinceros en su conversión, a decir o sentir que están salvados… Los que aceptan a Cristo y dicen en su primera fe: "Soy salvo", están en peligro de confiar en sí mismos.” (Palabras de vida del gran Maestro, pp. 119, 120).

La Biblia: Sí: “Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna” (1 Juan 5:13).

Respuesta

Ahora, veamos la cita en su contexto (esto es largo, pero vale la pena –muy Cristocéntrico):

(lo que se cita arriba aparece en itálica)

“La caída de Pedro no fue instantánea, sino gradual. La confianza propia lo indujo a creer que estaba salvado, y dio paso tras paso en el camino descendente hasta que pudo negar a su Maestro. Nunca podemos con seguridad poner la confianza en el yo, ni tampoco, estando, como nos hallamos, fuera del cielo, hemos de sentir que nos encontramos seguros contra la tentación. Nunca debe enseñarse a los que aceptan al Salvador, aunque sean sinceros en su conversión, a decir o sentir que están salvados. Eso es engañoso. Debe enseñarse a todos a acariciar la esperanza y la fe; pero aun cuando nos entregamos a Cristo y sabemos que él nos acepta, no estamos fuera del alcance de la tentación. La Palabra de Dios declara: ‘Muchos serán limpios, y emblanquecidos, y purificados’ [Dan 12:10]. Sólo el que soporte la prueba, ‘recibirá la corona de vida’ [Santiago 1:12]. Los que aceptan a Cristo y dicen en su primera fe: "Soy salvo", están en peligro de confiar en sí mismos. Pierden de vista su propia debilidad y constante necesidad de la fortaleza divina. No están preparados para resistir los ardides de Satanás, y cuando son tentados, muchos, como Pedro, caen en las profundidades del pecado. Se nos amonesta: ‘El que piensa estar firme, mire que no caiga’ [1 Cor 10:12]. Nuestra única seguridad está en desconfiar constantemente de nosotros mismos y confiar en Cristo.”

Este pasaje coloca al yo donde pertenece —en el polvo— y nos muestra nuestra constante necesidad de Jesús. Pedro es, como ella dijo, un perfecto ejemplo de lo que sucede cuando declaramos algo como que es un hecho, como si estuviéramos fuera de la probabilidad de caer. Podemos conocer que nuestra relación es correcta con Dios hoy, pero no conocemos nuestras debilidades, o dónde podríamos caer y/o volvernos contra Dios (ver Jer 17:9). Podemos tener la seguridad que si estamos por morir hoy, seremos salvos, pero anunciar descaradamente que pase lo que pase, somos salvos, es básicamente “una vez salvo siempre salvo” y eso es realmente contra lo que ella nos advierte.

1 Juan 5:12 es una verdad hermosa: “Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna.”

No hay nada de malo con tener fe en el hecho de que hemos aceptado el don gratuito de Jesús de la vida eterna. Esta es la clase de seguridad que necesitamos. Pero este texto no nos dice que debemos salir y proclamar que no podemos caer, como hizo Pedro. Somos advertidos por Pablo en tener cuidado si pensamos que estamos firmes, pues podemos caer (1 Cor 10:12). Y Jesús dijo que algunas de las “ramas” que han sido “injertadas” en él serían cortadas y quemadas si no llevaban fruto (Juan 15:1-6). En Mateo 7:21-23, Jesús describe una clase de personas que vienen a él, convencidas de que son “salvas” y a las que les dice “nunca las conocí”. Se estaban mirando a sí mismas, lo que siempre es un gran error.

La belleza de todo esto no es que dudemos de Dios y de su habilidad para salvar, sino más bien que dudemos de nosotros mismos y de nuestra habilidad para hacer cualquier cosa buena o vencer el pecado con nuestra fuerza. No somos los suficientemente fuertes como para vencer. Sólo Jesús mediante nosotros puede vencer. Esta constante advertencia de nuestra debilidad es la única salvaguarda contra la presunción y el elegir el pecado por encima de Jesús. La falta de fe en uno mismo es una de las mayores lecciones que podemos aprender.




¿Puede la fe de los padres creyentes salvar a sus hijos?


EGW: Sí: “Sé que algunos ponían en duda aun si los hijitos de los padres creyentes se salvarían, porque ellos [los hijos] no han tenido ninguna prueba del carácter, ya que todos deben pasar por esa prueba para que se evalúe su carácter en base a las pruebas. Se hace la pregunta: "¿Cómo pueden los niñitos pasar por esa prueba para ser examinados?" Contesto que la fe de los padres creyentes cubre a los niños” (Mensajes selectos, vol. 3, p. 359).

La Biblia: No: “O si yo trajera espada sobre la tierra, y dijera: "¡Espada, pasa por la tierra!", e hiciera exterminar de ella a hombres y bestias, y si estos tres hombres estuvieran en medio de ella, vivo yo, dice Jehová, el Señor, que no librarían a sus hijos ni a sus hijas. Ellos solos serían librados. O si enviara pestilencia sobre esa tierra y derramara mi ira sobre ella con sangre, para exterminar de ella a hombres y a bestias, y estuvieran en medio de ella Noé, Daniel y Job, vivo yo, dice Jehová, el Señor, que no librarían a hijo ni a hija. Solamente ellos, por su justicia, librarían sus propias vidas” (Eze 14:17-20).

La Biblia: No: “El alma que peque, esa morirá. El hijo no llevará el pecado del padre ni el padre llevará el pecado del hijo; la justicia del justo recaerá sobre él y la impiedad del impío recaerá sobre él.” (Eze 18:20).

La Biblia: No: “Pero vosotros habéis dicho: 'No es recto el camino del Señor'. Yo os juzgaré, casa de Israel, a cada uno conforme a sus caminos” (Eze 33:20).

Respuesta

Los tres textos que se mencionan no se refieren a los niños pequeños a quienes todavía no se los tiene en cuenta (incluso el primer texto que dice “hijo o hija” no especifica que sean niños pequeños que no distinguen el bien del mal).

A continuación hay algunos textos que tratan con la responsabilidad y la luz dada:

  • Santiago 4:17: “El que sabe hacer lo bueno y no lo hace, comete pecado.”
  • Juan 9:41: “Jesús les respondió: -- Si fuerais ciegos no tendríais pecado, pero ahora, porque decís: "Vemos", vuestro pecado permanece.”
  • Hechos 17:30: “Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan.”

¿Y qué sobre la salvación de nuestros hijos?

  • Isaías 49:25: “Pero así dice Jehová: "Quizás el cautivo sea rescatado del valiente y el botín sea arrebatado al tirano, pero yo defenderé tu pleito y salvaré a tus hijos.”
  • Hechos 16:31: “Ellos dijeron: -- Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo tú y tu casa.”

Estos textos no quieren decir que toda persona responsable tiene un manto para cubrir pecados basado en la fe de sus familiares. Pero no son más contradictorios o confusos que la cita de Elena G. de White en cuestión.

No sería lógico creer que Dios juzga a los adultos según la luz que tienen, pero condena a los bebés pequeños que no saben nada. Dios “pasa por alto” su ignorancia porque “ignorancia” es todo lo que son.

¿No hacen las oraciones y la fe de los padres una diferencia ante Dios hasta que los niños tienen la edad suficiente para hacer sus propias decisiones ante Dios? La Biblia dice que esas oraciones y fe hacen diferencia (ver Santiago 5:16). En cuanto a los que ocurre a los bebes (que mueren) de los padres impíos, no sabemos cómo funciona todo, y no es nuestra tarea. Afortunadamente sólo Dios es Juez y Él arreglará todo; podemos estar seguros.




¿Serán los pecados del esclavo transferidos a su señor?





¿Pueden los esclavos ignorantes ser salvos?


EGW: No: “Dios no puede llevar al cielo al esclavo que fue mantenido en la ignorancia y la degradación, sin saber nada de Dios ni de la Biblia, temiendo tan sólo el látigo de su amo, y ocupando un puesto inferior al de los brutos” (Primeros escritos, p. 276).

La Biblia: Sí: “La luz verdadera que alumbra a todo hombre venía a este mundo” (Juan 1:9).

Respuesta

Aquí Elena G. de White no está hablando justamente de cualquier esclavo “ignorante”, sino del mismo esclavo cuyos pecados serían “castigados” en su señor según el argumento anterior. Dios “cierra los ojos” a la ignorancia; no obstante esto no significa que ignore la elección de características malvadas. Si una persona desobedece el consejo de Dios mientras ignoraba ese consejo, Dios cierra los ojos ante esto. Pero si una persona (esclavo ignorante en este caso) abriga un espíritu malvado y va contra cualquier poca luz o conciencia que tenga, entonces esto es diferente. Elena G. de White explica esto diciendo que Dios “hace con él lo mejor que puede hacer un Dios compasivo. Le permite ser como si nunca hubiera sido, mientras que el amo debe soportar las siete postreras plagas y luego levantarse en la segunda resurrección para sufrir la muerte segunda, la más espantosa. Entonces la justicia de Dios estará; satisfecha” (Primeros escritos, p. 276).

En otras palabras, este esclavo, aunque no es salvo, tampoco enfrentará el castigo de los perdidos. Simplemente permanecerá “dormido” por toda la eternidad, mientras el señor sufre en el lago de fuego hasta consumirse. Irónicamente este mismo texto que DyD usan para argumentar en contra de Elena G. de White, es el mismo que ayuda a esclarecer el caso. Ellos citan Juan 1:9 “La luz verdadera que alumbra a todo hombre venía a este mundo”. Esta luz que fue dada a todo hombre estaba en la conciencia de este esclavo. Su señor lo mantuvo alejado de la Biblia y de Dios, y así la actitud desagradable del esclavo (o los pecados que tuviera) nunca fueron vencidos. Pero Dios no castiga tampoco al esclavo.

La pregunta que encabeza la acusación de contradicción es también inapropiada. La cuestión no es si un esclavo “ignorante” puede o no ser salvo. Es si alguien que ha vivido con la luz que ha tenido puede ser salvo. Lo que quebranta el corazón de Dios es saber lo que hubiera pasado si ese esclavo endurecido hubiese leído la Biblia. Eso es lo que el señor del esclavo va a sufrir.

Pocas páginas después de esta declaración, ella dice: “Vi que los piadosos esclavos se alzaban triunfantes y victoriosos” (p. 286). Ella fue bien clara en sus escritos de que muchos esclavos serían salvos.

Algunos críticos objetan la idea de que algunos permanecerán en sus tumbas a la luz de Juan 5:28, 29 que dice que todos los que están en las tumbas saldrán. Pero la Biblia tiene muchos ejemplos en cuanto a los eventos del tiempo final donde todo lenguaje inclusivo contiene restricciones definidas. El mejor ejemplo de esto se encuentra en Apo 6:15, 16 cuando dice que en el momento de la segunda venida “todo esclavo y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de los montes, y decían a los montes y a las peñas: ‘Caed sobre nosotros y escondednos del rostro de aquel que está sentado sobre el trono, y de la ira del Cordero’.” Obviamente no todo esclavo y persona libre se va a perder (ver también Juan 12:32).




¿Podemos decir legítimamente “He dejado de pecar”?


EGW: Sí: “Cristo murió para hacer posible que usted deje de pecar, y el pecado es transgresión de la ley” (Review and Herald, vol. 71, No. 35, p. 1, 28 de agosto de 1894).

EGW: Sí: “Ser redimido significa dejar de pecar” (Review and Herald, vol. 77, No. 39, p. 1, 25 de septiembre de 1900).

EGW: Sí: “Sólo los que, mediante la fe en Cristo, obedecen todos los mandamientos de Dios, alcanzarán la condición de impecabilidad en que vivía Adán antes de su transgresión. Testifican de su amor a Cristo obedeciendo todos sus preceptos (MS 122, 1901)” (Comentario bíblico adventista, vol. 6, p. 340).

EGW: Sí: “A todo el que se rinde completamente a Dios, se le da el privilegio de vivir sin pecado, en obediencia a le ley del cielo… Dios requiere de nosotros perfecta obediencia. Debemos purificarnos a nosotros mismos, como él es puro. Al guardar sus mandamientos, hemos de revelar nuestro amor por el Supremo Gobernador del universo” (Review and Herald, 27 de septiembre de 1906, p. 8).

La Biblia: No: “Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no está en nosotros. Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad” (1 Juan 1:8, 9).

La Biblia: No: “porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios. No por obras, para que nadie se gloríe” (Efe 2:8, 9).

Respuesta

Note la pregunta que se hace con esta acusación: “¿Podemos decir legítimamente ‘He dejado de pecar’?”

Ahora considerando la evidencia presentada, veamos dos hechos.

1. Ninguna de las declaraciones de Elena G. de White citadas nos dicen que hemos dejado de pecar. Elena G. de White trata este tema en otras partes, y aquí hay un ejemplo de lo que dice.

“Aquellos que buscan realmente perfeccionar el carácter cristiano nunca animarán el pensamiento de que están sin pecado. Sus vidas pueden ser irreprochables, pueden estar viviendo como representantes de la verdad que han aceptado; pero cuanto más disciplinen sus mentes para espaciarse en el carácter de Cristo, y cuanto más cerca estén de su divina imagen, más claramente discernirán la perfección sin manchas de Cristo, y más profundamente sentirán sus propios defectos.” Y nuevamente: “aquellos que se esfuerzan por llamar la atención a sus buenas obras, hablando constantemente de su estado sin pecado y procurando destacar en forma prominente sus logros religiosos, están sólo engañando sus propias almas al hacerlo” (The Sanctified Life [Vida santificada], pp. 7 y 12).

“Pero no nos jactemos de nuestra santidad. Al tener una visión más clara del inmaculado carácter de Cristo y de su infinita pureza, nos sentiremos como Daniel cuando contempló la gloria del Señor, y dijo: ‘Mi fuerza se cambió en desfallecimiento’” (Mensajes selectos, vol. 3, p. 405).

“¿Por qué es que tantos dicen ser santos y sin pecado? Es porque están muy lejos de Cristo” (Manuscrito 5, 1885).

2. Ninguno de los textos bíblicos nos dicen que no podemos vencer, por la gracia de Dios. (Lo cual es todo lo que las declaraciones de Elena G. de White dicen.)

El primer texto (1 Juan 1:8, 9) dice simplemente que si decimos que no hemos pecado la palabra de Dios no está en nosotros (y estamos en el error). Elena G. de White expresa en forma consistente este punto de vista como se mostró en el punto anterior.

El segundo texto (Efe 2:8, 9) dice simplemente que somos salvos por gracia y no por obras. Nuevamente, Elena G. de White expresa consistentemente este punto de vista:

“Cuando los hombres aprenden que no pueden obtener justificación (santidad) por los méritos de sus propias obras, y contemplan a Jesucristo con confianza firme y plena como su única esperanza, no tendrán mucho de sí mismos y poco de Jesús. Las almas y los cuerpos están manchados y sucios por el pecado, el corazón está ajeno de Dios, no obstante muchos están luchando con sus propias fuerzas finitas para ganar la salvación por las buenas obras. Ellos piensan que Jesús hará algo en la salvación; y que ellos deben hacer el resto. Necesitan ver por fe la justicia de Cristo como su única esperanza para el tiempo y la eternidad” (1888 Materials [Materiales de 1888], p. 818).

“Pues casi todas las religiones falsas se basan en el mismo principio, a saber que el hombre puede depender de sus propios esfuerzos para salvarse” (Patriarcas y profetas, p. 60). (Véase también Testimonies for the Church [Testimonios para la iglesia], vol. 1, p. 163; vol. 6, p. 372; Palabras de vida del gran Maestro, p. 88; Testimonios para los ministros, pp. 97, 456; El camino a Cristo, p. 61; Evangelismo, p. 432; Patriarcas y profetas, p. 458; Los hechos de los apóstoles, pp. 240, 441, 449; The Sanctified Life [Vida santificada], p. 87.)

Hemos visto que Elena G. de White apoyó plenamente lo que la Biblia enseña sobre la salvación por la gracia mediante la fe. Pero ¿apoya la bilbia lo que ella dice sobre vencer? Sin comentarios adicionales, considere los siguientes textos a la luz de las citas de Elena G. de White:

“Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, así como él es puro. Todo aquel que comete pecado, infringe también la Ley, pues el pecado es infracción de la Ley. Y sabéis que él apareció para quitar nuestros pecados, y no hay pecado en él. Todo aquel que permanece en él, no peca. Todo aquel que peca, no lo ha visto ni lo ha conocido” (1 Juan 3:3-6).

  • “Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne” (Gál 5:16).
  • “A aquel que es poderoso para guardaros sin caída y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría” (Judas 1:24).
  • “Al vencedor le concederé que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido y me he sentado con mi Padre en su trono” (Apo 3:21).




La obediencia a los mandamientos ¿me ganará el favor de Dios?


EGW: Sí: “El obedecer los mandamientos de Dios es la única forma de obtener (ganar) su favor” (Testimonies for the Church [Testimonios para la iglesia], vol. 4, p. 28). Nota: la palabra “ganar” es una adición entre paréntesis por DyD, no Elena G. de White.

La Biblia: No: “todas nuestras justicias como trapo de inmundicia” (Isa 64:6).

La Biblia: No: “Y que por la Ley nadie se justifica ante Dios es evidente, porque ‘el justo por la fe vivirá’” (Gál 3:11).

Respuesta

Obtener algo no siempre quiere decir ganarlo. Obtener puede simplemente significar “llegar a tener posesión de”. Después de leer el pasaje en Testimonies, vol. 4, podemos descubrir rápidamente que Elena G. de White estaba contrastando aquellos que obedecen a Dios descansando en la fe con quienes esperan dudando hasta que “todo es claro y simple delante de ellos” (Testimonies, vol. 4, p. 27). Obedecer a Dios en la fe como opuesto a dudar de él es la cuestión. ¿Pero qué acerca de las palabras “obtener su favor”? Si la Biblia usa un lenguaje similar, entonces no podemos culpar a Elena G. de White.

“Porque el que me halla, halla la vida y obtiene el favor de Jehovah. Pero el que me pierde se hace daño a sí mismo; todos los que me aborrecen aman la muerte” (Prov 8:35, 36).

Aquí se aprecia no sólo las mismas palabras que usa Elena G. de White, sino que también expone el mismo pensamiento principal. El hallar sabiduría (así se obtiene el favor del Señor, de acuerdo al texto) se contrasta con pecar (transgredir la ley de Dios -1Juan 3:4). Elena G. de White dice sólo lo que hizo Salomón, y pocos cuestionarían la sabiduría e inspiración de Salomón.

  • Pero ¿hay algún otro ejemplo bíblico de una persona que obtiene el favor de Dios?
  • “Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová” (Gén 6:8).
  • “Multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo y daré a tu descendencia todas estas tierras, y todas las naciones de la tierra serán benditas en tu simiente, por cuanto oyó Abraham mi voz y guardó mi precepto, mis mandamientos, mis estatutos y mis leyes” (Gén 26:4, 5).
  • “Dijo Moisés a Jehová: -- Mira, tú me dices: ‘Saca a este pueblo’, pero no me has indicado a quién enviarás conmigo. Sin embargo, tú dices: ‘Yo te he conocido por tu nombre y has hallado también gracia a mis ojos’” (Exo 33:12).
  • “Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte, y no fue hallado, porque lo traspuso Dios; y antes que fuera traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios” (Heb 11:5).
  • “Hasta los días de David. Este halló gracia delante de Dios” (Hech 7:45, 46).
  • “Y cualquiera cosa que pidamos la recibiremos de él, porque guardamos sus mandamientos y hacemos las cosas que son agradables delante de él” (1 Juan 3:22).
  • “Entonces el ángel le dijo: -- María, no temas, porque has hallado gracia delante de Dios” (Luc 1:30).




¿Nuestra obediencia y nuestra fe nos reconcilian con Dios?


EGW: Sí: “El hombre que ha deshecho la imagen de Dios en su alma mediante una vida corrompida, no puede efectuar un cambio radical en sí mismo mediante el mero esfuerzo humano. Debe aceptar las provisiones del Evangelio; debe reconciliarse con Dios por medio de la obediencia a su ley y la fe en Jesucristo” (Testimonies for the Church [Dones Testimonios para la iglesia], vol. 4, p. 294; La maravillosa gracia, p. 144).

La Biblia: No: “porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios. No por obras, para que nadie se gloríe” (Efe 2:8, 9).

La Biblia: No: “También a vosotros, que erais en otro tiempo extraños y enemigos por vuestros pensamientos y por vuestras malas obras, ahora os ha reconciliado en su cuerpo de carne, por medio de la muerte, para presentaros santos y sin mancha e irreprochables delante de él” (Col 1:21, 22).

Respuesta

La primera frase en la cita de Elena G. de White habla por sí misma. “El hombre…, no puede efectuar un cambio radical en sí mismo mediante el mero esfuerzo humano.” Su lenguaje es bastante claro aquí. Continúa: “Debe aceptar las provisiones del Evangelio…” Las “provisiones” del evangelio son lo que nos reconcilian con Dios, y aquellas provisiones incluyen poder para obedecer la ley de Dios. El evangelio completo provee tanto el perdón como el poder, de acuerdo a la Biblia.

Si le cuestionamos la referencia a la obediencia en Elena G. de White, entonces debemos cuestionar los siguientes textos:

“Al obedecer a la verdad, mediante el Espíritu, habéis purificado vuestras almas para el amor fraternal no fingido. Amaos unos a otros entrañablemente, de corazón puro” (1 Ped 1:22).

“¿Con qué limpiará el joven su camino? ¡Con guardar tu palabra!” (Salmo 119:9).




Como cristiano ¿permanezco condenado ante Dios?


EGW: Sí: “En el tiempo en que brilló sobre nosotros la luz de la reforma pro salud, y desde ese tiempo en adelante, la pregunta siempre presente ha sido ésta: ‘¿Estoy yo practicando la verdadera temperancia en todas las cosas?’ ‘¿Es tal mi régimen alimenticio que me pondrá en una posición en la cual pueda realizar la mayor suma de bien?’ Si no podemos contestar estas preguntas en forma positiva, aparecemos condenados delante de Dios” (Consejos sobre el régimen alimenticio, p. 21).

La Biblia: No: “Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús” (Rom 8:1).

La Biblia: No: “Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. El que en él cree no es condenado” (Juan 3:17, 18).

La Biblia: No: “De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra y cree al que me envió tiene vida eterna, y no vendrá a condenación, sino que ha pasado de muerte a vida” (Juan 5:24).

Respuesta

DyD muestran correctamente dos de las condiciones para permanecer sin condenación. (1) Estar “en Cristo Jesús” y (2)”creer” en Cristo y en el Padre. Ahora, consideramos lo que realmente significa “en Cristo Jesús” y “creer”.

La declaración de Elena G. de White fue sobre salud. La Biblia dice:

“Si alguno destruye el templo de Dios, Dios lo destruirá a él, porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es” (1 Cor 3:17).

Este mandamiento es claro. Los adventistas creen que es un pecado destruir el cuerpo por cuestiones de intemperancia (fumar, consumir bebidas alcohólicas, hábitos de comer destructivos, etc.). Esta creencia está basada en el sexto mandamiento (no matarás) como también en un sinnúmero de otros textos como el citado anteriormente. Definidamente la Biblia promueve la salud del cristiano, que es todo un estudio en sí mismo. A la luz de los textos anteriores, ¿podría alguien todavía estar “en Cristo” si está destruyendo intencionalmente el templo de Dios. Esto nos recuerda otra vez la enseñanza de “una vez salvo, siempre salvo” que no tiene apoyo en la Biblia. Cristo mismo enseñó que estarán aquellos que una vez estuvieron “en Cristo” pero que escogieron no continuar esta relación (ver Juan 15:1-5; Mat 7:21-23; Eze 18:24; Apo 22:19). Esta relación no es una decisión de una vez, sino debe mantenerse diariamente (ver 1 Cor 15:31).

Para muchos cristianos la palabra “creer” tiene poco contenido. La Escritura nos dice que incluso los demonios “creen” y tiemblan (Santiago 2:19), pero están eternamente perdidos. Dios no nos está pidiendo simplemente que creamos que él es real y que Jesús fue crucificado hace 2.000 años. Quiere que creamos “toda palabra que sale de la boca de Dios” (Mat 4:4). ¿Creemos que Jesús es capaz de darnos poder (Judas 24, 1 Cor 10:13; 2 Cor 10:5; etc.)? Si es así, entonces lo hará; si no, no tenemos fe, y por tanto realmente no “creemos” (Mat 9:29). Es bastante simple. No está en nosotros decidir que partes de las promesas de Dios creeremos y de cuales dudaremos. La condición que nos mantiene libres de condenación es creer en todas ellas.




¿Debo ser perfecto antes de que Cristo me acepte?


EGW: Sí: “De acuerdo con lo que me ha sido mostrado, se debe hacer una gran obra en su favor antes que usted sea aceptado a la vista de Dios” (Testimonios para la iglesia, vol. 2, p. 77).

EGW: Sí: “Tiene una gran obra que hacer… Es imposible que seáis salvos así como estáis.” (Testimonios para la iglesia, vol. 2, p. 284).

EGW: Sí: “Como es usted, contaminará todo el cielo. Usted es grosero, rudo y no santificado. No hay lugar en el cielo para un carácter como el que usted posee ahora…. Está hoy más lejos del modelo de perfección cristiana… que después de que transcurrieron pocos meses de que había recibido la verdad” (Testimonies for the Church [Testimonios para la iglesia], vol. 3, p. 465).

La Biblia: No: “Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos)” (Efe 2:4-5).

La Biblia: No: “Por tanto, recibíos los unos a los otros, como también Cristo nos recibió, para gloria de Dios” (Rom 15:7).

La Biblia: No: “Y Dios, que conoce los corazones, les dio testimonio, dándoles el Espíritu Santo lo mismo que a nosotros; y ninguna diferencia hizo entre nosotros y ellos, purificando por la fe sus corazones” (Hech 15:8, 9).

Respuesta

La pregunta que se hace es, “¿debo ser perfecto antes de que Cristo me acepte?” De las tres declaraciones citadas sólo una tiene la palabra “perfección” y no dice nada de que esta sea una condición previa para que Cristo nos acepte. Las otras dos declaraciones no hablan acerca de la perfección sino de condiciones que son comprensibles cuando se mira las citas en su contexto.

Elena G. de White una y otra vez repite el hecho de que no podemos salvarnos a nosotros mismos, y que necesitamos venir a Cristo como estamos para lograr cualquier cambio. De hecho, incluso dice que no necesitamos arrepentirnos antes de venir a Cristo, porque es él quien nos lleva al arrepentimiento (ver El camino a Cristo, pp. 23, 24). Ella dice que muchos yerran pensando que no pueden ir a Cristo antes de que se arrepientan. En la p. 29 dice, “Si percibís vuestra condición pecaminosa, no esperéis a haceros mejores vosotros mismos…. Hay ayuda para nosotros solamente en Dios”. Hay muchos ejemplos como éste. En la misma página ella dice que si esperamos ser lo “bastante buenos” para venir a Jesús, nunca vendremos, pero debemos venir como somos. Cualquiera que haya leído los escritos de Elena G. de White sabe de su decidida posición al respecto.

En los tres casos, ella habla a individuos, por su situación particular. Debemos ver cuál es esa situación antes de que podamos saber lo que quiere decir en las citas anteriores abreviadas.

  • Cita 1: “De acuerdo con lo que me ha sido mostrado, se debe hacer una gran obra en su favor antes que usted sea aceptado a la vista de Dios” (Testimonios para la iglesia, vol. 2, p. 77).

Ella continúa diciendo a este individuo, “El yo es demasiado prominente en usted. Posee un temperamento rápido y apasionado, y es arbitrario y exigente con los miembros de su familia”. ¿Está Cristo morando en nosotros si el yo sobresale demasiado? (¿Podemos servir a dos señores?) ¿Considera Cristo un corazón egoísta (la esencia del problema de Satanás) “aceptable” o necesita este hombre que Cristo realice por él una gran obra? ¿Dice ella “tiene usted una gran obra que hacer antes de que pueda ir a Jesús”? No. ¿Quién hace la obra por nosotros? Jesús. Esto está en perfecta armonía con la Biblia. Ninguna persona es “aceptable para Cristo” en una condición egoísta y opresora. Sólo los universalistas debatirían este punto. ¿Se necesitaba hacer una “gran obra” por el rey Nabucodonosor antes de que fuera “aceptado” por Dios, o estaba bien cuando estaba ensalzando a un ídolo y tratando de quemar a los fieles siervos de Dios? La “gran obra” fue realizada a favor de él por Dios en Daniel, capítulo 4.

  • Cita 2: “Tiene una gran obra que hacer… Es imposible que seáis salvos así como estáis.” (Testimonios para la iglesia, vol. 2, p. 284).

Esta página (284) claramente establece cuál es la “gran obra” que ellos (una pareja) necesitan hacer. No salvarse a si mismos, sino lo opuesto: “Jesús la invita ahora a acudir a él, que es manso y humilde de corazón.” ¿Cuándo dice Elena G. de White que deben ir a Cristo? Ahora. ¿Cuánto más clara puede ser? Preste atención a lo siguiente que aparece en la misma página: “¡Oh, qué importante es que usted se dé cuenta de la obra que se debe hacer por usted misma antes que sea demasiado tarde para siempre!” Tenemos una obra que hacer en nuestra salvación: venir a Cristo y mantener los ojos en él; él no hará eso por nosotros; nunca fuerza la voluntad. Pero todo crece y las victorias en nuestra vida provienen directamente de él. Elena G. de White continua: “Le ha prometido con seguridad que en él va a encontrar descanso.” Difícilmente esto suena como si ella los estuviera instruyendo para que obren su propia perfección antes de ir a Jesús. Y la declaración: “Es imposible que seáis salvos así como estáis” no tiene nada que ver con perfección, sino que apoya más bien la enseñanza bíblica de que “Si oís hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones como en la provocación” (Heb 3:15). Era imposible para los fariseos ser salvos como estaban; necesitaban a Cristo desesperadamente. Era imposible para usted y para mi ser salvos como éramos antes de Cristo, porque todas nuestras justicias eran como trapos de inmundicia (Isa 64:6). Esto está en armonía con la Biblia.

  • Cita 3: “Como es usted, contaminará todo el cielo. Usted es grosero, rudo y no santificado. No hay lugar en el cielo para un carácter como el que usted posee ahora…. Está hoy más lejos del modelo de perfección cristiana… que después de que transcurrieron pocos meses de que había recibido la verdad” (Testimonies for the Church [Testimonios para la iglesia], vol. 3, p. 465).

Con esta cita el tema cambia de “Cristo aceptándome” a “perfección” o victoria sobre el pecado. Aquí Elena G. de White está hablando sobre la transformación del carácter que viene después que una persona viene a Cristo. Jesús enseña claramente que aquellos que vienen a él, y que moran en él por un tiempo, pero que luego dejan, finalmente se perderán (ver Juan 15:2, 6). Pedro habla de aquellos que aceptan a Cristo y luego se arrepienten. Dice que sería mejor para ellos que nunca hubieran conocido la verdad y los compara con un perro que vuelve a su vómito (ver 2 Ped 2:20-22). Jesús mismo habló acerca de ser “perfecto”. “Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto” (Mat 5:48). Y Pablo: “Por lo demás, hermanos, tened gozo, perfeccionaos, consolaos, sed de un mismo sentir y vivid en paz; y el Dios de paz y de amor estará con vosotros” (2 Cor 13:11); “hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, al hombre perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo” (Efe 4:13); “No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús” “Así que, todos los que somos perfectos, esto mismo sintamos; y si otra cosa sentís, esto también os lo revelará Dios” (Fil 3:12, 15). Y Santiago: “Pero tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna” (Sant 1:4). Y Pedro: “Pero el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca” (1 Ped 5:10).

Los cristianos adventistas y no adventistas por igual han debatido sobre el significado de estas declaraciones, pero nadie denuncia como falso al profeta por usar ese lenguaje. Y nadie en el adventismo, incluyendo Elena G. de White, ha enseñado alguna vez que alguien debe ser perfecto antes de venir a Cristo. No existe tal declaración.

La cuestión en la cita 3 es la victoria sobre el pecado y la perfección del carácter que Cristo (no nosotros) produce en sus hijos. Pero con esta cita –y con la cita 2- si se lee el pasaje completo, es claro que Elena G. de White enseña que la ayuda viene de Cristo y que nosotros no nos cambiamos a nosotros mismos.

A la luz de todo lo que Elena G. de White dice acerca de cómo uno viene a Jesús, no hay más razón para atacarla en estas declaraciones que las que hay para llamar a Pablo un falso profeta por amonestarnos a “obrar nuestra salvación con temor y temblor” (Fil 2:12). Necesitamos mirar a todo lo que dice Pablo sobre el tema antes de decir que contradice al resto de las Escrituras.




¿Entró Jesús en el Lugar Santísimo del templo celestial antes del 22 de octubre de 1844?


EGW: No: “Luego se me mostró que… se abriese la puerta en el lugar santísimo del santuario celestial, donde está el arca que contiene los diez mandamientos. Esta puerta no se abrió hasta que hubo terminado la mediación de Jesús en el lugar santo del santuario en 1844. Entonces Jesús se levantó, cerró la puerta del lugar santo, abrió la que da al santísimo y pasó detrás del segundo velo, donde está ahora al lado del arca” (Primeros escritos, p. 42).

La Biblia: Sí: “Ahora bien, el punto principal de lo que venimos diciendo es que tenemos tal sumo sacerdote, el cual se sentó a la diestra del trono de la Majestad en los cielos. Él es ministro del santuario y de aquel verdadero tabernáculo que levantó el Señor y no el hombre” (Heb 8:1, 2).

La Biblia: Sí: “y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar santísimo, habiendo obtenido eterna redención” (Heb 9:12).

Respuesta

El primer texto citado no dice nada acerca de que Jesús está en el Lugar Santísimo. El “trono” de Dios puede estar dondequiera que él lo desee. Es un trono móvil (¿puede imaginar a Dios confinado en un lugar?), se lo describe poseyendo “ruedas” (Dan 7:9). La presencia de Dios ni siquiera se manifestaba en el Lugar Santísimo en el Antiguo Testamento. Se lo veía en la puerta exterior del Lugar Santo con Moisés para alguna cosa (ver Exo 33:8-11). Se necesita que haya algún texto que declare que Dios el Padre estaba y siempre está en el Lugar Santísimo del santuario celestial para considerar que Elena G. de White y los adventistas están equivocados en esto. No existe un texto tal.

La Nueva Versión Internacional de la Biblia traduce el segundo texto como “Lugar Santísimo” mientras que otras versiones dicen “santuario”. ¿Qué dice en el texto griego?

La única vez que el libro de Hebreos habla del segundo compartimiento (Lugar Santísimo) específicamente y con propiedad en Hebreos 9:3, donde se usa en griego hagia hagion y se traduce correctamente como “el más santo de todos”. En este texto no dice que Jesús fue allí en el momento de su ascensión; simplemente describe el santuario terrenal. En ninguna parte del libro de Hebreos se usa la expresión hagia hagion para hablarnos del lugar donde está Cristo en el cielo. Si él entró en hagia hagion, ¿por qué el libro de Hebreos no lo menciona ni una vez?

Nuevamente, recomendamos la lectura del libro de Clifford Godstein, 1884 Hecho Simple, para un estudio más profundo sobre este y otros cargos en contra del juicio investigador.




¿No son borrados los pecados perdonados de los santos hasta el gran día de la recompensa final?


EGW: Sí: “Aunque la sangre de Cristo habría de librar al pecador arrepentido de la condenación de la ley, no había de anular el pecado; éste queda registrado en el santuario hasta la expiación final… En el gran día del juicio final, los muertos han de ser juzgados "por las cosas que" están "escritas en los libros, según sus obras." (Apoc. 20:12.) Entonces en virtud de la sangre expiatoria de Cristo, los pecados de todos los que se hayan arrepentido sinceramente serán borrados de los libros celestiales” (Patriarcas y profetas, pp. 372, 373).

La Biblia: No: “porque seré propicio a sus injusticias, y nunca más me acordaré de sus pecados ni de sus maldades” (Heb 8:12).

La Biblia: No: “Yo, yo soy quien borro tus rebeliones por amor de mí mismo, y no me acordaré de tus pecados” (Isa 43:25).

La Biblia: No: “Porque perdonaré la maldad de ellos y no me acordaré más de su pecado” (Jer 31:34).

Respuesta

El día de expiación en tiempos del Antiguo Testamento señalaba a la obra de Cristo en el juicio investigador. La Biblia, Elena G. de White y el adventismo están los tres en lo correcto al proclamar esta doctrina.

Nuevamente DyD usan textos que no prueban que Elena G. de White cita erróneamente. Todos estos textos dicen, en esencia, que Dios nos perdonará y no se acordará más de nuestros pecados. El perdón llega cuando venimos a Cristo (1 Juan 1:9), pero Dios no limpia la memoria de ellos mientras viven sino hasta después del fin del tiempo de prueba. Estos textos no dicen nada sobre cuando ocurre esto. Una prueba de que la memoria de ellos no ha sido borrada se encuentra en las historias bíblicas mismas. ¿Ha sido borrado de la existencia el pecado de David y Betzabé? Millones de personas leen sobre esto cada año. Sí, cuando el gran conflicto entre Cristo y Satanás llegue a su fin, Dios, por toda la eternidad, no recordará más nuestros pecados; serán borrados de la existencia. Como se dijo anteriormente, lo que Jesús hace con esos pecados mientras tanto es su problema. Nosotros sólo necesitamos dárselos ahora.




¿Aprendió Pablo el evangelio de los hombres de la iglesia?


EGW: Sí: “Pablo debía recibir instrucción en la fe cristiana y obrar en forma comprensiva. Cristo le envió a los mismos discípulos a quienes había estado persiguiendo tan acerbamente, para que aprendiese de ellos… ahora Pablo estaba en condición de aprender de aquellos a quienes Dios había ordenado que enseñasen la verdad. Cristo envió a Pablo a sus siervos escogidos, y en esta forma le puso en relación con su iglesia. Los mismos a quienes se proponía matar debían instruirle en la religión que él había despreciado y perseguido” (Joyas de los testimonios, vol. 1, p. 393).

La Biblia: No: “Pero os hago saber, hermanos, que el evangelio anunciado por mí no es invención humana, pues yo ni lo recibí ni lo aprendí de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo… no me apresuré a consultar con carne y sangre. Tampoco subí a Jerusalén para ver a los que eran apóstoles antes que yo; sino que fui a Arabia y volví de nuevo a Damasco. Después, pasados tres años, subí a Jerusalén para ver a Pedro y permanecí con él quince días; pero no vi a ningún otro de los apóstoles, sino a Jacobo el hermano del Señor. En esto que os escribo, os aseguro delante de Dios que no miento” (Gál 1:11-12, 16-20).

Respuesta

La declaración de Elena G. de White vino después que ella había estado describiendo el relato bíblico de Pablo al caer cegado en camino a Damasco. Preste atención a las palabras de la Biblia:

“Él, temblando y temeroso, dijo: -- Señor, ¿qué quieres que yo haga? El Señor le dijo: -- Levántate y entra en la ciudad, y allí se te dirá lo que debes hacer” (Hech 9:6).

Esto nunca lo mencionan DyD. El hecho es que Elena G. de White estaba en lo correcto de que Cristo le dijo a Pablo que fuera a los cristianos y que ellos le dirían qué hacer y le ayudarían a instruirlo.

“Jesús le indica a Pablo que recurra a sus agentes de la iglesia para conocer mejor su deber. Así autoriza y sanciona su iglesia organizada. Cristo había hecho la obra de la revelación y convicción, y ahora Pablo estaba en condición de aprender de aquellos a quienes Dios había ordenado que enseñasen la verdad. Cristo envió a Pablo a sus siervos escogidos, y en esta forma le puso en relación con su iglesia” (Joyas de los testimonios, vol. 1, p. 393).

Note que ella dice que Cristo había hecho una obra de “revelación y convicción”. Elena G. de White y Pablo están en perfecta armonía en cuanto a que la verdad acerca de quién es realmente Jesús (el “evangelio”) fue revelado a Pablo por Cristo y el Espíritu Santo. Elena G. de White no dice que Pablo aprendió todo acerca del evangelio de los discípulos, sino que Cristo envió a Pablo a la iglesia organizada contra la que había estado luchando para “recibir instrucción”. ¿Puede un profeta de Dios que tiene revelaciones directas del Espíritu Santo recibir instrucciones de otros seres humanos? Por supuesto. Se puede apreciar en el caso de Samuel y Eli, David y Natán, Moisés y su suegro, e incluso Pedro cuando es corregido en cierta ocasión por Pablo. Pablo está hablando de la esencia del evangelio, dejando en claro a los gálatas que él no fue engañado por fábulas de hombres para creer lo que creía acerca de Jesús, sino que esto le fue dado en forma sobrenatural por el Espíritu Santo. ¿Quiere decir esto que no recibió instrucción de la iglesia temprana respecto a las cosas prácticas que ellos estaban haciendo y la dirección en la que estaban yendo? Jesús podía haber sanado a Pablo de su ceguera pocos momentos después de haberlo afligido. Él podía haberle dicho todo lo que necesitaba justo en ese momento y allí, sin tener en cuenta a la iglesia temprana. Pero no lo hizo. Deseaba que Pablo se conectara con ellos tan pronto como fuera posible, y fue mediante el milagro de Ananías (por la gracia de Dios) que la vista de Pablo fue restaurada. Si alguno lee las páginas anteriores y posteriores a este pasaje citado de Elena G. de White, esto queda bien en claro.

En resumen: dos cosas se dejaron afuera de la evidencia: (1) La declaración de Elena G. de White de que Pablo recibió la revelación y la convicción por medio de Jesús mismo, y (2) el texto bíblico (Hech 9:6) que habla de Cristo diciéndole a Pablo que ingrese a la ciudad para aprender de los creyentes lo que tenía que hacer después. No hay contradicción cuando se incluyen estas porciones.




¿Qué es el “sello de Dios”?


EGW: Sábado: “Los enemigos de la ley de Dios, desde los ministros hasta el más insignificante entre ellos, adquieren un nuevo concepto de lo que es la verdad y el deber. Reconocen demasiado tarde que el día de reposo del cuarto mandamiento es el sello del Dios vivo” (El conflicto de los siglos, p. 698).

La Biblia: ESPÍRITU SANTO: “fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa” (Efe 1:13).

La Biblia: ESPÍRITU SANTO: “Y no entristezcáis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención” (Efe 4:30).

Respuesta

La mayoría de las traducciones de la Biblia que no sean la Nueva Versión Internacional tienen Efe 1:13 en concordancia con 4:30 sobre el hecho de que el Espíritu Santo hace el sellamiento. Los adventistas usan estos mismos textos todo el tiempo en estudios bíblicos, porque les ayuda a explicar lo que es realmente el sello y quién hace el sellamiento. El sello de Dios incluye: al Espíritu Santo en nuestros corazones, que se forme en nuestro interior el carácter de Cristo y el nombre de Dios en nuestras “frentes”/mentes (ver Efe 1:13 y 4:30; Col 1:27; Apo 7:3 y 14:1). Cuando se impone la marca de la bestia, aquellos que tengan las tres características mencionadas elegirán obedecer la Palabra de Dios en lugar de la ley de los hombres incluso cuando se enfrenten con la muerte (ver Isa 24:1-6; Sal 119:126; Apo 14:12 y 12:11). Observarán el sábado de Dios como día santo. El sello de Dios –al igual que el juicio investigador- es todo un estudio bíblico en sí mismo. Los textos mencionados aquí no desaprueban la creencia de que el sábado es el sello de Dios en los días finales. Elena G. de White unifica la relación del Espíritu Santo y el sello de Dios de esta manera:

“La santificación del Espíritu destaca la diferencia entre aquellos que tienen el sello de Dios y los que guardan un día falso de reposo” (Comentario bíblico adventista, vol. 7, p. 991).




¿Se requiere que nos arrodillemos cada vez que oremos?


EGW: Sí: “¿De dónde han sacado nuestros hermanos la idea de que deben permanecer de pie mientras oran a Dios? A uno que se había educado por cinco años en Battle Creek se le pidió que guiara en oración antes de que la Hna. White hablara al pueblo. Pero al verlo permanecer de pie cuando sus labios estaban por abrirse para orar a Dios, experimenté la viva necesidad de reprocharlo directamente. Lo llamé por su nombre y le dije: "Arrodíllese". Esta es siempre la posición correcta” (Mensajes selectos, vol. 2, p. 359).

EGW: Sí: “Tanto en el culto público como en el privado, nuestro deber consiste en arrodillarnos delante de Dios cuando le ofrecemos nuestras peticiones. Este acto muestra nuestra dependencia de él” (Mensajes selectos, vol. 2, p. 360).

EGW: Sí: “La actitud debida cuando se ora a Dios consiste en arrodillarse” (Mensajes selectos, vol. 2, p. 360).

EGW: No: “No necesitamos esperar hasta tener la oportunidad de arrodillarnos delante de Dios. Podemos orar al Señor y hablar con él dondequiera que estemos” (Mensajes selectos, vol. 3, p. 304).

EGW: Sí: “No siempre es necesario arrodillarse para orar” (Mensajes selectos, vol. 3, p. 305).

La Biblia: No: “Pero el publicano, estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: ‘Dios, sé propicio a mí, pecador’” (Luc 18:13).

La Biblia: No: “Y cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguien, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas” (Mar 11:25).

Respuesta

En las declaraciones “Sí” ella está hablando acerca de la adoración institucional y privada y en las declaraciones “No”, obviamente está hablando de las ocasiones cuando realizamos nuestras tareas diarias. El apóstol Pablo nos habla acerca de “orar sin cesar” (1 Tes 5:17). Claramente él quiere decir que debemos tener un marco de oración incluso cuando estamos caminando, trabajando o haciendo cualquier cosa en la vida. No necesitamos estar sobre nuestras rodillas cada segundo de cada día. Esto es lo que Elena G. de White quiso decir en las referencias “no”.

Una de las razones que da Elena G. de White para la necesidad de arrodillarse es la de los ejemplos bíblicos. En Mensajes selectos, vol. 2, p. 360, Elena G. de White da 8 ejemplos del Nuevo y Antiguo Testamentos donde la gente se arrodilla para orar (¡y hay muchos más que ella no menciona!).

Algunos argumentan que Elena G. de White misma permaneció de pie muchas veces cuando ofreció una oración en la iglesia, pero observemos un ejemplo de esto y veamos si podemos entender porqué estaban de pie:

“Elena White y el auditorio se ponen de pie para la oración de consagración.-Pregunto: ¿Quién hará ahora un decidido esfuerzo para obtener la educación superior? Los que desean hacerlo, les ruego que lo manifiesten poniéndose de pie. [La congregación se puso en pie.] Aquí está toda la congregación. Que Dios os ayude a cumplir vuestro compromiso. Oremos” (Mensajes selectos, vol. 3, p. 307).

¿No hay diferencia acaso entre la forma en que Elena G. de White hizo esto y la del pastor que en forma descuidada comenzó a orar mientras estaba de pie? Elena G. de White les estaba pidiendo que permanecieran de pie para hacer una plegaria ante el Señor y luego ellos orarían pidiendo que el Señor los ayudara a mantenerse en lo que pidieron.

La Biblia tiene muchos ejemplos de arrodillarse en oración (Sal 95:6; Efe 3:14; Dan 6:10; 2 Cro 6:13; 7:3;29:29; Mat 8:2; 9:18; 15:25; 17:14; Luc 22:41; Hech 20:35, 36, etc.). Pero, ¿qué acerca de los dos textos que presentan DyD?

En el primer texto, el recolector de impuestos no sólo permaneció de pie sino que también “se golpeaba el pecho”. ¿Estaba Jesús dando un discurso sobre la forma apropiada de orar durante la adoración o estaba destacando el punto de una actitud de suficiencia propia en la oración en contraposición con una de quien reconoce su indignidad?

Y en el segundo texto, la palabra griega que dice “estéis” (steko) se usa –en los otros textos en la Biblia- como una figura de algo que está firme o estacionario (por lo general, “estar firmes en el Señor”). La palabra griega que es utilizada para mostrar que una persona está literalmente sobre sus pies como opuesto a sentada, es una palabra completamente diferente (histemi). Las personas no siempre se arrodillan cuando oran o hablan con Dios en la Biblia, pero Mar 11:25 no se está refiriendo a una posición física. Si lo hiciera, entonces las instrucciones de Cristo no se aplicarían a los creyentes cuando se arrodillan en oración, y obviamente Cristo se estaba refiriendo a cualquier momento en que oramos.

No hay duda de que los servicios de adoración en la mayoría de las denominaciones actuales, están siendo cada vez menos reverentes que en el pasado (en lo que vestimos, cómo actuamos, lo que decimos, el cuchicheo habitual y la actitud en general). Elena G. de White deseaba revertir esto promoviendo la idea bíblica de arrodillarse en forma reverente en la casa de adoración. A la luz de los desafíos que enfrenta la iglesia actual, haríamos bien en prestar atención a su consejo. Elena G. de White y todos los ejemplos bíblicos son correctos en cuanto a que arrodillarse es muy apropiado.




¿Se perderá la gente porque su pastor es desaliñado?


EGW: Sí: “La pérdida de algunas almas fue causada por la falta de pulcritud y el desaseo del ministro.” (Mensajes selectos, vol. 3, p. 287).

La Biblia: No: “Yo os juzgaré, casa de Israel, a cada uno conforme a sus caminos” (Eze 33:20).

La Biblia: No: “El alma que peque, esa morirá. El hijo no llevará el pecado del padre ni el padre llevará el pecado del hijo; la justicia del justo recaerá sobre él y la impiedad del impío recaerá sobre él” (Eze 18:20).

Respuesta

¿Dice Elena G. de White aquí que la persona se perdió directamente a causa del desaliño del ministro en lugar de la relación estrecha de la persona con el Señor? No. Elena G. de White no está diciendo que alguien puede, en el día del juicio, decir “estoy perdido sólo porque el pastor era desaliñado”. Pero el punto que destaca Elena G. de White que la primera impresión es importante y que algunas personas, a causa de la apariencia desaliñada del pastor, puede que no quieran regresar a la iglesia. La decisión fue de ellos, pero si él no hubiera sido tan desaliñado y sin arreglarse, nunca hubiesen tomado esas primeras decisiones que los llevaron por el camino que eligieron (que conduce a la perdición y al descuido de las cosas espirituales). Elena G. de White sólo declara que la pérdida de ese alma podría ser “causada” por el desaliño del pastor. Nunca dijo que él sería la única causa de su condición perdida. Elena G. de White está tratando la cuestión de ser una piedra de tropiezo y Pablo mismo habla de esto (ver 1 Cor 8).

Recomendamos que se lean los pasajes anteriores y posteriores a la declaración de Elena G. de White que se cita aquí. Esto podría aclarar las cosas y colocarlas en la perspectiva completa (Mensajes selectos, vol. 3, p. 286). Estas citas ultra breves generalmente dicen poco sobre el contexto.




¿Es pecado estar enfermo?


EGW: Sí: “Es un pecado estar enfermo, porque todas las enfermedades son resultado de la transgresión” (Consejos sobre salud, p. 37).

La Biblia: No: “Satanás salió de la presencia del SEÑOR, e hirió a Job con llagas malignas desde la planta del pie hasta la coronilla… En todo esto Job no pecó con sus labios” (Job 2:7, 10).

Respuesta

A continuación aparece el texto siguiente a la oración que se cita de Elena G. de White.

“Muchos sufren como consecuencia de la transgresión de sus padres. No se los puede censurar por el pecado de ellos” (Consejos sobre salud, p. 37).

Aquí dejamos en claro cualquier idea que alguien tenga de que quien se enferma está sólo pagando el precio de sus propios pecados.

Muchas cosas pasan de unos a otros y no tenemos control sobre esto. Si nuestros padres y ancestros abusaron de su salud (por ejemplo, una madre embarazada ingirió drogas o alcohol), nosotros terminamos afectados por esto, bien o mal. Esto es por completo el resultado de violar la ley de Dios y de la naturaleza. De hecho, en primer lugar, no habría enfermedad si Adán y Eva no hubieran pecado. Dios no inventó la enfermedad, es el resultado de vivir en un mundo pecaminoso y se amplifica por nuestras propias prácticas malsanas. Esto es lo que quiere decir al llamarlo “pecado”. Como se vio en la siguiente oración, ella no quiere dar a entender que por enfermarse uno ha cometido un pecado. Todos los problemas de salud de los seres humanos son el resultado de una acumulación de pecados y violaciones a las leyes de salud, ninguna persona honesta puede negarlo.

El texto mencionado (Job 2:7, 10) muestra a Satanás infligiendo a Job con erupciones, y obviamente esto no fue culpa de Job. Si Elena G. de White estaba diciendo lo que DyD están tratando de probar que ella dice, entonces este texto (junto con otros) probaría que ella estaría en el error; pero ella no está diciendo simplemente esto.

DyD agregan “Es una cuestión que figura en los registros de que Elena de White estuvo varias veces enferma -¿eso quiere decir que pecó mucho?” Muchas de las condiciones pobres de salud de Elena G. de White fueron el resultado del accidente fatal y trágico que tuvo de niña, pero incluso en los otros momentos cuando ella estuvo enferma, necesitamos comprender lo que estaba diciendo (al leer el texto siguiente a la oración que se cita) antes de llamarla una hipócrita o acusarla de contradecir la Biblia.




¿Evitará Dios que los impíos maten a su pueblo que rechaza recibir la marca de la bestia?


EGW: Sí: “Dios no consentiría que los malvados exterminasen a quienes esperaban la traslación y no se sometían al decreto de la bestia ni recibían su marca. Vi que si a los malvados se les permitiese exterminar a los santos, Satanás se alegraría, con sus malignas huestes y todos cuantos odiaban a Dios… las espadas levantadas contra el pueblo de Dios se quebraron y cayeron tan inofensivas como briznas de paja. Los ángeles de Dios escudaron a los santos” (Primeros escritos, p. 284).

La Biblia: No: “Y vi las almas de los que habían sido decapitados por causa del testimonio de Jesús y de la palabra de Dios, y a los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, ni habían recibido la marca sobre su frente ni sobre su mano; y volvieron a la vida y reinaron con Cristo por mil años” (Apo 20:4).

Respuesta

Esto tiene poco que ver con “contradicciones” y más con escatología. Los adventistas creen en el fin del tiempo de gracia. Una vez que termine el tiempo de gracia entonces la muerte de los que sean fieles a Dios no tendrá sentido, porque ninguno que esté entre los perdidos después de que termine el tiempo de gracia (prueba) se cambiará de bando y será salvo (tiene que ver con el sentido de la gracia o prueba). La sangre de los mártires no sembraría ninguna semilla para el evangelio (ver El conflicto de los siglos, p. 692). Por tanto, la declaración de Elena G. de White que citan DyD (Primeros escritos, p. 284) en cuanto a que Dios no permite que sus fieles sean muertos por los malvados es correcta, porque esto es después del tiempo de gracia. Los mártires mencionados en el texto bíblico citado (Apo 20:4) son aquellos que fueron muertos antes del fin del tiempo de gracia (ver Manuscript Releases [Manuscritos liberados], vol. 20, p. 14).




¿Tratarán los impíos de arrepentirse cuando experimenten las siete últimas plagas?


EGW: Sí: “Las plagas estaban cayendo sobre los moradores de la tierra. Algunos acusaban a Dios y le maldecían. Otros acudían presurosos al pueblo de Dios en súplica de que les enseñase cómo escapar a los juicios divinos (arrepentimiento)… Quienes habían menospreciado la Palabra de Dios corrían azorados de un lado a otro, errantes de mar a mar y de norte a oriente en busca de la Palabra del Señor (arrepentimiento)… ¡Qué no dieran por oír una palabra de aprobación de parte de Dios (arrepentimiento)! Pero no; han de seguir hambrientos y sedientos” (Primeros escritos, p. 281). Nota: La palabra “arrepentimiento” fue agregada tres veces por DyD.

La Biblia: No: “Los hombres fueron quemados con el intenso calor; y blasfemaron el nombre de Dios que tiene poder sobre estas plagas, y no se arrepintieron para darle gloria. El quinto ángel derramó su copa sobre el trono de la bestia; y su reino se quedó en tinieblas, y se mordían la lengua de dolor. Y blasfemaron contra el Dios del cielo por causa de sus dolores y de sus llagas, y no se arrepintieron de sus obras… Y enormes granizos, como de un talento cada uno, cayeron sobre los hombres; y los hombres blasfemaron contra Dios por la plaga del granizo, porque su plaga fue sumamente grande” (Apo 16:9-11, 21).

Respuesta

Note los tres lugares donde DyD insertan la palabra “arrepentimiento”. Esto no está hablando para nada acerca del verdadero arrepentimiento, sino más bien tratando de librarse del castigo que han traído sobre sí mismos. E incluso si Elena G. de White hubiera usado la palabra “arrepentimiento”, esto no contradeciría la Biblia, porque dice de Esaú “pues no halló ocasión para el arrepentimiento, aunque la buscó con lágrimas” (Heb 12:17). Nuevamente, éste no fue un arrepentimiento sincero o Dios lo hubiera perdonado. Ésta es la misma clase de “arrepentimiento” que salió de los labios de Judas cuando vio que Cristo no iba a librarse por sí mismo de la condenación (Mat 27:3, 4). Es el mismo tipo de arrepentimiento falso que los perdidos experimentarán después del tiempo de gracia (ver también Amós 8:11, 12; Mat 25: 11, 12).

DyD citan de Apo 16:9-11 y 21 cuando los perdidos “maldicen a Dios” por causa de las plagas, pero no quiere decir que se establece el hecho de que millones de ellos tratarán de cambiar su queja después de que vean que es demasiado tarde. Así es la naturaleza humana. Elena G. de White no contradice la verdad aquí más que la Biblia cuando habla acerca del “arrepentimiento” de Esaú y Judas.




¿Puede Satanás responder oraciones dirigidas a Dios?


EGW: Sí: “Satanás parecia estar al lado del trono, procurando llevar adelante la obra de Dios. Vi a la compañía alzar las miradas hacia el trono, y orar: "Padre, danos tu Espíritu." Satanás soplaba entonces sobre ella una influencia impía” (Primeros escritos, p. 55).

La Biblia: No: “Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará cosas buenas a los que le piden?” (Mat 7:11).

La Biblia: No: “Además os digo, que si dos de vosotros se ponen de acuerdo sobre cualquier cosa que pidan aquí en la tierra, les será hecho por mi Padre que está en los cielos” (Mat 18:19).

Respuesta

“Muchos me dirán en aquel día: ‘Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?’. Entonces les declararé: ‘Nunca os conocí. ¡Apartaos de mí, hacedores de maldad!’” (Mat 7:22, 23).

Si Jesús mismo dice “nunca os conocí” y esto a pesar de que echaban fuera demonios y hacían muchos milagros en su nombre, ¿quién les dio el poder para hacerlo?

“Si en mi corazón hubiera yo mirado a la maldad, el Señor no me habría escuchado” (Sal 66:18).

Pero a Satanás le gusta escuchar a aquellos que albergan iniquidad en sus corazones.

“También hace [el poder de la bestia] grandes señales, de tal manera que incluso hace descender fuego del cielo a la tierra delante de los hombres” (Apo 13:13).

Este poder de la bestia es religioso, poder “cristiano”. ¿A quién “ora” cuando sucede este milagro?

“Y esto no es sorprendente, porque el mismo Satanás se disfraza de ángel de luz. Así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan de ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras” (2 Cor 11:14, 15).

Estos son ministros de “justicia” y además se los llama “de él” (de Satanás). ¿A quién oran realmente?

“El advenimiento de este impío, que es obra de Satanás, irá acompañado de hechos poderosos, señales y falsos milagros, y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean en la mentira, a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia” (2 Tes 2:9-12).

Otra vez, el poder de la bestia es un poder religioso y además es capaz de obrar señales y milagros con el poder de Satanás. Entonces aquellos que sigan con esto reciben “un poder engañoso, para que crean en la mentira”. Esto quiere decir que realmente creen que están adorando (y orando) al verdadero Dios –el Dios que está respondiendo todas sus oraciones con estas señales y milagros maravillosos.

“Os expulsarán de las sinagogas, y aun viene la hora cuando cualquiera que os mate pensará que rinde servicio a Dios” (Juan 16:2).

¿Piensa usted que esta gente sinceramente engañada ora alguna vez durante el tiempo mencionado? Y ¿quién supone que los “oye” y los ayuda a perseguir a los fieles?

DyD agregan: “La idea de que Satanás responde las oraciones dirigidas a nuestro Padre celestial no sólo contradice la Biblia –también pone por completo en ridículo el poder de Dios.” La Biblia enseña eso, que cuando se cumpla Apocalipsis 13, veremos multitud de oraciones milagrosamente respondidas por Satanás.

Resumen: Sí, Satanás puede oír y enviar falsos milagros sobre los “cristianos” engañados que no reciben el “amor de la verdad” (2 Tes 2:10). DyD mencionan dos textos que dicen que Dios responde nuestras oraciones. Nosotros concordamos, y Elena G. de White enseña esto en forma consistente.




¿Sabremos exactamente el día y hora de la segunda venida de Cristo?


EGW: Sí: “como Dios me ha mostrado… oímos la voz de Dios, semejante al ruido de muchas aguas, que nos anunció el día y la hora de la venida de Jesús.” (Primeros escritos, pp. 14, 15, 34, 285).

La Biblia: No: “Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del hombre ha de venir” (Mat 25:13).

La Biblia: No: “Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino solo mi Padre” (Mat 24:36).

Respuesta

Jesús mismo no sabía “el día y la hora” cuando estaba en la tierra (Mat 24:36), pero ahora ciertamente lo sabe. Elena G. de White en las citas mencionadas simplemente declara que Dios revelará esta información a sus siervos “sellados” durante el tiempo de angustia para confortarlos con la cercanía de la liberación. No hay textos bíblicos que digan que los redimidos nunca sabrán el día y la hora de la segunda venida después del tiempo de gracia.




¿Regresará Jesús a la tierra cuando sea medianoche?


EGW: Sí: “Es a medianoche cuando Dios decide librar a su pueblo. Mientras los impíos se burlan a su alrededor, repentinamente sale el sol, brillando en todo su esplendor, y la luna permanece” (Spiritual Gifts [Dones espirituales], vol. 1, p. 205).

La Biblia: No: “Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del hombre ha de venir” (Mat 25:13).

La Biblia: No: “Les dijo: -- No os toca a vosotros saber los tiempos o las ocasiones que el Padre puso en su sola potestad” (Hech 1:7).

Respuesta

Esto no es una contradicción. No es una declaración del día o la hora en ningún sentido que nos permita, en un tiempo específico, ver el descenso en las nubes de los cielos. No nos da ninguna pista sobre cuándo vendrá Jesús –algo contra lo cual nos advirtió Elena G. de White que se repetiría de tiempo en tiempo. ¿Vamos a tropezar con la palabra “hora” en la declaración de Cristo?

“Medianoche” fue el momento en que Dios pasó a través de Egipto durante la décima plaga y mató a todos los primogénitos de allí (y en Israel si ellos no tenían la sangre en los dinteles de las puertas) (Exo 11:4; 12:29). En la parábola de Cristo de las diez vírgenes, fue a medianoche cuando se oyó el clamor “¡Aquí viene el novio, salid a recibirlo!” (Mat 25:6), y cinco de las vírgenes no estaban preparadas. Job dice “¡En un momento mueren, a medianoche! Los pueblos se alborotan, y ellos pasan, y sin mano de hombre es quitado el poderoso” (Job 34:20). Las profecías bíblicas que usan un lenguaje simbólico de ese tipo se encuentran diseminadas a lo largo de todas las Escrituras.

Necesitamos comprender que “medianoche” tiene un significado más profundo que solamente 12 AM en cierta zona horaria. Primero, si quiere dar a entender “medianoche” en forma literal, entonces ¿para qué zona horaria? Cuando es medianoche en Battle Creek será mediodía en otra parte del mundo (y si deseamos realmente hablar en forma técnica, será medianoche en algún lugar en la tierra, no importa cuando venga Jesús: no obstante, ella está hablando de algo más que eso).

Amós describe el fin del mundo así: “Aquel día, dice Jehová, el Señor, haré que se ponga el sol a mediodía: cubriré de tinieblas la tierra en el día claro” (Amós 8:9). Este texto usa una “hora” en forma similar a como lo hace Elena G. de White.

Cuando Jesús venga literalmente a la tierra con todos los santos ángeles, nuestro mundo entrará en un caos tal que el sol y la luna no serán confiables para determinar el momento del día. La tierra completa será sacudida y trastornada “su faz” (ver Isa 24:1-6).

La declaración de Elena G. de White está sólo dando una información profética/simbólica, y en Primeros escritos y El conflicto de los siglos hay declaraciones similares que muestran que ella está hablando de la liberación de la sentencia de muerte, no del regreso de Jesús a la tierra en ese momento. Esta declaración en ninguna forma establece el “día y la hora” de la segunda venida, esto es bastante claro.




¿Tendrán los salvados alas en la resurrección?


EGW: Sí: “Nos reunimos en derredor de Jesús, y precisamente cuando cerraba las puertas de la ciudad, la maldición fue pronunciada sobre los impíos. Las puertas se cerraron. Entonces los santos usaron sus alas y subieron a la parte superior de la muralla de la ciudad” (Primeros escritos, p. 53).

La Biblia: No: “Él transformará nuestro cuerpo mortal en un cuerpo glorioso semejante al suyo, por el poder con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas” (Fil 3:21).

Respuesta

“Antes bien, como está escrito: ‘Cosas que ojo no vio ni oído oyó ni han subido al corazón del hombre, son las que Dios ha preparado para los que lo aman’” (1 Cor 2:9).

“Deléitate asimismo en Jehová y él te concederá las peticiones de tu corazón” (Sal 37:4).

Aunque es cierto que los redimidos serán transformados para poseer cuerpos semejantes al de Cristo, esto no elimina la posibilidad de tener alas. Pablo fue bien claro en el texto mencionado arriba, que Dios ha preparado cosas para nosotros que están más allá de nuestra imaginación limitada. ¿Podemos imaginarnos que cuando lleguemos a la Nueva Jerusalén observaremos a los ángeles que vuelan hacia la cima de las paredes y nos daremos cuenta que nunca podremos hacer tales cosas?

“Más los que esperan en Jehová tendrán nuevas fuerzas, levantarán alas como las águilas, correrán y no se cansarán, caminarán y no se fatigarán” (Isa 40:31)

Hasta que no estemos del otro lado de la segunda venida no sabremos si este texto es simbólico o literal. Hasta entonces, no hay nada en la Biblia que indique la posibilidad de que algún día tendremos alas.




¿Pudo ver Jesús a través de los portales de la tumba?


EGW: No: “El Salvador no podía ver a través de los portales de la tumba. La esperanza no le presentaba su salida del sepulcro como vencedor ni le hablaba de la aceptación de su sacrificio por el Padre” (El Deseado de todas las gentes, p. 701).

La Biblia: Sí: “Es necesario que el Hijo del hombre sea entregado en manos de hombres pecadores, y que sea crucificado y resucite al tercer día” (Luc 24:7). “Respondió Jesús y les dijo: -- Destruid este templo y en tres días lo levantaré” (Juan 2:19). “Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida para volverla a tomar” (Juan 10:17). “Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla y tengo poder para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre” (Juan 10:18).

La Biblia: Sí: “Jesús le dijo: -- Tú lo has dicho. Y además os digo que desde ahora veréis al Hijo del hombre sentado a la diestra del poder de Dios y viniendo en las nubes del cielo” (Mat 24:64).

Respuesta

Sí, Jesús supo que vencería durante todo su ministerio; pero ese no es el tema. En ese momento en la cruz, no obstante, Satanás lo estaba tentando más allá de lo que cualquier ser humanó tendrá que serlo alguna vez, y el Salvador clamó “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?” ¿Lo había abandonado Dios? Lo impresionante de esto es que Cristo estuvo dispuesto a morir por cada uno de nosotros personalmente y a la posibilidad de no salir jamás de la tumba –¡tan grande fue su amor! Él continuó con el Plan porque sabía que dejarlo garantizaría la pérdida de nuestra salvación, pero sus sentimientos humanos le mostraban que su pecado era tan ofensivo para Dios que él podía no volver a salir. El pecado separa al alma de Dios (Isa 59:2). Ahora bien, estos son temas profundos, por supuesto. Es como tratar de explicar cómo Dios nunca tuvo un comienzo, y hacer que esto quede claro como el cristal. Es más de los que realmente podemos lograr, pero sí sabemos que había una terrible batalla que se llevaba a cabo dentro de Cristo en ese momento y, que por fortuna para nosotros, él fue fiel, pasara lo que pasase. Sostenemos lo que dice Elena G. de White y las creencias de la iglesia de que Cristo en ese momento no pudo ver más allá de los portales de la tumba. Debemos recordar que cuando él se hizo humano, se despojó (temporalmente al menos) de algunas de sus habilidades. Por un lado, reveló que no conocía el día y la hora de su segunda venida, sino que sólo el Padre lo sabía (ver Mar 13:32). Esto no rebaja su posición como Dios en la tierra.

Cristo tuvo que morir la muerte que nosotros deberíamos morir –la misma muerte que los perdidos experimentarán al final del tiempo. ¿Tendrán los perdidos al final del tiempo la idea de que su muerte será temporal y que pronto resucitarán otra vez? O ¿tendrán un dolor extraño y horrible porque serán separados eternamente de Dios, su Creador? Si Jesús estaba por morir realmente –la muerte del perdido- entonces tenía que experimentar exactamente lo que ellos sentirán y nada menos.

Los textos escogidos por DyD están donde Jesús predice que resucitaría otra vez, pero como ya se dijo antes, fue en ese momento sobre la cruz que Cristo experimentó esa sensación y tentación de estar totalmente –según sus propias palabras- “abandonado” por el Padre.




¿Pensaba Enoc salvar a Sodoma?


EGW: Sí: “El [Enoc] no moraba con los impíos. No se estableció en 1102 Sodoma pensando salvar a Sodoma. Se ubicó junto con su familia donde la atmósfera fuera lo más pura posible. De ese lugar, a veces iba a los habitantes del mundo con su mensaje recibido de Dios. Le era penosa cada visita que hacía al mundo. Veía y entendía algo de la lepra del pecado. Después de proclamar su mensaje, siempre llevaba de vuelta consigo hasta su lugar de retiro a los que habían recibido la amonestación. Algunos de ellos llegaron a ser vencedores y murieron antes de que viniera el diluvio. Pero muchos habían vivido por tanto tiempo rodeados por la corruptora influencia del pecado, que no podían soportar la rectitud (MS 42, 1900)” (Comentario bíblico adventista, tomo 1, pp. 1101-1102).

La Biblia: No: Esta declaración contradice la Biblia pues no hay referencia a la existencia de Sodoma antes del diluvio. La primera referencia a Sodoma es después del diluvio. No hay declaración bíblica de que Enoc estaba tratando de salvar a Sodoma cuando ésta no existía en los días de Enoc. ¿Por qué los publicadores de Maranata, dejaron afuera todas las referencias de Elena G. de White a Enoc y Sodoma? “[Enoc] no instaló su morada entre los impíos. . . Se ubicó con su familia donde la atmósfera fuera lo más pura posible. De vez en cuando visitaba a los habitantes del mundo para darles el mensaje que Dios le había dado. . . Después de proclamar su mensaje, siempre llevaba consigo a su lugar de retiro a algunos que habían aceptado la amonestación” (¡Maranata! El Señor viene, p. 182).

Respuesta

Esta declaración de Elena G. de White fue escrita en 1900. Patriarcas y profetas (1890) y Spiritual Gifts [Dones espirituales], vol. 1 (1870), al igual que otra cantidad de fuentes, todas muestran que Elena G. de White conocía –mucho antes que se hiciera la declaración- la cronología correcta de Enoc y Sodoma. Como en el caso de la contradicción de “torre de Babel” (ver Nº 7), debemos hacernos una pregunta: ¿Negaría Elena G. de White todo lo que escribió con anterioridad con muchos detalles, con una frase como ésta? ¿Será que después de varios años de hacer comentarios sobre el libro de Génesis, repentinamente decidió colocar la ciudad literal de Sodoma antes del diluvio por alguna razón? El investigador honesto respondería que no.

Elena G. de White usó la palabra “Sodoma” simbólicamente en esta declaración, así como lo hizo en otros lugares y como la Biblia misma lo hace.

“Dedicad estudio a elegir domicilio y establecer vuestros hogares tan lejos como podáis de Sodoma y Gomorra. Manteneos alejados de las ciudades grandes. Si es posible, estableced vuestros hogares en el tranquilo retiro del campo, aun cuando al hacerlo no podáis enriqueceros. Estableceos donde impere la mejor influencia” (El hogar cristiano, p. 122. Nota: Esto fue escrito a los adventistas en 1897: tres años antes de la declaración de “Enoc y Sodoma” y miles de años después de que la Sodoma literal fuera destruida. Se estaba refiriendo a la Sodoma espiritual en ambas circunstancias).

“Sus cadáveres estarán en la plaza de la gran ciudad que en sentido espiritual se llama Sodoma y Egipto, donde también nuestro Señor fue crucificado” (Apo 11:8. También escrito miles de años después de que la Sodoma literal fuera destruida).

Considerando: (1) Los libros escritos previamente por Elena G. de White con detalles de Enoc y Sodoma en un orden cronológico correcto; (2) el uso simbólico que ella hace de la palabra “Sodoma” en otras partes; y (3) el uso simbólico que la Bibia hace de la palabra “Sodoma”; parece claro que la comprensión que tenía Elena G. de White de la relación correcta de Enoc y Sodoma y en lo que aparece en la declaración usada, no contradice la Biblia.

Así que ¿por qué los publicadores de Maranata dejaron afuera la declaración? Esto no tiene nada que ver con la validez de los escritos de Elena G. de White y tampoco prueba que los publicadores de Maranata pretendían engañar. Esta declaración es aparentemente confusa y especialmente para aquellos que no han leído otras referencias simbólicas de Elena G. de White a Sodoma o el uso de la palabra en Apo 11:8. El hecho es que esta declaración fue elegida para incluirla en Comentario Bíblico Adventista del Séptimo Día que es ampliamente leído. No obstante, muestra que la iglesia nunca ha tratado de anularla por ningún medio.




Resumen


De las 53 supuestas contradicciones, ninguna demuestra que en realidad hay una contradicción a la Biblia. Muchas de las declaraciones fueran sacadas de contexto. Algunas fueron rechazadas por DyD a causa de la terminología. Otras fueron simplemente una información adicional. Algunas de las suposiciones fueron expresiones files de lo que Elena G. de White dijo, pero sus conclusiones fueron rechazadas por DyD (la glotonería de Israel, el sello de Dios, el juicio investigador, los 40 días de tentaciones, etc.). Elena G. de White cometió errores, como todo ser humano hace (Rom 3:23), pero ésta lista no contiene evidencia para probar que era una falsa profeta. Deseamos extender a los hermanos DyD el beneficio de la duda y asumir que ellos simplemente no disponían de la información que se da aquí (ver Declaraciones, contexto y por qué no debemos juzgar mal a los críticos). Que el Señor continúe guiándonos a todos a la verdad y que busquemos la unidad a medida que nos acercamos a la crisis final.

-Los voluntarios de Ellen-White.com





La inspiración y los escritos de Elena G. de White

Introducción


LA INSPIRACIÓN Y LOS ESCRITOS DE ELENA G. DE WHITE

Una reimpresión de artículos publicados en La Revista Adventista

Por Arturo L. White

Arturo L. White trabajó con los fideicomisarios de Elena G. de White desde 1929. Primero como secretario de William C. White por cuatro años; seguidamente como secretario asistente del Patrimonio de Elena G. de White por cuatro años; y luego como secretario del Patrimonio por 41 años. Ahora está escribiendo una biografía completa de Elena de White, y también continúa como un fideicomisario de por vida del Patrimonio de Elena G. de White. [Escrito en 1979]

La inspiración y los escritos de Elena G. de White

Se reproducen de la Review and Herald (Revista Adventista en inglés) dos series de artículos de Arturo L. White. La primera, de cuatro artículos, titulada Concepto adventista sobre la inspiración, fue publicada en enero y febrero de 1978, y la segunda, Redacción de los escritos históricos de Elena G. de White, compuesta de siete artículos, apareció en julio y agosto de 1979.

Estas series de artículos van acompañadas por declaraciones del editor de la Review, Kenneth H. Wood. Las declaraciones fueron adaptadas de una editorial publicada originalmente con la segunda serie de artículos.

Artículos importantes sobre Elena G. de White

Por Kenneth H. Wood, director de la Adventist Review

Algunos temas son de especial interés para las personas de mente espiritual. Uno de estos temas es la manera en que Dios, Ser infinito y trascendente, se comunica con sus hijos terrenales por medio de la inspiración o revelación.

La Review and Herald (Revista Adventista en inglés) trae a la atención de los adventistas del séptimo día ciertas fases de este tema importantísimo, con la publicación de dos series de artículos de Arturo L. White. La primera, de cuatro artículos, titulada Concepto adventista sobre la inspiración, fue publicada en enero y febrero de 1978, y la segunda, Redacción de los escritos históricos de Elena G. de White, compuesta de siete artículos, apareció en julio y agosto de 1979.

Es debido al interés actual en estos temas, y con el fin de hacerlos más accesibles para el estudio, que se publican en conjunto en este número.

En la primera serie, el pastor Arturo L. White, secretario entonces del departamento de fideicomisarios de Elena G. de White, escribió basado en su experiencia íntima de décadas en su trabajo con estos documentos. En estos cuatro artículos él pone en claro algunos conceptos necesarios para saber cómo actúa la inspiración.

En la segunda serie, de siete artículos, él nos introduce detrás del escenario para mostrarnos cómo trabajó la Sra. White en la redacción de los libros que presentan la historia de la gran controversia, y despliega cuidadosamente una información nueva y documentada y ofrece percepciones profundas en algunos de los aspectos de la obra de la escritora a medida que redactaba sus escritos de índole histórica. Creemos que todo lector, no importa cuán bien informado esté sobre la manera como actúa la inspiración, aprenderá algo de estos artículos.

Por supuesto, no todo el material es nuevo. Lo que se repite es incluido mayormente por dos razones: para presentar un equilibrio balanceado, y para facilitar una información que los lectores pudieran haber dejado de leer en libros y artículos ya publicados.

Hay cuatro hechos que es menester tener muy presente al leer estos artículos: 1. Los escritos inspirados no nos llegan sin antes ser tocados por manos humanas. A diferencia de lo que ocurrió con los Diez Mandamientos en el monte Sinaí, no son redactados por la mano de Dios. El escritor inspirado participa intensamente en su labor de comunicar los mensajes de Dios a la familia humana; pero a menos que Dios le dé palabras específicas – como lo hizo algunas veces en determinadas visiones, cuando el profeta escuchaba seres celestiales que hablaban –, él debe hallar por sí mismo las palabras que manifiesten claramente las verdades que Dios le ha revelado. Y para hacer esto él tiene que buscar en su vocabulario, encontrar las palabras en los diccionarios, tomar en préstamo expresiones de escritores no inspirados o dejarse ayudar por sus asistentes. “La inspiración no obra en las palabras del hombre ni en sus expresiones, sino en el hombre mismo, que está imbuido con pensamientos bajo la influencia del Espíritu Santo. Pero las palabras reciben la impresión de la mente individual.” (1MS, 24)

La gente piensa muy poco o nada cuando lee la Biblia o los escritos de Elena G. de White. Tiende a pensar que los escritos inspirados fueron creados ex nihilo (de la nada), algo así como el mundo en la creación. (Algunas personas también piensan que la Review and Herald [o cualquier otra publicación] se origina en la misma forma: olvidan el trabajo oculto de los escritores, redactores, linotipistas, lectoras de pruebas, impresores, encuadernadores, distribuidores, etc.)

Creemos que esta serie de artículos del pastor Arturo L. White serán particularmente útiles porque permiten dar un vistazo dentro de las escenas y contemplar cómo Elena G. de White escribió sus libros y cómo fueron preparados para su publicación.

2. Cuando Dios se comunica con la familia humana, inspira a las personas, no los escritos. La inspiración actúa sobre la persona, y no sobre el producto escrito. El apóstol declara: “Los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.” (2 Ped. 1:21) “No son las palabras de la Biblia las inspiradas, sino los hombres son los que fueron inspirados” (1MS, 24). Este es un asunto muy importante que no debe ser mal comprendido. Los predicadores, y demás, a menudo llaman a la Biblia “la Palabra inspirada de Dios,” y correctamente entendido, así es. La declaración citada, de Elena G. de White, se refiere a la metodología, no a la autoridad. Dios inspira a la persona, no las palabras. La gente piensa; las palabras, no. La gente puede ser impresionada por el Espíritu Santo; las palabras, no.

3. La inspiración incluye una variedad de métodos para comunicar la verdad y la voluntad de Dios. A algunos escritores de la Biblia les fueron dados sueños y visiones; a otros que no recibieron visiones, les fueron dadas comprensión y percepción especiales en los misterios divinos; otros recibieron dirección especial para seleccionar y registrar eventos e incidentes históricos; y hubo algunos que recibieron una sabiduría única para entender e interpretar el significado de los sucesos.

Acerca de esto último es bueno notar que los eventos históricos pueden ser observados y registrados tanto por escritores inspirados como profanos. Numerosos escritores pudieron haber registrado que tres hombres fueron crucificados en un viernes del año 31 d. C. Pero si falta una persona inspirada que destaque el significado de dicho evento, éste habría parecido tan pequeño como otras crucifixiones. Una de las mayores funciones de la inspiración es capacitar a las personas para captar el significado de los eventos, y para interpretarlos a la luz de la gran controversia entre Cristo y Satanás.

4. El mensaje de un escritor inspirado carece de autoridad a menos que vaya acompañado por un “Así dice Jehová.” En los tiempos del Antiguo Testamento, los profetas a menudo comenzaban o concluían sus mensajes con declaraciones como éstas: “Dice el Señor,” “Jehová me dijo”; (Isa. 1: 24; 8: 11) “Vino a mí palabra de Jehová”; (Eze. 6: 1) “Principio de la palabra de Jehová”; (Ose. 1: 2) “Jehová lo ha dicho.” (Abd. 18) En el Nuevo Testamento, los escritores a veces mencionan el origen divino de sus escritos, como en Apocalipsis 1: 1-2; pero generalmente no lo hacen. Dependían de los escritos mismos para autenticarlos como mensajes de Dios. Elena G. de White a menudo usa en sus escritos tempranos la expresión “Se me mostró,” “Me fue mostrado”; pero más tarde dejó de hacerlo, especialmente cuando escribía para los no adventistas. Este cambio de práctica no indicaba diferencia alguna en la autoridad del mensaje que comunicaba.

Si se recuerdan constantemente los cuatro puntos que hemos mencionado, se entenderá y apreciará mejor la información de estos artículos que publica la Review and Herald, los cuales son el producto de la experiencia y del pensamiento maduro de uno que ha dedicado 50 años a fortalecer su familiaridad con los documentos recibidos por medio de la inspiración, y que ha estudiado cómo Elena G. de White, su abuela inspirada, hizo su trabajo.

Ella escribió en 1890: “El último engaño de Satanás se hará para que no tenga efecto el testimonio del Espíritu de Dios… Satanás trabajará hábilmente en diferentes formas y mediante diferentes instrumentos para perturbar la confianza del pueblo remanente de Dios en el testimonio verdadero.” (1 MS, 54-55)

Y por cuanto Satanás hace hoy esfuerzos supremos para socavar la confianza en los escritos del espíritu de profecía estamos convencidos de que el fin de todas las cosas está muy cerca. Ahora es el momento para fortalecer la fe y saber en qué creemos. Estas series de artículos fortalecerán la confianza en Dios, en su iglesia y en su mensajera inspirada.

Artículo del suplemento de la Revista Adventista de enero de 1982. Pacific Press Publishing Association, 1350 Villa Street, Mountain View, California (USA).




Concepto Adventista sobre Inspiración - Elena G. de White: Experiencia y Escritos


Por Arturo L. White

¿En qué forma entienden los adventistas la inspiración? ¿Es diferente este concepto del que se sustenta comúnmente?

El concepto adventista es diferente en algunos aspectos, pues ni participa de los puntos de vista liberales modernos que atacan la autoridad de la Palabra de Dios, ni de los conceptos ultraconservadores que hacen del profeta un autómata, una máquina, que es impulsado a hablar o escribir.

Como adventistas del séptimo día somos muy afortunados al estudiar este problema. Para sacar nuestras conclusiones, no dependemos de escritos de hace 19 siglos que nos han llegado mediante transcripciones y traducciones. Para nosotros la inspiración es algo casi contemporáneo, pues tenemos un profeta entre nosotros.

Y aún más: en lugar de tener unos pocos y cortos documentos o un puñado de cartas, poseemos los numerosos y variados escritos de Elena G. de White, redactados en un lapso de 70 años, que comprenden sus libros, sus 4.600 artículos, y sus manuscritos, cartas y diarios. También tenemos los testimonios de sus contemporáneos, que vivieron y trabajaron muy cerca de ella. Ellos y ella discutieron muchos puntos en cuanto a sus visiones y la forma en que le fueron dadas, y cómo ella impartía los mensajes a aquellos a quienes estaban dirigidos. En resumen: estos testigos discutían con ella la obra de la inspiración.

Y algo muy importante para nosotros: escribió en una lengua moderna, la más extendida, en la cual la estudian la mayoría, y los que no pueden hacerlo tienen a su alcance las traducciones de sus escritos más importantes o necesarios.

Si aceptamos a Elena G. de White como un testigo honesto, entonces nos serán muy significativos su obra, sus declaraciones sobre la inspiración, y su concepto en cuanto a los profetas de la antigüedad. Por esto, cuanto ella dijo del trabajo del profeta en acción, puede muy bien formar la base para llegar a una conclusión exacta en cuanto a la inspiración.

Primero notaremos que cuando el Señor imparte luz al profeta, él no se ata a un solo método: “Dios, habiendo hablado… de muchas maneras… por los profetas…” (Heb. 1:1) Por lo tanto, no se debe buscar un método uniforme que gobierne los procedimientos divinos cuando entrega sus mensajes a sus instrumentos humanos. Esto es algo sumamente importante.

En segundo lugar, el profeta es y posee todas las cualidades propias de un ser humano: ve, escucha, huele, come, duerme, trabaja, habla, viaja, etc. Cuando es llamado al oficio profético, puede poseer o no cierto grado de conocimiento; pero a través de su obra profética continuará adquiriéndolo en la misma forma en que lo aprenden los demás. Su llamado como profeta no borra de su mente el conocimiento que obtuvo antes, ni tampoco entorpece sus facultades para proseguir adquiriendo conocimiento como lo hacía antes de ser llamado como profeta.

El hecho de que el Señor, en forma extraordinaria, haya llamado a una persona como profeta, la sitúa en una posición en donde recibirá información especial de Dios, la cual puede corresponder al campo de la teología y la experiencia religiosa, o bien al terreno histórico, refiriéndose a la providencia especial de Dios con su pueblo o las personas, o amonestando en cuanto a los peligros acerca de la determinación de Satanás de destruir la obra de Dios o la esperanza de las almas. También podría pertenecer al campo de la fisiología, la nutrición, la higiene, la educación, la administración de la iglesia, o aun podría tener que ver con la denuncia de pecados ocultos.

Como puede verse, los campos son ilimitados, porque la obra está en las manos de Dios. Esta experiencia singular pertenece al profeta. Aunque el Espíritu de Dios puede hablar a los corazones de las personas consagradas, no todos pueden ser profetas. Dios escoge al profeta: “Los santos hombres de Dios hablaron… inspirados por el Espíritu Santo.” (2 Ped. 1: 21)

Las visiones y el testimonio

Un profeta puede recibir visiones durante el día, acompañadas por fenómenos físicos, (Dan. 10) o en la noche mediante sueños; (Dan. 7) luego comunicará el mensaje oralmente, en entrevistas o por escrito.

Hay, pues, dos asuntos inseparables: la recepción del mensaje, de la luz, y el testimonio que da validez o sea la presentación del mensaje, de la luz recibida del Espíritu Santo.

Puede ser que no se le permita comunicar inmediatamente el mensaje, pues quizá deba retenerlo hasta que sucedan ciertos acontecimientos; o bien la luz recibida es para orientar al profeta, quien no está en libertad de comunicar todo lo que ha recibido.

Por lo tanto, su mente puede ser un “depósito” del cual – previas circunstancias especiales – puede sacar y hablar. Pero a menudo hay necesidad inmediata de que comunique su mensaje.

Cómo recibió la luz Elena G. de White

Nótese la sencillez del lenguaje usado por E. G. de White para describir la forma en que recibió su primera visión: “Mientras estaba orando… el Espíritu Santo descendió sobre mí, y me pareció que me elevaba más y más, muy por encima del tenebroso mundo. Miré hacia la tierra para buscar al pueblo adventista, pero no lo hallé en parte alguna, y entonces una voz me dijo: ‘Vuelve a mirar un poco más arriba.’ Alcé los ojos y vi un sendero recto y angosto trazado muy por encima del mundo. El pueblo adventista andaba por ese sendero, en dirección a la ciudad que se veía en su último extremo” (PE, 14).

Observemos cómo y cuándo entra en visión: “El Espíritu Santo descendió sobre mí.” Aunque permaneció corporalmente en la sala en donde oraba, le parecía

  1. que se elevaba por encima del mundo;
  2. que volvía su mirada hacia la tierra;
  3. que no podía ver lo que buscaba;
  4. que escuchaba una voz que le hablaba;
  5. que obedecía la orden de esa voz;
  6. que levantaba su mirada y veía al pueblo adventista en marcha;
  7. que contemplaba su lugar de destino;
  8. que se unía a ellos cuando se regocijaban por el galardón.

Es muy claro que las experiencias en la visión fueron reales para ella: vio, sintió, escuchó, obedeció y actuó en lugares lejanos; participaba en la acción, aunque corporalmente permanecía en la sala. Pero los que la acompañaban en ese momento, nada vieron, nada escucharon. Y más tarde relataba o escribía en sus propias palabras sus experiencias.

A menudo, ya en visión, era conducida a un hogar o a una institución, y luego llevada de salón en salón o de un departamento a otro. Le parecía estar en los comités [Consejos] y contemplar las acciones de sus miembros, escuchar sus palabras y observar el medio ambiente.

Como Adventistas del Séptimo Día tenemos la fortuna incomparable en un estudio de la inspiración, porque tuvimos a un profeta en nuestro medio.

En 1887 escribió desde Europa a uno de los obreros en cuanto a las normas inadecuadas de una de las instituciones. ¿Cómo recibió la información? “Me levanté a las tres de esta madrugada con un gran peso en mi mente… En mis sueños me encontraba en –, y mi Guía me dijo que tomara en cuenta y observara todo cuanto viera. Me hallaba en un lugar apartado, desde donde no podía ver pero sí escuchar todo lo que sucedía en el salón. Las personas discutían con usted en cuanto a los presupuestos, y oí que disputaban con usted por los altos cobros de la pensión, el hospedaje y el tratamiento. Escuché que usted con voz firme y decidida rehusó rebajar lo que se cobraba. Yo estaba atónita de ver cuán alto era este cobro” (Carta 30, 1887).

A veces veía edificios aún no construidos, pero que serían parte de una institución. Ella se refirió a éstos en una carta escrita en 1903: “He estado pensando cómo, después que comenzamos el Sanatorio de Battle Creek, me fueron mostrados en visión los edificios del sanatorio, listos para ser ocupados. El Señor me instruyó en cuanto a cómo debe hacerse el trabajo en estos edificios para que ejerzan una influencia salvadora sobre los pacientes.

“Todo esto me parecía muy real, pero cuando me levanté, encontré que el trabajo aún no había sido hecho, que los edificios no habían sido construidos.

“En otra oportunidad se me mostró un edificio grande que se construía en el lugar sobre el cual se levantaría el Sanatorio de Battle Creek. Los hermanos estaban muy preocupados en cuanto a quién se haría cargo de la obra. Me sentí muy apesadumbrada. Una de las autoridades se levantó en medio de nosotros, y dijo: ‘Aún no. Ustedes no están listos para invertir fondos en ese edificio, o para hacer planes para su dirección futura.’

“En este tiempo se había colocado el fundamento del sanatorio. Pero necesitábamos aprender la lección de esperar” (Carta 135, 1903).

Representaciones simbólicas

Dos párrafos consecutivos de un testimonio personal dirigido a un obrero destacado de los primeros años, demuestran cómo las experiencias de la vida fueron algunas veces representadas simbólicamente: “Me fueron presentadas muchas otras escenas concernientes a su caso.

Usted me fue presentado una vez mientras trataba de empujar un carro largo por una elevada pendiente; pero este carro, en lugar de subir la colina, continuaba descendiendo. Este carro representa el negocio de los alimentos como una empresa comercial, la cual no ha sido llevada adelante en la forma que Dios recomienda.

“En otra oportunidad usted me fue representado como un general montado en un caballo, llevando un estandarte. Vino uno y tomó de su mano el estandarte, que tenía estas palabras: ‘Los mandamientos de Dios y la fe de Jesús,’ y fue pisoteado en el polvo. Lo vi a usted rodeado de hombres que lo identificaban con el mundo” (Carta 239, 1903).

A veces, los sucesos del pasado, el presente y el futuro gran abiertos delante de ella en forma panorámica. Entonces le parecía que presenciaba, en rápida sucesión, los eventos de la historia. He aquí una cita [de su “Introducción” a El conflicto de los siglos] que nos muestra un poco cómo era iluminada su mente: “Al revelarme el Espíritu de Dios las grandes verdades de su Palabra, y las escenas del pasado y del porvenir, se me mandó que diese a conocer a otros lo que se me había mostrado, y que trazase un bosquejo de la historia de la lucha en las edades pasadas, y especialmente que la presentara de tal modo que derramase luz sobre la lucha futura que se va acercando con tanta rapidez.” (CS, 13, 14, Intr.)

Artículo del suplemento de la Revista Adventista de enero de 1982. Pacific Press Publishing Association, 1350 Villa Street, Mountain View, California (USA).




Concepto Adventista sobre Inspiración - El Testimonio del Profeta


Por Arturo L. White

El Espíritu Santo opera no sólo cuando el profeta recibe el mensaje divino sino también cuando presenta el mensaje por escrito.

Hay dos aspectos en la experiencia del profeta: la visión en sí, y el testimonio o comunicación de lo que le ha sido revelado. El profeta debe entregar su mensaje en el lenguaje más claro y preciso que pueda.

El profeta puede tener las palabras adecuadas para hacerlo satisfactoriamente, o darse cuenta de que debe estudiar diligentemente para adquirir los vocablos que hagan que su mensaje sea preciso e impresionante. El mismo mensaje, en diferentes ocasiones, podrá presentarlo en diferentes términos. Mientras escribía El Deseado de todas las gentes, su autora declaró: “Tiemblo de temor, no sea que empequeñezca el gran plan de salvación con las palabras comunes” (Messenger to the Remnat, 59). El mensaje puede también sufrir deterioro por la imperfección del lenguaje humano: “La Biblia… fue escrita por manos humanas, y la diversidad de estilo de sus diferentes libros muestra la individualidad de cada uno de sus escritores. Las verdades reveladas son todas inspiradas por Dios; (2 Tim. 3:16) y con todo están expresadas en palabras humanas. Es que el Ser supremo e infinito iluminó con su Espíritu la inteligencia y el corazón de sus siervos. Les daba sueños y visiones, y les mostraba símbolos y figuras; y aquellos a quienes la verdad fue así revelada, revestían el pensamiento divino con palabras humanas…

Elena de White dijo que ella dependía tanto del Espíritu del Señor para relatar como para escribir sus visiones a medida que las tenía.

“Escritos en épocas diferentes y por hombres que diferían notablemente en posición social y económica, y en facultades intelectuales y espirituales, los libros de la Biblia presentan contrastes en su estilo, como también diversidad en la naturaleza de los asuntos que desarrollan. Sus diversos escritores se valen de expresiones diferentes; a menudo la misma verdad está presentada por uno de ellos de modo más notable que por otro…

“Presentada por diversas personalidades, la verdad aparece en sus variados aspectos. Un escritor percibe con más fuerza cierta parte del asunto; comprende los puntos que armonizan con su experiencia o con sus facultades de percepción y apreciación; otro nota más bien otro aspecto del mismo asunto; y cada cual, bajo la dirección del Espíritu Santo, presenta lo que ha quedado impreso con más fuerza en su propia mente. De ahí que encontremos en cada uno un aspecto diferente de la verdad, pero perfecta armonía entre todos ellos. Y las verdades así reveladas se unen en perfecto conjunto, adecuado para satisfacer las necesidades de los hombres en todas las circunstancias de la vida.” (El conflicto de los siglos, 8-9)

Aunque el profeta emplea sus propios medios de expresión, de todas maneras, el Espíritu Santo sigue actuando. Este es un punto vital:

“Aunque dependo del Espíritu del Señor tanto para escribir mis visiones como para recibirlas, sin embargo las palabras que empleo para describir lo que he visto son mías, a menos que sean las que me habló un ángel, las que siempre incluyo entre comillas” (1MS, 42).

Y recalca: “Mediante la inspiración de su Espíritu, el Señor dio la verdad a sus apóstoles, para que la expresaran de acuerdo con su mentalidad mediante el Espíritu Santo. Pero la mente no está sujeta, como si hubiera sido forzada dentro de cierto molde” (1MS, 25).

El profeta, pues, recibe el mensaje por medio de visiones mientras está totalmente bajo la influencia del Espíritu de Dios; e imparte su testimonio bajo la dirección del Espíritu de Dios, pero no hasta el punto de ser un robot o de estar sometido a un molde fijo, sino que comunica el mensaje en la mejor manera, de acuerdo con su estilo y preparación; en esta forma influye de manera particular sobre los que tienen una formación semejante a la suya.

A veces las mismas palabras que usará son impresas en su mente por el Espíritu: “Estoy tratando de conseguir las mismas palabras y expresiones que fueron usadas en relación con este asunto, y como mi pluma vacila un momento, las palabras apropiadas vienen a mi mente” (EGWW, 22).

En otra declaración dice: “Cuando escribo algo importante, él [el Espíritu Santo] está junto a mí ayudándome…, y cuando busco una palabra apropiada para expresar mi pensamiento, él la trae clara y distintamente a mi memoria” (Carta 127, 1902).

Temas históricos

La historia le fue presentada a la Sra. White como una base sobre la cual debía trazar la narración de la gran controversia. Ella nos dice cómo le fue presentada la controversia: “Mediante la iluminación del Espíritu Santo, las escenas de la lucha secular entre el bien y el mal fueron reveladas a quien escribe estas páginas. En una y otra ocasión se me permitió contemplar las peripecias de la gran lucha secular entre Cristo, Príncipe de la vida, Autor de nuestra salvación, y Satanás, príncipe del mal, autor del pecado y primer transgresor de la santa ley de Dios” (CS, 13).

Su experiencia fue similar a la de Moisés sobre el monte Nebo, al mostrársele la tierra prometida: “Se le presentó luego una visión panorámica de la tierra de promisión. Cada parte del país quedó desplegada ante sus ojos, no en realce débil e incierto en la vaga lejanía, sino en lineamientos claros y bellos que se destacaban ante sus ojos encantados. En esta escena se le presentó la tierra, no con el aspecto que tenía entonces sino como había de llegar a ser bajo la bendición de Dios cuando estuviese en posesión de Israel.

“Le pareció estar contemplando un segundo Edén. Había allí montañas cubiertas de cedros del Líbano, colinas que asumían el color gris de sus olivares y la fragancia agradable de la viña, anchurosas y verdes planicies esmaltadas de flores y fructíferas; aquí se veían las palmeras de los trópicos, allá los frondosos campos de trigo y, cebada, valles soleados en los que se oía la música del murmullo armonioso de los arroyos y los dulces trinos de las aves, buenas ciudades y bellos jardines, lagos ricos en ‘la abundancia de los mares,’ rebaños que pacían en las laderas de las colinas, y hasta entre las rocas los dulces tesoros de las abejas silvestres…

“Moisés vio al pueblo escogido establecido en Canaán, cada tribu en posesión de su propia heredad. Alcanzó a divisar su historia después de que se establecieran en la tierra prometida; la larga y triste historia de su apostasía y castigo se extendió ante él. Vio esas tribus dispersadas entre los paganos a causa de sus pecados, y a Israel privado de la gloria, con su bella ciudad en ruinas, y su pueblo cautivo en tierras extrañas. Los vio restablecidos en la tierra de sus mayores, y por último, dominados por Roma.

“Se le permitió mirar a través de los tiempos futuros y contemplar el primer advenimiento de nuestro Salvador… Siguió al Salvador a Getsemaní y contempló su agonía en el huerto, y cómo era entregado, escarnecido, flagelado y crucificado…, miró otra vez, y le vio salir vencedor de la tumba y ascender a los cielos escoltado por los ángeles que le adoraban, y encabezando una multitud de cautivos” (PP, 506-508).

El dramático relato prosigue. Moisés, estupefacto, contempla los sucesos: ve, escucha, participa; todos sus sentidos actúan. La historia del futuro se le presentó en forma vívida. Es muy improbable que se le hayan revelado fechas; no es probable que todas las ciudades que vio fueran nombradas. Estos eran detalles intrascendentes para el desarrollo de la visión.

¿Se le mostraron a Elena G. de White, en cada ocasión, todos los nombres y las fechas de los eventos que contempló? La evidencia nos dice que no.

Ella vio ocurrir los eventos significativos en el desarrollo de la gran controversia; los detalles y referencias incidentales fueron de menor importancia. Alguna de esta información puede hallarse en los escritos sagrados; otra, en las fuentes históricas responsables. Es evidente que para Dios no era esencial impartir tales detalles.

Observaciones de Guillermo C. White

Guillermo C. White, hijo de la Sra. White, describe así la experiencia de ella: “Mi madre nunca ha afirmado que es una autoridad en historia. Las cosas que ha escrito son descripciones de detalles fulgurantes y otras representaciones dadas a ella en relación con las acciones de los hombres, y la influencia de estas acciones sobre la obra de Dios en el plan de salvación, acciones que se refieren al presente, el pasado y el futuro. Y al escribir en cuanto a estos aspectos, ha hecho uso de declaraciones históricas precisas y apropiadas para hacer más claras al lector las cosas que ella se esfuerza por presentar.

“Cuando yo era muchacho la escuché leerle a mi padre la Historia de la Reforma, de d’Aubigné. Le, leyó mucho, acaso los cinco volúmenes completos. Ella ha leído otras historias de la Reforma. Esto le ha ayudado a situar y describir muchos de los eventos y movimientos presentados a ella en visión. Es algo similar a la manera en que el estudio de la Biblia le ayuda a localizar y describir muchas representaciones simbólicas que ha recibido en cuanto al desarrollo de la gran controversia en nuestro tiempo.” (Asociación General, octubre 30, 1911. Citado en EGWW, 33)

Pocos meses después, de nuevo declaró: “En cuanto a los escritos de mi madre y su uso como autoridad en hechos históricos y en cronología, ella nunca ha deseado que nuestros hermanos la consideren como tal. Las grandes verdades reveladas a mi madre en cuanto a la controversia entre el bien y el mal, la luz y las tinieblas, le fueron dadas de muchas maneras, pero mayormente como detalles fulgurantes de grandes acontecimientos en las vidas de los individuos y en las experiencias de las iglesias de los reformadores y las naciones…

“Cuando escribía de la experiencia de los reformadores durante la Reforma, y del movimiento del advenimiento en 1844, mi madre a menudo daba al comienzo una descripción parcial de algunas escenas que se le presentaban. Más tarde escribía, repetidamente, en forma cada vez más completa. Sé que escribe sobre un tema cuatro o cinco veces, y luego se lamenta porque no pudo desplegar un lenguaje apropiado para describirlo más perfectamente.”

Descripciones parciales

“Cuando escribía El conflicto de los siglos, algunas veces dio una descripción parcial de un suceso histórico importante, y cuando su secretaria preparaba los manuscritos para el impresor, ésta averiguaba fechas y lugares. Mi madre solía decir que esos datos habían sido registrados por historiadores serios, y que por lo tanto debían insertarse.

“Cuando fue escrito El conflicto, mi madre nunca pensó que los lectores lo tomarían como una autoridad en historia, o que lo usarían para desatar polémicas en cuanto a detalles de historia, y aún piensa lo mismo. Mi madre tiene en gran estima el trabajo de esos fieles historiadores que dedicaron años al estudio del gran plan de Dios como se presenta en la profecía, y en el desarrollo de ese plan como se registra en la historia.” (Carta a W. W. Eastman, noviembre 4, 1912. EGW, 34)

Con respecto a la historia de la Reforma, su siguiente declaración es significativa: “Han sido presentados delante de mí los sucesos en la historia de los reformadores” (Carta 48, 1894).

En cuanto a esto, W. C. White escribió: “Los contactos de mi madre con el pueblo de Europa le recordaron muchas cosas que le habían sido presentadas en años anteriores, algunas de ellas, dos o tres veces; y otras, muchas veces” (EGWW, 124).

Artículo del suplemento de la Revista Adventista de enero de 1982. Pacific Press Publishing Association, 1350 Villa Street, Mountain View, California (USA).




Concepto Adventista sobre Inspiración - El problema de la infalibilidad


Por Arturo L. White

Los autógrafos de los escritores bíblicos han desaparecido hace mucho tiempo. Pero los manuscritos

Autógrafos de Elena G. de White existen aún y arrojan luz sobre el método de inspiración.

Refiriéndose a la Biblia, Elena G. de White declara: “Las Sagradas Escrituras deben ser aceptadas como dotadas de autoridad absoluta y como revelación infalible de su voluntad… ‘Toda Escritura es inspirada por Dios; y es útil para enseñar, para redargüir, para corregir’” (CS, 9).

Ella no niega que el lenguaje de la Biblia sea usado por algunos para sacar falsas conclusiones. Por una parte ella afirma que las Escrituras contienen una revelación infalible; pero, por otra, que el lenguaje usado para impartirla es humano y, por lo tanto, imperfecto.

“Acerca de la infalibilidad, nunca pretendí tenerla. Sólo Dios es infalible… El Señor habla a los seres humanos en lenguaje imperfecto, a fin de que puedan comprender sus palabras los sentidos degenerados, la percepción opaca y terrena de seres terrenos. Así se muestra la condescendencia de Dios. Se encuentra con los seres humanos caídos donde ellos están. La Biblia, perfecta como es en su sencillez, no responde a las grandes ideas de Dios pues las ideas infinitas no pueden ser perfectamente incorporadas en los vehículos finitos del pensamiento. En vez de que las expresiones de la Biblia sean exageradas, como muchos suponen, las expresiones vigorosas se quebrantan ante la magnificencia del pensamiento, aunque el escribiente elija el lenguaje más expresivo para transmitir las verdades de la educación superior” (1MS, 42, 25-26).

Los manuscritos del profeta

No sabemos cómo los profetas antiguos preparaban sus manuscritos. ¿Tachaban una palabra y la reemplazaban con otra que expresara mejor un determinado concepto? ¿Hubo defectos gramaticales en su primera composición, o ésta era perfecta? Los manuscritos originales no existen; no podemos, pues, examinarlos.

Pero de Elena G. de White sí tenemos los manuscritos originales. El hecho de que el Espíritu Santo descansara sobre ella no le concedió un conocimiento perfecto de la ortografía y la gramática. Trabajó muy cuidadosamente y, con la ayuda de Dios, adquirió la habilidad para presentar la verdad en forma clara e impresionante; pero esto le exigió un esfuerzo constante e intenso. En sus manuscritos se revela un desarrollo progresivo en el vocabulario y en la habilidad para usar las palabras.

Sus contemporáneos reconocieron que errores gramaticales pueden aparecer en escritos inspirados, pero esto no disminuyó su confianza ni impidió que aceptaran sus escritos.

Elena G. de White reconoció abiertamente la ayuda que ella recibía de sus asistentes: “Mientras mi esposo vivió, actuó como ayudante y consejero en el envío de los mensajes que me eran dados. A veces se me daba luz durante la noche, a veces durante el día delante de grandes congregaciones. La instrucción que recibía en visión era fielmente redactada por mí cuando tenía tiempo y vigor para esa obra. Después examinábamos juntos el asunto. Mi esposo corregía los errores gramaticales y eliminaba las repeticiones inútiles. Esto era cuidadosamente copiado para las personas a quienes iba dirigido, o para el impresor.

“A medida que creció la obra, otros me ayudaron en la preparación del material para su publicación. Después de la muerte de mi esposo, se me unieron fieles ayudantes, los que trabajaron infatigablemente en la obra de copiar los testimonios y preparar artículos para su publicación.

“Pero no son verdaderos los informes que han circulado, que se permitía a cualquiera de mis ayudantes añadir material o cambiar el sentido de los mensajes que escribo” (1MS, 57).

Estos ayudantes no se desconcertaban por hallar falta de concordancia de tiempo en una oración, en un manuscrito o en un escrito anterior. El ministerio de ella tenía las credenciales divinas, y ellos reconocían que el mensaje era de Dios.

En 1883 fue necesario publicar de nuevo unos folletos tempranos de los testimonios, y la Sra. White y sus asociados reconocieron que debían corregirse ciertos defectos de expresión para presentar el mensaje en la mejor forma literaria posible.

Debido a su importancia, el asunto fue presentado al concilio de la Asociación General en 1883. Y entonces, no sólo se tomaron decisiones importantes en cuanto a la reimpresión de los Testimonios, sino que se alertó a la denominación acerca de ciertos principios que tienen que ver con las expresiones del Espíritu Santo. Citamos de las actas de esa reunión:

32. “CONSIDERANDO que algunos volúmenes impresos de los Testimonios para la iglesia están agotados, y no se puede obtener el juego completo, y,

“CONSIDERANDO que hay un pedido urgente para que se reimpriman estos volúmenes, por lo tanto,

“SE RESUELVE: que recomendemos su reimpresión en cuatro volúmenes de 800 páginas cada uno, y no en siete. (En inglés, por supuesto.)

33. “CONSIDERANDO que muchos de estos Testimonios fueron escritos bajo las más desfavorables circunstancias, pues la escritora estaba apremiada con trabajo y preocupaciones para poder dedicar consideración crítica’ a la perfección gramatical de sus escritos, y que éstos fueron impresos con tal prisa que se deslizaron estas imperfecciones gramaticales sin ser corregidas, y,

“CONSIDERANDO que creemos que la luz de Dios dada a sus siervos es para la iluminación de la mente, para impartir los pensamientos, y no – excepto en casos excepcionales – las palabras exactas en las cuales se expresan las ideas; por lo tanto,

“SE RESUELVE que, en la reimpresión de estos volúmenes, se hagan los cambios verbales necesarios para corregir las imperfecciones mencionadas hasta donde sea posible, pero sin alterar en nada el pensamiento; y, además,

34. “SE RESUELVE que este cuerpo escoja un comité de cinco personas para que se hagan cargo de la reimpresión de estos volúmenes de acuerdo a los votos y resoluciones que se han tomado” (RH, noviembre 27, 1883).

Una explicación editorial

Cinco años después Urías Smith discutió en un editorial de la Review and Herald la siguiente pregunta: “¿Cuáles son inspiradas, las palabras o las ideas?”

El mismo interrogador continúa: “¿No es una palabra signo de una idea? ¿Cómo puede, entonces, ser inspirada una idea, y no serlo los signos que transmiten la idea a la mente?”

Respuesta: “Si no hubiera más que una palabra para expresar una idea, sería así; pero cuando hay quizá cientos de maneras de expresar la misma idea, el asunto es muy diferente. Por supuesto, si el Espíritu Santo diera a una persona palabras que escribir, estaría obligada a usar esas mismas palabras sin cambiarlas. Pero cuando una escena o situación es presentada a una persona, y no se le da el lenguaje o las palabras específicas, estará en libertad para describirla con sus palabras, como le parezca mejor, para expresar la verdad recibida.

“Y si, ya escrita, se le ocurriera una mejor manera de expresar su contenido, le sería perfectamente permitido desechar todo lo que ha escrito y redactarlo de nuevo, conservando escrupulosamente las ideas y hechos que le fueron mostrados; y en el segundo escrito alentará la idea divina comunicada como en el primero, y en ninguno de los dos casos podría decirse que las palabras fueron dictadas por el Espíritu Santo, sino que fueron dejadas al juicio individual.

“Mucho de lo que los profetas escribieron en las Escrituras son palabras pronunciadas directamente por el Señor, y no las de ellos. En estos casos, las palabras sí son inspiradas. La Hna. White a menudo registra palabras dichas por los ángeles. Tales palabras, por supuesto, ella las registra tal como las escuchó, y no tiene la autorización para usar otras ni aun en una construcción diferente.

“Pero mucho de lo que los escritores de la Biblia dijeron podrían haberlo escrito con una fraseología diferente, y las verdades registradas hubieran sido tan inspiradas como las tenemos ahora” (RH, marzo 13, 1888).

“Mi madre nunca ha reclamado inspiración verbal, y tampoco encuentro que mi padre o los pastores Bates, Andrews, Smith o Waggoner hicieron esta afirmación. Si hubiera inspiración verbal en la redacción de sus manuscritos, ¿por qué, entonces, sería necesario de su parte el trabajo de adición o adaptación? El hecho es que mi madre toma a menudo uno de sus manuscritos, lo repasa cuidadosamente y agrega material para ampliar aún más el pensamiento.” (William C. White, autorizado por ella. EGWW, 189)

“Cremos que la luz dada por Dios a sus siervos es mediante la iluminación de la mente, impartiendo así pensamientos, y no... las palabras exactas con que deben expresarse las ideas.”

Una reafirmación de lo dicho se echa de ver en estas palabras escritas mientras ella estaba en Europa: “La Biblia fue escrita por hombres inspirados, pero no es la forma del pensamiento y de la expresión de Dios. Es la forma de la humanidad. Dios no está representado como escritor. Con frecuencia los hombres dicen que cierta expresión no parece de Dios. Pero Dios no se ha puesto a sí mismo a prueba en la Biblia por medio de palabras, de lógica, de retórica. Los escritores de la Biblia eran los escribientes de Dios, no su pluma. Considerad a los diferentes escritores.

“No son las palabras de la Biblia las inspiradas, sino los hombres son los que fueron los inspirados. La inspiración no obra en las palabras del hombre ni en sus expresiones, sino en el hombre mismo, que está imbuido con pensamientos bajo la influencia del Espíritu Santo. Pero las palabras reciben la impresión de la mente individual. La mente divina es difundida. La mente y voluntad divinas se combinan con la mente y voluntad humanas. De este modo, las declaraciones del hombre son la Palabra de Dios” (1MS, 24).

Y por cuanto los adventistas del séptimo día tienen una profetisa de Dios en su medio, pueden saber cómo se manifiesta la inspiración. Los que trabajan con manuscritos de la Biblia tienen que entendérselas con materiales escritos de dos mil y hasta tres mil quinientos años de antigüedad, de los cuales tenemos hoy únicamente copias que se han reproducido muchas veces.

Artículo del suplemento de la Revista Adventista de enero de 1982. Pacific Press Publishing Association, 1350 Villa Street, Mountain View, California (USA).




Concepto Adventista sobre Inspiración - La importancia de comprender la inspiración


Por Arturo L. White

Ciertas situaciones de crisis que se avisoran podrían ser mejor enfrentadas si se sostienen conceptos firmes sobre inspiración.

Los falsos conceptos en cuanto a la inspiración y la revelación, ya sean modernos o conservadoramente extremistas, pueden llevar al desastre. Hay una razón para creer que el gran adversario aprovechará al máximo los falsos conceptos en cuanto a la inspiración, pues “el último engaño de Satanás se hará para que no tenga efecto el testimonio del Espíritu de Dios. ‘Sin profecía el pueblo se desenfrena.’ (Prov. 29: 18) Satanás trabajará hábilmente en diferentes formas y mediante diferentes instrumentos para perturbar la confianza del pueblo remanente de Dios en el testimonio verdadero” (1MS, 54-55).

Un esfuerzo tal fue hecho hace unos 90 años por D. M. Canright, gran evangelista adventista y fiel administrador.[i][1] Se tornó enemigo de la iglesia y la criticó, y como excusa de su apostasía argumentó que Elena G. de White y los adventistas sostenían que cada línea escrita por ella en cartas, folletos, artículos, testimonios o libros había sido dictada por el Espíritu Santo, y que por tanto era infalible.

Años más tarde un profesor de Biblia, de mi mayor estima, abandonó su trabajo y perdió mucha de su confianza en el mensaje. ¿Cuál era el problema? No podía aceptar a Elena G. de White como la mensajera del Señor; y redactó una explicación. Su padre había servido muchos años en el ministerio y tuvo en alta estima los escritos del espíritu de profecía; más aún: había sostenido una posición extremista, u