Frequently asked questions

Ist die Besichtigung kostenlos?


Ja, wir bieten kostenlose Besichtigungstermine!




Bieten Sie auch Wochenendtermine an?


Ja! Wir nehmen auch kurzfrsitige Wochenendtermine entgegen.




Zahle ich für die Anfahrt am Wochenende mehr?


Selbstverständlich zahlen sie für Anfahrten an Wochenenden keinen Aufpreis. Der Erfolg den unser Unternehmen verzeichnen kann beruht zum größten Teil auf unserer fairen Preise und schnellen Terminen. Dies wollen wir auch beibehalten.




Ihre Frage blieb unbeantwortet?


Zögern Sie nicht und zu kontaktieren - wir beraten Sie sehr gerne!





Frequently asked questions

#demo.question.question1#


#demo.question.question1.answer1#




#demo.question.question2#


#demo.question.question2.answer1#

  1. #demo.question.question2.answer2#
  2. #demo.question.question2.answer3#
  3. #demo.question.question2.answer4#
  4. #demo.question.question2.answer5#




#demo.question.question3#


#demo.question.question3.answer0#

  1. #demo.question.question3.answer1#
  2. #demo.question.question3.answer2#
  3. #demo.question.question3.answer3#
  4. #demo.question.question3.answer4#
  5. #demo.question.question3.answer5#




#demo.question.question4#


#demo.question.question4.answer1#





Frequently asked questions

#demo.question.question1#


#demo.question.question1.answer1#




#demo.question.question2#


#demo.question.question2.answer1#

  1. #demo.question.question2.answer2#
  2. #demo.question.question2.answer3#
  3. #demo.question.question2.answer4#
  4. #demo.question.question2.answer5#




#demo.question.question3#


#demo.question.question3.answer0#

  1. #demo.question.question3.answer1#
  2. #demo.question.question3.answer2#
  3. #demo.question.question3.answer3#
  4. #demo.question.question3.answer4#
  5. #demo.question.question3.answer5#




#demo.question.question4#


#demo.question.question4.answer1#





Frequently asked questions

#demo.question.question1#


#demo.question.question1.answer1#




#demo.question.question2#


#demo.question.question2.answer1#

  1. #demo.question.question2.answer2#
  2. #demo.question.question2.answer3#
  3. #demo.question.question2.answer4#
  4. #demo.question.question2.answer5#




#demo.question.question3#


#demo.question.question3.answer0#

  1. #demo.question.question3.answer1#
  2. #demo.question.question3.answer2#
  3. #demo.question.question3.answer3#
  4. #demo.question.question3.answer4#
  5. #demo.question.question3.answer5#




#demo.question.question4#


#demo.question.question4.answer1#





Preguntas y respuestas respecto a la vida y la obra de Elena G. de White

 

Este segmento contiene informaciones de interés sobre varias áreas relacionadas con la vida y la producción literaria de Elena G. de White, es decir, sus mensajes, su ministerio, las declaraciones que se le atribuyen, materiales, artículos y documentos diversos y una sección de preguntas y respuestas.

¡Bienvenidos a la lectura de esta sección enriquecedora sobre la vida y los escritos de Elena G. de White!

 

Preguntas y Respuesta

In cat timp primesc comanda si cum se livreaza?


In mod normal toate comenziile se livreaza in aproximativ 6 zile dar pot exista mici intarzieri. Timpul maxim de livrare a comenzii dvs. este de 11 zile. Livram prin flota proprie sau curierat rapid in functie de locatie si de comanda.




Cum platesc?


Se poate plati ramburs la sofer/curier in momentul primirii comenzii sau online cu cardul bancar.




Produsele mele vor fi in regula pe perioada transportului?


La PaturiOnline oferim o mare importanta impachetari produselor. In asa fel incat toate produsele vor ajunge la dvs. in regula, dar pentru siguranta oferim deschiderea coletului la livrare gratuit la fiecare comanda.




Doresc returnarea produselor. Ce trebuie sa fac?


Aveti dreptul legal de 14 zile pentru returnarea produselor. Daca doriti returnarea produselor din diferite cauze va rugam sa ne contactati pe e-mail OFFICE@PATURIONLINE.RO sau la numarul de telefon 0758552297. Produsele trebuie sa fie in aceeasi stare ca in momentul plecarii din depozitul nostru.




Cum va pot contacta?


Daca doriti sa ne contactati puteti la telefon 0758552297 sau e-mail OFFICE@PATURIONLINE.RO.




Cum aflu data exacta de livrare a comenzii?


Dupa plasarea comenzii un consultant o sa va contacteze sa va comunice data exacta a livrarii. Inainte de livrare o sa primiti un SMS cu datele soferului care livreaza sau AWB-ul.




Cat costa livrarea?


Livrarea este gratuita pentru comenziile de peste 500 Lei. Pentru comenziile sub 500 Lei se aplica o taxa de 50 Lei indiferent de judet, localitate.




Baza de pat (Somiera) este inclusa?


Da. Toate paturile au baza de pat (somiera) inclusa.





 

Preguntas y Respuesta

Selección de temas del libro "101 preguntas acerca de Elena G. de White y sus escritos"

¿Es inspirado todo lo que escribió Elena de White?


Responde William Fagal – Director asociado del Patrimonio White -:

He aquí algunas declaraciones que la señora de White hizo sobre la autoridad de sus escritos:

Muchas veces en mi experiencia he sido llamada a hacer frente a la actitud de cierta clase de personas que reconocieron que los testimonios eran de Dios, pero que tomaban la posición de que este asunto y aquel tema correspondían a la opinión y al juicio de la hermana de White. Esto se acomoda a los que no quieren el reproche y la corrección, y cuando sus ideas son contradichas tienen ocasión de explicar la diferencia entre lo humano y lo divino.

Si las opiniones preconcebidas o las ideas particulares de algunos son contradichas al ser reprendidas por los testimonios, ellos sienten inmediatamente necesidad de hacer clara su posición para discriminar entre los testimonios, definiendo lo que es el juicio humano de la hermana White y lo que es la Palabra de Dios. Cualquier cosa que sostenga sus ideas acariciadas es divina, y los testimonios que corrigen sus errores son humanos: son las opiniones de la hermana White. Anulan el efecto del consejo de Dios con su tradición. – Mensajes selectos, t. 3, pp. 75,76 (Manuscrito 16, 1889).

La hermana White no es la originadora de estos libros. Ellos contienen la instrucción que durante el periodo de su vida dios le ha estado dando. Contienen la luz preciosa y consoladora que Dios ha concedido generosamente a su sierva para ser dada al mundo. – El Colportor evangélico, cap. 20, p. 173.

Yo no escribo ni un artículo en la revista expresando meramente mis propias ideas. Representan lo que Dios ha abierto ante mí en visión: los rayos preciosos de luz que brillan desde el trono. – Testimonios para la iglesia, t. 5, p. 64.

Cuando el Espíritu Santo revela alguna cosa acerca de las instituciones de la obra del Señor, o acerca de la obra de Dios en el corazón y la mente de los hombres, como ha revelado esas cosas a través de mi en lo pasado, el mensaje dado ha de ser considerado como luz dada por Dios para aquellos que la necesiten. Pero es un gran error que uno mezcle lo sagrado con lo común. […]




¿Son los escritos de Elena de White una “luz menor”?


¿Son los escritos de Elena de White una “luz menor”?

Responde William Fagal – Director asociado del Patrimonio White -:

Lo que usted dice acerca del párrafo que está justo que antes del que a menudo se cita es verdad: La señora de White dice que sus libros han de guiar a la gente al Salvador. Pero ni en ese párrafo ni en todo el documento identifica a Jesús como la “luz mayor”. Usted se dará cuenta que en el párrafo que estamos estudiando ella describe los escritos de la luz menor en términos teológicos, “practicar los principios que contiene” y “regocijarse en la luz de la verdad presente”, en vez de términos personales, tales como “conocer al Salvador” o “entregar su corazón al Señor”. Si su objetivo fuera que la luz mayor es Jesús, y la luz menor fuera traer a las personas a él, ¿no esperaríamos que desarrollara el lado personal del asunto al explicar con detalles su declaración? Pero en lugar de eso, ella desarrolla su declaración en las líneas de principios y verdad, tales como lo asociaríamos con la Biblia. He aquí el párrafo completo:

El Señor ha enviado a su pueblo mucha instrucción, línea sobre línea, precepto sobre precepto, un poquito aquí y un poquito allá. Poco caso se hace de la Biblia, y el Señor ha dado una luz menor para guiar a los hombres y a las mujeres a la luz mayor. ¡Oh, cuanto bien podría haberse realizado si los libros que contiene esta luz hubiesen sido leídos con una determinación de practicar los principios que contiene! Habría una vigilancia, una abnegación y uh esfuerzo resuelto mil veces mayores. Y muchos más se regocijaran ahora en la luz de la verdad presente. –El Colportor evangélico, cap. 20, p.174.

Según el contexto, el párrafo anterior está hablando claramente sobre sus propios libros que proveen “mucha instrucción” que “el Señor ha enviado a su pueblo” y que “contienen esta luz”, una expresión que ella utilizo en la siguiente oración luego de la cita famosa sobre la luz menor y mayor. La manera natural de entender su referencia aquí, me parece, es la forma como siempre lo hemos hecho:

  • luz menor: el contenido de sus libros;
  • luz mayor: La Biblia.

Creo que esta conclusión se refuerza al tomar en cuenta otro lugar en el que la señora de White hablo explícitamente de la relación entre sus escritos y la Biblia: Testimonios para la iglesia, tomo 5, páginas 622 a 624.

El Hno J. quiere confundir los ánimos tratando de hacer aparecer que la luz que Dios me ha dado por medio de los Testimonios es una adicción a la Palabra de Dios; pero da así una falsa idea sobre el asunto. Dios ha visto propio atraer de este modo la atención de este pueblo a su Palabra, para darle una compensación más clara de ella […]

Es porque habéis descuidado el familiarizarnos con el Libro inspirado de Dios por lo que él ha tratado de alcanzarnos mediante testimonios sencillos y directos, llamando vuestra atención a las palabras de la inspiración que habéis descuidado de obedecer, e invitándoos a amoldar vuestra vida de acuerdo con sus enseñanzas puras y relevadas.

Hay importantes paralelos entre estas dos declaraciones, la declaración famosa por la que usted pregunto y esta. Ambas se refieren explícitamente a la Biblia y a los escritos de la señora de White ayudaran a una persona a ver la luz. Y en la segunda referencia. Está claro que los escritos de la señora de White dirigen la atención de las personas a las Escrituras




¿Le proporciono Dios a Elena de White las mismísimas palabras que quería que ella escribiera?


¿Le proporciono Dios a Elena de White las mismísimas palabras que quería que ella escribiera?

Responde William Fagal – Director asociado del Patrimonio White -:

No conozco una recopilación que haga esto, pero la principal declaración de la señora de White que trata de este asunto es su descripción de cómo obro la inspiración en su propia experiencia. Esta es una cita de la revista Review and Herald del 8 de octubre de 1867, que aparece en parte en Mensajes selectos, tomo 3, páginas 316 y 317.

Una tercera clase de mujeres, con una disposición gozosa, con paso libre y elástico, paso delante de mí. Sus vestidos eran del largo que he descrito como adecuado, modesto y saludable. En todas las circunstancias, tales como subiendo o bajando escaleras, etcétera.

Como lo declare anteriormente, el largo [del vestido] no me fue dado en pulgadas, y no se me mostro una bota de mujer. Y aquí declare que aun cuando dependo tanto del Espíritu del Señor para redactar mis visiones como para recibirlas, las palabras que utilizo para describir lo que veo son mis propias palabras, a menos de que me sean dichas por un ángel, en cuyo caso siempre las pongo entre comillas.

Al escribir sobre el asunto del vestido, la visión de estos tres grupos revivió en mi mente con tanta claridad como cuando los observaba en la visión; pero se me dejo describir el largo debido del vestido en mi propio lenguaje, lo mejor que pudiera, lo cual he hecho cuando digo que el borde del vestido debe llegar hasta cerca de borde superior de una bota de mujer; y esto es necesario para estar libre de la suciedad de la calle en las circunstancias antes mencionadas.

Para familiarizarse con toda la discusión y lo que indujo esta respuesta, lea los párrafos que preceden a este. Dos lugares en los cuales la señora de White se refiere al tema de la inspiración se encuentran en Mensajes selectos, tomo 1, en las primeras cuarenta páginas más o menos, y en la introducción de El conflicto de los siglos. Si prestamos atención a lo que ella estaba diciendo en estas páginas, obtendremos un mejor concepto de la inspiración que el concepto de la inspiración verbal.




¿Cometió errores Elena de White?


¿Cometió errores Elena de White?

Responde William Fagal – Director asociado del Patrimonio White -:

La pregunta que usted está haciendo en realidad es: ¿Dio Elena de White instrucción equivocada a la iglesia, instrucción que solo refleja sus percepciones humanas antes que la voluntad divina? Usted ofrece varios ejemplos de cosas que a algunos le parecen errores. Noto que todas ellas tienen que ver con asuntos del estilo de vida.

Todos estamos sujetos a una tendencia muy humana, que es defender como derecho cosa que deseamos hacer. Cuando alguien viene te dice que lo que estamos haciendo no es correcto, de manera instintiva concluimos que él o ella están en lo incorrecto o equivocado. La señora de White experimento esto muchas veces en su mismo ministerio. Ella lo escribió:

Si las opiniones preconcebidas o las ideas particulares de algunos son contradichas al ser reprendidas por los testimonios, ellos sientes inmediatamente necesidad de hacer clara su posición para discriminar entre los testimonios, definiendo lo que es el juicio humano de la hermana White y lo que es la palabra de Dios. Cualquier cosa que sostenga sus ideas acariciadas es divina, y los testimonios que corrigen sus errores son humanos, son las opiniones de la hermana White. Anulan el efecto del consejo de Dios con su tradición.- Manuscrito 16, 1889 (Mensajes Selectos, t. 3, pp. 75,76).

En la página principal del sitio Wb al que usted hace referencia, uno de los vínculos principales dice: “Elena de White cometió errores”. Cuando usted hace clic allí, usted ve un breve ensayo sobre el asunto. Note lo que dice el primer párrafo sobre los errores a los que se refiere.

Elena de White nunca afirmo que fuera imposible que ella se equivocara en cuanto a detalles históricos, fechas, e información parecida. Dejo claro que ni ella, ni los profetas bíblicos eran en la “pluma estilográfica” de Dios, sino más bien sus “escribientes”. Algunas de las discrepancias cronológicas de la Biblia, tan a menudo señaladas por los críticos de la biblia, son buenos ejemplos de lo que ella quiso decir.- “Elena de White cometió errores”, http: //www.ellen-white.com/EllenWhiteMistakes.html

Así que estas son las clases e errores a las que el sitio Web se está refiriendo, cosas como detalles de historia, fechas, etcétera. En una ocasión, la señora de White menciono algo sobre cuarenta habitaciones en el Sanatorio de Paradise Valley. Un hombre se aferró a esto para decir que eso le había hecho perder toda la confianza en la señora de White porque él sabía a ciencia cierta que solamente había treinta y ocho habitaciones en el sanatorio. Ella lo reprendió por colocar asuntos comunes en el mismo nivel de los espirituales (ver Mensajes selectos, t. 1, pp.43, 44). La señora de White no reclamo inspiración concerniente a cosas comunes. Pero en asuntos de instrucción espiritual para la iglesia, ella entendió que era su papel dar la instrucción que el Señor le había dado, no lo que era su mera opinión.

A veces las condiciones cambian y con ellas la aplicación de la instrucción que ella dio. Por ejemplo, en un momento del siglo XIX, la señora de White se opuso vehementemente a que los adventistas del séptimo día compraran bicicletas. En la actualidad, la mayoría de los adventistas tienen bicicletas o las han tenido cuando eran niños. ¿Fue un error el consejo de la señora de White? No. Ella protesto en contra de gastar grandes sumas de dinero para las bicicletas (que en el tiempo en que ella escribió, costaban una suma igual a muchos meses de salario) sin más intención que mostrar el “juguete” de uno, o de competir en carreras. Aunque algunas bicicletas podrían caer dentro de esa categoría todavía, la mayoría son de un costo módico y proveen recreación saludable y transporte. Las condiciones han cambiado, y la aplicación del consejo ha cambiado. El consejo que ella dio en relación con las bicicletas podría aplicarse precisamente a otros gatos extravagantes de nuestra época.

En cuanto a los ejemplos de los que usted pregunto, usted podría darles una mirada cuidadosa y ver si puede descubrir los principios que motivaron los detalles específicos del consejo de ella. ¿Han cambiado las condiciones de tal manera para afectar la aplicación de los principios? Por ejemplo, para tomar un asunto de los que usted menciono, la señora de White se opuso al teatro sobre todo debido a su contenido moral. ¿Ha mejorado el teatro (u hoy en día, el cine, e incluso la programación de televisión) al punto donde los cristianos pueden asistir y darse cuenta de que están más cerca del Señor como resultado de acudir a él? ¿Los prepara mejor la experiencia para el cielo o para ser canales que el Espíritu Santo pueda usar para ganar almas para el Salvador? ¿O tiende el teatro a deleitarse en los mismos pecados que colocaron a nuestro Señor en la cruz? Al contemplar los principios que son la base de sus consejos, bien podríamos preguntarnos: ¿es el teatro el lugar donde los cristianos debieran buscar entretenimiento?

Creo que si busca principios que proveyeron la base para el consejo que usted pregunto, descubrirá que el mismo no estaba equivocado cuando fue dado y que en general todavía se aplica muy bien. Decir esto no implica que el consejo será popular, porque todos tenemos la tendencia de la que escribí al principio de este mensaje, justificar lo que nuestras naturalezas caídas nos dicen que será interesante, gracioso o deseable y que es practicado ampliamente por otros. Pero como cristianos, no somos llamados a seguir a la multitud, ni a seguir los impulsos de nuestros propios deseos. Jesús dijo: “¡Se fiel hasta la muerte y yo te daré la corona de la vida!” (Apoc. 2:10).




¿Debe la Iglesia Adventista rechazar toda ayuda gubernamental?


¿Debe la Iglesia Adventista rechazar toda ayuda gubernamental?

Responde William Fagal – Director asociado del Patrimonio White -:

No recuerdo haber leído ninguna declaración en los escritos de la señora de White en cuanto a la ayuda gubernamental para la edificación de templos. Sin embargo, ella escribió en cuanto a recibir donaciones de tierras de los gobiernos. Las declaraciones principales sobre este punto se incluyen en Testimonios para los ministros, capítulos 27 y 28, páginas 215 a 221 (ver también las notas en el apéndice para las páginas 215 y 218). He aquí algunas de ellas:

30 de enero de 1895

Ustedes preguntan si es correcto recibir donativos de gentiles o paganos. La pregunta no es extraña; pero yo les preguntaría; ¿Quién posee nuestro mundo? ¿Quién es el verdadero dueño de casas y tierras? ¿No es acaso Dios? Él tiene en nuestro mundo, y los ha colocado en las manos de los hombres, una abundancia de recursos por medio de los cuales recibirían alimento los hambrientos, vestimenta los desnudos y casa quienes no lo tienen. El Señor induciría a hombres mundanos, aun idólatras, a dar de su abundancia para el sostén de la obra si nos acercáramos a ellos con sabiduría y les diéramos la oportunidad de hacer aquello que es si privilegio realizar. Tendríamos el privilegio de recibir lo que ellos podrían dar.

Si nos relacionáramos con los hombres que están en las más altas esferas – y, mediante el ejercicio de la sabiduría de la serpiente y la sencillez de la paloma, pudiésemos obtener favores de ellos- Dios movilizaría su mente para hacer muchas cosas en beneficio de su pueblo. Si las personas indicadas les presentaran en forma adecuada a los que tienen medios e influencia las necesidades de la obra de Dios, estos hombres podrían hacer mucho para el progreso de la causa de Dios en nuestro mundo. Nos hemos privado de privilegios y ventajas cuyo beneficio podríamos haber tenido porque escogimos subsistir independientes del mundo.

Pero no necesitamos sacrificar un solo principio de la verdad al paso que aprovechamos toda oportunidad que se nos presenta para hacer progresar la causa de Dios. – Testimonios para los ministros, cap. 27, pp. 215, 216.

Nuestros hermanos allí no están considerando todas las cosas bajo la luz que corresponde. Las medidas que han tomado para pagar impuestos sobre la propiedad del sanatorio y del Tabernáculo han revelado un celo y una escrupulosidad que bajo ningún aspecto son sabios ni correctos. Sus ideas acerca de la libertad religiosa están mezcladas con sugerencias que no vienen del Espíritu Santo, y la causa de la libertad religiosa se está enfermando, y su enfermedad solo puede ser sanada mediante la gracia y la dulzura de Cristo […].

Lean estos hombres el libro de Nehemías con corazón humilde tocado por el Espíritu Santo, y sus falsas ideas se modificarán, se verá cuáles son los principios correctos y el actual orden de cosas cambiará. Nehemías oró al Señor por ayuda, y Dios oyó su oración. El Señor movió a reyes paganos para que acudieran en su ayuda. Cuando sus enemigos trabajaron celosamente contra él, el Señor obró a través de reyes para realizar su propósito y contestar las muchas oraciones que ascendían a él en procura de la ayuda que tanto necesitaban.-ibíd., cap. 28, pp. 218, 219.

El Señor todavía mueve el corazón de reyes y gobernadores en favor de su pueblo, y conviene que los que están tan profundamente interesados en los asuntos de la libertad religiosa no rechacen ningún favor, ni dejen de aceptar la ayuda que Dios ha inducido a los hombres a dar para el progreso de la causa […].

El Señor Dios de Israel ha colocado bienes en manos de los no creyentes, pero estos han de ser usados para realizar las obras que deben hacerse por un mundo caído. Los agentes por cuyo intermedio nos llegan estos donativos pueden abrir caminos para el avance de la verdad. Quizá no simpaticen con la obra y no tengan fe en Cristo, ni practiquen sus palabras; pero no por eso han de ser rechazados sus donativos.-ibíd., cap. 28, p. 220.

El Señor todavía mueve el corazón de reyes y gobernantes en favor de su pueblo, y conviene que los que están profundamente interesados en el asunto de libertad religiosa no rechacen ningún favor, ni dejen de aceptar la ayuda que Dios ha inducido a los hombres a dar para el progreso de la causa […]

El Señor Dios de Israel ha colocado bienes en manos de los que no son creyentes, pero estos han de ser usados para realizar las obras que deben hacerse por un mundo caído. Los agentes por cuyo intermedio nos llegan estos donativos pueden abrir caminos para el avance de la verdad. Quizá no simpaticen con la obra y no tengan fe en Cristo, ni practiquen sus palabras; pero no por eso han de ser rechazados sus donativos. – ibíd.., cap. 28, p. 220.




¿Falló la profecía de Elena de White de 1856?


¿Falló la profecía de Elena de White de 1856?

Responde William Fagal – Director asociado del Patrimonio White -:

El mensaje de Jonás: “¡Dentro de cuarenta días Nínive será destruida!” (Jon. 3:4), fue una revelación directa del cielo también. Todavía no he visto ningún indicio en la Escritura de que se le diera a Jonás otro mensaje diferente a este. Los ninivitas esperaban tan solo que Dios pudiera tener misericordia de ellos si se arrepentían, no era parte del mensaje de Jonás. Esto queda claro en Jonás 3:9. Pero aunque el mensaje se había dado sin dudas ni peros, Dios cambio el resultado basado en lo que las personas hicieron (vers. 10). El principio de la condicionalidad en la profecía esta explícito en Jeremías 18:7 al 10

Entiendo que la condición era transmitir los últimos mensajes de amonestación de Dios al mundo. Reconozco que en términos realistas la misión parece imposible. Pero en asuntos como este estamos tratando con algo más que humano. Cuando los seres humanos nos entregamos a cooperar con Dios, respondiendo a su dirección y colocándole en primer lugar, el puede hacer cosas maravillosas con nosotros, en nosotros y a través de nosotros.

El fracaso de la iglesia de llevar el mensaje del Señor al mundo fue el resultado de algo enraizado en la relación del pueblo con Dios. En Testimonios para la iglesia, tomo 1, en la misma página de la declaración que usted pregunto, hay una indicación donde pudo estar el problema que impidió la realización del propósito de Dios:

Muchos se visten como la gente del mundo porque desean ejercer alguna influencia. Pero con esto comenten un error triste y fatal. Si desean ejercer una influencia genuina y salvadora, debieran vivir de acuerdo con su profesión, mostrar su fe mediante sus obras rectas y establecer una clara distinción entre el cristiano y el mundo. Vi que las palabras, el vestido y las acciones debieran hablar de Dios. Entonces se ejercería una influencia sagrada sobre todos, y todos notarían que ellos han estado con Jesús. Los incrédulos verán que la verdad que profesamos tiene una influencia santa y que la fe en la venida de Cristo afecta el carácter del hombre o la mujer. Si alguien desea ejercer influencia a favor de la verdad, que vivan la verdad en sus vidas y así imiten al humilde Modelo (Testimonios para la iglesia, t. 1, p. 126).

Aunque la señora de White menciona el vestido en el párrafo de arriba, supongo que esto era meramente un indicativo del problema subyacente, corazones no entregados completamente a Dios. Más tarde en 1856, le fue dada una visión a la señora de White que fue chocante para el pueblo adventista, que ellos eran la “Laodicea” de Apocalipsis 3, y no solo los adventistas que no observaban el sábado (ver Testimonios para la iglesia, t. 1, p. 134).

Así que el problema esencial de la iglesia era una falta de compromiso con Dios. Los corazones de la gente estaban aún fijos en el mundo y las cosas del mundo. Necesitamos enmendar el corazón y entonces las acciones serán correctas, y Dios podrá usarnos para finalizar su obra. Incluso ahora, cuando tenemos herramientas de comunicación y viaje estupendas, la labor es aún mayor de lo que podemos manejar. Solo se llevara a cabo por medio de personas que estén completamente dedicadas a Dios y a su servicio. Entonces el usara medios más allá de nuestra imaginación para hacer que nuestros esfuerzos fructifiquen para realizar la labor de Dios. ¡Será emociónate ver lo que Dios hace con las personas cuando estas no retienen nada de él!




¿Contradice Elena de White a las Escrituras en cuanto al “día y la hora”?


¿Contradice Elena de White a las Escrituras en cuanto al “día y la hora”?

Responde William Fagal – Director asociado del Patrimonio White -:

En cuanto a su primera pregunta, entiendo que la declaración de la señora de White quiere decir que los santos de los últimos días recibirán el conocimiento del día y la hora misma de la segunda venida. Usted preguntó como podemos conciliar esto con la clara declaración de las Escrituras que indica lo contrario. Supongo que usted tiene en ente Mateo 24:36; 25: 13 y Marcos 13:32. Todos estos versículos utilizan el tiempo presente para afirmar que nadie sabe. Ninguno de ellos utiliza el tiempo futuro para afirmar que nadie más sabrá. En el tiempo que Jesús pronuncio estas palabras, eran ciertamente verdaderas. Y creo que permanecen verdaderas para la familia humana, ciertamente a través del tiempo de prueba. Pero esto no excluye un cambio de condición antes de que Jesús regrese.

Sospecho que al menos un aspecto de las declaraciones citadas de Jesús ha cambiado ya, aunque no puedo probarlo. Marcos 13:32 no solo dice que nadie sabe el día ni la hora de su venida, sino tampoco los ángeles ni Jesús mismo lo conocen. Aunque eso era cierto cuando fue dicho, ¿será cierto que Jesús no sabe cuándo el regresa? No puedo probarlo, pero sospecho que en este momento él lo sabe. Ciertamente en algún momento antes de que abandone las cortes celestiales para aparecer en las nubes del cielo él lo sabrá. Así que debemos ser cuidadosos de no hacer categórico lo que la Escritura no hace.

En cuanto a la segunda pregunta, las advertencias de la señora de White en contra de fijar fechas siempre están en el contexto del tiempo de gracia. Quiere decir, que las personas se levanten afirmando saber cuándo regresara Jesús para apurar a la gente a que se arrepienta y esté lista. Le fue mostrado a la señora de White que nuestro mensaje no debía fundamentarse nunca más en tales predicciones. Pero la ocasión de la que usted pregunta, en la que se le muestra a la señora de White en su primera visión, ocurre muy cerca del regreso de Jesús (ver Primeros escritos, p. 45). Es después del cierre de la gracia. En esa etapa de la historia de la salvación, ya no hay ningún trabajo por los pecadores, la obra de evangelización del pueblo de Dios está acabada. La visión de la señora de White no los presenta como llevando la noticia del tiempo a otros. Más bien, Dios revela sencillamente a su pueblo el tiempo de su liberación cuando ya está muy cerca, quizás a solo días u horas. No es un mensaje que ellos han de proclamar al mundo, porque es demasiado tarde para eso.

Así que a la luz del hecho de que la Biblia no excluye una revelación futura del tiempo, si Dios eligiera revelar a su pueblo fiel cuan cerca esta su liberación en el punto álgido de su trauma de ser perseguidos y cazados, ¿Por qué habría esto de ser un problema? ¿No puede hacerlo? Así es como veo personalmente este asunto.




¿Se equivocó Elena de White sobre el templo en la Nueva Jerusalén?


¿Se equivocó Elena de White sobre el templo en la Nueva Jerusalén?

Responde William Fagal – Director asociado del Patrimonio White -:

La respuesta a su pregunta es en realidad bastante clara bíblicamente. Apocalipsis 21 describe eventos que ocurren después de la destrucción final del pecado (descrito en Apoc. 20). Cuando no hay más pecad, no hay más necesidad de un templo. Pero mientras el pecado permanezca, hay un templo con su ministerio para ocuparse del pecado. A esto es que se refiere Hebreos en lugares como Hebreos 8:1, 2 y 9: 11 y siguientes.

Jesús es nuestro Sumo Sacerdote en el Santuario celestial (o templo), aplicando los beneficios de su sacrificio expiatorio a nuestros casos haciendo todo para poner fin al gran conflicto. En Primeros escritos, le fue mostrado a la señora de White la situación actual, no la que existía después de la destrucción del pecado. Así que su visión del Santuario celestial está acorde con lo que la Biblia enseña sobre este tema.




¿Condenó Elena de White la doctrina de la Trinidad?


¿Condenó Elena de White la doctrina de la Trinidad?

Responde William Fagal – Director asociado del Patrimonio White -:

Jaime White no se habría considerado a sí mismo un trinitario, ni tampoco otros de nuestros pioneros. Al menos en algunos casos (Jaime White incluido aquí), parecen haberse opuesto a la idea, aparentemente sostenida por algunos trinitarios, de que Dios es realmente solo una persona que se ha manifestado en diferentes etapas de la existencia de la Tierra como Padre o Hijo o Espíritu Santo. Jaime White creía que eran seres diferentes, de modo que en el Getsemaní y en la cruz el Hijo pudo orar en realidad al Padre, no a sí mismo.

Sin embargo, diversas declaraciones de la señora de White respaldan naturaleza eterna, autoexistente del Hijo, y la personalidad del Espíritu Santo. Algunas de estas declaraciones están convenientemente recogidas en el libro El evangelismo, páginas 445 a 448. He copiado algunas de ellas y una declaración de El Deseado de todas las gentes, al final de esta respuesta.

Sin embargo, por claras que sean las declaraciones de la señora de White, la Biblia es la fuente de la creencia adventista en la Trinidad. Varios pasajes bíblicos apoyan firmemente esta doctrina. El padre, por supuesto, no está puesto en duda aquí, el está incluido como Dios en la lista de todos. Pero la Biblia iguala a Jesús a Dios; ver, por ejemplo, textos como Juan 5:17, 18; 8:58, 59; Filipenses 2: 6, y muchos textos que llaman a Jesús “Señor”, que es el término utilizado en la traducción griega del Antiguo Testamento para referirse a Dios. Del mismo modo, el Espíritu Santo es denominado como persona y se iguala a Dios; por ejemplo, en Hechos 5:3, 4; se identifica al Espíritu Santo como una persona porque se le puede mentir, y mentir al Espíritu Santo se equipara a mentirle a Dios.

Por lo tanto, la Biblia indica que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son tres personas distintas, sin embargo, también dice que hay un solo Dios (como en Deut. 6:4). ¿Cómo podemos explicar esto? Francamente, es más de lo que la mente humana puede comprender, pero no debe sorprendernos, pues Dios es mayor de lo que nuestra mente puede abarcar. Expresamos estas verdades bíblicas acerca de Dios al usar el término Trinidad, lo que significa una unidad de tres. No puedo encontrar una manera satisfactoria de justificar toda la evidencia bíblica que no sea por este medio, por eso creemos en una Trinidad.

Algunas declaraciones de Elena de White:

Hay tres personas vivientes en el trío celestial; en el nombre de estos tres grandes poderes: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, son bautizados los que reciben a Cristo mediante la fe, y esos poderes colaboran con los súbditos obedientes del cielo en sus esfuerzos por vivir la nueva vida en Cristo. – Special Testimonies [Testimonios especiales], serie B, t. 7, pp. 62, 63 (1905).

Cristo es el Hijo de Dios preexistente y existente por sí mismo, […] al hablar de esta preexistencia, Cristo hace retroceder la mente hacia edades sin fin. Nos asegura que nunca hubo un tiempo cuando él no haya estado en estrecha relación con el Dios eterno. Aquel cuya voz los judíos escuchaban en ese momento había estado junto a Dios. – Sings of the Times [Señales de los tiempo], 29 de agosto de 1900.

Era igual a dios, infinito y omnipotente. […] Es el Hijo eterno y existente por sí mismo. –Manuscrito 101, 1897.

Aunque la palabra de Dios habla de la humanidad de Cristo cuando estuvo en esta tierra, también habla definidamente acerca de su preexistencia. El Verbo existía como un ser divino, como el Hijo eterno de Dios en unión y unidad con el Padre. Desde la eternidad era el Mediador del pacto, aquel en quien serian bendecidas todas las naciones de la tierra, tanto judíos como gentiles, si lo aceptaban. “El Verbo, era con Dios, y el Verbo era Dios” (Juan 1:1). Antes de que los ángeles fuesen creados, el Verbo estaba con Dios, era Dios. –Review and Herald, 5 de abril de 1906.

“Yo soy la resurrección y la vida”. En Cristo hay vida original, no prestada ni derivada de otra. “El que tiene al Hijo, tiene vida” (1 Juan 5:12). La divinidad de Cristo es la garantía que el creyente tiene de la vida eterna. –El Deseado de todas las gentes, cap. 58, p. 498 (1898).

Necesitamos comprender que el Espíritu Santo, que es una persona así como Dios es persona, anda en estos terrenos. – Manuscrito 66, 1899 (extracto de un discurso dado a los alumnos del Colegio de Avondale, Australia).

El espíritu Santo es una persona, porque testifica en nuestros espíritus que como hijos de Dios. Cuando se da este testimonio lleva consigo su propia evidencia. En estas ocasiones creemos y estamos seguros de que somos hijos de Dios […].

El Espíritu Santo tiene una personalidad, de lo contrario no podría dar testimonio a nuestros espíritus y con nuestros espíritus de que somos hijos de Dios. Debe ser una persona divina, además, porque en caso contrario no podría escudriñar los secretos que están ocultos en la mente de Dios. “Porque ¿Quién de entre los hombres conoce las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Del mismo modo, nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios” (1 Cor. 2:11). –Manuscrito 20, 1906.

[Las declaraciones anteriores de Elena de White se encuentran todas en el libro El evangelismo, cap. 18, pp. 446-448].

El pecado podía ser resistido y vencido únicamente por medio de la poderosa intervención de la Tercera Persona de la Deidad, quien iba a venir no con energía modificada, sino en la plenitud del poder divino. El Espíritu es el que hace eficaz o que ha sido realizado por el Redentor del mundo. – El Deseado de todas las gentes, cap. 73, p. 625




¿Introdujo alguien de manera furtiva las declaraciones trinitarias en los libros de Elena de White?


¿Introdujo alguien de manera furtiva las declaraciones trinitarias en los libros de Elena de White?

Responde William Fagal – Director asociado del Patrimonio White -:

Me apena ver como las personas tratan de desacreditar los libros publicados de la señora de White cuando estos escritos no concuerdan con sus propias ideas. El pastor Froom no tenía autoridad para alterar los escritos de la señora de White después de su muerte, y los fideicomisarios, incluyendo a W. C. White, y Artur L. White después de él, permitirían que tales cosas ocurrieran.

Posiblemente usted está al tanto de una colección de declaraciones que tiene que ver con el tema de la Trinidad que aparecen en el libro El evangelismo, capítulo 18, en las páginas 445 a 448. Una de las declaraciones, sobre la divinidad y la personalidad del Espíritu Santo, aparecen en las páginas 447 y 448. Los que niegan la doctrina de la Trinidad normalmente dicen que el Espíritu Santo no es una persona, un miembro individual de la Deidad, sino más bien, es una expresión del poder o de la personalidad de Dios. La declaración de la señora de White claramente difiere de esa opinión.

¿La escribió ella? Usted puede leerla con su propia caligrafía en nuestro sitio Web. En la página principal pulse en From the Vault [Desde la bóveda] en la esquina inferior derecha. Entonces desplácese hacia abajo desde el fondo del artículo actual para encontrar los artículos accesibles allí. Pulse en el vínculo Blank Diary/Journals [Agenda en Blanco/Periódicos] y este lo llevara a una imagen de este material con la propia caligrafía de la señora de White. Pulse en la imagen para agrandarla. No provino del pastor Froom.

Lamento que usted enfrente esta dificultad. Que Dios pueda darle gracia para defender la verdad y hacerlo en el espíritu adecuado.

Usted necesita reconocer la naturaleza de lo que está tratando de hacer. Aquellos que hacen un asunto de vida y muerte del tema de la Trinidad tienen que fabricar una teoría conspirativa a fin de mantener su creencia. En este casi, están convencidos de que el pastor Froom es el conspirador principal que altero los escritos de la señora de White, por lo que nadie puede creer en los materiales impresos. Es posible refutar una conspiración para incluir aquellos que les muestren evidencia contraria. Desde su punto de vista, todo está manchado. Lo que no puede estar mal es su propia idea.

Algo de lo que usted ha pedido es, naturalmente, material publicado. Special Testimonies serie B, número 7, fue publicado en 1906 y es fotocopiado en el tomo de la serie B publicado por la casa Leaves-of-Autumn Books [Libros Hojas de Otoño]. Menciono esto porque el pastor Froom nació en 1890, y al momento de publicarse por primera vez este material él tenía 16 años. Queda bastante claro que no lo altero entonces, y lo que aparece en El evangelismo refleja palabra por palabra lo que fue publicado en el tratado de 1906. Yo mismo he verificado las citas en las que usted indago de las páginas 51,62 y 63. Como lo puede hacer cualquiera con el tomo reimpreso de Leaves-of-Autumn. También he verificado la cita de que usted pregunto de la serie A, número 10, página 37. Usted la ha citado exactamente como aparece allí. Tal como usted señalo, esto fue publicado en 1897. El pastor Froom tenía siete años en aquel entonces.




¿Podemos confiar en las compilaciones?


¿Podemos confiar en las compilaciones?

Responde William Fagal – Director asociado del Patrimonio White -:

Hay dos asuntos inherentes en los comentarios a los que usted se ha referido. Primero: ¿Aprobaría la señora de White que se hagan compilaciones de sus escritos, incluso inéditos? Y segundo: ¿Han sido bien hechas las compilaciones, representando la intención original en las declaraciones individuales y en su posición en general acerca del tema bajo consideración?

La señora de White ha contestado la primera pregunta por nosotros. En su testamento, una de las tres cosas que pidió específicamente a los fideicomisarios de su patrimonio que hicieran en cuanto a sus escritos fue “la impresión de compilaciones de mis manuscritos”. Así que los que desean decir que la publicación de compilaciones es un uso ilegitimo de sus escritos están en conflicto directo con la instrucción que ella dio a sus fideicomisarios. Puede encontrar su testamento en el libro de Herbert E. Douglass titulado Mensajes del Señor, ya una versión digital disponible en el sitio Web del Patrimonio White.

La segunda pregunta, de si las complicaciones se han hecho bien, es un asunto de opinión. Sé que los fideicomisarios encargan el trabajo de elaborar una nueva compilación a aquellos en cuyo conocimiento y equilibrio en los escritos de la señora de White ellos confían. Cuando un manuscrito está completo, además de leerlo ellos mismos, buscan a otras personas eruditas con miras a detectar cualquier desequilibrio, parcialidad u omisiones que se reflejarían en el valor de la obra. Solo cuando están satisfechos de que este representa razonablemente los puntos de vista de la señora de White y de que hace una contribución digna a la vida de la iglesia, lo envían para ser publicado.

He escuchado a varias personas quejarse sobre el libro Mensajes para los jóvenes. También he escuchado a otros decir cuánto significa ese libro para ellos, incluso como jóvenes. Soy de la opinión de que una buena parte de la mala fama del libro deriva del hecho de que le dice a la gente verdades que no desean oír en ese momento. Si alguien le da el libro a un joven rebelde con la idea en mente de que el libro lo enderece, probablemente no será bien recibido. Posiblemente, tampoco lo sería una Biblia. Pero para los jóvenes que desean profundizar su relación con Jesús y representarlo mejor, el libro es una gran bendición. En las palabras del antiguo refrán. “El mismo sol que derrite la cera endurece el barro”.

Elena de White incluyo sus cartas a particulares en los Testimonios para la iglesia porque ella recibió instrucción divina de que el consejo dado a una persona beneficiara a otros. Por lo que la critica a las compilaciones de que contienen información originalmente escrita a una persona en específico está en contraposición de la propia práctica de la señora de White. Las fuentes originales del material utilizado en las compilaciones siempre han sido identificadas para que los lectores puedan verificar el contexto.




¿Es la creencia en la inspiración de Elena de White una prueba de discipulado?


¿Es la creencia en la inspiración de Elena de White una prueba de discipulado?

Responde William Fagal – Director asociado del Patrimonio White -:

No tengo una respuesta definitiva a su pregunta sobre las creencias fundamentales. Por lo que se, esta fue la primera declaración de nuestras creencias fundamentales que mencionara el nombre de la señora de White y expresara explícitamente que el don de profecía se manifestó en su ministerio. Creo haber oído que hubo un debate sobre la conveniencia de incluir este punto. No sé cuáles fueron los argumentos que finalmente prevalecieron.

Por supuesto, se puede especular. Puede ser que hubiera un reconocimiento general de que, de hecho, este artículo de las creencias fundamentales, describe ciertamente lo que la gran mayoría de los adventistas creen, y solo sería honesto hacerlo público y decirlo. Durante muchas décadas, tal vez en toda la historia de esta iglesia como un movimiento organizado, hemos sostenido que las personas consideran ser miembros de la iglesia deben ser instruidas acerca de la función del don de la profecía entre nosotros. No hemos requerido que las personas afirmen su creencia en Elena de White antes del bautismo, pero nuestra comprensión general ha sido que no hemos de bautizar a alguien que se opone a la aceptación de su ministerio profético. Esto sería injusto para el nuevo miembro, que ciertamente estaría como un pez fuera del agua. Y sería injusto para la iglesia, la cual tendría una nota de discordia implantada dentro de sí.

Por otro lado, quiero ser el primer ministro adventista en responder a su pregunta sobre el bautismo afirmativamente, con esta calificación. En el pasaje que usted ha citado, la señora de White indica las condiciones: en primer lugar, los miembros potenciales aun no entienden el don (no han tenido suficiente información para tomar una decisión inteligente), y en segundo lugar, “si su conducta cristiana en general es correcta, y si han formado un sólido carácter cristiano” (estas palabras son la continuación de las que usted citó). Estas personas se encuentran en la categoría que la señora de White describe en el párrafo anterior del que usted cito: “Otras personas no manifestaban oposición [a las visiones], pero no se atrevían a adoptar una posición definida con respecto a ellas”. Esto, a mi entender, fue por falta de información acerca de las visiones o de conocimiento personal de ellas. Simplemente no las conocían, pero no se oponían. Yo no dudaría en bautizar a una persona así. El voto bautismal que aparece en el Manual de la Iglesia plantea la pregunta correcta: “¿Acepta la enseñanza bíblica de los dones espirituales, y cree que el don de profecía es una de las señales que identifican a la iglesia remanente?” (p. 47, ed. 2010). Si las personas aceptan esto, entonces pueden unirse a la iglesia, si desean hacerlo mientras examinan por sí mismas las evidencias de que el ministerio de Elena de White fue una genuina manifestación de este don en el que creen, y cuya presencia creen que es una señal que identifica a la iglesia remanente de los últimos días.

Por último, usted pregunto por la declaración del presidente de la Asociación General de que la gente no puede decir que no acepta esta creencia fundamental y todavía decir ser parte de la iglesia. Expresar incredulidad seria oposición, ¿no es cierto? Aquí hemos pasado del reino de la incertidumbre, de necesitar más tiempo para estudiar y obtener pruebas a decir: “No acepto esto”, es decir, rechazarla, ¿no es cierto? No es por tanto el mismo grupo del que la señora de White hablaba que “no manifestaban oposición [a las visiones], pero no se atrevían a adoptar una posición definida con respecto a ellas”.

En cuanto a la persona que se niega a aceptar dicha creencia después de ser miembro y tener tiempo y oportunidad para examinar la validez del don, apoyaría el presidente de la Asociación General y diría que no se puede rechazar una de las creencias fundamentales de la iglesia y todavía afirmar ser parte de la iglesia. “¿Andarán dos juntos, si no están de acuerdo?” (Amos 3:3). Tal gente se sentiría incomoda en la iglesia, y la iglesia se turbaría por su influencia. Si la gente cree que los miembros de esta iglesia están tan engañados como para seguir a una señora que decía tener el don profético, pero que no lo tiene, ¿Por qué quieren unirse a ellos?




¿Prohibió Elena de White a los predicadores citarla en sus sermones?


¿Prohibió Elena de White a los predicadores citarla en sus sermones?

Responde William Fagal – Director asociado del Patrimonio White -:

“Las palabras de la Biblia, y de la Biblia sola, deben oírse desde el pulpito” (Profetas y reyes, p. 461). ¿Están usando los adventistas en realidad esta cita para decir que los predicadores no pueden citar el Espíritu de Profecía en sus sermones?

Aunque algunos puedan estar usando esta declaración para ese propósito, eso no quiere decir que tenga razón. Aceptar esta declaración para prohibir el uso de los escritos de la señora de White desde el pulpito también prohibiría el uso de las propias palabras del predicador, ¿no es cierto? De la misma manera, prohibiría el uso de las palabras de cualquier otro escritor, siendo que “las palabras de la Biblia, y de la Biblia sola, deben oírse desde el pulpito, pero es evidente que esto no es lo que la señora de White quiso decir con esa afirmación. Más bien, ella estaba constando la presentación de la verdad bíblica con las opiniones humanas.




¿Qué dijo Elena de White con respecto al uso de joyas?


¿Qué dijo Elena de White con respecto al uso de joyas?

Responde William Fagal – Director asociado del Patrimonio White -:

La señora de White hizo una serie de declaraciones en cuanto a las joyas. Creo que la siguiente esta entre las más conocidas. Se encuentra en Mensajes selectos, tomo 3, páginas 283 y 284:

El tiempo es demasiado corto para adornar el cuerpo de oro o plata o ropa costosas. […] Jesús, el Comandante de las cortes del cielo, dejo a un lado su corona de realeza y su manto regio, y descendió de su trono de monarca; y revistió su divinidad con las vestimentas de la humanidad, y por nuestra causa llego a ser pobre, a fin de que por su pobreza, nosotros llegáramos a poseer riquezas eternas. Sin embargo, precisamente aquellos por quienes Cristo ha hecho todo lo que es posible hacer para salvar a las almas que perecen de la rutuna eterna, sienten tan poca disposición a negarse cualquier cosa que tengan dinero para comprar.

El Señor viene pronto, y trae con el su recompensa para dar a cada uno según su obra. Trato de presentar delante del pueblo la verdad de que estamos manejando el dinero del Señor para llevar a cabo la obra más importante que pueda hacerse. Los hijos de Dios pueden, individualmente, mediante la negación del yo, hacer mucho más; y si todos hicieran un poco, los pequeños riachuelos constituirán una corriente grande que fluirá hacia el cielo.

Es cierto que es difícil para todos admitir esta situación. El yo, el yo, el yo, debe ser servido y glorificado; y cuán difícil es para todos convertirse en colaboradores con Dios. Ojala que un espíritu de sacrificio se posesionara de cada iglesia, y así toda alma que esta ceca o lejos aprendiera el valor del dinero, y lo usara mientras puede, y dijera: “De lo recibido de tu mano te damos, Señor” (ver 1 Cron. 29:14). –Carta 110, 1896.

No tenemos tiempo para prestar una preocupante consideración a lo que comeremos y beberemos, y a con que nos cubriremos. Vivamos en forma sencilla, y trabajemos con sencillez. Vistámonos de una manera tan modesta y apropiada que seamos recibidos donde quiera que vayamos. Las joyas y los vestidos costosos no nos darán influencia. Pero el ornamento de un espíritu manso y pacífico, resultado de la devoción al servicio de Cristo, nos dará poder con Dios. La bondad y la consideración en favor de los que nos rodean son cualidades preciosas a la vista del cielo. Si no habéis dado atención a la tarea de adquirir estas gracias, hacedlo ahora, porque no tenéis tiempo que perder. –Manuscrito 83, 1909.




¿Podemos celebrar la navidad?


¿Podemos celebrar la navidad?

Responde William Fagal – Director asociado del Patrimonio White -:

Copiare para usted algunas de las declaraciones de la señora de White que tienen que ver con la Navidad. [Estas citas vienen de un ensayo del Patrimonio White: A Group of Statements From the Pen of Ellen G. White Regarding Holiday Gifts and the Observance of Christmas [Una serie de declaraciones de la pluma de Elena de White en cuanto a los regalos de las fiestas y la observancia de la Navidad]. El ensayo, que contiene mucho más sobre la Navidad, está disponible en el sitio Web del Centro de Recursos Digitales del Patrimonio White. Ver también El hogar cristiano, pp. 455-460].

Ya llega la Navidad. Que todos ustedes tengan la sabiduría para que sea una ocasión preciosa. Que los miembros más ancianos de la iglesia unan cuerpo y alma con sus hijos en su diversión inocente y recreación, al idear formas y medios para mostrar verdadero respeto a Jesús trayéndoles regalos y ofrendas. Que todo el mundo recuerde los derechos de Dios. Su causa no puede avanzar sin la ayuda de ustedes. Coloquen en la tesorería del Señor los regalos que por lo general ustedes se han otorgado unos a otros. […] Que en cada iglesia se coloquen pequeñas ofrendas de ustedes en el árbol de Navidad. Que el preciado emblema “siempre verde” aluda a la santa obra de Dios y su beneficencia hacia nosotros; y la amante obra de corazón consistirá en salvar a otras almas que están en tinieblas. Que las obras de ustedes estén acorde con su fe. –Review and Herald, 9 de diciembre de 1884.

Se acerca la época de las fiestas con su intercambio de regalos, y tanto los jóvenes como los adultos consideran atentamente qué pueden dar a sus amigos en señal de afectuoso recuerdo. Por insignificantes que sean los regalos, es agradable recibirlos de aquellos a quienes amamos. Constituyen una demostración de que no nos han olvidado, y parecen estrechar un poco más los lazos que unen con ellos.

Hermanos y hermanas, mientras ustedes estén pensando en los regalos que quieren ofrecerse unos a otros, quisiera hacerles recordar a nuestro Amigo celestial, no sea que olviden lo que él nos pide. ¿No le agradara nuestra demostración de que no le hemos olvidado? Jesús, es el príncipe de vida, lo dio todo para poner la salvación a nuestro alcance […]. Hasta sufrió la muerte, para poder darnos la vida eterna […].

¿No compartirá nuestro Benefactor celestial las pruebas de nuestra gratitud y amor? Vengan, hermanos y hermanas, con sus hijos, aun con los niños de brazos, y traigan sus ofrendas a Dios de acuerdo con lo que puedan dar […]. En ocasión de las próximas fiestas de Navidad y Año Nuevo no hagamos solamente una ofrenda a Dios de nuestros medios, sino entreguémonos a nosotros mismos sin reservas a él, en sacrificio vivo […].

Al tiempo que insto a todos el deber de traer primero sus ofrendas a Dios, yo no condenaría totalmente la práctica de hacer regalos de Navidad y Año Nuevo a nuestros amigos. Está bien que nos otorguemos unos a otros, pruebas de cariño y pareció con tal que no olvidemos a Dios, nuestro mejor Amigo. Debemos hacer regalos que sean de verdadero beneficio para quienes los reciban. Yo recomendaría libros que ayuden a comprender la Palabra de Dios o que acrecienten nuestro amor por sus preceptos. –Review and Herald, 26 de diciembre de 1882.




¿Cómo pudo respaldar Elena de White lo que la Biblia condena?


¿Cómo pudo respaldar Elena de White lo que la Biblia condena?

Responde William Fagal – Director asociado del Patrimonio White -:

Creo que necesitamos preguntarnos seriamente si en el pasaje que usted cito, Jeremías estaba describiendo el árbol de Navidad o algo parecido. Primero, tome en cuenta que aunque usted ha identificado el árbol llevado al hogar como un árbol de hojas perennes, el texto bíblico no lo hace. Solo se refiere a un árbol.

Segundo, ¿qué se hace entonces con el árbol? ¿Se cuelgan la plata y el oro en sus ramas? La Reina Valera Actualizada (RVA), una traducción bastante literal y conservadora, traduce de esta manera el versículo 3: “Porque las costumbres de los pueblos son vanidad: Cortan un árbol del bosque, y las manos del escultor lo labran con azuela”. No se necesita un artífice para cortar un árbol. ¡Incluso yo puedo hacerlo! Así que ¿Por qué un “artífice”?

Creo que la razón es que después de cortar el árbol, el artífice lo labraba en un ídolo, que la gente cubría entonces con plata y oro. Esta talla del ídolo, no meramente cortar el árbol, requerían valor en un artífice. El versículo 5 lo hace bastante explícito. De nuevo cito de la RVA: “Son como un espantapájaros en un huerto de pepinos. No hablan; son llevados, porque no pueden dar un paso. No tengáis temor de ellos, porque no pueden hacer daño ni tampoco tienen poder para hacer bien”.

Esto está describiendo una imagen, una representación de un ídolo, y se lo compara a un espantapájaros, algo a lo que usted no debería temer. Isaías 44:9 al 17 presenta un cuadro paralelo, pero con más detalles.

A pesar de las similitudes superficiales, Jeremías 10 no está describiendo un árbol de Navidad, ni lo que la gente hace con un árbol de Navidad. He visto a la gente de una iglesia católica postrarse ante las imágenes y ante el altar como acto de respeto y adoración. Pero nunca he visto a nadie ofrecer tal homenaje a un árbol de navidad, y probablemente usted tampoco. Así que tener un árbol de Navidad en la iglesia no es un asunto de falsa adoración. La señora de White, que usted ha creído que era una profeta de Dios, también reconoció que no era una cuestión de falsa adoración. ¿No debemos aceptar sus escritos cuando armonizan con el verdadero significado de las Escrituras, como creo que lo hacen en el presente caso?




¿Hay algo de malo en usar tambores?


¿Hay algo de malo en usar tambores?

Responde William Fagal – Director asociado del Patrimonio White -:

Al igual que usted, tampoco tengo mucha confianza en las teorías de la conspiración. No creo que debamos permitir que nuestras prácticas sean dirigidas por ellas, porque considero dudosas. También creo que usted está en lo correcto cuando sugiere que el problema no era en realidad los tambores, sino como son usados.

Usted pregunto qué quiso decir Elena de White en la declaración que usted cito sobre los tambores en el congreso campreste de Indiana en 1900. Siempre es un poco arriesgado aventurarse a decirle a alguien lo que la señora de White quiso decir. En este caso, tenemos relatos de testigos oculares acerca de lo que estaba pasando en el congreso campreste. Son reveladores.

Hay un gran poder que acompaña al movimiento [de la Carne Santa] que esta en pie allí. Persuadiría casi a cualquiera dentro de su alcance, si son concienzudos del todo, y se sientan y escuchan con el menor grado de aprobación, a causa de la música que se usa en la ceremonia. Tienen un órgano, un violonchelo, tres violines, dos flautas, tres panderetas, tres trompas y un bombo, y quizás otros instrumentos que no he mencionado […]. Cuando están en una clave elevada no se puede escuchar una palabra de la congregación en su cantar, ni escuchar nada, a menos que sean chillidos de aquellos que están medio locos […].

Después de un llamado a pasar adelante para orar, unos cuantos de los que se dirigen pasan al frente, para conducir a otros a que vengan; y entonces empiezan a tocar los instrumentos musicales, hasta que usted ni siquiera puede oír sus propios pensamientos; y bajo la efervescencia de estos acordes, consiguen que una gran proporción de la congregación pase al frente vez tras vez. – Informe de S. N. Haskell a E. G. de White, 25 de septiembre de 1900.

Asistí al congreso campestre en septiembre de 1900, que tuvo lugar en Muncie, donde fui testigo de primera mano de la emoción fanática y las actividades de estas personas. Cuando estos fanáticos dirigían los servicios en el pabellón grande, se animaban hasta un tono alto de emoción mediante el uso de instrumentos musicales, tales como: trompetas, flautas, instrumentos de cuerda, panderetas, un órgano y un gran bombo. Gritaban y cantaban sus cantos movidos con la ayuda de instrumentos musicales hasta que se ponían verdaderamente histéricos. Muchas veces los vi después de estas reuniones matutinas, mientras venían a la carpa comedor temblando bastante como si tuvieran parálisis.– Informe de Burton Wade a Arthur L. White, 12 de enero de 1962.

Con este trasfondo, permítame volver a su idea acerca de cómo son usados los tambores. Cuando estaba en la universidad en los años sesenta, tocaba en la banda de la universidad. Fuimos de gira e incluso tocamos para los servicios de iglesia el sábado por la mañana en diversos lugares. En alguna de las piezas sacras incluíamos juiciosamente tambores, un bombo, timbales y platillos. Recuerdo un arreglo de “Firmes y adelante”, por ejemplo, en el que los tambores redoblantes ayudaban a proporcionar el ambiente de marcha. No hubo nada de irreverente ni fuera de lugar sobre esto, según mi opinión. La música era saca y majestuosa. Además, recuerdo que incluso el “Aleluya” del Mesías de Handel usaba timbales. Así que en mi opinión, el problema no son los tambores, sino como son usados.

El problema en los días de la señora de White en Indiana, tal como lo entiendo, fue que los instrumentos fueron utilizados para provocar una excitación entre las personas, que tenía poco que ver con el movimiento del Espíritu Santo. El tipo de música que se utiliza hoy en día en algunas iglesias puede no ser la misma que se utilizó allí, pero muchas cosas parecen semejantes. Melodías bailables adaptadas a palabras sagradas, la música tocada de manera estridente, la excitación provocada y las influencias de corrientes teológicas ajenas a las enseñanzas adventistas son algunas de las que me vienen a la mente. Además, las actuaciones que acompañan a estos cantos tienden a provocar aplausos para el artista, como un entretenimiento, en lugar de agradecimiento a Dios. Estas cosas, en lugar de que instrumentos se utilizan, me parece que son los aspectos importantes. Si resolvemos estos asuntos, no encontraríamos mucha ocasión para discutir si los tambores son apropiados. Creo que eso se resolvería por sí solo.




¿Pudo Cristo haber regresado en 1844?


¿Pudo Cristo haber regresado en 1844?

Responde William Fagal – Director asociado del Patrimonio White -:

He aquí un par de referencias que cumplen los requisitos:

La larga noche de pesar nos somete a prueba, pero la mañana se posterga misericordiosamente, porque si el Maestro viniera ahora, hallaría a muchos sin preparación. La actitud de Dios de no permitir que su pueblo perezca ha sido la razón de tan larga demora. – Testimonios para la iglesia, t. 2, pp. 175, 176 (1868).

Los ángeles de Dios, en sus mensajes para los hombres, representan el tiempo como muy corto. Así me ha sido siempre presentado. Es cierto que el tiempo se ha extendido más de lo que esperábamos. Pero, ¿ha fallado la palabra el Señor? ¡Nunca! Debiera recordarse que las promesas y amenazas de Dios son igualmente condicionales.

Dios ha confiado a su pueblo una obra que debe efectuarse en la tierra. Había de ser dado el mensaje del tercer ángel, las mentes de los creyentes habrían de ser dirigidas al Santuario celestial, donde Cristo ha entrado para hacer expiación por su pueblo. La reforma del dia de reposo había de ser llevada adelante. Debe ser reparada la brecha en la ley de Dios. El mensaje debe ser proclamado con fuerte pregón para que todos los habitantes de la tierra puedan recibir la amonestación. El pueblo de Dios debe purificar su alama mediante la obediencia a la verdad y estar preparado para encontrarse con el sin falta, en su venida.

Si después del gran chasco de 1844 los adventistas se hubiesen mantenido firmes en su fe, y unidos en la providencia de Dios que abría el camino, hubieran proseguido recibiendo el mensaje del tercer ángel y proclamándolo al mundo con el poder del Espíritu Santo, habrían visto la salvación de Dios y el Señor hubiera obrado poderosamente acompañando sus esfuerzos, se habría completado la obra y Cristo habría venido antes de esto para recibir a su pueblo y darle su recompensa.–Mensajes selectos, t. 1, pp. 76,77 (1883).




¿Los eventos del 11 de septiembre cumplieron una profecía de Elena de White?


¿Los eventos del 11 de septiembre cumplieron una profecía de Elena de White?

Responde William Fagal – Director asociado del Patrimonio White -:

Tengo un amigo a quien respeto mucho, incluyendo su profundo conocimiento de los escritos de Elena de White, que cree que la señora de White vio en visión la construcción del World Trade Center. Pero tengo que estar en desacuerdo con él. Aunque hay algunas similitudes sorprendentes entre los acontecimientos del 11 de septiembre y lo que la señora de White escribió en las páginas 11 a la 13 del tomo 9 de los Testimonios para la iglesia, también hay algunas diferencias claras. No sé si es el World Trade Center fue catalogado alguna vez como a “prueba de fuego”, como la señora de White describe los edificios que vio. Pero si era o no era, no se consumió por el fuego “como si hubieran sido de brea”. Algo consumido por el fuego como si hubiera sido de brea esta completamente envuelto en llamas, pero el World Trade Center fue destruido por un fuego confinado a unos pocos pisos. Esto debilito la estructura de acero e hizo que los pisos “cayeran como panqueque” uno encima de otro. Si yo viera tal escena y tratara de describirla, no pensaría en la expresión “consumidos como si hubieran sido de brea”.

Ni sé de algo en aquellos eventos que incide que la destrucción vino porque “los bomberos no podían hacer funcionar sus máquinas”. Algunos señalan las máquinas que fueron destruidas, y por lo tanto no podían funcionar. Pero eso fue el resultado del colapso de las torres, y no fue un factor en que los bomberos no pudieran salvar los edificios.

Lo que es más, la señora de White ni siquiera afirmó que los edificios que vio estuvieran en New York; solo dijo que ella estaba en Nueva York cuando tuvo la visión. Desde mi punto de vista, estos son datos que no se corresponden con los hechos del 11 de septiembre. Me parece que las personas tienen que basarse en explicaciones creativas para hacer que estos eventos se ajusten a estas descripciones. Personalmente, creo que ña señora de White vio otro evento, uno que esta posiblemente en el futuro. Pero no he descartado la idea de que ella podría haber visto algo que ocurrió en el pasado en algún oreo lugar (tal vez durante las destrucciones de la Segunda Guerra Mundial, por ejemplo), y simplemente no lo hemos relacionado.

Para mí, la conclusión es que eventos como estos del 11 de septiembre deben recordarnos de la brevedad e incertidumbre de la vida. Más allá de eso, debería recordarnos declaraciones como las que hemos estado discutiendo, que advierten de destrucciones mayores aun por venir al acercarnos al regreso de Jesús. Debería decirnos que el tiempo para este mundo es corto y que tenemos un trabajo urgente que hacer, sobre todo en las ciudades que creemos están destinadas a la destrucción. Si la Biblia y los escritos de la señora de White son correctos, como creo que lo son, entonces las cosas so irán más o menos sin problemas, como lo han estado hasta ahora. Lo que sucederá en este planeta en los momentos finales previos a la venida de Jesús no será agradable. ¡Pero tenemos la seguridad de que las cosas se pondrán después mucho mejor! Podríamos confiar en Jesús para el mañana, y tenemos el privilegio de caminar con él y trabajar hoy por él.




¿Quiénes formarían parte de los 144.000?


¿Quiénes formarían parte de los 144.000?

Responde William Fagal – Director asociado del Patrimonio White -:

Usted tiene razón acerca de que esta soplando todo viento de doctrina. Y algunos de los que adoptan posiciones extremas o erróneas pueden, de hecho, ser muy elocuentes y parecer muy bien informados sobre los puntos que están criticando. Pero esto no asegura que están en lo cierto. Hace bien en estar atento (ver El conflicto de los siglos, cap. 41, pp. 706, 707, para la declaración básica de Elena de White sobre este grupo). Lo que sigue son pociones de un documento que examina ciertas declaraciones que la señora de White hizo acerca de los 144.000. (El documento se titula: “Consejo en cuanto al asunto de los 144.000”.) La señora de White no trató de definir quiénes integrarían este grupo, y previno a otros en cuanto a tratar de hacerlo.

Cristo dice que habrá en la iglesia quienes presentaran fabulas y suposiciones, cuando Dios ha dado sublimes, elevadoras, y ennoblecedoras verdades que siempre debieran ser preservadas en la cámara del tesoro de la mente. Cuando los hombres toman esta teoría y aquella otra, cuando están por saber algo que no es necesario que sepan, Dios no los está guiando. No es su plan que los suyos presenten algo que tengan que suponer, que no está enseñado en la Palabra. No es su voluntad que entren en controversias por cuestiones que no los ayudaran espiritualmente, tales como: ¿Quiénes han de componer los 144.000? fuera de duda, esto lo sabrán dentro de poco los que sean elegidos de Dios. – Mensajes selectos, t. 1, p, 205.

La siguiente carta de C. C. Crisler, secretario principal en la oficina de la señora de White, dirigido a ___________, presidente de la Unión del Pacífico, se produjo como respuesta a una petición de el a la hermana White en la que solicitaba alguna luz que ella tuviera con relación a la enseñanza de los 144.000 estarían integrados por estadounidenses solamente, y nadie de otro país […].

La señora de White me instruye que le informe que no tiene más luz salvo que la presentación de incertidumbres como certezas, y promover misterios como verdades reveladas es peligroso y conduce a la desilusión. Ella sugiere edificar sobre las Sagradas Escrituras, el verdadero fundamento, y no en conjeturas personales […].

Ella expreso su satisfacción por el hecho de que yo le incluyera en mi carta las palabras: “Sobre el asunto del significado exacto de los 144.000 la hermana White en repetidas ocasiones nos ha enseñado que el “silencio es elocuencia”.

También comento favorablemente al escuchar las palabras con que finalice: “Por lo que ahora se, nadie sabe toda la verdad del asunto ni lo sabremos hasta que estemos del otro lado del Jordán”. – Patrimonio White, 21 de diciembre de 1964; revisado en septiembre de 1990.




¿Sera la última obra mediadora de Jesús salvar a los hijos de los creyentes?


¿Sera la última obra mediadora de Jesús salvar a los hijos de los creyentes?

Responde William Fagal – Director asociado del Patrimonio White -:

Hace más de cuarenta años, el Patrimonio White incluyo esta declaración en una lista de “Citas apócrifas” en el apéndice C en la parte trasera tomo del incide de tres tomos: Comprehensive Index to the Ellen G. White Writings [Índice comprensivo de los escritos de Elena G de White]. Esa lista fue ampliada para nuestro sitio Web (www.WhiteEstate.org), donde usted puede encontrarla en la sección “Issues & Answers” [Problemas y respuestas], bajo el encabezado “Statements Mistakenly Attributed to Ellen G. de White” [Declaraciones atribuidas erróneamente a Elena G. de White]. He aquí lo que dice la entrada:

Ultima obra mediadora de Cristo. La declaración atribuida a la señora de White y relacionada con varias fuentes de referencia tales como la Review and Herald, 1890, 1898, o 1902, sobre que la ultima intercesión de Cristo será a favor de los jóvenes que se han apartado del redil, no pueden ser rastreadas en ninguna fuente de Elena de White. Se insta a los investigadores a leer las siguientes declaraciones: “cuando la tormenta de la persecución caiga realmente sobre nosotros, […] muchos que han dejado el redil regresaran para ir en pos del gran Pastor” (Testimonios para la iglesia, t. 6, p. 400). “El amor de Dios anhela al que ha elegido separarse de él, y pone en acción influencias para traerlo de vuelta a la casa del Padre […]. La misericordia y compasión del amor divino, a manera de una cadena de oro, rodea a cada alma en peligro” (Palabras de vida del gran Maestro, cap. 16, p. 159). “El cielo espera y anhela el regreso de los pródigos que se han alejado del redil para vagar. Muchos de los que se han descarriado pueden ser rescatados por el servicio amante de los hijos de Dios” (En los lugares celestiales, p. 12)

Estos pasajes alternos, que si provienen de los escritos de la señora de White, pueden servir como sustitutos dignos para el que no procede.




¿Tengo que dejar de comer carne para sanarme?


¿Tengo que dejar de comer carne para sanarme?

Responde William Fagal – Director asociado del Patrimonio White -:

Usted puede haber estado pensando en esta declaración de Consejos sobre la salud, sección 12, paginas 577:

Entre el pueblo que pretende esperar la próxima venida de Cristo, tendría que haber reformadores mas grandes. La reforma pro salud debe realizar entre nuestro pueblo una obra que todavía no se ha llevado a cabo. Hay quienes deberían estar despiertos al peligro del consumo de carne pero que todavía continúan comiendo la carne de animales, con lo cual ponen en peligro su salud física, mental y espiritual. Muchos que ahora están solo convertidos a medias a la cuestión del consumo de carne, se apartaran del pueblo de Dios y ya no andarán mas con él.

Aunque la señora de White dio tales advertencias sobre los efectos del consumo de carne, reconoció que una dieta vegetariana no sería lo más saludable, ni siquiera posible, en todas las partes del mundo. En algunos lugares no es posible contar con una variedad de platos nutritivos disponibles para sostener el vegetariano. Ella instó a que cada individuo lo hiciera lo mejor que pudiera dentro de sus propias circunstancias. Una de las mejores síntesis de su posición se encuentra en Testimonios para la iglesia, tomo 9, páginas 123 a 133. Fue un mensaje que pronuncio ante la Asociación General de 1909, la ultima a la que asistió. Aquí hay un par de párrafos clave sobre los puntos que estamos discutiendo.

Si pudiese beneficiarnos el satisfacer nuestro deseo de comer carne, no os dirigiría esta suplica; pero se que ellos es imposible. Los alimentos preparados a base de carne perjudican la salud física, y debemos aprender a vivir sin ellos. Los que están en situación de poder seguir un régimen vegetariano, pero prefieren seguir sus propias inclinaciones en este asunto, comiendo y bebiendo como quieren, irán descuidando gradualmente la instrucción que el Señor ha dado tocante a otras fases de la verdad presente, perderán su percepción de lo que es verdad y segaran con toda seguridad lo que hayan sembrado. – Testimonios para la iglesia, t. 9, pp. 125, 126.

No prescribimos un régimen definido, pero decidimos que en los países donde abundan las frutas, los cereales y las nueces, la carne no es el alimento adecuado para el pueblo de Dios. Se me ha indicado que la carne tiende a animalizar la naturaleza, a despojar a los hombres y mujeres del amor y la compasión que debieran sentir por cada cual, y hace predominar las pasiones bajas sobre las facultades más elevadas del ser. Si el comer carne fue alguna vez saludable, no lo es ahora. Los canceres y tumores, y las enfermedades pulmonares se deben mayormente a la costumbre de comer carne.

No hacemos del consumo de la carne una condición para la admisión de los miembros; pero debiéramos considerar la influencia que ejercen sobre otros creyentes profesos que usan carne. Como mensajeros de Dios. ¿no diremos al pueblo: “Si pues coméis, o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios?” (1 Cor. 10:31). […] La salud del cuerpo debe considerarse como esencial para el crecimiento en la gracia y la adquisición de un carácter templado. Si no se cuida debidamente el estomago, será estorbada la formación de un carácter moral integro. El cerebro y los nervios están en relación intima con el estomago. De los errores practicados en el comer y beber resultan pensamientos hechos erróneos. –ibíd., pp. 127, 128.

En resumen, podríamos decir que la señora de White reconoció y alerto sobre los peligros, físicos, morales y espirituales involucrados en una alimentación a base de carne, sin insistir en que todas las personas en todas las partes del mundo deben dejar de comerla. Si comer carne pone en peligro la salvacion




¿Dijo Elena de White que la iglesia Adventista resistirá hasta el fin?


¿Dijo Elena de White que la iglesia Adventista resistirá hasta el fin?

Responde William Fagal – Director asociado del Patrimonio White -:

Cuando pienso en los comentarios de la señora de White al respecto, recuerdo la declaración de que parecerá que la iglesia está a punto de caer, pero no cae; permanece. Se la cito aquí, con el párrafo anterior para el contexto:

Debemos estar listos y a la espera de las órdenes de Dios. Las naciones serán conmovidas en toda su extensión. Se quitara el apoyo a los que proclaman la única norma de justicia de Dios y la única prueba segura del carácter. Y todos los que no se sometan a los decretos de los concilios nacionales y obedezcan las leyes nacionales que ordenan exaltar el día de reposo instituido por el hombre de pecado, por encima del día santo de Dios, sentirán, no solamente el poder opresivo del papado, sino también el del mundo protestante que es la imagen de la bestia.

Satanás llevara a cabo sus milagros para engañar y establecerá su poder por encima de todo lo demás. Puede parecer que la iglesia está por caer, pero no caerá. Ella permanece en pie, mientras los pecadores que hay en Sion son tamizados, mientras la paja es separada del trigo precioso. Es una prueba terrible, y sin embargo tiene que ocurrir. Nadie fuera de aquellos que han estado venciendo mediante la sangre del Cordero y la Palabra de su testimonio será contado con los leales y los fieles, con los que no tiene mancha ni arruga de pecado, con los que no tienen engaño en sus bocas. Debemos despojarnos de nuestra justicia propia y vestirnos con la justicia de Cristo.- Mensajes selectos, t. 2, pp. 436, 437.

En esta declaración queda claro que ella tenía en mente la iglesia que guarda los mandamientos de Dios.




¿Cómo pueden los cristianos resolver mejor los conflictos?


¿Cómo pueden los cristianos resolver mejor los conflictos?

Responde William Fagal – Director asociado del Patrimonio White -:

El siguiente pasaje suele ser útil. Se encuentran en Patriarcas y profetas, capitulo 48, páginas 556 a 558. Es posible que desee retroceder y leer la parte de la historia que procede a este pasaje para tener el cuadro completo.

También puede serle útil un capítulo de Obreros evangélicos en la sección Nuestras relaciones mutuas, bajo el título La disciplina en la iglesia (pp. 515-519).

Se trata de la forma de resolver los conflictos, malentendidos y males en la iglesia. En esencia, el consejo de la señora de White era seguir las instrucciones de Jesús en Mateo 18. Esta es la cita de Patriarcas y Profetas:

¡Cuán a menudo provienen serias dificultades de una simple interpretación errónea, hasta entre aquellos que son guiados por los móviles más dignos! Y sin el ejercicio de la cortesía y la paciencia, ¡qué resultados tan graves y aun fatales pueden sobrevenir! Las diez tribus recordaban como, en el caso de Acán, Dios había reprendido la falta de vigilancia para descubrir los pecados que existían entre ellas. Ahora habían decidido obrar rápida y seriamente; pero tratar de evitar su primer error, habían llegado al extremo opuesto. En vez de hacer una investigación cortes para averiguar los hechos del caso, se habían presentado a sus hermanos con censuras y condenación. Si os hombres de Gad y Rubén hubieran respondido animados del mismo espíritu, el resultado habría sido la guerra. Si bien es importante; por otro lado, que se eviten los juicios duros y las sospechas infundidas.

Muchos que son muy sensibles a la menor crítica dirigida contra su propio comportamiento dan, sin embargo, un trato excesivamente severo a las personas a quienes consideran en el error. La censura y el oprobio no lograron jamás rescatar a nadie de una opinión falsa, sino que más bien han contribuido a alejar a muchos del camino recto, por haberlos inducido a endurecer a su corazón para no dejarse convencer. Un espíritu bondadoso y un comportamiento cortes, afable y paciente pueden salvar a los descarriados y ocultar una multitud de pecados.

La sabiduría manifestada por los hijos de Rubén y sus compañeros es digna de imitación. En tanto que se esforzaban sinceramente para hacer progresar la causa de la verdadera religión, fueron juzgados erróneamente y censurados con severidad; pero no manifestaron resentimiento. Escucharon con toda cortesía y paciencia los cargos que sus hermanos les hacían, antes de tratar de defenderse, y luego les explicaron ampliamente sus móviles y demostraron su inocencia. Así se arregló amigablemente la dificultad que amenazaba tener tan graves consecuencias.

Aun cuando se los acuse falsamente, los que están en lo justo pueden permitirse tener calma y ser considerados. Dios conoce todo lo que los hombres no entienden o interpretan mal, y con toda confianza podemos entregarle nuestro caso en sus manos. El vindicara la causa de los que depositan su confianza en el tan seguramente como saco a luz la culpa de Acán. Los que son movidos por el espíritu de Cristo poseerán la caridad, que todo lo soporta y es benigna.

Dios quiere que haya unión y amor fraternal entre su pueblo. En la oración que elevo Cristo precisamente antes de su crucifixión pidió que sus discípulos fueran uno como él era uno con el Padre, para que el mundo creyera que Dios lo había enviado. Esta oración conmovedora y admirable llegaba a través de los siglos hasta nuestros días, pues sus palabras fueron: “Mas no ruego solamente por estos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos” (Juan 17:20). Aunque no hemos de sacrificar un solo principio de la verdad, debemos procurar constantemente ese estado de unidad. Es la evidencia de nuestro discipulado, pues Jesús dijo: “En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si Pedro exhorta a la iglesia: “Sed todos de un mismo sentir, compasivos, amándoos fraternalmente, misericordiosos, amigables; no devolviendo mal por mal, ni maldición por maldición, sino por el contrario, bendiciendo, sabiendo que fuisteis llamados para que heredaseis bendición” (1 Ped. 3:8, 9)




¿Cuál es el pecado contra el Espíritu Santo?


¿Cuál es el pecado contra el Espíritu Santo?

Responde William Fagal – Director asociado del Patrimonio White -:

Tras mi respuesta reproduciré un par de párrafos de El Deseado de todas las gentes en los que la señora de White aborda las preguntas que usted ha formulado. (Estos párrafos proceden del capítulo 33). Vera que ella presenta este pecado como la resistencia al llamado del Espíritu Santo para que nos arrepintamos y nos convirtamos a Dios. Incluso ante la evidencia más convincente y los ruegos, somos libres, si lo deseamos, de negarnos a ceder ante Dios. Si resistimos continuamente, con el tiempo no seremos impresionados en absoluto por la obra más poderosa del Espíritu en nuestro favor. Nos habremos colocado a nosotros mismos más allá del alcance de Dios, porque él no viola nuestra voluntad. Dios no puede perdonar este pecado, porque nos negamos a traérselo o incluso escuchar sus suplicas.

¿Cómo podemos saber que no hemos cometido este pecado? Si todavía sentimos el llamado de Dios para rendirle nuestra vida, esa es la obra del Espíritu Santo en nuestro corazón. Si hemos estado resistiendo a su llamado, podemos estar agradecidos de que todavía está obrando en nosotros, y ¡no debemos postergarlo! Debemos hacer una entrega total de nuestra vida a aquel que murió por nosotros. Así como el no retuvo nada, así también no debemos retener nada. La demora o el rechazo son peligrosos. Ahora es el tiempo aceptable, dice la Biblia, ahora es el día de salvación

Precisamente antes de esto, Jesús había realizado por segunda vez el milagro de sanar a un hombre poseído, ciego y mudo, y los fariseos habían reiterado la acusación: “Por el príncipe de los demonios echa fuera los demonios” (Mat. 9:34). Cristo les dijo claramente que al atribuir la obra del Espíritu Santo a Satanás, se estaban separando de la fuente de bendición. Los que habían hablado contra Jesús mismo, sin discernir su carácter divino, podrían ser perdonados; porque podían ser inducidos por el Espíritu Santo a ver su error y arrepentirse. Cualquiera que sea el pecado, si el alma se arrepiente y cree, la culpa queda lavada en la sangre de Cristo; pero el que rechaza la obra del Espíritu y declaran que esa obra divina proviene de Satanás, cortan el conducto por el cual Dios puede comunicarse con ellos. Cuando se rechaza finalmente al Espíritu, no hay nada más que Dios pueda hacer por el alma […].

No es Dios quien ciega los ojos del hombre y endurece su corazón. El les manda luz para corregir sus errores, y conducirlos por sendas seguras; es por el rechazo de esa luz que los ojos se ciegan y el corazón se endurece. Con frecuencia, esto se realiza gradual y casi imperceptiblemente. La luz viene al alma a través de la Palabra de Dios, de sus siervos, o por la intervención directa de su Espíritu; pero cuando un rayo de luz se discierne menos claramente. Así aumentan las tinieblas, hasta que anochece en el alma. Así había sucedido con esos dirigentes judíos. Estaban convencidos de que un poder divino acompañaba a Cristo, pero con el fin de resistir a la verdad, atribuyeron la obra de Espíritu Santo a Satanás. Al hacer eso prefirieron deliberadamente el engaño; se entregaron a Satanás, y desde entonces fueron dominados por su poder.- El Deseado de todas las gentes, pp. 288-290.




¿Tenemos que arrodillarnos cuando oramos?


¿Tenemos que arrodillarnos cuando oramos?

Responde William Fagal – Director asociado del Patrimonio White -:

Preguntas como la suya surgen porque la señora de White dijo que arrodillarse es “siempre la posición correcta”. Pero, ¿Cómo entendemos ese “siempre”? Hay, en efecto, declaraciones de la señora de White que hablan favorablemente de oraciones ofrecidas en otras posiciones, especialmente de pie. ¿Se está contradiciendo a si misma?

Creo que un vistazo más de cerca revela que no hay contradicción en absoluto. La situación que la señora de White enfrento cuando insistió en arrodillarse fue la oración colectiva antes del sermón. He aquí lo que dijo:

A uno que se había educado durante cinco años en Battle Creek se le pidió que guiara en oración antes de que la Hna. White hablara al pueblo. Pero al verlo permanecer de pie cuando sus labios estaban por abrirse para orar a Dios, experimente la viva necesidad de reprocharlo directamente. Lo llame por su nombre y le dije: “Arrodíllese”. Esta es siempre la posición correcta.- Mensajes selectos, t.2, p. 359.

No tratemos de hacer la declaración de la señora de White sobre una situación particular, aplicable a todas las demás. Yo entiendo que aquí el “siempre” se aplica a la oración principal de la congregación durante el culto de adoración. No se aplica a otras situaciones, como lo indican otras declaraciones que hizo, situaciones tales como “cuando estén caminando o cuando estén ocupados en vuestro trabajo cotidiano” (El ministerio de curación, cap. 43, p. 408).

Cuando representamos a la congragación ante aquel a quien la señora de White llama el “Soberano del universo”, o de hecho, en nuestras oraciones privadas, la posición de rodillas representa adecuadamente nuestra condición como sus súbditos; infunde en nosotros un sentido de nuestra propia pequeñez y debilidad, y muestra respeto por aquel que es mucho mayor nosotros y es “alto y sublime”. Reconoce nuestra dependencia de él. ¿Qué excusa tenemos para no arrodillarnos ante Dios en el culto de la iglesia, cuando venimos a presentar nuestras peticiones formalmente delante de él? Creo que ese es el punto que la señora de White quiso destacar. Pero otras oraciones, para otros fines y en otros lugares, se pueden ofrecer en otras posiciones. De este modo, la Biblia habla, por ejemplo, de Nehemías que ofreció una breve oración por dirección mientras estaba delante del rey de Persia, quien le había hecho una pregunta y esperaba su respuesta. Estas oraciones están bien a la vista de la señora de White.

Por lo tanto, el hecho de que la señora de White aceptara otras posturas en la oración en otras ocasiones, a mi entender, no presenta una contradicción con su afirmación de que arrodillarse “es siempre la posición correcta” para el que está representando a la congregación en la oración principal del culto.




¿Se salvara solamente uno de cada diez adventistas?


¿Se salvara solamente uno de cada diez adventistas?

Responde William Fagal – Director asociado del Patrimonio White -:

¿Dijo Elena de White que “ni uno de cada de diez en la Iglesia Adventista se salvara”? Si es cierto ¿dónde aparece?

No, la señora de White no hizo tal declaración. En la base de datos del CD-ROM, solo hay una referencia a “ni uno de cada de diez”, y se ocupa de la cuestión de cuantos ministros están adecuadamente informados y son competentes para tratar cuestiones de salud. La expresión más común de la señora de White era “ni uno de cada veinte”. Lo más cerca que podemos llegar a lo que pide esta declaración:

Es una solemne declaración la que hago a la iglesia, de que ni uno de cada veinte de aquellos cuyos nombres están registrados en los libros de la iglesia se halla preparado para terminar su historia terrenal. Esa persona estaría tan ciertamente sin Dios y sin esperanza en el mundo como cualquier pecador común. Profesan servir a Dios, pero están sirviendo fervientemente a Mamón. Esta obra que se hace a medias es una negación constante de Cristo, más bien que una confesión de Jesús. Muchos han traído a la iglesia su propio espíritu insubordinado, carente de refinamiento. Su gusto espiritual esta pervertido por sus propias corrupciones inmorales y degradantes, y simbolizan al mundo en espíritu, en corazón y en propósito, confirmándose a sí mismos en prácticas lujuriosas, completamente llenos de engaño en su profesa vida cristiana. ¡Viven como pecadores, y pretenden ser cristianos! Los que pretenden ser cristianos y confesar a Cristo deben salir de entre ellos, y no tocar cosa inmunda, y separarse...–Servicio cristiano, p. 33.

Aunque esta es ciertamente una declaración solemne, usted puede observar que no es una predicción de lo que pasara al final, sino que es una declaración de las condiciones actuales en el momento de escribirse. Lo mismo puede decirse de sus otras declaraciones de “ni uno de cada veinte” o “ni uno de cada cien”. El resultado al final dependerá de la respuesta de las personas a los llamados como los que la señora de White hacía, y a los eventos finales mientras se desarrollan.

No debemos tomar estas declaraciones literalmente, porque ni una sola vez Elena de White escribe “ni uno de cada ocho” o “ni uno de cada trece”. Uso las declaraciones de manera figurada, para mostrar la seriedad de lo que estaba aseverando.




¿Qué paso con la divinidad de Cristo en la cruz?


¿Qué paso con la divinidad de Cristo en la cruz?

Responde William Fagal – Director asociado del Patrimonio White -:

No conozco fuentes adventistas contemporáneas que comenten sobre este concepto, aunque ciertamente, puede que haya algunas. Creo que estamos tratando simplemente con uno de los misterios de la encarnación. Jesús era perfectamente Dios y plenamente humano, con sus dos naturalezas combinadas en una sola. He encontrado varias declaraciones más de las que usted citó al respecto en el Comentario bíblico adventista, (t. 5, p. 1.088) en la sección “Comentarios de E. G. de White” en marcos 16:6:

La Deidad no murió. La naturaleza humana del hijo de María, ¿fue cambiada en la naturaleza divina del Hijo de Dios? No. Las dos naturalezas se mezclaron misteriosamente en una sola persona: el hombre Cristo Jesús. En él moraba toda la plenitud de la Deidad corporalmente. Cuando Cristo fue crucificado, su naturaleza humana fue la que murió. La Deidad no disminuyó y murió; esto habría sido imposible. Cristo, el inmaculado, salvará a cada hijo e hija de Adán que acepte la salvación que se lo ofrece, que consienta en convertirse en hijo o hija de Dios. El Salvador a comprado la raza caída con su propia sangre.

Este es un gran misterio, un misterio que no será comprendido plena y completamente, en toda su grandeza, hasta que los redimidos sean trasladados. Entonces se comprenderán el poder la grandeza y la eficacia de la dádiva de Dios para el hombre. Pero el enemigo ha decidido que esta dádiva sea oscurecida hasta el punto de que quede reducida a nada (Carta 208, 1904) […].

“Yo soy la resurrección y la vida”. El que había dicho: “Pongo mi vida, para volverla a tomar” salió de la tumba por la vida que estaba en él mismo. La humanidad murió: la divinidad no murió. Por su divinidad Cristo tenía el poder para romper las ataduras de la muerte. Él declara que tiene vida en sí mismo para dar vida a quienes les plazca.

Todos los seres creados viven por la voluntad y el poder de Dios. Son recipientes de la vida del Hijo de Dios. No importa cuán capaces y talentosos sean, no importa cuán grandes sean tus aptitudes, reciben nuevamente la vida de la Fuente de toda la vida. Él es el origen, la fuente de vida. Solo Aquel que es el único que tiene inmortalidad, que mora en luz, y vida, podía decir: “Tengo poder para ponerla [su vida], y tengo poder para volverla a tomar” […].

Cristo fue invertido con el derecho de dar inmortalidad. La vida que había entregado en su humanidad, la tomó otra vez y la dio a la humanidad. “Yo he venido”, dice él, “para que tengan vida y para que la tengan en abundancia”. – Youth Instructor [El instructor juvenil], 4 de agosto de 1898.

Si Dios es por definición inmortal, ¿Cómo puede morir a la Deidad? Como dijo la señora de White: “Eso habría sido imposible”. Sin embargo, Jesús murió, y su muerte afecto incluso su divinidad. No murió, pero al menos estaba inerte en la tumba. No entiendo toso esto, pero creo que algo al respecto debe haber pasado. Tal vez esta será uno de los temas de la salvación que examinaremos por la eternidad.




¿Conservará Jesús su cuerpo humano para siempre?


¿Conservará Jesús su cuerpo humano para siempre?

Responde William Fagal – Director asociado del Patrimonio White -:

Probablemente la declaración mejor conocida que resp0onde a su pregunta aparece en El Deseado de todas las gentes, capitulo 1, pagina 17:

Por medio de su vida y muerte, Cristo logró aun más que recuperar de la ruina lo forjado a través del pecado. Era el propósito de Satanás conseguir una eterna separación entre Dios y el hombre; pero en Cristo llegamos a estar más íntimamente unidos a Dios que si nunca hubiésemos pecado. Al tomar nuestra naturaleza el salvador se vinculó con la humanidad por un vínculo que nunca se ha de romper. A través de las edades eternas está ligado a nosotros. “De tal manera amo Dios al mundo, que ha dado a su hijo unigénito” (Juan 3:16). Lo dio no solo para llevar nuestros pecados y morir como nuestro sacrificio; lo dio a la raza caída. Para asegurarnos de su inmutable concejo de paz, Dios dio a su hijo unigénito para que llegase a ser uno más de la familia humana y retuviese para siempre su naturaleza humana. Tal es la garantía de que Dios cumplirá su palabra. “Un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro”. Dios adopto la naturaleza humana en la persona de su Hijo, y la ha llevado al más alto cielo. Es “el Hijo del hombre” quien comparte el trono del universo. Es “el Hijo del hombre” cuyo nombre será llamado: “Admirable, Concejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de paz” (Isa 9:6). El Yo Soy es el Mediador entre Dios y la humanidad, que pone su mano sobre ambos. El que es “santo, inocente, sin mancha, apartado de los pecadores”, no se avergüenza de llamarnos hermanos (Heb. 7:26; 2:11). En Cristo, la familia de la tierra y la familia están ligadas. Cristo glorificado es nuestro hermano. El cielo está guardado como reliquia en la humanidad, y la humanidad está incluida en el seno del Amor infinito.




¿Han sido cambiadas las palabras de nuestras Biblias?


¿Han sido cambiadas las palabras de nuestras Biblias?

Responde William Fagal – Director asociado del Patrimonio White -:

Creo que cuando la señora de White escribió acerca de los “sabios” que -2en algunos casos cambiaron las palabras, creyendo que estaban haciendo más claro su sentido” ella no estaba pensando en las nuevas traducciones de la biblia ni en los comentarios. Más bien, se refería a los tiempos en que las únicas copias de la Biblia eran hechas a mano y por lo tanto, eran pocas en comparación a lo que tenemos hoy.

En total, actualmente hay varios miles de manuscritos de porciones, y de vez en cuando de todo el Nuevo Testamento, algunos que datan hasta el siglo segundo d.C., pero la mayoría son los de los siglos posteriores hasta aproximadamente el siglo XVI. No hay dos de estos manuscritos que sean iguales en cada detalle. Puede haber diferencias de ortografía, errores ocasionales de la copia en la que se deja una palabra o una línea o se repite, y así sucesivamente. Y luego están las diferencias de redacción. Muchas de las traducciones modernas le informarán acerca de estas diferencias en las notas al pie en la parte inferior de la página.

La señora de White, creo, estaba comentando sobre la tendencia de algunos escribas, mientras copiaban, de hacer que el texto diga lo que “debe” decir, para “aclarar” los significados que eran oscuros o problemáticos para ellos, haciendo que el texto se ajustara a lo que creían. Sin embargo, ella expreso su confianza en nuestra capacidad de encontrar la verdad en las Escrituras mediante la comparación de una parte de la Escritura con otra, de modo que nadie se extraviara. Y de hecho, el número de manuscrito que tenemos para cada porción de la Escritura (por lo que podemos compararlos) y las formas que tenemos de evaluar las variaciones, nos han dado incluso mayor confianza de que tenemos el texto de la Biblia tan parecido dentro de lo posible a como fue escrito originalmente.

En otro lugar, en Mensajes selectos, tomo 1, página 18, la señora de White comento al respecto algo parecido al pasaje que usted ha citado:

Algunos nos miran con seriedad y dicen: “¿No creen que debe haber habido algún error de copista o de traductor?” todo esto es probable, y aquellos que son tan estrechos para vacilar por esto y tropezar en esta posibilidad o probabilidad, estarían también listos para tropezar en los misterios de la Palabra inspirada, porque su débil mente no puede discernir los propósitos de Dios. Si, tropezarían con la misma facilidad en los claros hechos que acepta la mente común que discierne lo Divino, y para la cual las declaraciones de Dios son claras y bellas, llenas de meollo y de grosura. Todos los errores no ocasionaran dificultad a un alma ni harán que ningún pie tropiece, a menos que se trate de alguien que elaboraría dificultades de la más sencilla verdad revelada.

A pesar de reconocer que tales problemas podrían haber ocurrido, ella tenía una confianza ilimitada en la Biblia. Ella continúa diciendo, en las páginas 19 y 20:




¿Son peligrosas las traducciones modernas de la Biblia?


¿Son peligrosas las traducciones modernas de la Biblia?

Responde William Fagal – Director asociado del Patrimonio White -:

No conozco ninguna declaración de la señora de White advirtiendo en contra de que las nuevas versiones de la Biblia se harían para esparcir falsedades. Tenemos un documento concerniente al uso de las diferentes versiones de la Escritura de la señora de White misma. Revela algo sobre su actitud hacia la variedad de traducciones de la Biblia:

En sus escritos Elena de White hizo usos de las varias traducciones inglesas de las Santas Escrituras que estaban disponibles en sus días. Sin embargo, ella no comenta directamente sobre los méritos relativos de estas versiones, pero es claro por su práctica que ella reconocía la conveniencia de utilizar lo mejor de todas las versiones de la Biblia. Lo que ella escribió coloca un amplio fundamento para un enfoque sin prejuicios a las muchas traducciones de Texto Sagrado […].

Sobre la actitud de la señora de White hacia la revisión de la Biblia inglesa de 1880, su hijo, W. C. White, informa:

“Antes de que se publicaran la Versión Revisada, se filtraron declaraciones del comité tocante a los cambios que pretendían hacer. Puse a mi madre en conocimiento de esto, y ella me dio una información muy sorprendente en cuanto a estas Escrituras. Esto me condujo a creer que la revisión, cuando estuviera disponible, sería un asunto de gran utilidad para nosotros” (W. C. White, DF 579 [1931]; Ministry [Ministerio], abril, 1947, p. 17).

Es significativo que casi inmediatamente después de la aparición de la Versión Inglesa Revisada, la señora de White hizo uso de la misma en sus libros, como hizo con la American Standart Revisión cuando estuvo disponible en 1901 […].

En cuanto a la actitud de la señora de White referente a las revisiones de 1885 y 1901, y el uso que ella hizo de estas en la predicación y la escritura, su hijo, W. C. White, quien estuvo asociado estrechamente con ella en su ministerio publico y en la preparación y publicación de sus libros, escribió en 1931: “No conozco nada en los escritos de E. G. de White, ni puedo record nada de las conversaciones de la hermana White, que diera a entender que ella sentía que hubiera algún mal en el uso de la Versión Revisada […].

“Mientras se preparaban los manuscritos para sus nuevos libros y para ediciones limitadas de libros ya publicados, pusimos en conocimiento de la hermana White tanto como la hermana Davis, el hecho de que estaba usando textos que estaban traducidos de manera más clara en la Versión Revisada. La hermana White estudio cada caso cuidadosamente, y en algunos nos instruyó a utilizar la Versión Revisada. En otros nos instruyó a ceñirnos a la Versión Autorizada, la King James version.

“Cuando Testimonios para la Iglesia, el como 8, fue publicado y parecía conveniente hacer algunas citas extensas de los Salmos, se le hizo notar a la señora de White que era preferible la Versión Revisada de estos Salmos, y que al utilizar la forma de versos en blanco los pasajes eran más legibles: La hermana White considero el asunto reflexivamente, y nos instruyó a usar la Versión Revisada”. –Arthur L. White, The E. G. White Counsel on Versions of the Bible [El consejo de E. G. de White sobre versiones de la Biblia].




¿Dijo algo Elena de White sobre los dinosaurios?


¿Dijo algo Elena de White sobre los dinosaurios?

Elena de White no menciono a los dinosaurios por nombre. Sin embargo, muchas personas creen que ella se refirió a ellos en declaraciones tales como la siguiente, de los libros Spiritual Gifts [Dones Espirituales]. Si esto es correcto, la primera declaración responde su pregunta de si estuvieron en el arca:

Todas las especies de animales que Dios había creado fueron preservadas en el arca. Las especies confusas que Dios no creo, que fueron el resultado de amalgamación, fueron destruidas por el diluvio. –Spirituals Gifts [Dones Espirituales], t. 3, p. 75.

En la tierra, en las montañas y en los valles se encuentran huesos de seres humanos y animales, los cuales muestran que existieron animales y seres humanos muchos mayores que los que existen hoy día. Me fue mostrado que existieron antes del diluvio animales muy grandes y poderosos que hoy no existen. A veces también se encuentran instrumentos de guerra, así como madera petrificada. Debido a que los huesos de los seres humanos y de los animales encontrados son muchos más grandes que los seres humanos y animales que viven actualmente, o que han vivido por muchas generaciones pasadas, algunos concluyen que la tierra fue poblada mucho antes del registro de la creación por una raza de seres de tamaño muy superior a los de la actualidad. –Spiritual Gifts [Dones espirituales], t. 4, p. 121.

La primera declaración indica que las “especies confusas que Dios no creo” fueron resultado de la amalgamación”, y que no fueron preservados en el arca, sino que perecieron en el diluvio. La señora de White no explico cómo ocurrió este cruzamiento. Los intentos por definirla de manera más cabal son por necesidad para especulación. No sé si los seres humanos tuvieron o no tuvieron que ver con esto. La señora de White sencillamente lo no dice.




¿Escribieron los asistentes literarios de Elena de White sus libros?


¿Escribieron los asistentes literarios de Elena de White sus libros?

Responde William Fagal – Director asociado del Patrimonio White -:

No conozco cual es el punto específico que semana el articulo al que usted se refiere en relación con el trato a Fannie Bolton por parte de la señora White. Si está interesado, puede obtener una copia de The Frannie Bolton Story [La Historia de Fannie Bolton], una colección de todas las cartas conocidas de Elena de White, Fannie Bolton y sus asociadas que tiene relación con estos asuntos, bajándolo en la página Web del Patrimonio White.

Le puedo ayudar más directamente con la pregunta de si la señora de White o sus ayudantes literarios escribieron sus materiales. En nuestro sitio Web, www.WhiteEstate.org, en la sección “Asuntos y Respuestas”, se encuentra un apartado titulado “Preguntas y respuestas acerca de Elena de White”. Incluye el material que sigue:

¿Qué estaban autorizados a hacer los secretarios y colaboradores literarios de Elena de White, en cuanto a sus escritos?

Elena de White no siempre usaba gramática perfecta, ortografía, puntuación, en la hechura de frases o párrafos de su escritura. Ella reconoció francamente la carencia de tales habilidades técnicas. En 1873 se lamentaba: “Yo no soy una persona de letras. No puedo preparar mis propios escritos para la impresión. […] No soy experta en gramática” (Mensajes selectos, t. 3, p.100). Ella era consciente de su necesidad de que otros ayudaran en la preparación de sus manuscritos para su publicación. W. C. White describe los límites que su madre estableció para sus colaboradores:

“A los copistas de mamá se les encargaba la labor de corregir los errores gramaticales, de eliminar repeticiones innecesarias y de agrupar los párrafos y secciones en su mejor orden […].

“los colaboradores de mama de experiencia, como las hermanas Davis, Burnham, Bolton, Peck y Hare, que están muy familiarizados con sus escritos, están autorizados a tomar una frase, un párrafo, o una sección de un manuscrito e incorporarlo en otro manuscrito donde se expresó el mismo pensamiento, pero no con tanta claridad. Pero ninguno de los colaboradores de mi madre está autorizado a añadir a los manuscritos, mediante la introducción de sus propios pensamientos” (W.C. White a G. A. Irwin, 7 de mayo de 1900)

Mientras se estaban preparando para los capítulos de cada libro, Elena de White era consultada constantemente, y cuando el trabajo se completaba, se le daba a ella para su aprobación final.

A la edad de 75 años, explico su trabajo a su hermana, Mary:

“Ahora bien, mi hermana, no creas que me he olvidado de ti; porque no lo he hecho. Sabes que tengo libros que escribir. Mi último esfuerzo es un libro sobre la verdadera educación. La escritura de este libro ha sido muy difícil para mí, pero está casi terminado. Estoy terminando el ultimo capitulo. Este libro no tendrá tanto material como hay en algunas de mis obras más grandes, pero la instrucción que incluye es importante. Continuamente siento la necesidad de la ayuda de Dios.

“Sigo siendo tan activa como siempre. No estoy decrepita en el menor sentido. Puedo hacer mucho trabajo, escribiendo y hablando como lo hacía hace años.

“Volví a leer todo lo que fue copiado, para ver si esta como debe ser. Leí todo el manuscrito del libro antes de mandarlo al impresor. De manera que puedes ver que mi tiempo está muy ocupado” (Carta 133, 1902).

Hay abundantes testimonios de los secretarios de la señora de White, no solo en declaraciones públicas, sino en la correspondencia privada con los editores, de que trabajan dolo en lo que ella había escrito; que ellos no escribían material para ella.

Fannie Bolton se retractó públicamente de su afirmación de que ella había escrito los materiales de la señora de White. La encontrara en el documento que le mencione. Más tarde, después de que tanto Fannie Bolton como la señora de White habían muerto, un crítico de la señora de White afirmó que tenis pruebas irrefutables de que Fannie, y no la señora de White, había escrito El camino a Cristo. Pero nunca expreso dicha prueba. De hecho, el argumento era un disparate porque se puede encontrar porciones de El camino a Cristo en material que la señora de White escribió y publico antes de que hubiera conocido a Fannie Bolton. El camino a Cristo, al igual que muchos de los últimos libros de la señora de White, fue elaborado a partir de sus primeros escritos, tanto publicados como inéditos, que fueron organizados en el libro que hoy conocemos. Así que ahí está la prueba de que se trataba de material de la señora de White, no de Fannie.




¿Qué significa la declaración de Elena de White sobre el cruzamiento o amalgamación?


¿Qué significa la declaración de Elena de White sobre el cruzamiento o amalgamación?

Responde William Fagal – Director asociado del Patrimonio White -:

En enero de 1995, un autor de la Adventist Review [Revista Adventista] respondió a una pregunta de un lector que dijo que la señora de White había aseverado de un apareamiento fecundo de los humanos y animales. Tal vez este es el elemento que usted recuerda hacer leído, para poner la respuesta en pocas palabras, la afirmación de que la señora de White dijo esto simplemente no era cierta, ella no dijo eso.

El texto siguiente se encuentra en las páginas 491 y 492 del libro Mensajera del Señor, un libro informativo y muy útil de Herbert E. Douglass.

Los críticos han acusado de que Elena de White escribió en 1864 (publicado nuevamente en 1970) que seres humanos cohabitaron en un tiempo con animales y que su descendencia produjo ciertas razas que existen en la actualidad. La declaración reza así: “Pero si hubo un pecado por encima de otro que requería la destrucción de la raza por el diluvio, fue el vil crimen del cruzamiento de hombre y bestia que desfiguro la imagen de Dios y causo confusión en todas partes. Dios se propuso destruir por un diluvio a esa raza poderosa y longeva que había corrompido sus caminos delante de él” (Spiritual Gifts [Dones espirituales], t. 3, p. 64).

Ningún diccionario ha usado jamás la palabra “cruzamiento” para describir la cohabitación del hombre con la bestia. […] El uso del siglo XIX incluía la mezcla de diversas razas […].

En otras dos ocasiones, la señora de White uso la palabra amalgamation [“amalgamación” y “cruzamiento”]. La empleo metafóricamente, al comparar a los creyentes fieles con las personas del mundo. [Nota: “Aquellos que profesan ser seguidores de Cristo, deberían ser agentes vivientes que cooperen con las inteligencias celestiales; pero al unirse con el mundo, el carácter del pueblo de Dios se empaña, y mediante la amalgamación con lo corrupto, el oro fino se vuelve opaco” (Review and Herald, 23 de agosto, 1892)].

Y la uso para describir el origen de las plantas venenosas y otras irregularidades en el mundo biológico: “Toda hierba perniciosa es de su [Satanás] siembra, y mediante sus ingeniosos métodos de cruzamiento [amalgamation, en original ingles] ha corrompido la tierra con cizaña” (Mensajes selectos, t. 2, p. 331).

Al reconocer que Satanás ha sido un agente activo en la corrupción del plan de Dios para el hombre, las bestias, las plantas, etcétera, podemos comprender mejor lo que Elena de White puede haber querido decir cuando describió los resultados del cruzamiento. Aquello que “desfiguro la imagen de Dios” en el hombre y que “confundió las especies [de animales]” ha sido el trabajo de Satanás con la cooperación de los seres humanos. Ese “cruzamiento [amalgamación] de hombre y [de] bestia, como puede verse en las variedades casi infinitas delas especies de animales, y en ciertas razas de hombres”, llega a ser comprensible.

La señora de White nunca insinuó la existencia de seres subhumanos o de ninguna clase de relación animal-humana hibrida. Ella hablo de “especies de animales” y de “razas de hombres”, pero no de ninguna clase de cruzamiento de animales con seres humanos.

Aquí está la declaración clave que en mi opinión nos ayuda a determinar lo que la señora de White quiso decir, o al menos lo que ella no quiso decir:

“todas las especies de animales que Dios había creado fueron preservadas en el arca. Las especies confusas que Dios no creo, que fueron resultado de la amalgamación, fueron destruidas por el diluvio ha habido amalgama de hombres y bestias, como puede verse en la casi interminable variedad de especies de animales y en ciertas razas de hombres” (Spiritual Gifts [Dones espirituales], t. 3, p. 75).

La pregunta es si la “amalgama de hombre y bestia” aquí significa la fusión de seres humanos con bestias o fusión de seres humanos con seres humanos y de bestias con bestias. Aunque no estoy del todo seguro de que a señora White tenía en mente con esta declaración (la que excluyo de reediciones posteriores de este material), tengo que concluir que ella tuvo la última interpretación en mente, ya que este cruzamiento, dijo, ha traído “la casi interminable variedad de especies de animales”.

Piense en ello. La gran variedad de animales ¿vino como resultado de la unión del ser humano con la bestia? Nadie que conozco sostiene que esta gran variedad se debe a ese “cruzamiento o amalgamación”, ni he oído a nadie tratar de afirmar que la señora de White creía eso de los animales. Sus críticos siempre se centran en la cuestión más limitada de algunas especies intermedias, en pate humanas y en parte bestias, y a menudo tratan de decir que la referencia a “ciertas razas de hombres” indica que consideraba qie los afroamericanos eran el resultado de tal cruce. No lo creo. Lo que en realidad dijo en este párrafo es incompatible, en mi opinión, con la idea de que los descendientes se formaron por la unión de seres humanos y animales. Tenga en cuenta que en la última frase de la declaración, ella diferencio claramente al hombre del animal, incluso después que la amalgamación hubo ocurrido. ¿Dónde estaría la línea divisoria, si los dos se habían cruzado? Además, Elena de White no hizo ninguna conexión entre esta amalgama y los afroamericanos.

Es mucho más fácil decir lo que creo que la señora de White no dijo, que tratar de mostrar lo que ella dijo. Si ella no tenía la intención de transmitir la idea del cruzamiento de los seres humanos con bestias, entonces debió de haber querido decir la amalgamación del ser humano con el ser humano y de los animales con los animales, cuyos resultados, dijo, todavía se podían ver en la gran variedad en el reino animal y en ciertas razas de hombres.

En cuanto a la amalgamación entre los seres humanos y lo que la señora de White pudo haber querido decir con eso, no tenemos mucho que decir tampoco. Lo más cercano que conozco en los escritos de la señora de White es su explicación de Génesis 6:2, en Patriarcas y profetas, pagina 68. Allí ella afirma que cuando “Vieron los hijos de Dios [descendientes de Set] que las hijas de los hombres [descendientes de Caín] eran hermosas” y se casaron con ellas, “El pecado se extendió por toda la tierra como una lepra mortal”.

¿Tenía la señora de White este tipo de cruce en mente en su declaración de amalgamación o cruzamiento? No lo sé. Esta interpretación tiene la virtud de citas comparables: cuando la Biblia nos da la mezcla de los hijos de Dios” con las hijas de los hombres” como una causa que llevo al Diluvio, la señora de White de manera análoga enumera la amalgamación como la causa tal. ¿Estaba dando a entender que se trataba de la misma transgresión? No creo que podamos determinar esto lo suficientemente bien como para satisfacer a todos.




¿Está mal tener reuniones de la Junta de iglesia en sábado?


¿Está mal tener reuniones de la Junta de iglesia en sábado?

Responde William Fagal – Director asociado del Patrimonio White -:

Usted ha planteado una pregunta interesante. No he encontrado una respuesta específica a ella en la búsqueda que hice en los escritos de la señora de White, por lo que podemos mirar a otras instituciones que puedan ser más o menos semejantes a la que nos interesa.

Cuando busqué la frase “reuniones de negocios” en el mismo párrafo que la palabra sábado, encontré la siguiente referencia en la biografía de seis tomos sobre la señora de White escrita por Arthur L. White:

El asunto [de organizar o no organizar y registrar oficialmente a la iglesia para que pudiera poseer bienes con seguridad] osciló de acá para allá en los próximos seis meses, con alguna referencia a ello en la mayoría de los números de la Review (Revista Adventista). Luego vino la convocatoria de un congreso general en Battle Creek, comenzando el viernes 28 de septiembre, para considerar la protección de la obra a través de algún tipo de organización.

Debido a la importancia del congreso, sus actas de negocio se presentaron en detalle en los números de la Review and Herald del 9, 16 y 23 de octubre. Las reuniones de negocios comenzaron el 29 de septiembre inmediatamente después del sábado, con la elección de Joseph Bates como presidente.

Teniendo en cuenta el debate que había estado ocurriendo en la Review, los asistentes al congreso comenzaron inmediatamente una larga discusión. Estaba claro que la mayoría veía negativamente cualquier medida hacia la organización. Las reuniones continuaron hasta la noche después del sábado, y el domingo por la mañana y por la tarde, terminando finalmente con la adopción de lo siguiente […]. – Ellen G. White: The Early Years 1827 – 1862 [Elena G. de White: los primeros años 1827 – 1862], t. 1, p. 421.

La reunión mencionada anteriormente tenía que ver con la organización de nuestro movimiento como un cuerpo legalmente reconocido. Los líderes de la iglesia esperaron hasta después del sábado para tratar el asunto. Recuerdo que en las reuniones de la Asociación General, incluso hoy en día, las reuniones de negocios se lleva a cabo en horas no sabáticas, y las reuniones del sábado son dedicadas a asuntos inspiradores.

Sin embargo, el punto que usted plantea sobre la planificación de distribuir tratados, ayudar a los necesitados, etcétera, como parte del ministerio espiritual de la iglesia, parece tener cierta validez. No me siento calificado para decir que al hacer dicha planificación durante el sábado esté mal, pero me hago varias preguntas al pensar en esto: ¿Cómo quiere el Señor que yo pase las horas sagradas del sábado a fin de cumplir mejor su propósito? ¿Estoy dispuesto a programar estas sesiones en sábado para que no interfieran con mis planes para los otros seis días? Si no programara estas reuniones en sábado, ¿cómo aprovecharía el tiempo? ¿Recibiría más de las bendiciones que el Señor ha dispuesto que el sábado me traiga, o lo usaría de maneras que resultarían en menos bendiciones?




¿Está prohibido a los adventistas tener reuniones sociales de iglesia?


¿Está prohibido a los adventistas tener reuniones sociales de iglesia?

Responde William Fagal – Director asociado del Patrimonio White -:

La señora de White no se oponía a tales cosas. Por ejemplo, ella escribió: “Nuestras relaciones sociales no deberían ser dirigidas por los dictados de las costumbres del mundo, sino por el Espíritu de Cristo y por las enseñanzas de su Palabra” (El ministerio de curación, cap. 28, p. 272). Esa es la diferencia. Ella condenó las reuniones sociales de otras iglesias que eran incompatibles con los valores y normas cristianas. No se estaba refiriendo aquí a las reuniones sociales de iglesia en las que las personas no “participan en festines y en escenas de diversión que degradan la religión de Jesucristo”.

Testimonios para los ministros, capítulo 7, páginas 99 y 100, contiene la siguiente nota en cuanto a las reuniones sociales. Tome en cuenta el contraste:

Las reuniones para tener intercambio social pueden hacerse de tal manera que sean provechosas e instructivas en el más alto grado cuando los que se reúnen para intercambiar pensamientos con respecto a la Palabra de Dios, o para considerar métodos sobre cómo hacer progresar su obra y hacer el bien a sus semejantes. Cuando no se hace ni dice nada que agravie al Espíritu Santo de Dios, sino que se lo considera como un huésped bienvenido, entonces Dios es honrado, y los que se reúnen son refrigerados y fortalecidos […].

Pero en Battle Creek ha habido una clase de reuniones sociales de carácter enteramente distinto, reuniones de placer que han sido una desgracia para nuestras instituciones y para la iglesia. Estimulan el orgullo en el vestir, los adornos personales.

Todos querían pasar por personas brillantes, y se entregaban a la hilaridad, las bromas tontas, la adulación barata y grosera, y las risotadas estruendosas. Los ojos centelleaban, las mejillas estaban encendidas, la conciencia dormía. Mientras comían, bebían y se divertían, hacían lo mejor que podían para olvidar a Dios. La escena de placer era su paraíso.

La señora de White señaló que Jesús no se oponía a las reuniones adecuadas.

Jesús condenaba la complacencia propia a todas sus formas; sin embargo, era de naturaleza sociable. Aceptaba la hospitalidad de todas las clases, visitaba los hogares de los ricos y de los pobres, de los sabios y de los ignorantes, y trataba de elevar sus pensamientos de los asuntos comunes de la vida, a cosas espirituales y eternas. No autorizaba la disipación, y ni una sombra de liviandad mundanal manchó su conducta; sin embargo, hallaba placer en las escenas de felicidad inocente, y con su presencia sancionaba las reuniones sociales. – El hogar cristiano, cap. 80, p. 437.




¿Indicó Elena de White que no deberíamos usar anillos de bodas?


¿Indicó Elena de White que no deberíamos usar anillos de bodas?

Responde William Fagal – Director asociado del Patrimonio White -:

Solamente hay una declaración conocida de la señora de White que habla explícitamente del anillo de bodas. Esta publicada en Testimonios para los ministros, cap. 21, páginas 196 y 197. Fue escrita a los misioneros estadounidenses en Australia, donde el uso del anillo de bodas era una costumbre bien establecida. Aquí está su declaración, con uno o dos párrafos anteriores, para ver el contexto.

En el comer, el vestir y el amueblamiento de nuestra escuela necesitamos conservar la sencillez de la verdadera piedad. Muchos se negarán a sí mismos y se sacrificarán con el fin de que la obra misionera tenga éxito, y si ellos vieran estos fondos gastados en las telas más caras y en los más costosos muebles o artículos para la mesa de la comunión, esto tendría una muy desafortunada influencia sobre esos hermanos y hermanas. Nada podría obrar en forma más decidida contra nuestra utilidad presente y futura en nuestro país. La primerísima lección que debemos enseñar a nuestros alumnos es la abnegación. Que sus ojos, sus sentidos, capten la lección; que todo el mobiliario de la escuela transmita instrucción práctica en el sentido de que la obra puede avanzar solo mediante un sacrificio constante […]

Nuestros pastores y sus esposas deben ser ejemplos de sencillez en el vestir; deben vestir en forma prolija, cómoda, usando buenas telas, pero evitando cualquier cosa como extravagancias y adornos, aunque no sean costosos, porque estas cosas hablan en contra de nosotros. Debemos educar a los jóvenes a vestir con sencillez, sencillez con pulcritud. Que los adornos innecesarios sean dejados de lado, aun cuando su costo sea ínfimo […]

Algunos se han preocupados con respecto al uso del anillo de compromiso y les parece que las esposas de nuestros ministros deben amoldarse a esa costumbre. Todo eso es innecesario. Tengan las esposas de los pastores el enlace de oro que liga su alma a Jesucristo: un carácter puro y santo, el amor verdadero, la mansedumbre y la piedad que son los frutos producidos por el árbol cristiano, y su influencia estará segura en cualquier parte.

Que el no cumplimiento de la costumbre produzca comentarios no es una buena razón para adoptarla. Los norteamericanos pueden hacer su descargo al declarar sencillamente que en su país la costumbre no se considera obligatoria. No necesitamos llevar el símbolo porque no somos infieles a nuestros votos matrimoniales, así como llevar el anillo no prueba que somos fieles.

Me preocupa profundamente este proceso de fermentación que parece acontecer entre nosotros: la conformidad con las costumbres y modas. No debiera gastarse un centavo en un anillo de oro para testificar que somos casados.

En los países donde la costumbre impera, no nos sentimos obligados a condenar a aquellos que usan su anillo de compromiso; llévenlo si pueden hacerlo a conciencia; pero ninguno de nuestros misioneros debe sentir que llevar un anillo acrecentará su influencia en una jota o una tilde. Si son cristianos, ello se manifestará en su carácter semejante al de Cristo, en sus palabras, en sus obras, en el hogar, en su trato con los demás; se evidenciará por medio de su paciencia, longanimidad y bondad. Manifestarán el espíritu del Maestro, poseerán su belleza de carácter, su hermoso temperamento y su corazón compasivo.

Usted notará que la señora de White no prohibió el uso del anillo, pero dijo que “en países donde la costumbre es imperativa”, es decir, donde es un “criterio de virtud” (para utilizar la frase de W. C. White), ella no tenía reparos a que las personas usaran el anillo “si pueden hacerlo a conciencia”. Por la última expresión, creo que quiso decir que debieran sopesar el asunto cuidadosamente, conscientes del posible lado negativo de llevar el anillo, y entonces usarlo solo si están convencidos de que esto es lo que deberían hacer. En América del Norte el uso más extendido del anillo de bodas parece haber ido acompañado de una mayor utilización de otros tipos de joyas por nuestro pueblo: anillos de varias clases, aretes, collares, brazaletes e incluso varios “piercings”. Este es el peligro práctico que confronta la iglesia.




¿Nos enviara Dios nueva luz antes de que Jesús regrese?


¿Nos enviara Dios nueva luz antes de que Jesús regrese?

Responde William Fagal – Director asociado del Patrimonio White -:

No conozco una declaración de la señora de White que afirme que ninguna nueva luz ha de ser revelada antes de que Jesús regrese. Me parece que ella siempre dejo abierta la posibilidad de que descubriéramos nueva luz. Durante su vida no descarto a nadie que viniera diciendo tener nueva luz, sino que les dijo como manejarlo: “Llévenla a los hermanos de experiencia, preséntenlo delante de ellos, y dejen que ellos determinen si ven alguna importancia en ella. Si lo hacen, bien, busquen nuevas oportunidades para darla a conocer. Si no lo hacen deséchenla” (ver, por ejemplo, Testimonios para la iglesia, t. 5, pp. 272, 273). Estas instrucciones no habrían sido necesarias si no hubiera más luz que pudiera ser revelada.

La señora de White escribió:

Es un hecho que tenemos la verdad, y debemos sostener con tenacidad las posiciones que no pueden ser mimadas; pero no hay que mirar con sospecha a cualquier nueva luz que Dios pueda enviar, y decir: En realidad no podemos ver que necesitamos más luz que la antigua verdad que hasta ahora hemos recibido, y en la estamos establecidos. Mientras mantenemos esta posición, el testimonio del Testigo Fiel aplica a nuestros casos la reprensión: “pero no sabes que eres desventurado, miserable, pobre, ciego y estas desnudo”. Aquellos que se sienten ricos y enriquecidos con bienes y sin necesidad de nada, están en una condición de ceguera en cuanto a su verdadera condición ante Dios, y no lo saben.- Review and Herald, 7 de agosto de 1989 (Counsels to Writers and Editors [Consejos para escritores y editores], p.33).

Aunque la señora de White dijo que siempre tenemos que estar abiertos a nueva luz, también advirtió:

Satanás espera envolver al pueblo remanente de Dios en la ruina general que esta por sobrevenir a la tierra. A medida que la venida de Cristo se acerque, será más resuelto y decidido en sus esfuerzos para vencerlo. Se levantaran hombres y mujeres, profesando tener alguna nueva luz o alguna nueva revelación que tratara de conmover la fe en los antiguos hitos. Sus doctrinas no soportaran la prueba de la Palabra de Dios, pero habrá almas que serán engañadas.- Testimonios para la iglesia, t. 5, p. 275.




¿Podemos celebrar la fiesta de la Pascua?


¿Podemos celebrar la fiesta de la Pascua?

Responde William Fagal – Director asociado del Patrimonio White -:

La Iglesia Católica permitió, y quizás alentó, la adopción de algunos símbolos paganos de fertilidad de la primavera, y han llegado a formar parte de muchas celebraciones de Pascua. Este es el origen de los huevos de Pascua, y los conejos de Pascua, por ejemplo, tanto los huevos como los conejos eran símbolos de fertilidad. El mismo nombre de la fiesta en inglés, Easter, es probablemente adaptado del nombre de la diosa Astarté (Ishtar). Este tipo de cosas contribuye en gran medida a explicar el porqué algunos adventistas reaccionar intensamente en contra de la Pascua.

Aunque en algunos aspectos comparto sus preocupaciones, no comparto su solución. La señora de White se oponía a que adoptáramos todos los símbolos de la Iglesia Católica y sus iglesias hijas, y la mayoría de los adventistas estarán de acuerdo con la señora de White acerca de esto. Pero nunca existirá un momento en que sea inapropiado reconocer y regocijarse con la muerte y la resurrección de nuestro Señor, mucho menos en el fin de semana de Pascua.

En mis días como pastor de iglesia, siempre predicaba un sermón sobre estos temas el sábado antes del Domingo de Resurrección. Si ese era el momento en que un cristiano de otra denominación entraba en mi iglesia, yo no quería que él tuviera la impresión de que los adventistas del séptimo día ignoraban el acontecimiento fundamental de la fe cristiana: la muerte y la resurrección de Jesús. Al mismo tiempo, no creo que sea necesario ni útil tratar de hacer que nuestras iglesias sean tan parecidas a las otras como sea posible, con los mismos adornos, carteles, ceremonias, etcétera, como ellas acostumbran. Así como Elena de White aconsejó a la gente a no pasar por alto la Navidad, sino a descartar los elementos que no honran a Cristo, creo que este debería ser nuestro objetivo con la Pascua.




¿Qué dijo Elena de White sobre las obras de teatro cristianas?


¿Qué dijo Elena de White sobre las obras de teatro cristianas?

Responde William Fagal – Director asociado del Patrimonio White -:

Aquí está la porción inicial de un documento que trata ese tema:

Se han recibido consultas en la oficina del Patrimonio White acerca de materiales de la pluma de la señora de White que traten sobre la cuestión de usar sátiras, obras teatrales u otros tipos de programas dramáticos en las instituciones adventistas del séptimo día. Los consejos de Elena de White que aluden al asunto tratan de varias situaciones. Al hacerlo, se enumeran los principios que debieran servir de guía para los adventistas hoy en día.

En todos los escritos del Espíritu de Profecía, Dios ha dado principios por medio de Elena de White que nos ayuden a determinar lo que debemos hacer. A continuación, nos da la libertad de elaborar nuestras propias acciones en armonía con estos principios. Al hacerlo, es importante recordar que Dios siempre nos señala el ideal. Su deseo supremo es que siempre alcancemos nuestro potencial máximo espiritualmente, y en todo lo demás que afecta nuestra salvación eterna […]

Un estudio de los consejos [de Elena de White] no revela una condena generalizada de todas las producciones dramáticas. En otras palabras, Elena de White no condena un programa solo porque pueda ser dramatizado. En este sentido, los consejos tocantes a las producciones dramáticas son muy parecidos a los relacionados con los deportes. […] La señora de White “no condenó el ejercicio sencillo del juego de pelota” (El hogar cristiano, cap. 80, p. 434), pero al enumerar los principios involucrados, señaló los graves peligros que suelen acompañar a las actividades deportivas. Asimismo, la señora de White no condenó el sencillo programa actuado y organizado por la escuela sabática de Battle Creeck en 1888, pero en varios lugares señala claramente los muchos y casi seguros peligros que acompañan las “representaciones” y “programas teatrales”.

Luego, parece que los asuntos relacionados tanto con el deporte como las producciones dramáticas en las instituciones adventistas del séptimo día deben ser resueltos sobre la base de principios fundamentales y no en un simple “sí” o “no”. Esto plantea un verdadero desafío, que exige el análisis cuidadoso de los principios involucrados, además de la determinación de regirse por ellos.

Si se puede enseñar a los jóvenes adventistas a entender y aplicar los principios cristianos en su vida personal, estarían muy por delante de muchos adultos que, trágicamente, nunca han aprendido que la vida del cristiano es guiada no por normas arbitrarias, sino por principios.




¿Qué hay de malo en ir al cine?


¿Qué hay de malo en ir al cine?

Responde William Fagal – Director asociado del Patrimonio White -:

En esencia, veo el problema desde dos ángulos. Primero: el carácter general del material que allí se presenta, y en segundo lugar, la influencia que ejercemos sobre otros si vamos allí.

En cuanto al primer problema, un par de referencias me llegan a la mente: Filipenses 4:8 y el Salmo 101:3. ¿Cómo pueden entretenerse los cristianos al contemplar representaciones de los pecados que llevaron a Jesús a la cruz?

En cuanto al segundo problema, algunos dicen: “Solo escojo buenas películas”. Incluso si esto es así, ¿animará su ejemplo a alguien que no tenga el mismo discernimiento que ellos para asistir al cine? ¿Justificará alguien más ir a ver cualquier cosa porque el hermano A va al cine?

Además, debemos tener en cuenta la posibilidad de que por medio de la contemplación cambien las normas de los espectadores “cuidadosos”. ¿Considerarían como aceptable una película que antes les hubiera escandalizado? (ver Isa. 5:20). Una famosa estrofa de un poema de Alexander Pope cuenta la historia:

El vicio es un monstruo de rostro tan espantoso,

Que para ser odiado solo debe ser contemplado;

Pero visto demasiado a menudo, con su faz familiarizados,

Primero lo soportamos, luego lo compadecemos y después lo abrazamos.

Por último, está el hecho de que lo que el espectador “cuidadoso” paga hoy para ver la “buena” película, ayuda a mantener abierta la sala de cine para la semana próxima, cuando será presentada una mala película.

Si por “teatro moderno” usted se refería a obras de teatro, creo que todavía los criterios se siguen aplicando. La señora de White escribió hace más de cien años:

Satanás emplea todos los medios posibles para popularizar el crimen y los vicios envilecedores. No podemos transitar por las calles de nuestras ciudades sin notar cómo se presentan descaradamente actividades delictuosas en alguna novela o en algún escenario teatral.

La mente se educa en la familiaridad con el pecado. Los periódicos y las revistas del día recuerdan constantemente al pueblo la conducta que siguen los depravados y viles; en relatos palpitantes le describen todo lo capaz de excitar las pasiones. Tanto lee y oye la gente con respecto a crímenes degradantes, que aun los que fueran una vez dotados de una consciencia sensible, a la cual hubieran horrorizado tales escenas, se vuelven empedernidos, y se espacian en estas cosas con ávido interés.

Muchas de las diversiones que son populares en el mundo de hoy, aun entre aquellos que se llaman cristianos, tienden al mismo que perseguían las de los paganos. Son, en verdad, pocas las diversiones que Satanás no aprovecha para destruir a las almas. Por medio de las representaciones dramáticas ha obrado durante siglos para excitar las pasiones y glorificar el vicio. La opera con sus exhibiciones fascinadoras y su música embelesadora, las fiestas de disfraces, los bailes y los juegos de naipes son cosas que usa Satanás para quebrantar las vallas de los principios sanos y abrir la puerta a la gratificación sensual. – Patriarcas y profetas, cap. 41, pp. 490, 491.

Muchos se colocan en terreno encantado al frecuentar escenas de diversión donde se congregan los espíritus caídos. Cristiano profeso, cuando acudes al teatro, recuerda que Satanás está allí, dirigiendo la obra como el actor al maestro.

Está ahí para excitar las pasiones y glorificar el vicio. La misma atmósfera está impregnada de libertinaje.- Signs of the Times [Señales de los Tiempos], 18 de mayo de 1882.

Entre los más peligrosos lugares de placer se encuentra el teatro. En vez de ser una escuela de moralidad y virtud, como se pretende a menudo, es el semillero de la inmoralidad. Estas diversiones fortalecen y confirman los hábitos viciosos y las propensiones pecaminosas. Los cantos viles, los ademanes, las expresiones y actitudes lascivas depravan la imaginación y degradan la moral. Todo joven que asista habitualmente a estos espectáculos, se corromperá en sus principios. No hay en nuestra tierra influencia más poderosa para envenenar la imaginación, destruir las impresiones religiosas, y embotar el gusto por los placeres tranquilos y las sobrias realidades de la vida, que las diversiones teatrales. El amor por estas escenas aumenta con cada asistencia, como el deseo de bebidas embriagantes se fortalece con su consumo. La única conducta segura consiste en huir del teatro, del circo y otros lugares dudosos de diversión.- Testimonios para la iglesia, t. 4, p. 645.

¿Ha mejorado el teatro en calidad moral desde los días de la señora de White?. Probablemente ninguna evaluación justa de ello lo afirmaría.

En todo caso, el teatro de hoy en día (ya sea cine o teatro) presenta vicios más degradantes, y más gráficamente, que el teatro en la época de la señora de White.




¿Y qué le parece el baile?


¿Y qué le parece el baile?

Responde William Fagal – Director asociado del Patrimonio White -:

Los siguientes extractos vienen de un artículo que la señora de White escribió, titulado “¿Debieran bailar los cristianos?” en respuesta a una carta donde se pedía consejo sobre este asunto. El artículo fue publicado en el ejemplar de la Review and Herald del 28 de febrero de 1882. Puede acceder al artículo completo en el sitio Web del Patrimonio White.

Antes de responder esta pregunta directamente, le pido que considere brevemente la posición y obra del pueblo de Dios en el tiempo presente. […] El solemne mensaje del tercer ángel debe ser dado por aquellos que ven y sienten su veracidad. El mundo se está volviendo descuidado y degenerado en el camino del error. Los ministros están predicando desde sus púlpitos: “No os turbéis. Cristo no regresará por miles de años. Todas las cosas continúan como eran desde el principio”. Otros esparcen menosprecio sobre la ley de Dios, declarando que es un yugo de esclavitud. Pero mientras los profesos cristianos están dormidos, Satanás está manifestando un intenso fervor y un celo perseverante. Su obra infernal pronto finalizará, su poder será encadenado; por lo tanto ha descendido con gran ira, para “engañar, si fuere posible, aun a los escogidos”. ¿Es este el momento de unirnos con los impíos en frivolidad y placer mundanal? ¿Estarán más dispuestos a aceptar las verdades solemnes que tenemos, cuando nos vean en el teatro o en el salón de baile?

El verdadero cristiano no deseará entrar en ningún lugar de diversión ni ocuparse en ningún entretenimiento sobre el cual no pueda pedir la bendición de Dios. No será hallado en el teatro, ni en la sala de baila, ni en salones donde se juegan bolos. No se unirá a los alegres bailarines, ni tendrá parte en ningún otro placer seductor que haga desvanecer de la mente la figura de Cristo […]

En muchas familias religiosas el baile y los naipes son pasatiempos de salón. Se arguye que son diversiones tranquilas, domesticas, de las que se puede disfrutar sin peligro bajo la mirada paterna.

Pero se cultiva así el amor por estos placeres excitantes, y pronto dejará de considerarse peligroso fuera del hogar lo que se consideraba inofensivo en él […] [Estas diversiones] destruyen todo gusto por el pensamiento serio y las reuniones religiosas. Es cierto que hay un gran contraste entre la mejor clase de reuniones selectas y las reuniones promiscuas y degradadas de la baja casa de baile. No obstante, todos son pasos en el camino de la disipación.

La diversión del baile, como se practica actualmente, es una escuela de depravación, una terrible maldición para la sociedad. Si se pudiese reunir a todos los de nuestras grandes ciudades que anualmente se arruinan por este medio, ¡Cuántas historias de vidas perdidas se revelarían! ¡Cuántos que ahora están listos para disculpar está práctica se llenarían de angustia y asombro al saber el resultado! ¿Cómo pueden los padres cristianos profesos consentir en poner a sus hijos en el camino de la tentación asistiendo con ellos a tales escenas de fiestas? ¿Cómo pueden los jóvenes y las jóvenes vender sus almas por este placer cegador?





Centro de Investigación White (CIW)

Ellen G. White Research Center - Argentina

Marshall y Sarmiento

Libertador San Martín, Entre Ríos, Argentina

Tel: +54 0343 4918000

Fax: 54-0343 4918001

centrowhite@uap.edu.ar

https://uapar.academia.edu/CentrodeInvestigaci%C3%B3nWhiteArgentina

https://www.facebook.com/CentroWhiteArgentina/

Centro Histórico Adventista (CHA-UA)

para Sudamérica y Argentina

Sarmiento y Marshall

Libertador San Martín, Entre Ríos, Argentina

Tel: +54 0343 4918000

Fax: 54-0343 4918001

centrohistorico@uap.edu.ar

https://www.facebook.com/centrohistoricoadventista/

  • Facebook

Sede Universidad Adventista del Plata

25 de Mayo N° 99

CP. E3103AAA Libertador San Martín

Entre Ríos, Argentina

  • Facebook